MIS COMENTARIOS PUBLICITARIOS

Soy escritor sin fortuna
busco musas y lectores
Bajo el implacable Sol y la romántica Luna
con atino y errores
antoniolarrosa.com

Soy escritor de escasa fortuna
Que afanoso busco musas y lectores
Bajo el implacable Sol y la romántica Luna
antoniolarrosa.com
48

Soy escritor genial de fortuna
Que afanoso busco musas y lectores
Bajo el implacable Sol y la romántica Luna
antoniolarrosa.com
53

Soy un escritor viejo sin fortuna
Que afanoso busca musas y lectores
Bajo el implacable Sol y la romántica Luna
antoniolarrosa.com
13

MIRATE AL ESPEJO SIN FRUNCENTRECEJO
Y SI TIENES CARA DE PERRO PACHÓN
NO LEAS EL EVANGELIO DEL CENTURIÓN 15

Hoy puede ser tu gran dia
si lees una novela mia
empieza la emoción
leyendo gratis 19
EL EVANGELIO DEL CENTURIÓN
antoniolarrosa.com .

Es preferible reir que llorar,
prevenir que curar
y ser politico que trabajar
antoniolarrosa.com 38

BUSCO NUEVO EDITOR. No me vale que miles de personas lean al día gratis mi novela EL EVANGELIO DEL CENTURIÓN en antoniolarrosa.com
65
Cuando aparezca EL EVANGELIO DEL CENTURIÓN las iglesias quedarán vacías ¿Que dice ese evangelio? leelo gratis en antoniolarrosa.com .
55

Estoy enviciado con las novelas de Larrosa
No hay problema,
Yo me he desenviciado más de mil veces
antoniolarrosa.com
76

¿QUE PORQUE ESTOY ENOJADO?
PORQUE MIS NOVELAS HABÉIS COMPRADO
SE QUE HAN GUSTADO
¡PERO NADIE LAS HA COMENTADO!
antoniolarrosa.com 73

Míseros que no leéis mis novelas
Hoy hablo en serio
Amor, libertad, salud y dinero.
Terminan en el cementerio
antoniolarrosa.com
50

Os pido un favor, comprad alguna novela mia leedla criticadla y en una semana publicaré vuestros nombres.en antoniolarrosa.com
88

UN AÑO PREPARANDO UN VANGELIO, DOS ESCRIBIENDOLO, OTRO ESPERANDO y NADIE LO LEE ¿NO ES PARA VOLVERSE LOCO? http://antoniolarrosa.com
70

PIDO PERDÓN A TODO EL MUNDO POR LA ESTÚPIDA PUBLICIDAD QUE HAGO POR QUE SINO NADIE ME LEERÍA Y ME VOLVERÍA LOCO antoniolarrosa.com
96

Reconozco que mis novelas son malas pero no tanto como casi todas las editadas en el mundo y yo no he escrito antoniolarrosa.com

¿Porque la roja solo gana de rojo?
¿Porque juega uno que falla penaltis?
¿Porque mis novelas se venden poco?

antoniolarrosa.com

Soy casi tan viejo como el Diablo y escribo barbaridades o (novelas) que pocos leen,
¿Será por eso que soy un pobre diablo?

Gracias por no comprar mis novelas. No hagais caso de buenas críticas que me complican la vida con impuestos. http://antoniolarrosa.com

¿Lees alguna cosa?
¡Yo no leo cualquier cosa
Solo leo a Antonio Larrosa
La literatura más amena y hermosa
antoniolarrosa.com

Reconozco que mis novelas son malas pero no tanto como las otras que yo no he escrito.

antoniolarrosa.com

AUNQUE LO PREGONE UN MILLÓN
EL ESCRITOR PERFECTO NO SOY
¡¡SI ACASO, EL MEJOR DEL MONTÓN!!

antoniolarrosa.com

AUNQUE LO DIGAN MIL O UN MILLÓN
SE QUE NO SOY EL ESCRITOR PERFECTO
¡¡SOLO SOY EL MEJOR DEL MONTÓN!!

antoniolarrosa.com

AUNQUE LO DIGAN MIL O UN MILLÓN
SE QUE NO SOY EL ESCRITOR PERFECTO
¡¡¡¡SOY EL PEOR DEL MONTÓN !!!!!

¿PORQUÉ HASTA QUE NO LEEIS TODA MI WEB NO COMPRAIS NI UNA NOVELA MIA, Y DESPUES ME PEDÍS QUE ESCRIBA MÁS? antoniolarrosa.com

antoniolarrosa.com

Mis novelas en España
poco se venden todavía,
Si fueran entradas de fútbol o toros
otro gallo cantaría.

antoniolarrosa.com

En España, mis novelas
no se venden todavía,
Si fueran entradas de fútbol,
otro gallo cantaría.

antoniolarrosa.com

Quiero romper las cadenas
escribir novelas me hace sufrir
Quien quiera saber de penas
Que me lo pregunte a mí
http://Antoniolarrosa.com

Los libros me dan cultura
Las novelas me hacen sufrir
Quienquiera saber de penas
Que me lo pregunte a mí

Antoniolarrosa.com

¿El poder y la historia de la Iglesia Católica Romana se termina con– El Evangelio del Centurión?– antoniolarrosa.com .

No desearás mal a otro ser humano
porque lo sufrirás tú
tarde o temprano

antoniolarrosa.com

Lucho sin tregua para que leas en mi web EL EVANGELIO DEL CENTURION http://antoniolarrosa.com te quedan solo 9 dias gratis .7712

¡TE AVISO!, si lees gratis EL EVANGELIO DEL CENTURION no dejarás de leer mis otras novelas al precio que sea antoniolarrosa.com

YA puedes leer gratis–EL EVANGELIO DEL CENTURIÓN- novela completa en mi WEB http://antoniolarrosa.com Solo unos dias,aprovecha

¡DISTINGUIDO PÚBLICO LEAN YA 1 CAPITULO DE– EL EVANGELIO DEL CENTURIÓN— antoniolarrosa.com

Solo sé, que no sé nada
igual en agua dulce
que en agua salada.

antoniolarrosa.com

Si tienes pereza para leer el capitulo I de EL EVANGELIO DEL CENTURIÓN puesto en mi web, DESCANSA EN PAZ ¡YA!
antoniolarrosa.com .

COBARDE DE LA PRADERA, TE ORDENO que leas en mi web el capitulo I de EL EVANGELIO DEL CENTURIÓN y lo critiques
antoniolarrosa.com

Solo sé, que no sé nada
igual en rio revuelto
que en agua aplanada

antoniolarrosa.com

Si al morir lloro de arrepentimiento,
que sea por lo que no hice
no por lo que hice
Ese es mi sentimiento

antoniolarrosa.com .

TODOS LOS CAMINOS LLEVAN A ROMA
LAS RUTAS DEL MAR A BARCELONA
LAS DEL AMOR Y LA SABIDURÍA A LA PERSONA

antoniolarrosa.com

Cha, cha, cha, los angelitos vienen cantando
Cha,cha,cha,los reyes magos bailando
todas mis novelas recomendando
antoniolarrosa.com

Cha, cha, cha, los angelitos van cantando
Cha,cha,cha,los reyes magos vienen bailando
mis novelas recomendadndo
antoniolarrosa.com

FELICES FIESTAS DE NAVIDAD
Y AÑO NUEVO
A LOS QUE LEEN MIS NOVELAS Y ME PIDEN MÁS
Y AL MUNDO ENTERO
antoniolarrosa.com

La democracia es como una charcutería donde eliges los chorizos y demás productos de cerdos. antoniolarrosa.com

Tengo 480 seguidores enTWITTER,Eso significa, que somos 481 personas inteligentes en el planeta,¿Me sigues? antoniolarrosa.com

Tengo solo 480 seguidores, lo que significa, que ya hay 481 personas inteligentes en el planeta,¿Me sigues? antoniolarrosa.com

Te demostrará que como su amor no hay
cuando te regale- cuentos de Navidad (una novela mia) en un pendray

http://ln.is/antoniolarrosa.com
1. Si eres inteligente, demuéstralo completamente leyendo mis novelas simplemente http://ln.is/antoniolarrosa.com/6IaDu …
0 retweets0 me gusta
Responder

Retwittear

Me gusta

Ver actividad del Tweet

Más
2. antonio larrosa diaz ‏@clicasobreminom 2 hhace 2 horas
Hoy es un día perdido si una novela mía no has adquirido http://ln.is/antoniolarrosa.com/TchA2 …
0 retweets0 me gusta
Responder

Retwittear

Me gusta

Ver actividad del Tweet

Más
3. antonio larrosa diaz ‏@clicasobreminom 2 hhace 2 horas
El ruin para gastar un centimo en un libro, diario o novela
será pobre inculto y miserable hasta que muera
antoniolarrosa.com

El que es ruin para gastar un centimo en un libro será un pobre inculto y miserable hasta que se muera antoniolarrosa.com .
Demuestra que eres inteligente
comprando todas mis novelas en kindle
¡inmediatamente!

ANTONIOLARROSA.COM
Triste me teneis, los que mis novelas , no leéis http://ln.is/antoniolarrosa.com/HCBiK …
0 retweets0 me gusta
Responder

Retwittear

Me gusta

Jamás miento
aunque no lo crea nadie
viajé por tierra, mar y aire.
me acorde de ti y escribí, LA FURIA DEL VIENTO
antoniolarrosa.com

Cuando estés mal en la vida
Cuando te falte un buen amigo
lee una novela mia
y cuenta conmigo.

antoniolarrosa.com

¡CORRE VE A KINDLE A COMPRAR MIS NOVELAS!
QUE SE LAS LLEVAN, Y POCAS QUEDAN
antoniolarrosa.com

No me fio de jueces, políticos, médicos, curas, amigos, alimentos,bebidas, del aire que respiro y de mi sombra.
antoniolarrosa.com .

Solo desconfio de jueces, políticos, médicos, amigos, alimentos,bebidas, del aire que respiro y de mi sombra.
antoniolarrosa.com .

España somos todos
te gusten las monchetas con butifarra
la paella, el cocido madrileño o los toros.

antoniolarrosa.com .

A todas las religiones pido perdón
por haber escrito EVANGELIO DEL CENTURIÓN
LEELO GRATIS EN MI WEB antoniolarrosa.com

Buenos dias amigo.
Quien no es agradecido, no es bien nacido
sea Rey o mendigo.
Yo, a mis lectores bendigo
antoniolarrosa.com .

Buenos dias amigo
Quien no es agradecido no es bien nacido
sea Rey o mendigo.
yo escritor a mis lectores bendigo
antoniolarrosa.com .

La acción más pequeña, es más importante que la intención más grande
Leer es acción pura, leeme por favor.

antoniolarrosa.com

Gracias Sara por tus elogios a mi novela EL CACIQUE D. DANIEL Recomiendasela a tus amigos te quedo agradecido. antoniolarrosa.com .

Gracias a los 2 o 3 que leen mis novelas y recomiendan, porque hoy solo se leen Whas- Shaps para ir a follar.
antoniolarrosa.com …

Muchas gracias a los que leen mis novelas y las recomiendan a sus amigos y familiares.
Antoniolarrosa.com

Dios debe de estar muy triste porque sus hijos se matan unos a otros, Y yo , por qué no leen mis novelas.

antoniolarrosa.com

Prefiero fracasar como tantos escritores en este mundo que triunfar como tantos idiotas y corruptos en este pais. antoniolarrosa.com

Prefiero fracasar como tantos sabios en este mundo que triunfar como tantos idiotas y corruptos en este pais. antoniolarrosa.com

Prefiero el error de un sabio que el éxito de un idiota´ El Sol no tiene habitantes, la Tierra 7 mil millones. antoniolarrosa.com

FundacIón punt cat.

En el planeta hay 7000 millones de habitantes y no me han leído ni un millon
¿hay mucho analfabeto, o es crisis?. antoniolarrosa.com

Si hueles a muerto, puede que te hayas muerto y no enterado.Como pasa con algún partido politico.
antoniolarrosa.com

Es difícil vivir sin soñar , pero imposible soñar sin vivir
Yo sueño para vivir, no para morir.

antoniolarrosa.com

Aún puedes leer mis relatos eróticos LA RAJA DE PANDORA y LA CAJA DE PANTOJA antes de eliminarlos de mi web http://ln.is/antoniolarrosa.com/6bPmQ …

No es posible vivir sin soñar , ni soñar sin vivir
Yo sueño para vivir, no para morir.

antoniolarrosa.com

Por mal que veas tu presente y futuro, no te rindas nunca, el mundo está a tus pies, pisa fuerte,espera cambios antoniolarrosa.com

Cuando la muerte la vida te quite
llorarás si ninguna novela mia leiste
es muy triste
Solo tú la culpa tuviste
antoniolarrosa.com

No me fio de jueces, políticos, médicos, curas, amigos, alimentos,bebidas, del aire que respiro y de mi sombra.
antoniolarrosa.com .

Yo no soy tonto, cada vez que digo que lo soy vendo miles de mis geniales novelas.¡¡¡SOY TONTO DE REMATE !!! antoniolarrosa.com …

¡INDUSTRIA DEL CINE!
No molesteis más,Los derechos de autor de cualquier obra mia,valen un millón de euros antoniolarrosa.com

Un lector que ha adquirido tres novelas mias me ha enviado un hemail diciendo que ha intentado poner comentarios en kindle pero que al no saber hacerlo me pide que los envie yo mismo este señor se llama Manel PUchol Benajes y su hemail por si quiern consultarle algo es: puchol1@hotmail.com

Acontinuación os pongo los comentarios

Para LA FURIA DEL VIENTO

He leido la novela La furia del viento y me ha gustado mucho:Antonio Larrosa demuestra en ella ser un escritor desbordante en fantasia. Lo único que no ha sido de mi agrado es ciue con la mitad de muertos hubiera cumplido de sobras.
Puntuación 8 o cuatro estrellas

Sin olvido no hay felicidad
Leyendo mis novelas todo lo olvidarás

antoniolarrosa.com

El olvido es la raiz de la felicidad
leyendo mis novelas lo podrás todo olvidar
.antoniolarrosa.com

Para El cacique D. Daniel –Puntuación máxima

Me ha sorprendido la pericia del escritor Antonio Larrosa , con el argumento de esta novela, especialmente los finales a gusto del consumidor, dos , uno muy tremendo y otro feliz. Algo que nunca había leido en ninguna obra literaria y que considero acertado para contentar al mundo entero. Esta novela la recomiendo a todos

Comentario para Historias y leyendas Puntuación máxima

Con estilo sencillo y brillante Larrosa nos presenta muchas historias y leyendas repletas de fantasia extraordinaria a cual más interesante: Es un libro sorprendente para leer en cualquier época y lugar y evadirse de los problemas cotidianos, que nadie debe dejar de leer.

Busca en página inicio el vinculo –VEA LOS SEIS PRODUCTOS y clica sobre para leer un par de capitulos antoniolarrosa.com

Espejito, espejito .. ¿Quien es el escritor más completo del Mundo?
¡TÜ¡ Porque eres Genial,mediocre y penoso antoniolarrosa.com

antoniolarrosa.com..100 seguidores son muchos, 1 millón de lectores son pocos. .

Debe besar muchas ranas y sapas para encontrar una princesa.Una tabla que flote en el rio nunca será un caiman antoniolarrosa.com

Para hacer infeliz a tu enemigo cuéntale tus éxitos, para que sea feliz tu amigo cuéntale tus fracasos antoniolarrosa.com

Para hacer feliz a tu enemigo cuéntale tus fracasos, para que sea feliz tu amigo cuéntale tus fracasos antoniolarrosa.com

Esto no es Spam, es invitación para que leais gratis mi web y en kindle mis novelas que son muy chulas antoniolarrosa.com

Los años dan experiencia,
los libros, sabiduria
No cometa negligencia
y lea alguna novela mia

Los años dan experiencia,
los libros, sabiduria
Si tienes inteligencia
leerás alguna novela mia
antoniolarrosa.com .

antoniolarrosa.com

Ser intachable,( buena persona, eficiente y sentimental) se cura haciéndose político

antoniolarrosa.com

Ser intachable,( buena persona y sentimental) se cura haciéndose político

antoniolarrosa.com

Los años dan experiencia,
los libros, sabiduria,
tenga resignación y paciencia´
y lea alguna novela mia.

antoniolarrosa.com

Los años dan experiencia,
los libros, sabiduria
se lo digo por si no lo sabía´
lea de noche y de dia

antoniolarrosa.com

El efecto Larrosa consiste en que si alguien en el otro lado del mundo lee una novela mia, lo noto en mi bolsillo antoniolarrosa.com

¡ESTA ESCRITO!

QUIEN SE ENSALCE SERA HUMILLADO QUIEN SE HUMILLE SERA ENSALZADO.
SOY EL PEOR EN TODO LO QUE HAGO

INICIO

A mi peor lector
le dedico este verso
sin odio ni rencor.
Nos debemos llevar bien
porque tu vales mucho y yo también

antoniolarrosa.com

La vida vuela y en un plis plas
te convierte en abuelo o en abuela
difunto o muerta

antoniolarrosa.com

La vida vuela y en un plis plas
te convierte en abuelo o en abuela

antoniolarrosa.com

De joven vive como un diablo o te arrepentirás después, de viejo como un santo o te arrepentirás eternamente antoniolarrosa.com

¿Sabes una cosa? ¡No soy ni el peor ni el mejor escritor del mundo! Soy del montón, quizá algo liante antoniolarrosa.com…

PIDO PERDÓN A TODOS LOS QUE HE EMBAUCADO CON MENTIRAS PARA QUE LEYESEN MI MIERDA DE NOVELAS YA QUE SOY EL PEOR ESCRITOR DEL MUNDO

Si sabes leer y no has leído ni una novela mia..¿Para que diantres sabes leer ? ¿Eres tonto o tonta de remate? antoniolarrosa.com

A Dios pido en beneficio de todos que abunde la lectura de mis novelas para ayudar a mi pobre economía. Amén http://antoniolarrosa.com

A Dios pido en nombre de Jesucristo que abunde la lectura de mis novelas siempre para ayudar a mis semejantes. Amén http://antoniolarrosa.com

A dios le pido en el nombre de su hijo Jesús que abunde la lectura de mis novelas siempre para que pueda ayudar a mis semejantes.Amén

Inicié mis lectores con familia,amigos,conocidos,extraterrestres, Dios, Me queda el Diablo. Ese no me interesa antoniolarrosa.com

¡AVISO!
Si tarda un poco bajar alguna novela mia de Kindle ten paciencia porque hay mucho trafico en la red antoniolarrosa.com

Solo Dios te puede perdonar todos tus pecados, tus defectos y que no hayas leido ni una sola novela mía antoniolarrosa.com

Hay dos clases de amor verdadero, el de la madre y el de Dios, aunque el de algunas madres a veces no es seguro antoniolarrosa.com

Hay dos clases de politicos los que se hacen ricos con el dinero de los contribuyentes y los que leen mis novelas antoniolarrosa.com

Eso de que no compraseis mis novelas era solo para que no compraseis tantas, no ninguna, tranquilos,comprad alguna http://antoniolarrosa.com .

Por favor no comprar tanto mis novelas, los editores me piden que escriba más, soy muy viejo y estoy cansado. http://antoniolarrosa.com

Carmina, la que todo adivina
asegura que quien no lea mis novelas
morirá al caerle un OVNI extraterrestre, encima
antoniolarrosa.com

Necesito que miles de lectores comenten en kindle amazón que nunca habían leido novelas tan buenas como las mias antoniolarrosa.com

Si no sabes leer
Come sano, haz ejercicio
no vayas a mi web
ni practiques ningún vicio

antoniolarrosa.com

Si no sabes leer
Come sano, haz ejercicio
pero no vayas a mi web

antoniolarrosa.com

No soy genial, valiente , guapo,ni joven, tampoco, mejor que el peor ni peor que el mejor, soy humano como tú antoniolarrosa.com

No soy genial, valiente , guapo,ni joven, tampoco, mejor que el peor ni peor que el mejor, ni más ni menos antoniolarrosa.com

RELATO CORTITO
La princesa esta triste ¿que tendrá la princesa?
¿No será qué el principe le salió rana?

antoniolarrosa.com

Donde se ponga mi Toyota….

A enemigo que huye, puente de plata. A seguidor que no lee mis novelas ,que le den por donde amargan los pepinos antoniolarrosa.com

Padre nuestro que estas en los cielos, perdona, ¿No podrias hacer que todo el mundo lea mis novelas , como yo leo las de todo el mundo?

Todas las mujeres nacen vírgenes, después muchas se vuelven demonios no quieren los cuernos y los ponen al marido antoniolarrosa.com .

Por no tener dinero escribia con sangre pero no pude terminar mi novela de amor porque se me rompió el corazón antoniolarrosa.com

Los grandes viajes empiezan con un paso
Los grandes amores, con una mirada
Las grandes novelas con una letra

Si buscas remedio a tus males,
empieza por no desear mal a nadie

antoniolarrosa.com

La casta sin hacer nada lo tienen todo, la chusma, luchando hasta morir nunca conseguimos nada, solo miseria. antoniolarrosa.com

Soy de la clase Chusma y me duele que muchos de los mios no lean mis novelas ¿Debemos a la Casta opresiva todo? antoniolarrosa.com

No presumas de haber amado,
si por nadie has sufrido.
Ni hables de mis novelas,
si ninguna has leído.

antoniolarrosa.com

Que el águila vuele alto
me importa un carajo
Solo pretendo que lean
mis novelas, los de aquí abajo

antoniolarrosa.com

Lee con moderación mis novelas, son adictivas. No debes leerlas mientras haces el amor, conduciendo ni trabajando antoniolarrosa.com

h Al ser adictivas, el gobierno de Marte prohibe a sus pilotos que las lean mis novelas durante los combates
ttp://antoniolarrosa.com

Creo que soy un imbecil eterno,
casi nadie lee mis novelas,
estoy sin dinero, a dos velas
y sigo escribiendo

antoniolarrosa.com

Las musas me son propicias.
La fortuna esquiva
Mis argumentos, de cine ¡Albricias!
La suerte… ¿Estará cautiva?
antoniolarrosa.com

Si buscas emoción
no seas tontorrón ,
ahora tienes la ocasión
de leer gratis todas mis novelas
en kindle amazón

antoniolarrosa.com

Las musas me son propicias.
La suerte esquiva
Mis argumentos, de cine ¡Albricias!
La suerte ¿Esta cautiva?

antoniolarrosa.com

Todas mis novelas
En Kindle gratis puedes leer´
No me pidas más
Que más no puedo hacer

Antoniolarrosa.com

Volver con la piel arrugada
la vista cansada
el alma apagada
20 años escribiendo
para no conseguir nada

antoniolarrosa.com

Seis de mis novelas
En Kindle ¡GRATIIIS! puedes leer´
No me pidáis nada más
Que nada más puedo hacer

Antoniolarrosa.com

¡¡No te suicides por favor!!
Si quieres ser feliz cada día,
lee una novela mía
y seremos felices los dos

A mí no me gusta insultar
pero si no lees ni una novela mía
creo que voy a empezar.
aunque sea por tu tia

antoniolarrosa.com

No digas que has amado,
si por nadie has sufrido.
No digas que te gustan mis novelas,
si ninguna has leído.

No lean mis novelas mientras pilotan cualquier vehiculo, son muy adictivas y pueden tener un accidente fatal http://antoniolarrosa.com


Es más fácil, que cambie el mundo a que cambie yo…Así que seguiré escribiendo: ¡Leed mis novelas…ya! antoniolarrosa.com .

INICIO

INICIO

HOLA : HAS ENTRADO COMO INVITADO A UNA HUMILDE WEB SIN ÁNIMO DE LUCRO, AQUI NO HAY COLORINES Ni PARAFERNALIAS, SOLO LETRAS QUE YO HE INTENTADO PONER UNA DETRÁS DE OTRA, DE FORMA QUE PUEDA CONTARTE MIS COSAS MÁS O MENOS IMAGINARIAS. COMO LAS PERLAS Y LOS DIAMANTES, MI OBRA ES IMPERFECTA, ESPERO QUE TE GUSTE ALGO Y ME SENTIRÉ SATISFECHO POR ELLO. ESO ES TODO, NO HAY QUE PAGAR NADA, NI TENGO CONTACTOS CON NINGUNA ENTIDAD RECAUDATORIA , TAMPOCO HAGO PUBLICIDAD DE NINGUNA COSA,(solo de mis escritos) NI TOMO DATOS DE NADIE. UN GRAN ABRAZO Y ADELANTE, ESTAS EN TU WEB. GRACIAS POR VENIR.

TU AMIGO..ANTONIO LARROSA

antoniolarrosa1@hotmail.com

¡ÚLTIMA NOTICIA!

MI NOVELA ” LA FURIA DEL VIENTO ” YA ESTÁ PUBLICADA desde el dia 14 de septiembre del 2013 en http://www.amazonkindle.com (NO APTA PARA MENORES) Clica en el siguiente vínculo, por favor

Tienda Kindle: Ver los 4 productos

También kdp.amazonkindle.com me ha publicado -El FILM- ya disponible desde hoy 27 de octubre del 2013 muy barata. alrededor de 1 euro.

Tienda Kindle: Ver los 4 productos

-CUENTOS DE NAVIDAD- es otro libro publicado por www.amazonkindle.com el día 3 de noviembre del 2013 – apto para todos los públicos y que lo puedes conseguir clicando sobre el vinculo siguiente

Tienda Kindle: Ver los 4 productos

Desde el dia 9 de diciembre del 2013 ya esta en kindleamazon.com miobra HISTORIAS Y LEYENDAS es un libro con 32 titulos. la historias se escriben con sangre, sudor y lágrimas, las leyendas con un poco de ingenio y mucha fantasía.

Ahora estoy preparando una noveal titulada “TIEMPO DE SOÑAR” Esta novela es extremadamente romántica en la que he puesto mi alma entera y pronto estará también a vuestro alcance

Escribo los siguientes blogs, donde los lectores que lo deseen podrán dirigirse a mi con sus atentos comentarios y también con sus divertidos insultos y amenazas.

Http://www.cadenaempleo.com

http://www.Kdices.com <>este blog ya no funciona

h ttp://www.educaxia.com/Larrosa <> este blog tampoco funciona de momento

http://lacomunidad.el pais.com/antoniolarrosa2 <> Este si funciona y muy bien gracias a Dios y a los lectores

Esta semana he iniciado un blog que he titulado “De todo un poco” En el periodico on line más leido del mundo–Xinhua News Agency pero como es harto dificil contactarlo, de momento no os lo vinculo aqui, perdonadme.

Estoy y seguiré escribiendo aquí,donde tantos lectores me quieren y me odian, cosa que me enaltece, pues nunca nadie ha llegado a nada si no ha tenido amigos y enemigos, como las grandes figuras de la historia, recordad por ejemplo a Cristo que murió crucificado, a Juana de Arco que murió en la hoguera y tantos y tantos santos, políticos , reyes y escritores además de otras personalidas como Dios tan denigrado a cada instante por las personas de todas las castas,así que seguiré en mi lucha por aumentar ese colectivo. (¿habeis visto que bien me explico?)
EL FILM

¿Cómo vivir si una cámara de cine está las veinticuatro horas vigilándote? ¿Qué dirias si te ofrecieran ser el protagonista de la película más larga jamás filmada? ¿Disfrutarias de los placeres más íntimos sabiendo que dos cameraman jamás quitan el objetivo de tu persona?

Carlos Ricart Escofet tiene más de la mitad de su vida grabada y almacenada en miles de kilómetros de celuloide, pero quiere huir, necesita escapar de la obsesión cinéfila de su padre, por su propia seguridad y la de su familia.

PD. Esta novela la escribí en el año 1984 y fué publicada por primera vez en 1988, asi que cualquier obra parecida publicada posteriormente debe ser pura coincidencia. ( Que ya estoy harto de escuchar que copie una pelicula de los años 2000 y pico , ( película filmada casi veinte años después de publicar mi novela)

Mi última publicación , el Film. la puedes conseguir en kdp.amazon

kindle.com

LA NOVELA ” LA FURIA DEL VIENTO y El film ” CONSIGUELAs” . aquí. http:www.AMAZON KINDLE antoniolarrosa.com

Tambien puedes acceder al diario www.20minutos.es y en el blog del Becario leer otros quince post dedicados a mi humilde persona-

Antes de que se me olvide:

http://www.ibertour.com Escuela de pilotos donde hago mis

prácticas de altos vuelos.

HOY PUEDES ESCUCHAR A MI GRUPO FAVORITO DE ROCK kanal 69 CLicando en el siguiente vinculo

El dia 16 de marzo del año 2013, el grupo de rok Canal 69 se proclamó campeón de España tras competir con los demás grupos campeones de las otras comunidades en una espectacular y brillante actuación en la sala Razzmataz de Barcelona.

http://www.myspace.com/kanal 69

Ya hay 3 clubs de fans de Larrosa, podéis verlos clicando sobre los siguiente enlaces:

club1 club2 club3

Asimismo hay una plataforma antilarrosiana y otros clubs con las mismas inclinaciones nefastas por lo que no me interesa hacerles publicidad.

Mis sitios favoritos

http://www.creahistorias.com

http://www.epiloto.com La página del piloto aéreo

http://www.myspace.com www.cuaderno contable

También escribo una página en Twitter , en Facebook y en otros sitios similares

El realizador de un importante canal de televisión Español ha contactado conmigo para realizar una película documental.

El gran realizador “Ander Duque” de una cadena catalana me invitó a colaborar en un programa , pero al enterarme que en el mismo habian temas de sexualidad,rechacé la oferta , pues mi vida privada no interesa a nadie.

Varias cadenas locales de Tv y Radio de la comarca catalana me han entrevistado interesandose por mis cosas.

Actualmente he contactado con distintos medios politicos para ofrecerles GRATIS mis ideas anticrisis.Y DIGO GRATIS, PORQUE SOLO ME MUEVE EL DESEO DE SER ÚTIL A LOS DEMÁS. (lamentablemente la crisis avanza imparable porque no me hacen ningún caso; ellos siguen limitandose a ir haciendo promesas y recortando derechos a los obreros, como dice el refrán ,…”A Dios rogando y con el mazo dando”) (Tales medidas anticrisis estan aqui en COLABORACIONES PERIODÍSTICAS, y puedes leerlas cuando te parezca bien)

Otra cosita : Como sabeis soy muy mayor pues tengo 76 años,estoy casado, amo mucho a mi mujer y a mis hijos asi que les agradezco infinitamente y hasta me parece patético pedir a mis amables lectoras que no me manden más fotos y hotmails diciendo que si quiero ser su novio. Les quedo muy agradecido por ese detalle pero lo que no puede ser, es imposible, (Mi mujer se enfada mucho cuando lee estas cosas.) ( Lo siento pero no puedo contestar a nadie sobre tan delicado tema)

INICIO

3 comentarios en “INICIO

  1. Si te ha gustado esta historia y deseas leer alguna novela mia clica sobre el epigrafe
    #1714 y podrás leer gratis EL EVANGELIO DEL CENTURIÓN Es mi última obra y se puade acceder gratis en esta Web hasta que no sea publicada comercialmente.
    Un saludo y te deseo un buen dia y larga vida. Tu amigo Antonio Larrosa,

  2. Crista: La primera parte de esa novela esta en el mismo sitio que la primera en uno de los dos archivos del año 2016 Gracias por tu comentario un abrazo de Antonio Larrosa

  3. vuelvo a contestar a la señora Crista Blumberg que me pregunta donde puede leer la segunda parte del EVANGELIO DEL CENTURIÓN le indico que puede leerl en este mismo epigrafe un poco más abajo. CRISTA LE QUEDO MUY AGRADECIDO POR SU INTERÉS EN SABER LA VERDAD DE ESTE ASUNTO. uN ABRAZO CORDIAL DE Antonio Larrosa Diaz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MI PRIMERA MUERTE

Me llamo Antonio Larrosa, nací el 24 de enero del año 1937 en Barcelona y la primera muerte que tuve me sucedió cuando tenía solo un año en una pequeña ciudad de Almeria que se llama Tíjola, a la que mi padre se habia trasladado por asuntos de trabajo.
El caso es que en aquellos tiempos muchos niños morian por cualquier cosa como la difteria o la ictericia enfermedades muy malas que estaban en boga por entonces.
Durante varios dias estuve enfermo con fiebre muy alta siendo atendido por el médico del pueblo el que cuando comprobó que no respiraba ni me latía el corazón y estaba frio me dió por muerto.
Mis padres eran de condición humilde y mi madre que era modista me confeccionó la mortaja mientras lloraba desconsolada, enseguida; mientras mi padre que era ebanista fue quien se ocupó de hacerme un ataúd a mi medida lo que tardaría dos o tres dias, circunstancia que puso en conocimiento del sacerdote, que le dió el permiso advirtiéndole que no podian pasar mas de tres.
De momento, ante la falta del ataud me pusieron encima de una mesa sobre una tabla inclinada y con muchas flores a la vista de los vecinos amigos y familiares. Mi madre no paraba de llorar y lamentarse y sobre todo supongo que se debería sentir muy desgraciada ya que anteriormente había perdido una niña. Ya habian pasado dos dias, estaba oscurecido,la casa, repleta de gente,ya se iba a cumplir el plazo en el momento en que tembló la tierra a causa de un pequeño terremoto, en cuyo instante mi pequeño cuerpo resbaló cayó al suelo y recobré la vida, me puse a llorar y le dije a mi madre…Mamá tero teta.
Lamento no recordar nada de aquel suceso del que tomé conciencia cuando ya empecé a entender cosas y pregunté a mis padres.. ¿Porque todo el pueblo me llama el Resucitao? Y esa es la increíble historia que supongo solo la deben recordar los más viejos de aquella pequeña ciudad andaluza.Para finalizar esta penosa historia os diré que me siento muy intrigado y a veces pienso que debo tener algo de gato

5 comentarios en “MI PRIMERA MUERTE

  1. Es muy triste esa historia , me ha gustado más el evangelio del centurion , esa es una novela muy buena le felicito

  2. Gracias A todos los que me hacen comentarios. A antonio , A Berina que debe referirse a la !º parte de la novela EL EVANGELIO DEL CENTURIÓN de la que ya he escrito la 2ª parte y a Sonia por decir que soy un buen escritor, cosa que no lo parece en este pais ya que hoy he puesto en Twitter un verso que dice…

    En España, mis novelas
    no se venden todavía,
    Si fueran entradas de fútbol,
    otro gallo cantaría.

    antoniolarrosa.com Twitter un verso que dice

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

EL EVANGELIO DEL CENTURIÓN (Novela)

1

EL EVANGELIO
del
centurión

POR ANTONIO LARROSA DIAZ
TODOS LOS Derechos reservados

Antes de escribir ni una sola palabra sobre el tema quiero dejar muy claro que esto es solo una novela basada en un tiempo, sin ánimo de molestar a nadie, por raza, creencias o género
Cualquier semejanza con personas u hechos reales es pura coincidencia.

el evangelio del centurion by Antonio Larrosa Diaz is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra enwww.creativecommons.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia

En Lloret de Mar el dia 13 de marzo del año ( 2016-03-13) desde el Hotel Helios.

A MARIA MI ESPOSA Y A VENUS LA PROTAGONISTA
DE ESTA HUMILDE HISTORIA.

ME GUSTAS CUANDO RIES
PERO NO CUANDO LLORAS
POR ESO INTENTO
HACERTE FELIZ A TODAS HORAS

NADA ES ETERNO EN LA VIDA
SOLO EL AMOR
LO CONSIGUE SI NO SE OLVIDA

CAPITULO I

MASACRE

Toda mi familia estaba muy contenta porque la cosecha de cereales había sido espléndida; mi padre había conseguido muy buen precio y por eso mi madre nos preparó una cena extraordinaria, inolvidable. Lamentablemente inolvidable para mí, y no por los manjares que nos había dispuesto, si no por lo que sucedería aquella noche.
Apenas habíamos tomado asiento ante la mesa cuando un gran estruendo de cristales rotos que provenía de la parte de arriba de la casa hizo que mi padre y mis dos hermanos mayores Liberto de veintiocho años y Marcos de veintiséis subieran corriendo a comprobar que lo había ocasionado.
Un gran alboroto como de gritos y pelea nos hizo temer que alguien podía haber entrado por la ventana de alguno de los dormitorios situados en aquella planta.
Inmediatamente, mi padre apareció gritando:
–¡Huid!! ¡Huid, nos atacan!
Un hombre joven ataviado como un legionario romano que lo seguía le asestó un golpe tremendo en la cabeza con una maza y mi padre cayó rodando por la escalera hasta el suelo del comedor quedando allí sin conocimiento.
Al momento vimos caer rebotando por los escalones la cabeza ensangrentada de Liberto quedando a los pies de mi madre que se desmayó al verla, tras exclamar:
¡Hijo mío, que me lo han matado!
Mientras, mis dos hermanas Lucia de veinte años y Tita de dieciocho que se habían apartado asustadas, contemplaban aterradas aquellas escenas tan terribles abrazadas en un rincón.
En unos instantes el comedor se llenó de soldados romanos que cogieron alborozados con aviesas intenciones a mis hermanas empezando a disputárselas con los ojos inyectados en lujuria.
–¡Esta morenaza tan guapa y hermosa para mi!
El que eso gritó ansioso era un soldado gigantón barbudo bizco, cuyo rostro estaba surcado por una cicatriz desde la oreja hasta la comisura del labio del lado derecho de la cara, dándole un siniestro aspecto, mientras empleando gran violencia arrastraba a Lucía echándola sobre un arcón que situado junto a la puerta había,
Ella gritaba como loca presintiendo las intenciones de aquel soldado con aspecto terrible, mientras el la desnudaba arrancándole el vestido a manotazos y tirones.
Me resulta horriblemente doloroso recordar lo acontecido aquella noche y creo que para ser feliz en esta vida, muchas personas deberíamos perder la memoria completamente.
Me es muy difícil y describir cuanto ví aquella inolvidable noche, pero a pesar de ello lo haré poniendo palabra por palabra, aunque sean muy barriobajeras y penosas a fin de no quitar rudeza a lo acontecido.
Mientras, un soldado de aquellos me sujetaba, otro amenazaba a Marcos al que una vez capturado, lo habían bajado al comedor y le estaba pinchando con un puñal en la garganta, por la que fluía un hilillo de sangre.
No me mates. No me mates: (Gritaba mi hermano desesperado)
-¡Calla o te rebano el cuello como al otro!
Contestó el soldado amenazando con suma acritud.
Todo eran gritos he improperios
El soldado que me sujetaba le preguntó a gritos a uno que debía ser el jefe que en aquel momento se hallaba al otro lado del comedor observando a mis hermanas con mucha atención.
-¿Plinio: qué hago con este crío…¿Lo mato ya?
Me extrañó que el tal Plinio fuese el jefe, por ser quizás el más joven, aparentaba unos veintipocos años, pero su mirada siniestra, mirada asesina me impresionó desagradablemente, cuando con aire petulante contestó al que le había preguntado:
-¡No, de momento déjalo que vea como nos follamos a sus hermanas! -¿porque son tus hermanas, estas hermosuras… ¿No?
Me preguntón desde donde se encontraba en voz alta, mirándome fijamente, esperando una respuesta que no le di al pensar que había llegado mi última hora y por mi cabeza solo pasaba el deseo de escapar o al menos defender hasta la muerte a mis hermanas. Pero todas mis esperanzas se desvanecieron cuando entre aquel soldado y otro me ataron a una silla pese a mis pataleos y gritos.
Exclamando el tal Plinio en tono burlón:
-Desde aquí verás todo el espectáculo que te dedicaremos en exclusiva antes de que te cortemos la cabeza.
Te vas a divertir mucho, ya verás.
Y en efecto, todo lo vi. Un estupor creciente me impedía cerrar los ojos.
El tal Plinio, el que parecía ser el jefe de aquellos miserables les ordenó, con cierta autoridad.
-Soldados: dejad el cachondeo para después: Ahora hay que buscar el dinero y alimentarnos, con lo que esta buena señora nos ha preparado; una exquisita cena.
Después mirando a mi madre que permanecía desmayada sobre el suelo añadió ¿No esta mal la señora, verdad chicos? Luego, cuando este disponible os la follais si queréis.
Y mientras hablaba exhibiendo una sarcástica sonrisilla de una boca casi sin dientes señalaba las piernas de mi madre, que fue destapando hasta la cintura con un palo de escoba y bajándole las bragas con el mismo palo después.
Nadie podrá nunca saber el dolor y la indignación que yo sentía viendo a mi madre desmayada medio desnuda junto a la cabeza ensangrentada de mi pobre hermano Liberto.
El grandullón barbudo que ya se disponía a perpetrar su acción contra Lucia, ya completamente desnuda y que no paraba de llorar y gemir desconsoladamente a la vez que se tapaba lo que podía; la cogió en brazos, y aunque ella además pataleaba, abrió el arcón, que estaba repleto de ropa, puso a mi hermana dentro y sin contemplaciones, lo cerró con muchas dificultades por estar muy lleno, subiéndose acto seguido encima y apretando hasta que con la ayuda de otro pudo echar los cierres, animado por los aplausos y risas de todos sus compañeros y los gritos angustiosos que todavía se oían, muy amortiguados de ella dentro del arcón.
Sentados ya alrededor de la mesa, los conté y eran quince. Quince que se comieron la estupenda cena que mi madre y una sirvienta que ya se había marchado había hecho con todo su cariño para nosotros; un cordero al horno, unos quince o veinte pescados doradas, pan en abundancia, además de todas las botellas de buen vino que teníamos en la casa (unas doce) finalizando el ágape con frutas diversas de postre.
Hasta que no quedo nada no pararon de comer, beber y reír con estruendosas carcajadas, mientras de vez en cuando nos daban sin ningún motivo ni consideración patadas y puñetazos a mí y a mi hermano Marcos, también atado a mi lado.
De pronto vi a mi otra hermana Tita que estaba bajo la mesa lloriqueando mientras le chupaba el pene al que supongo que era jefe el tal Plinio que le sujetaba la cabeza con ambas manos y no paraba de amenazarla si no se esmeraba y dejaba de lloriquear.
-¡Chupa y calla, o te corto la cabeza, cacho putita!
Ese insulto supongo que lo dijo porque ella solo tenía dieciocho años y desnuda parecía una criatura de trece o catorce.
De pronto vi como mi padre empezaba a moverse y abría los ojos con cierto desconcierto ya que no debía ver bien seguramente por que le habrían destrozado la corteza craneal, o porque salía de una confusión indescriptible y no conseguía situar o enfocarlas imágenes en su estado natural.
Desgraciadamente ellos, también se apercibieron del despertar de mi padre Y Plinio el jefe, apartó a mi hermana dándole un empujón, se puso bien la faldilla tapándose y empezó a interrogarlo.
-Mira viejo, hemos registrado toda la casa y no hemos encontrado el dinero que te han pagado por la cosecha, así que si aprecias la vida de los tuyos dinos ahora mismo donde lo tienes escondido y nos iremos después con el dinero, dejandoos tranquilos.
Mi padre, medio aturdido le suplicó:
-Por favor no nos matéis podéis quedaros con todo lo que tenemos, pero no nos hagáis ningún daño.
El dinero está dentro de una bolsa encima de la biga que hay arriba sobre la ventana de la primera habitación. Cogedlo y marchaos, por favor.
-¡Tú, Juliano, ya has oído al viejo llorón, sube y trae la bolsa esa que ha dicho!
Tras ordenar al soldado que fuera arriba en busca de la bolsa con el dinero, se dirigió a mi padre y le espetó con énfasis amenazante:
-¡Como la bolsa con el dinero no esté sobre la biga esa que has dicho, te voy a cortar los cojones delante de tu familia ahora mismo.
Mi padre al ver a mi madre tirada en el suelo y medio desnuda… Preguntó:
– ¿Qué le ha pasado a mi mujer? ¿Qué le habéis echo?
-A tu mujer no le ha pasado nada, de momento, se ha desmayado al ver esa cabeza a su lado y que tú no la has debido ver desde donde estás. Eso le ha sucedido al muchacho que supongo debía ser hijo tuyo por atacarnos; así que ya lo sabéis, al que no nos obedezca le cortamos el pescuezo, o lo hacemos pedacitos en vivo y asunto concluido.
Me es difícil seguir escribiendo el horror de lo que allí en la casa de mi familia aconteció aquella maldita noche bajo la tenue luz de las cuatro lucernas de aceite del comedor, que acentuaban las humillaciones y angustias a que fuimos sometidos por aquellos miserables sin sentimientos, pudor ni hombría.
Una vez el soldado Juliano regresó del piso de arriba con la bolsa del dinero, todos se pusieron muy contentos al ver su contenido, una verdadera fortuna en monedas de oro y plata.
Las súplicas de mi padre que les pedía angustiado y llorando que nos dejasen en paz y se fuesen con el botín conseguido, tal como Plinio el jefe, le había prometido, fueron despreciadas con burlas y acompañada de carcajadas, patadas y puñetazos, contra nosotros, alegando que aún tenían que divertirse hasta que saliese el Sol del nuevo día fornicando con nuestras hermanas, mi madre y el resto de la familia.
El gigantón abrió el arcón donde había metido a Lucia y la sacó asfixiada, estaba muerta, lo que no le inmutó en absoluto ya que la puso con las piernas abiertas sobre la misma mesa donde habían comido, apartando con un brazo, platos , botellas , cubiertos y cuanto le estorbaba, tirándolo todo al suelo y exclamó riendo:
-¡Vaya, la mamonaza esta se ha muerto, pero como aún esta caliente su hermoso cuerpo, la follaremos hasta que nos hartemos, poneos en fila los que queráis!
Todos sus compinches sin excepción aplaudieron la idea y entusiasmados se pusieron en fila para alimentar sus bajos instintos. Y cuando el gigantón se colocó encima de mi hermana muerta, exclamo riendo estruendosamente.
¡-Perdonad, si tardo un poco pero es muy difícil desvirgar a una virgen muerta. ¡¡ajjajajaja!!
Mi padre no paraba de gritar:
-¡Criminales, asesinos!
Y Plinio, le conminó a guardar silencio amenazándole con hacer lo mismo con Tita con las siguientes palabras obscenas.
¡Calla viejo mamón, aún tenemos que divertirnos un buen rato.
-Sentiría entregar a mis hombres a esta otra, ya que le he tomado aprecio por lo bien que la chupa, lo buena que está y porque me la quiero llevar para mi uso privado.
En ese momento mi madre empezó a recuperarse del desmayo y como le pasase antes a mi padre, tardó un poco en darse cuenta de la situación. Entonces, Plinio subido sobre una silla dijo:
-Como que ya se ha despertado la señora de la casa y estamos todos, vamos a jugar al juego del amor verdadero, el amor sin tacha, ese juego en el que sus componentes se demuestran el amor y la fidelidad sin límites que se prodigan aguantando inocentes pruebas.
Un juego en el que lamentablemente siempre que lo hemos realizado han fallado los concursantes, lo que demuestra la falsedad y la hipocresía de las personas que fingen mucho amor y a la hora de demostrarlo fallan; lo que ocasionó la muerte de todos los jugadores de las anteriores pruebas. Bueno, menos de nosotros que solo somos simples espectadores con derecho a intervenir, y a juzgar el comportamiento de los jugadores a los que os deseamos mucha suerte y disfrutéis con este juego tan ameno y divertido.
Después: dirigiéndose a nosotros, nos explicó en que consistía el mencionado juego:
El asunto consiste simplemente en que obedezcáis lo que yo os diga. Se puede hacer este juego muy interesante con varios en cada equipo, pero hoy lo haremos con solo dos contrincantes cada vez para abreviar y facilitar su desarrollo.
Uno hará lo que se le ordene y el otro permanecerá atento con los ojos bien abiertos y sin mirar a ninguna otra parte hasta que yo de por concluido el juego, que como comprobareis, creo haberlo dicho antes es muy ameno y divertido, la única norma es que si alguno no se atiene a las reglas establecidas condena muerte a su contrincante, muerte que se le dará por nosotros de la forma lo más humana posible para no causarle ningún sufrimiento ni dolor, ya que somos muy buenos y tenemos excelentes sentimientos. Bueno como ya creo haber dicho el que no obedezca será culpable de su contrincante, que será decapitado por nuestro experto aquí presente, Cestio, del que estoy muy orgulloso por lo bien que corta cabezas, brazos piernas o cualquier otro miembro que sea necesario.
Creo haberos explicado muy claramente como funciona el juego, pero para evitar alguna confusión desagradable lo volveré a explicar más detalladamente, con un simple ejemplo:
Una vez iniciado el juego ya no será interrumpido bajo ningún concepto y como veréis, nosotros vamos a colaborar con todo nuestro entusiasmo para conseguir la satisfacción general y que disfrutéis como nosotros, Ya veréis que divertido. Os vais a reír mucho, estoy seguro.
Bien, como ya dije, el juego es muy simple, se trata de comprobar los vínculos del amor al máximo posible, porque hay que tener en cuenta que: El amor y la confianza son difícil de conseguir pero muy fácil de perder- y de eso se trata. Vamos al ejemplo: A ti viejo, yo ordeno que te comas este trozo de pan y tu hijo debe ver como te lo comes sin cerrar los ojos ni distraerse con nada, pero si tú te niegas a comerte el pan, tu hijo será decapitado por Cestio nuestro decapitador oficial; por otro lado existe la opción de que sea tu hijo el que no quiera que te comas el pan y proteste , grite, amenace, insulte o se desentienda o distraiga cerrando los ojos o mirando para otro lado en cuyo caso serás tú el decapitado. Como es natural en cualquier juego hay un límite de tiempo y en este cada jugada es de media hora, más o menos, según veamos nosotros los jueces. ¡Jajaja!
Una vez que ya sabéis en que consiste el juego…. ¡Empecemos con tus hijos! Ella contra él. Dime amiga mía…¿Como se llaman?
Ante la pregunta que hizo Plinio el jefe, en tono exageradamente amistoso a mi madre, ella le contestó muy alarmada:
-Ël se llama Marcos, ella, Tita.
-Estupendo: Empecemos el juego. Ahora tú Tita, serás follada por varios soldados y si te niegas serás declarada culpable de la muerte de tu hermano, así que pon todo tú interés en que los soldados queden satisfechos ¿eres virgen?
Con los ojos chispeantes de rabia y la cara roja de vergüenza e impotencia mi hermana contestó, sumisa con apenas un hilo de voz:
-Si
-En tal caso seré yo el primero ya que tengo amplia experiencia rompiendo hímenes, virgos o como quieras llamar a esa cosita que tienes estorbando en tu bonito conejito, además porque me complace mucho hacerlo.
Por favor, preciosa ponte aquí con las piernas bien abiertas.
Titubeante, Tita abochornada subió a la mesa abriéndose de piernas ayudada por él jefe que se puso encima iniciando su cometido con entusiasmo. Pero tanto entusiasmo puso que no reparaba en el dolor que producía en Tita que a cada embestida chillaba como si la estuvieran destrozando las entrañas, lo que ocasionó gran alboroto en sus soldados que no perdían detalle gritando y riendo animando a Plinio.
¡Muy bien Plinio métesela a fondo, que parece que le gusta mucho, ¡JAAJA!
Mi padre y mi madre cerraron los ojos no queriendo ver aquella monstruosidad y como no entraban en el juego que se circunscribía en esta ocasión solo a Tita y Marcus. Plinio les dijo que…
No esta bien que os desentendáis de vuestros hijos pero no os preocupéis no os lo tendremos en cuenta ya que ahora no jugáis vosotros, pero cuando os toque no olvidéis las reglas.
Marcos, mordiéndose la lengua furiosamente aguantó lo que pudo llorando copiosamente, sin embargo cuando llegó el tercero de los fornicadores perdió el control y empezó a gritar como un loco.
-¡Hijos de puta, cabrones, dejad a mi hermana, por favor, por favor, por favor.
No terminó de gritar y llorar, el jefe Plinio con una ligera señal de la mano dio la orden al decapitador, que apartando al que en ese momento la estaba fornicando, cogió a la chica del pelo, la arrastró hasta tirarla al suelo y de un golpe de espada la decapitó ignorando los gritos de ella y de toda mi familia desesperada, pidiendo clemencia.
La linda cabeza de Tita rodó por los suelos llena de sangre, quedando con los ojos desorbitados mirando al techo.
Apenas tres horas después toda la familia menos yo había sido aniquilada. Lo que le hicieron a mi padre como lo de mi madre y mi hermano, no puedo explicarlo por terrible y vergonzoso, pero llegados a ese momento el decapitador oficial, manchado completamente de sangre le preguntó sonriendo ladinamente al jefe.
–¿Plinio qué hago con el crío? ¿Lo mato también?
Plinio que parecía estar muy alterado y furioso le gritó: (Seguramente por la muerte de Tita mi hermana)
-¡ Yo en tu lugar no haría una pregunta tan estúpida!..¡Mátalo de una puñetera vez y larguémonos de aquí!
El decapitador me cogió de un brazo y aunque forcejeé, pataleé y grité aterrado lleno de desesperación, me arrastró junto a los restos de mi familia, que habían amontonado en un rincón, levantó la espada y…
Cuando ya me consideraba muerto, soltó el arma y se desplomó atravesado por una lanza.
El que me había salvado fue un nuevo legionario romano que seguido por tres más que a pesar de ser menos bajaron sin miedo la escalera enfrentándose con los otros soldados romanos asesinos en una lucha indescriptible en la que en principio parecía imposible que solo cuatro pudieran vencer a quince y cuando los soldados amigos empezaban a flaquear llegaron gritando y armados con toda clase de herramientas del campo todos los sirvientes al mando de Floro, uno de ellos.
Apenas unos minutos después, aquellos soldados asesinos menos su jefe y el gigantón, que huyeron al ver el cariz que tomaban los acontecimientos, estaban muertos sobre el pavimento del comedor que se iba iluminando lentamente por un Sol ceniciento del amanecer que empezaba a entrar a través de las ventanas, en un día invernal, insinuándose tímidamente.
Un día en el que se inició en mí una gran admiración e inquietud por llegar a ser como aquellos soldados legionarios benefactores y poder perseguir a Plinio y al gigantón hasta el fin del mundo para vengar el exterminio de mi familia.
Luego supe que los que me habían salvado eran de una formación especial, una élite de policías militares que perseguían a los soldados desertores, muy numerosos en aquellos tiempos.
Creo que a estos soldados que me habían salvado los comparaban con la…Guardia Pretoriana. Los mejores legionarios del imperio.
Y una cosa que me influyó bastante en mi decisión por ser uno de ellos, fue que al ir a dar las gracias por haberme salvado al que los comandaba llamado Eliseo, me contestó muy serio acariciando mi cabeza:
-No tiene importancia, solo eran una pandilla de borrachos indecentes, y menos mal que nos ayudaron los trabajadores de la finca porque eran demasiados para solo nosotros cuatro.
Añadiendo con pesadumbre:
– Lástima que llegásemos demasiado tarde para salvar a toda tú familia y que escapasen los dos más sanguinarios, que no dudes, seguiremos buscando hasta que los atrapemos.
Después me contó que un sirviente que se llama Floro, que dormitaba en la habitación de una de las viviendas situadas cerca de nuestra gran villa campestre se había despertado alterado por los gritos provenientes de nuestra casa, se acercó y observó por la rendija de una ventana como a mi madre la estaban atormentando metiéndole un grueso palo por la vagína, haciéndola gritar de dolor, mientras mi padre que estaba atado lloraba desesperado.
Los maltratadotes gritaban burlándose y reían.
Había que buscar ayuda, pero a Floro le pareció demasiado arriesgado acudir a los otros obreros de la finca que vivían en las casas contiguas ya que sin experiencia en la lucha personal y sin las armas adecuadas hubieran muerto derrotados indudablemente todos. Los asaltantes eran soldados con experiencia, armados y numerosos, imposibles de vencer por nosotros.
Inmediatamente cogió su caballo y fue a buscar ayuda, que encontró cerca de un bosque donde sabía que habíamos acampado el día anterior. Nos contó todo lo que vio y salimos rumbo a la gran villa, pero en el camino, al amanecer, tropezamos con el sitio donde los desertores habían dejado sus caballos bajo el cuidado de dos a los que tuvimos que eliminar con la consiguiente pérdida de tiempo.
Normalmente a los desertores cuando los atrapamos los crucificamos, o los enviamos al estadio, si los vemos fuertes o lo eligen ellos teniendo la posibilidad de luchar con los gladiadores, pero en este caso han tenido suerte y han sido eliminados casi sin dolor, cosa ocurrida por las circunstancias, imprevisibles.
Ya hacia unos días que los estábamos siguiendo y puedo asegurarte que al localizarlos hubiéramos actuado de otra forma y no se nos hubiera escapado ninguno; pero en fin, lo sentimos por ti y tu familia, que no hemos podido salvar por llegar tarde.

CAPÍTULO II

EL SENADOR

Después de aquella dramática noche, se inició para mí una nueva vida, se me consideró impúber por tener solo trece años y fui adoptado por mi tío Ovidio, hermano de mi padre y que por entonces era senador romano, y cómo no tenía descendientes, a su esposa Agripina le pareció estupendo.
A partir de ese momento mi tío se ocupó de todo lo concerniente a los trabajos y explotación de las tierras de mi familia, que eran muy extensas e importantes, hasta que yo fuese mayor y capaz de negociar tales fincas heredadas, en que me pasaría cuentas de gastos y beneficificios, gastos que el miraba de minimizar y beneficios de maximizar, como buen tutor.
Verdaderamente nunca pensé que reprocharía nada a mis padres adoptivos que además de sus problemas habían cargado con los míos ocupándose de mi educación en las mejores escuelas de Roma, donde puse el máximo interés en todos los niveles, culturales, donde aprendí geografía, matemáticas, idiomas , entre ellos el Griego, el Ebreo, Latin, Germánico y el Hispano, entre otros menos importantes.
Recuerdo que algo que me costó mucho comprender fue lo concerniente al control del tiempo, no entendiendo muy bien como era posible que el año en un principio lo dividíamos en diez meses desde marzo a diciembre según las fases lunares, y que luego todo se trastocase según las posiciones del Sol en que añadimos Enero y febrero dividiendo el año no solo en doce meses, que tampoco eran iguales, si no también en cuatro estaciones, Primavera, verano, otoño e invierno y que el día o la noche a veces según fuera invierno o verano tenia las horas más cortas o más largas.
Fue entonces mucho tiempo después, cuando yo contaba diecisiete años que me tropecé casualmente en la Via Apia con Floro, el sirviente que con su familia estaba domiciliado en una de las viviendas situadas junto a la casa de mis padres, el sirviente que se ocupaba de los trabajos del campo con los obreros necesarios para el mantenimiento de las labores agrícolas desde el acondicionamiento de las tierras, el sembrado, el cultivo y la cosecha.
Aquel encuentro me emocionó mucho ya que desde la fatídica noche ya explicada en estos escritos no volví a ver nunca más hasta entonces.
Enseguida nos abrazamos con evidente simpatía, sobre todo por mí que nunca mientras viva olvidare que este hombre fue el que buscó a los policías romanos y a los sirvientes compañeros de él que con su ayuda eliminaron a casi todos los soldados desertores, los que mataron a mi familia después de mil humillaciones; el hombre al que debo mi vida.
Floro me contó una serie de cosas que yo ignoraba, acontecimientos que si no hubiese sido un simple mozalbete de diecisiete años al menos debí saber y que ignoré por desidia, por no preguntar siquiera por el y su familia cosa que siempre he procurado evitar desde entonces pensando que .. El que no es agradecido no es bien nacido.
Entre otras cuestiones; Floro me contó que mi tío los había desahuciado sin contemplaciones dándoles un pequeño tiempo para que abandonasen las viviendas, dejándolo a él y su prole, además de otras cuantas familias en la calle y sin trabajo pasando de llevar una vida aceptable a una vida de mendigos.
-No puedes figurarte lo penoso y denigrante para nosotros que siempre estuvimos agradecidos a tú padre, el encontrarnos en esta situación. Nosotros que siempre hemos trabajado al máximo para que tú familia no tuviera queja, y solo por ganarnos el alimento y un techo donde guarecernos. En fin ya ves como estoy vestido de andrajos, no sé ni como es posible que aún estemos vivos con tanta miseria y hambre que padecemos.
Ante tales declaraciones me quedé absorto
No imaginaba ni remotamente que motivos podría tener mi tío para actuar de esta forma y a pesar de ser casi un niño le prometí a Floro que pediría explicaciones a mi entonces padre adoptivo y tutor haciendo lo posible, fuera como fuera para ayudarles.
-No te preocupes: Floro: Hablaré con mi tío, que cómo debes saber ahora es mi padre adoptivo y tutor, para que restablezca vuestra situación lo antes posible.
Yo ya soy considerado mayor de edad, si sigo estando bajo la custodia de mis padres adoptivos es por los estudios, pero si hace falta los dejo, por vosotros, si mi padre Ovidio no pone solución a vuestro problema, dejo los estudios y a ellos aunque los quiero mucho.
Si te parece bien, mañana a esta misma hora sexta nos podemos ver aquí mismo y te traeré el dinero que pueda conseguir, que espero que mi tía Agripina me dé, ya que ella me quiere mucho y tiene muy buen corazón. Ya te diré lo que haya conseguido.
Nos despedimos con un fuerte abrazo mientras los transeúntes nos miraban extrañados al ver como un joven tan elegantemente vestido con la toga virilis, (señal de alcurnia) abrazaba a un viejo mendigo andrajoso.
Durante el trayecto a la mansión donde vivía no dejé de pensar en como enfocar los argumentos que expondría a mis actuales padres; cómo reaccionarían ellos, ni que sacaría en claro de tan triste situación.
Un mar de dudas se agolpaban en mi cerebro, Por un lado en mi se había despertado además de la inquietud de ser un valeroso soldado para vengar a mi familia y luchar contra el crimen, otra nueva contra mi padre adoptivo, yo que lo consideraba un hombre justo, incapaz de una villanía contra ningún ser humano y ahora de repente lo empecé a ver como un ser abyecto, sin escrúpulos de ninguna clase.
¿Cómo era posible que hubiera realizado una acción tan despreciable contra aquel que había actuado para que yo fuese salvado?
Apenas entré en la lujosa villa, mi madre Agripina se apercibió de mi estado y me preguntó con curiosidad manifiesta.
-Longinos: ¿Qué te ocurre, que pones esa cara tan sombría? ¿Te has enfadado con alguien? ¿Tienes algún problema?
Ante estas preguntas, aproveché la ocasión para contar los acontecimientos y así recabar la opinión de mi madre Agripina, quizá ella me facilitase la tarea de enfrentar el problema con mi padre o al menos me contase algo del caso si lo sabía.
Por otro lado si le contaba lo que me tenía inquieto compartiría mi problema con ella y eso era muy importante en aquel momento.
No me equivoqué, la reacción de ella fue instantánea, enseguida comprendió mi pesar y dijo, guiñándome un ojo y dedicándome una amplia sonrisa.
-Tú, cuando vuelva tú padre del senado no le digas nada. Ya me encargo yo del asunto, y no temas, las mujeres sabemos como hablar a los hombres para conseguir todo lo que queremos.
Cuando mi padre regresó del senado a punto estuve de preguntarle lo que tanto me intrigaba, pero no dije nada a pesar de que mi madre Agripina parecía haber olvidado el problema, ya que no mencionó tampoco nada sobre el asunto.
Mi tutor, pasó la tarde escribiendo un nuevo tratado legal, algo relacionado con el orden público o con algún problema de los que siempre había en algún lugar de Imperio que ya se estaba formando; durante la cena nada se habló del caso, solo de cosas intrascendentes, lo típico y cotidiano o sea del tiempo el clima y esas cuestiones.
Yo, ya me estaba poniendo nervioso.
Si no hubiese sido por una ligera señal de mi madre adoptiva que me hizo con la mano como…( Ten un poco de paciencia,) ya hubiera empezado a hablar porque estaba persuadido de que ella se había olvidado o se desentendía.
Pero se ve que las mujeres lo que desean de un hombre, se lo exponen por la noche porque apenas mi padre se levantó, y me estaba aseando para acudir al colegio se dirigió a mí diciendo:
-Cuando desayunemos recuérdame que tenemos que hablar de algo muy importante, no lo olvides.
Ya, en la mesa para el desayuno, antes de empezar a hincar el diente a nada, me atreví a preguntar:
-Padre, antes me has dicho que teníamos que hablar de algo muy importante, así que dime de que se trata.
Mi padre adoptivo me miró de soslayo con suma atención y me dijo:
Tú madre Agripina me ha contado ciertas dudas que tienes concerniente a los servidores que tenían tus padres en su casa, y lo que sucedió con ellos no ha sido como tu imaginas, una arbitrariedad mía, sino que lo que hice fue esperando lo mejor para todos, para nosotros, o mejor dicho, para tus intereses y los de ellos; me explicaré, a ver si lo entiendes.
No puedo consentir que dudes de mis intenciones ni de mi honorabilidad.
Como bien sabes, soy senador de Roma, un cargo que nos obliga a ser justos y precisos en todas nuestras acciones e intenciones.
Pues bien, yo siempre he estado contra la esclavitud humana y nunca, mientras tenga un soplo de vida no dejaré de defender mis ideas que creo muy necesarias por el bien de todo ser humano, por eso, cuando me tuve que hacer cargo de ti, dada mi total ignorancia sobre las labores de mi hermano tu padre, relacionadas con la agricultura y la ganadería y cómo las tierras que nos dejó son inmensas pedí el asesoramiento de una empresa experta en tales cuestiones, una sociedad que hizo un exhaustivo estudio de todo, detectando que esos sirvientes eran esclavos de tus padres, unos esclavos muy especiales que producían perdidas cada año en las cuentas porque los esclavos no cobran nada por su trabajo, que en este caso son mantenidos ellos y sus familiares a expensas del amo además de tener derecho a un techo, durante toda su vida, cuando en otros casos sin más esperanzas ni ventajas de ninguna clase; unos seres humanos muy desgraciados.
Pero tras el estudio de esta sociedad resultó que cómo hay que mantener a estas personas y sus familiares durante año tras año trabajen el campo o no, haga calor o frío y solo hay unos meses para el trabajo agrícola, la mayoría del tiempo lo pasan sin tales labores y no por eso dejar su legal mantenimiento, total que resultaban a fin de cuentas mas gravosos para la economía del amo que pagando a unos obreros solo cuando hicieran falta. Por eso reuní a todos los esclavos y les dije que les iba a dar libertad, si les parecía bien, que lo pensaran en unos días sin prisas y me diesen la respuesta, momento en que si aceptaban la libertad, podían abandonar esta casa y buscarse la vida como seres completamente libres para lo que yo les proporcionaría un documento acreditando su estado liberal.
La verdad es que no lo pensaron mucho, apenas terminé de hablar todos se pusieron muy contentos y felices y enseguida les proveí de los documentos necesarios y abandonaron las viviendas, no volviendo a saber nada de ellos hasta esta noche en que tu madre me ha contado la situación tan penosa en que se encuentran. Es por eso que creo muy urgente que nos reunamos todos, incluido tú que eres el futuro amo, para hablar y poner una solución a esta complicación. Una complicación que afecta a siete familias con cincuenta y siete personas. Si sabes como contactar con alguno, le dices que reúna a los cabeza de familia para acordar la reunión donde estudiaremos como arreglar este entuerto. Realmente nunca creí que la libertad fuera tan triste para los obreros, al contrario, siempre pensé que la libertad era algo que tarde o temprano seria un bien de todas las personas y no solo de los poderosos, como veo que sucede ahora. El otro día discutiendo este asunto de abolición de la esclavitud, un senador amigo, me dijo:
Ovidio: la libertad no es tan fácil de implantar como tú opinas, pon atención en este ejemplo tan simple que te voy a contar.
En mi casa tenemos dos perros; uno que es muy arisco siempre está atado junto a la puerta del jardín a fin de que no vaya a morder a algún visitante, y el otro que parece muy manso lo tenemos suelto, en completa libertad, pues resulta que el perro atado parecía que se había tranquilizado, ya no ladraba a nadie y siempre estaba enroscado junto a su cadena, creímos que estaba enfermo de tan triste que parecía encontrarse. Pero no estaba enfermo, según el facultativo estaba muy sano.
Cada vez que veía al perro atado y triste me parecía que se encontraba más apenado, por eso decidí cambiarlos por una temporada y atar al que siempre estaba tan feliz con su libertad y liberar al otro.
Lo que resultó de este experimento casi no lo podía creer: El perro liberado estaba furioso y atacaba al otro, como queriendo recuperar la cadena, la cadena que lo esclavizaba, pero a pesar de tenerlos en esa situación varios días y no entendiendo lo que pasaba los volví a cambiar encontrándome con la desagradable sorpresa de que el que antes estaba tan feliz y pacífico empezó a atacar al otro queriéndole quitar la cadena de la que tiraba con violencia.
A veces amigo mío no es tan fácil apreciar lo que es la libertad y por eso no tuve más remedio que poner una cadena a cada uno para que se tranquilizasen. No creo que las personas seamos como los perros pero nuestras inquietudes nos pueden confundir; -A nadie le gusta que le quiten lo que considera suyo aunque sea una maldita cadena que lo esclaviza.
Después de contarme la historia de los perros, mi padre adoptivo se me quedó mirando como esperando alguna otra pregunta y al final viendo que yo no le decía nada exclamó muy serio:
Tú madre me ha dicho que hasta que no encontremos una solución para tus amigos les has prometido ayudarles con dinero. ¿Cuánto necesitas? Ten en cuenta que lo que te adelante será contabilizado cuando llegue la hora, así que ya lo sabes.
Creo que con unas cuantos denarios de plata podrán pasar varios días. Hoy a la hora sexta me veré con Floro y se las entregare, diciéndoles todo lo que me has contado, incluso la historia de los perros que supongo que no le va a parecer muy graciosa, ni sugerente.
En el colegio hoy se trató el tema tan odiado por mi, El control del tiempo, durante toda la mañana se estuvo estudiando lo concerniente a los años bisiestos y los relojes de arena y de sol, pero en mi imaginación solo había espacio para el encuentro que tendría con Floro para contarle todo lo ya expuesto y entregarle el dinero que en una bolsita tenía, cincuenta denarios de plata, suficiente para vivir sin agobios siete familias durante más de un mes. Después de entregar la bolsa con el dinero a Floro, acordamos un encuentro con mi padre adoptivo dos días después, tal como él me indicó y ver que solución daba a estas personas.
Y en la fecha y hora convenida en el lugar adecuado que en tal ocasión fue la misma villa señorial donde se aniquiló a mi familia por los desertores y aquellos diezmados por la patrulla de policías militares con la ayuda de los sirvientes.
Mi tío tutor Ovidio y ya padre adoptivo empezó preguntando a la concurrencia que en tal caso eran todas las personas liberadas pero con tan mala fortuna que se habían convertido en mendigos porque nadie quería dar trabajo a esclavos liberados, prefiriendo darlo a romanos.
-Nos hemos reunido aquí para discutir la situación en la que estáis por culpa de un mal entendido. Cuando os propuse convertiros en personas libres y os pusisteis tan contentos pensé que os había hecho muy felices y que al ser libres alcanzaríais una situación estable con un bien social estupendo , pero nunca supuse ni por un momento que llegaríais a ser más infelices que siendo esclavos, claro que el estado de esclavitud en el que os tenía mi hermano no era el que se conoce de esclavos en este país ni en ningún lugar del mundo, porque ya sabéis que un esclavo no tiene derecho ni a formar una familia , ni sus hijos a vivir con una familia . Todos sabéis que mi hermano os compró hace muchos años como esclavos pero nunca os trató como es lo normal en esta sociedad en que no se os permite nada de nada, donde vuestros hijos son vendidos y separados de los padres y otras cuestiones similares con vuestras mujeres; mi hermano que poseía buenos sentimientos os permitía tener una vida muy relajada como si fuerais componentes de su propia familia.
Yo creí que dándoos la libertad, ese bien tan estimado por las personas seriáis muy felices, pero la palabra esclavo no me gusta y espero que desde donde mi hermano esté se sentirá satisfecho de lo que he pensado hacer con vosotros.
Creo que lo que os voy a proponer será algo intermedio entre la libertad y la esclavitud.
He pensado tras mucho reflexionar que podéis volver a vuestras casas y vivir como antes sin ser esclavos. Seréis completamente libres
y abandonar estas casas cuando lo estiméis oportuno; mientras tanto se os dará un sueldo por vuestro trabajo, un sueldo digno de forma que en el tiempo en que no laboréis las tierras tengáis ahorrado lo suficiente para vivir hasta que volváis a vuestras labores agrícolas, o trabajar en ese tiempo libre en otros menesteres, claro que para llegar a eso deberéis ser conscientes de administrar el dinero de forma que os cubra todo el año. Esa es mi proposición y si alguno no la considera a su entera satisfacción puede marcharse donde quiera o pueda como hombre libre que es.
Ahora espero vuestra respuesta y no quiero que haya malos entendidos.
Actualmente soy el amo y señor de las tierras que fueron de mi hermano, en cuanto Longino termine sus estudios o los deje por voluntad propia serán de el, mientras tanto yo soy el tutor y debo administrar su negocio con celo y la sabiduría de que sea capaz como si fuera mió, por eso deberéis aceptar de buen grado mis ordenes que siempre serán en beneficio de ambas partes, de él y vuestra.
Eso es todo lo que quería deciros. Si alguno tiene alguna objeción, idea o propuesta que mejore nuestra relación de patrón y obrero, os ruego la expongáis, os prometo estudiarla con sumo interés.
Después de la breve exposición de mi tutor un silencio sepulcral invadió el recinto, Floro y los demás se pusieron a hablar en voz baja, casi imperceptible.
Paréciame que alguno no estuviera de acuerdo en algo, pero aquel silencio duró apenas unos minutos y fue Floro el que lo rompió con las siguientes palabras.
Excelente señor Ovidio, todo lo que ha dicho nos ha dejado mudos de asombro ya que no esperábamos tanta generosidad de tan importante persona como sabemos que es usted.
Estábamos dispuestos a volver a ser esclavos en las mismas condiciones que teníamos con su honorable hermano que descanse en paz, incluso creímos que sería difícil llegar a ese acuerdo.
Floro, hizo un gesto ambiguo como si estuviese pensando lo que debía añadir y mirando a mi tutor le comunicó en el nombre de todos, ya que por lo visto él estaba autorizado por unanimidad.
Ahora usted lo ha superado y estamos muy agradecidos, haremos cuanto este a nuestro alcance para no defraudarle y que este satisfecho con nosotros como lo estamos nosotros de usted. Gracias de corazón, le doy en el nombre de todos mis compañeros y sus familiares. Que tenga usted larga vida llena de salud y prosperidad.
Una ovación de todos aquellos pobres mendigos dio término a tan memorable reunión.

CAPITULO III

EL circo MÁXIMO

Había cumplido dieciocho años cuando mis padres adoptivos me propusieron acompañarlos para ir a celebrarlo viendo un espectáculo muy ameno que se realizaría con motivo de los juegos florales en el circo estadio Máximo.
Era este un estadio desmontable de proporciones inmensas y forma elíptica a la que se le habían añadido unos cincuenta mil asientos instalados que con los que ya había sumaban casi doscientos cincuenta mil; todos los asientos estaban instalados sobre varias filas de gradas en todo el perímetro, soportados sobre robustas columnas, también de madera desmontables, dejando en su centro un espacio para el expléndido y confortable palco imperial, suficientemente amplio para dar cabida al emperador con sus familiares y Guardia Pretoriana.
Sobre su arena se iban a realizar diversos números de magia y otros entretenimientos, domadores de fieras, malabaristas, payasos, luchas grecorromanas y cosas análogas, cómo atletismo y por último las luchas de gladiadores, donde estaría presente para su inauguración Octavio Augusto Cayo, el Emperador y su séquito.
Como es natural mi tío Ovidio como senador, debería acudir sobre todo para dar testimonio y pleitesía al egregio personaje.
Como mi tío era un senador importante del gobierno, nuestro sitio estaba muy cerca del emperador y reservado.
A eso de la hora tercia, después de comer nos trasladamos al estadio donde inmediatamente tras la llegada del Emperador Octavio Augusto comenzaron a desfilar los atletas y artistas por la arena aplaudidos por el público enardecido.
El emperador puesto en pié, después de saludar al público dio orden de iniciar el espectáculo con un simple movimiento de la mano, momento en que los músicos, hicieron sonar sus trompetas estrepitosas y sus no menos sonoros tambores.
En primer lugar salieron a escena unos cincuenta atletas, que tras el saludo al Cesar y demás asistentes hicieron una exhibición completa de saltos y piruetas, con gran agradó del publico que puesto en pié los aplaudió con entusiasmo encendido.
Como ya he dicho el estadio estaba ocupado por más de doscientas mil personas, no cabiendo prácticamente ni una simple aguja.
Aquel día el Sol de primavera era fulgurante, solo el Emperador y su séquito tenían un techo por sombrilla que les preservaba del caluroso astro rey. Más adelante, años después, todo el circo estaría cubierto por toldos enormes ajustables para dar sombra al respetable público en los días calurosos y también lluviosos
A los atletas siguieron los danzantes y bailarinas ofreciendo una entusiasta presentación de sus aptitudes coreográficas muy de moda, a la vez que una formación musical lírica de más de cien instrumentos les acompañaron con sus coloridas sinfonías coreadas por todo el público asistente.
Después de varios números de payasos, domadores de diversos animales salvajes como leones elefantes y tigres, llegó el número fuerte de aquella tarde, el de los luchadores grecorromanos seguido por los gladiadores.
La verdad es que a mi me entusiasmaron los luchadores grecorromanos que nos brindaron una serie de saltos , llaves de presa y pericias guerreras extraordinarias que unos hombres musculosos llenos de fuerza y agilidad nos deleitaron durante algo más de una hora ininterrumpida, con cinco combates extraordinarios.
Por último, todo el estadio pareció estallar con el estruendo de las palmas y gritos del público excesivamente excitado, como si se tratase del summun, (El no va más.)
Siento decirlo, pero la actitud de aquellas gentes me resultaba triste e hiriente; a mis oídos había llegado la fama de estas peleas que muchas veces terminaban con la muerte de algunos contendientes.
Se hablaba de que varios gladiadores habían conseguido fama especialmente con las mujeres, además de fortunas inmensas luchando contra delincuentes, esclavos y desertores entre otros, matándolos en aquellos desagradables combates, y digo desagradables para mí que no comprendí nunca que podía inflamar al público viendo aquellas deplorables escenas de odio y muerte.
Aquel día solo se salvaron tres de los treinta Gladiadores vencidos ante la voluntad del público que pidió el perdón al Emperador, levantando el puño cerrado con el dedo pulgar señalando al cielo.
Todo lo visto me impresionó grandemente produciéndome asco y aversión al ver gladiadores musculosos luchando perfectamente pertrechados con toda clase de artilugios protectores como armaduras que les cubrían la cabeza, brazos y piernas además de llevar la típica espada (Gladius) corta hispánica de acero, un puñal del mismo origen y material y un escudo que les cubría una buena parte del cuerpo, contra otros menos musculosos, algunos esmirriados y barrigones que pese a que iban equipados de igual forma que los auténticos gladiadores no era difícil pronosticar que estaban condenados a muerte.
Tal como iban saliendo los gladiadores mi tío me fue informando de las diferentes clases o categorías según iban pertrechados y así me enteré de algunos de los distintos tipos que fueron apareciendo.

En primer lugar, me dijo mi tío: Gladiador viene de la palabra espada, que en latín espada es Gladius.
Gladiador puede ser cualquier romano libre, aunque son pocos los que se ofrecen, los que son delincuentes, esclavos o gladiadores que no son libres están elegidos para luchar con los profesionales, aunque se les deja elegir y a los que se les ofrece tal opción siempre eligen ser gladiadores, en cierto modo lo hacen para escapar de morir crucificados ya que es mejor probar suerte luchando y si son buenos, mientras vayan ganando combates seguirán viviendo y además tienen la remota posibilidad de conseguir el indulto de sus delitos y la libertad si vencen en cuarenta ocasiones caso prácticamente imposible. De todas formas, si algún gladiador consigue esa cantidad de victorias es recompensado además de con la libertad con la gladius de madera, un trofeo que lo han conseguido muy pocos.
A continuación dijo: te voy a reseñar los diferentes tipos de gladiadores que hay, que son los siguientes.

……………………………………………………………………………….
Los Secutores eran los más temibles y portaban espada corta hispánica y un pequeño escudo, además de todas las protecciones ya mencionadas de cabeza pies y brazos.
……………………………………………………………………………..
Los Retatril o Retiarios, que empleaban redes emplumadas y tridentes. Estos también eran muy agresivos y por tanto peligrosos.
………………………………………………………………………………
Tracios, con rodela y puñal
…………………………………………………………………………………..
Marmillones. Con espada larga y grandes escudos..
…………………………………………………………………………
Essedarís- A caballo o en carros de guerra.
……………………………………………………………………………….
No recuerdo si me dijo alguno más porque de pronto salieron los gladiadores que me llamaron poderosamente la atención.
Me quedé perplejo y a pesar del tiempo transcurrido, reconocí sin dudarlo ni un instante a uno de aquellos: Era algo más musculoso y algo mayor que cuando lo vi la primera vez pero era el sin duda…..¡¡PLINIO!!.. Aquel gladiador Secutor era PLINIO. El jefe de los asesinos de mi familia.
No pude quitarle ojo de encima y vi como en menos de dos minutos mataba a su oponente, un gladiador bajito y regordete que seguramente era algún delincuente, ante la complacencia de todos los espectadores.
Luego me enteré de que Plinio era uno de los más famosos; Un desertor que había elegido ser gladiador y que posiblemente conseguiría su libertad si mataba a otros veinte contrincantes, adversarios que siempre eran delincuentes y que por tanto no estaban habituados a las luchas de gladiadores.
Por mi tío me enteré que el gigantón ya había sucumbido en una lucha contra otro experimentado gladiador, gladiador que cayó después cuando se enfrentó a Plinio, contra todo pronóstico.
Sin duda Plinio era un gran gladiador que había vencido en su primer encuentro a uno y después a otro, dos auténticos gladiadores. Después ya solo se enfrentaba a los no experimentados, delincuentes y esclavos; algo difícil de conseguir ya que como vi. durante todas las confrontaciones, los gladiadores vencieron siempre a los delincuentes y esclavos que eran abatidos rápidamente.
Aquel espectáculo era una forma de eliminar sin problemas a los delincuentes y aunque todos morían, cuando se les proponía elegir, aunque lo sabían, escogían luchar contra los gladiadores siempre, preferían morir luchando antes que crucificados y con la remota posibilidad de vencer cosa improbable pero que con Plinio resultó una sorpresa.
Además, la elección solo les era concedida cuando el delincuente presentaba un aspecto de fortaleza aceptable o bien en las ocasiones en que se necesitaban y no había muchos para elegir.
Aparte de los delincuentes, también se empleaban esclavos que eran forzados a luchar contra los gladiadores sin ninguna otra opción ya que en el caso de haber pocos delincuentes disponibles, eran comprados para tal finalidad sin derecho ninguno.
Pero volvamos a mi historia.
Ahora mi venganza se limitaba a este hombre, un gladiador muy peligroso que si no me daba prisa seguramente conseguiría la libertad y sería difícil o imposible localizar.
Esta casualidad era una oportunidad insoslayable y aunque difícil, mi única ocasión de vengar a mi familia como me estaban pidiendo en todos mis sueños, mis hermanos y hermanas, mi madre, mi padre y mi corazón.
Al día siguiente, apenas amaneció, sin siquiera desayunar, antes de ir al colegio me dirigí presuroso y me suscribí en la escuela de luchadores de grecorromana, que estaba situada junto al templo de Hércules ya que en la de gladiadores, me informaron que no me admitían debido a mi edad.
Posiblemente con la mediación de mi tío hubiera podido acceder a la formación de gladiadores pero eso me hubiera obligado a dar explicaciones capciosas y como nunca mentí no quise hacerlo, así que estuve pendiente de los combates de gladiadores, viendo que al paso que se iban celebrando los encuentros tenia al menos un par de años de tiempo para ponerme a un nivel adecuado.
Tal como había pensado en un solo año dedicando el mayor tiempo posible a entrenarme y hacer los ejercicios necesarios logré cambiar mi aspecto juvenil demacrado en el de un atleta robusto y ágil. Un atleta admirado por todos, pero cuya meta solo consistía en vengar con la muerte de Plinio las terribles humillaciones que aquel malvado había infringido a toda mi familia hasta matarlos. Esa era mi meta, la venganza, una obsesión que me atormentaba día y noche convirtiendo mi vida en un infierno.
En menos de dos años conseguí superar a todos los luchadores del gimnasio, hasta vencer a los mejores, no solo de Roma, si no de Grecia, Turquía, Egipto, Hispania y otros países, consiguiendo ser campeón de todo el imperio romano.
Llegado a esta situación, pensé que era el momento idóneo de vengar a mi familia.
No puedo ni debo perder más tiempo, la sangre derramada a de ser vengada.
Mis padres adoptivos creían que me entusiasmaba la lucha grecorromana y que por eso me levantaba diariamente muy temprano para correr por la montaña y la ciudad solo acompañado por el eco de mis pisadas y luz de la Luna antes de despedirse y dar paso al Sol, y que por eso después de mis estudios y de comer me iba al gimnasio donde entraba el primero, me pasaba horas levantando pesas y ejercitándome en toda clase de aparatos como, trapecio, paralelas, remo, potro, lanzamiento de disco, jabalina, anillas, salto, etc. terminando con la práctica de la lucha durante al menos una hora diaria. Y cada día ya anochecido, salía del gimnasio el último.
Había llegado la hora de la verdad, así que fui personalmente al Circo Máximo para hablar con el dirigente o promotor de espectáculos y le dije: Soy el campeón de lucha Grecorromana de todo el Imperio Romano y vengo a retar al gladiador Plinio si este no tiene objeción.
El dirigente del circo me miró sonriendo y me contestó.
-El gladiador no puede objetar nada, ha de luchar contra quien se le ordene, pero… ¿Cómo piensas luchar contra este gladiador si no tienes ni idea de cómo se lucha en esta clase de litigios que normalmente termina con la muerte del oponente? Ten en cuenta que la lucha grecorromana no se parece en nada con la de gladiadores, medita lo que te digo, eres libre de retar a quien quieras pero piensa en que esto no es un juego y puedes morir. ¿Sabes manejar la espada o algún arma en especial?
La cara del promotor de combates se puso lívida cuando le dije:
-Soy luchador de grecorromana y a Plinio lo reto a luchar sin armas, aunque él puede usar las que quiera, no le temo.
Cuando el promotor oyó esto se quedo asombrado, lo noté por la cara de sorpresa que puso y me dijo:
-Escúchame atentamente joven, te voy a dar un consejo de amigo: Olvida este asunto. No sabes donde te metes. Medita bien lo que haces. Yo no te pongo ningún inconveniente, al contrario, para mi sería un buen negocio anunciar esta pelea, sin duda esa novedad llenaría el estadio, pero no digas que no te he advertido del gran riesgo al que te enfrentas. Mira, piénsalo bien durante una semana y luego si te sigue interesando me lo comunicas.
Mi respuesta fue inmediata.
-No tengo nada que pensar estoy seguro que venceré a Plinio y acepto lo que haga falta para luchar contra él.
El promotor me miró de arriba abajo con escepticismo y tras carraspear, solo musitó entre dientes.
-Tú serás campeón de todo el mundo de la lucha esa, pero debes estar algo loco o tener ansias de fama tan enormes que no te das cuenta de lo que haces.
Date un día al menos para decidir, hazme caso. Lo digo por tu bien, te hablo como si fueras mi hijo.
Para no contradecirle más, viendo que no podía convencerle fácilmente le propuse:
-Esta bien, lo pensare durante toda esta noche y mañana si me decido vendré y usted aceptará como me ha prometido ¿De acuerdo?
No muy convencido el buen hombre contestó malhumorado.
-¡De acuerdo!
Y repitió en voz apenas perceptible:
-De acuerdo.
Aquella noche dormí tranquilamente, no tenía nada que pensar, estaba completamente decidido, solo soñé con mi madre que me decía ¡Adelante hijo mío, haz pagar a ese miserable lo que nos hizo!
Al día siguiente a la misma hora ya me encontraba de nuevo ante aquel promotor del circo Máximo. Le expliqué que lo había pensado muy bien y que estaba decidido a luchar sin armas contra Plinio.
El promotor que se llamaba Octavio exhaló un largo suspiro y dijo mirándome con tristeza, como abatido.
–De acuerdo, hágase la voluntad de los dioses. El próximo día de circo será el primer sábado del mes que viene y asistirá el emperador.
Recuerda que debes estar preparado y dispuesto un día antes para lo cual te iremos a buscar a tu domicilio. Hoy mismo empezaré a publicar el combate. La suerte esta echada.

CAPITULO IV

EL COMBATE

Solo faltaban un par de semanas para el combate pero no tuve ni un momento de sosiego pensando en todo lo que había acordado con Octavio el promotor del estadio Máximo, llegando a la conclusión de que algo de razón tenía con sus advertencias, la lucha grecorromana no era igual que la de gladiadores.
La lucha de gladiadores era a muerte y la de grecorromanos, no.
En mi especialidad un combate estaba dividido en dos partes de tres minutos con un descanso entre ellas de dos, mientras que en la de los gladiadores no existían tiempos ni reglas de pausas de ninguna clase, claro que siempre luchaban con hombres de inferior categoría y aunque iban complementados con similares armas y protecciones, la ventaja era a favor de los gladiadores oficiales tan enorme que aquello era verdaderamente un escándalo en la que los contrincantes apenas aguantaban unos minutos antes de ser atravesados o con la cabeza cortada de un mandoble de la espada o el puñal del gladiador experimentado.
Después de meditar en estos inconvenientes empecé a darme cuenta de que me estaba metiendo en un conflicto muy serio.
La única solución que vi era desdecirme, anular mi participación, pero no quería quedar como un cobarde, no solo ante la gente, si no ante la historia y mis antepasados a los que debía vengar en esta ocasión tan propicia que quizás no se volvería a presentar nunca más.
Por tal motivo dejé de lado mis estudios, y me dediqué en cuerpo y alma a entrenarme en todos los ejercicios y especialmente en aumentar mi resistencia. Si moría en el empeño que no fuese por mi culpa, ni por desinterés por mi parte.
No me atreví a poner en conocimiento de mis padres el lío en que me había metido para evitar que me hicieran desistir y para evitar dar explicaciones enojosas.
Lo de Plinio era cosa mía y no debía complicarlos a ellos.
Y pasó el tiempo.
Cuando vinieron a buscarme dos soldados empleados del estadio mis tutores no comprendían nada y pensaban que podía existir algún error.
Fue mi padre el que me preguntó con cierto sobresalto:
-¿Qué has hecho? ¿Porque te vienen a buscar estos soldados?
Intentando quitar importancia al problema les dije simulando tranquilidad:
-No pasa nada solo es que tengo un combate importante mañana en el estadio circo Máximo.
Realmente ya imaginaban algo por haberse publicado, pero supusieron que fuera otro ya que no decían mi nombre en la publicidad que era bastante confusa, porque al promotor del estadio le advertí que no dijesen ni mi nombre ni que era el campeón del Imperio Romano, que solo divulgasen que un campeón de lucha grecorromana lucharía sin ningún arma contra un famoso gladiador armado.
Cómo era costumbre debía pasar las veinticuatro horas antes del combate en la escuela de Gladiadores.
Estando allí, Plinio se me acercó preguntando:
–Tengo la impresión de que te he visto antes. ¿No serás tú el que se me enfrentará mañana desarmado en el estadio?
Cómo si la cosa me fuera indiferente sin volverme siquiera le contesté:
–Claro que me has visto antes ¿Acaso has olvidado aquella familia que hace unos años asesinaste sin compasión en una villa grande de campo que se llama Villa Azul y robaste todo el dinero huyendo cobardemente con otro grandullón, cuando llegaron los legionarios policía y aniquilaron a tu maldita banda de sinvergüenzas? ¡Ahora tendrás que matarme a mí que he venido a vengar a mi familia… ¡si puedes!
Con evidente soberbia, al reconocerme exclamó
-Bien, ya veo, ya veo quien eres, mañana liquidaremos este asunto, pero esta vez no saldrás tan bien librado como la otra, Esta vez no te salvará nadie. Ya puedes empezar a rezar al dios Marte, o a Júpiter. Te doy a elegir al que te caiga mejor,¡¡ jajaja.!!
Se fue riendo diciendo a otro en voz alta para que lo oyesen todos, seguramente para intimidarme.
-Ese jovencito es el que mañana sin armas luchará contra mi y mataré. ¡Debe de estar loco!
Aquella noche dormí sobre una alfombra de las que allí habían para los visitantes, normalmente los que debían luchar al día siguiente y lo más curioso es que dormí de un tirón, profundamente, encontrándome al día siguiente en perfectas condiciones, lo que me pareció una buena señal.
Durante toda la mañana los gladiadores estuvieron entrenándose cambiando golpes de espada unos, y otros tirando la red que portaban atada a una muñeca a la vez que simulaban rematar a su oponente imaginario con el tridente, mientras yo por mi parte los observaba con suma curiosidad.
Los contrincantes sentenciados, aparte de mi, debían encontrarse en otro lugar ya que no vi a ninguno
Sobre la hora tercia empezamos a oír las trompetas y timbales que anunciaban el comienzo del espectáculo. Luego al toque de aquellas trompetas fuimos enterándonos de los cambios que se iban realizando Finalmente, sería la hora sexta, el promotor llegó seguido por los otros gladiadores sentenciados y nos mando formar para salir a la arena indicándonos la rutina que se acostumbraba realizar.
-Ahora, cuando salgáis tenéis que ir hasta poneros en fila, frente al palco del Emperador y lo saludareis con el brazo extendido, la frente elevada y finalizáis con la típica frase en voz alta, que la oigan todos:-AVE CESAR, LOS QUE VAN A MORIR TE SALUDAN- ¿Entendido?
Inmediatamente formamos tal como Octavio el promotor nos indicó, saludamos y enseguida nos pusimos a pelear en medio de aquella arena que
rápidamente se fue tiñendo de sangre y llenando de cadáveres, cadáveres que eran arrastrados hasta la puerta de la muerte desapareciendo para siempre, donde serían despedazados para alimentar a los animales salvajes, cómo leones, tigres osos y otros que enjaulados en unos túneles bajo la arena estaban dispuestos para próximos números circenses.
Plinio verdaderamente era muy peligroso, su espada era manejada con suma destreza y me las veía muy apurado para esquivar tantos ataques que enviaba sin descanso. Al mirarlo a la cara vi que estaba muy nervioso al comprobar que ya todos sus compañeros habían concluido su cometido sin problemas. En su mirada creí adivinar su prisa asesina y yo aún no había iniciado ni un asalto dedicándome a esquivar y esquivar tantos ataques que por arriba, abajo y por los flancos me hacia con desespero.
Por un momento pensé que a este ritmo, en cuanto me descuidase un solo instante, todo habría acabado para mi, no podía despistarme ni un segundo, tenía que espabilarme y actuar en algún sentido así que en uno de aquellos ataques conseguí además de esquivar agarrar el brazo a mi odiado enemigo y voltearlo sobre mi hombro lanzándolo al suelo violentamente esperando romperle el brazo o algún hueso.
Lamentablemente, se levantó de un salto y a pesar de haber perdido en el volteo el escudo que yo envié lejos de una patada, no se amedrentó, en la mano que antes tenia el susodicho escudo, como por arte de magia apareció una daga, que utilizó para atacar junto con la espada.
En uno de aquellos ataques, recibí una puñalada en el brazo, lo que me irritó sobremanera y antes de que retirase el puñal logré agarrarle y darle un fuerte cabezazo en la nariz quedando un poco desconcertado, aunque no tanto como para dejar de atacarme aún con más ahínco, y cuando otra vez intentó atravesarme con la espada lo agarré nuevamente del brazo y de una pierna elevándolo sobre mi cabeza y dejándolo caer sobre una de mis rodillas, cayendo desmedajádo al suelo. Eso le debió hacer daño en los riñones y aproveché su sorpresa para hacerle una llave sobre el cuello con la intención de asfixiarle sin darme cuenta que su brazo empuñando la daga la empleó para darme otro tajo en el mismo lugar del brazo de antes y por el que estaba perdiendo mucha sangre.
Una hora después el combate continuaba en similares condiciones, mi enemigo atacaba sin tregua para acabar conmigo y yo desesperado esquivando sus ataques.
Después de dar un salto logré golpearle en la cabeza y me lancé con la intención de quitarle la espada que tanto me estaba fastidiando pero nuevamente el puñal esta vez me lo clavó en un muslo. En mi desesperación en algunas ocasiones le di varios puñetazos y hasta un mordisco en una pierna, cosas ambas prohibidas en la lucha grecorromana.
El tiempo iba transcurriendo y ya habían pasado más de dos horas de lucha encarnizada, la posición del sol empezaba a declinar llenando de sombras el inmenso estadio. En ese momento me encontraba exhausto, si mi contrincante se encontrase mejor, el combate ya habría terminado hacía rato, y era tanto el dolor que me producían las heridas que apenas percibía el inmenso griterío del público que rebosaba las gradas.
No comprendo que me sucedió en aquel momento, quizá la sangre que había perdido me hizo verlo todo desenfocado, me tambaleé, perdí el equilibrio, y caí al suelo completamente mareado y sin fuerzas, intenté levantarme y no pude de tan agotado que me encontraba, momento que Plinio aprovechó para elevar la espada y … En aquel instante vi como la espada señalaba mi corazón y no tenia fuerza para esquivarla . Cerré los ojos vencido y fue entonces cuando escuché un gran alboroto de unos que gritaban al gladiador ¡MATALO! ¡MATALO! ¡MATALO! Y otros que pedían al emperador ¡PERDÓNALO! ¡PERDÓNALO!¡PERDÓNALO!
Haciendo un gran esfuerzo abrí los ojos y vi al emperador en su palco rodeado por su guardia imperial y su familia levantando el puño cerrado y que tras mirar aquí y allá sacó el dedo pulgar y lo puso mirando al cielo. ¡Me había salvado!
Cerré los ojos y debí perder el conocimiento porque cuando los volví a abrir me encontré acostado sobre un lecho de algodones con los ojos de mi madre adoptiva que me miraba llorando.
Luego me enteré que cuando un luchador cae desmadejado, que ha luchado con honor y furia es merecedor de la indulgencia del emperador, sobre todo si es aclamado ese perdón por el público asistente.
Muchas personas pidieron el perdón por mi forma de luchar y les debí caer bien, aunque quizás, la clemencia me llegó por que mi tío el senador que estaba muy cerca del Emperador le envió alguna señal de súplica.
Una cosa que recordaré siempre es que en el momento en que iba a morir, por mi mente pasaron los recuerdos más importantes de toda mi vida.
Algo extraordinario que creo haber oído en varias ocasiones que les sucedió a otras personas en momentos muy críticos.

CAPITULO V

RECUERDOS

Mi nombre Longino me lo pusieron en memoria de mi abuelo Longino que en los tiempos en que estuvo con Julio Cesar durante los ocho años que duraron las guerras de las Galias se comportó muy bien ayudando al gran hombre a escribir varios libros contando las campañas victoriosas del ejercito romano que luchó de una forma irregular teniendo que atravesar el Rin huyendo y volviendo al ataque en varias ocasiones.
El caso es que cuando Julio Cesar llegó triunfador a Roma, y consiguió alcanzar el titulo de dictador vitalicio, premió a mi abuelo que en aquel entonces se licenció del ejército, con todas las tierras de las que sus hijos y yo ahora hemos disfrutado.
Mi abuelo conoció a Minerva y se casó con ella teniendo dos hijos, mi padre y mi tío Ovidio, hoy mi tutor y padre adoptivo, senador romano.
Posiblemente, creo, por los comentarios que se hacían en casa que mi tío Ovidio fue muy estudioso pero que alguna influencia favorable pudo tener de Julio Cesar cuando este se alzó como emperador.
Eso era lo que se comentaba en casa con cierto tono de admiración y supongo que también algo de envidia, aunque de todas formas no creo que mi padre tuviese envidia de su hermano ya que por ser el hijo mayor heredó la inmensa cantidad de tierras que tanto dinero y poder nos hizo disfrutar, mientras que mi tío se tuvo que conformar con un porcentaje mínimo de tanta riqueza agrícola
Verdaderamente mi abuelo era para mi un ser muy especial, estoy seguro que si hubiera estado cuando aquellos desertores nos atacaron y nos humillaron tan alevosamente, el hubiera actuado de alguna forma heroica como lo hacía siempre cuando luchaba codo a codo con Julio Cesar en la guerra de las famosas Galias de la que tantas batallas me habló.
Fue una lástima que en tal ocasión mi querido y nunca olvidado abuelo ya hubiera fallecido siete años antes, claro que pensándolo bien no creo que a la edad de noventa y dos años un hombre por muy valiente que hubiese sido en su juventud, podría hacer gran cosa en tales circunstancias, y a esa edad.
Recuerdo cuando me contaba aquellas batallas contra las tribus autóctonas en las que aparentemente parecían no ser difíciles de vencer y luego resultaba que combatían tan unidas y con tal furia que nos producían miles de bajas.
Aunque decía mi abuelo, cuando teníamos que redactar los resultados, Julio, nunca me dejaba ni siquiera insinuar que habíamos tenido tales descalabros. Y se ponía muy enfadado esgrimiendo que en nuestra historia nunca se debe presentar un estado de frustración ni desaliento y que lo que contaba era el final que siempre teníamos que ser optimistas y valorar todo paso dado en la dirección triunfalista. Por eso cuando se lee alguno de aquellos libros siempre se perfila la imagen de un ejercito invencible, un ejercito sin fisuras, un ejercito Romano.
La palabra romano, aseguraba Julio Cesar muy ufano, que era la palabra más importante en la historia universal.
Un día muy triste de aquellos en que dejamos más de mil legionarios muertos en el campo de batalla, mi abuelo se negaba a escribir en aquel libro que habían sido derrotados y al discutirlo con el gran hombre, mi abuelo alegó:
Creo que en esta ocasión hay que escribir la verdad aunque sea presentándola atenuada, al fin y al cabo hemos ganado mil batallas y esta
derrota no significará gran cosa.
A lo que Julio Cesar enfadado le contestó:
— Mil victorias jamás justificaran una derrota
Mi abuelo siempre me animaba a estudiar para llegar a ser un hombre culto y justo, asegurando que el futuro se lo imaginaba muy distinto y solo las personas instruidas serán tenidas en cuenta como lo fue él en su tiempo. Me quedé muy deprimido cuando falleció a la edad de noventa y dos años, aquella depresión me tuvo muy triste durante mucho tiempo.
Solo cuando conocí a Venus, una preciosa camarera de la que me enamoré locamente me fui normalizando, Pero esa es otra historia que os contaré más adelante, ya que fue muy complicada y ahora no sé como empezar.

La cabeza algunas veces no quiere recordar lo imposible de olvidar.
Conocerte fue fácil, conquistarte difícil, olvidarte, imposible.
Supongo que con esa frase ya tendrás una ligera idea de mi infortunio amoroso que marcó un tiempo lleno de tristeza de mi vida.
No quisiera pasar por alto a mis otros abuelos, los padres de mi madre.
A mi abuela Fabiola no la llegué a conocer porque cuando mi padre y mi madre se casaron, falleció un año después y yo era un bebé aún.
Mi abuelo Liberto también fue un legionario que estuvo en varios conflictos bélicos de su tiempo, y como era costumbre que al licenciarse se les daban tierras para que las cultivasen y se ganasen el sustento, a él le otorgaron una cantidad no tan extensa como a mi otro abuelo Longino, pero suficientes para mantener a su familia y cuando falleció Fabiola mi abuela, la madre de mi madre, Lucía.
Como mi madre era hija única, al heredar aquellas tierras que colindaban con las nuestras pasaron a unirse al patrimonio total de la familia.
No puedo decir que mi padre fuese un mal progenitor, ni mucho menos, mi padre también tuvo una juventud agitada pero de otra naturaleza, siempre estaba atento con el trabajo y su familia, y desde que heredó, su vida se le complicó mucho, pero para contar su historia he de volver a mi abuelo Longino ya que los dos eran muy distintos y para entender a uno se necesita comprender al otro.
Mi abuelo Longino siempre intentó crearse un futuro glorioso y nunca cejó en su empeño por llegar a lo más alto que pudiera, no importando los desvelos y sacrificios que tuviera que vencer.
Antes de ser movilizado se casó con mi abuela Minerva con la que tuvo dos hijos, mi padre y mi tío Ovidio, el que actualmente es mi tutor y padre adoptivo como ya he explicado antes.
Después del nacimiento de mi tío Ovidio, su madre Minerva mi abuela enfermó gravemente y falleció meses después quedando mi abuelo Longino muy afectado, tanto que dejó su trabajo de abogado y se alistó en el ejercito en el que por sus conocimientos, fue destinado como asesor de Julio Cesar, entonces general de las tropas que irían a la conquista de nuevos territorios para Roma. En cambio a Liberto mi padre le importaba muy poco la cultura y el futuro, siendo toda su inquietud dirigida a divertirse en orgías burdeles y la conquista de mujeres que normalmente se rendían ante su desbordante simpatía y por que no decirlo, su impresionante figura de un metro ochenta y cinco Como es natural según tengo entendido por lenguas de doble filo, que nunca sabe uno a que carta quedarse, mi padre en su juventud alocada se encontró con muchas dificultades, especialmente con los padres de una de aquellas novias, precisamente con los padres de mi madre Lucia, por lo que mi padre que siempre fue condescendiente ante las buenas razones decidió casarse con mi madre de la que nací yo apenas un mes después de la boda.
Solo quedan en mis recuerdos lo concerniente a nuestra vida que cómo ya sabes, los primeros años, pasaron sin pena ni gloria hasta el día, o mejor dicho, la noche en que Plinio y sus secuaces llegaron y nos destrozaron la vida, nunca mejor dicho.
Estos recuerdos que os he contado fueron los que pasaron por mi mente un poco revueltos en aquellos segundos cuando rendido, creí que Plinio me iba a matar.
Posiblemente ya solo recuerdo lo más destacado debido a tantos años cómo han pasado y he dejado retazos de mi infancia y del trato con mi familia, pero eso no es muy importante , al fin de cuentas y aunque no lo creamos la vida es tan breve que no es de extrañar que un moribndo la vea en toda su amplitud cuando llega su final.

CAPITULO VI

GLADIADOR

Después del estruendoso fracaso en el enfrentamiento que tuve en el circo Máximo en el que luché desarmado contra el gladiador Plinio con todas sus armas y experiencia en tales peleas, mis ansias de venganza se acrecentaron haciendose más persistentes y feroces, no pasaba un minuto del día en que no pensase en mi familia aniquilada por él y sus asquerosos compinches; Por eso mi ánimo se estaba endureciendo y no paraba de soñar con una venganza basada en la antigua Ley del Talión —Ojo por ojo, diente por diente- Lo justo sería buscar la casa de su familia y aniquilarlos de forma semejante a cómo él lo hizo con la mía.
Claro que para obrar así yo debería tener instintos criminales como él los tiene: –Es imposible que una persona sin saber nadar atraviese un mar embravecido braceando locamente.– Además de volverme un ser criminal, debería encontrar una pandilla de asesinos sin pudor ni vergüenza de ninguna clase y no creo que en el mundo pudiese reunir a tantos asesinos juntos, cómo aquellos.
Pese a estas reflexiones en mi ánimo seguía aumentando el odio hacía este individuo, y en sueños, mi familia me imploraba que no los olvidase y los vengase ya que su descanso no sería completo hasta el momento de ver a Plinio retorciéndose, ardiendo en el infierno.
Agobiado por tan nefastas ideas y ensueños estuve inmerso durante muchos días, mis padres adoptivos notaban mi desasosiego sintiéndose algo confusos, no comprendían que por haber perdido un combate me encontrase tan extraño y preocupado que casi ni me alimentaba.
Una voz interior me aconsejaba que les explicara el motivo de mi estado inquietante.
Contarles que Plinio era el jefe de aquellos criminales que humillaron y asesinaron a toda mi familia, el hombre instigador de una banda de asesinos infames, pero otra voz me advertía de los peligros que eso conllevaría.
Sería compartir el mismo problema con ellos que no tenían culpa para cargar con más sinsabores; eran mayores y saber los porqués de las inquietudes que en mi habían podría enfermarlos o al menos amargarles el resto de sus vidas.
Pese a las preguntas de Ovidio y Agripina mis padres adoptivos, que no imaginaban ni remotamente tan extraño comportamiento, yo seguía pensando que no había otra solución que acabar con Plinio y terminarían mis amarguras.
Aquel individuo estaba sobrando en este mundo, era un mal bicho y podía hacer daño a otras personas, denunciarlo sería inútil, estaba detenido en el circo Máximo por criminal y si alguien advirtiera que yo era el superviviente de aquella masacre por la que fue apresado y estaba preso, yo podría tener graves consecuencias.
Nadie de mi actual familia debería saber que el gladiador que me había vencido era Plinio, incluso me extrañaba que él mismo no hubiera dicho nada, posiblemente no querría alardear de ser un
criminal de la peor calaña, un asesino implacable, ahora que parecía disfrutar del bando de los inocentes, y menos cuando estaba a punto de alcanzar la libertad y ser absuelto
No tuve que esperar mucho, apenas me alivié un poco de mis heridas, cuando aún me dolía el brazo, me personé en el circo Máximo, pregunté por Octavio el promotor y preparador de las peleas y cuando me atendió le dije:
–Gracias a usted he comprobado que para vencer a un Gladiador como Plinio no basta con ser el mejor luchador de grecorromana, ahora quiero aprender el manejo de las armas para ser el mejor en esta clase de lucha. Por eso he venido, deseo que usted me enseñe a luchar como un verdadero gladiador para que cuando esté en las debidas condiciones pueda probar a vencer a Plinio.
El Promotor se me quedo mirando como si no entendiera nada y exclamo lleno de evidente curiosidad:
–No entiendo porque tanta fijación con el Gladiador Plinio.No se me ocurrió ota escusa que contestar:
-Porque es el mejor, según tengo entendido.
Le contesté tal cosa simulando estar persuadido de lo que alegaba, a lo que Octavio el promotor dijo con total convicción.
–Los que te han informado, no saben lo que dicen, hay mejores a montones, no tienen ni idea. El mejor que tengo es Flavio.
Un escalofrío recorrió mi espina dorsal. No debí afirmar la creencia de que Plinio era el mejor y por eso quería luchar contra él.
Ahora, para no complicar las cosas debería exponer otra estrategia, por eso dije intentando convencerle.
Bueno, la verdad es que desde que me venció le he cogido manía y me gustaría enfrentarme a él de nuevo y sacarme esa espina que me atosiga.
Octavio pareció comprenderme y amagando una sonrisa dijo:
-Eso es harina de otro costal, si ese es tú deseo me parece muy bien , la verdad es que a ese también le estoy cogiendo manía, por qué presume mucho de sus victorias y no es la primera vez que ha vencido a alguno que creí que lo vencería a él equivocándome y perdiendo varios gladiadores muy importantes.
Tú podrías ser un buen gladiador si te pusieras a entrenar un poco más, tu formación como luchador de Grecorromana es una ventaja que ellos no tienen y estoy seguro que con una espada serías invencible.
Yo creo que deberías hacer algunos combates antes de enfrentarte a los mejores entre los que verdaderamente se encuentra Plinio.
Me pareció buena idea la del promotor y como no podía elegir otra opción más lógica acepte esa opción con la satisfacción reflejada en mí cara pensando que una imagen vale más que mil palabras.
A partir de aquel día sin faltar ni uno acudí al gimnasio donde me fui instruyendo hasta que el promotor me diera la señal de iniciar un programa de combates que me condujese a mi objetivo.
Plinio siempre estaba pendiente de mis avances imaginando seguramente que tarde o temprano nos volveríamos a ver las caras en las arenas del estadio.
Mis avances se iban desarrollando de forma muy rápida y raro era el día en que no fuera felicitado por algún otro gladiador cómo Flavio, el que se suponía invencible por su historial, que me aseguró con pleno convencimiento.
Miedo me daría enfrentarme a ti, eres un luchador asombroso.
Tu forma de pelear jamás podrá ser mejorada.
Has mezclado la lucha grecorromana con la de gladiador y creo que eso te hace invencible.
Nunca he visto a nadie con tanta agilidad, haciendo esos quiebros, esas llaves y ese talento manejando la espada y el puñal.
No quisiera enfrentarme a ti ni en broma.

Si Flavio era el mejor gladiador y afirmaba que me temía ¿Qué opinaría Plinio?
Pero cuando más cerca me encontraba de mi objetivo, me di cuenta que a Plinio hacía varios días que no lo veía por el gimnasio.
Y al preguntar por él solo me informaron de lo que me temía.
Plinio ha sido liberado, consiguió el número de victorias necesarias y su pena ha sido extinguida, supongo que eso te alegrará ya que tienes un enemigo menos a batir.
Cuando me informaron de la liberación de Plinio me sentí completamente derrotado, lo que debieron notar los que allí estaban ya que uno me preguntó
-¿Acaso esa noticia no te alegra? Te has quedado blanco.
No contesté, me fui y no volví al gimnasio, nada más que para despedirme de mí amigo Octavio el promotor y los otros gladiadores con los que ya había hecho amistad e indagar por si sabía alguien donde podía ver a Plinio.
Fue el mismo promotor quien me puso al corriente.
-Lamentablemente nada sabemos. Cuando alguien conquista su libertad no se le pregunta nada, desde ese momento su destino no nos interesa. Ni tenemos derecho a saberlo.tenemos Es más ni tan siquiera podemos investigar su paradero a menos que fuese por un asunto familiar , lo que no es tú caso, ni creo que te pueda interesar.
Ante tal lluvia de argumentos solo se me ocurrió maldecir..
-¡Maldita sea, ahora que ya casi lo tenia, el pájaro ha volado!
Octavio me observó dubitativo antes de comentar.
-¡No te preocupes, ese te ha cogido miedo al ver tus avances!

CAPITULO VII

Buscando a plinio

Desde que Plinio fue liberado, no he dejado ni un momento de buscarlo por todas partes sin encontrar la mínima pista, es como si se lo hubiese tragado la tierra, todas mis pesquisas han resultado infructuosas, inútiles.
Conociendo sus aficiones he acudido a todas los sitios donde supuse que lo pudiera localizar, lugares muy reservados cómo burdeles, ya que sabia sus aficiones. Estos lugares no me resultaron difíciles de encontrar, por suerte conocía a algunos jóvenes de mis andanzas juveniles que los conocían muy bien, solo tuve que ponerme en contacto con uno y este que se llamaba Lucio se ofreció a acompañarme extrañándose algo cuando advirtió que en realidad lo que yo buscaba era a un hombre.
La verdad es que debió extrañarse demasiado porque a partir del dia que supo que lo que me interesaba era un hombre cada vez que iba a buscarlo me recibía con excusas para no acompañarme, Y o naturalmente no le conté mi problema con Plinio , no me pareció conveniente ir contando a nadie mis problemas. Los sitios donde se organizaban orgías no me resultaron tan fáciles de visitar, Lucio, no se porque se negó a investigar, lo que me obligó a buscar a algún experto en el tema; tras mucho indagar me eché la mano a la cabeza y me dije: Mira que soy tonto, las orgías son realizadas con la intervención de prostitutas normalmente, así que tuve que volver a uno de aquellos prostíbulos, elegí a la que me pareció más guapa de las mujeres que allí habían y una vez le pagué lo estipulado le dije:
Yo iré detrás de usted, ¿De acuerdo?
Seguí a la chica por una escalera sombría y cochambrosa hasta un piso en que entramos a una habitación no menos sombría y cochambrosa en donde la chica empezó a desnudarse.
-¡Un momento, por favor, no he venido para eso, solo quiero hablar contigo un rato!
Casi le supliqué azorado.
La chica que aparentaba unos treinta años me miro muy sorprendida como si yo fuera un bicho raro y muy enfadada alegó.
-Tanto musculito y resulta que no le gustan las mujeres, no si cuando yo digo que en esta vida te encuentras de todo. ¿Y de que quieres que hablemos? ¿De mariconadas?
Estoy buscando a un amigo que se llama Plinio Es algo mayor que yo, tendrá unos treinta años aproximadamente, yo tengo veintitrés y como no lo encuentro por ningún lado he pensado que quizás en algún lupanar o donde organizan orgías lo pueda localizar. ¿Tú sabes donde hay alguno de esos sitios?
La hermosa prostituta me miró con rudeza antes de contestar:
-Precisamente mañana tengo que ir a una orgía.
-Me gustaría ser tu acompañante, pagando lo que digas, claro.
-Eso no puede ser, pero si quieres puedo indagar por ti. Y eso te lo haré gratis, para que veas que las mujeres tenemos cosas buenas.
Cómo no me gusta que nadie me tome por lo que no soy le advertí:
-Creo que hay un mal entendido, a mí como a todos los hombres normales me gustan las mujeres, lo que pasa es que no tengo costumbre de estas cosas, y si busco a uno es por asuntos de negocios. No me gusta que me confundan.
La chica me miró y haciendo un mohín de complicidad preguntó:
-La verdad es que no he conocido a ninguno que entre a mi habitación y no se me eche encima inmediatamente como un loco, por eso te he considerado como un bicho raro, perdona.
Mi contestación no fue meditada ya que de haberlo hecho no hubiera dicho lo que dije, su colaboración si se enfadaba habría terminado y eso no me interesaba en absoluto.
-Mira chica (le dije) Si me comporto de esta forma es porque he sido gladiador y soy campeón de grecorromana en todo el Imperio, los que realizamos esta clase de deportes tenemos muy en cuenta nuestro estado físico que especialmente en la lucha de gladiadores es importantísimo, hay que estar al cien por cien porque nos jugamos la vida. No lo digo por ti que estas muy lozana y dan ganas de comerte, pero he conocido a más de ún gladiador que tras estar con alguna de vosotras una noche perdió la vida al día siguiente, es más, conozco a otro que cogió una enfermedad sexual y ya no solo no puede luchar, ni tan siquiera correr diez metros sin asfixiarse.
Después de oir tales argumentos ella me dio la razón con las siguientes palabras.
-Haces muy bien de no fiarte de nosotras, si yo te contara casos te pondrías a temblar y saldrías de aquí lo más veloz que pudieras. En este oficio hay mucho peligro, no te fíes ni de mí ni de nadie.
Te admiro como hombre. Un hombre capaz de controlar sus instintos vale por mil.
Me gustaría ser tu amiga, tu amiga Livia, para lo que haga falta y te aplaudo por ser como eres, aunque si todos pensaran como tú, las que nos dedicamos a este negocio nos quedaríamos sin clientela.

Recorrí con Livia todos los Prostíbulos también llamados lupanares, según que categorías.
En tales lugares igual encontrabas prostitutas que prostitutos.
En algunos lupanares de aquellos me tropecé con varios gladiadores conocidos que ganaban un sobresueldo ejerciendo el oficio más antiguo del mundo.
Loa gladiadores tenían mucho éxito tanto con hombres como con mujeres, estos antiguos compañeros no se extrañaron ni un ápice al verme por aquellos tugurios pensando que iba por allí para hacerles la competencia.
Siempre que me tropezaba con alguno de aquellos gladiadores en un lupanar y aprovechaba la ocasión preguntándoles por Plinio ya que ellos lo conocían perfectamente.
Después de estar casi dos semanas buscando a Plinio por todos los prostíbulos de Roma acompañado por Livia que conocía aquel submundo mejor que nadie, sin ninguna novedad, decidí cambiar el itinerario, iniciando un nuevo peregrinaje también con Livia que conocía algunos involucrados en ciertos lugares de vicio donde se reunían delincuentes y consumidores de drogas variadas.
En aquel ambiente, solo encontramos a una persona que nos habló de Plinio.
Livia conocía muy bien al tipo en cuestión al que pagué con unas monedas y hablo hasta por los codos todo lo que sabía.
Era este uno que vendía estupefacientes, drogas diversas a los pequeños traficantes y consumidores.
A Plinio lo consideraba más que amigo cómo cliente, y me dijo, ante unas copas de vino y el puñado de monedas acordado.
–Plinio. Antes de irse al extranjero a un lugar que no me quiso decir, me informó que estaba perseguido por una persona muy poderosa para matarlo.
Que estaba temeroso del poder de aquella persona y para que no lo encontrase nunca se iba a vivir a un lugar remoto donde nadie lo conociese y que se cambiaria hasta de nombre.
Después de hablar con aquel delincuente, nadie más me ha sabido dar la más mínima información de su posible paradero, creo que se me ha escabullido de entre las manos cómo un puñado de aceite cuando estaba convencido de que lo tenía atrapado. Ya solo me quedaba una remota esperanza, que el destino me fuera propicio.
Todos mis desvelos, mis sacrificios por situarme y rebasar su nivel cómo luchador y gladiador no me han servido absolutamente de nada. En aquellos momentos me sentia como un desgraciado burlado por otro desgraciado.
He derrochado cuatro años de mi juventud aprendiendo cosas que no me interesaban en absoluto.
Solo me movía el deseo de acabar con su vida y vengar a mi familia. Aquella familia inolvidable.
Ahora solo puedo presumir de ser campeón del Imperio de lucha grecorromana, cosa que me ha servido para atesorar títulos y dinero, algo que a muchos les llenaría de felicidad pero que a mi solo de tristeza, ya no se que hacer, me siento fracasado completamente.
Nunca olvidaré a mi familia. Ese pensamiento me persigue tanto de día cómo de noche, a todas horas, los horrores de aquella velada nunca se borrarán de mi atormentada mente.
En la elegante villa de mis tíos ahora mis padres, no entienden mi tristeza perenne, nada de nada, no comprenden porque tanto prepararme para ser gladiador y cuando me encuentro formado como el mejor, abandono sin haber hecho ni un combate, aunque eso les alegra porque les parecía una locura.
Un día hablando con ellos, no sabiendo cómo justificar mi decisión les dije que había cogido un poco de miedo a eso de luchar contra gladiadores, que históricamente todos terminan muriendo bajo la espada lanza o tridente de algún otro.
Uno de aquellos días mi tío Ovidio me dijo confidencialmente:
-Ya hace varios años que eres mayor de edad y deberíamos hacer cuentas.
Tu madre Agripina y yo hemos llegado a la conclusión de que tú tiempo de hacer locuras ha sido superado y deberías ocuparte de tus negocios, nosotros ya somos mayores y nos sentimos muy cansados de tantos problemas, necesitamos terminar nuestras vidas dedicándonos a disfrutar del tiempo que nos quede.
No creas que te vayamos a abandonar sin más ni más, tus tierras han dejado una cantidad de dinero considerable y eres rico, nuestra misión ha concluido satisfactoriamente,
El día que quieras pondremos final a nuestra condición de tutela entregándote tus bienes.
No por eso como ya he dicho nos desconectamos de ti, al contrario te consideramos un hijo aunque seas de adopción y te vamos a querer siempre mientras que los dioses nos lo permitan.
Tienes todo nuestro cariño y te ayudaremos en todo lo que podamos siempre.
Mi tio Ovidio, entonces mi padre, mientras hablaba se iba secando las lágrimas como si se estuviese despidiendo para siempre, mientras mi tía madre, me miraba muy seria sin decir nada, observando cómo yo también me emocionaba.
Después, se apoderó de la estancia un silencio denso que duró un lapsus apenas unos segundos que aprovechó mi padre para seguir exponiendo otras cuestiones que yo ignoraba pero que eran esenciales.
-Seguramente sabes que los senadores y su familia directa tenemos prohibido manejar negocios, por eso cuando te adoptamos, los negocios de las tierras y todo lo de tus padres anteriores, ni yo, ni tu madre Agripina podíamos realizarlos por esa prohibición y por eso los pusimos en manos de una persona de confianza que ha actuado con suma honradez bajo mi vigilancia. Ahora esa persona que se llama Tácito Petelio ya ha envejecido como nosotros y también necesita que lo reemplacemos, por eso mismo debemos hacer cuanto antes la entrega de la villa Azul y sus bienes a tu persona. Deberás hacerte cargo de esos bienes lo antes posible.
Ya sé que esas cosas van a tropezar con tus aficiones, pero son tu futuro, debes tomar conciencia de esas obligaciones sin dilación o bien buscar a alguien que este preparado y dispuesto para hacerlo en tu nombre.
Nosotros hicimos lo que nos pareció mejor para todos.
Si no puedes o no deseas cargar con estas cuestiones financieras y agrícolas, me lo dices y te buscaré otra persona que lo haga como hasta ahora ha hecho mi amigo Tácito.
-(Vaya solo me faltaba esto para terminar de solucionar mis ansias de venganza) Pensé mientras mi cabeza daba vueltas intentando asimilar tantos problemas surgidos espontáneamente, así que me limité a sugerir:
Cuando terminó de hablar mi padre Ovidio, un escalofrío me sacudió todo el cuerpo, si me dedicaba a estos asuntos, podía dar por olvidado a Plinio y esoera tan imposible para mi como dejar de respirar. Por eso le contesté sin pensarlo mucho.
No sabes lo mal que me viene este cambio en estos momentos que tengo que revalidar mi titulo de campeón de lucha con varios combates que ya están programados.
Si te parece bien di a Tácito que por favor me conceda un par de meses más y se cuide de mis negocios hasta que yo pueda hacerlo o encontremos a la persona idónea que lo pueda sustituir.
Después de esta conversación, pensé que tal vez Livia que conocía a tanta gente me pudiera ayudar, claro que las personas que ella pudiera conocer seguramente fueran de escasa confianza dado los lugares en que se desenvolvía, pero como me caía bien, al menos le daría un motivo para que me considerase un buen amigo y posiblemente en otra ocasión ella localizase una pista para encontrar al odiado Plinio, al que no me podía quitar del pensamiento, ni aquellas escenas en que abusaron de toda mi familia como si fueran perros y la aniquilaran después.
Nunca, por muchos años que viva podré olvidar lo que el y sus compañeros hicieron con mis hermanas, desvirgándolas follándolas y matándolas después ni lo que hicieron con mis padres que aún fue peor y con mis hermanos a los que les cortaron la cabeza. Esas cosas no podré olvidarlas nunca, he de poner a trabajar todas las opciones posibles para encontrar a ese asesino y Livia es una de las mejores. Solo la suerte me podia ayudar, no tenia otra alternativa para elegir.
No sin estudiarlo concienzudamente decidí contar a Livia mi problema, algo dentro de mi me indicaba actuar sin dilación.
La localicé al día siguiente en el prostíbulo donde ejercitaba y le pedí que me escuchase porque quería contarle algo muy delicado.
Nos sentamos en una mesa y pedimos algo para beber, ella un vaso de naranjada y yo de vino, vino que no llegué a probar
Resulta que un borracho se nos acercó sin ninguna delicadeza y cogió a Livia de un brazo tirando de ella a la vez que le gritaba.
-Vamos a follar que aquí no haces nada con este fantoche.
Ante tal insulto no me pude contener y me levanté de inmediato, pero al ver en que condiciones se encontraba aquel individuo le reprendí amablemente para que nos dejase en paz.
Por favor déjenos tranquilos y vaya a que le de un poco el aire a ver si se le baja la borrachera.
El borracho parece que no comprendió bien lo que le dije, ya que se abalanzó impetuosamente contra mi sin mediar palabra, consiguiendo que lo esquivase y le diera un empujón tirándolo al suelo. Momento en que otros tres que debían ser sus amigos se me acercaron rodeándome; uno por detrás intentó sujetarme para que otro de ellos me atizase algún puñetazo o lo que es peor darme una puñalada, ya que uno malcarado la esgrimió con intención amenazante.
No creo que se apercibieran de nada, en un santiamén me desprendí del que me había sujetado por la espalda, dandole un cabezazo y después un puñetazo al que exhibía la navaja y al que quedó lo levanté en el aire y lo lancé contra la pared de la que al chocar cayó sobre una mesa ocupada por otros dos que hablaban de sus cosas.
El caso es que los dos que quedaron con conocimiento cogieron a los otros que lo habían perdido y sin rechistar se los llevaron a la calle para reanimarlos y ya no entraron dejándonos a los demás tan tranquilos.
Livia se quedó muy impresionada por mi reacción y forma de solucionar aquel pequeño conflicto, a lo que no di la mínima importancia por tratarse de cuatro borrachos sin idea de con quien se la estaban jugando.
Bueno te he venido a buscar para ver si tú que tratas tanto con personas, conoces a alguien entendido en comerciar con los productos del campo porque resulta que al morir mis padres las tierras que me dejaron de herencia fueron supervisadas por un hombre experto en el negocio de la agricultura y ganadería pero como ya esta muy viejo me ha dado un plazo de un par de meses para que me busque a otra persona que ocupe ese cargo.
-El sueldo es el diez por ciento de lo que se comercie que en este caso cada año supera los cincuenta mil .
-¿Cincuenta mil, que?
Me preguntó ella un poco sorprendida al no entender bien de que monedas hablaba.
-Denarios de plata
Contesté sonriendo muy ufano
Con los ojos desorbitados por la sorpresa, ella comentó:
-¿No me tomas el pelo? Porque si ganas tanto debes ser rico y la verdad, hay cosas que no comprendo.
¿Si eres tan rico que haces buscando al PLinio ese del demonio y ahora a otro tio comerciante?
Yo misma he estudiado economía y sin embargo nunca encontré trabajo porque siempre preferís a tíos.
-A las mujeres solo las queréis para practicar sexo.
Tras un breve intervalo de silencio, añadió:
– Perdona a ti no me refería, a ti no te entiendo, eres el tío más extraño que he conocido y he conocido tíos a montones. En fin así es la vida.
Deje a Livia que se explayara a gusto contando lo de los tíos pero lo de que había estudiado economía me dejó un poco sorprendido y le pregunte a bocajarro.
-Si tanto sabes, si tanto has estudiado dime… ¿Qué haces aquí ejerciendo como una triste puta?
– Mira chico, te consiento que me insultes cuanto quieras, quizás me lo merezco pero sepas que nunca he sido triste.
Sonreí y le contesté:
–Bueno pues te voy a decir una cosa, ya que me consideras un tio especial te voy a dar la oportunidad de tu vida.
Te voy a contratar para que controles mis negocios por un año y si lo llevas bien te haré un contrato indefinido ¿Aceptas? Piénsalo y deja esto, que no comprendo por que estas metida en esta vida. Mañana vendré aquí mismo con el contrato, si es que te sigue interesando.
Su respuesta estuvo repleta de gratitud al contestar:
¿Cómo que si me interesa? ¡Pero si lo que me ofreces es mil veces mejor que esta triste vida y no lo digo para que te rías, lo digo porque tengo necesidad de ganar dinero para mis dos hijos, un niño y una niña. Hijos que tuve a la edad de catorce y quince años con un niñato engreído incapaz de trabajar en nada y que nos abandonó
para ingresar en el ejercito donde dijo que le darían de comer y donde dormir sin trabajar. Lo que no sabía era que un año después moriría en combate.
Por eso al encontrarme sola en Roma sin otra familia que mis hijos, ya que mis padres fallecieron en una epidemia que asoló mi pueblo, no tuve más remedio que dejar mis sueños y dedicarme a esto.
No me ha gustado nunca hacer este trabajo, si se puede llamar así, no encontraba nada, y mis hijos tenían hambre, mucha hambre, y caí. Sabe Dios que esta vida me da náuseas pero el hambre de mis hijos había que eliminarlo o se me morirían.
No pude esquivar las miradas ansiosas y ofertas de los hombres.
Pero repito, sobre eso que has dicho de que soy una triste puta no estoy de acuerdo, yo nunca he sido nada de triste, mi carácter siempre fue muy alegre, si mi cara muestra seriedad, no es tristeza es decepción, indignación ante el desprecio que la sociedad establece contra mi, contra todas las mujeres. De eso me quejo. ¿Acaso una mujer que ha estudiado…No tiene el mismo derecho que un hombre que haya estudiado lo mismo?
Ahora, con tu oferta de un trabajo decente no sé que pensar de ti ¿Eres un rico caprichoso? ¿Acaso me parece un gran misterio eso de que busques al tal Plinio como si en ello te fuera la vida. Eres un ser muy diferente a todos los que he conocido.
Ante tantas preguntas no tuve más remedio que advertirla de algunos puntos que se me habían olvidado pero que eran importantes, por eso me acerque a ella y en tono confidencial le dije:
-Si aceptas mi oferta mañana te presentaré a mis padres adoptivos y ellos te irán informando de cuanto tendrás que hacer, ya que yo tengo otros proyectos y me verás muy poco. ¡Ah! Que no me olvide, cuando hables con ellos les debes hacer creer que mi ilusión ante todo es ganar combates y viajar, porque a partir de un día de estos creo que voy a buscar pistas por todo el mundo hasta que encuentre a Plinio y ni se te ocurra nombrarlo para nada, ellos no deben saber nada de ese hombre al que odio más que a nadie; si te digo todo esto es porque no quiero que ellos estén preocupados. Para que no te queden dudas sobre lo que me impulsa tanto a buscar a ese te lo contaré en breves palabras.
Plinio y una banda de desertores entraron en la villa Azul que era nuestra casa una noche y mataron a toda mi familia. A mis hermanas las desfloraron y después de violarlas cuanto quisieron les cortaron la cabeza, bueno no quiero explicarte más, el caso es que a mi me salvó una patrulla de policía que los perseguía por ser desertores legionarios, aunque Plinio que era el jefe de aquellos asesinos logró escapar, y juré que mi vida la emplearía entera para buscarlo durante el tiempo que fuera y lo mataría para vengar a mi familia.¿Comprendes ahora mi obsesión por encontrar a ese criminal?
Livia mientras le conté el resumen de aquella terrible noche me observaba muy atenta y cuando finalicé mi relato exclamó sorprendida:
-¡Ahora lo comprendo todo, tú eres el señor tan poderoso al que tanto teme Plinio¡
Por mi no te preocupes guardaré el secreto, pero ten cuidado con ese asesino, no sea que te localice él a ti y te prepare alguna trampa. Esa gente nunca esta sola, siempre encuentran a otros de su misma calaña que les ayude.
Después de hablar un rato más de cosas sin importancia y viendo que los parroquianos no nos quitaban ojo de una forma molesta, tras haber quedado para el día siguiente decidimos marcharnos.
Le ofrecí cierta cantidad de dinero, para que pudiera vivir sin problemas, pero ella sorprendentemente lo rechazó y como habíamos acordado una cita para el día siguiente para presentarla en la villa de mis padres adoptivos nos despedimos ante las inquietas miradas de los puteros que ni por un momento dejaron de observarnos.

CAPITULO VIII

EL LEGIONARIO

Anteayer en el bar del prostíbulo La estrella Luminosa, unos colaboradores de la legión internacional de Roma vieron como derrotaba a cuatro hombres dejándolos fuera de combate en menos de cinco minutos y ayer se presentó un legionario con un papiro en el que me citaban de una oficina gubernamental; llamamiento en el que decían que tenían que hablar conmigo de algo muy importante.
Aquel mandato o citación me puso muy nervioso y tal inquietud no se me quitó hasta que no me enteré de lo que se trataba por lo que llegué antes de que abrieran el negociado de la legión de Roma.
Me recibió un legionario que me pareció el que me entregó la citación el día anterior, lo que me puso un poco nervioso ya que si me tenían que decir algo importante como dijeron en el pergamino. ¿Por qué no me lo dijeron en ese momento? ¡Vaya forma de fastidiar!
El legionario me pidió amablemente que lo siguiera hasta un despacho al fondo de un pasillo lleno de puertas que seguramente eran las de otras oficinas y una vez sentado ante una pequeña mesa tras al cual se acomodó aquel y donde ya estaba otro escribiendo algo sobre un papiro, y que reconocí como uno de los que me vieron pelear en el prostíbulo, dijo:
-Lo hemos investigado a usted y averiguado que es campeón de lucha grecorromana del Imperio y que además ha recibido un entrenamiento muy completo de gladiador siendo considerado por su entrenador y compañeros como un extraordinario luchador.
Al oír aquello me quedé pensativo muy preocupado.
Los luchadores de grecorromana tenemos prohibido organizar peleas callejeras ni en ningún sitio fuera de los campeonatos o peleas legales. Por tal motivo al escuchar eso creí que me acusaban de algo ilícito y me querían sancionar, con una suma de dinero, desposeerme de mi titulo de campeón o lo que era peor eliminarme de cualquier competición, así que inmediatamente me puse a la defensiva alegando:
Aquellos hombres eran unos borrachos que faltaron al respeto a la mujer con la que estaba hablando y al reprenderlos educadamente me atacaron y tuve que defenderme. Eso lo puede corroborar el empleado del lugar y los parroquianos que había allí en aquel momento, uno de los cuales creo que era usted
Los dos que habían venido preguntando por mí, al escuchar mis alegaciones se miraron sonriendo y el más alto, un hombre que aparentemente parecía un pastor y que yo confundí con un policía habló arrastrando las palabras dándose cierta importancia.
-Tranquilícese hombre que no somos policías ni nada de eso, somos informadores del ejercito, lo vimos todo en el tugurio; en esta ocasión estamos en misión secreta y venimos directamente mandados por el mismo Octavio Cesar Augusto, para llevarlo a su presencia.
Me quedé asombrado creyendo que era una broma ¿Cómo podía ser que el mismo emperador quería verme?
-¿Esto no será una broma?
Pregunté a los informadores que para mi eran simples espías, Esta clase de vigilantes eran utilizados desde hacia más de cien años.
-No tema, no es ninguna broma, nosotros lo acompañaremos ahora mismo si le parece a usted bien.
Tanta amabilidad me sorprendió, tenía entendido que una orden del emperador debía ser atendida de inmediato, por eso respondí
Para mi será un honor acudir prestamente.
El palacio del emperador apenas distaba de donde nos encontrábamos unos doscientos metros: acompañado por uno de los legionarios fuimos andando y cinco minutos después entrábamos en tan suntuoso edificio.
Ya en presencia del egregio personaje, este me hizo pasar a un salón muy lujoso repleto de cuadros y estatuas, la mayoría representando a los dioses y otras a figuras tales como guerreros emperadores y figuras del deporte entre estas había una dedicada a mi luchando con un león grandísimo, y pensé ( Quien habrá sido el cretino que me ha hecho esta escultura tan disparatada?)
El gran personaje, al ver que me estaba fijando en aquella estatua me dijo.
-Esa escultura la mande hacer cuando te vi. luchando sin armas en el estadio contra un gladiador armado, me impresionaste mucho y esta escultura es tal como yo te imaginé luchando contra un león. He ordenado que se te siga y se investigue todo lo que sea sobre ti y he averiguado muchas cosas como que el gladiador es un enemigo tuyo, que ha desaparecido de Roma, seguramente huyendo de ti.
Sin embargo mis informadores no han averiguado el destino de ese gladiador que ha conseguido la espada de madera y su libertad al vencer a cuarenta contrincantes en dos años.
Pero vamos al asunto que me interesa, te he traído aquí para proponerte un par de cosas.
En primer lugar me gustaría que fueras de mi guardia personal y en segundo, si ese destino no te satisface necesitamos hombres como tú, con cultura y destreza para formar una patrulla de espías o informadores secretos que viajaran por todos los países del imperio como soldados que disfrazados de paisano se infiltrarán entre las gentes y nos irán transmitiendo por nuestros correos cualquier novedad que observen en esos países gobernados por nosotros. Tales soldados se irán desplazando donde se les ordene, se pondrán bajo las ordenes de los procónsules de cada lugar y actuaran como aquí se les indicará. Debo advertirte que el destino que elijas, en ambos casos son muy importantes y peligrosos, deberás viajar a caballo de un lugar a otro continuamente tanto si te decides a ser de mi guardia personal
cómo a informador de asuntos exterioriores.
Otra cosa que debo decirte es que como ciudadano libre puedes rechazar ambos destinos, o pactar por un tiempo determinado que después si te interesa prolongaríamos en sucesivos contratos, o sea que se te concedería un tratamiento especial por los servicios prestados a Roma.
Estas ventajas son diferentes a las actuales y solo te las ofrezco a ti por la gran estima y admiración que sentí en el estadio Máximo por aquella lucha tan emotiva que me impresionó como nunca me había emocionado nada.
Mientras hablaba el emperador lo hacia sentado en su trono, solo observado por su guardia personal y varios personajes que deduje serian lacayos o bien secretarios o algo parecido, a pesar de haber tantas personas , ya que conté unas diez, el salón estaba completamente vacío y envuelto en un silencio sepulcral.
La verdad es que ser de su guardia no me interesó en absoluto, no así el otro ofrecimiento que me permitía viajar por todo el imperio y quien sabe si así algún día encontrase a Plinio cuya brutalidad criminal no se me iba del pensamiento ni de día ni de noche.
-Majestad, para mi es un honor que haya pensado en mi para servirle pero considero que seré más útil para nuestro país siendo un policía secreta dentro del ejercito vigilando los intereses de Roma en todo el mundo.
No obstante quisiera hacerle una consideraciones, su majestad tiene el poder suficiente para obligarme a ir a donde sea, incluso es dueño y señor de mi vida como la de cualquier súbdito romano, sin embargo me gustaría como hombre libre tener un trato distinto a las normas establecidas.
El emperador sonriendo me preguntó:
-¿Qué normas quieres alterar? ¿Acaso te parecen pocas las que te he propuesto?
Mi contestación creo que fue clara y concisa, le hice este comentario, y eso si, con cierto temor a la reacción que pudiera tener el emperador, del que había oído decir que tenía mal genio y era muy autoritario, no permitiendo que se le discutieran sus órdenes.
Como sabrá su Majestad los contratos para ingresar en el ejercito son de minimo veinte años y estar en el ejercito tantos años; son muy duros y difíciles de soportar para un joven y por eso creo yo en mi humilde opinión que muchos soldados se desesperan al no tener una mujer y una familia por lo que yo creo que esa es la razón culpable de tantos desertores,
También pienso que por eso es difícil encontrar soldados que han de comprometerse tantos años y durante ese tiempo se deben en cuerpo y alma al ejercito de tal forma que no pueden pensar ni en broma en formar una familia ni casarse o juntarse con nadie de otro sexo ni de ninguna clase, ya que les está prohibido; pues bien, yo estoy en una situación acomodada y no necesito, salvo que su Majestad no lo considere así, alistarme a ningún sitio, siento que Roma me necesita y estoy dispuesto como buen romano a servir a mi patria el tiempo que sea necesario y si es preciso derramar hasta la última gota de mi sangre por ella, pero dada mi situación en la que debo vigilar el bienestar de muchas familias que trabajan en mis fincas me gustaría que en un principio me autorizasen a firmar contratos de un año prorrogables mientras me fuera posible atender las funciones obligatorias que me asignasen como soldado.
La contestación del emperador no pudo ser mejor, me quedé petrificado de contento.
-Tus palabras están llenas de sabiduría y me parecen muy acertadas.
Precisamente sobre el ejercito en el congreso se están estudiando algunas normas que quiero adaptar a los nuevos tiempos.
Por ejemplo, tú has mencionado una idea muy valiosa y se trata de eso, de los derechos del soldado a formar familia y sobre lo de alargar o acortar el tiempo del servicio militar que tal como es ahora también me parece excesivo.
Actualmente estamos estudiando esa cuestión con mucho interés. De momento tus argumentos los considero aceptables y serás el primero en disfrutar del contrato de un año al servicio de la patria. Al menos, nos servirá de experiencia.
De todas formas sobre eso ya te he hablado antes y no hay ningún problema.
Mis últimas palabras fueron de gratitud, había oído decir que al emperador Augusto no se le podía contradecir porque se enfadaba y eso era muy peligroso. Mis últimas palabras fueron de agradecimiento y satisfacción.
-Solo quiero expresarle mi agradecimiento por haber pensado en mí, espero que me destine a la unidad que su majestad considere y me incorporaré a ella inmediatamente.
Apenas pude despedirme de nadie, todo fue muy precipitado, antes de hacerlo con el emperador este mandó escribir en un papiro la orden por la que en ese momento me destinaba a un contingente que debía ponerse en marcha de inmediato.
Veinticuatro horas después me ponía a las órdenes de Poncio Pilato que seria el jefe del grupo.
Salimos de Roma a caballo dos días después y durante el trayecto de aquellas largas cabalgadas por los caminos construidos durante la república y ahora prolongados por nuestro gobierno, Pilato me eligió como secretario y me iba informando de cuantas novedades íbamos encontrando por los distintos territorios y yo los iba escribiendo en unos papiros que enviábamos a Roma, al emperador.
Para el correo, el gobierno había instalado a cierta distancia unas de otras oficinas de correos donde paraban los empleados que a caballo se iban relevando de tal forma que descansaban y al siguiente dia volvían a su lugar de origen con el correo que les llegaba de dirección contraria, también habían los correos de carga que en tal caso se hacían con carros, aunque eran un poco más lentos que los otros ya descritos. También se hacían servicios en barco si era necesario.
No creí que tuviese tanto trabajo y me sorprendió la gran cantidad de papiros que tenía que escribir resultado de las conclusiones que íbamos observando.
Las estrategias que empleábamos eran diversas, como todos sabíamos varios idiomas, en el sitio en el que debíamos investigar usábamos normalmente el nuestro, el latín, pero en otras circunstancias el del país que pisábamos, todo dependía en querer o no que nos entendiesen o que creyesen que éramos extranjeros y no los entendíamos a ellos.
Tenía que redactar un sinfín de comunicados sobre el ejército con los que contaban en cada país los gobiernos autóctonos y los que allí teníamos nosotros.
También era importante hacer un estudio de las obras que realizasen, del comercio, de su agricultura de sus carreteras de sus niveles de orden y estabilidad social, de su sistema sanitario y cultural, en fin, de todo.
Por lo visto había que vigilar cualquier conversación de taberna de los parroquianos para lo que varios soldados adoctrinados en la labor de espionaje y disfrazados de campesinos se infiltraban entre las gentes de toda condición sacando conclusiones de lo que se opinaba, especialmente sobre nosotros, los romanos.
El emperador tenia mucho interés en nuestro trabajo gracias al cual se pudieron evitar varios conflictos bélicos.
Ya en la capital de Siria que se llamaba Antioquia empezaron los problemas para los investigadores, sobre todo para mí.
Una de las ideas que me habían influenciado a la hora de aceptar lo que me ofreció el emperador Cesar Augusto fue que emplearía a los demás investigadores en mi provecho para encontrar a Plinio, Si viajábamos por todo el Imperio Romano estudiaría sobre la marcha la forma de investigar que todo el sistema de informadores de todos los paises del Imperio trabajasen de forma sesgada para mi ofreciendo una recompensa de cien denarios de plata al que me diera noticias del paradero de Plinio.
A pesar de tanto trabajo, yo personalmente no perdía ocasión de buscar a mi odiado Plinio aunque también empleando a los mismos espías para que como la cosa más natural sonsacaran a las gentes por si conocían a un tipo de las características de aquel un individuo de aspecto hercúleo al que le faltaban varios dientes, mirada severa y que un año antes vivía en Roma. Los espías eran amigos además de compañeros y les había prometido cómo ya dije antes un premio de cien denarios si lo localizaban y me lo comunicaban solo a mí.
Ya habíamos visitado casi todo el imperio cuando me encontré envuelto en una desagradable pelea de borrachos como me sucedió tiempo atrás en Roma, pero esta vez no hubo por medio ninguna mujer, simplemente varios hombres de aspecto normal se me acercaron y me invitaron a beber con ellos. Como no los conocía de nada me pareció harto sospechosa aquella invitación y la rehusé diciendo:
Gracias, pero no acostumbro a beber alcohol.
Entonces se empezaron a reír a llamarme maricón y cosas parecidas a las que no hice caso considerando que debían estar bebidos o algo similar ya que no comprendía tales manifestaciones ni por que me invitaban sin conocerme de nada.
Total, que viéndose rechazados se empezaron a propasar intentando hacerme beber de una botella que me ofrecieron argumentando:
-Si no te bebes esta botella de vino te vamos a colgar del cuello hasta que te mueras. ¡Mira que despreciar una invitación! ¿Pero tú quien te crees que somos, unos payasos? Bébete hasta la última gota ahora mismo y sin rechistar, imbecil. ¿Te crees que das miedo por que tengas musculitos de gimnasio barato?
Me volví de espaldas dándoles a entender que no les hacía caso, que no quería complicaciones con ellos, pero el resultado no fue como yo esperaba, pensé que si me desentendía terminarían dejándome tranquilo, pero no fue así, uno de ellos, el más alto me sujetó de un brazo tirando de mi mientras otro me restregaba la botella por la cara intentando que bebiera el vino que debía contener.
La verdad es que una cosa tan incomprensible nunca me había sucedido y mi paciencia llegó al limite dándole un puñetazo en las narices al que me restregaba la botella, saliendo disparada de su mano yendo a estrellarse contra el mostrador del establecimiento, lo que no debió gustar a los otros tres o cuatro que sin mediar palabra se arrojaron sobre mi siendo recibidos por una lluvia de mamporros. Incluso me satisfizo levantar al más gordo en vilo aprovechando el mismo impulso que el hizo al saltar sobre mi y arrojarlo contra una mesa que quedó partida en dos trozos, en un santiamén los dejé sin conocimiento desparramados por el local.
Luego, como que había ido allí solo pensé que lo mejor era marcharme, lo que hice sin despedirme de nadie ya que a nadie conocía
Al otro día Pilato me dio la orden de ir por la noche, vestido de aldeano a un tugurio donde acostumbraban a ir soldados nacionales quiero decir del régimen sirio ya que entonces estábamos en ese país Siria, el caso es que al cruzar por un callejón solo alumbrado por la incipiente luz de la luna menguante, de la oscuridad surgieron varios hombres armados con cuchillos de dimensiones escalofriantes que se abalanzaron sobre mi sin mediar palabra.
Imaginé que querían atracarme, y aunque no me pareció muy claro el asunto me volví por donde había venido saliendo corriendo como alma que lleva el diablo, escapando de aquel peligro del que sin duda venían con muy malas intenciones. Después di un rodeo para ir al lugar que me habian mandado y una vez allí alguien que noté que me seguía empezó a hablar con varios, que en una mesa del rincón más apartado jugaban a las cartas advirtiendo que me observaban con curiosidad.
Antes de que me diera cuenta ya se encontraban a mi lado haciendo como que estaban por sus cosas hablando en voz baja. Entonces uno que se había puesto junto a mí, me dio un codazo y en vez de disculparse me increpó con estas groseras palabras.
-Oye imbécil, a ver si miras por donde andas que me has empujado y te voy a pegar un puñetazo en los morros si vuelves a hacerlo.
Como no quería líos, le contesté amablemente:
Perdone, ha sido sin querer.
Aquel, dirigiéndose a los que antes jugaban a las cartas en el rincón y que ya se habían acercado simulando curiosear les dijo:
-¿Os habéis fijado en el chulo este que se cree con derecho a molestar a todo el mundo? ¿Qué os parece si le damos un escarmiento para que no vuelva más por aquí?
Viendo el cariz que tomaba el asunto ya que eran al menos media docena y me pareció muy peligroso pelearme con tantos, les dije mientras me acercaba a la puerta con la intención de salir corriendo en el caso de que me atacasen, cosa que por lo visto era costumbre en aquellos tugurios de mala muerte:
-Tranquilos que ya me voy,
Sin embargo, enseguida se dieron cuenta de mi intención y uno se puso ante la puerta gritando a los otros.
-¡A por él, que no escape matadlo!
Aquello fue la gota que culminó mi paciencia, me lance furioso contra el que me bloqueaba la salida dándole un soberbio empujón y salí de aquel antro echando chispas.
A Pilato le dije que no había descubierto nada especial, que allí los parroquianos solo hablaban de vino y mujeres.
A mi me pareció que lo que me estaba sucediendo no era normal y pregunté a otros que hacían investigaciones como yo y en efecto a ellos nadie les atacó ni molestó en absoluto. Por tal motivo desde aquel día intenté ir acompañado de otros compañeros para evitar conflictos, cosa que no logré totalmente ya que sufrí varios altercados de los que afortunadamente salí siempre ileso. Indudablemente lo que me sucedía no era normal, alguien quería quitarme del medio. Cada vez me atacaban mas personas y con más saña ¿A ver si Plinio estaba tras estos sucesos?
Ante aquellas sospechas, tenía que elaborar una estrategia, y pensando pensando, me pareció que de los que me atacaron siempre había un par que me parecían los mismos. Me gravé sus imágenes en la mente, uno era bajito y regordete con la nariz torcida como si se la hubieran desviado de un golpe, el otro de complexión atlética, estatura normal, aproximadamente de un metro setenta, calvo, sobre los treinta años y pico, bizco, tenia una cicatriz en la frente que le daba un aspecto siniestro. Ambos creí haberlos visto en más de una ocasión.
Lamentablemente no pude seguir mis investigaciones porque recibimos un correo de Roma en el que se nos comunicaba que el emperador Octavio Cesar Augusto había muerto y que desde aquel momento lo había sustituido Cesar Tiberio, heredero del Imperio Romano tal cómo se quedó acordado con Augusto anteriormente.
Por aquel entonces, considerando sus méritos Pilato era ascendido a procónsul de Palestina nosotros de momento continuábamos a su cargo y debíamos seguirle hasta nueva orden como guardia personal; además se nos ordenaba que deberíamos dejar Siria y dirigirnos a Palestina, viaje que iniciamos al día siguiente apenas hubo amanecido.
Atravesar montes y desiertos no fue sencillo, tuvimos que galopar por algunas cordilleras con toda clase de problemas como por ejemplo, adquirir alimentos y cambiar o al menos hacer descansar a los caballos que terminaban agotados diariamente.
Cuando llegamos a Palestina, Pilato y su mujer se instalaron en la residencia palaciega que tenían reservada en la ciudad de Cesarea y nosotros su guardia pretoriana en el ala sur del mismo edificio.
No pasó mucho tiempo en que nos fuimos familiarizando con la gente de aquella estupenda ciudad. Una ciudad Muy parecida a la de Antioquia y en la que de inmediato nos fuimos adaptando a sus costumbres.
Los meses siguientes fueron transcurriendo normalmente, nosotros aparte de escoltar a Pilato en sus desplazamientos y diversas otras cuestiones hicimos lo de siempre, vigilar al populacho y redactar informes de cuanto descubríamos. Pilato parecía disfrutar de su nuevo status visitando autoridades y también siendo visitado por personajes importantes de aquellas latitudes, aunque no parecía tenerlas consigo ya que nos advertía de que extremásemos nuestras pesquisas porque intuía cierto malestar en nuestros comunicados que le alertaban de estarse gestando alguna insubordinación de los palestinos.
Pilato constantemente estaba atento por la opinión de los ciudadanos y no dejaba de advertirnos con evidente preocupación
Tenemos que estar alerta, porque si se revelase el ejército o el pueblo de Palestina contra Roma y no lo solucionamos a tiempo, nuestro emperador es capaz de crucificarnos a todos nosotros, Tiberio es muy severo en estas cuestiones.
Pilato como procónsul de Roma en Palestina entonces llamada también Judea, tenía a su cargo alrededor de cuatro mil soldados de a pie, mil a caballo y su guardia pretoriana que éramos ochenta.
No se equivocó Pilato, no solo tuvimos un problema si no varios, al principio paseamos unos estandartes con la efigie de Tiberio y el pueblo judio se dirigió en una manifestación multitudinaria al pueblo de Cesarea manifestando que quitásemos aquellos estandartes que era un insulto para su pueblo.
Pilato les advirtió que si no se dispersaban mandaría a sus soldados que los atacasen, pero los manifestantes gritaron que preferían morir antes que tolerar enseñas contra su Dios.
Pilato no quería problemas, dijo que prefería solucionar el asunto sin matar a nadie y ordenó retirar los estandartes.
En otra ocasión quiso hacer un acueducto para abastecer a la ciudad de Jerusalén de agua suficiente empleando dinero del templo, a lo que los religiosos se negaron diciendo que el dinero del templo era dinero para vanagloriar a Dios, y que se quejarían a Tiberio si insistía en tal sacrilegio, Sin embargo el acueducto se empezó a construir tras algunos días de discutir y convencer a los religiosos diciéndoles que era necesario llevar agua para los hijos de Dios, el pueblo judío.
En otra ocasión tuvimos otra manifestación masiva muy agresiva que nos atacaba no solo con amenazas y gritos pidiendo que nos fuéramos, si no también esgrimiendo armas caseras como cuchillos, palos, martillos, etc,
Pilatos hizo que los soldados se vistieran de paisano y se mezclasen con los manifestantes y para no matar a nadie les ordenó que no utilizasen las espadas, que en caso necesario para dispersar a los manifestantes empleasen porras.
Lamentablemente la manifestación se dispersó pero con una gran cantidad de victimas, entre estas, algunas de soldados romanos.
Después de tantos problemas todo volvió a su cauce normal.
Las comunicaciones con Roma nuevamente se iniciaron comunicando al emperador Tiberio que el pueblo judío era un pueblo muy manejable y que se sentían muy felices de ser gobernados por nosotros.
Y si digo esto es porque todos los papiros que se enviaban con el lento sistema existente de mensajería a caballo los escribía yo dictados por el procónsul Poncio Pilato.
Recuerdo que escribíamos en papiros porque eran mucho mas económicos que los pergaminos aunque si había que escribir libros era más práctico hacerlo con pergaminos por que se deterioraban menos, su tinta no se borraba tanto y también eran hojas más delgadas.
Era entonces cuando más me acordaba de mi abuelo Longino que decía que Julio Cesar nunca contaba sus derrotas, solo sus victorias, Afirmando que…Mil victorias jamás justificarán una derrota.
Que a veces para saber si habías sido derrotado o vencedor habría que contar los muertos de ambos bandos
Y que para obtener grandes victorias se necesitaban grandes enemigos.

CAPITULO IX

EL CENTURIÓN

Siempre que me llamaba Pilato a su palacio, invariablemente era para dictarme algún mensaje destinado al emperador Tiberio, o para el senado en cuyos papiros les contaba las novedades acaecidas en Palestina en el mes anterior, esta era una norma de obligado cumplimiento, salvo que hubiesen novedades especiales que rompieran aquella norma a la que ya nos habíamos acostumbrado, como una rutina intrascendente.
Pero cuando aquel día Pilato me recibió, noté cierta actitud hacia mi muy diferente a la de anteriores ocasiones, cuya relación conmigo siempre fue distante, más bien fría.
Aquel día lo encontré algo más amable, me pareció que estaba contento por algo que yo ignoraba, incluso me extrañó la presencia de su esposa Claudia Prócula, que me dio un beso en la mejilla como se acostumbra hacer con un amigo o familiar.
La verdad es que mi asombro lo debieron detectar ya que Prócula dijó a su marido.
¡Por los dioses, Poncio, díselo ya!
Pilato apoyándose en la mesa donde acostumbraba a dictarme los mensajes, adoptó una actitud completamente distinta a la del recibimiento, su tez se volvió sombría y con una seriedad muy acusada dijo:
Sin que tú lo supieras, hace un par de meses hice escribir a otro soldado un mensaje en el que suplicaba al consejo de ministros, al senado y al emperador mi deseo de que por tú comportamiento y valores opinaba que deberías ser ascendido a centurión.
Hoy he recibido el comunicado en el que tras las consideraciones oportunas y necesarias, tú ascenso ha sido otorgado.
Por tanto desde este momento ya puedes considerarte Centurión. Mañana mismo esta novedad, en un acto especial se les comunicará a la tropa y te serán destinados los soldados que quedarán bajo tu mando.
Te estrecho la mano como amigo y camarada y te deseo larga vida por el bien del Imperio Romano.
De reojo miré a la señora Claudia y noté que sonreía complacida, cómo si gracias a ella fuese concedido el ascenso.
El procónsul añadió sonriendo:
¡Ah! Que no se me olvide, una vez concluido el acto, te será entregado el vestuario que portarás. Aquí tienes este listado para que te vayas haciendo una idea.

Un casco (cassis) con cresta (crista), de color, negro o rojo.
Una armadura de cota de malla (lorica hamata) o de escamas (lorica squamata), muchas veces cubierta por phalerae o condecoraciones en forma de medallón y torquex o pulseras colgantes.
Una túnica corta de color blanco (decursio albata), que en los dias fríos se complementará con pantalones adecuados.
Una espada corta -gladius- que llevarás en el lado izquierdo en lugar del derecho, cómo los simples soldados (milites), sujeta al cuerpo con un (cingulus) o cinturón con la funda de tal espada.
Protecciones especiales para las piernas (grebas)
.Las sandalias son iguales a las de los soldados, unas plantillas simples con cordones.
Un bastón de mando, habitualmente una vara de vid, (vitis), como símbolo de autoridad, y que, durante las tareas de entrenamiento, o actos bélicos utilizarás para golpear a los rezagados y torpes.

De todas formas quise hacerle una pregunta al procónsul Pilato, y se la dije sin preámbulos:
Estoy muy contento y agradecido por su interés pero como debe saber, cuando me alisté en el ejercito fue bajo unas condiciones especiales, condiciones que fueron aceptadas por el mismo emperador que entonces era Claudio Cesar Augusto y de cuyas condiciones guardo copia firmada por el mismo emperador y que según dijo esas condiciones son eternas Gobierne quien gobierne.
Pilato miró de soslayo a su esposa Claudia y le preguntó:
-¿Tú que opinas de este problema?
Y ella le contestó:
No conozco esas condiciones pero aquí gobiernas tú y considero que tienes suficiente poder para hacer la investidura de este soldado, a centurión sin alterar las mencionadas condiciones.
Pilato se echó la mano a la frente y exclamó con ironía
¡Es verdad, aquí mando yo, cuando no estas tú, claro!
¡Así que quedas ascendido sin problemas, bajo las mismas condiciones firmadas por el emperador Augusto!
Después de aquellas conclusiones Pilato añadió:
Un día de estos tengo que hablar contigo de un asunto muy delicado. Se trata de una misión especial
A lo que yo le contesté:
Pero si entonces soy centurión ¿No estaré libre de ciertos trabajos?
-Si, claro, claro, claro, pero no creo que te niegues, al contrario la misión que te voy a encomendar te va a gustar mucho ya lo verás, además no creo que nadie la pueda llevar a cabo como tú.
Lleno de curiosidad insistí preguntando:
¿No me puede adelantar de qué trata esa misión tan misteriosa?
-Ahora no puedo decirte nada en absoluto, ya lo sabrás todo en el momento adecuado.
La verdad es que tras aquella entrevista en mi ánimo se despertó un mar de dudas. ¿Por qué no me pudo adelantar alguna pista sobre la misión que aseguro que yo era el tipo idóneo para llevarla a cabo? ¿Por qué no era el momento adecuado? ¿La presencia de Claudia su esposa significaba un problema? ¿¿Acaso tenía que consultar a Roma si un centurión podía actuar legalmente en ese cometido?
Mientras más vueltas le daba al asunto menos comprendía aquel enigma que no me iba a dejar conciliar el sueño aquella noche.
Descansar, dormir siempre ha sido un problema desde aquella maldita noche. Casi siempre, antes de conseguir dormir tengo que beber un baso de leche y hacer un sinfín de ejercicios hasta quedar completamente agotado y cuando llega ese momento noto que se me cierran los ojos, momento en que me acuesto y tras recordar y recordarla dándole cien vueltas a la cabeza me quedo dormido, normalmente solo lo consigo durante unas cinco o seis horas. No se si eso mermará mis facultades fisicas . Posiblemente al ser joven no noto ningún problema salvo raras excepciones nunca me he sentido mal tras una noche en vigilia. Cuando llegué a la final del campeonato de grecorromana, intenté dormir y empleé toda clase de artimañas sin conseguir pegar ojo en toda la noche.
Por un lado me asaltaban los recuerdos como tenía por costumbre y por otro la inquietud por que al otro día debería estar a pleno rendimiento para ganar el titulo de campeón del Imperio.
Total que al dia siguiente lo pasé deambulando por las calles de Roma sin pestañear y cuando llegó la hora del combate estaba seguro que sería el peor combate de mi carrera, pero mira como son las cosas de esta vida, lo gané incomprensiblemente lo gané, no lo comprendí hasta que un día me encontré con Semproniano que era el anterior campeón, al que vencí y me dijo
–Tuviste mucha suerte cuando me desposeíste del titulo porque yo la noche anterior no dormí, la pase haciendo el amor con una mujer que había conocido ese mismo día y cuando luché contra tí no tenia energías ni para levantar un brazo.
Por lo visto lo que el decía en fino (hacer el amor) era simplemente que se había pasado la noche follando con alguna golfa, porque si la había conocido unas horas antes y ella se pasó toda la noche dale que te dale es que era una gofa golfísima, lo que para mi fue una suerte.

Como me temía esa noche apenas pude pegar ojo y al día siguiente me levanté agotado, tanto que apenas me di cuenta del discurso que Pilato dio a los soldados con motivo de mi ascenso.
Y cuando terminó el acto y muchos se acercaron a felicitarme, estoy seguro que pensarían que estaba borracho o algo parecido ya que mientras me estrechaban la mano yo ni les agradecí sus felicitaciones con unas simples gracias.
Solo abrir los ojos que se me estaban cerrando de tanto sueño que me invadía me costaba hacer un gran esfuerzo.
Afortunadamente, aquel día pasó; por la noche dormí de un tirón, encontrándome al despertar con un montón de ropa y demás cosas al pie del lecho, me vestí y vi reflejado ante el espejo a un elegante centurión presumiendo de mi cara.
Ya ha pasado una semana y todo ha sido rutinario, el procónsul me ha puesto a mis ordenes a ochenta legionarios, los servicios a que
estamos destinados son los mismos de siempre con la única particularidad de que ahora soy yo el que está en contacto directo con el procónsul y tengo más problemas de tiempo, ya que además de tener que mandar a cada legionario su servicio, Pilato sigue prefiriendo que sea yo el que le escriba los mensajes para Roma y aún no me ha dicho lo de la misión tan especial que me reservaba y que me tiene sobre ascuas.
A veces pienso que eso de la misión tan importante no existe y solo fue una ocurrencia que tuvo en aquel momento para llenar un espacio vació de aquella entrevista.
Hay un refrán de Hispania que asegura que…Todo en esta vida llega, incluso la muerte. Y otro que asegura que… En este mundo, nada es eterno.
Y en efecto; un día nublado que parecía hecho para que nos fastidiáramos los amantes del buen tiempo, Pilato me envió a un soldado con una orden verbal que fue la siguiente:
–El Procónsul ordena que acuda a su despacho inmediatamente.
Me pareció que el soldado debió prolongar algo más el mensaje cón la frase… ( Porque le va a enviar a una misión especial.) Se me ocurrió tal cosa porque a medio mes no teníamos costumbre de escribir ningún parte para Roma, invariablemente enviábamos los mensajes a primeros de mes
Nunca me dio una orden tan tajante, aquella palabra ¡INMEDIATAMENTE! me sonó a que el gran hombre había dormido mal y estaba enfadado, o algo importante; alguna novedad, quizá se había producido un golpe de estado o catástrofe que yo ignoraba, siendo responsable de estar al corriente de cualquier percance, ya que mis hombres seguían estando a mis órdenes, cómo encargados del espionaje y comunicaciones al alto mando. Alarmado acudí prestamente al despacho donde me encontré con un panorama impensable, la esposa de Pilato se encontraba sentada en un cómodo sillón gimiendo sonoramente con los ojos repletos de lágrimas, mientras él, su esposo paseaba nervioso de un lado a otro pareciéndome que estaba muy alterado.
Le saludé con la mano extendida al estilo militar romano como era costumbre y permanecí firme a la espera de las órdenes, que enseguida Pilato me dio añadiendo con la voz muy serena:
-Centurión Longino, el día que le ascendí le dije que le llamaría para que se hiciese cargo personalmente de una delicada misión.
Como habrá comprobado he tardado demasiado tiempo en ponerme en contacto para ponerle al corriente de esa misión.
La verdad es que esta y muchas noches no hemos podido dormir por los problemas de salud que tiene mi esposa Claudia. Verdaderamente, a veces las personas tenemos reparos en contar a otros nuestros problemas y en esta ocasión esa vergüenza nos ha tenido atados.
Hoy nos despojamos ante ti de todas nuestros prejuicios y te vamos a contar el problema de salud que nos tiene amargados, un problema que ningún médico de ningún país ha logrado ni subsanar ni tan siquiera aliviar, hemos estado con los mejores de todo el mundo, en Egipto, Hispania, Grecia, China, Rusia, las Galias etc, ya no sabemos que hacer, y por eso te hemos llamado, por eso estas aquí.
No salía de mi asombro, yo había estudiado mucho, había estado ganando concursos de lucha en muchos países, había sido gladiador libre, pero no tenia ni idea de medicina, ¿Para que me llamaban? ¿Qué podía yo hacer para curar lo que tuviera la señora Cludia? Permanecí firme, lleno de impaciencia, a ver que órdenes me daba mi superior, mientras en esos momentos en voz baja hablaba con ella.
Después de cambiar impresiones, la señora Claudia se levantó me miró muy apenada y se despidió con un leve saludo hecho con la mano y una tenue sonrisa.
Una vez solos, el Procónsul tomó asiento, me invito a hacerlo al otro lado de la mesa y una vez los dos acomodados, empezó a hablar,
Con evidente nerviosismo.
-He tardado tanto porque el caso es muy delicado, pero ya no podemos continuar con este problema, mi mujer sufre muchos dolores y algunas noches no podemos ni dormir.
Ante estas manifestaciones, me pareció recomendable advertirle que de medicina no tenía ni idea y así se lo comuniqué.
¿Y que puedo hacer yo si no tengo nociones de medicina?
Pilato, me miro muy serio y me dijo.
-Verás, lo tuyo es investigar y eso es lo que vas a hacer, seré breve y conciso. Mi esposa sufre de hemorroides un mal que no se cura aún en ningún lugar del mundo y sufre horrible y casi continuamente.
Pues bien, resulta que hay un individuo que asegura ser hijo de Dios y nos han llegado rumores de que lo cura todo.
Tú cometido será investigar a esa persona y averiguar si es verdad que hace milagros o por el contrario es un charlatán, un delincuente que vive de timar a las gentes.
Por los informes que tengo ese hombre tiene unos seguidores a los que llaman apóstoles y también muchos otros seguidores entre los que abundan personas enfermas que van donde el y sus acólitos.
Si todo fuese verdad, sería la única medicina que podría aliviar o curar a mi esposa, lo que sin duda sería un milagro.
Así que mientras antes te pongas en marcha mejor.
Tendrás que emplear tus antiguas estrategias disfrazándote de aldeano y tomar toda la información posible que me irás entregando sistemáticamente.
¡Ah! Otra cosa, por lo visto los sacerdotes del sanedrín lo van siguiendo para detenerlo en cuanto le vean un fallo o motivo para hacerlo, por lo que deberás actuar con suma cautela, no sea que te compliquen la vida a ti también y por ende a nosotros lo que empeoraría las relaciones entre Palestina y Roma.

Ante todo lo que dijo Pilato solo me quedaron un par de dudas en aquel momento y se las expuse.
-Ahora mismo tengo un par de dudas
-Primera.¿ Mientras yo investigo quien se encargará de mis hombres?
-Segunda ¿Si necesito la colaboración de alguna persona, dinero o cosa quien me la proporcionara?
La contestación del procónsul no se hizo esperar, esgrimiendo unos ademanes tajantes afirmó:
De tu centuria no has de preocuparte en absoluto, de eso ya me encargo yo, te buscaré un sustituto temporal; en cuanto a los demás problemas solo has de venir aquí y yo te los resolveré sin perdida de tiempo, todo es cuestión de hablar.
Durante un buen rato permanecimos enfrascados en cómo iniciar mi trabajo, aquella misión me empezaba a gustar, por fin me había enterado del misterio que la envolvía y al comprobar que Poncio Pilato tenia tan buen concepto de mi me sentí muy orgulloso, aunque nunca se me iba de la cabeza el suplicio al que fuimos sometidos mi familia y yo y tenía muchas ganas de terminar mi compromiso con el ejercito para volver a Siria donde tenia la completa certidumbre de encontrar a Plinio.
La cuestión la tenia bastante clara aquí ya llevaba seis meses y nadie se había metido conmigo, nunca he tenido ni el mínimo altercado, en cambio en Siria apenas estuve un mes, me atacaron varias veces, en cada ocasión con más saña, medios y más enemigos, mientras que a los demás investigadores nadie les molestó en absoluto.

CAPITULO X

La misión

Apenas salí del acuartelamiento ya disfrazado de persona normal, portando una bolsa conteniendo algo de ropa, alquilé una pequeña vivienda que constaba de un pequeño comedor una diminuta cocina y un dormitorio, además de un corral en la parte de atrás, con una cortina en un rincón y un agujero que se tapaba para evitar el mal olor con una tabla de madera, donde se suponía que debería hacer mis necesidades
La vivienda en cuestión estaba amueblada con lo imprescindible, la cocina con un fuego de leña, una mesa con dos sillas en el comedor y una alfombra con un colchón de plumas de ave para dormir en la pequeña habitación dormitorio.
Para poder desplazarme donde fuera necesario, contaba con un caballo que metí en el corral que contaba con dos accesos, una puerta desvencijada que se abría a un callejón que de noche me pareció siniestro y la otra que comunicaba con la vivienda.
El primer día puse encima de la mesa un montón de rollos de papiro en los que iría escribiendo mis averiguaciones.
Enseguida estudié un plan para iniciar la misión.
Aquella noche apenas había descendido el sol ocultándose tras unas lejanas montañas, me metí en una tabernucha de mala muerte donde solo había cuatro parroquianos y empecé a confraternizar con un viejo de aspecto miserable, que estaba solo, invitándole a un vaso de vino.
El anciano me resultó de gran ayuda pues cualquier pregunta que le hacía la contestaba dándome toda clase de informes a cual más interesante.
Enseguida me percaté de que había encontrado en aquel viejo un pozo de sabiduría Me dijo que se llamaba Zacarías y yo le mentí, diciéndole que mi nombre era Juan.
-Zacarías, ¿Has oído hablar de uno que afirma ser hijo de Dios y va haciendo milagros por ahí?
El buen hombre me miró de arriba abajo confuso antes de contestar.
-¡Cómo que si he oído hablar de ese hombre! ¡Pero si no se habla de otra cosa en Palestina!
Viendo que el viejo estaba dispuesto a hablar hasta por los codos de lo que le preguntase lo invité de nuevo y seguí interrogándole con preguntas como.
-¿Cree usted en los milagros que le atribuyen a ese?
-Zacarías siguió adoptando la misma expresión de extrañeza, me miró de arriba abajo nuevamente exclamando con mal humor, lo que me causó cierta desilusión ya que pensé que su carácter afable permanecerla intacto mientras le fuera sacando información.
– ¡Ese, como usted lo llama tiene un nombre y es Jesús, cuando hable de él en mi presencia, le pido que por favor lo haga con mucho respeto!
Por eso le pregunté con suma cautela intentando llevarlo a mi terreno.
– Perdóneme señor Zacarias he captado su intención y seguiré su consejo ¿Acaso usted ha visto alguno de esos milagros?
El anciano negó con la cabeza antes de contestar:
-Desgraciadamente no he tenido esa suerte, pero he conocido a su familia y sé que son gente ejemplar, buena y seria.
Ante esta respuesta tan contundente me quedé asombrado y en ese momento en mi se inició una transposición, empecé a interesarme personalmente un poco en los milagros.
– ¡No me diga que conoce a sus padres o abuelos!
Nuevamente el tal Zacarias me empezó a mirar atentamente como si yo fuese un bicho raro antes de responder.
-Le voy a decir de que conozco a sus padres y le voy a contar todo lo que quiera de él y su madre; sobre su padre prefiero no contarle gran cosa porque era muy mayor, ya murió y no me gusta hablar cosas de personas fallecidas.
Solo le diré que el padre se llamaba Jose y era un buen carpintero y muy buen vecino, además de padre y esposo, que se casó con Maria siendo viudo y que tenía varios hijos de su anterior matrimonio según tengo entendido, aunque a decir verdad nunca vi a ninguno de esos hijos ni a ningún otro familiar de José
-De su madre, puedo explicarle muchas cosas, aunque es posible tener algún fallo de memoria, piense usted, que entonces yo era relativamente joven, tendría unos treinta y pocos años y ahora ya cuento con setenta y cinco.
-En aquellos tiempos yo era pastor; un día, si mal no recuerdo era el 24 de diciembre del año 753, que como usted debe saber, hacia ya 753 años de la fundación de Roma, ya estaba oscureciendo, en la puerta de la casa donde servíamos nos encontrábamos varios pastores y agricultores hablando de nuestras cosas cuando llegó corriendo un hombre muy mayor preguntando si conocíamos alguna comadrona porque su mujer tenia dolores de parto y se encontraba sola en un establo o cueva cercana.
La verdad es que nos quedamos un poco extrañados porque aquel hombre aparentaba tener más de setenta años.
-Yo mismo le acompañe a casa de una vecina que era matrona y fuimos siguiendo a aquel hombre que por el camino nos fue contando que habían venido de Galilea a la ciudad de Nazaret para empadronarse según lo ordenado desde Roma por el emperador Cesar Augusto, pero que se toparon con que como su mujer estaba embarazada no habían encontrado posada posiblemente por eso del empadronamiento ya que había venido mucha gente de otros lugares o seguramente por lo que dicen de que las embarazadas están contaminadas con el pecado original y si se mezclan con otras personas pueden contaminar con el pecado a aquellas.
El caso es que como eran descendientes de David fueron a la casa de otros descendientes encontrando que estaban sin sitio, pero dada la urgencia de Maria que podría entrar en parto en cualquier momento les dejaron cobijarse en el corral que en una cueva había detrás de la casa.
Total, que mientras José nos contaba estas cosas llegamos a la cueva con la matrona que entró quedándonos nosotros fuera esperando.
Al poco rato salió la señora matrona muy alterada contando que cuando entró en la cueva el niño ya había nacido y su madre lo había acomodado en el pesebre; que había examinado a la parturienta quedando sorprendida al ver que era Virgen; que estando desconcertada se apareció un ángel con un vestido blanco muy brillante y le dijo: No temas mujer, que este niño es hijo de Dios y se ha engendrado en Maria por obra y gracia del Espíritu Santo.
Como es natural aquella noticia se expandió por todas partes y aquella noche llegó otro grupo de pastores que dijeron que se les había aparecido un angel volando como un pájaro y les comunicó lo mismo, que había nacido el Mesías hijo de Dios, y aquellos pastores le llevaron al niño regalos, cómo corderos , gallinas , conejos y productos del campo.
Aquella noche fue extraordinaria los que allí estábamos adoramos al niño durante todo el tiempo y recuerdo que una estrella muy luminosa llegó hasta pararse encima del lugar a la vez que arribaron unos reyes magos montados en camellos y acompañados por sus pajes, que afirmaron venir de Oriente.
Aquellos reyes estudiaban las cosas del cielo y al ver aquella estrella tan brillante que se movía en cierta dirección decidieron seguirla y cuando llegaron se pusieron a adorar al niño y a la familia, regalándole oro, incienso y mirra.
Los reyes magos regresaron por otro camino porque el rey Herodes les había dicho que cuando supieran donde estaba el niño se lo dijesen para ir a adorarlo pero a los reyes en sueños se les Apareció un ángel que les comunicó que lo que pretendía Herodes rey de Judea era eliminar al niño ya que no podía consentir que otra persona se proclamase rey de Judea.
Entonces Herodes rabioso por que no admitía que en Judea hubiese más rey que él y no sabiendo donde estaba el niño anunciado, mando que se mataran a todos los nacidos en los dos últimos años, pero resultó que José había sido avisado en un sueño de las intenciones del monarca y que para salvar al niño debería salir con él y su esposa rumbo a Egipto y no volver hasta que muriese Herodes, lo que así hicieron.
Yo que vivía cerca ví crecer al niño de una forma normal y cuando alcanzó la edad de unos ocho o diez años la gente decía que se había vuelto muy travieso, que presumía mucho de ser el hijo de Dios y que empezó a hacer milagros, aunque tanto era su orgullo que los milagros más bien eran travesuras de niño lleno de soberbia. Yo esas cosas no las vi la verdad, pero decían que se había enfadado un día con el maestro de la escuela y le mandó con mucha arrogancia:
-Eres un mal maestro y yo sé más que tú ¡Quédate ciego ahora mismo!
Y dicen que el maestro se quedó ciego pero que volvió a recuperar la vista cuando le suplico a Jesús que se la devolviese, por amor de Dios, prometiéndole que sería mejor maestro en lo sucesivo.
También me dijeron que un día iba corriendo y otro niño que estaba jugando a la pelota se tropezó con él tirándolo al suelo por lo que se indignó mucho al ver que el otro se reía y le ordenó.
¡Muérete!
Me contaron que el otro niño cayó al instante muerto.
Los padres, cuando otras personas les llevaron al niño muerto y les dijeron lo sucedido, fueron inmediatamente a hablar con José el carpintero y la Virgen Maria contándoles lo que había pasado de malas maneras, debido a su estado emocional.
José y Maria intentando aplacar los ánimos de aquellos desolados padres regañaron al niño Jesús diciéndole que..
– Eso no se hace, devuélvele la vida que le has quitado al niño de estos señores.
-Vale, vale, ya se la he devuelto.
Me dijeron que Jose les dijo a aquellos atribulados padres:
-Id a casa tranquilos y no os preocupéis, vuestro hijo esta bien, son cosas de criaturas.
Luego supe que al niño lo encontraron tan tranquilo jugando con su pelota y unos amiguitos en la calle y que no recordaba nada de lo sucedido.
En fin, esas cosas no las vi, eran rumores que contaba la gente, así que no estoy seguro de nada… Además, hace tantos años…

Aquella noche, salimos de la taberna los últimos, porque el tabernero se acercó y nos dijo.
-Señor Zacarías y compañía, es muy tarde y tengo que cerrar, si son tan amables de irse les quedaría muy agradecido.
Ya en la calle antes de despedirnos, el viejo Zacarias dijo:
Juan si vienes mañana ya te contare lo que vaya recordando, ya que veo que te gustan mis relatos.
Apenas llegué al cuartel me puse a escribir con inusitado entusiasmo, todo lo que me había contado mi nuevo viejo amigo.
Y cuando lo leyó al día siguiente Pilato noté que su contento crecía letra a letra, palabra a palabra, tal como avanzaba en la lectura.
-¡Muy bien si señor, así se investiga, empezando por la base de las cosas, te felicito! Continúa así y no tengas prisa Claudia tiene ahora unos días soportables, parece que no se queja tanto, aunque eso
No quiere decir nada, le pasa muy a menudo, que parece que se encuentra algo mejor y de pronto los dolores la vuelven loca. Y eso es así, cada dos o tres días. En fin, esa enfermedad la tiene ya hace más de diez años, tú ve investigando porque parece que vamos por buen camino.
Cuando llegué a la taberna de costumbre me senté en una silla y esperé pacientemente a Zacarias.
La taberna estuvo toda la tarde vacía, ni un cliente había entrado solo yo; había un gato que me miraba con creciente curiosidad desde un rincón oscuro que además del tabernero éramos los únicos seres vivientes del cochambroso negocio.
Cuando empezó a anochecer entraron varios jóvenes que bebieron unas naranjadas y se fueron riendo, gritando y dando tumbos como si se hubieran emborrachado.
Zacarías no aparecía y eso me tenía intrigado.
Cuando el tabernero me sirvió el tercer vaso de vino, le pregunté:
Estoy esperando a Zacarias y como veo que no viene pienso que tal vez esté enfermo o algo ¿Sabe usted donde vive?
El tabernero me miró muy extrañado y me preguntó:
-A quien se refiere? No conozco a ningún Zacarías.
-¿Cómo que no lo conoce? ¡Anoche mismo, cuando usted quería cerrar el negocio, mientras hablaba conmigo, al dirigirse a él lo llamó Zacarías!
-Debe de estar confundido señor, yo no conozco a ningún Zacarías, ni a usted lo he visto aquí nunca.
Mientras discutíamos, entraron los tres clientes que cada noche habían coincidido con nosotros y al verlos me sentí aliviado y le dije al tabernero.
-Esos señores me han visto con Zacarias los tres días en que estuve con el hablando aquí, incluso nos saludaron varias veces al venir y al irse ¿Por qué no les pregunta?
El tabernero sonrió antes de decir con un poco de ironía.
– Como usted quiera, el cliente manda.
El tabernero sin moverse del mostrador los llamó por sus nombres y les dijo:
-Juan, Cayo, Pedro ¿Podéis acercaros un momento?
Los otros se acercaron y uno le preguntó:
-¿Qué quieres?
– ¿Conocéis a este hombre? Dice que ha estado aquí los tres últimos días y que estuvo hablando esos tres dias con un viejo llamado Zacarias, que vosotros los mirabais mucho y los saludasteis varias veces.
Los tres aludidos me observaron con evidente curiosidad y todos, uno a uno contestaron
– No lo he visto nunca ni conozco a ningún viejo Zacarias, contestó el primero, ni yo tampoco, dijo el segundo, ni yo, aseguró el tercero.
Pensando que se habían confabulado contra mí, quizá para reírse me fui bastante enojado, pero durante varios días seguí volviendo y nunca más volví a ver al viejo Zacarias.
Cuando le conté la historia a Pilato solo respondió:
Sin duda nos hemos metido en un terreno movedizo, pero hemos de continuar tendrás que esforzarte en tus pesquisas y buscar una nueva estrategia.

CAPITULO X I

El evangelio

De nuevo estaba tendido y despierto sobre mi colchón de plumas y mi alfombra. Me había pasado la noche en vela dándole vueltas a mi cabeza intentando hallar la forma de reiniciar las pesquisas que empecé con el misterioso Zacarias.
La verdad es que no se me ocurría ninguna nueva estrategia, de modo que me levanté de mi humilde lecho, como una vez en que no logré conciliar el sueño y todo el día anduve como alma en pena de un lado a otro.
Durante un par de días estuve inquieto sin saber que camino tomar respecto a las órdenes recibidas por Pilato, que me sugirió que debía cambiar de táctica, buscar otros derroteros y retomar las investigaciones de nuevo por caminos que no fueran terrenos pantanosos, o movedizos.
¿Pero que demonios tenían que ver esas palabras con la realidad?
¿Si la estrategia de siempre de infiltrarme entre las gentes en toda clase de cuchitriles cómo tabernas y prostíbulos, me había resultado exitosa…Porqué iba a ser diferente ahora?
¿Por qué ahora debería cambiar esas tácticas?
Por mas que me estujé los sesos no se me ocurrían otras maneras de iniciar una investigación, por lo tanto volvería a emplear mis conocimientos y dejarme de experimentos.
Era urgente empezar a buscar a Jesús de Nazaret y comprobar si sus sanaciones milagrosas eran reales y capaces de sanar a la señora Prócula esposa de Poncio Pilato, o por el contrario era todo unna supercheria.
Claro que buscar al hijo de Dios por tabernas y lugares de vicio y pecado no me parecía lo más adecuado, aunque pensándolo bien no me parecía tan ilógico, porque si un pescador va a pescar, lo hace donde pueda encontrar peces, por lo tanto un perdonador de hombres lo más lógico era que fuera a lugares llenos de pecadores ¿Y donde podía encontrar pecadores y pecadoras a montones? ¡Un lupanar, sin duda era el lugar perfecto!
Al anochecer ya me encontraba en el lupanar o prostíbulo más famoso de la capital, preguntando a diestro y siniestro con las debidas precauciones.
Empecé por la señora encargada de presentar a las prostitutas a la clientela la cual se echo a reír exclamando que ni puta idea de lo que le había preguntado, que allí no había ido nunca un Mesías ni nada parecido. Que aquello no era un templo de oración precisamente.
Y añadió riendo sonoramente.
–¡Esto es una casa de putas!
Después de varias tentativas con otras personas de las que por allí deambulaban, sin éxito, comprendí que me había extralimitado en mis teorías y decidí bajar el listón de opciones a un nivel menos
pecaminoso.
Al poco rato, me metí en una taberna que me pareció un lugar de vicio ponderado y le pregunté a un camarero que me pareció muy amable en el trato con el cliente:
–¿Me sabría decir por donde puedo encontrar al que se dice llamar Jesús de Nazaret, hijo de Dios?
El camarero se me quedó mirando con suma atención y finalmente tras meditarlo un poco me contestó muy serio:
-Lo más probable es que se lo indiquen en Nazaret donde creo que vive su familia, amigos y vecinos. Allí estoy seguro que se lo dirán.
¡Hágame caso, búsquelo en aquel pueblo!
‘Por cierto, le voy a dar un consejo. Si es usted un seguidor creyente de ese Mesías ni se le ocurra preguntar en un templo. los sacerdotes del Sanedrín lo detendrían a usted ya que son antagonistas de las enseñanzas de Jesús.
Yo lo vi en cierta ocasión y por lo que observé como hablaba, y sanaba a las personas alguna conocida, pienso que es el verdadero Mesías hijo de Dios.
Por cierto ¿Usted no es judío, verdad? Lo he notado en su acento que parece latino.
Tenga un buen día. Voy a seguir con mi trabajo.
Había tenido mucha suerte encontrando a este camarero que había visto y oído hablar a Jesús y creía en él y sus palabras.
Cómo me pareció muy acertado el consejo del camarero de la taberna, al día siguiente ya me encontraba en Nazaret preguntando a todo aquel que veía por si alguien me podía indicar a donde podía ver a Jesús y en aquel pueblo no me faltó información, las gentes eran muy amables,
En una taberna me informaron hasta del domicilio de la familia y del taller de carpintería de José ya fallecido, así como también de algunos familiares de sus apóstoles, no obstante me pareció excesivo dirigirme a tales familias porque hubiera desobedecido las órdenes de Pilato y no pudiendo aparentar ser una persona normal, por el acento latino, me habrían descubierto como un investigador romano y la misión se hubiera puesto en peligro.
De todas formas encontré muchos seguidores de Jesús que me dijeron donde se celebraría la próxima reunión, en la que podría ver y oír al Mesías.
Se trataba de acudir a una montaña cerca de un pueblo llamado Cafarnaúm allí en la entrada de ese pueblo pude ver a Jesús que era una persona de una estatura rondando el metro ochenta y cinco, y unos treinta años, que saludaba con especial simpatía sonriendo a todos.
Había acudido una multitud de gente que como es natural hablaban y producían un ruido de ambiente muy acentuado.
A fin de investigar mejor a aquel hombre procuré ponerme lo más cerca posible y por eso pude escuchar perfectamente todo lo que allí se hablaba
En cierto momento vi como se le acercó un centurión que le dijo:
–Señor en mi casa tengo un criado paralítico que sufre mucho.
Y Jesús le contestó.
–Yo iré contigo a curarlo.
Pero el centurión le contestó:
-Yo no soy digno de que tú entres en mi humilde casa, mándalo y con solo tú palabra quedará sano. Yo soy solo un hombre que estoy bajo las órdenes de otros, pero tengo soldados a mi servicio y si le digo a uno marcha el marcha, si le digo ven, viene y si a un criado, haz esto, lo hace.
Al oír esto Jesús mostró gran admiración y dijo a los que le seguíamos:
En verdad os digo que ni aún en medio de Israel, he hallado fe tan grande.
Y añadió:
Así os declaro que vendrán muchos gentiles del oriente y occidente
Y estarán a la mesa con Abraham, Isaías, y Jacob, en el reino de los cielos, mientras que los hijos del reino (Los judíos) serán echados fuera, a las tinieblas y allí será el llanto y el crujir de dientes.
Y después dijo Jesús al centurión:
Ve y sucédale conforme has creído; Y en aquella hora quedó sano el criado. (De lo que me enteré días después, como ahora os contaré)
Habiendo después Jesús ido a casa de Pedro, vio a la suegra de este en cama con calentura, y tocándole la mano se le quitó la calentura; con eso se levantó luego de la cama y se puso a servirles.
Venida la tarde, le trajeron muchos endemoniados y con su palabra echaba los espíritus malignos y curó a todos los enfermos.
El mismo ha cargado con nuestras dolencias y ha tomado sobre sí nuestras enfermedades.
Desde aquel día no tuve problemas para saber donde iría a predicar Jesús, solo tenía que seguir a sus seguidores ya que me hice amigo de algunos que siempre sabían donde debían ir a ver y oír al Mesías.
Para ratificar mi cometido de Informador fui escribiendo en papiros cuanto fui investigando, y una cosa que hice de inmediato fue seguir al centurión y hablar con él a los pocos días para saber como se encontraba su criado.
Claro que primero me tuve que identificar y contarle que estaba investigando al Mesías por orden de Poncio por si era un charlatán o un vividor, y al decirle que yo no me creía esas cosas, se puso muy enfadado diciendo:
Si no te crees lo que ves ¿En que puedes creer?
A lo que le respondí: He visto como mataban a mis hermanas y a mi madre después de abusar de ellas y a mis hermanos y mi padre llorando por no poder defenderlas, siendo también degollados. En muchas ocasiones he recordado aquellas escenas terribles y me he preguntado infinidad de veces ¿Porqué Dios permite tales atrocidades si con solo su deseo pudo evitarlas?
El Legionario se me quedó observando muy serio y antes de contestar a mi pregunta dijo:
Yo no soy quien para discernir las obras de Dios, solo sé que nos hizo con libre albedrío y con capacidad de saber lo que es malo o bueno y que aquel que escoge el mal camino solo puede esperar que ese camino le lleve al infierno donde encontrará el castigo en el fuego eterno. Jesús dijo el otro día:
No juzgues y no serás juzgado, por que el que juzga a sus semejantes ha de atenerse a las leyes humanas, que nunca serán tan justas, como las divinas.
Hay dos formas de pedir cosas a Dios la principal, tener fe, la otra
rezando y cumpliendo con los diez mandamientos.
Yo creo en Jesús, y mi fe es tan inmensa que mi criado ya está completamente curado.
Después de aquella conversación con el legionario continué con mis investigaciones viendo curaciones a cientos de diversas enfermedades cómo la sanación de varios leprosos a los que con tan solo tocarlos se les borró todo vestigio de tan fea y asquerosa enfermedad, otro día vi a Jesús andando sobre las aguas y como me pareció increíble intenté hacerlo yo pero me hundí y no tuve más remedio que salir nadando de aquellas aguas profundas.
Mis dudas me inducen a no he creer en milagros, tampoco creí en el de resucitar a un muerto de hacia varios días y aunque lo vi levantarse con mis propios ojos dudé y comentándolo con otro seguidor, este me dijo con extrañeza.
-¿Es que acaso no oliste como apestaba a muerto?
A lo que yo le respondí tratando de convencerle
¡Eso no prueba nada, si ponemos un simple animal como un perro o un conejo muerto durante varios días escondido en las inmediaciones olería igual de mal.
El otro me miró con sumo desprecio a la vez que escupía la frase.
-Nunca un ciego podrá ver la luz del Sol
Y cuando fui a Pilato y le entregué el informe que me había ordenado, exclamó muy satisfecho, tras leerlo atentamente.
´¡Magnifico! Has hecho un buen trabajo. Este informe confirma mis esperanzas. Este informe tan completo puede considerarse un Evangelio. Sin duda este hombre es el hijo de Dios.
Ahora dime cómo podemos actuar para que cure a mi mujer. ¿Qué opinas?
Según tengo entendido solo hay dos caminos, uno es el de la oración y el respeto con el cumplimiento de los diez mandamientos, y el otro, más rápido requiere un grado óptimo de fé y enfrentarse a Jesús, pues he visto que cura al instante cualquier enfermedad por muy mala que sea, pero hay que tener fé. Los que tienen fe siempre son sanados.
-¿Quieres decir que sin fe es imposible su curación? ¿Y como puede Claudía alcanzar esa fe ciega?
Ante tal pregunta no sabía que contestar así que dije lo primero que se me ocurrió, lo que creí más convincente.
-A mi entender ella debería ir como seguidora de los pasos de Jesús al menos hasta que viera algunos milagros y al convencimiento de los hechos le llegaría la fe plenamente.
Pilato se quedó pensativo antes de contestar.
El caso es que yo debería acompañarla pero eso sería una afrenta contra las creencias de estas gentes sobre todo del sumo sacerdote del Sanedrín que esta contra Jesús y no piensa en otra cosa que eliminarlo.
Además, en tal caso si se origina por esta causa un levantamiento contra el Imperio Romano, a mi me podría costar el cargo y seguramente la vida.
Tiberio no admite conflictos de ninguna clase en los territorios conquistados.
A los procónsules y las legiones que tenemos nos tiene encomendado el mantenimiento de la paz a toda costa.
Tendremos que buscar un medio en la que no sea necesaria esta premisa. ¿Se te ocurre algo?
Majestad, solo veo una forma de llegar a solucionar esta cuestión, hacer que Jesús venga aquí a su casa o al menos intentarlo como hizo un centurión en Cafarnaúm.
Nuevamente el procónsul se quedó pensativo y después de unos minutos exasperantes propuso.
Eso también comporta riesgos. Si ese hombre viene a mi casa muchos son los que llevarían el mensaje a los judíos y Tiberio se enteraría antes de lo que creemos. Lo mejor es que te acompañe a ti y si acaso también una sirvienta a tu casa de Nazaret.
A Claudia no la conoce nadie tanto cómo a mí y desde allí que haga lo que crea más conveniente, precisamente lleva unos días insoportables de tanto dolor que siente.
Le diré que prepare el viaje lo antes posible.
Al día siguiente se preparó un carro cargado con todo lo imprescindible y una vez todo listo partimos cuatro personas rumbo a Nazaret, Claudia, Jose el conductor del carro, la sirvienta y yo.
Una vez en mí limitada casa a la que llegamos cuando anochecía tuvimos que apañarnos para dormir con algunas cosas que llevamos desde la mansión de Pilato: Claudia y su sirvienta lo hicieron en la única habitación que había, sobre dos alfombras y dos colchones de plumas encima de aquellas y el conductor que debería quedarse hasta que Claudia estuviera preparada para su regreso y yo, en el comedor tras apartar la mesa y las sillas para instalar las correspondientes alfombras. La casa era excesivamente minúscula pero nos supimos acomodar.
El carro lo dejamos en la calle y los dos caballos que tenían que llevarnos de retorno, en el corral con el mío.
Al día siguiente, fui a una casa habitada por familiares de uno de los apóstoles, que me indicaron donde estaría Jesús en la próxima ocasión
Y cuando nos encontramos en la montaña donde ya se había congregado una gran multitud apareció Jesús acompañado de sus doce apóstoles y extendiendo los brazos a modo de saludo, empezó a hablar diciendo en voz alta para ser escuchado por todos:

Hoy os voy a dar unos consejos imprescindibles para llevar una vida justa.
Nunca juzgues a nadie si no quieres ser juzgado, porque aquel que juzga será juzgado. Antes de ver la paja en el ojo ajeno mira si tienes tú una viga en el tuyo, porque ¿Cómo vas a sacar una pajita del ojo de otro si no te sacas la viga del tuyo?
Hipócrita, saca primero la viga de tu ojo y después la pajita del ojo de tú hermano.

No atesores una fortuna mientras tú hermano pasa hambre, porque tú te morirás antes y esa fortuna será pasto de los ladrones, del orín
y la polilla.
— Atesorad para el cielo donde no hay orín, polilla ni ladrones, porque donde esta tu tesoro está tú corazón.

—Yo os digo que no hagáis resistencia al agravio; antes, si alguien os hiere en la mejilla derecha, vuélvele también la otra.

Al que quiera armarte pleito para quitarte la túnica, dale también la capa, y a quien te fuerce a ir cargado mil pasos, ve con él otros dos mil.

Sabed que uno que tenga mil monedas y da dos a un pobre no es mejor que uno que solo tiene una y la da a otro pobre, porque este ha dado todo lo que tiene, mientras el otro ha dado un ínsignificante parte de su fortuna. Por eso os aseguro que es más difícil que entre un rico en el reino de los cielos que meter un camello por el agujero de una aguja.

–Al que te pida, dale; y no tuerzas el rostro al que pretenda de ti algún préstamo.

— Habéis oído que fue dicho; amarás a tú prójimo, y han añadido malamente… (Tendrás odio a tú enemigo) Yo os digo más. Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen y orad por los que os persiguen y calumnian, para que seáis imitadores de vuestro padre celestial, que hace salir el sol sobre malos y buenos y llover sobre justos y pecadores.

–Sed perfectos, así como vuestro padre celestial es perfecto, imitadle en cuanto podáis.

Durante largo rato, Jesús estuvo dando consejos parecidos a los anteriores, siempre para mejorar el trato entre personas a las que dijo son nuestros hermanos ya que Dios es padre de todos.
Y mientras Jesús hablaba yo iba recordando a mi familia y pensaba. Si todas las personas actuaran así considerando que somos todos hermanos, seguramente mi familia estaría viviendo felizmente. ¿Pero porque hay gente tan mala cómo Plinio y sus secuaces? ¿ ¿Acaso tenemos que presentar la otra mejilla a estos asesinos? ¿Debemos tener fe en que Dios los castigue cuando mueran y permanecer sin hacer nada mientras violan, roban y asesinan a todo aquel que encuentren a su paso?
Alguien me dijo que Dios nos da a todos libre albedrío y yo sé que hay seres humanos que carecen de ese don ya que son completamente tontos que no se comunican con nadie ni saben hacer nada en absoluto. Y por eso me pregunto:
¿Cómo puede tener libre albedrio un ser que nace con el cerebro inútil?
Dicen que esas cosas son infinitamente justas pero que no las entendemos porque no alcanzamos la perfección total del conocimiento.

De pronto vi que la señora del procónsul Pilato, la señora Claudia se había alejado de mi lado y estaba junto al Mesias hablando con él mientras le besaba una mano.
Debido al murmullo de la multitud y estar algo apartado solo pude oír la frase de él cuando dijo con su voz portentosa:

Ve a tu casa si lo deseas y no te preocupes que ya estas curada. Tú fe te ha sanado.
.
Aquel día ví como curaba a un ciego, al que dio la vista al instante quedando asombrado al contemplar el mundo por primera vez.
– A un endemoniado que gruñía como un animal, al que vimos cómo ante la orden de Jesús, arrojaba a siete demonios de su cuerpo.
— A un lisiado que tenía los brazos y las manos contrahechas, y quedó perfecto al instante.
— A un cojo, que se desprendió de sus muletas y se puso a caminar lleno de felicidad.
— A dos leprosos, que quedaron limpios con solo tocar el manto de Jesús, y a varios más que sufrían dolores diversos, asfixia o fiebres crónicas, por enfermedades desconocidas.

Las gentes que tan insólitas curaciones contemplaron estaban extasiadas y rezaban exclamando.
¡Dios es grande y su poder no conoce limites! ¡Bendito sea!

Al día siguiente de los hechos narrados nos levantamos muy temprano para aprovechar el tiempo y poder llegar antes del anochecer a Cesarea.
El conductor, empezó a preparar el carro con los caballos, mientras, Josefa la sirvienta recogía los enseres y otras cosas como alimentos y vestimenta suya y de la señora Claudia.
Pero Claudia dijo:
-Yo no me voy, ayer conocí al hijo de Dios y lo voy a seguir durante unos días. Nunca en mi vida me he sentido mejor y todo lo que vimos ayer bien merece que lo acompañe, no solo unos días, si no la vida entera si es necesario.
Traté de convencerla alegando que su esposo la estaría esperando ansioso por saber como se encontraba y para poder estar junto a ella. Que su esposo la necesitaba.
Pero ella dijo en tono suplicante.
Decidle que me encuentro perfectamente que ya no me duele nada Que solo serán unos días, que también tengo ganas de verlo y que lo quiero mucho, pero deseo ante todo seguir a Jesús unos días, aunque solo sea una semana.
Es algo que me lo pide el alma como si fuese un deber por lo que ha hecho por mi salud.
Puede venir y acompañarme si quiere y me sentiré feliz completamente.
No fue posible convencerla ni diciéndole:
Su esposo no puede venir porque es el Procónsul y su presencia, como ya sabe usted podría alterar la estabilidad política peligrando la paz entre Roma y Judea.
Ante la imposibilidad de convencer a la señora Claudia Prócula, y tras deliberar, entre todos decidimos que se quedara la sirvienta acompañándola para lo cual les dejamos el dinero suficiente para alimentarse un par de semanas.
El conductor con un caballo y yo con el mío podríamos llegar a Cesarea a media tarde cabalgando al trote.
Pilato se puso muy contento cuando le explicamos que su esposa había sido curada de su penosa enfermedad, pero no le gustó nada que no la hubiésemos traído con nosotros; pues dijo después de cambiar su sonrisa de satisfacción por un rictus de hondo pesar que reflejó su rostro:
-Me es imposible ir a Nazaret para estar con ella, precisamente me han llegado rumores de que los fariseos y otros grupos religiosos quieren apresar a Jesús de Nazaret y crucificarlo, para lo que ya están conspirando.
Era indudable el temor que sentía Pilatos al Emperador Tiberio y al senado, pues después de que el senado asesinó a Julio Cesar en la famosa conspiración en la que intervino Bruto su gran amigo, ya nada era seguro en Roma, hoy podías ser el hombre más saludable del Imperio y mañana estar crucificado o envenenado. Había que andar con mucha cautela.
Solo me faltaba mezclarme en este asunto para echar a perder mi posición en Palestina y quien sabe que sería de mí después de ese conflicto.
Tras aquellas temerosas confidencias, Poncio Pilato me miró fijamente y me ordenó tajante:
–¡Mañana no quiero que te quedes por aquí, apenas amanezca coges tu caballo y te vas a Nazaret.
Confío en ti, acompañarás a Claudia a todas partes e irás escribiendo todo lo que veas y escuches del Mesías y cuanto oigas y veas de las gentes, como siempre.
Eres mi mejor agente de espionaje, espero que me traigas buenos informes. ¡Ha! Por cierto, los legionarios de mi guardia ya no pernoctareis aquí, ahora solo lo hacen los que están de servicio, los demás lo haréis en la Torre Antonia durante las fiestas de pascua. ¿Sabes donde está?
Si mi excelencia. Pero es en Gerusalen ¿No?
Le contesté escuetamente, con extrañeza.
-En efecto y allí nos tenemos que trasladar; ahora mismo partiré yo con la guarnición, pero tu pasarás esta noche descansando y en cuanto amanezca te vas a Nazaret.

Cuando me despedí de Pilato, la noche se avecinaba, un manto oscuro se fue adueñando de las calles de Cesarea, parecía que iba a llover y el viento frío que me atacaba en cada confluencia de calles me empezó a inquietar.
En cuanto llegase al cuartel me vestiría de centurión, encendería una lámpara y me miraría al espejo.
Ya casi no me acordaba del bonito uniforme y me quería ver con él puesto.
A veces no comprendía para qué diablos me habían ascendido si nunca ejercía de centurión, mi destino era ir siempre disfrazado de paisano.
En cuanto cumpliera mi contrato de un año me licenciaría y me dedicaría de nuevo a buscar al asesino de mi familia.
La única y gran satisfacción que sentía en mi corazón era el haber conocido al hijo de Dios.
Aunque dentro de mi aún presentía que las dudas me acuciaban inexorables.
A mi entender lo que no era natural no me convencía.
Había entrevistado a varias personas que antes eran enfermos, de imposible curación, cómo un ciego de nacimiento, preguntando a sus vecinos, amigos y familiares que me aseguraron que siempre estuvo ciego, igual que hice con un paralítico y con varios sordos mancos y endemoniados con el mismo resultado todos me decían que era verdad, que no había trucos ni magias, pero yo no lo comprendía mi escepticismo no entendía nada ni creía nada ni sus palabras tan llenas de sabiduría me convencían, incluso pensé que lo de la señora Claudia era imposible y cualquier día le volverían los dolores.
Verdaderamente ni yo mismo comprendía mis dudas.
Ni aquellas curaciones y lo que había escuchado de otros como que con solo mandarlo, el mar se quedó tranquilo y desapareció el viento huracanado, o que había dado de comer con solo cinco panes y varios peces a cinco mil personas y sobró para dar de comer a otras tantas, me parecían cosas no naturales y no las admitía mi cerebro.
Solo me tenía muy intrigado el hecho de aquel día en que vi a Jesús andando sobre las aguas y yo lo probé hundiéndome.
No lo comprendía y mi instinto no lo admitía, aquello no era natural.

Apenas amaneció, tal cómo me ordeno el procónsul monté a caballo y Sali rumbo a Nazaret donde llegué atardeciendo.
Ya en mi casa, Encontré a la señora y la sirvienta a punto de cenar y las dos se pusieron muy contentas al verme.
Repartieron la cena conmigo y mientras cenamos dijeron que por la noche sentían mucho miedo de estar solas y escuchar el ruido del viento o del caballo que quedó en el corral.
–¿Y ya le dais de comer y beber al caballo?
Ante tal pregunta se echaron a reír, afirmando la sirvienta Josefa:
–¡Naturalmente, si no se moriría de hambre y sed el pobrecito! ¿No? ¡Que pregunta, hay que ver que cosas tiene usted!
Después de aquella torpe pregunta les hice otra más estúpida aún.
-¿Y que tal con el Mesías ese, ha curado a alguien más?
Las dos mujeres se cambiaron una mirada de sorpresa y las dos al unísono me reprendieron mi falta de respeto a Jesús
Recuerdo lo que dijo claudia muy enfadada..
-¿Cómo puedes hablar así del hijo de Dios? Acaso crees que es un simple curandero? ¡Deberías ser más respetuoso!
Si Jesús te hubiese curado de una enfermedad como la mía, no hablarías de el así.
-Tenéis razón, no soy perfecto y he hablado sin meditar lo que decía. Perdonadme.
-Nosotras no podemos perdonar a nadie sobre esta falta de respeto, las ofensas a Dios solo él las puede perdonar.
Pídeselo antes de dormirte esta noche y él te perdonará si lo haces con fe.
Durante una semana estuve acompañando a Claudia y a su sirvienta a todos los lugares donde Jesús contaba de una forma sencilla para ser comprendido por las multitudes parábolas sorprendentes y curaba a los enfermos milagrosamente.
A pesar de tanta claridad, en el ambiente note mucho escepticismo en ciertos grupos que murmuraban constantemente, a la vez que en sus gestos se les adivinaba mucha malicia contra Jesús.
Durante aquellos días pude averiguar que aquellos grupos pertenecían a enemigos del Mesías. Sin duda eran, fariseos escribas y seduceos.
Como ya tenía varios papiros escritos me trasladé a Jerusalén,
Acompañado por Claudia montando el caballo que teníamos de reserva y su sirvienta en otro que compramos.
Cuando llegué a palacio, Pilato hizo un gesto extraño, no debió advertir la presencia de la sirvienta ni de Claudia, que me seguían, lo que me pareció muy feo, y que ambas mujeres notaron, por la expresión que pusieron.
Pilato se dirigió a mí presuroso preguntando con una exclamación:
¿Que me traes? ¿Alguna novedad importante?
Haciéndome el distraído como si la cosa fuera lo más natural del mundo, le contesté:
-Todo el informe lo tengo escrito, aquí lo tiene.
Ya tenía en su mano el rollo de papiro con el informe cuando se apercibió de la presencia de Claudia y la sirvienta.
Debió ser por eso por lo que su cara enrojeció súbitamente antes de hablar con la elocuencia que lo caracterizaba.
-Por todos los demonios, no os había visto. Estoy tan obsesionado con los asuntos oficiales que ya no veo ni donde pongo los pies
¡Perdonadme!
Inmediatamente quiso subsanar el error dirigiéndose a su mujer, pero ella le dio la espalda y salio del salón sin despedirse tan siquiera, por lo visto estaba muy enfadada.
Sonriendo de una forma forzada Pilato susurró:
-¡Mujeres! .. No hay quien las entienda. Bueno, vamos a ver que me traes en esos papiros.
Se arrellanó en su confortable sillón y leyó el informe sin decir palabra; después de rascarse la barbilla con escaso entusiasmo dijo:
-Lo que me temía, Al nazareno creo que le quedan pocos días de vida. Sus enemigos son muy recalcitrantes y no lo van a dejar escapar fácilmente, cada vez lo veo más claro.
Aquella noche apenas me había acostado cuando llamaron a la puerta de mi habitación ya que como centurión dormia aparte de la tropa en Torre Antonia; era un soldado que me dijo:
-Poncio Pilato me ha ordenado que venga a buscarte inmediatamente, que hay problemas muy graves, deberás seguirme.
–¿Qué pasa?
Le pregunté alarmado.
–No puedo decir nada, me lo ha prohibido. Él te lo contara.
Cogí mi caballo y me dirigí al galope detrás del legionario, al poco ya estaba en el palacio del procónsul entrando sin saludar siquiera a los guardias del salón donde siempre me recibía.
Las primeras palabras de Pilato fueron:
Han detenido a Jesús de Nazaret, Prócula y su sirvienta han ido a ver que le ha sucedido y yo estoy atado de pies y manos sin saber que hacer, no debo intervenir en un asunto entre judíos a menos que me lo pidan.
-¿y que he de hacer yo?
Pregunte adormecido.
–Quiero que vayas a buscar a Claudia, antes de que le suceda algo.
No sabiendo como empezar a buscar a la señora le pregunté.
¿Tiene idea de donde puede haber ido?
Supongo que al monte de los olivos donde creo que tenía que hablar Jesús, allí he mandado a mil legionarios a contener a sus seguidores antes de que se revolucionen.
Acudí prestamente al monte de los olivos, encontrando una gran multitud rodeada por miles de legionarios a pie y a caballo que no les permitían marchar bajo ningún concepto.
Me acerqué a un centurión que conocía y le pedí que me dejase entrar en el círculo sitiado, que tenía que buscar a una persona muy importante y llevarla al procónsul Pilato y que cuando la encontrase saldría por aquel mismo lugar. Sin embargo no fue precisa mi entrada, ya que Prócula que me había visto acudió y se puso a hablar conmigo diciendo con evidente angustia:
-Creo que deberían venir con nosotros varios de los que Jesús ha curado para declarar cómo testigos en caso necesario a su favor.
Después de cambiar unas impresiones con aquel centurión, este aceptó a la vez que señalaba una gran roca que tapaba gran extensión del lugar sitiado.
-Dejare salir a tres o cuatro y que lo hagan por detrás de esa peña para que no lo vea nadie, pero si hubiera cualquier problema no me impliquéis, decid que tratabais de escapar
Inmediatamente La señora fue a buscar a varios conocidos y al poco salía con ellos por donde el centurión amigo nos indicó.
Al poco ya estábamos en el palacio de Pilato y su esposa le contó su plan.
Estos son cuatro personas de las miles curadas por Jesús, este era ciego de nacimiento y lo curó hace ya casi un año en Jericó. A esta señora que estaba endemoniada le sacó los demonios del cuerpo en Betsaida hace ya seis meses y a estos que estaban leprosos los limpió hace ya más de un mes en Nazaret. Sería conveniente que los lleves como testigos de los milagros que hacía este Mesías hijo de Dios.
A Pilato le pareció bien la idea de su mujer y se fue con aquellos testigos para reunirse con los samaritanos y los fariseos, que lo habían llamado; una vez alli presentó a los enfermos curados pero ante las pruebas de los testigos el gran sacerdote Caifás alegó contundente.
-Es muy verdad que estos estaban en las condiciones que dicen, de eso no tengo la menor duda, ya que hemos investigado muchos casos, pero todo esta hecho en nombre del Diablo, todo eso es diabólico y la prueba es que muchos de esos milagros como vosotros llamáis a esa diabluras las hace sin respetar la voluntad de Dios que prohíbe trabajar en sábado.
Este hombre ha trabajado en sábado muchas veces, curar es cómo un trabajo de médico, este hombre lo ha hecho muchas veces sin respetar el sabado y merece la muerte en la cruz.
En ese momento llegó un legionario romano, que entregó a Pilato un comunicado de su esposa Claudia que decia.
No te mezcles en los asuntos de este hombre justo porque he soñado cosas que me han hecho sufrir mucho.
Apenas leído ese mensaje llegó uno de los apóstoles llamado Judas Iscariote y tirando las monedas que le habían dado los fariseos por traicionar a Jesús lo que facilitó su detención, dijo:
No quiero este dinero. (Tal dinero se lo habían pagado por traicionar a Jesús diciendo:
-(Podréis detener al que yo bese, porque ese es Jesús)
A lo que el gran sacerdote le contestó, cuando tiró las monedas.
-Allá tú ese no es mi problema.
Y añadió:
Recoged esas monedas y llevarlas al templo para ofrendarlas a Dios.
Y añadió
Ahora voy a exponer al que dice ser hijo de Dios al pueblo para que lo perdone por ser pascua o lo condene a ser crucificado.
Entonces Caifax el sumo sacerdote del templo, desde un balcón, presentó a Jesús al pueblo de Jerusalén y pregunto a la muchedumbre que llenaba la plaza.
Aquí tenéis al que dice ser hijo de Dios Y no respeta los sabados como es la voluntad de Dios pr lo que creemos que las curaciones son cosas del mismo Satanás y a este otro lado a Barrabas, un ladrón Y como es costumbre en la pascua yo os pregunto ¿A quien perdonamos de morir en la cruz? ¿A Jesús el nazareno que no respeta los mandamientos o a Barrabás, un ladrón que roba para poder comer?
La contestación de la muchedumbre fue clamorosa:
-¡A barrabás! ¡A Barrabás! Gritaron todos.
Al oír esa exclamación multitudinaria Pilato agachó la cabeza,
se puso a lavarse las manos en una jofaina y tras secárselas con una toalla les expuso:
-Yo me lavo las manos; que la sangre de este hombre justo caiga sobre vosotros y vuestros descendientes.
Caifáx sonrió satisfecho ya que para condenar a alguien a muerte, solo lo podía hacer el procónsul romano y lo había hecho de una forma rara, pero lo había hecho.
El procónsul romano se desentendió y lo dejó en sus manos.
Y el sumo sacerdote, al momento mandó que se iniciaran los suplicios a que fue sometido Jesús que con voz apenada dijo:
-Hágase la voluntad de Dios—
Después, durante todo el tiempo permaneció en silencio absoluto, siendo azotado vilipendiado con escupitajos e insultos y coronado con una corona de espinas, después cargado con la cruz ascendió unos tramos de la montaña Golgota, cayendo varias veces; en una de ellas, una mujer que antes estaba endemoniada y Jesús la salvó de los demonios y se llamaba Maria Magdalena, le dio a beber un poco de agua en un pañuelo empapado.
Otra mujer llamada Verónica le enjuagó la cara con su pañuelo
Después, fue ayudado por un hombre que se llamaba Simón de Cirene a llevar la cruz.
Ya en la cima del monte lo crucificaron delante de su madre y otras personas que no cesaron de llorar, clavándolo con clavos en las muñecas y los pies.
Sobre la cabeza le pusieron un letrero que decía- Jesús hijo de Dios-
Levantaron la cruz y allí vigilado por los soldados romanos quedó entre dos ladrones, Dimas y Gestes, uno a cada lado, también crucificados..
Uno de los ladrones, Dimas, le pidió perdón por sus pecados y Jesús le dijo.
-Hoy estarás en el cielo a mi lado.
Yo mientras tanto me encontraba en el Palacio de Pilato esperando órdenes y cuando el llegó y me enteré de lo sucedido quise ir a ver a Jesús, algo me impulsaba a ir a verlo, no podría explicármelo, era una fuerza superior que me empujaba al monte aquel, y cuando llegué lo vi todo en tinieblas, varios soldados lo estaban custodiando. y me dejaron que me acercase a verlo de cerca. Los otros dos ya estaban muertos por lo visto a los ladrones les habían roto las piernas para que muriesen antes y a Jesús no y sufrió durante más de nueve horas, no parecía estarlo aún y me pareció
que me miraba, Pero de pronto gritó:
-¡Padre por que me has abandonado!
Aquel grito desesperado me impresionó profundamente, creí que estaba sufriendo mucho y quise evitarle tanto dolor, así que le quité de las manos la lanza a uno de aquellos soldados, me acerqué a la cruz y se la clavé en un costado intentando atravesarle el corazón y acabar con sus sufrimientos, por la herida empezó a salir agua y sangre. Entonces dije apenado:
-Verdaderamente este hombre es el hijo de Dios
Me quedé todo el tiempo allí haciendo compañía a los soldados, y a las mujeres entre ellas su madre angustiada, hasta que lo bajaron, lo envolvieron en un lienzo y se lo llevaron para enterrarlo en una cueva donde lo metieron dentro de un sarcófago, después cerraron la cueva y taparon la puerta con una gran roca.
Todo fue visto como ya dije por varias mujeres que allí estában una era su madre, Maria, otra era Maria la de magdala y otra la mujer de Poncio Pilato, Claudia Prócula.
Como había corrido el rumor de que al tercer día resucitaría algunos seguidores fuimos a ver si era así, entre ellos seguían estando como en su entierro, su madre, Maria, Claudia y Maria Magdalena que entraron y enseguida salieron diciendo que Jesús había desaparecido y que se les había aparecido un ángel diciéndoles que Jesús había ascendido a los cielos pero que volvería a presentarse a muchas personas, entre ellas a sus apóstoles.

Después de aquellos acontecimientos aún sucedieron otras cosas dignas de recordar.

Pilato me ordenó que investigase a ver donde se habían llevado el cadáver de Jesús y me dijo:

Cuanto ha sucedido con la muerte del Mesias es muy sospechoso, primero lo detienen por hacer milagros, yo les intenté convencer de que eran cosas buenas, pero ellos contestaron alegando que eran cosas del diablo por que muchas veces las había hecho en sábado estando prohibido por Dios trabajar en tal día, después lo enetrraron en una cueva y ahora resulta que desaparece de su tumba y sus amigos aseguran que se les ha aparecido en varias ocasiones dándoles instrucciones para llevar su doctrina al mundo entero, pero a pesar de que mi mujer esta convencida de que todo es verdad y que Jesús es el hijo de Dios, yo noto ciertas cosas que no me concuerdan cómo por ejemplo:
¿Cómo es posible que uno de sus apóstoles lo traicione Si ha sido testigo de cientos de milagros?
No lo comprendo, quiero que investigues y averigües donde está el cuerpo de Jesús.
Necesito saber toda la verdad de este misterio.

Inmediatamente me puse en camino de Galilea y me dijeron que Judas se había ahorcado, busqué a mi amigo el familiar del apóstol pedro y este me comunicó que no había ningún misterio que Jesús había resucitado, y se había presentado en diversas ocasiones para dirigir a sus apóstoles por las sendas que deberían llevarlos a sus respectivos destinos.
Después de varias semanas investigando por todas partes llegué a la conclusión de que en efecto no existía ningún misterio, que todo se había desarrollado según dijo la señora Claudia Prócula, y regresé a Cesárea. Donde Pilato se había encontrado con otro conflicto
En aquella ocasión medité mucho sobre la palabra misterio y pensé ¿Acaso no es un misterio la existencia? ¿Acaso no es un misterio la naturaleza? Verdaderamente vivimos rodeados de grandes incógnitas que no sabemos ni entender remotamente. ¿Qué es la vida? ¿Por qué unos nacen bien y otros mal en diferentes aspectos? ¿Qué fue antes el huevo o la gallina? Todo son misterios que jamás dominaremos ni comprenderemos.
Pero dejémonos de conjeturas imposibles y volvamos al problema que se había suscitado en Roma
Resultó que el gran sacerdote de Jerusalén habló mal de Pilato al gobernador de Siria Vitelio que era vigilante de lo que sucediese en Palestina y Pilato tuvo un comunicado del emperador Tiberio ordenándole que se presentase a la mayor brevedad posible para aclarar ciertos rumores que le habían llegado de los cinco firmantes de abajo, que eran los cinco sacerdotes del templo.
Los que lo acusaban de intrigas, robos y dictadura ilegal.
Pilato sabía que presentarse bajo tale acusaciones, que dijo eran falsas ante Tiberio solo podrían reportarle la destitución el descrédito y posiblemente la crucifixión, así que decidió exigir a los sacerdotes una confesión de denuncia falsa y al negarse ellos los hizo encarcelar e inmediatamente sin otro juicio ni nada, los crucificó. Enterado Vitelio gobernador de Siria, lo comunicó al emperador Tiberio y este ordenó que Pilato fuera detenido y llevado a Roma para comparecer ante el senado.
Desde entonces no se volvió a saber nada ni de Poncio Pilato ni de su mujer Claudia Prócula.
Circularon algunos rumores que aseguraban que Poncio Pilato se habia suicidado y de su esposa Claudia nadie sabía nada, lo que realmente nada aportaba a tan escabrosos sucesos.

CAPITULO XII

¡LA TEBERNA VENUS!

Después de licenciarme del ejército, lo primero que hice fue regresar a Roma donde debería efectuar algunas comprobaciones referentes al estado de cuentas y marcha de mis negocios agrícolas y ganaderos que puse en manos de mi amiga Livia, además de visitar a familiares y amigos.
Durante los dos años que estuve en Siria y Judea permanecí completamente desconectado de mis padres adoptivos, de mis negocios y de mis amigos los luchadores y gladiadores; solo me comunique con Roma a través de los papiros que fuimos enviando a los dos emperadores que hubo durante ese tiempo, Cesar Augusto y Tiberio
A mis padres nunca les dije nada de cómo iban las cosas, por no preocuparlos, tan solo les envié una carta al principio, pero al no recibir contestación dejé de hacerlo y pasó el tiempo casi sin darme cuenta de tanto trabajo en investigar y escribir los informes.
Cuando llegué me enteré de varias cosas que habían sucedido durante mi ausencia.
Sucesos que me hicieron y llorar meditar en la brevedad del tiempo.
A veces, especialmente cuando eres joven, tienes la sensación de que nunca sucede nada, que el tiempo transcurre lentamente, y hasta llegas a creer que nunca llegarás a viejo, pero al atravesar cierta edad, cuando empiezas a tener problemas de salud, vas perdiendo facultades, tienes menos fuerza y agilidad, te duelen los huesos y ves como la piel se arruga por todas partes y las aventuras infantiles se ven lejanas aunque solo estés a cuarenta años de aquel tiempo entonces notas que tú vida se acelera y adviertes que pasan cosas en las que nunca habías reparado, cómo que los vecinos o conocidos se van envejeciendo también, algunos muriendo, o que tus conocidos empiezan a tener familia, enfermedades y algunos, muchos problemas.
Es por eso que durante dos años el tiempo se me fue escapando tan rápido que ni me di cuenta de que tenia familia, amigos y negocios en Roma, y cuando regresé apenas pude asimilar que mi padre adoptivo Ovidio y mi madre su esposa, Agripina habían fallecido durante mi ausencia en un intervalo de tres meses, siendo ella la primera que falleció de un ataque cardiaco y él de tristeza al verse solo.
Nunca comprenderé porque no me llegó ninguna de las cartas en que mi padre Ovidio me comunicaba la muerte de Agripina su esposa, y después las de Livia contándome la muerte de de los dos, ni tampoco la invitación que me hizo a su boda con el comerciante más rico de un pueblo cercano, dejando su empleo en manos de Floro el sirviente de los que antiguamente eran esclavos en la villa de mis padres, el que me salvó la vida.
Floro me recibió en su casa y me mostró las cuentas de la explotación, que por cierto fueron mejor de lo que me esperaba en especial el aumento de los afluentes de agua para riegos y el aumento de hectáreas laborables, haciendo que las ganancias fueran mayores.
Durante su control hacía poco más de un año en las finca se habian experimentado cambios de mejora notables y por tanto se aumentó también el numero de obreros contratados.
Floro me contó que al no contestar a ninguna carta mis padres se pusieron muy tristes y pensaron que me podía haber sucedido algún percance, por lo que pensaron hacer un viaje a Palestina ya que en el negociado del ejército no sabían nada salvo que me habían ascendido a centurión.
Lamentablemente no pudieron hacer el viaje por las tristes circunstancias ya reseñadas.
Verdaderamente la vida a veces te da golpes tremendos que son muy difíciles de sobrellevar, menos mal que al menos con el negocio todo fue bien.
Y cómo Floro había hecho estupendamente el trabajo de Livia le aboné la cantidad del diez por ciento que había acordado con ella y se puso contentísimo, repartiendo lo conseguido entre todos los sirvientes alegando que todos habían colaborado de igual manera.

Después de lo narrado anteriormente aún me quedaba en esta vida un deber por cumplir, que me destrozaba el alma y no me dejaba dormir, vengar a mi familia.
Posiblemente las comunicaciones entre llos paises del Imperio no fueran tan buenas como se presumía ya que en algunas ocasiones los correos eran interceptados por ladrones matando a sus portadores para quitarles los pocos dineros que llevasen en su bolsa particular o en los envios comerciales, resultando el envio de los correos perdidos en esos largos y accidentados trayectos , como a veces sucedió también con los envios de comunicados al emperador , aunque en estos casos el correo era más seguro ya que en tales casos se hacía con un sistema reforzado por tratarse de asuntos de gran importancia imperial.
Ahora no recuerdo quien dijo:– La venganza es un vino amargo que se debe beber sin prisas o de un trago.
No sé si era así ni porqué me ha venido ese refrán a la cabeza, posiblemente porque ya huelo los jazmines de Antioquia, mientras montado en mi caballo blanco, después de cabalgar toda la noche me adentro por sus bulliciosas calles, y mi corazón brinca de contento.
¿He escrito que estaba contento cuando aún no sabía lo que el destino me podía deparar? ¿Y si nunca encontrase a Plinio? ¿Y si él me encontrase antes a mí? Solo tenía una carta en la mano, y había que ponerla boca arriba.
Todo era cuestión de suerte.
Lo primero que tenia que hacer era buscar una casa para alquilarla así que empleé mi sistema de siempre, buscar y preguntar en una taberna.
En una esquina había una con nombre de diosa, Taberna Venus sin pensarlo ni un instante me acerque allí, até el caballo en una de las argollas que para tal fin había cerca de la entrada y entré resuelto. Nada más atravesar la puerta me pareció conocer aquel lugar, posiblemente ya pise aquel suelo en mi primer viaje a Antioquia capital de Siria.
Había mucha clientela, y me sorprendí aún más cuando vi a unos parroquianos sentados alrededor de una mesa redonda.
.Conté siete y no les di gran importancia, se trataba de hombres que jugaban y bebían, lo típico en estos lugares.
El lugar estaba bien iluminado por los rayos de un sol espléndido primaveral que penetraba por varias ventanas, además era medio día.
¿Dije que cuando vi aquella gente me sorprendí recordando algo?
Perdona amigo lector, a veces se me va el santo al cielo cuando algo me parece conocido y no sé que es, aunque en aquella ocasión me pareció conocer a dos de aquellos hombres que jugaban, bebían y reían sentados alrededor de aquella mesa.
Las dudas que en un principio tuve se disiparon cuando advertí que uno de aquellos hizo un gesto al verme y conminó a los otros a que mirasen, señalándome sin ningún disimulo.
Todos si excepción volvieron la cabeza clavando sus miradas en mi, pero uno dijo en voz alta
–¡Bha! Dejadlo, ese se debe de haber equivocado de taberna.
Y siguieron con lo suyo olvidando mí presencia.
Sin embargo la cara de dos no se me pudieron borrar de mi mente, uno era bajito y regordete, tenia la nariz aplastada hacia un lado como si le hubieran atizado un buen golpe y el otro, aunque estaba sentado se notaba que era de más estatura, estaba calvo y tenia una cicatriz en la frente que le daba un aspecto inquietante siniestro, cómo de criminal en activo.
Aquellos dos individuos eran los que recordaba de cuando la primera vez que estuve con Poncio Pilato allí en Antioquia y me asediaban por todas partes.
Si mis sospechas eran fundadas aquella gente debería saber donde estaba Plinio.
Lo que me extrañó fue que en aquella ocasión no me atacasen.
Finalmente decidí preguntar en el mostrador al encargado por si me podía indicar donde podía encontrar una vivienda.
La barra estaba llena de gente tomando vino y refrescos, y de momento no vi a ningún camarero así que me senté sobre un taburete que había libre y me puse a esperar.
Apenas me hube sentado una camarera preciosa se acercó preguntando con una bonita voz y una sonrisa encantadora.
— ¿En que puedo servirle? ¿Desea tomar alguna cosa?
Nunca en mi vida me había sentido tan torpe, aquella imagen me pareció angelical y no acertaba a decir ni una palabra, en mi mente se estableció una densa cortina borrando todos mis asuntos, trasladándome al mismo cielo dejándome sin palabras; en voz baja, empleándome a fondo, solo pude decir.
–Me parece que me he enamorado de usted y me he quedado mudo.
La preciosa chica que debería contar unos veinte años se echó a reír consiguiendo que mi cara se pusiera roja de vergüenza.
Finalmente me rehice, recordé mi problema y le dije abochornado:
–Perdóneme señorita por mi desvarío, solo quería hacerle una pregunta, pero póngame un vaso de vino y se la hago después cuando tenga un poco de valor.

La chica de ojos verdes, escultural figura, y sonrisa sensual se me acercó discretamente y me afirmó:
–No hace falta que se emborrache para hablar conmigo, pregunte, pregunte: que no muerdo.
–Aquella simpatía me dejó desarmado, así que le pregunté:
–¿Sabe usted si por aquí alguien me alquilaría una vivienda?
Cómo si se hubiera roto el mundo por un cataclismo ella puso un gesto de desencanto y contestó:
-Eso depende de cómo quiere usted que sea la vivienda. ¿Es para muchas personas?
–Solo somos dos, mi caballo y yo.
Nuevamente la joven se recupero de su mal instante y se rió muy divertida, pero aquella vez con tal sonoridad, que muchos parroquianos volvieron la cabeza para curiosear.
–Que gracioso es usted. Mira que contar a un caballo como persona… Perdone usted mi franqueza; sobre su pregunta le puedo acompañar a casa de una señora vecina que quizás le pueda ayudar, ya que se dedica a alquilar viviendas y eso.
¿Una vecina que alquila viviendas y ESO? ¿Qué quiso decir con ESO? ¡Nunca supe a que se refería con- Eso- y decidí averiguarlo en cuanto tuviera ocasión.
Ante tal ofrecimiento me sentí como si la molestase un poco y alegué, fingiendo consternación.
No quisiera molestar, dígame como se llama esa vecina y donde vive y ya iré yo a hablar con ella.
–¡Pero que dice de molestar, si estoy desando salir a que me dé un poco el aire, no sabe usted lo aburrido que es estar todo el día metida aquí.
Voy a llamar al Jandrín que se cuide del negocio mientras le acompaño a usted.

El tal Jandrin resultó ser el pequeñajo barrigudo de la nariz aplastada, y le llamaban Jandrin como diminutivo de Alejandro.
La chica me contó lo de eso, que no me aclaró nada y algunas cosas más por el camino a la casa de la señora vecina que se llamaba María, una VECINA que distaba desde la taberna casi dos horas de trayecto, la tal señora Maria me alquiló una vivienda similar a la que tuve alquilada en Jerusalén y algo más barata porque los precios allí en Antioquia eran más bajos.
Sobre la vivienda no voy a hacer ninguna descripción porque si empiezo a describir lo que se veía desde la ventana, los ruidos que se escuchaban, del gentío que circulaba por aquella calle enrevesada, llena de tenderetes por ser aquel día precisamente el señalado para el mercado, lo que se acostumbraba a vender, las discusiones y regateos entre los vendedores y clientes, los precios de cada artículo, si además me pongo a describir que desde esa ventana se podía disfrutar del vuelo soberbio de los pájaros vencejos y sus graznidos, persiguiendo a los mosquitos, el humo que salía de alguna que otra chimenea, y los olores que se percibían, algunos perfumados y otros repulsivos voy a aburrir al lector y a mi la verdad no me agrada aburrir a las personas con estúpidas o cursis descripciones y además porque gastaría un puñado de pergaminos y la verdad es que los pergaminos son muy caros y los tiempos que corren no son para tirar los denarios disponibles que cada vez son más difíciles de conseguir.
Creo que tras reflexiones tan convincentes lo mejor sin duda alguna será mejor no describir ni una habitación, ni mobiliario ni nada, que sin perdida de tiempo volvamos a lo que interesa.
Persuadido de que como aquella mujer nunca encontraría otra en este mundo ni en mi vida, decidí emplear el tiempo de regreso; ya habíamos simpatizado durante la ida, así que decidí emplear toda mi estrategia romántica del bagaje que dudaba poseer, y emplearlo a fondo, pidiendo a Dios que me ayudase, al menos en esta ocasión fe no me iba a faltar.
Cómo agente de información llámalo espía o como te parezca, me consideraba un avezado experto, pero cómo conquistador de mujeres, no puedo presumir en absoluto ya que quitando a Livia y alguna otra sin ninguna intención amorosa nunca he tratado a ninguna mujer, por eso me sentí abrumado y sorprendido de mi pericia en aquel momento.
A veces pienso que no fui yo el que conquistó a Venus, si no que fue ella la que me conquistó a mí.
Empecé mi asalto de la siguiente forma: le conté a la preciosa de ojos verde apasionante que me llamaba Longino y le dije que nunca había tenido novia porque nunca me había enamorado de ninguna hasta que la vi a ella.
Por lo visto le pareció harto extraño y protestó exhibiendo una sonrisa encantadora.
-No me creo nada, me parece usted un poco liante.
De nuevo le volví a asegurar..
-Le repito que solo me he enamorado una vez y ha sido hace un rato cuando la he conocido a usted. ¿Acaso no ha notado como me puse de nervioso al conocerla, que me quedé sin palabras?
Ante mis astutos argumentos ella se hizo la desentendida, desviando la conversación.
–¿Y que hace usted aquí en Antioquia?
Me pareció que debía seguirle el juego así que le contesté con otra observación para volver al tema que me interesaba.
–Por favor, no me trate de usted, si vamos a ser novios o amigos tráteme de tú.
Ella se echo a reír alegando:
–Hay Longino, Longino, me parece a mi que has tenido muchas aventuras y más novias que pelos tienes en la cabeza. ¡Menudo pillín debes ser tú con esa labia!
–Si te hace feliz pensar que he tenido muchas aventuras no te lo voy a negar pero de novias nunca he tenido ni una y solo pienso tenerte a ti, si quieres, claro y si no me retiraré a una montaña, me meteré en una cueva y allí pasaré el resto de mi vida comiendo hierbas y lagartijas.
–¿Pero estas seguro de lo que me pides?
–Nunca he estado más seguro de nada, cuando me conozcas mejor sabrás que jamás miento.
–¿Y que he de hacer para conocerte mejor?
– Eso es fácil yo te voy a decir que si quieres ser mi novia y si tú respondes que si, empezarás a conocerme mejor, te lo aseguro. ¿Quieres ser el amor de mi vida
Entre risas de nuevo ella habló
–No te puedo contestar a esa pregunta por que esa no es la pregunta que has dicho antes. La pregunta ya que veo que te estas liando te la haré yo. –¿Quieres ser mi novio? Di, si o no. Pero piensa que yo no voy de broma; que yo, créelo o no, solo tuve un novio, que murió; después ya no tuve ninguna relación parecida. Y mira, he tenido pretendientes a montones, pero solo tú me has gustado.
Creo que me he enamorado de ti solo con verte.
¡Por cierto, me llamo Venus!
Todo aquello me parecía un sueño, algo imposible de creer.
Me encontraba ante la mujer más exquisita del mundo que me pedía que si quería ser su novio, y me lo estaba diciendo como una diosa del amor, cómo la diosa Venus.
Solo debía contestar…¡Si! Por eso me llené los pulmones de aire y exclame—-
–¡Si!
Creo que nos habíamos vuelto locos puesto que darse besos en público nunca lo vi hacer a nadie y nosotros lo hicimos.
Y lo hicimos en la puerta de la taberna Venus a la que habíamos llegado de regreso y allí fuimos aplaudidos por todos los transeúntes y los parroquianos de la taberna, incluido Jandrin,

Durante los días siguientes, Venus y yo fuimos la pareja más feliz del mundo yo le conté toda mi historia desde aquella maldita noche, que estaba buscando a PLinio para vengar a mi familia matándolo. Le conté también que durante dos años había estado escribiendo todos los documentos que Poncio Pilato me dictaba primero para el emperador Cesar Augusto y después para el emperador Tiberio. Raro era el día en que no le contaba algo de mi pasado cómo que llegué a ser campeón de lucha grecorromana y el combate que perdí haciendo de gladiador sin armas contra Plinio y que no fui muerto por él porque el emperador Augusto me perdonó.
Luego otro día después de hacer el amor con ella en mi casa le conté las dudas que había sembrado en mí el hecho de que no fuera virgen generando dudas que me perseguirían durante toda la vida, algo que como la venganza contra Plinio me iba a repercutir siempre, porque… ¿Como puede un hombre saber lo que su mujer pudo sentir por otro u otros en el pasado? ¿Recordaría a alguno y lo consideraría mejor que a él? ¿Le habría aceptado para vengarse del otro sin amarlo a él? ¿Volvería con el otro si lo encontraba algún dia o el la buscase? ¿Le habría mentido en algo? ¿Qué podia haber hecho con el otro o los otros y los recordaria siempre?
Tras todas aquellas preguntas que pudiese tener un hombre, ante una situación en que se encontrase como yo, ella contestó.
No tengas dudas, tú no eres ese hombre, yo te amo a ti para toda la vida, todo lo demás esta olvidado para siempre
En otra ocasión le conté que había investigando a un hombre que hablaba a las multitudes en Judea y curaba a la gente de inmediato, tuviese lo que tuviese afirmando que era hijo de Dios.
Ella nunca me contaba gran cosa, una de las pocas cosas que me dijo fue que su hermano se llamaba Sejano y que como yo, eran romanos, que habían venido a Siria hacía muchos años porque tenían unos terrenos que vendieron para comprar la taberna ya que a su hermano no le gustaba trabajar en el campo y en Antioquia la taberna con vivienda incluida les Salió muy bien de precio y se ganaban la vida estupendamente.
Un día conversando, le pregunté por su hermano Sejano y le dije que algo no me cuadraba, la presencia de aquellos individuos que antaño me atacaron en diversas ocasiones en Antioquia me tenían intrigado.
Y ella me contestó.
-Sejano está de viaje de negocios en Egipto.
Mi hermano es una persona que no para de pensar en ganar dinero y en cuanto le hablaron de unos proyectos en Egipto le faltó tiempo para marchar allí.
Dentro de un par de semanas volverá y lo conocerás, creo que os llevareis bien.
En cuanto a tus sospechas sobre Jandrin y sus amigos, debes de confundirlos con otras personas, los conocemos desde hace más de cinco años y son trabajadores sin antecedentes de nada.
No te preocupes estás muy alterado por aquellos sucesos tan terribles de tu infancia.
No me convenció la explicación sobre los amigos de Jandrin, pero algo les debía de haber sucedido ya que hacía varios días que no los veía por la taberna y se lo dije a Venus preguntándole:
-Oye Venus. ¿No te has dado cuenta de que el Jandrin y sus amigos ya hace unos días que no vienen por la taberna?
Venus se me quedó mirando indecisa antes de contestar.
Longino, creo que estas un poco enfermo con todas esas ideas que te tienen obsesionado, estos tíos son como todos, una veces vienen y otras no, eso le pasa de vez en cuando a todos los clientes, dejan de venir y a lo mejor no los ves en un siglo por decirte algo y cuando menos los esperas aparecen como si tal cosa.
Olvídalos no te atormentes más, amor mío.
No muy convencido con aquellos razonamientos le pregunté.
-¿Y no sabes donde vive alguno? Te pregunto esto porque el primer día me pareció que conocías muy bien a Jandrín ya que le dejaste el negocio en sus manos.
Venus se sonrió antes de ponerse muy seria y contestar.
-Mira Chico, lo dejé que se cuidase del negocio cómo se lo pude haber dejado a otro, son todos clientes de confianza.
No le veo a eso nada de malo, creo que ves demasiados fantasmas por todas partes, me tienes muy preocupada.
Y sobre sus domicilios no tengo ni idea de donde vive ningún cliente, nunca me ha interesado saber eso.
Después de aquella conversación ya no quise molestarla más pero a ratos me dedique a ir buscándolos por los distintos bares del barrio con la esperanza de que si eran del entorno por fuerza un día u otro los localizaría.
Lamentablemente no di con la pista de ninguno y me dije: Lo mejor será esperar al hermano a ver si él conoce a Plinio aunque se haya cambiado el nombre.
Ha sido una pena que hayan desaparecido los de la mesa redonda, que sin duda sabían muchas cosas y se me esta acabando la comprensión, la resignación y la paciencia.

CAPITULO X I I I

Las dudas

Solo faltaban tres días para la vuelta de Sejano, el hermano de Venus.
Desde que hablé con un cliente del bar que me dijo que el establecimiento solo llevaba un par de años inaugurado, descubrí que Venus debió mentir al decir que habían ido allí hacia muchos al menos oho o diez para comprar la taberna con vivienda incluida por un precio muy bueno con lo conseguido en la venta de unas tierras.
Desde ese momento no he investigado nada más.
Mi desconfianza cada vez es más patente. ¿Porqué Venus me engaña en estos pequeños detalles?
Mi estado mental esta tan atormentado y desconfió de tantas cosas que prefiero esperar a que el destino actúe y ponga cada asunto en su lugar.
Por eso cuento los días, las horas y los minutos que faltan para el regreso del hermano de Venus.
Si el destino me ha traído a este rincón del mundo para conocer a esta mujer por algo será, el destino es intangible, incierto, a veces maravilloso y otras terrible, pero puede resultar increíble si el hermano de mi amor resulta ser el malvado Plinio, que se hubiera cambiado el nombre.
Claro que si Sejano fuera Plinio, Me hubiera dicho algo, no sabía a que atenerme. Siempre pensé que la casualidad no existe.
No paro de meditar en que las cosas suceden por algo por algo misterioso que desconocemos.
No sabía cómo reaccionaría si mis sospechas respecto a Plinio resultaban fundadas y el hermano de Venus era él.
Mil incógnitas acudían a mi mente al imaginar que podría perder el amor de ella si me tuviera que enfrentar a Plinio por ser el asesino de mi familia.
De nuevo las dudas me atormentaban; por un lado pedía a aquel hombre que dijo ser hijo de Dios que hacise el milagro de que Sejano no fuese Plinio y por otro le supliqué que lo fuese y terminase de una vez aquel tormento que me retuercía el alma y el corazón sin piedad de forma tan atroz e interminable.
Ya solo faltaban tres días para saber el final del misterio.
Ya eran demasiadas las mentiras que fui descubriendo aún sin poner énfasis en ninguna investigación, posiblemente el haber sido un sabueso durante tanto tiempo me había hecho desconfiado y todo lo desmenuzaba buscándole la parte oculta, recuerdo aquel dia en que descubrí en la espalda de ella unas marcas cómo si le hubieran dado latigazos y ella aseguró que estando en la bodega le había caído una estantería encima produciéndole aquellas heridas ya cicatrizadas.
Y cuando dijo que su novio se llamaba Rufo y nunca se había acostado con él y descubrí que no era virgen y me contó que había perdido la virginidad por que había sido violado de muy pequeña por un vecino loco, y que su novio había muerto victima de un accidente, al caer del caballo, y averigüé que ni se llamaba Rufo, si no Tulio y murió ahogado siendo hallado muerto en un río.
Ya eran demasiadas las mentiras pero era tan grande mi amor que llegué a pensar que la culpa era mía por ser tan desconfiado, que las personas suelen decir cosas que no son verdad sin malicia, que a veces la culpa de las mentiras la tienen más los oídos de quien escucha que las palabras del que habla. Que a veces uno oye mal lo que le dicen por estar pensando en otras cosas cómo a mi me sucedía continuamente.
Así iba pasando el tiempo, así fueron transcurriendo las horas,
los minutos que yo contaba incluso en mis sueños, hasta que por fin llego el tan ansiado día.

CAPITULO XIV

LA VENGANZA

Sejano llegó y cuando lo vi no supe si era o no el hombre al que tanto deseé encontrar.
Como era costumbre en mi, las dudas acudieron prestamente a mi espíritu desconfiado
Cuando bajó de su caballo yo estaba junto a Venus y ni se percató de mi presencia, ambos se abrazaron y cuando se separaron ella me presentó con estas palabras llenas de emoción:
-Sejano aquí te presento a Longino mi novio, mi hombre.
-Tanto gusto en conocerte, Venus ya me había hablado de ti.
Esa fue la respuesta de él mientras me estrechaba la mano efusivamente y yo lo examinaba con suma atención.
Aquel hombre de una edad cercana a la cuarentena, salvo la estatura similar a la de Plinio no se parecía en nada al que tanto había buscado por medio mundo.
Sejano era gordo, muy distinto a Plinio que tenia una figura de atleta incomparable, su dentadura era completa y llevaba un parche en el ojo derecho debido a un accidente que tuvo de pequeño según me había contado ella, su hermana.
Por un lado di gracias a Jesús de Nazaret con mi pensamiento al quitarme tal peso de encima y aclarar mis dudas; pero por otro lado se me iba a complicar la vida ya que no pensaba de ningún modo olvidar el juramento que un día hice en sueños a mi madre, de que nada en el mundo me haría desistir de buscar al culpable del martirio al que fuimos sometidos todos los miembros de nuestra familia y el asesinato de ellos seis,
Después de conocer a Sejano la vida me pareció más bella, mi novia Venus se desvivía por mí y yo por ella.
Todo parecía haber terminado muy bien, sin embargo a los pocos días de nuevo a mi acudieron aquellos sueños en los que mis padres me inducían a seguir buscando a Plinio
-No te olvides de nosotros, vénganos y descansaremos en paz.
Sejano nos contó que en Egipto el negocio que le habían propuesto era invertir una respetable suma de dinero en la construcción de carreteras, puentes y servicios que unieran varias ciudades de gran importancia para el comercio y la industria además de la construcción de un puerto y una red marítima entre diferentes países para facilitar el intercambio comercial.
Sejano finalizó su disertación diciendo con desaliento:
-Es muy difícil hacer negocios con los egipcios, si no tienes una fortuna para invertir; nosotros solo disponemos de esta taberna y algún dinero para ir abasteciéndolo de bebidas y lo necesario.
Si tú pudieses prestarme cierta cantidad con la condición de devolvértela en dos años con intereses me harías un favor inestimable. Mi hermana me ha dicho que no tenías problemas económicos.

Aquella petición me dejó un poco desconcertado, no podía echarme atrás por el cariño que le tenía a Venus, así que le contesté:
-No soy tan rico como crees, pero si puedo ayudarte lo harésin ningún interés dime cuanto necesitas y lo consultaré con mis administradores en Roma.
Al momento Sejano me dijo la cantidad mínima necesaria para invertir en los proyectos egipcios.
-Necesito unos doscientos mil denarios de aureos,( Denarios de oro)
Al escuchar tal cantidad, no me dio un sincope por muy poco, eso era una fortuna imposible; no obstante le contesté intentando mantener la serenidad.
–No creo contar con tal cantidad, sin embargo si te parece bien, deberías esperar un par de semanas, haré un viaje a Roma y veré si puedo reunirla con la colaboración de mis amistades.
Sejano aceptó la condición de esperar dos semanas con otra condición:
-Si en ese tiempo no vienes con el dinero no es necesario que vuelvas y olvídate de nosotros.
Ante tal atrocidad no pude seguir manteniendo la tranquilidad.
-¿Cómo que me olvide de vosotros? ¡En todo caso me olvidaré de ti, de Venus jamás! ¿Quien te crees que eres?
Al verme tan enojado Sejano cambió de actitud y con un tono más sosegado y atento agregó:
–¡Pero hombre por qué te pones así! ¡Perdona pero esa es una forma que tengo de probar el amor entre personas, solo quería saber el cariño que le tienes a mi hermanita!
Espero que no te lo hayas tomado a mal.
Por mi parte no te pongo ningún impedimento, esperaré el tiempo que creas necesario, el que necesites. ¿Dos semanas has dicho? ¡De acuerdo, quedamos en dos semanas!

Ignoro si Sejano notó mi desánimo cuando le dije sin excesiva convicción:
–Bueno, partiré mañana al amanecer, si quieres algún encargo de Roma que lo pueda traer en mi caballo dímelo ahora y al regreso te
Lo traeré
–Pues mira me gustaría que me trajeses una espada de gladiador siempre he querido tener una.
Al rato de despedirme de Sejano le dije a Venus:
Tu hermano, no comprendo por qué me recuerda a Plinio
Hemos tenido una conversación y se ha enfadado gritando como lo hacía Plinio recordándome su voz, después ha dicho una frase que también me lo ha hecho recordar cuando dijo no se qué de un sistema que tiene para comprobar hasta donde se quieren las personas.
Bueno, ya se que estoy condicionado con lo de mi familia pero son tantas las cosas que me pasan con tu hermano que a veces no se que pensar.
En cuanto me levante he de coger mi caballo y partir a Roma a ver si consigo reunir casi un cuarto de millón de áureos, (denarios de oro) para tu hermano.
Yo no sé como voy a reunir tal cantidad pero bien saben los dioses que lo hago por ti, por que si no… Bueno vamos a dormir un rato que me queda mucho camino para llegar a Roma.
Por cierto me ha pedido que le procure traer una espada de gladiador… Otra cosa rara… En fin, creo que tantas casualidades son demasiadas, si no fuera tu hermano tan diferente pensaría que es Plinio
Cuando llegué a Roma fui al banco a ver a cuanto ascendía lo puesto a mi nombre.
Apenas habían trescientos mil denarios de plata y necesitábamos doscientos mil áureos o sea denarios de oro una cantidad diez veces superior según mis cálculos.
Aunque no sabía cómo lo tenía que conseguir, me había comprometido y lucharía por ella, no por su hermano que me caía fatal no sabía por qué. ¡Por ella!
No me atrevía, pero si me atreviese iría a pedir ayuda al gobierno, si estuviera Cesar Augusto iría y le pediría ayuda, pero con Tiberio no me atrevía, me daba mucho respeto.
Con Cesar Augusto seguro que conseguiría toda la ayuda necesaria, aquel emperador me tenia mucha simpatía, pero con Tiberio… ni pensarlo seguro que me pasaría cómo a otros que desaparecieron sin dejar rastro, lo mejor era olvidar al emperador y buscar por otros lados. Quizás vendiendo las tierras y el ganado llegase a tan desorbitada cantidad, claro que en tal caso debería ser con la condición de respetar el tratado con los sirvientes; a esas personas no se las podía dejar en la calle cómo ya sucedió en otra ocasión. Su comportamiento fue leal, irreprochable, no merecían ser obviados bajo ningún concepto.
Los sirvientes me recibieron con inusitada alegría, me pasé el resto del día en su compañía y me contaron que todo marchaba viento en popa como dicen los marineros cuando todo va viento en popa, o sea, perfecto.
Aquel último año llovió cuando había que regar y salió el sol cuando tenían que recolectar, fue un año espléndido.
Sin embargo había que espabilarse y salir a buscar el dinero donde fuera.
Al otro día fui al gimnasio donde habían varios luchadores amigos, conocía a algunos gimnastas cuyos familiares eran gente de gran poder monetario, pero me encontré con gentes desconocidas y los jefes me recibieron con hostilidad ya que antes cuando yo era campeón de lucha grecorromana de todo el Imperio, para ellos era un orgullo y satisfacción que les servia de publicidad para captar muchos alumnos y entonces cuando me habían descalificado y desposeído del titulo por abandono al haberme incorporado al ejercito y a pesar de seguir presumiendo de mi nombre, me recibieron fríamente. Viendo tanta frialdad no me atreví ni a mencionarles el problemita.
Así que al día siguiente fui al colegio de gladiadores donde Octavio el promotor y todos mis antiguos compañeros me recibieron con notable entusiasmo
Una vez expliqué al promotor mi problema este convocó una reunión para una semana más tarde a la que acudieron todos los gladiadores, los libres y los fijos a los que les hablé pidiendo ayuda en estos términos aproximadamente y digo aproximadamente ya que después de tantos años me resulta difícil recordad cuales fueron las palabras exactas.
Amigos y compañeros míos, os he convocado para pediros ayuda económica. He conocido a una chica y nos hemos jurado amor para siempre, resulta que ella tiene un hermano que ha de hacer una inversión de muchos denarios en Egipto y ella me ha pedido ayuda.
Como es natural yo que soy su familiar más próximo le he prometido el dinero para su proyecto en el que se puede ganar una cantidad muy importante, pero resulta que no tengo suficiente a menos que venda mis tierras lo que no quiero hacer para no dejar en el paro a muchas familias que trabajan para mí y son muy leales y buenos trabajadores.
Cómo sé que muchos de vosotros manejáis mucho dinero he pensado haceros partícipes de este negocio del que de momento no os puedo definir que ganancias se pueden abstener hasta no finalizarlo.
No obstante he hablado con mi banco y me dan el dinero si pongo mis tierras de garantía.
Espero no tener que recurrir a ellos por los motivos explicados y por los altos dividendos que me piden. Dividendos que seguramente neutralizarían las ganancias del negocio.
Y por eso os pido vuestra colaboración en lo que cada uno estime conveniente.
Yo os firmaré un documento y os garantizo como gladiador que soy como vosotros que ganareis mucho concediéndome tal ayuda. Y además os quiero decir que hoy me ayudáis a mi y mañana puede que yo os ayude a vosotros si me necesitáis no dudéis que mi mano mis bienes y mi espada estarán al lado de todos vosotros me ayudéis o no, porque todos somos iguales ante la vida y la muerte.
Una ovación llena de entusiasmo colmó todas mis aspiraciones y aunque nadie me hubiera ayudado, aquel momento no lo hubiera cambiado por nada.
Veinticuatro horas después fui al gimnasio, Octavio el promotor me entregó una bolsa conteniendo una cantidad de denarios y un papiro con la lista de los participantes y la suma de dinero aportada por cada uno, resultando que había conseguido casi el doble de lo estipulado.
Muy contento, después de saludar a todos los allí presentes me fui pero por el camino me entretuve unos minutos con un antiguo amigo de mis tiempos de estudiante y cuando llegué a casa me encontré con el gladiador Flavio esperando, lo que me extraño mucho, hasta que me explicó el motivo de su presencia allí.
-Apenas te has marchado del circo Máximo, empezamos a discutir el asunto del dinero.
Todos sin excepción estaban indecisos ya que no se fiaban, no de ti, si no de otras cosas como de tu cuñado y de lo que pudiera consistir esa inversión que no nos contaste,
Yo fui de los pocos que puso mi dinero en la bolsa y Octavio el promotor de combates y el jefe de entrenadores tomó nota de la cantidad que en mi caso fue de veintiséis mil áureos, denarios de oro, toda mi fortuna.
El caso es que después de pasar por todos solo habíamos reunido cuarenta y dos mil, cantidad insuficiente, por eso tuve que insistir y tratar de convencerlos de que teníamos que fiarnos de ti y del proyecto de tu cuñado, tras una nueva recaudación conseguimos doblar el dinero necesario tal como lo has recibido, pero tuve que hacer una promesa ante la petición de varios y es que que deberé velar por ese dinero desde este momento.
O sea que te acompañaré a Siria y me ocuparé de lo que sea necesario para que ese dinero no se pierda tontamente ni por el camino ni por una mala gestión, piensa que ponemos en esa aventura todo el producto de poner en peligro de muerte muchas veces nuestras vidas, una inversión que tu cuñado me tiene que explicar detalladamente lo que se tendrá que reflejar en un contrato firmado por ambas partes, tú cuñado como perceptor del dinero y nosotros dos en representación de todos los que hay en el listado que se adjunta.
Todos los pormenores que surjan los deberé explicar a todos los interesados una vez regrese a Roma
Si no aceptas mi compañía deberé retornar el dinero a sus dueños ¿Qué opinas?
Después de tan extensa explicación sin pensarlo ni un instante le contesté:
-Para mi será un placer tenerte de compañero en esta aventura, pero no me gusta perder el tiempo, si no tienes ningún problema mañana apenas amanezca salimos rumbo a Antioquia, ya que casi he pasado el tiempo estipulado aquí. y ya no me queda nada por hacer. ¿Te parece bien?
La respuesta de Flavio no se hizo esperar, fue instantánea y concisa.
-¡De acuerdo, aquí estaré¡
Apenas amaneció Flavio se presentó montado en su caballo ataviado de gladiador lo que me hizo exclamar.
-Pero Flavio ¿Cómo vas a venir vestido así? Ten en cuenta que vamos a hacer un viaje de más de veinte horas y terminarás destrozado.
Su respuesta no me convenció pero o aceptaba o le tenía que devolver la bolsa con los casi cuatrocientos mil denarios de oro. Por eso no le puse más inconvenientes cuando dijo.
-En esa bolsa llevamos una fortuna inmensa de oro y por el camino podríamos tropezar con algún problema.
Por mi no te preocupes estoy acostumbrado a vestir así horas y horas. Por cierto ¿Tú vas armado?
Verdaderamente Flavio tenía mucha razón y tras pensarlo unos instantes le contesté:
-No había pensado en ningún problema pero ahora que lo dices
Creo que tienes mucha razón, hombre prevenido vale por dos
¡HA! Por cierto, llevo una espada en este paquete para un encargo, así que la sacaré de su bonito envoltorio y me la ceñiré al cinto por lo que pudiera suceder.
Durante el trayecto paramos al medio día para comer en una taberna que encontramos antes de entrar en Siria y allí estuvimos hablando un rato.
Flavio en cierto momento me preguntó ¿Y como es que te has echado una mujer de una taberna con la mala reputación que tienen?
A lo que yo le contesté un poco enojado por tal insinuación.
-En Siria no están tan mal vistas las mujeres que entran en las tabernas ni las que allí están sirviendo al público, son costumbres muy diferentes a las romanas.
En Roma tienen prohibida la entrada de mujeres a las tabernas y solo las prostitutas están allí ejerciendo su cometido, pero en Antioquia es muy diferente, en las tabernas se vende de todo como en cualquier mercado de abastecimientos, toda clase de alimentos cocinados o crudos, es otro mundo muy diferente donde todas las mujeres pueden entrar y hacer sus compras mientras los hombres si las acompañan y han de esperar o quieren, beben un vaso de vino; en lo único que coincidimos es en que está prohibido a los parroquianos jugar con dinero, a los parroquianos ni a nadie, el juego con dinero está muy controlado y prohibido en las tabernas.
Después de comer, tiempo en que también los caballos lo hicieron y descansaron, partimos para al poco entrar en territorio sirio.
Cabalgamos unas seis horas desde que entramos en Siria y al adentrarnos en un bosque fuimos rodeados por una banda de forajidos encapuchados a caballo que nos gritaron.
-¡¡¡ALTO AHÍ, ESTO ES UN ATRACO!! !
¡¡LA BOLSA O LA VIDA!!
Flavio Me miró sonriendo y me dijo.
¡Ves como también en Siria hay trigo sucio! ¡Ala, vamos a trabajar un poco!
Sin mediar palabra ambos nos lanzamos al unísono contra los que teníamos más cerca y en un santiamén dejamos fuera de combate a cuatro, los otros cuatro bandoleros al percatarse de que no nos habían asustados y sabíamos defendernos a las mil maravillas, espolearon sus monturas desapareciendo por entre los árboles.
Viendo el atraco ya dominado, desmontamos y nos pusimos a examinar a los bandidos por si alguno estuviera herido y necesitaba ayuda pero todos estaban muertos.
Al quitarles las capuchas vi que uno de aquellos muertos tenia la nariz torcida como de un golpe y era bajito y gordo por eso exclamé
-A este lo conocía era… ¡Jandrin!
Flavio al oírme decir que conocía a un atracador me aseguró con presunción y cierta lógica.
Si conocías a este es porque seguramente sabían que pasarías cargado de dinero.
Se rascó la barbilla antes de proseguir con la pregunta:
-¿Quién pudo decírselo? ¿Quien lo sabia? Realmente lo sabíamos todos los gladiadores pero al ser atracados aquí en Siria lo más lógico es que fuesen de este lugar.
– De Siria solo tenían conocimiento mi cuñado Sejano y Venus y no creo que tuvieran ningún interés en que no les llegase el dinero, pienso yo. Sería una incoherencia.
– Yo no pienso lo mismo. Quitando los gastos del atraco, se hubiera apropiado el dinero y no tendría que devolverlo con los intereses. Incluso ya no era necesario hacer ninguna inversión, con la mitad de ese dineral tendrían para vivir eternamente cómo multimillonarios.
Aquella explicación de Flavio me hizo desconfiar de Sejano ya que en la taberna conté siete y esta vez eran ocho, claro que eso nada probaba, el hecho de que Jandrín fuera uno de los asaltantes no quería decir que los otros fueran los del grupo que lo acompañaban. En la taberna eran siete contando con él y ocho si estaba añadido Sejano.
Cuanto yo hablase con Venus sabría si se había ausentado su hermano o si había visto algo raro durante mi ausencia.
A Flavio no quise discutirle nada, pero pensé que unos atracadores nunca le darían el producto conseguido en un atraco a nadie, a menos que el jefe fuera… No creo que Sejano, y menos Venus…
Algunas horas después cuando empezaba a oscurecer
divisamos la gran ciudad de Antioquia, y mi corazón empezó a desbocarse con tremendos acelerones intuyendo la proximidad de mi amada, la mujer que me había fascinado, Venus.
Para ir a la taberna Venus tuvimos que rodear media ciudad y cuando al fin llegamos ella se me echó encima como una loca cubriéndome de besos ante la concurrencia que llenaba el bar.
Luego, al ver a Flavio pestañeó como si alucinase seguramente extrañada por que estaba vestido como un gladiador romano, imagen que solo había visto en una escultura, según dijo después. Entonces advertí que no había presentado a mi amigo el cual permanecía expectante, distraído contemplando el ambiente del establecimiento solo alumbrado por lucernas de aceite distribuidas de una forma convencional.
Después de las presentaciones Sejano se quedó en la taberna atendiendo a los clientes y nosotros acompañamos a Venús a la trastienda y cenamos antes de irnos a dormir.
Debo añadir que yo seguía portando la bolsa con el dinero, hasta que explicase a Sejano lo del contrato y todo eso, a la mañana siguiente.
Aquella noche a Flavio lo acompañé a mi casa y durmió en la habitación sobre el colchón de plumas y yo regresé y dormí con Venus en su habitación, una de las dos que tenía la vivienda detrás de la taberna.
En la otra dormía siempre mi cuñado Sejano.
Cuando entregamos la bolsa conteniendo los denarios de oro
tras arreglar lo del contrato Sejano no pareció estar muy feliz, ni cuando se contó la cantidad que superaba los cuatrocientos mil, lo que me extraño mucho.
Había conseguido tras no pocos esfuerzos, y palabras para convencer a mis amigos, una considerable fortuna para que él pudiese invertir en su proyecto comercial y no parecía alegrarse. Quizás su carácter era muy reservado, pensé, pero por mi cabeza siempre desconfiada atravesó la duda que me indicó Flavio.
No podía creer que Sejano hubiera intentado con unos bandoleros hacerse del dinero limpiamente. Sin embargo la presencia del malogrado Jandrin con los atracadores no me la podía quitar del pensamiento, aunque nada dije para no molestar a Venus con sospechas, sin pruebas fehacientes.
A los dos días, después de que Sejano nos explicase a Flavio y a mi en que consistía el proyecto de inversiones en Egipto; no muy convencido mi amigo decidió regresar a Roma con los contratos firmados y cierta prisa ya que tenia que luchar en el circo Máximo,
dos días después.
También noté en Venus cierta inquietud pero no le dí mucha importancia ya que las mujeres son muy extrañas y yo no tenía ninguna experiencia con ese género.
Aquella misma noche tras la partida de Flavio, Sejano se mostró eufórico y cuando el bar se quedo vacío de clientes dijo. :
-¡Para celebrar el éxito conseguido con la captación del dinero, propongo un brindis con un vino estupendo que tengo en la bodega guardado; es de Hispania.
Voy a traerlo ahora mismo.
Venus y yo nos quedamos esperando, pero viendo que tardaba un poco, ella fue a buscarlo y a los pocos minutos regresaron ambos portando una bandeja con tres copas y la botella del mencionado vino que resultó ser un vino de Hispania gran reserva de Jumilla con denominación de origen.
El anfitrión, sonriendo dijo:
— He tardado un poco porque no recordaba donde lo había puesto.
Y añadió mirándome, sin dejar de sonreír:
Verás que vino tan bueno, este no es como el romano, aguachado.

Brindamos varias veces, hasta agotar la botella de tan estupendo
liquido y seguimos hablando de añoranzas sobre nuestra tierra y la juventud.
Y fue entonces cuando Sejano empezó a quejarse de retorcijones en el estómago.
Al principio pensé que el vino le había sentado mal pero cuando vi que cada vez se quejaba más, y al poco rato a Venus también le vinieron aquellos extraños retorcijones y a mi no, empecé a pensar que algo muy grave les sucedía y salí en busca de ayuda.
Encontré a un doctor media hora después, cuando me acompañó un vecino, pero al regreso el doctor solo pudo certificar la muerte de los dos hermanos.
Al retirar los dos cadáveres vi que en el suelo, a los pies de Venus había un papiro escrito, lo recogí y pude leer:

Longino: amor mío, mi hermano creo que ya está muerto y yo quiero en mis últimos instantes decirte lo siguiente.
Mi hermano era Plinio y te ha querido envenenar pero yo lo he visto a tiempo y le he cambiado la copa cuando miraba en otra dirección en un descuido hablando contigo, lamentablemente también me había envenenado a mí y no lo supe hasta que fue tarde.
A Flavio, cuando se marchó le di un mensaje que solo te lo daría si a mi me pasaba algo. Y si nos sucedía a los dos podría leerlo el y obrar en consecuencia.

Después de morir Venus y Plinio, Ya nada me ataba a Siria y volví a Roma, aún me quedaban un par de cosas que hacer, devolver el dinero a los gladiadores que habían confiado en mí y leer lo que Venus me había escrito antes de morir.
Una vez en Roma y tras haber devuelto el dinero a sus propietarios, Flavio me entregó un envoltorio lacrado en el que encontré lo que escribió Venus.

Querido Longino: si este escrito llega a ti es por que yo he fallecido y si no y lo lee alguna otra persona será porque ninguno de los dos esta vivo.
Lo anterior te lo digo porque Plinio es mi hermano, que huyó de Roma temiendo luchar contra ti al ver como lo hacías y adivinando que lo matarías.
Como buena hermana lo seguí y lo fui conociendo ya que por no haber vivido con él dado qué estuvo en el ejército muchos años, no imaginaba ni remotamente lo malvado y criminal que era.
Tú me abriste los ojos cuando me contaste lo que con sus compinches había hecho con tu familia.
Hay quien dice que el mundo es un pañuelo donde los seres humanos siempre se encuentran, y cuando tú lo encontraste, antes de que lo vieras te vio él a ti.
Habló conmigo contándome todo el problema que tenía contigo sin decirme el porqué de esas desavenencias; por eso huyó a Grecia y después a Egipto donde había un dentista que le hizo una dentadura postiza.
Luego se tapó un ojo para ocultar mejor su rostro, ya que nunca le pasó nada en ese ojo cómo te hizo creer.
Me advirtió que no te dijese nada porque eras muy malo y podias matarnos a los dos.
Todos esos cambios de la dentadura postiza y el parche en el ojo ya me los había dicho a mi, yo no sabía que hacer
Todo empezó a ir mal entre mi hermano y yo cuando lo descubrí abusando de una niña en el sótano de la casa, a la que degolló ante mis ojos, como hizo con tus hermanas ante ti, amenazándome de muerte si te decía algo, o lo denunciaba, amenazas que repetía siempre, sobre todo después de violarme a mi muchas veces y hacerme tragar su asqueroso semen.
Cuando calculó que deberías volver a Siria con el dinero se puso de acuerdo con sus amigos, entre ellos el tal Jandrin para esperarte y atracarte en el camino.
Lo que le salió mal al ver que ibas acompañado por un gladiador famoso.
Y al comprobar como luchabais, huyó cobardemente por lo que también me amenazó de muerte dándome una paliza con un látigo como hacia siempre a la vez que me gritaba- Ya estoy harto de ti y de tu hombre, un dia de estos os voy a matar a los dos. — Esta vez no me mató de milagro.
Yo sabía que un día intentaría matarte cómo hizo con el novio que tuve antes que tú al que envenenó por celos ya que mi hermano fue el que me deshonró poniéndome un puñal en la garganta; nunca me respetó como hermana ni cómo persona, decía que Adán y Eva eran hermanos así como sus descendientes, pero nunca se me pasó por la cabeza que también me mataría a mi.
Jamás pensé que sería capaz de matar a su propia hermana.
Lo de envenenarte lo dijo varias veces incluso que me quería matar a mi también, yo creí que solo eran amenazas, por eso lo vigilo siempre, perdóname por no haberte avisado, pero estoy aterrorizada, espero que seas tu el que leas antes que nadie este mensaje pero si así no fuera, tengo la esperanza de que la ley actué con firmeza y justicia. Te quiero mucho.
Venus

Después de leer aquella breve nota lo comprendí todo.
Venus vigilaba a su hermano y lo debió ver echando veneno en la copa destinada a mí, pero lamentablemente no debió darse cuenta que ya lo había echado en otra copa, la destinada a ella. Por lo visto ella prefirió que muriera su hermano antes que yo, y no debió percibir que Plinio había proyectado matarnos a los dos, a ella y a mí, pero al cambiar ella la copa destinada a mi por la de su hermano murió él, aunque ella también con la otra copa envenenada.

La perdida de mi amada Venus me sumió en una gran depresión, de la que aún a la edad de 87 años no he podido superar, al menos estuve un mes leyendo y releyendo aquellas últimas palabras de ella mientras mis mejillas se llenaban de lágrimas de tristeza.

Ahora ya viejo, después de tantos años me encuentro escribiendo mis memorias en una ciudad de Hispania que se llama Tarraco, me he traído los restos de mi amada Venus aquí cerca del mar Mediterráneo donde tanto le hubiera gustado vivir conmigo, y a mi con ella hasta que Dios nos llamara.
Cuantas veces hablamos de un lugar cerca de playas en Hispania, un lugar precioso donde hubiéramos creado una familia numerosa, y seguramente esa familia se hubiera ido ampliando con muchos niños para disfrutar de su compañía, a los que cuidaríamos mientras sus padres se ocupasen de sus labores cotidianas.

Su tumba esta en la cima de una montaña desde la que se ven volando las gaviotas y se oyen sus graznidos, mientras las olas van rompiendo una tras otra sobre las rocas que hay debajo de un acantilado, enviándonos destellos del sol continuamente.
Ya solo espero que Dios en el que ya creo firmemente sin ninguna duda, me llame para estar al lado de mi amada eternamente.
Sobre tu tumba he puesto una inscripción que dice

Conocerte fue fácil.
Conquistarte difícil. Olvidarte… imposible.

Fin

– P.D. Estas memorias escritas en un pequeño libro de pergaminos las envolveré y ordenaré que cuando me muera lo pongan junto a mí, en el ataúd, al lado de los restos mortales de ella, Venus.

2ª parte )

Capitulo I

Historia antigua

Hemos llegado al año 3037: El planeta Tierra esta reponiéndose de la gran guerra en la que el ser humano había conseguido derrotar a los humanoides. (Robots, también llamados androides, a semejanza de seres humanos)
Pero antes de seguir analicemos un poco la historia.
Hace setenta y cinco años, era el 2962 la Tierra que arrastraba una crisis desde hacia casi un siglo entró en una serie de conflictos de tal magnitud que todo el planeta fue convulsionado por guerras en distintos lugares de los cinco continentes, contiendas bélicas que si en un principio resultaban soportables para el resto de países no involucrados, al transcurrir el tiempo sin que se extinguieran, se fueron complicando extendiéndose las dificultades por el mundo entero debiendo participar en aquellas cruentas beligerancias guerreras los países más poderosos.
El caos congestionó no solo los recursos normales de la sociedad humana si no también las aspiraciones de los gobernantes que sin distinción partidista de ninguna índole, viendo el cariz que tomaban los acontecimientos, iniciaron una etapa de captación de dinero público; sumas inmensas de capital monetario que era aportado por los contribuyentes, apropiándoselo indebidamente para su enriquecimiento personal.
Esta forma de corrupción se hizo tan arraigada que el sufrido contribuyente se fue acostumbrando a las noticias que a diario se emitían por todos los medios de comunicación en las que miles de millones de dólares, euros y toda clase de monedas quedaban inactivas en cuentas secretas de paraísos fiscales.
Aquella actividad egoísta de los poderosos, no fue restringida; los defraudadores cuando eran descubiertos, salvo raras excepciones, emplearon todas las estratagemas legales manejadas por los más expertos abogados, incluso en algunas ocasiones conspirando con los jueces, eran recurridas las veces que fuesen necesarias hasta que eran absorbidas por el olvido o se extinguían legalmente, y aquellos corruptos de miles de millones vivían tan felices y contentos como si tal cosa disfrutando toda clase de bienes y privilegios, palacios, yates, avionetas privadas etc, etc.
Solo en contadas ocasiones un defraudador de cientos de millones era puesto en libertad pagando una irrisoria fianza, mientras el miserable pueblo obrero sufría desesperación, hambre y miseria. Y cómo asegurase un clásico griego…Todos somos culpables y también inocentes, depende del abogado que tengas o de tu jerarquía al nacer. El nacer, como la lotería, y los juegos de azar de cualquier clase marcaban inexorable el destino de los seres humanos y de cualquier bicho viviente
Si nacías en cuna de príncipe eras inocente, pero si naciste en cama de pobre eras culpable.
El día mejor de un rico era el de su nacimiento
y el peor el de su enterramiento
en los pobres era al revés, y no miento
En todo el mundo se podían notar los problemas engendrados por la pobreza imperante.
Una cadena de efectos ruinosos se inició con espantosas devaluaciones de los productos financieros de todo el mundo, cualquier valor bursátil sucumbía de la noche a la mañana, entrando en quiebra los más cotizados valores financieros de EEUU, Rusia, Japón China y todos los del resto del mundo entero sin excepción.
Las clases más humildes se peleaban por un trozo de pan o cualquier resto de alimento sacado de un contenedor de basura proveniente de un hotel.
Todo estaba bajo control mafioso, las drogas, los deportes, la prostitución, los atracos, la explotación de personas, cualquier cosa imaginable estaba bajo control de gentes sin escrúpulos, mientras las personas humildes eran engañadas continuamente en todas las elecciones en las que los politicos prometían cambios y justicia que jamás se cumplían.
Lamentablemente, como nada es eterno y a pesar de que a la masa obrera la tenían controlada, enviciada y pervertida con diversos deportes cómo el fútbol y otros no menos adictivos cómo, drogas, instrumentos electrónicos, y en España además los toros, llego el día en que la tensión se hizo insoportable, no era posible seguir así, el paro obrero crecía imparable, la miseria aumentaba al mismo ritmo, ya que si el dinero estaba estancado y no circulaba no era posible que nadie ganase suficiente y ahorrase ni pudiese gastar nada.
La cadena de la prosperidad se detuvo completamente, los fabricantes no podían fabricar nada por que no se vendía y cerraban industrias y negocios a mansalva quedando cada día que pasaba más obreros en paro en cualquier parte del planeta.
Las circunstancias llegaron a extremos angustiosos y los hombres más sabios de todas las razas y países empezaron a estudiar y exponer lo que cada cual opinaba para acabar con aquella situación apocalíptica.
Fue por entonces cuando un famoso economista gratificado con el premio Nobel de economía expuso su tesis por todos los medios de difusión existentes, en estos términos sorprendentes e inquitantes:
–Lo que se debe de hacer para solventar la situación mundial es lamentable pero muy necesario. no vislumbro otro camino:
Tras estudiar la situación profundamente, he llegado a una solución irreversible ya empleada en muchas ocasiones del pasado.
Son muchos los que opinan que si se pusiera en circulación todo el dinero bloqueado en los paraísos fiscales o se declarase caducado, sin valor, todo volvería a funcionar, pero creo que ambas soluciones serían erróneas; si el dinero retornase y se repartiera entre los necesitados, solo quedarían complacidos los agraciados, los demás protestarían y todo serían complicaciones; entregarlo a los bancos ya sabemos su resultado, se lo apropiarían como ya ha sucedido siempre y la crisis crecería en detrimento de los contribuyentes; en cuanto considerarlo como dinero caducado resultaría lo mismo que no hacer nada, solo afectaría a sus falsos propietarios, solo eso.
La sociedad hemos sobrepasado todos los limites y ya no puede actuar de ninguna forma empleando paños calientes.
Hoy día ya no se puede especular con pandemias, la medicina está muy avanzada, ya no sería igual que en los pasados siglos o edad media, las atajarían rápidamente y todo seguiría igual.
La única solución que entreveo que se pueda tomar en consideración es iniciar una guerra mundial destruyendo todo lo que se pueda, edificios maquinas, carreteras, puentes, todo lo posible.
Pero eso no es todo, lo más espantoso es que sobran cuatro mil millones de habitantes en el planeta y habría que eliminarlos también.
Y para mayor consternación, añadía:
Ya hemos llegado a ocho mil millones de seres humanos y no hay espacio ni medios para subsistir todos.
Eliminando la mitad de esas personas y todo lo posible de lo expuesto, volvería a tener trabajo para el superviviente durante muchos años con todo lo que se debería reconstruir. Esa es mi opinión y así la expongo aquí y donde sea preciso.
Otros importantes economistas afirmaron que el del premio Nobel estaba en un error que no se deberían tener en cuenta medidas tan atroces y exponía con todo lujo de detalles y números, que en un periodo de menos de veinte años la población mundial podría llegar a ser la mitad si se prohibía tener más de un hijo a cualquier matrimonio y a estos darles ayudas , que se irían eliminando a los que no acatasen, esta norma.
Estos científicos no paraban de explicar su sistema a través de cualquier medio y siempre alegaban lo mismo. Aunque iban reformándolo y añadiendo lo que se les iba ocurriendo y aseguraban convencidos que…Las medidas que se deberían tomar para que no se llegase a la atrocidad del Nóbel es muy simple: se debería dar un trato especial a los matrimonios con un solo hijo y tales ventajas se les irían recortando tal como fueran añadiendo hijos a la familia, al contrario de lo que se hace ahora que se indemniza a los que tienen mas vástagos.
Aunque fueron muchas las críticas, contrarías con tales soluciones y algunas otras similares, la situación se siguió deteriorando y como decía un antiguo aforismo… A la hora de meter todo es prometer y cuando ye te la han metido, se olvidó lo prometido.
Los políticos continuaban prometiendo maravillas, exhibiendo grandilocuentes palabras que obnubilaban a los electores por su sabiduría engañosa en discursos sorprendentes; y cuando el mundo quiso proceder en contra de tan terribles vaticinios de aquel gran economista, ya era demasiado tarde, las bombas nucleares existentes en aquellos lejanos tiempos pronto equilibraron la terrible situación. Habia empezado la tercera guerra mundial.
Convencidos los gobernantes del mundo de que no había otra solución cómo destruir todo lo posible, añadiendo el exterminio de cuatro mil millones de seres humanos se aceptó por unanimidad iniciar una guerra devastadora entre dos bandos rivales únicos en el que se incluirían todos los países.
No fue necesario emplear ejércitos, los avances tecnológicos eran tales que como si se tratase de un juego, de ajedrez, desde oficinas de los estados mayores del ejército, empleando mapas, medios electrónicos y ordenadores fueron eliminándose extensos sectores de población disparando certeras lluvias de misiles atómicos donde a los técnicos dirigidos por los mandos superiores les pareció más eficaz, con solo ir pulsando botones de diferentes colores.
Tras varios meses de conflagración mundial todo parecía haber concluido; se inició una posguerra mundial llena de esperanzas, una nueva era con cuatro mil millones de habitantes hambrientos había comenzado, eran los años 2080.
pezaba un tiempo de reconstrucción mundial. La guerra que se llamó Universal o Tercera Mundial fue olvidándose y doscientos años después, nadie, solo los tratados de historia hablaban de aquellos terribles sucesos en los que había sucumbido más de media humanidad, aproximadamente cuatro mil millones, y cuando se dio por finalizada la operación bélica, ya no existía paro en ningún lugar del planeta..
Nuevamente surgieron emprendedores en todo el Orbe; de las ruinas, las antiguas fábricas empezaron a producir toda clase de artículos, muebles, coches, aviones, tejidos, productos electrónicos, pesqueros, agrícolas y como no, también se inició la recuperación del comercio internacional y el turismo.
El mundo recomenzó a cambiar notablemente. Los automóviles, los aviones, los barcos y toda clase de máquinas ya no utilizaban derivados del petróleo, el agua del mar era idónea por su cantidad inagotable y conductibilidad eléctrica precisa, descomponiéndola por un nuevo sistema eléctrico en sus dos principales componentes, el oxigeno que se empleaba para enriquecer el aire, y el hidrógeno como impulsor de un nuevo tipo de motores más eficientes, que podían incluso hacer volar vehículos, o conducirlos automáticamente con solo indicarles la dirección a la que nos deseábamos trasladar o aparcando también automáticamente en el lugar más propicio.
Una de las más espectaculares innovaciones científicas consistía en que se habían conseguido sintetizar muchos alimentos y otros géneros empleando un novísimo sistema computarizado (dejando anticuado el código binario) empleando los cuatro elementos de la naturaleza, agua, fuego, tierra y aire, que combinados trigitalmente, podían crear todo tipo de materia incluyendo la alimenticia, como ya hemos apuntado anteriormente.
Tal sistema aún no superado hoy, año 3037 sigue siendo comercializado por una importante empresa multinacional.
Pero volvamos nuevamente a la historia
EVANGELIO DEL CENTURIÓN
(2ª parte)
CAPITULO I I
ROBOTS ANDROIDES Y REPLICANTES

Habíamos llegado al sexto centenario del segundo milenio, cuando al grupo de ingenieros de una importante industria electrónica –mecánica diseño un robot y la dirección de tal industria decidió fabricar y poner en circulación el proyecto consistente en una nueva clase de robots con reacciones humanas básicas.
Robots con respuestas elementales que resultaban muy interesantes ya que eran capaces de llorar, reír, enfadarse y hasta responder con cariño a muestras de afecto humano. Y aunque solo estaban construidos de forma rudimentaria que en casi nada recordaban a un ser humano, el éxito de ventas de tales robots fue espectacular.
Después del éxito conseguido por aquella industria, los demás fabricantes al percibir que se quedaban atrasados respecto al competidor iniciaron la urgente investigación y construcción de robots cada vez más sofisticados y parecidos a los seres humanos consiguiendo que el éxito de ventas fuese creciente, A un fabricante se le ocurrió fabricar robots que se movían de una forma análoga a seres humanos para ponerlos en escaparates en lugar de maniquís estáticos, robots que tuvieron mucha aceptación en todos los grades almacenes y tiendas tipo boutic y como es natural todos los fabricantes no paraban de investigar la forma de aumentar su negocio ideando nuevos modelos con programas informáticos de comprensión y adaptación a los deseos de sus propietarios, de tal forma que pronto llegaron al mercado verdaderos robots con apariencia humana; los más populares fueron algunas series que se emplearon como maniquíes en escaparates androides capaces no solo de moverse si no también de hablar con los clientes, muy difíciles de reconocer si eran humanos o no, ya que podían obedecer cualquier deseo de su propietario o propietaria igual que lo hiciese con otro de su misma especie. Además con ese tipo de androides las tiendas ya no se veían vacías, pues en muchas se podía ver gran numero de androides hablando con los dependientes como si fueran clientes, lo que repercutía en la atracción de otros auténticos, y no solo en eso se emplearon aquellos robots ,también se utilizaron en programas televisivos para ponerlos como público asistente incluso como artistas cantantes y otras cuestiones,
Pero ahí no paró la cosa, enseguida se fabricaron robots androides que realizaban cualquier trabajo y como es natural fueron empleados en labores caseras, industriales, tiendas y hasta incluso en vigilar el orden público, resultando casi tan eficientes como los seres humanos.
Sin embargo los robots solo estaban programados para obedecer y nunca revelarse en contra, no dejaban de ser máquinas con aspecto humano.
Fue un gran industrial alemán en colaboración con otro japonés y un americano el que programó sus robots para que no solo obedeciesen y se fabricasen ellos mismos si se les incluía el programa adecuado, si no que en sus laboratorios a sus investigadores, también androides, se les ordenó que mejorasen los modelos por su propia iniciativa, que fueran más eficaces, que ellos mismos hicieran robots no solo con inteligencia propia elemental y capaces de desarrollar nuevas técnicas, si no robots con libre albedrío lo más parecido a seres humanos.
Y en efecto, aquellos fabricantes consiguieron desarrollar y fabricar en gran escala androides de carne, esqueleto, corazón, pulmones, arterias, venas, cerebro, músculos, nervios y de todo, similares a los de las personas normales, Ya no eran máquinas mecánicas con tornillos, piezas de plástico y metal que necesitaban baterías eléctricas para funcionar, ya eran casi igual que las personas normales, reaccionando en todo muy parecido incluso alimentándose, descansando, durmiendo y soñando.
Se había conseguido fabricar el androide perfecto y eterno ya que sus recambios eran inagotables.
Solo un accidente, ahogamiento, disparo, veneno, apuñalamiento, fuego, asfixia por falta de aire para respirar, explosión o acidentes los podían eliminar. Como si fueran seres humanos. Y con la ventaja de que no enfermaban.
El robot de aquella marca y de diferentes modelos se vendió más que ninguno anterior. y los antiguos fueron considerados obsoletos, caducados y eliminados como chatarra.
Las personas normales solo se distinguían de los robots por sus documentos y estos por ser todos iguales, según sus modelos originales.
Los humanos disfrutaban de todo sin ningún problema, incluso algunos recambios de los robots androides les servían a ellos también, pero los robots y las personas no llegaron a ser idénticos, sin determinarse el por qué, ya que nunca se averiguó el motivo, y aunque no se supo jamás la causa, posiblemente por existir una ley superior que prohibía hacer androides con nivel de capacidad igual o superior al del ser humano, siendo el limite conseguido en el androide del ochenta por ciento aproximadamente; algunos robots tuvieron hijos como los humanos, pero los nacidos de forma natural eran distintos a los fabricados industrialmente; los nacidos de forma natural nacían pequeños, iban creciendo aprendiendo a hablar, andar, etc, enfermaban, llegando a envejecer y morían, no obstante, como aquellos androides que tuvieron hijos no estaban programados para sentir amor ninguno por ellos, los mataban, normalmente ahogándolos o echándolos a la basura considerándolos un estorbo, un problema inútil.
Los seres humanos, por los avances farmacológicos, algunos llegaban a vivir alrededor de ciento veinte años, mientras que los androides fabricados en serie industrialmente, se realizaban con aspecto de jóvenes y eran eternos prácticamente, salvo que se les eliminasen, en las condiciones ya mencionadas anteriormente.
Gracias a las investigaciones de aquellos ingenieros robots androides, la vida era fastuosa para todos los seres humanos.
Los humanos solo se tenían que preocupar de disfrutar, los robots eran sus esclavos. Los mismos robots androides pese a no tener casi tantas aptitudes como los humanos eran médicos y técnicos de todo, albañiles, mecánicos, basureros, en fin, lo hacían todo, incluso el amor.
Se fabricaban y vendían a millones en todo el mundo. Se montaron fábricas en todas las naciones y aquellos robots de diversos modelos, evolucionaron y llegaron a pensar que no podían seguir siendo esclavos de aquella raza de humanos asediados por vicios, corrupción, enfermedades y muerte, así que empezaron a formar grupos que cada día se hacían mas numerosos hasta que llegó el momento en que organizaron huelgas y protestas en multitudinarias manifestaciones.
Pasearon pancartas que decían ¡Somos tan humanos como vosotros! ¡Merecemos respeto y consideración como vosotros! ¡No queremos ser esclavos vuestros ni de nadie! Lucharemos hasta conseguir que nuestros derechos sean escritos, aceptados y respetados.
Más tarde iniciaron una serie de atentados contra los humanos que eran eliminados a miles en cuanto eran detectados por ejércitos de policías androides especiales.
La situación se hizo insostenible para los auténticos seres humanos que tenían que ocultarse en montes y en los lugares remotos más insospechados; entonces se dieron cuenta de que nunca se debió fabricar ni un solo ser semejante a ellos, el error era pagado con la muerte o esclavitud de todas las razas humanas sin exclusión. (Los errores humanos siempre se pagan caros) A veces una persona es engatusada por otra con promesas y después de conseguir sus propósitos, abandona a aquella persona, no cumpliendo sus promesas, y eso sucede en todas las escalas de la vida desde las promesas de amor a las políticas, pasando por otras de diferentes clases como son las comerciales y algunas religiosas de variados tipos entre las que abundan los depredadores conocidos como pederastas.
Los humanos desesperados al verse postergados en aquellas condiciones llenas de temor semejantes a ratas hicieron algunas reuniones con muchos de los que lograron escapar y se decidió eliminar a los androides ¿Pero como? Aquellos se podían reproducir en fábricas empleando a seres humanos o haciendolo ellos mismos si era necesario, rápidamente. —No tan lento como nosotros nos reproducimos — dijo un gran científico humano.– Añadiendo—Podríamos eliminarlos bombardeándolos desde la Luna, las bombas serian atraídas por la Tierra por la gravedad sin necesidad de emplear en su lanzamiento casi energía alguna, mientras desde la Tierra les seria casi imposible vencer tal fenómeno natural
Allí a la Luna, ellos no han tenido la oportunidad de ir, en cambio nosotros poseemos una dilatada experiencia en viajes espaciales tanto al satélite terrestre como a los planetas vecinos más próximos, Venus y Marte, por eso debemos volver allí, reunir a todos los humanos que podamos y atacarles en acciones de guerrillas, pero para eso tenemos que hacernos de una base de despegue secreta y eso es muy peligroso, ellos están por todas partes vigilando. Saben que no somos tontos de remate, ni sumisos.
Tendremos que arriesgarnos y atacarles necesariamente por sorpresa, antes de que nos aniquilen.
El caso es que la suerte les fue propicia, recordaron que había un campo de despegue espacial abandonado en el desierto de Sahara desde hacia más de veinte años, cosa que los androides ignoraban, así que fueron allí cargaron de combustible y armas nucleares varias en las antiguas naves de las que habían abandonadas por doquier y tras ponerlas en funcionamiento empezaron a partir rumbo a la Luna lo más inmediatamente posible.
Todo resultó más fácil de lo que pensaron; durante dos meses despegaron de la base cincuenta astronaves y una vez en la Luna pusieron en actividad una extensa zona ya habilitada para supervivencia y se comunicaron con el antiguo sistema de radiotelegrafía en ondas cortas y pesqueras de modulación de amplitud, (empleando el código Morse enmascarado con claves y desconocido por los androides), con las bases de Marte y Venus donde tenían equipos de acción bélica de alta tecnología para ser empleadas en un caso similar.
Solo unos días tuvieron que esperar a los refuerzos, de Marte y Venus, ambas colonias terrestres que con naves de alta velocidad (velocidad cercana a diez mil KM. hora) llegaron, preparándolo todo para destruir el planeta Tierra.
El general Cooper, el entonces comandante jefe, habló en estos términos.
–Hasta ahora hemos tenido suerte, los androides ignoran que hemos huido y nos encontramos aquí perfectamente instalados y dispuestos a recuperar el dominio terrestre.
Lo malo como ya sabemos, es que si destruimos la vida en la Tierra mataremos a nuestros semejantes; millones de personas que allí habrán quedado, además de a todos los animales, creo que antes de enviarles ni una de estas bombas deberíamos pensar un poco como hacerlo.
Es imposible comunicarnos con nuestros camaradas porque los robots saben todos los idiomas, es más, si queremos que no nos localicen deberemos estar en silencio, emplear lo mínimo posible la radio, televisión o cualquier sistema de comunicación electrónica, incluido el radar la telefonía y cualquier dispositivo con que nos puedan detectar.–¡Si alguien tiene alguna idea, que la exponga!
Nadie respondió a la sugerencia y la reunión se dio por concluida.
Durante un tiempo los humanos estuvieron preparando lo necesario en la zona ocupada de supervivencia y al final, después de algunas reuniones se acordó enviar una patrulla a la Tierra para establecer contacto con todos los supervivientes que pudieran ya que habían sabido por los programas informativos de la Tierra, que en ciertas zonas se habían formado grupos de guerrilleros haciendo algunos ataques contra las instalaciones de los robots androides.
Tras el regreso de una patrulla a la Tierra, el aterrizaje se realizó cuando no los pudieran detectar, de noche y en una zona montañosa cerca de donde se suponía que podían contactar con algún grupo de la resistencia. (Guerrilleros)
No fue fácil encontrar a los amigos, pero al fin lo consiguieron cuando oyeron un tiroteo en un desfiladero de Suiza en el que tuvieron que intervenir ayudando en el combate en el que consiguieron eliminar a los androides empleando una estratagema envolvente.
Los cien hombres del comando y los cien de la resistencia vencieron a una patrulla de trescientos policías androides combatientes, sin sufrir nada más que veinte heridos de escasa gravedad y ocho muertos en combate.
Los humanos de aquel grupo de resistencia se pusieron muy jubilosos por aquella pequeña victoria; después de las presentaciones de rigor acordaron buscar a otros grupos que se sabía que existían en cuantiosos lugares de la Tierra para organizar un nutrido ejército de resistencia, como se hacia en los tiempos ancestrales y así empezarían por atacar por sorpresa las industrias donde se fabricaban robots androides.
Aquella situación con el grupo era muy complicada se trataba de una gran cantidad de personas que se ocultaban en minas y lugares casi inaccesibles, familias enteras de mujeres con niños además de ancianos, constituían la compañía de los guerrilleros. Y tales conglomeraciones humanas eran numerosas en todos los lugares del planeta, contactar con todos los grupos de rebeldes de más de ciento cincuenta países no era un asunto sencillo, contábamos a nuestro favor solo en una cuestión, ellos tenían inteligencia limitada, una inteligencia básica y por lo visto sus costumbres parecían muy rudimentarias. Los androides se habían adueñado del planeta gracias a la colaboración de los gobernantes humanos corrompidos, gobernantes que inmediatamente fueron eliminados y sustituidos por copias de robots parecidos a aquellos humanos eliminados llamados replicantes.
En eso los robots fueron muy astutos, pero por lo demás, como son las leyes que estaban utilizando, no parecían más listos que un orangután de cualquier parque zoológico. (Y que conste que no tengo nada contra simios de ninguna especie)
Resultó que los androides una vez eliminaron a los gobernantes, cómo reyes, presidentes etc, pusieron en su lugar replicantes, y promulgaron solo una ley que decía: Queda prohibido prohibir. (Esta es la única norma legal para nosotros los terrestres actuales.) Queda implantada en todo el planeta Tierra la libertad total de expresión y acción de cualquier tipo. Todos los seres androides pueden hablar, escribir, insultar, hacer lo que quieran sin límite alguno. (Lo que se les antoje o les de la gana)
Debido a tales disposiciones, cualquier androide podía asesinar, robar, violar, quemar bosques o casas, ir desnudos en público, orinar o defecar en cualquier lugar, fornicar con quien le apeteciera fuere macho o hembra, en fin, como estaba prohibido prohibir, lo normal era ver a la gente desnuda, follando como locos por todas partes y haciendo toda clase de variantes pornográficas imaginables, matándose entre ellos por diversión al no tener programado amor a la vida, de cualquier forma, como colgando a los asesinados en los lugares más impensables, orinando, o haciendo sus deposiciones en medio de la calle día y noche. En fin, una anarquía total. Y cómo no había leyes, tampoco se necesitaban policías, soldados ni jueces, el mundo se había convertido en un caos indescriptible. Un androide muerto no significaba nada, las fábricas los generaban a miles y había muchas industrias de estas en todas partes.
Sin embargo para los seres humanos si que había leyes y muy estrictas para así poder controlarlos, ya que estos eran empleados como esclavos en todas las industrias de tierra mar y aire, como antiguamente los humanos hacían con los androides, cuando los androides eran esclavos de los humanos.
Los únicos cuerpos de seguridad existentes eran legiones de policías androides especiales para perseguir y capturar a seres humanos, y cuando los atrapaban, los empleaban en los trabajos habituales como sirvientes, obreros de todas las categorías, en las industrias, o en el campo, siempre bajo la vigilancia y control de androides policía de los modelos de la serie RX3, policías programados para matar al humano que no obedeciese.
En pocos años en todas las fábricas de androides empleaban obreros humanos bajo control automático de policías del modelo RX3 los más modernos y eficaces, sin embargo los guerrilleros consiguieron destruir varias de aquellas industrias eliminando a los RX3 y liberando a los trabajadores que inmediatamente pasaban a ser también guerrilleros. Así se supo que cada cual hacia un trabajo especializado, como Henry que se ocupaba de ir comprobando las reacciones, especialmente sexuales de las mujeres androides ante los estímulos que el mismo les realizaba. Por eso dijo con orgullo manifiesto:
No puedo decir que mi trabajo fuera aburrido, la verdad es que me sentía encantado y me gustaba mucho, pero ahora creo que mi misión es más patriótica y por tanto más útil para mis congéneres, o Jony que era redactor de una red de TV de noticias escabrosas. Considerándose noticias importantes los ataques de las guerrillas, el precio de los condones para evitar tener hijos humanoides o la presentación de una máquina de asar niños humanos para consumo alimenticiocomprimido de ricos androides.
Poco a poco los guerrilleros de cada país iban conquistando territorios eliminando robots , aunque todo hay que decirlo, no pocos eran los ataques de los RX3 que por sorpresa derrotaban a los humanos en cruentos enfrentamientos, y un día desde los mandos lunares les llegó la orden de que todos los humanos se proveyeran de equipos autónomos de oxigeno o aire comprimido evitando en lo posible que los androides se apercibieran, por que en cuanto todos estuvieran dispuestos tirarían desde la Luna varias bombas de neutrones para eliminar el oxigeno del aire durante dos horas para así eliminar a los androides de una vez ya que de otra forma nunca acabarían con ellos.
Y tal como se había decidido, tres meses después se dio la orden en todo el mundo, los humanos se pusieron las boquillas de aire comprimido como se hacía para sumergirse bajo el mar, ante el inminente bombardeo de proyectiles de neutrones que envolvieron el especio vital de toda la Tierra eliminando el aire y a su vez a los androides. Aunque lamentablemente también a millones de animales., Salvándose, solo las miles de parejas que se metieron en compartimientos especiales dotados de aire comprimido acondicionado para poder respirar durante un par de horas, cosa que se pensó antes de actuar en tan extraordinaria y única forma de acabar con los androides, convirtiendo muchas minas de carbón u otros metales en verdaderas arcas de Noé.

EVANGELIO DEL CENTURIÓN
( 2ª parte)
CAPITULO I I IC
INVESTIGACIÓN ESPECIAL

Señor Carlos Cervantes: le hemos llamado para que investigue un asunto de gran importancia y que deberá realizar en el máximo secreto, ya que en el mismo peligran muchas personas y la continuidad de nuestras creencias religiosas. Bueno, creo que me he extralimitado, nuestras creencias, al menos las mías están a salvo, son inquebrantables, intachables y sempiternas y nada ni nadie las podrá jamás eclipsar ni anular de mi corazón.
Pues mire, Reverendísimo Monseñor Obispo, aquí me tiene sobre ascuas para que me cuente que debo investigar.
Como le he dicho, el asunto es de máxima prioridad, importancia y ante todo secreto. No olvide esto, especialmente lo último, el secreto.
Le he llamado a usted señor Carlos por la fama que lo encumbra por otros asuntos que nuestra Iglesia le ha encomendado anteriormente y resuelto a nuestra entera satisfacción.
Carlos Cervantes, el detective había conseguido concluir a satisfacción del reverendo obispo algunos encargos tales como averiguar quien era el que había robado un monumento muy valioso de la catedral Barcelonesa y encontrar el paradero de una persona anciana desaparecida hacía varios días mientras paseaba por la ciudad.
Aquellas palabras dichas por tan importante persona, notó que le llenaban de orgullo ya que en ambos casos había superado a la policía tan plena de recursos. Así que dijo, mostrándose humilde:
Gracias por su confianza que, espero seguir mereciendo durante mucho tiempo, por favor, dígame de que se trata en esta ocasión.
Y el reverendo le contestó amablemente:
La verdad es que no se por donde empezar y el hecho de poner en sus manos un problema tan delicado es cómo le he dicho antes por la confianza que su persona nos inspira.
Como usted sabe en estos tiempos su forma de investigar es muy anticuada, cualquier policía o detective empleando los medios actuales podría esclarecer el misterio que esta vez es muy simple, pero que nos concierne, en el menor tiempo que empleamos en mantener esta conversación, pero el tiempo no nos importa, en cambio el secreto y los resultados que de sobra sabemos que usted va a conseguir, si.
Y eso es lo importante, que no debe transcender de estas cuatro paredes.
Una cosa que debo de advertirle es que nos tenga informados de todo cuanto vaya descubriendo, no al minuto pero si al día, si es posible claro.
En fin, no me quiero extender más, nuestro tiempo en esta vida esta limitado y debemos aprovecharlo.
Cuando dijo estas últimas palabras el reverendo personaje, el detective se quedó un poco desconcertado ¿No había dicho hacia unos instantes que el tiempo no importaba?
No quiso pronunciarse no fuese que el reverendísimo personaje se enfadase; la verdad es que no le sobraban los clientes y este era muy importante; se guardó en lo más hondo del espíritu sus alegaciones y le inquirió con el respeto adecuado.
Cuando su Reverendísimo estime conveniente me explica en que debe consistir mi cometido. Espero con impaciencia sus órdenes.
El semblante del reverendo personaje, antes risueño, se tornó grave al empezar la disertación.
Al detective, el que le hubieran citado para hablarle en un confesionario ya le había extrañado bastante. Su extrañeza se disipó cuando el Monseñor Obispo empezó a hablar y no le preguntó nada sobre sus pecados, pero estos cambios de humor francamente le volvieron a intrigar sobremanera en aquel ambiente sombrío rodeado de monumentos y cuadros de santos y vírgenes, solo alumbrados por la escasa luz que a través de las cristaleras emplomadas penetraba.
Ensimismado estaba con tales pensamientos cuando la voz grave del Reverendísimo se suavizó hablándole muy bajo, apenas perceptible como debe ser costumbre en un confesionario que se precie.
–Usted debe saber que ya hace trescientos años largos que se eliminaron a los androides y se ocupó nuevamente el planeta por los seres humanos.
Sin duda sabrá las vicisitudes que debimos pasar para restaurar nuestras costumbres y adaptarnos a nuestra nueva vida.
Todos sin excepción sufrimos mucho durante aquellos tiempos en los que los androides sin ley ni respeto a nada gobernaron este mundo.
Puedo asegurarle que los que más sufrimos fuimos los religiosos, muchos de los cuales cayeron defendiendo estas paredes, estos templos de devoción que aquellos maquiavélicos convirtieron en inmundos lupanares, lugares de pecado, depravación y perdición, como realmente habían convertido todo el planeta.
Yo mismo llegué a pensar que el mundo había sido conquistado por el mismo Diablo que del infierno había salido.
Afortunadamente mis sospechas fueron infundadas; aquellas máquinas diabólicas que quisieron parecerse al ser humano, la obra más importante de Dios, fueron aniquiladas y empezamos a rememorar nuestros valores presentes y pasados, todos nos pusimos a levantar nuestras casas, nuestros monumentos, nuestros templos, nuestros recuerdos, nuestra historia, y de eso se trata de nuestra historia porque un pueblo sin historia no es nada. Ahora, antes de proseguir le haré una pregunta ¿Sabia que hace más de tres mil años hubo un imperio Romano y que ese imperio llegó a dominar una importante parte del planeta? ¿Y que en aquel tiempo nació un hombre que se llamó Jesús y murió crucificado por nuestra salvación en uno de aquellos territorios conquistados por el Imperio Romano?
Tal como el reverendo Obispo iba hablando su tez parecía estar cada vez más sombría y sus palabras más confidenciales, cómo más directas, tanto que apenas eran perceptibles, lo que llenó de curiosidad a su interlocutor por saber porqué estaba allí, postrado de rodillas ante un confesionario sin haber pecado, al menos desde hacia un par de días en que… Bueno, eso no viene al caso, así que abrió al máximo los oídos para seguir escuchando al reverendo personaje. Y le contestó con sobriedad.
–Naturalmente que conozco la historia de Jesús la de sus padres y también las de sus apóstoles, soy un cristiano de los mejores, de los que santifican las fiestas y le voy a decir una cosa sin animosidad.
No sé porque me habla tan bajito si estamos solos en esta catedral; no se enfade, pero no comprendo nada, si no me explica su venerable persona el problema con la mayor claridad. Me siento un poco confuso.

Cuando habló así el detective fue porque ya estaba cansado de tanta charla sin aclarar la cuestión; el reverendo personaje se excuso y aumento un poco el volumen de su voz para decir.
–Hijo mío, lamento hablarte tan bajo pero el Demonio tiene los oídos siempre atentos y cualquier indiscreción puede dar al traste con nuestras intenciones, si alguien se enterase del caso sería el final de todo el sacrificio de nuestro Señor. Ahora seré breve, por favor presta mucha atención, seré lo más claro y conciso posible.
Como bien sabrás, en todo el mundo se están reestructurando las obras antiguas que representan el patrimonio de todos y en una ciudad romana de España que en los tiempos del Imperio se llamaba Tarraco y actualmente Tarragona, el primer cementerio romano que allí hubo estaba sobre una colina mirando al mar; pues bien, después de muchos años aquel cementerio resultó insuficiente y se construyó otro en un lugar cercano, y sobre el antiguo, un coliseo. Supongo que sabrás lo que es un coliseo romano ¿verdad?
Carlos ante tal pregunta contestó un poco impaciente:
–Naturalmente que se lo que era un coliseo, una especie de teatro o circo al aire libre de proporciones gigantescas parecidas a las antiguas plazas de toros españolas, donde en aquellos tiempos el pueblo romano se reunía para ver diversos espectáculos como las carreras de cuadrigas o las peleas de gladiadores y cosas así.
–Bien ya veo que sabes de que te hablo—
Arguyó el obispo simulando sonreír. Y añadiendo:
–Hace casi tres años se decidió repasar aquel coliseo por estar muy deteriorado y se decidió reforzar sus cimientos en cierto lugar que se estaba desquebrajando.
El caso es que cuando estaban excavando por allí se produjo un hundimiento en la zona y murieron dos obreros quedando las obras suspendidas temporalmente hasta nueva orden; orden que llegó hace cinco meses,
Una vez reanudadas las obras, en los cimientos se descubrieron unas galerías subterráneas que eran simplemente el antiquísimo cementerio y las autoridades decidieron que unos antropólogos lo estudiaran para lo que penetraron y fueron examinando las tumbas una por una por si localizaban algún dato importante, descubriendo una, sobre la que había una inscripción en latín que decía—CONOCERTE FUE FACIL—CONQUISTARTE DIFICIL—OLVIDARTE IMPOSIBLE—la abrieron y encontraron dos cadáveres uno de hombre y el otro de mujer y junto al de la mujer, seguramente romana, encontraron un ánfora conteniendo un envoltorio muy bien conservado conteniendo un libro de pergaminos donde se había escrito una obra literaria titulada EL EVANGELIO DEL CENTURIÓN libro biográfico que resultó contener escritas en latín las memorias de su autor un antiguo centurión que había estado bajo las órdenes de Poncio Pilato cuando aquel fue Procónsul de Judea en el tiempo en que fue muerto nuestro Mesías Jesucristo Hijo de Dios.
Hasta aquí todo ha transcurrido sin ninguna incidencia digna de mención, pero después el libro desapareció y al lado de donde debía estar, se encontraron a los dos guardianes del lugar asesinados, tras el examen exhaustivo de los cadáveres los médicos forenses llegaron a la conclusión de que sin duda les dispararon con armas de rayos láser desintegradores y se llevaron el libro donde permanecía a la espera de que el Papa de Roma lo demandase, cosa que se hizo apenas diez horas después de su desaparición.
Ahora su misión consiste en averiguar donde esta esa obra literaria y entregarla aquí para enviarla al sumo pontífice que la lea y decida lo que hay que hacer, porque según tengo entendido, podría contener escritos improcedentes, que se deben valorar cuanto antes, por eso ha de ser sumamente cauto ya que en ello se juega usted la vida y quien sabe si la nuestra y la continuidad de nuestra iglesia también.
El insigne personaje miró a través de la rejilla del confesionario al detective con suma atención estudiando la reacción a sus siguientes palabras.
Le he contado todo sin ocultarle siquiera los peligros que su misión le puedan reportar para que decida si acepta encargarse del asunto, información que debe usted olvidar completamente si no acepta.
Bastante mal hicieron los periodistas informando al público del hallazgo en todos los medios del planeta.
Solo me resta preguntarle…
¿Acepta el encargo?

Carlos Cervantes no lo dudo ni un segundo al contestar con total convicción:

¡Naturalmente que acepto, y con muchas ganas de empezar la investigación!

EVANGELIO DEL CENTURIÓN
(2ª parte)
CAPITULO I V
BUSCANDO EL LIBRO MISTERIOSO

Cuando el detective salió de la catedral de Barcelona, en su rostro, se adivinaba cierta inquietud; sin duda se había precipitado aceptando una investigación tan peligrosa.
Un asunto que se iniciaba arrastrando cuatro muertes no era precisamente una perita en dulce. Claro que cuando uno se ha labrado cierta fama debe atenerse a ella y más siendo el Obispo nada más y nada menos el cliente.
Si conseguía finalizar la investigación entregando o al menos localizando el dichoso libro su fama seguramente crecería y le serviría de trampolín para ampliar la clientela, que en estos tiempos buena falta que le hacía.
Indudablemente el oficio de detective ya hacia muchos años que dejó de funcionar medianamente, con tantos avances científicos, cómo automóviles que vuelan , viajes a través de las galaxias, las armas láser desintegradores, las leyes cada vez más actualizadas, las impresoras tridimensionales con el código trinarlo capaz de producir cualquier materia imaginable, y mil inventos más a cual más asombroso para una persona de mil años atrás, una misión como la que le habían encomendado era una tontería que a nadie le podría sorprender aunque en ello perdiera la vida, claro que para la Iglesia que tampoco tenia tantos adeptos como en la historia; Cualquiera podía entrever que mil años atrás el catolicismo había llegado a niveles sorprendentes,
Solo con ver aquellas fotos de la plaza de Roma llena de gentes de diferentes países esperando ver al sumo pontífice, su santidad el Papa asomándose a un balcón para saludarlos y bendecirlos al medio día en la hora del ángelus o las fotografías amarillentas casi borradas de más de mil años, de manifestaciones que ellos llamaban procesiones repletas de peregrinos de una semana que en España era considerada Santa y en otros países seguramente de forma similar eran costumbres que parecen imaginarias en estos tiempos, aunque el Obispo y sus seguidores siguen intentando sin descanso recuperar sin importar los sacrificios que fueran necesarios.
Durante el trayecto a su oficina ,nuestro singular detective fue analizando algunos pasajes que le recordaban viejas historias de la Iglesia y desde luego pensó (No me extraña que haya decaído tanto que sea raro ver alguien entrando en una iglesia, como en las películas antiguas y las fotos de periódicos de aquellos tiempos que pueden verse en los museos, porque había mucha corrupción entre los sacerdotes como los pederastas, que a menudo se pueden constatar en los reportajes que de entonces nos llegan, o aquellas películas en que se veían monjas y frailes donde la virtud brillaba por su ausencia o donde algún pontífice era pecador de irreverentes acciones.
Imbuido en tales pensamientos volando en su pequeño automóvil rumbo a su oficina vivienda situada en el piso cincuenta y siete de la gran avenida Diagonal de Barcelona, el edificio Ópalo, el detective Carlos Cervantes tuvo una idea para iniciar las pesquisas; averiguaría la empresa o el nombre de los que descubrieron el libro y les haría una entrevista; quizás alguno de ellos hubiera leído aquel manuscrito y le podía con ello dar una pista de por donde proseguir investigando.
No le resultó fácil contactar con él único personaje que dijo haber leído el susodicho libro, Evangelio, un paleontólogo. En fin por algún lado tenia que empezar su investigación.
Acordaron reunirse en la terraza del bar de un hotel y allí el tal señor paleontólogo que se llamaba Andrés Escolapio le informó de lo siguiente.
–Cuando descubrimos aquel libro me sentí lleno de inquietud por leerlo y como que estaba escrito en latín y antiguo tuve que buscar alguien que conociese tal idioma y lo hallé en una Iglesia cerca de mi vivienda en Badalona, el sacerdote de allí me la leyó y lo raro es que ayer alguien lo intentó matar con una pistola de rayos láser según dijo la policía del barrio que está investigando.
–La verdad es que el libro no ponía nada extraordinario, todo lo que allí había escrito eran cosas intimas del autor, simplemente se trataba de un diario sin ninguna importancia, al menos para mi.
Lo que me extraña es que con usted ya son varias las personas que me han entrevistado por ese tema. No comprendo que por tan inútiles escrituras se hayan asesinado a varias personas, incluso yo me siento inseguro a veces.
Carlos intentando ampliar la investigación por otros derroteros, preguntó
–¿Me podría indicar el nombre de alguna de esas personas?
–En este momento no los recuerdo, los tengo apuntados en algún sitio por casa, ahora le puedo decir que uno era un sacerdote muy raro posiblemente catalán o algo así, podría ser foráneo, pues tenía acento extraño y los demás, un agente de la policía y un periodista.
Andres dijo sentirse mal después de tomarse un café y decidió marchar a su casa, ambos salieron del hotel, ya en la puerta se despidieron dándose la mano, en cuyo instante Andrés se desprendió del detective y cayó al suelo donde se quedó inmovil tras algunas violentas convulsiones.
Inmediatamente acudió el servicio de auxilio que lo reanimó sobre dos mesas que unieron y donde lo operaron de urgencia poniéndole un by-pas exterior que confeccionaron con un tubo de poliestireno que ya portaban en el vehiculo, un tubo especial para casos semejantes, desde una arteria del cuello a una pierna.
Luego, ya fuera de peligro los sanitarios dijeron que había sufrido un simple infarto de miocardio sin importancia, pero que ya podía marcharse a casa por su propio pié o en coche y que fuera al día siguiente a un consultorio para que le eliminasen el tubo, by- pas, debidamente.
A Carlos le pareció muy sospechoso lo sucedido; cuando vio a Andrés tirado en el suelo y quieto, pensó que alguna mano criminal lo había intentado asesinar, quizá con veneno añadido al café o con otro sistema como ya había sucedido con las anteriores personas asesinadas en el asunto del misterioso libro.
Menos mal que solo fue un susto sin mayor importancia, aunque no las tenía todas consigo le pareció que tantas coincidencias no le gustaban nada de nada. Acompañó al antropólogo a su domicilio haciéndole compañía un buen rato mientras Andrés buscó las direcciones de los que le habían entrevistado, quedándose extrañado al no encontrar la del sacerdote que le comentó anteriormente.
Carlo se despidió de Andrés y su familia muy tarde, dejándoles sus señas por si averiguase o recordase alguna cosa que le pudiera ayudar en la investigación

EVANGELIO DEL CENTURIÓN (2ª parte
CAPITULO V
EL CONFESIONARI0

Como había convenido con el Reverendísimo Obispo ponerle al corriente a diario de las investigaciones, al día siguiente al medio día ya se encontraba arrodillado ante el confesionario el detective Carlos Cervantes explicándole el curioso suceso que había sufrido la única persona que había leído el extraño Evangelio.
Cuando Carlos le contó lo averiguado al Obispo, este le señaló un detalle, exhibiendo una sonrisa cargada de ironía.
–Por lo que me has contado creo que el que leyó el libro no fue el tal Andrés, Si no cómo él mismo te dijo fue el párroco de una iglesia de su barrio, quizás ahora deberías buscar a ese sacerdote, porque seguramente puede haber llegado a alguna conclusión importante de su lectura, piensa que una persona con estudios religiosos puede haber descubierto algo que un profano no distinguiría en una escritura de esa naturaleza.

Carlos: ante la exposición del Obispo se puso rojo de vergüenza y se disculpo con estos argumentos.
–No comprendo como pude obviar ese detalle.

La verdad es que Andrés Escolapio no es una persona torpe, es un licenciado y si dijo que en el libro no encontró nada interesante, es porque no debía de haber nada que le llamase la atención, no obstante mañana mismo hablaré con el para que me diga donde puedo localizar al sacerdote y como se llama, aunque pienso que si en el libro había algo importante ya lo sabría usted…¿No?
EL Obispo antes de contestar permaneció en silencio unos instantes, seguramente pensando la repuesta y finalmente dijo:
–Tal vez el sacerdote que leyó el libro no encontró nada que le despertase la curiosidad en aquella lectura o quizás no pensó en comunicarme nada de momento, pero estoy persuadido que si no nos damos prisa puede que lo encontremos muerto, piense usted que si Andrés esta vivo podría ser por suerte providencial. Un colapso puede matar a cualquiera y si se salvó, esta claro que fue por que lo auxiliaron rápidamente.

–Todo esto es muy extraño; hasta que no encontremos ese libro y se sepa quien y porque mató a esas personas no podremos descansar tranquilos.
Indudablemente el que tiene el libro debe ser un descerebrado, nadie tiene plena potestad para matar a nadie, solo Dios nos marca el destino.
Cómo que Andrés el antropólogo le proporcionó la dirección del párroco de la iglesia de Badalona que había leído de que se componía el libro en cuestión, al día siguiente apenas amanecido Carlos salió rumbo a la iglesia donde debía verlo encontrándose con la desagradable sorpresa de que Sebastián Garcés el párroco había fallecido de un sincope el día anterior.
Según supo, el finado había fallecido sin tener ninguna enfermedad ya que era relativamente un joven de cuarenta años y le habían efectuado un chequeo completo apenas hacía un mes, encontrándolo todo dentro de los márgenes normales.
Su mujer y sus hijos estaban desconsolados ante el cadáver expuesto ante el altar de aquella iglesia donde lo velaban muy apenadas varias personas, posiblemente amigos, familiares o fieles de la parroquia.
Ante tal situación, nuestro amigo Carlos se encontraba muy inquieto, no sabiendo como comportarse ante aquellas personas totalmente desconocidas. Y cuando fue a darle el pésame a la señora viuda, ella le pregunto:
— ¿Es usted de la policía?
Tal pregunta desconcertó a Carlos aún más y no sabiendo que contestar le respondió con la verdad.
–No señora, no soy de la policía, solo soy un detective enviado por el Monseñor Obispo para hacerle unas preguntas a su esposo, Ignorando la desgracia que le ha sucedido.
La buena mujer lo observo llena de curiosidad y alegó compungida dada la situación.
Cualquier pregunta que le quisiera hacer el Reverendísimo obispo a mi marido puede hacérmela a mí. El no tenía secretos conmigo.
Pregúnteme lo que usted quiera saber, a ver si puedo ayudarle.
Ante tal oferta, el detective supuso que la señora podría saber alguna cosa y se sintió muy aliviado al suponer que ella le podría aclarar algo, así que sin pararse a meditarlo ni un instante le preguntó:
¿Sabe usted algo de lo que había escrito en un libro muy antiguo escrito en latín que leyó hace unos dias?
Sin esperar respuesta, Carlos añadió:
Le hago esa pregunta porque hace algunos días, tengo entendido que vino aquí un hombre con un libro escrito en latín para que su esposo se lo leyese. ¿Sabe usted algo de lo que había escrito en ese libro?

Algo si que se, mi marido me contó que había un pasaje en el que se demostraba sin duda alguna que ese libro podía considerarse el primer evangelio ya que fue escrito al mismo tiempo que iban sucediendo los acontecimientos, no cómo los otros evangelios que fueron escritos después de algún tiempo, el que hasta ahora esta considerado primero según mi marido que había leído mucho de aquellas cosas después de cincuenta años y muy elaborados de forma que cuadrasen ciertos testimonios dudosos. Cosas que en otros escritos se contradecían dando lugar a puntos de vista diferentes en algunos aspectos esenciales.
Respecto al libro, me dijo que en cuanto lo leyesen los obispos, los cardenales y el Papa seguramente en la religión católica cambiasen algunas cosas, claro que cómo él no tenía potestad sobre aquel manuscrito nada pudo hacer, solo desear que si algo cambiase en las doctrinas que fuese para bien del cristianismo, que ahora esta muy mal en todos los sentidod, ya que ese era su mayor deseo, no puedo decirle nada más. El libro aquel se lo llevó el hombre que lo trajo para su lectura y nada más se de él,

Carlos Cervantes sonrió complacido, ante aquellas revelaciones empezaba a comprender algunas cosas.
Ahora era más importante que nunca buscar el dichoso libro que indudablemente albergaba un gran secreto que alguien deseaba ocultar.
Tomó algunos apuntes y se despidió de la familia del difunto al que consideró que sin duda alguna habían asesinado.
Ya en camino de su oficina estuvo meditando en los problemas que podían suscitar novedades en la doctrina de la iglesia católica romana.
Entre sus conocimientos estaba algo de la historia del cristianismo en sus
comienzos.
Por sus estudios sabía que hubo un tiempo en que coexistieron dos vertientes muy importantes en el Cristianismo, la de la iglesia católica romana y la de la iglesia ortodoxa rusa y de muchos otros países. Pero eran tantas las diferencias que ostentaban, entre las que destacaban el que los sacerdotes en la iglesia romana debían ser solteros, mientras en la ortodoxa podían casarse hasta el grado de obispo con mujeres de excelente reputación; otra variante era que sobre la vida de la inmaculada Virgen Maria no estaban de acuerdo, que el purgatorio, para los ortodoxos no existía y otras no menos problemáticas, que por culpa de esas diferencias llegó un día en que las dos iglesias se separaron disolviéndose aquellos vínculos en dos vertientes, después de un conclave muy discutido.
Pasados varios cientos de años, ambas creencias limaron asperezas y nuevamente las dos doctrinas volvieron a unirse en otro conclave empleando modernismos y predominio del pensamiento práctico, ya que no son tantos sus seguidores como en otros tiempos.
Ensimismado con sus pensamientos Carlos llegó en su pequeño vehiculo volante al piso donde le aguardaba Mary su secretaria, compañera de aventuras, con nuevas noticias que le iban a resultar de gran estímulo para proseguir en sus pesquisas.
Mary era una preciosa mujer que trabajaba de secretaria en al despacho EL ENIGMA desde hacia ya casi seis años, aparentando la edad de unos dieciocho años, la misma que dijo tener el día que fue entrevistada por Carlos Cervantes y este la acepto para ocupar aquel cargo, sin duda prendado por la impresión que le inspiró tan sorprendente belleza.
En alguna ocasión Carlos debió advertir que Mary no tenia problemas con el tiempo y pensó siempre que al verla diariamente no era consciente de que el tiempo que todo lo estropea, no se notaba en ella, pero viendo las fotos que le hizo para poder ponerla en el contrato y los diversos papeleos, pudo comprobar que siempre estaba por igual, el tiempo no pasaba por aquella piel encantadora.
La mirada vivaz de niña seguía igual que su escultural cuerpo, en cambió en él si que se notaban diferencias.
Para Carlos aquella espera le estaba resultando intolerable. Conoció a Mary cuando puso un anuncio en el periódico buscando una secretaria, y solo ver a Mary en aquella entrevista, se enamoró perdidamente de ella, pero la diferencia de edad, ya que entonces él contaba con treinta y seis años, justamente el doble, de la edad que ella dijo tener y que le pareció excesivamente notable, pensó que si dejaba pasar algunos años Mary maduraría, su fisonomía de muñequita desaparecería, y aunque el llegase a superar los cuarenta años, tal vez haciendo ejercicio, dejando de fumar y alimentándose saludablemente no se notase tanto y sería el momento de declararse.
Ël siempre había pensado que a una niña hay que respetarla como una niña, y eso parecía ella, una niña, pero sin embargo cada vez que la veía sentía desfallecer su ánimo. Era una niña demasiado mujer.
Su pequeño utilitario lo estaba acercando al lado de sus sueños. Ya no podía resistir más y después de pensarlo mil veces lo había definitivamente decidido, aquel día se lanzaría al vacío, se le declararía y que el destino decidiese lo que tenía que ser. Ya no era capaz de esperar cuatro años más, bastante había esperado con los cuatro pasados, solo pensar en la hermosura de aquel cuerpo y aquella cara tan bonita lo ponía al borde de la locura.

EVANGELIO DEL CENTURIÓN
(2ª parte)
CAPITULO V I
LA AMENAZA

Carlos Cervantes llegó a su oficina tras dejar aparcado su pequeño coche diez pisos más arriba del mismo edificio, bajó en el ascensor al piso cincuenta y siete, habló con su linda secretaria y esta le contó las novedades,
Carlos creyó que tal explicación era lo que le conduciría directamente al libro del enigma. Por eso inquirió con evidente interés.
–¿Y dices que el señor ese era un sacerdote y que parecía extranjero?

–Eso me pareció por como vestía y hablaba

–A ver, cuéntamelo todo de nuevo sin dejarte ni una letra, creo que es muy interesante todo lo que me has dicho y quiero oírlo otra vez. A ver si saco algo en claro.

Mary hizo un mohín de asentimiento y empezó a hablar en estos términos.
-Resulta que yo estaba mirando unas facturas del teléfonovisor y la energía eléctrica, a eso de las once de la mañana, cuando sonó el timbre de la puerta. Como creí que era usted abrí sin siquiera comprobarlo en la mirilla electrónica y me encontré con un sacerdote de aspecto bonachón, Tendría de estatura uno setenta, era algo grueso, una edad que me pareció de alrededor de cincuenta años y me preguntó por usted, en estos términos aproximadamente:
–Buenos días quisiera hablar con el señor detective, el señor Carlos Cervantes.
–Como que usted no estaba así se lo hice saber y el me respondió muy amablemente.
–No se preocupe iré a tomar un café por ahí y volveré dentro de un rato, si mientras tanto regresa de donde esté le dice que tengo que hablarle de un libro muy interesante, él ya sabe de que va la cosa.
Como había afirmado, al poco volvió y al decirle que aún no había usted vuelto parece que se puso muy nervioso y sin tanta amabilidad me pidió un bolígrafo y un trozo de papel en el que escribió algo diciendo, después de doblarlo:

Esto se lo entrega usted en cuanto venga, no se le olvide. Y no lo lea por favor, es cosa privada. Digamos personal

Las últimas palabras las dijo como enfadado. Aquí tiene el papel, que no he leído tal como me pidió el sacerdote
Carlos desdobló y leyó el papel que decía:
No siga usted por ese camino si no quiere caer en un precipicio Es solo una advertencia, ya sabe que no bromeo. Le aviso porque me cae usted muy bien y no me gustaría verlo fiambre.
Carlos le pregunto a Mary tras leer la nota.
–Mary: ¿Podría usted reconocer a ese hombre si lo volviese a ver?

–¡Claro y supongo que usted también si mira bien esta grabación que le hizo el grabador de seguridad! Lo conecté antes de abrir la segunda vez porque cómo dijo lo del libro lo encontré interesante y sospechoso.
Carlos se quedó impresionado al ver que Mary había conectado el grabador de seguridad cuando vino el sacerdote, un sistema que solo se acostumbraba a conectar por las noches, cuando la oficina quedaba sola, por eso felicito a su encantadora secretaria dedicándole unas palabras de elogio que además le daban pie para declarar su amor por ella.

–Mary, Mary, si usted me abandona, no sé que será de mi vida, me he acostumbrado tanto a su compañía y a sus sorprendentes ideas detectivescas que ya no podría vivir ni hacer nada sin usted.
Tras mirarla de arriba abajo con gran atención añadió poniendo todo el énfasis posible en sus argumentos.
–Se me ha ocurrido una idea ahora mismo y creo que sería la solución para terminar con mis temores ¿Por qué no nos casamos y así estaré tranquilo de que no me dejara tan fácilmente?
Si ya se que soy un egoísta que solo pienso en mis problemas, pero la verdad es que estoy enamorado de usted desde el primer momento que la vi y solo me conformaría de momento en que me aceptase como amigo, después si a usted le parece bien, como novio y más adelante siempre con su conformidad, como esposo. Ya estoy harto de que nos tratemos de usted.
No me regañe por favor, ya se que le llevo muchos años de diferencia, que eso lo ve cualquiera pero yo no mando en mi edad ni en mi corazón y si me he enamorado de una mujer que siempre veo como una niña no es culpa mía, en mi corazón y en mis instintos no puedo mandar y mientras más tiempo dejo pasar más se aprecia esa diferencia de edad. Bueno creo que ya he dicho todo lo que había pensado durante los años que la conozco.¿Que le ha parecido?

Mary sonrió con un rictus inquietante, como si algo no le hubiera gustado cuando después de algunos segundos respondió muy seria:
Señor jefe: Su disertación me ha parecido maravillosa, yo también siento lo mismo por usted, quiero decir, por ti, al que no solo lo considero jefe si no amigo y no tema, yo nunca lo podré dejar de amar aunque pasen mil años y no seamos nada más que amigos, y cuando usted se muera, que seguramente será antes que yo, le prometo que jamás lo podré olvidar.
Carlos ante la respuesta de Mary se quedó algo confundido, apenas daba crédito a lo que había escuchado, algo no encajaba y por eso le lanzó la pregunta siguiente sin apenas meditarlo:
–Mary, gracias por tus palabras que me llenan de alegría, pero que apenas comprendo; algo no entiendo. ¿Me ocultas algo?
–Carlos, tienes mucha razón hace ya mucho que debí decirte la verdad, Soy una mujer androide, ya tengo trescientos veintidós años y nunca envejeceré, creo que lo nuestro es imposible.
Solo te pido que no me denuncies y te prometo fidelidad siempre; hasta que te conocí, mi vida fue un infierno.
Te quiero mucho: antes de conocerte, pensé que vuestra raza era malvada, Lo pase muy mal con otras personas que solo se limitaron a maltratarme y aprovecharse de mi, tanto mujeres cómo hombres.
Carlos escuchaba atentamente a su secretaria completamente absorto, no comprendía cómo Mary pudo haber escapado del exterminio de los androides, y no pudiendo aguantar su curiosidad le pregunto:
–Lo que no comprendo es como pudiste salvarte del exterminio de los androides, que sucedió hace más de trescientos años.

Ella, antes de contestar lo observó con mirada impactante.
–Fue casi un milagro. Yo estaba dentro de un compartimiento de alta compresión en una prueba de resistencia a la atmósfera terrestre. Era una especie de jaula de cristal y metacrilato donde se podía respirar con un equipo productor de atmósfera artificial.
A pesar de haber pasado tantos años, recuerdo que la puerta del compartimiento aquel se abrió repentinamente con gran estruendo entrando una mujer con la desesperación reflejada en el rostro; era una ingeniero androide que como todos los que estaban afuera se estaba asfixiando, yo estaba en periodo de pruebas y desnuda completamente y a pesar de tal circunstancia como ya me habían programado para ser útil a mis semejantes la ayude a entrar y cerré la puerta inmediatamente como ella me ordenó con desespero, mientras el resto de los androides que ocupaban el laboratorio se iban desplomando uno tras otro asfixiados. Luego todo quedó en un silencio solo perturbado por los motores que iban reciclando el aire para alimentar aquella cabina de experimentación de nuevos modelos y que en aquel caso yo era el último proyecto.
Después Sonia que es como se llamaba la ingeniero, me estuvo explicando en que consistía el último proyecto en el que yo era la modelo 777 y del que solo quedé yo como muestra.
Sonia entre otras cosas me contó que yo iba a ser la primera mujer androide capaz de amar, sobre todo a mis hijos y a mi marido, también me contó que ella misma se había reprogramado y del experimento llegó a la conclusión de que todo ser androide o no, debería conocer la magia del amor, y que ella ya estaba enamorada de un guerrillero de los que atacaban a los androides aunque era un enemigo lo comprendía ahora que pensaba igual que él y estaba convencida de que para ser mejor había que amar a los semejantes, considerando que los androides tal como eran entonces debían ser sustituidos por otros reprogramados como ella y yo.
Horas después Sonia se dio cuenta de que el motor que nos proporcionaba aire, se había parado porque ya no se oía el típico ruido que generaba y cuando ya nos estábamos quedando sin oxigeno dijo casi asfixiada: –
–Como se el funcionamiento del generador de aire para esta cabina, voy a salir a ver si se ha quedado sin combustible espero poder llegar a ponerlo en marcha, deséame suerte, por las dos.
Apenas abrió la puerta del pequeño compartimiento una ráfaga de aire inundo la estancia. Parecía que el peligro había desaparecido, así que salimos las dos, y ella me buscó un equipo completo de vestido y calzado.
–Desnuda no debes salir a la calle te comerían viva los hombres. Por lo visto debe de estar lleno, si no han fallecido asfixiados como todos estos tanto hombres como mujeres que he comprobado que han fallecido.
–Ahora voy a buscar algo para alimentarnos, espérame en el laboratorio.
Aquella noche comimos alegremente mientras Sonia me contaba con entusiasmo las cosas que deberían cambiar en la Tierra.
–Tú misma estas programada para muchas cosas además del amor, pero las irás descubriendo con el tiempo, tal cómo las vayas necesitando, ya que ahora ya no se puede hacer nada dada la situación.
Te has quedado a medio programar pero irás adquiriendo todos los programas sin dificultad cuando los necesites, me recalcó convencida.
Al otro día muy temprano entraron en el laboratorio un grupo de guerrilleros capitaneados por Jon, el amor de Sonia que les gritaba ordenándoles que no disparasen, pero los otros debido al griterío no le debieron oír o no le hicieron caso, porque entraron en la cabina y dispararon rayos desintegrantes sobre nosotras.
Yo me tiré al suelo y conseguí zafarme de los disparos, pero Sonia cayó muerta y su enamorado estuvo llorando desesperado con ella entre sus brazos, mientras el resto lo contemplaba con mucha lástima y pena.
Después de aquella tragedia yo me fui de allí y deambule de un lado a otro sin saber que hacer, hasta que un día conocí a un joven que se enamoró y apiadó de mi cuando me vio buscando algo para comer de las basuras.
Aquel joven que era un pobre pordiosero cómo yo y de cuyo nombre casi ni me acuerdo se junto conmigo sin documentos ya que ni él ni yo los teníamos después tuvimos dos hijos a los que amé muchísimo pero cuando ellos envejecían y yo no, no comprendían nada. Primero decían a sus amigos que yo era su hermana y años después su hija o su nieta
El caso es que mi esposo falleció a la edad de ochenta años mientras yo aparentaba dieciocho, mis hijos los dos fallecieron también superando la edad de su padre, el uno de ochenta y seis y el otro con noventa y tres, después de mi marido hubo otros que me quisieron mucho y también otros que me hicieron sufrir porque creían que yo vivía de recuerdos, eran muy celosos, pero el tiempo los fue eliminando de mi vida envejeciéndolos y matándolos cuando eran muy viejos, bueno, uno murió de accidente de circulación, era piloto espacial y chocó con un meteorito.
Entonces las naves espaciales eran muy rudimentarias, apenas alcanzaban la centésima parte de la velocidad de la luz y chocaban con cualquier cosa porque no llevaban siquiera inhibidores de impacto.
Bueno, Carlos, ya te he contado todo lo que recuerdo de mi extensa vida solo me resta decirte que como estoy enamorada de ti nunca lo he estado y mi impaciencia se desborda esperando hacer el amor contigo, antes de que venga el cura ese y nos de un susto de muerte.
No me parece imprescindible para seguir explicando el argumento de esta humilde obra decir que apenas dicho lo último Mary y Carlos se abrazaron con una pasión extrema fundiendose en un largo beso y como detrás de la oficina estaba la vivienda y en la vivienda una habitación con su correspondiente cama, allí juntos pasaron una noche loca de pasión desenfrenada.
La madrugada los sorprendió desnudos y felices, ignorando que horas después serian objeto de peligros inminentes, cómo ya se supone por los acontecimientos que les tenia reservados el destino en exclusiva.
Por favor siga leyendo y se enterara de lo que sucedió después.
Ahora pasaremos al siguiente capitulo de esta humlde obra literaria.

EVANGELIO DEL CENTURIÓN
(2ª parte)
CAPITULO V I I
SEXO Y MISTERIO

Una vez saciados de sexo, nuestros amigos salieron de su
letargo amoroso e iniciaron un programa de actuación para encontrar el libro objeto de esta historia.
Carlos expuso a Mary el plan que tenía pensado realizar
–Lo primero que debemos de hacer es llevar la grabación de alta definición al Reverendo Obispo de la diócesis de Barcelona, por si desde el obispado se puede averiguar quien es el sacerdote protagonista del video.
Luego esperaremos los resultados obtenidos sin dejar de ser cautos en todo momento ya que este hombre o tal vez otros manejados por él pudieran atentar contra nosotros, eso hay que tenerlo en cuenta cada instante, no debemos fiarnos ni de nuestra sombra.
Según sean los resultados quizás debamos proseguir investigando, claro que tal circunstancia será estudiada a su debido tiempo.
No hay que adelantar acontecimientos.
En esta investigación nos estamos jugando la vida y eso ahora que podemos ser felices no debemos consentirlo de ninguna forma.
Carlos ordenó a Mary que a la mayor brevedad concertara cita con el obispo a fin de darle el resultado de las últimas investigaciones en las que se le entregaría el video del sospechoso y la nota que les dejó en la oficina cuando el detective estaba ausente.
La entrevista con el reverendísimo personaje se estableció como de costumbre en la catedral y en el confesionario de rigor pero para visionar el video el obispo invitó a Carlos a su vivienda donde contaba con el aparato reproductor y una pantalla de espectaculares dimensiones para visionarlo.
Al ver el video y leer la nota amenazante el obispo felicitó al detective por tan buen trabajo y le dijo muy resuelto.
–Ya casi tenemos atrapado al malvado asesino, enviaré una copia de este trabajo a mis empleados de la diócesis y espero que pronto este entre rejas, pero vosotros no descuidéis ni un segundo vuestra seguridad no sea que os ataque antes de que lo localicemos.

En la próxima entrevista, que fue al día siguiente en las acostumbradas circunstancias, el obispo recibió a Carlos con cierto mal humor, que el detective acusó nada ver el rostro del Reverendo excesivamente preocupado, que le dijo:
Los empleados de la diócesis me han comunicado que este sacerdote no es de esta zona y por la forma de expresarse les parece italiano, así que tendré que enviar el informe detallado a Roma para que allí que tienen un fichero electrónico de todos los sacerdotes, obispos, monjas y frailes del mundo entero inicien otra investigación paralela a la nuestra.
Debemos tener fe en el resultado final, que no dudo que será muy pronto, incluso hemos pensado que este individuo, no sea un sacerdote y este disfrazado sabiendo que lo podíamos gravar, no me parecería nada raro que así pensara. En este caso cualquier cambio seria impresionante.

Hemos hecho un estudio de la caligrafía de la nota y el resultado que he recibido es que ese individuo es una persona de gran inteligencia, con infinidad de recursos para adaptarse a cualquier situación, creo que si en Roma no encuentran la solución voy a poneros unos guardaespaldas secretos que os sigan a todas partes y garantizar vuestra seguridad.

A Carlos eso de los guardaespaldas no le pareció normal pues pensó ¿Dónde se ha visto que a un detective le tengan que poner guardaespaldas? ¡Parece cosa de risa! Con su orgullo herido Carlos alegó algo molesto:
–Le agradezco su ofrecimiento pero creo que será suficiente poner un vigilante en la oficina, ya que temo por la vida de mi secretaria, tenga en cuenta que ese individuo ya debe saber que ella esta al corriente de todo, como nosotros. Por cierto ¿Su reverendísima no teme por su persona?

¡Yo confío en Dios plenamente, por eso soy obispo!

Apenas dicho eso se oyó como abrían una puerta del templo y desde ella un hombre amparándose en las sombras empezó a disparar rayos láser desintegradores contra el confesionario.
Carlos apenas oyó el ruido de la puerta volvió la cabeza para mirar aquel lugar y se tiró al suelo inmediatamente ocultándose tras los asientos que había para escuchar misa.
Carlos pistola desintegradora en mano salió corriendo dando un pequeño rodeo dirigiéndose al lugar desde estaba el hombre disparando, pero este al advertirlo echo a correr saliendo del templo, mezclándose con la gente que por la plaza había.
El detective se paró en la puerta y buscó entre la muchedumbre alguna persona vestida de sacerdote o que fuera huyendo pero nada advirtió pese a estar sobre la escalinata y poder rastrear la zona sin problemas.
De pronto recordó al obispo que estaba dentro del confesionario, volvió a entrar en la catedral y se dirigió prestamente al lugar encontrando al obispo tendido en el suelo con medio cuerpo que salía por detrás del pequeño habitáculo.
Enseguida con desespero lo llamó:

–Reverendísimo, Monseñor. ¿Se encuentra bien?

La respuesta se hizo esperar unos instantes que a nuestro amigo le hicieron pensar en lo peor, pero de pronto la voz del obispo sonó tenuemente llenando de ansiedad a Carlos.
–Ayúdame a salir de aquí, estoy herido.

El detective sacó como pudo al robusto cuerpo del obispo y una vez que lo tendió sobre un banquillo o asiento le dijo.

–Tenga un poco de paciencia que voy a pedir auxilio

.No hizo falta esperar, ya por la puerta entraba un equipo de facultativos que inmediatamente se pusieron manos a la obra efectuando los primeros auxilios antes de llevarlo al hospital donde quedó recluido y con un vigilante ante la misma puerta de la habitación.
Al día siguiente, cuando el detective fue al hospital a visitar al obispo este le dijo embargado por la emoción.
Menos mal que usted señor Cervantes me sacó de allí que si no estaría muerto, ahora más que nunca tenemos que cazar a esa fiera asesina, antes de que mate a alguna persona más, ¿Alguna novedad?

La respuesta de Carlos fue breve y concisa ya que con cara de desaliento dijo:
Lamentablemente ha pasado el día sin ninguna. Esperemos que en Italia tengan alguna, aunque por lo visto el enemigo cada vez esta más cerca. Bueno, al menos su reverendísima se esta recuperando muy bien y eso es lo más importante. A propósito..¿Sabe si la policía ha descubierto ya algo de estos crímenes? Seria sumamente interesante que ellos colaborasen con nosotros, o nosotros con ellos. ¿No le parece?

El obispo se atusó el pelo de la barba antes de contestar sonriendo irónicamente.
Los de la policía guardan estrechamente en secreto sus investigaciones y no colaboran con nadie, en cambio nosotros si que les ayudamos y todas nuestras pesquisas las saben precisamente por nuestra colaboración, aunque no siempre tienen éxito en sus investigaciones, el veinticinco por ciento de sus procedimientos se archivan sin resolverse satisfactoriamente.
Claro que muchas veces es por culpa de la justicia.
Un gran sabio de la antigüedad griega, del que ahora mismo no recuerdo el nombre escribió que… Todos somos inocentes y culpables, solo depende de los abogados que tengas.
Carlos pensó que esa paradoja ya la había escuchado antes pero no quiso entrar en polémicas y enmudeció.
Casi media hora permanecieron ambos personajes hablando de sus cosas hasta que el obispo recibió la visita del médico que lo estaba tratando, Carlos consideró que ya tenía que marcharse y se despidió prometiendo volver al día posterior.
El día siguiente amaneció lloviendo torrencialmente, por eso la gente parecía loca corriendo rumbo a sus obligaciones laborales bajo paraguas, la mayoría de vistosos colores. Entre aquella muchedumbre desquiciada un detective pensando en sus problemas caminaba ligero rumbo al hospital protegiéndose de la lluvia para ver a un obispo al que habían intentado asesinar un par de días antes, sin conseguirlo.
Cuando el detective subió a la habitación y entró en ella, encontró al obispo sentado sobre el respaldo de la cama leyendo un periódico el cual ofreció al visitante con estas palabras.
–Estoy desconcertado con esta noticia de primera plana…¡Lea. Lea!
Carlos, que era el visitante, tomó el periódico, se acomodó en una silla que junto a la cama había y empezó a leer sin pestañear ni hacer ningún comentario ni gesto extraño hasta que se entero de todo lo allí expuesto que era lo siguiente.
ASESINATO EN UNA DISCOTECA DE BARCELONA

Un joven al entrar en el cuarto de aseo de la famosa discoteca Talión oyó gritos de auxilio que provenían de un water privado cuya puerta estaba cerrada interiormente. El Joven gritó al que pedía auxilio:
–¡Abra la puerta y le ayudaré!

Y el de dentro suplicando a gritos contestó con dificultad:
Me es imposible abrir porque me he caído, no llego al cerrojo, y no me puedo levantar y ya no me quedan fuerzas.¡ Me han herido en el cuello!
Cómo vio que por debajo de aquella puerta empezaba a salir sangre, los gritos no cesaban, ni se abría, el joven advirtió al que gritaba desde dentro, que iba a buscar ayuda inmediatamente y que se taponara la herida aunque fuera con la mano, con un pañuelo o con papel higiénico.
El joven salió corriendo en busca de ayuda al mostrador del bar siendo acompañado urgentemente por dos camareros que viendo que ya no gritaba nadie, forzaron la puerta y cuando lograron abrirla encontraron muerto por haber sido degollado, el señor que hay en la foto, cuyo nombre inserto en la documentación que portaba era Arsénio Maestro, Luego se enteraron que estaba buscado por la policía, sospechoso de haber realizado varios asesinatos en serie por motivos que se suponen religiosos ya que estaba investido cómo párroco de un pueblo cercano a Lérida llamado, Mollerusa.
Tal sacerdote hacía algún tiempo que había desaparecido de su parroquia siendo puesto en caza y captura tras haber salido en un video y haber escrito una nota amenazando a un detective que andaba tras su pista desde hacia cierto tiempo.
¡Ahora la policía se encuentra con otro enigma ¿Quien ha asesinado al supuesto asesino?
Después de leer la noticia publicada en el periódico a Carlos se le escapó
una maldición involuntaria resultado de su enojado estado.
–¡Maldita sea! ¡Tanto trabajo para nada!

Siendo interrumpido en su comentario por el obispo que con gesto de languidez le argulló lacónico:
–Y eso no es lo único que se ha producido para que nos lamentemos,
Ayer, apenas te fuiste de aquí me llegó este comunicado de Roma, Leelo y dime que opinas.
Esta vez el obispo sacó de un cajón de la mesita de noche un pliego cuyos lacres habían sido rotos para abrirlo, conteniendo un papel escrito por ordenador que decía:
Este consistorio Vaticano en contestación a su amable escrito tiene el placer de comunicarle a usted con la autorización del santo Padre, que tras visionar el video que nos envió hemos descubierto en nuestro archivo que el sacerdote que figura en tal grabación es Arsenio Maestro, párroco de la iglesia del pueblo de Mollerusa adscrito a la sede de Lérida.
Esperando que tales informes le sean provechosos quedamos a su entera disposición en este consistorio Vaticano.
24 de enero del año 3037.
Seguían las fimas y sellos del consistorio que remataban el escrito.
Nuevamente el rostro de Carlos Cervantes se contrajo en un gesto de
rabia contenida y otra maldición brotó de sus labios coléricos..
–¡Maldita sea mi suerte! ¡Ahora que lo teníamos todo viento en popa y a toda vela se nos ha hundido el barco, mira que somos desgraciados!

El obispo miró a Carlos muy serio casi con lágrimas en los ojos y le consoló alegando:
–No te preocupes, todo lo que has hecho ha sido fantástico y si ahora ha muerto ese engendro de Satanás que te había amenazado, tienes que alegrarte inmensamente cómo lo hago yo: hemos descubierto gracias a ti a un canalla y ya hemos llegado al máximo de lo que podíamos hacer, tenemos que considerarnos satisfechos y olvidar este asunto para siempre.
Mientras escuchaba estas palabras de boca del monseñor obispo, nuestro amigo que no daba crédito a lo que oía se acercó al ventanal viendo circular los coches voladores y a la gente allí treinta y siete pisos más abajo circulando cómo hormigas por la calle inflamada por un sol invernal. Y pensó: Si alguna de esas miles de personas que circulan por la ciudad es un asesino la policía debe descubrirlo y si no yo que he estudiado para detective y poseo un olfato semejante al mejor policía, también y más con la colaboración de Mary que es una maravilla.
¿Pero cómo dice el obispo que ya debemos dejar la investigación si es ahora cuando se ha puesto más interesante?
Y tras meditar esto último se dirigió al reverendo monseñor obispo y le dijo:
–Nunca voy a dejar esta investigación a medias, cada vez noto la presión de mi oficio que me empuja a esclarecer los hechos.
Después de decir tales palabras exclamó sin siquiera meditarlo ni un segundo:
–Pero… ¿Cómo vamos a dejar este asunto si no hemos averiguado donde está el maldito libro que ha originado tantos muertos?

Nuestro amigo desvió la vista del ventanal y dirigiéndose al reverendo obispo le dijo con cierto enfado.
–Aunque usted no me pague por mi trabajo, aunque nadie me retribuya ni un céntimo no me voy a rendir hasta que no encuentre el libro romano, nunca he dejado de cumplir lo que me propongo. ¡Soy detective de vocación!
Su interlocutor lo miró de arriba abajo y sonriendo le aprobó su decisión con una sola palabra:
–¡Bravo! –

Y tras quitarse las gafas para limpiarlas con un pañuelo de papel perfumado, añadió:

–¡Le felicito por ser tan decidido, siga investigando y no se preocupe, el clero carga con sus gastos, yo por mi parte seguiré esperando diariamente sus informes.

Y Carlos respondió muy afectado

–Gracias reverendo es usted muy comprensivo

EVANGELIO DEL CENTURIÓN
(2ª parte)
CAPITULO V I I I
UNA MUJER DISTINTA PARA UN HOMBRE DIFERENTE

Al llegar a la oficina—EL ENIGMA—Carlos Cervantes, el detective, encontró a su secretaria Mary escribiendo una nota que dejó al lado del Fonovideo y suponiendo que se trataba de alguna novedad dirigida a él le preguntó con curiosidad.
–¿Algo nuevo?

–¿Por qué preguntas eso?

Le respondió ella un poco sorprendida, a lo que el contestó sin levantar la vista del papel que ella acababa de escribir:
—Como veo que estas escribiendo una nota y la pones junto al Fono video, pienso que podías tener que salir por algo y me advertías de alguna novedad.

Mary rió con un ligero¡¡JAJAJA! Y contestó sin apagar su sonrisa luminosa:
— Hay que ver como me controlas; esa nota solo es para acordarme de que tengo que ir a la peluquería, esta tarde después del trabajo, ahora que somos amantes quiero estar lo más guapa posible para ti. ¿Alguna objeción, señor jefe?
–Espera que cierre la puerta y verás que objeción te tengo reservada.

Cómo supongo que el lector es una persona muy inteligente no voy a explicar de que objeción estaba hablando el protagonista de esta historia, pero por si acaso el lector fuera una persona normal, sin explayarme mucho en el tema para no ser pesado ni incurrir en alguna indiscreción pecaminosa diré solo que hicieron aquello que siempre se ha llamado hacer el amor, lo que realizaron con sumo entusiasmo hasta la hora de ir a la peluquería.
Estando en pleno folliloquio Carlos le susurró a su amada al oído:
–Soy el hombre más feliz del mundo y si no dime si existe otro que tenga una mujer que permanecerá siempre a su lado con este cuerpo y esa cara de muñeca. Estoy seguro que ni rico ni pobre, ni listo ni tonto, ni famoso ni desconocido existe otro hombre con la suerte que yo tengo.
Solo me hubiera gustado ser el primero en hacerte el amor, pues hay quien asegura que una mujer sin honra no vale nada y un hombre sin honor menos que una hormiga, aunque tú no entras en esa cuestión ni yo tampoco; tú porque has tenido en tu camino de cientos de años, miles de piedras y en alguna tenías que tropezar por fuerza y yo porque soy o al menos me considero una persona que lo que prometo lo cumplo, no como los políticos que engañan continuamente a los pobres tontos para robarles siempre, y los tontos perpetuamente son engañados.

Mary musitó entre gemidos amorosos al oído de su amante:

–¿A ti nunca te han engañado los políticos, ni nadie?

Sorprendido por la agudeza de ella solo se le ocurrió razonar con algo de vergüenza:
–Desde luego que me han engañado varias veces los políticos, pero ya no me engañaran nunca más ya tengo decidido no votar por nadie y que hagan lo que les dé la real gana.
Y ella sin dejar de gemir le volvió a susurrar:

–¿Y nunca te ha engañado una mujer?

–No tengo mucha experiencia con mujeres decentes, si me han engañado habrán sido las putas en el precio que me hicieron pagar por sus servicios, algunas veces vergonzosos.
Mary ya no intentó descubrir nada más de la vida sexual de su enamorado detective, aunque por su linda cabeza de trescientos veintidós años empezaron a fluir pensamientos contradictorios llenos de incertidumbre. Y se preguntó– ¿Qué clase de hombre es el que me esta fornicando con tanta maestría? ¿Un simple putero? Indudablemente era él quien la estaba engañando con una broma de muy mal gusto, su experiencia de tantos años no admitía que un hombre se autocalificase de forma tan cicatera, normalmente los hombres siempre presumen de haber conquistado a mujeres inaccesibles, no prostitutas.
Cuando ya habían terminado de follar ella no se pudo contener y habló llena de orgullo:
–No se que pensarás de mi pero te voy a decir una cosa,
Yo nunca te engañaré en el precio y no te voy a dejar nunca por nada seas viejo enfermo o tonto, y te juro que no pienso vivir ni un día más que tú cuando te mueras.
Solo te dejaría si me maltrataras pues creo que un hombre que maltrata a una mujer no merece nada y menos a una mujer como yo.
Un beso de larga duración fue la respuesta que cerró aquel momento de amor y sexo, mientras fuera el viento racheado sonaba como una furia del mismo infierno.
A veces en Barcelona, en Nueva York , Paris o Londres por decir algunas ya que ciudades importantes hay cientos existen problemas imposibles de verificar cómo es el control del ódio o del amor y por eso incluso entre hermanos, el amor se convierte en odio cuando el dinero se mezcla con los sentimientos; especialmente en las herencias las envidias surgen inundando los cerebros más herméticos.
En la vida, solo el amor verdadero es eterno si no se olvida.
El odio y la envidia son hermanos de la desidia.
Si quieres estar fuerte y sano no des a la mujer lo que tienes en la mano.
Estas son algunas de las frases que habían escritas en el reverso de la puerta del WC donde asesinaron al párroco Arsenio Maestro.
He escrito eso porque Mary le aconsejó a Carlos que si quería reanudar las investigaciones…
–Lo primero que deberías hacer es ir a la—discoteca Talión—donde encontraron a Arsenio Maestro, muerto y hablar con los camareros y al joven que buscó ayuda por si ellos pudieran añadir algo a lo que informa el periódico que me suena a poco, hazme caso, recuerda que algunas veces te he ayudado a resolver muchos casos de gente traicionera como son las que abundan en los matrimonios modernos.
Carlos reconoció que ella le había resuelto casos muy difíciles como encontrar a personas desparecidas o a esposas y maridos adúlteros, y por eso se fue a la discoteca y preguntó quienes eran los camareros y el joven que habían descubierto el cadáver de Arsenio.
–Soy un detective que esta investigando la muerte de un cliente de esta discoteca y necesito saber todo lo que me puedan ustedes contar, ya que en el periódico la información era escasa, y como la policía no avanza en la investigación la familia del difunto me ha contratado.
Lo siguiente fue lo que le contaron aquellos camareros después de que fueron recompensados con unos billetes que sacó de su billetera el detective
—Cuando descubrimos el cadáver de aquel hombre había escrito en la puerta con su propia sangre algo que debió quedar interrumpido cuando se cayó al suelo y murió sin poder terminarlo.
La policía investigó la sangre que chorreaba de las letras que escribió, y la sangre que inundaba su cuerpo y todo coincidía, era la misma.
Por lo visto, le cortaron la yugular estando lavándose las manos y huyo al water que cerró asustado ya que había un rastro de sangre desde el lavabo al WC, después al perder tanta sangre cayó al suelo y no pudo abrir la puerta cuando se lo dijo el joven aquel que avisó a los camareros. Joven del que ignoramos su nombre ni domicilio ya que desapareció antes de que se presentase la policía.
Se ve que le llegó la muerte sin poder acabar el escrito que quedó con solo tres letras PUT.
El inspector creo que dijo…

–A este hombre lo ha debido degollar una puta de las que vienen por aquí.
Cómo nosotros no sabemos de donde vienen ese tipo de mujeres, no les pudimos ayudar en nada, ellos a veces acuden por aquí y nos preguntan cosas, como si lo vimos tratar con alguna puta conocida. Este hombre dicen que era un sacerdote católico pero aquí las veces que vino vestía de paisano y lo cierto es que hablaba con todas las putas y casi siempre se iba con alguna, incluso una vez se fue con dos, pero de eso poco podemos aportar y los de la policía ya no vienen nunca.
Ignoramos hasta donde habrán investigado si es que han investigado y descubierto algo, eso es todo lo que le podemos explicar.
De regreso a la oficina, Carlos contó lo que había hablado con los camareros y cuando llegó a lo que el degollado intentó escribir ella le interrumpió exclamando
–Para mí, que tengo muy desarrollados los instintos, esta claro que escribió las iniciales del nombre de alguien. No creo que una puta lo hubiera degollado, no es costumbre degollar a los clientes en ese gremio. Seria un caso único y el primero en la historia del oficio más antiguo, que yo sepa.
–Tendrás que averiguar los nombres de todos los que trataban con Arsenio, empezando con el venerable obispo.
Carlos abrió asombrado la boca y los ojos cuando recordó que precisamente el obispo se llamaba Pedro Uribe Tabeada, sin embargo no le entraba en la cabeza que el obispo fuera la mano que dirigía el entramado criminal, porque si no, se preguntó, ¿Cómo se entiende que lo intentasen asesinar a él cuando estaba en el confesionario hablando conmigo?
Durante mucho rato estuvo pensando en eso y por vergüenza no le preguntó a Mary ya que se sentía humillado cada vez que ella le solucionaba los casos más difíciles, aunque siempre ella tenia razón y eso le lleno de estupor al pensar que el obispo fuera el jefe de una banda de criminales. ¡Eso no lo podía admitir de ninguna forma. No le entraba en la cabeza!
¿Qué motivos podría tener el obispo para actuar así? ¡Le costaba mucho admitirlo, pero sin duda en esta ocasión el instinto de Mary era erróneo!

EVANGELIO DEL CENTURIÓN
( 2ª parte)
CAPITULO IX
¿ UNA PUT ASESINA?
Carlos, cuantas más vueltas que le daba al asunto menos lo entendía
Mary no acostumbraba a fallar en sus vaticinios, sin embargo podía ser que su teoría sobre la culpabilidad de los crímenes estuvieran acertados al decir que las letras PUT fueran las iniciales del nombre de alguien, pero ¿Por qué tenían que ser las del obispo? ¿No seria una casualidad? Y si por fuerza fueran las del obispo ¿Cómo podrían probar nada contra él, si precisamente el obispo era el principal interesado en averiguar la verdad y lo había contratado a él, un detective muy caro? No podía ser ni en broma, puede que las iniciales fueran de otra persona, así que para que marearse más con tantas disquisiciones, hablaría con Mary y que se centrara un poco más en el caso.
Carlos estaba convencido y en cuanto se encontró con Mary le dijo poniéndose muy serio.
–Estoy completamente seguro de que el obispo es inocente de los cargos que tú le imputas, el obispo es una persona excepcional como persona y como cristiano, es imposible que fuera capaz de infringir daño alguno a un ser humano. Tienes que centrarte más en tus indagaciones. Yo por mi parte voy a ir hoy mismo a la discoteca a retomar algunos puntos que me quedaron sueltos en la entrevista con los camareros.

Mary no contestó a estas advertencias de su jefe y amante prefería revisar sus ideas e investigar otras cosas.
Y tal como afirmó, Carlos a media tarde, cuando abrieron la discoteca entró y pregunto por los camareros, al no verlos tras la barra como la última vez, habló con el que le señalaron como jefe y este muy afligido le explico que ambos camareros se habían marchado el día anterior en sus respectivos coches y ninguno había llegado a su domicilio ya que los dos habían sufrido dos extraños accidentes matándose casi a la misma hora en distintos lugares.
–Estamos muy apenados además de sorprendidos de tal casualidad, y yo pienso que estamos en desgracia desde el día que mataron a aquel hombre en el WC.
–Figúrese usted que desde aquel día solo hemos tenido desgracias, como un incendio en la oficina que tuvieron que apagar los bomberos. Y menos mal que teníamos el local asegurado, porque aquel incidente nos hubiera obligado a cerrar arruinados. De todas formas si en algo puedo ayudarle dígamelo.

–Ante tal ofrecimiento y dado que era imposible otra opción Carlos sacó de su cartera una fotografía del obispo, foto que había disimulado borrando y recortando de forma que no se viera la indumentaria de obispo y la enseñó al buen hombre preguntándole:

–Por favor, Observe atentamente esta foto y dígame si conoce a esta persona, si por casualidad la ha visto por aquí alguna vez.

El dueño de la discoteca miró con mucha atención la fotografía y finalmente afirmó completamente convencido:
–Lo lamento no he visto a este señor nunca, ni lo conozco de nada, no obstante puede preguntarle a ese camarero que es el más antiguo y el le podrá contestar con mayor seguridad que yo.

El detective dio las gracias al dueño del negocio, se despidió de él y dirigiéndose al camarero señalado le pregunto lo mismo que al jefe enseñándole la fotografía, pero la contestación de aquel fue la misma.
–Nunca he visto a ese hombre ni aquí ni en ningún otro sitio, lo siento, no puedo decirle otra cosa.

Al salir de la discoteca, nuestro hombre pensó que Mary se había extralimitado en sus conclusiones y se dispuso a echarle una pequeña reprimenda, pero no se imaginaba que ella disponía de otros proyectos muy distintos.
Ya en la oficina Carlos al ver lo guapa que estaba Mary olvidó completamente el problema de castigarla con unas advertencias para que se esmerase más en sus predicciones sorprendentes. Aquellos ojos verdes como esmeraldas, aquellos pechos tan perfectos y exuberantes que solo le inspiraban sexo, aquellas piernas tan soberbias, aquel trasero espectacular aquella boca sensual que parecía una rosa roja esperando ser besada, aquel pelo que le caía hasta mas debajo de la cintura, en fin tanta hermosura y belleza le hicieron desistir de sus propósitos, notando como su hombría crecía a limites insospechados.
Carlos ya hacia unos días que se notaba soñoliento falto de fuerzas, algo así como agotado y dedujo que estaba abusando de su hombría, que tanto sexo no era muy recomendable, por eso se duchó con agua fría y al momento se sintió nuevamente lleno de energía. Luego estuvo preguntándose si seria verdad lo que dicen que hacer el amor más de dos veces a la semana no es cosa sana, sobre todo cuando ya has rebasado la edad de cuarenta años,
Momento en que se aplica un refrán que asegura con cierta rotundidez que… De los cuarenta para arriba no te mojes la barriga. Aforismo que nunca supo a ciencia cierta si se refería a que no te bañes o que no hagas sexo aunque la mayoría de la gente dice que la cosa va de sexo no de playas, ríos o duchas de aguas frías o turbulentas.
Claro que hacerlo dos veces al día como él lo estaba haciendo seguramente era excesivamente peligroso, se miró en el espejo y se dio cuenta de que le estaban saliendo unas bolsas bajo los ojos, nada halagüeñas pero… ¿Cómo podía aguantar la visión de tan hermosa criatura sin hacer el amor aunque fuera solo una vez al día? ¿Qué pensaría ella de él si notaba su cambio? ¿No pensaría que ya no le gustaba tanto, que estaba perdiendo el interés por ella? Se asomó a la oficina y al ver el escote de Mary marcando aquella rayita en el centro creyó que si no la follaba inmediatamente se volvería loco. Y ni corto ni perezoso salió agarró del brazo a la chica y la arrastró a la cama mientras ella reía y protestaba alegando:
–Te estas volviendo un poco loco si piensas que vamos a estar todo el día dale que te pego. Yo no tengo ningún problema en eso pero creo que si no paras un poco vas a terminar tuberculoso en un sanatorio y eso no me gustaría nada, así que te voy a decir una cosa por tu bien; a partir de mañana follaremos solo dos veces a la semana que es cosa sana. ¿De acuerdo?

La contestación del detective fue espontánea ya que contestó con un grito lleno de alegría:
–¡De acuerdo! Pero serás tú la que controles esa dieta de jodienda restringida ya que yo estaré siempre dispuesto a romperla en mil pedacitos.

Mary sonrió triunfante ya que sabía que si deseaba tener a Carlos saludable durante muchos años debería cuidarlo con esmero. Trescientos veintidós años le habían dado una gran experiencia en asuntos de jodienda. Se quedó mirando un poco a su gran amor y le dijo sonriendo picaramente:
–No creas que no he visto como echabas el cerrojo de la puerta, así que si vamos a controlarnos empieza por quitarlo y hablamos de las novedades que tenemos.
–¡Ah! ¿Pero tenemos alguna novedad? –Inquirió él con sorna.

–Claro, esto es una oficina de investigación detectivesca ¿No? Pues resulta que ha venido un señor encargándonos que vigilemos a su señora y al rato ha llegado una mujer encargándonos que vigilemos a su esposo y resulta que su esposo es el señor que vino antes. ¿Qué opina usted señor jefe de tan cachondo problema?
Carlos después de vacilar un momento ante tan extraño caso, apurando el tiempo disponible ya que tenía que ir al hospital a visitar al reverendo obispo y comunicarle lo sucedido sobre el caso del evangelio del centurión, exhaló un suspiro de resignación y expuso simplemente lo siguiente, esperando que Mary como en tantas ocasiones le diera la solución.
–Dejaremos pasar unos días para dar tiempo y resolver lo del libro y después tú vigilarás a la señora y yo al esposo a ver que resulta. ¿Tú que opinas?
A aquella pregunta ella contestó dedicándole un suspiro inquietante:
–Mi opinión es que no se quieren Y son muy egoístas, que ambos son cornudos y merecen pagar la investigación que les haremos; luego que se maten si quieren, pero nuestro trabajo será hecho como Dios manda.

Para empezar te diré que lo sé todo de esa pareja.
Figúrate que él vino acompañado de una chica la mitad de joven que él y con una cara de golfa impresionante y él me la presentó como su sobrina; Que yo me hice la distraída pero que observe con disimulo como el no paraba de mirarle el escote y las piernas con cara de sapo salido y ella le hacia guiños y carantoñas a cada dos por tres, en fin que estaban que no se aguantaban las ganas de follar y no sabían como disimularlas , me daban ganas de echarlos a la calle si no hubiera sido por que tengo más paciencia que una santa y que cuando vino la mujer le pregunté por su sobrina y me contestó que debía confundirla con otra persona ya que ella no tenia ninguna sobrina, que su marido era hijo único y ella tenía una hermana soltera o sea que ya tenemos resuelto un caso, solo nos falta saber el nombre de esa fulanita que no será difícil de averiguar; por si fuera poco cuando se fue la mujer la estuve observando desde la ventana y la vi reunirse con otro hombre que la esperaba en la esquina al que dio un besazo de campeonato, luego pararon un taxi y montaron en el desapareciendo.
Ante tal explicación Carlos le preguntó:

–Algo no me cuadra ¿Cómo pudiste reconocer a nadie desde la ventana que esta a cincuenta y siete pisos de la calle y las personas se ven como microbios?

–Como ya sabes he ido descubriendo que poseo ciertas propiedades que no se me programaron en su momento por las circunstancias que supongo que te expliqué el otro día, pero que cómo dijo la ingeniero he ido descubriendo poco a poco una tras otra y esta vez como la de aquel desaparecido, esta basada en que puedo emplear la vista como si fueran prismáticos a voluntad. ¿Comprendes, lo que te quiero decir? Y sobre el problema del libro tengo otra facultad que voy a utilizar y sabremos donde se encuentra y quienes son los asesinos de las personas fallecidas durante la investigación.

Carlos no salía de su asombro Mary efectivamente era un androide de la última generación, un androide con facultades asombrosas pero… ¿Hasta donde podría llegar? Y se lo preguntó a bocajarro.
–¿Y ahora que piensas hacer?
Y ella respondió con estas palabras

–¡Viajar en el tiempo!

EVANGELIO DEL CENTURIÓN
(2ª parte)
CAPITULO X
¡¡CUERNOS A MONTONES!!

–¡Eso son tonterías! Muchas películas y novelas se han escrito por miles de escritores del mundo entero desde tiempos inmemoriales, pero viajar en el tiempo es una fantasía imposible los túneles del tiempo, las puertas y ventanas del tiempo y las máquinas de tiempo, nunca existieron ni creo que lleguen a existir.
Para adelantar un solo segundo en el tiempo se tendría que viajar al futuro a una velocidad dos veces la de la luz y la electricidad o sea a setecientos mil quilómetros segundo y aun no hemos conseguido ni alcanzar la centésima parte de esa velocidad con ningún vehiculo terrestre ni espacial, eso es una locura imposible. Solo Dios puede viajar en el tiempo por que su poder es infinito y eterno, las personas no podemos ni soñar con tal disparate.

–Pues aunque a ti te parezca imposible yo puedo viajar en el tiempo en ambas direcciones, al futuro o al pasado, ese es otro de mis programas que estoy actualizando porque hay algo en nosotros más rápido que la electricidad y la luz y cualquier cosa y es el pensamiento, la imaginación.
Cómo es natural aún no se viajar a través del tiempo de forma material pero se hacerlo virtual (Espiritual) y de eso tengo alguna experiencia, experiencia que ya he empleado en muchos casos de investigación policial o detectivescos para tí, no te había dicho aún nada porque todavía el sistema lo estoy perfeccionando.
–¿Por qué te crees que solucionó tantos casos adulterios robos y otros cada semana sin moverme de aquí donde hago los informes exactos y que a ti tanto de sorprenden? ¡pues muy sencillamente , porque viajo en el tiempo. ¿Acaso creías que tengo magia?
Y si practico tanto para aprender es para hacerlo perfecto, lo cual requiere mucha relajación, concentración y bastante fe en los resultados. Si no tienes el cien por cien en cualquiera de esas premisas no puedes conseguir viajar en el tiempo, bueno realmente , constantemente estamos viajando rumbo al futro, desde el presente en el que solo permanecemos una milésima de segundo. Nuestra vida está sujeta a un avance ininterrumpido que solo se detiene con la muerte.
Hoy empezaré a investigar los dos casos nuevos.
De aquí a mañana voy a intentar retroceder hasta el instante en que la mujer que tomó el taxi se fue con el hombre que la estaba esperando en la calle, si todo va bien podremos resolver la denuncia del marido dándole el informe bien detallado, completo; aunque no le haga mucha gracia al cretino ese.

Carlos no quiso discutir con Mary pues ella ya había demostrado en varias ocasiones que sus sistemas funcionaban muy bien y la admiraba en todos los aspectos, por guapa y hermosa, por inteligente y por mil cualidades indescriptibles. Tuvo una gran suerte en admitirla como secretaria aunque no tuviese documentos de ninguna clase y alegase que los había perdido.
Así que esperó los resultados hasta el día siguiente, sabiendo que estos resultarían positivos, como de costumbre.
Y efectivamente, nada más despertar Mary empezó a escribir frenéticamente lo que había descubierto en un sueño realizado con las reglas precisas para viajar en el tiempo.
Y en el informe decía lo siguiente:
En el día de la fecha descrita en el encabezado, la señora Julia Gomez Severiana hizo una visita a la oficina de un detective (Nosotros) para que vigilásemos a su esposo Anselmo Lopez Ramos: resultando que una vez efectuado el correspondiente contrato con la oficina del detective,(La nuestra , arriba indicada) en la calle estaba esperándola un joven de 24 años dedicado a la profesión de prostituto que se llama Juan Sanchez Misiego y que ambos montaron en un taxi que los traslado al hotel Las Olas del Mediterráneo donde alquilaron la habitación 415 permaneciendo allí casi dos horas se supone que fornicando por los gemidos escandalosos que la señora daba y que molestaban a unos vecinos de la habitación contigua . Lo que se atestigua por el detective indicado para que sea comprobado donde sea necesario incluida la queja de los clientes hospedados en el susodicho hotel, donde quedaron inscritos unos y otros clientes en el libro de hospedajes, y donde tomaron nota de los documentos aportados.
Una vez en posesión del informe Carlos propuso:
–Si estas segura de que esto que has escrito en este informe es cierto, podemos retenerlo hasta que tengamos el del marido y entonces entregar ambos el mismo día a distinta hora y asi cobramos a los dos clientes, (Creo que sin problemas,) ¿Qué te parece la idea?

Como respuesta Mary contestó completamente convencida:
–Me parece una buena estrategia, esta misma noche intentaré hacer el viaje de investigación, sobre el que he redactado para entregar al marido, no te quepa ninguna duda, yo misma entré en espíritu al cuarto donde estuvieron echando varios polvos seguidos y haciendo diversas cochinadas orales y en variadas posturas. No puedes imaginarte lo que la señora disfrutó con el joven prostituto, que por cierto estaba muy bien dotado con una herramienta espectacular que se la metió por todos los accesos posibles, terminando la aventurilla pagando al susodicho joven una respetable cantidad.
Sin embargo Carlos que no creía en las últimas predicciones de Mary implicando al obispo en los hechos, temía un fallo que lo pusiera en evidencia ante el egregio personaje y este no le pagase. Y por eso le preguntó .
–¿Estas completamente segura de que tus estrategias funcionen con tan altos cargos religiosos?

Ella se limitó a sonreír y decir.
–Segura no estoy de nada, es cuestión de probar ¿Probamos? Tú tienes la última palabra. –

Añadiendo:
–Lastima que aún no sepa como incluir fotografías o videos en los informes. Porque serían el no va más del negocio.

Mary se preparó nuevamente para viajar desde el momento en que el cliente salió de la oficina acompañado por la que dijo que era su sobrina, una chica muy atractiva presumiendo de tetas voluminosas tipo pera, con cara de zorrita de película pornográfica
Y en el informe puso lo siguiente

–Cuando el señor Anselmo Lopez Ramos cliente del detective que ha realizado este expediente firmando para que vigilásemos a su esposa julia realizó un contrato para este cometido y salió de la oficina con la que dijo que era su sobrina y que naturalmente no tenia parentesco alguno con su familia y se llama Sarita Céspedes Galindo.
Que una vez fuera de esta oficina montaron en un coche volador, que tenia el señor cliente aparcado en el mismo edificio dirigiéndose a una casa propiedad del señor Anselmo situada en Pineda de Mar donde estuvieron follando como locos varias horas, tomando él de vez en cuando unas pastillas y ella haciéndole repetidas felaciones orales (Trabajos con la boca) que lo ponía a punto para repetir sexo en varias ocasiones. Tales acciones se pueden comprobar visualizando las imágenes captadas por las cámaras antirrobo que hay instaladas en todas las dependencias de la casa, que el señor Anselmo por lo visto debió olvidar desconectar y que han quedado memorizadas en el mismo grabador local, además de la central de alarmas de la empresa concesionaria y también de policía.
Después de entregar los informes a los clientes y cobrarlos Mary y Carlos decidieron poner en marcha el proyecto que finalizaría la investigación y hallazgo del libro, EL EVANGELIO DEL CENTURIÓN.

( 2ª Parte )
CAPITULO X I

LOS VIAJES A TRAVES DEL TIEMPO DE MARY

— Mañana sabremos donde esta el libro tan problemático y posiblemente como se han desarrollado todos los crímenes y por quien.
–Estoy preparada a emprender el más trascendental viaje en el tiempo que jamás he realizado esperemos que mi sistema funcione como siempre lo ha hecho en otras cuestiones de menor importancia.
Mary cómo en las últimas ocasiones intentó entrar en el espacio del tiempo pero posiblemente por estar nerviosa o por alguna causa desconocida al día siguiente no recordó haber viajado al pasado ni un segundo, desconsolada con extraordinaria afectación se lo comunicó a su amante y jefe.
–Estoy destrozada, me siento completamente vencida. No comprendo nada en absoluto, he fracasado en lo más importante que me has pedido.
Y Carlos le contestó intentando quitar valor al primer fracaso que conocía de su amada.
–Eso no es lo más importante que te he pedido, lo más valioso que me has dado es tu amor y eso por muchas veces que fracasemos en otras cuestiones no tienen la más mínima importancia, no te preocupes lo volveremos a intentar las veces que tu lo creas necesario y si no es posible ya pensaremos cómo investigar de la forma habitual y clásica que se nos ocurra, así es este oficio siempre hay que avanzar pese a los obstáculos que se nos pongan en el camino.
Sobre todo, no has de ponerte nerviosa, te veo muy alterada y eso pudiera ser la causa.
Quizá no sea suficiente la concentración que logras y estoy seguro que lo vas a conseguir si te tranquilizas.
Durante los cuatro siguientes días Mary intento infructuosamente conectar con el pasado, y cada vez se ponía más y más nerviosa, incluso ya estaba pensando que era imposible hacerlo con un caso de naturaleza religiosa, que lo suyo solo debía estar programado para asuntos de menor entidad y en eso estaba reflexionado cuando resultó que les llego el encargo de vigilar a la señora de un cliente que ya en otra ocasión le habían realizado otra investigación similar con otra esposa que entonces tenía y que a resultas de la investigación se tuvieron que divorciar.
Ahora Mary que no estaba completamente segura de obtener el éxito, incomprensiblemente lo consiguió solo a medias ya que cuando iba tras la señora de forma virtual, no pudo acceder al lugar en que aquella entró con su amante y desde ese momento la investigación fue cortándose en secuencias diversas por culpa de unas interferencias desconocidas, haciendo imposible confeccionar el informe como siempre era necesario, poniendo los nombres de las personas que aparecían y también de los establecimientos, calles o demás datos probatorios necesarios, lo que demostraba que el programa ya no funcionaba debidamente, y que la importancia por tratarse de una investigación religiosa o de otra cosa era improcedente.
Tal situación podía considerarse de dos formas, o la intensidad de concentración era insuficiente o el programa estaba obsoleto por alguna causa no valorable, desconocida.
A pesar de estas dificultades Mary no se rendía, sabía que le costó mucho adaptarse y ahora notaba que la concentración era defectuosa, estaba convencida de que era simplemente eso y durante muchos días siguió practicando horas y más horas de concentración y relajación comprobando que los resultados eran cada vez más satisfactorios y esperanzadores hasta que consiguió no solo confeccionar el informe con el que fracasó al principio de estos fallos si no que también logró realizar otros dos o tres posteriores y como es natural decidió que ya podía retomar la búsqueda del libro y sus consecuencias, el esclarecimiento de los asesinatos.
Nuevamente Mary dijo a Carlos que ya estaba recuperada y dispuesta a entrar en el pasado del problema religioso.
Aquella vez ella empezaba tomar conciencia de su poder ante el programa que antes se le había resistido de aquella forma tan obstinada y aquella misma noche hizo sus concentraciones con la fé y tranquilidad necesarias y en efecto, enseguida notó que empezaba a retroceder en el tiempo viendo como el obispo se comunicaba por teléfono- visual con otras personas a las que daba ordenes para vigilar todo aquel que le pudiera entorpecer sus proyectos, siendo el principal personaje de este tramado un tal Baldomero Requena Ordoñez que por lo visto enviaba las órdenes a otros subalternos que las realizaban inmediatamente y de esa forma, retrocediendo en el tiempo se enteró de no pocas cosas interesantes.
El obispo era un religioso obsesivo. Una persona completamente desequilibrada con sus creencias totalmente fuera de contexto.
Y llegó a ese convencimiento observando como perdía su estado de placidez suprema comparable a un estado angelical por uno de violencia inusitada completamente desconcertante que se convertía en un ser capaz de emprenderla con media humanidad con tal de conseguir lo que deseaba, que era simplemente que todo el mundo fuera católico y se llenaran las iglesias como en otros tiempos.
El caso es que Mary descubrió que el obispo era un ser humano con doble personalidad y descubrió muchas facetas siguiéndolo en su vida cotidiana anterior por todas partes desde el despacho en el que recibía a muchos sacerdotes y a otras personas de elevada importancia a los que aconsejaba de una manera muy justa y pacífica hasta que recibía a algunas señoritas de muy buen ver que tras algunas visitas desaparecían y nunca más volvían a verse por allí, O sea que el obispo de tonto no tenía un pelo y nada ni lo descubierto por Mary se podría probar en un juzgado a menos que siguiera investigando hasta encontrar alguna prueba fehaciente, cosa que sin duda debería hacer ya que del libro no surgió ninguna pista de nada.
Mary después de este viaje estuvo hablando con Carlos con cierto desaliento por no haber encontrado nada que se pudiese emplear como una prueba de tantos crímenes misteriosos.
Y sobre libros solo he descubierto que el obispo está escribiendo una biografía de su vida que guarda en una caja fuerte oculta detrás de un cuadro de una virgen amamantando a su hijo el niño Jesús.
Como es natural yo que lo he estado vigilando continuamente sé la combinación para abrir esa caja fuerte, aunque además de la clave emplea una llave que siempre lleva encima.
Posiblemente en ese borrador de la biografía que está escribiendo tan afanosamente se pueda acceder a alguna pista que nos facilite descubrir otra nuevas que nos lleven al libro del centurión o prueba para terminar de una vez con esta historia que ya esta alargándose excesivamente. Esta noche volveré a entrar en el tiempo para intentar conseguir algo interesante.
Carlos alego con cierto énfasis lo siguiente:
–¿Por qué siempre has de emplearte por la noche para viajar en el tiempo? ¿Eso no lo conseguirías hacer también durante el día y abreviar la espera para comprobar los resultados?

Y ella le contestó:

–Eso quisiera yo, pero lamentablemente lo he intentado en varias ocasiones sin lograr concentrarme lo necesario. No se porque será, tal vez el ruido ambiente, quizás la luz, no lo se, pero concentrarme de día nunca me ha resultado ¿Tanta prisa tienes?

–La única prisa que tengo es la de cobrar algo de esta investigación, pero me temo que si pido un anticipo al obispo, yo, tú o los dos, amanezcamos muertos como por arte de magia ya no me fío de nadie.
–No se como vamos a conseguirlo pero tenemos que hacernos de la llave que abre la caja fuerte esa que has dicho. ¿Recuerdas la clave?
–¡Claro que la recuerdo! Es muy fácil solo se trata de una serie de cuatro sietes y además la tengo apuntada en un papel.—Contestó la chica sin titubear. Dedicándole un gesto airado. Y Carlos le lanzó otra pregunta que consideró importante.

–¿Y no conseguirías quitarle la llave esa mientras duerme, por ejemplo?

–Esa posibilitad me parece imposible, ten en cuenta que mi presencia es invisible, etérea, impalpable. Lo único que puedo hacer es comunicarte a ti donde la pone si es que la mueve. Solo se me ocurre que alguien entre en su cuarto cuando duerme y se la quite del bolsillo de la sotana que siempre deja a los pies de la cama, sobre una silla.

Ante tal observación Carlos adujo.

–¡Me parece muy arriesgado entrar como un ladrón en la casa del obispo que debe de estar llena de alarmas y vigilantes.
–Se me ocurre que tú pudieras dejar de estar invisible unos momentos suficientes para echar mano a la dichosa llave y tirarla por una ventana a la calle donde yo pudiera recogerla. ¿Eso lo podrías hacer?
–Esa posibilidad nunca la he probado ignoro si tengo poder para controlar el viaje en el tiempo y volver a él cuando quiera. Lo tendría que probar, lo experimentaré esta misma noche a ver si puedo entrar y salir de un estado tan delicado.

–Pues nada, esperemos que eso sea posible, sería maravilloso. Creo que tú lo puedes conseguir.

Mary después de oír a su jefe quiso aportar su opinión sincera, ya que no suponía fácil lo que su amante proponía.
–Creo que deberé practicarlo un tiempo, quizás me cueste hacerlo, ten en cuenta que esas cosas son muy difíciles no es lo mismo verlo desde el exterior que estar metido en el embrollo.
Pasar de un estado en el que estas desconectado del mundo real y pasar al tiempo actual me parece una barbaridad muy difícil de controlar. Esta misma noche entraré en trance a ver que pasa.
Ante la inquietud que la nueva meta le había producido, Mary pasó el día muy alterada y cuando al fin llegó la noche no podía conseguir de ninguna forma el relax y concentración necesaria para entrar en el rumbo del tiempo, y empezó a lamentarse por haber perdido el control tan facilmente.

Carlos, no obstante seguía conservando fe ciega en ella y la animaba continuamente dedicándole hermosas palabras.

–No debes preocuparte. Eres maravillosa y lo conseguirás tarde o temprano, no tengas prisas, podemos esperar el tiempo que sea necesario, por que lo que tú no consigas nadie en este mundo podrá lograrlo nunca: Tú puedes y lo vas a conseguir, no te quepa la menor duda, eres única y como eres increíblemente superior a todas puedes aspirar a llegar mas alto y lejos que nadie.

Animada considerablemente por Carlos Mary no cejó en su empeño y poco a poco fué practicando la relajación, concentración y desconexión en el tiempo encontrándose una veces en un lugar fuera del momento elegido como cuando apareció en un oscuro dormitorio de un seminario ocupado por el que varios años después sería un obispo y entonces solo era un estudiante de sacerdote , que al oír ruido abrió la luz quedándose asombrado al ver a una joven tan bella y hermosa en su humilde habitación no teniendo en ese momento otra ocurrencia que preguntar:

¿Eres una virgen o un ángel caído del Cielo?

Totalmente desconcertada Mary comprendió que había aterrizado en un tiempo muy lejano, al menos cuarenta años demasiado lejanos en el pasado así que dijo al joven aquel:
–Por favor apaga la luz y enciéndela después de contar diez y verás algo que recordarás siempre.
No sé como pude concentrarme en tan poco tiempo pero en unos segundos me desperté en nuestra cama junto a ti.
–Deberemos seguir practicando e intentar salir del sueño temporal en el instante preciso, cuando apenas se haya dormido el Reverendísimo.
–Ahora he comprobado que puedo acceder en persona tiempo y lugar donde sea necesario, solo me falta controlar ese fenómeno a voluntad y creo que lo voy a conseguir muy pronto, incluso que puedo volver a un tiempo y atrapar lo que quiera ya que he comprobado que al regreso siempre vuelvo al tiempo de inicio del viaje. Todo es cuestión de fé relax y concentración.

–Si eso nos funciona podemos tener el mundo a nuestros pies, pues dominar el tiempo es dominar el mundo y la vida.
Tras expresar tales pensamientos. Carlos añadió completamente fascinado por sus elucubraciones:
–Cada vez cometes menos error para salir del momento y-Oye Mary… ¿Tú crees que yo podría aprender esa técnica que tú dominas para salir y entrar del momento y viajar en el tiempo?
–No lo se, pero si quieres te explico como lo consigo y haces lo mismo a ver si también tú puedes; Aunque no creas que es fácil, deberás tranquilizarte, relajarte tanto como sea posible y concentrarte durante muchas horas; recuerda que tendrás muchos fracasos te lo advierto para que luego no te quejes, piensa que yo no temo en que pierdo mi tiempo, porque para mi esa posibilidad no existe, no se si eso es bueno o malo, pero como soy así, me aferro a lo que puedo, siempre que sea para ayudar a tus proyectos, a los que mi amor por ti me obligan y que hago con suma alegría cuando consigo algo y veo en tus ojos y en tu rostro un brillo de felicidad que me entusiasma.
Perdona si me pongo tan trascendental con mis argumentos pero si no te los explico reviento.
Carlos ante tanta información, se quedó un poco pensativo. Ella tenia mucha razón, posiblemente él no estuviese constituido para adquirir las mismas propiedades genéticas que ella, pero nada se perdía por emplear unos días en hacer las pruebas y si no resultaban positivas solo habría perdido eso, unos días.

Así que propuso a Mary:

–Estoy dispuesto a perder un poco del valioso tiempo que poseo. Dicen que el tiempo es oro, pero si logro viajar en el tiempo conseguiría ampliar mi tiempo, o sea mi vida eternamente como es la tuya podría regresar a mi juventud cuando quisiera y contigo que estarías alli esperándome viviríamos siempre felices aunque no comiéramos perdices, como aseguran muchos cuentos de adas y principes al terminar con la palabra .FIN
Y al instante Mary empezó su clase para enseñarle a su gran amor como hacía para viajar en el tiempo.

Lo primero que debes hacer es ponerte cómodo, apartar cualquier pensamiento de esta vida sea de la clase que sea, tanto si es bueno como si es malo. Deberás poner tu mente en blanco como si estuvieses mirando una pantalla en blanco y valga la redundancia de la palabra repetida blanco. Porque debes estar completamente relajado, tranquilo, desinhibido de todo , como si hubieras muerto, y en ese momento en que consigas ese efecto, debes imaginar que estas con la persona que vas a acompañar en tu viaje de avance o retroceso en el tiempo y sin prisas debes notar que te vas desplazando con esa persona hacia atrás o hacia adelante como si fuera en una película, incluso verás que tu reloj funciona a una velocidad que imaginarás rápida o lenta en un sentido o en el otro y cuando estés inmerso en esos pensamientos te quedarás dormido continuando el viaje junto a esa persona que no te verá ni imaginará que estas vigilando lo que esté haciendo en su vida en compañía de otras personas malo o bueno, lo que sea o se haya propuesto. Cuando consigas llegar a ese estado, notaras mucha paz interior y podrás regresar cuando lo creas conveniente, saliendo cómo si despertases, al inicio o al instante en que te encuentres, todo depende de tu control mental.
Esta es la teoría, que como ves es elemental y en ella debes apoyar la práctica que como ya te he advertido puede ser muy penosa.
No sé si estas constituido como yo con ese programa que me insertaron, pero imagino que algunas personas pueden hacerlo ya que he oído y creo que las hay, que incluso pueden establecer contactos, no solo con personas vivas en otros momentos pasados o futuros de su tiempo, si no que incluso contactan con personas que ya no están en esta vida si no que han cambiado a otra dimensión; que están muertas. ¿Has visto que fácil es la forma en que yo hago algunas cosa que a vosotros os parecen imposibles? Pues así es como yo actuó.
Cuando estés dispuesto, hazlo igual cómo te he enseñado y ya veremos lo que resulta.
Francamente, esta experiencia me entusiasma pensando que si lo consigues seremos idénticos en muchas cosas e iremos descubriendo seguramente otras aún no conocidas por mí. De todas formas si no alcanzas esa propiedad, piensa que donde tú no llegues puedo llega yo y viceversa ya que estaremos siempre complementados por el amor que sentimos el uno por el otro.
Aquella noche al acostarse Carlos inició el programa de prácticas con el resultado de que se quedó dormido sin haber conseguido entrar en el tiempo espacial, y a la mañana siguiente, un poco apenado expresó su primer fracaso con estas palabras aflictivas.
–Creo que para ser la primera vez el resultado no debe considerarse deprimente, opino que al estar juntos no me pude concentrar debidamente, el simple contacto de tu cuerpo con el mío me transportó no a donde quería sino a los brazos de Morfeo o a los de Cupido, aunque si te digo la verdad los brazos que yo anhelo son los tuyos no los de unos dioses que al final resultan tener nombres masculinos.
–La primera lección ha resultado nefasta, esperemos a esta noche. Haré mis prácticas en el sofá del despacho y tú Mary, dormirás en la cama.
Mary protestó alegando
–Querrás decir al revés, piensa que tú has de estar completamente cómodo y relajado para entrar en trance.
Lamentablemente, aquella noche a pesar de dormir en la cama y Mary en el sofá, de nuevo Carlos fracasó; en su intento se quedó dormido a los cinco minutos y cuando se incorporó del lecho se mostró un poco ofensivo con Mary exponiendo con cierta acritud:
–¡Algo no me has debido explicar bien, pongo mi mente en blanco, hago todo lo que me dijiste al pié de letra y ni el más mínimo cambio, algo me ocultas, me duermo inmediatamente!
Después de tales alegaciones disconformes añadió algo más sereno:
Aunque bien mirado dormir tan bien y de un tirón no es mala cosa, cuantas personas quisieran conocer este método y dejarse de pastillas que te solucionan una cosa y te enferman otras.
–Ya te advertí que no es nada fácil, que fracasarías no una ni dos, sino infinidad de veces, yo me pasé meses y meses probando y cuando conseguía una simple señal positiva me ponía muy contenta y animada a seguir. Los seres humanos cómo tú, no tenéis la paciencia que se debe tener. Solo uno de un millón tiene el temple que se debe para lograr culminar un sueño que se le escapa continuamente de las manos.
En un viaje de experimentación que hice hace unos cincuenta años retrocedí en el tiempo hasta unos mil años y viajé por medio mundo conociendo a personas muy importantes y entre aquellas una que no era ni famosa ni rica ni nada pero que me llamó poderosamente la atención por su tenacidad increíble. Era aquel un hombre normal que tenia como pasatiempo escribir y no dejaba de hacerlo a todas horas, todos los dias, escribía en Internet, blogs paginas Web, novelas y narraciones fantásticas y no se tomaba ni un respiro, no paraba de luchar escribiendo cuanto se le ocurría durante años y años sin desfallecer y sin ganar ni un centimo, al contrario su afición le producia muchos gastos y perdidas de tiempo que si lo hubiera empleado en cualquier actividad le hubiera reportado pingües beneficios, Algunos lectores de aquellos espacios, muchas veces lo tachaban de tio pesado por tantísimos comentarios publicitarios de sus escritos que incluso repetía hasta la saciedad, insertándolos en las redes sociales que entonces imperaban que eran Twitter, Facebook y en cuantos periódicos podía durante todo el tiempo disponible y sabes lo que me dijo un día en un hemail en cierta ocasión? Me dijo:
–Mire usted, por mi mente pululan con desesperación miles de personajes de índole novelesca que pugnan por salir a la luz y yo me desvivo por ellos dándoles vida en mis escritos, aunque a los que considero perversos y pese a que no me gusta hacerlo, los elimino lo más rápidamente que puedo y no crea usted que me es fácil, algunos resisten y resisten, incluso con espantosas tretas y engaños.
En fin, a veces me pregunto angustiado al ver el poco éxito de mi página Web www.antoniolarrosa.com ¿Si escribo y nadie me lee para que escribo? Y no encontrando una simple respuesta, y por qué me gusta sigo incansablemente escribiendo; lástima que me debe de quedar poco ya que he llegado a superar en este momento los ochenta años y mis sueños no se realizan.
Tras contar mí desventurada vida literaria, la protagonista de esta historia del futuro lleno de intrigas, dirigióse a su impaciente amante recriminándole la poca paciencia en esto de viajar en el tiempo.
–Ya te advertí claramente que a mi me había resultado tan difícil que tuve que recuperarme de muchos fracasos y volver a intentarlo otras tantas, que como diría aquel señor que se llamaba Antonio Larrosa hay que tener comprensión resignación y paciencia. Comprensión en que hay cosas muy difíciles y se deben superar muchos obstáculos, algunos impensables de difícil comprensión, después de la comprensión hay que tener resignación, contando con las dificultades y los resultados que normalmente son muy leves y se avanza tan lento, tan poco de tal forma que pueden pasarte desapercibidos miles de lectores y por último la paciencia debe ser inmensa para conformarte con la resignación el fracaso y comprender que en la vida no todo se puede conseguir; a veces el éxito pretendido. Si te das cuenta la comprensión, la resignación y la paciencia pertenecen a una rueda imaginaria que no para de dar vueltas conectándose siempre entre ellas, como si en estas tres palabras estuviese condensada la gran magnitud de la vida.

Pero continuando explicando cosas de aquel escritor mediocre que tenía tanta fé en sus posibilidades te dire algunas más que afirmo:
Seguramente algún lector se haya apercibido de la inmensa palabrería contenida en los capítulos anteriores y pienso que sería poco ético hacerme el desentendido y pasar página sin aclarar esta premisa inquietante.
Resulta que yo estoy acostumbrado por culpa de una revista que me publicaba mensualmente una narración fantástica bajo ciertas condiciones que no vienen al caso ni falta que hace y cómo en esa revista solo me concedían publicar mensualmente una historia en una sola página me tuve que tragar las descripciones, de tal manera que no podía ni siquiera escribir que la protagonista era guapa, me tenía que ceñir tanto a los argumentos directos que me hice un maestro en el tema ya que escribí durante muchos años cientos de relatos de esta forma.
Luego me inicié en la escritura de novelas ateniéndome a mi costumbre, pero no fueron pocos los lectores que me aconsejaban que describiese situaciones, personas y lugares como paisajes o interiores, alegando que eso les gustaba mucho y que se sentían inmersos en la trama, en el ambiente y que las descripciones de personas les producian gran satisfacción, advirtiéndome que las novelas de más de trescientas página son las preferidas del gran público, Ante tantas advertencias me puse a leer con desenfreno y te puedo asegurar que he leído algunas en las que hay más de mil páginas para decir lo que yo, forzado por mi costumbre hubiera desarrollado en un argumento de solo algunas palabras como— Macho conoce hembra y terminan follando– FIN
Alguien dijo que escribir en España era llorar y creo que tenía suficiente razón cuando recuerdo que hubo un escritor al que se le dio gran fama después de muerto que se llamaba Miguel Cervantes Saavedra Un gran escritor que tuvo durante su existencia grandes dificultades para que un editor cualquiera lo publicase. Y cuentan que un día acudió a la presentación de un libro de un escritor famoso por aquel entonces que se llamaba Lope de Vega y cuando terminó el acto Cervantes se le acercó y le dijo: Señor Lope de Vega, mire usted, yo he escrito una novela que se llama EL INGENIOSO HIDALGO D. QUIJOTE DE LA MANCHA y no encuentro ningún editor que la quiera publicar ¿Usted no podría recomendarme a su editor?
Y Lope le contestó secamente
–Yo no estoy para recomendar aficionados a mi editor, lo siento mucho.
A veces cuando pienso en tan triste historia llego a la conclusión de que en este país somos muy incultos y no nos gusta leer a nuestros paisanos, posiblemente por incomprensión, preferimos a escritores extranjeros aunque sus nombres no nos suenen de nada.
D. Miguel Cervantes Saavedra , cuando murió , fue enterrado de caridad en una fosa común Y eso creo que es una vergüenza para todos los españoles.

2º parte
CAPITULO X I I

Carlos, con dos fracasos en los experimentos para atravesar el espacio del tiempo se había rendido, quedó plenamente convencido de la imposibilidad de acceder ni un minuto al pasado ni al futuro y expreso su desencanto asegurando que…
.–Si yo estuviese capacitado para recibir esa capacidad de viajar en el espacio del tiempo estoy firmemente convencido que alguna cosa hubiera cambiado al hacer estas concentraciones experimentales y francamente,no he notado nada en mi persona o en mis costumbres.
No sé como decirlo pero alguna señal de algo hubiera tenido que sentir y la verdad es que solo he notado que el sueño me invadía inmediatamente apenas me proponía concentrarme,
Esta claro que para viajar en el tiempo no estoy preparado.
Lo mejor que podemos hacer es seguir investigando el asunto del libro y dejarnos de monsergas y tonterías,
Mary al escuchar la opinión despectiva de su amante refiriéndose a los viajes en el tiempo definiéndolos como tonterías y monsergas quedóse anonadada un instante como si le hubieran hecho un agravio insultante y con aspereza afirmó:
–¡Vaya hombre, así que eso es lo que opinas de mis desvelos por conseguir resolver casos que te han dado fama, dinero y mi cariño! ¡No esperaba eso de ti, francamente!
Al momento Carlos se apercibió de su metedura de pata y enseguida reaccionó arguyendo lo primero que le vino a la cabeza para remediar aquel desliz.
–He dicho lo que has oído solo para probar tu reacción, no creas que soy un tonto desagradecido, te admiro en todo lo que eres y lo que haces por mi y por nuestro trabajo, y nunca renegaré de tus acciones, a menos que me engañases y no me quisieras como yo a ti.
No fue necesaria otra explicación, terminaron haciendo las paces debidamente entre las sábanas. Y con la luz roja, dispuesta para ciertos momentos.
Mientras, afuera el viento racheado silbaba con escasa armonía y excesiva violencia.
–No se cómo debo hacerlo pero he de colarme hasta el dormitorio del obispo para conseguir la llave de la dichosa caja fuerte.
¿Tu que siempre tienes respuestas para todo, que opinas de este maldito problema?
Ante la pregunta de ella Carlos se quedó pensativo esperándo impaciente una respuesta que le llegase a la mente, la miro sumamente interesado mientras pensaba en la contestación que al fin se le ocurrió. Y expuso entusiasmado.
Creo que deberíamos probar a comunicarnos cuando estés en trance y me vas informando como debo entrar y moverme por la casa hasta llegar al cuarto del obispo.
Pero la respuesta de ella no fue la esperada, ella no la vió aceptable por que dijo sin titubear ni un segundo.
–Realmente no es mala idea, pero no sabemos si podremos comunicarnos en tales circunstancias, deberíamos hacer muchas pruebas y lo más fácil seria que no funcionase.
Lo mejor, ya que puedo despertar en el lugar en que me encuentre es que probemos hacerlo de forma que el obispo este dormido profundamente, quitarle la llave e ir directamente a la caja, abrirla, llevarte el libro, leer lo antes posible su contenido y si da tiempo devolverlo a la caja, cerrarla y devolver la llave a su origen.
Deberemos actuar ajustando los tiempos muy estrictamente y hacerlo todo con prontitud, cualquier fallo podría dar al traste con todo el proyecto,sobre todo si el obispo despierta antes de terminar la acción.
También se podría intentar llegar a un acuerdo con alguien del servicio de los que duermen en el obispado pagando lo que sea necesario y que esa persona actuase de la misma forma que te he contado que haría yo.
Carlos enseguida dio su parecer muy poco convencido.
Veo otra solución mas factible, se me ocurre que podrías una vez en estado fisico personal, rociar o anestesiar con cloroformo al obispo para que no despertase en un buen rato y nos diera el suficiente tiempo, o atrasarlo y aparecer en el mismo instante en el que abrias le caja y devolver el libro como si no lo hubiéramos movido ni unos minutos.
No comprendiendo tanta exactitud en la entrada y salida del espacio temporal, Mary contestó de inmediato:
–A mi entender, estamos dando excesiva importancia a este asunto, hay que actuar ya sin más dilación, empleare eso del cloroformo como se hacia antiguamente para anestesiar a las personas y operarlas sin problemas.
Como que ya esta anocheciendo y pronto será hora de dormir para entrar en el tiempo y actuar rápidamente, solo tienes que proporcionarme el estimulador del sueño profundo.
En la tienda de la esquina venden un spray que sirve para eso. Ve y cómpralo antes de que cierren.
Cuando el reverendísimo obispo despertó aquel dia del año 3037 a las once de la mañana se encontró que la garganta y la lengua las tenía muy resecas no comprendiendo a que se debía.
Nunca había permanecido tantas horas dormido ni se encontró jamás con aquella sensación de malestar y aquel sabor extraño en la garganta, le hizo sospechar que podia ser victima de un robo.
Habia oido decir que los ladrones entraban en los dormitorios, aplicaban un sedante para que la gente durmiera profundamente durante más tiempo y asi poder actuar tranquilamente sin prisas.
Era muy difícil que alguien pudiese acceder allí con tantas alarmas, sistemas de grabación activas y guardias vigilando puertas y ventanas, pero los ladrones ya no eran como antiguamente. Los ladrones eran personas con bastos conocimientos y medios solo al alcance de técnicos especializados incluso, en sus divagaciones pensó que algún vigilante podía haber tramado algo en contacto con alguien y decidió llamar al médico de cabecera para que le diera una pista de tan extraño estado en que se encontraba.
Todas estas ideas pasaron por su cabeza en solo un minuto y enseguida se le nubló la vista recapacitando en el libro que estaba escribiendo y las consecuencias que ello le podrían acarrear si cayese en manos del enemigo al que consideraba el mismo Satanás o alguno de sus secuaces. Estaba convencido de que el mundo estaba lleno de servidores del mismo Diablo y era imposible acabar con todos.
Como impulsado por un resorte saltó del lecho y se dirigió a la silla donde tenía la sotana en cuyo bolsillo debía encontrarse la llave que abría la caja fuerte empleando la combinación de los cuatro sietes seguidos, una combinación que parecía sencilla pero que sin la llave era inútil. Y en cuanto vio que la llave permanecía en su lugar respiró un poco más tranquilo, no obstante dirigiose al cuadro que situado en el salón estaba aparentemente inalterable tras el cuadro de la Virgen amamantando al niño Jesús.
Abrió la caja fuerte tras haber insertado la clave y cuando vio su libro en el mismo lugar en que lo había dejado su corazón se apaciguó tranquilizándose automáticamente quedando relajado, como era lo natural.
Sin embargo en su paladar seguía estando el sabor amargo y aquella sequedad extraña. Revisó toda la estancia con detenimiento, los cuartos uno por uno, las ventanas, las puertas, todo estaba conforme incluso los sistemas de alarma y seguridad exteriores, y llamó al médico que llegó en menos de cinco minutos, le hizo un reconocimiento total a toda su persona no encontrando nada anormal, la tensión arterial en sus margenes estables, las pulsaciones muy bien, y dijo tras aquella revisión.
–Su reverendísima persona se haya en unas condiciones envidiables, como decimos los médicos está como una manzana, no obstante si quiere su reverendísima saber más le puedo enviar un enfermero para que le extraiga una muestra de sangre y le haga un análisis completo urgente.
El obispo miró de soslayo al facultativo y pensó ¿Y quien me puede asegurar que este individuo no sea un infiltrado venido del Averno para engañarme y fastidiarme?
Y añadió con aplomo:
–Ya parece que me encuentro algo mejor, gracias por todo doctor Alvarez.
Antes de irse el médico se volvió y desde la puerta le dijo:
–Reverendísimo; si notará alguna recaída le aconsejo que guarde cama unos días y me llama nuevamente para ponerle en un tratamiento adecuado.
El obispo ante estas palabras pensó.
¡Ha pillin! ¡Con que quieres que me quede en la cama y desatienda mis obligaciones cristianas. No hay duda, eso te lo ha ordenado Satanás en el último momento. Tu mismo te has denunciado.
Al día siguiente un medico llamado Alvarez, moría en extrañas circunstancias de un infarto en plena calle.
A su entierro acudió el reverendísimo obispo muy apenado diciendo.
–Era un gran doctor y una ejemplar persona. ¡Siempre se mueren los mejores! Ha sido una gran pérdida.

(2ª parte)
CAPITULO X I I I
El libro secreto del reverendísimo Obispo PUT

El dia en que el detective Carlos Cervantes y su amada Mary
Tuvieron el libro que estaba escribiendo el obispo de Barcelona en el año 3037 no salían de su asombro mientras leían lo que alli estaba escrito.
Inmediatamente apenas habían leído la mitad, unas ciento y pico de páginas, viendo la importancia de lo allí habia insertado de puño y letra del reverendísimo monseñor obispo, decidieron hacer una copia página por página y devolverlo a su lugar de origen antes de que amaneciese, se le pasaran los efectos de la anestesia y lo echase en falta. Si eso sucediese el viaje al pasado y todo lo demás hubiera resultado completamente inútil, habrían desarrollado una estrategia sorprendente para nada.
Al llegar a cierto punto de lo leído, Mary muy alterada arguyó poniendo en sus palabras el máximo de convicción, aquel libro representaba un ascua incandescente que le quemaba las manos y propuso lo siguiente a Carlos que no parecía tan afectado, seguramente por su larga experiencia como detective:
Todo esto representa una confesión de puño y letra del obispo que nos puede acarrear graves conflictos incluyendo la muerte, si se llegase a imaginar que lo hemos leído nosotros… Haremos una copia completa de todo el libro y cuando lo creamos necesario lo pondremos en manos de su Santidad el Papa o de la policía si lo creemos más acertado.
Ahora que hemos conseguido saber el contenido tan importante del libro biográfico me pregunto… ¿Qué estará escrito en el otro que fue por lo visto y leído el que inspiró al obispo a escribir este tan macabro. Ya te insinué que el obispo no me parecía tan buena persona como debiera ser. Este libro pudiera ser la clave del misterio que nos envuelve a todos y si se llegase a publicar caerían muchas cabezas, posiblemente las nuestras fueran las primeras, tenemos que andar con pies de plomo. Desacreditar al obispo podría considerarse un ataque frontal contra la Iglesia Romana y también contra la Ortodoxa que ahora están tan hermanadas, además de todas la sectas que a su amparo pululan por el mundo y que no digo nombres para no echar más leña al fuego. Ya solo me queda comunicarte algo muy importante que no se cómo te lo vas a tomar en este momento tan complicado.
Carlos percibió algo de ironía en las palabras de Mary, repasó las opciones que podían haberla condicionado a decir que era algo que posiblemente complicaría más las cosas y no encontrando ninguno, le preguntó:
–Me tienes muy intrigado..¿Que pasa?
Y ella le contestó sin meditarlo, acompañando sus palabras con una mirada profunda, expectante:
–Estoy embarazada de dos meses.
Carlos recibió la noticia con aparente frialdad e inquirió muy serio:
–¿Pero con la edad que tienes puedes quedar en estado aún?
A lo que ella contestó sonriendo con orgullo.
–La edad es la que aparento, siempre ha sido así y será hasta el último dia de mi existencia.
Carlos parecía estar celoso o molesto cuando dijo:
En tal caso puede que tengas más hijos desperdigados por ahí si has follado con otros durante tantos años, sobre todo en los últimos.
Ella notó el agravio y le contestó con los ojos encendidos
Durante mi vida he parido veintidós hijos a los que he querido muchísimo, cómo a sus padres, pero por desgracia todos están muertos, los padres y los hijos, Y desde que falleció el último hace unos cuarenta años ya no he tenido ninguna relación nada más que contigo. Creí que seria una buena noticia que te alegraría, pero lo siento, me he vuelto a equivocar, no obstante mi hijo, nuestro hijo, lo criaré contigo o sin ti.
Carlos al ver como reaccionaba ella, se dio cuenta de su falta de tacto y la abrazó suplicándole comprensión.
Perdóname amor mío tus palabras me han hecho reflexionar y se como te encuentras de decepcionada con mi comportamiento, soy un poco bestia sin sensibilidad debido a que nunca conocí a mis padres. Soy algo parecido a ti, mis padres me abandonaron en la puerta de un hospicio y fui criado por unas monjas de clausura.
Siempre he visto a los demás como a seres diferentes. Ahora me doy cuenta de que te necesito para vivir y que con nuestro hijo o los que Dios nos dé formaremos una familia y mientras podamos te juro que te voy a querer más que a mi propia vida.
Lo que siguió ya te lo puedes imaginar amable lector. Aquella ocasión no hubo viajes en el tiempo pasado, ya que lo emplearon en hacer del romanticismo un presente dedicado a un futuro rebosante de promesas de amor. Desde aquel instante para ellos había empezado una nueva vida.

(2ª parte) Capitulo X IV

MEMORAMDUM

La copia del libro con las memorias del Reverendísimo Monseñor de Barcelona fechado en el año 3037 se iniciaba con una relación muy extensa de creencias y estado de la religión cristiana, sus problemas, y las acciones que se deberían tomar ( Según su criterio) para captar a un aceptable numero de fieles seguidores.
Lo siguiente es un resumen abreviado de lo que en líneas generales en aquellas páginas estaba escrito.
Estoy convencido de que debido a los alocados avances científicos los sucesos acaecidos durante los dos mil últimos años pasados son los culpables de la perdida de fé de millones de personas y es por tal motivo que escribo este memorandum o libro conteniendo mis experiencias que acompaño combinando diversos medios para erradicar los efectos malignos que influyen negativamente en las creencias cristianas.
He llegado a la edad de setenta y ocho años y creo que se necesita una rígida corrección del pensamiento humano en todos sus factores tanto en las partes elementales corpóreas como en el cultivo de las buenas iniciativas y costumbres del espíritu humano.
En mis estudios sobre estas cuestiones he llegado a la conclusión de que estamos en esta situación tan critica por una mala gestión de las partes más elevadas que son a fin de cuentas las que dirigen y cuidan del rebaño de seguidores llevándolos por los caminos de fe y resignación para atajar la proliferación de problemas que nos conducen irremisiblemente al caos en el que opino hemos llegado y que no es tolerable.
La única y verdadera Iglesia es la que nació en la época del Imperio Romano, que se fundamentó en el sacrificio en la cruz de nuestro señor Jesucristo y que sus santos apóstoles difundieron por todo el mundo.
Unas creencias que en un principio eran aceptadas por todos los cristianos y que después fueron discutidas por una importante parte de fieles que se apartaron del verdadero camino independizándose, formando otra segunda parte de esta religión a la que llamaron Iglesia Cristiana Ortodoxa.
Aquella variante religiosa, aunque se sustentaba sobre los mismos principios y cimientos de la fé cristiana, tenia ideas muy diferentes de la Iglesia Católica Romana ya que entre otras cuestiones, sus sacerdotes se casaban y formaban familias, no admitían la existencia del purgatorio ni la historia de nuestra santísima inmaculada virgen Maria, además de otras cuestiones como que no aceptaban en sus templos la presencia de estatuas de santos, solo de cuadros llamados por ellos iconos. Tampoco aceptaban a muchos de nuestros santos, mientras que ellos en cambio nombraban a otros como Poncio Pilato y a su mujer Claudia Prócula celebrando en fechas señaladas sus festividades
Sin embargo con el paso de muchos años posiblemente por las causas ya reseñadas en este memoramdúm la situación llego a ser muy delicada y el número de seguidores de las doctrinas de ambas iglesias bajó de forma alarmante.
Debido esa escasez de seguidores, se celebraron diversos conclaves decidiendo que la unión hace la fuerza y se unieron nuevamente, limaron asperezas, cómo por ejemplo aceptando la Iglesia Católica Romana que los sacerdotes se casasen con mujeres de buena reputación y los ortodoxos admitiendo la existencia del purgatorio y el bautismo sin tener que sumergir al bautizado entero en el agua de la pila bautismal.
No obstante y aunque con estas medidas el numero de fieles creció notablemente, lo que a mi me llena de indignación es que no aceptaran a muchos de nuestros santos teniendo ellos a sus propios martires y santos como por ejemplo a Pilato, el hombre que por cobardía a sus superiores de Roma firmó la muerte de Jesucristo nuestro Señor, y a su esposa Claudia Prócula como santa, que lo único que hizo fue aprovecharse de Jesús para curarse de unas hemorroides muy penosas que padecia.
No comprendo a los que hacen santo a Pilato, el hombre que envió a Jesús a los calabozos donde fue humillado, sometido a terribles martirios de donde partió cargado con la cruz para subir hasta la cúspide de aquel monte llamado Gólgota para ser clavado en ella y donde murió después de nueve horas de sufrimientos indescriptibles.
Ahora, tres mil años después de aquellos horrorosos días resulta que en unas tumbas se encuentra un libro confeccionado con hojas de pergaminos en el que se cuentan las experiencias de uno de aquellos centuriones y trata de presentarnos a Pilato como un hombre justo que intentó por todos los medios posibles de convencer a los sacerdotes judios del Sanedrín de la inocencia de nuestro Mesias. Alegando finalmente que Pilato no tuvo más opción si quería conservar la paz en Palestina y asi evitar la muerte de millones de inocentes en la guerra que sin lugar a dudas se hubiese entablado con imprevisibles consecuencias, que desentenderse de toda responsabilidad haciendo una manifestación pública diciendo aquello de… Yo me lavo las manos, y haced lo que os parezca con este hombre.
Como es natural , nunca jamás admitiré la beatificación y santidad de Pilato, el hombre que en su cobardía firmó la muerte de nuestro señor y para que nunca nadie pudiera leer aquel libro cuyo titulo Era EVANGELIO DEL CENTURIÓN un libro lleno de arbitrariedades empezando por erigirse como el primer evangelio, el indiscutible , el único basado en hechos acaecidos durante su escritura, alegando o dando a entender que los admitidos por nosotros fueron escritos y publicados entre cincuenta y cien años después de los hechos, completamente contradictorios y han sido reformados para ser interpretados a conveniencia de la Iglesia católica y romana. Pues bien para evitar que caiga en manos de fuerzas demoníacas, tal conjunto de pergaminos que componían ese libro, lo he eliminado. Lo he destruido quemándolo.
Como colofón del memorando solo había el listado siguiente.Alfonso Sanchez Alarcón—obrero de la construcción, fallecido por un desprendimiento en la obra de reparación del Circo Olimpico de Tarraco.
Luis Enrique Garcia saucedo –Obrero de la construcción fallecido en el mismo accidente que el anterior,
Emilio Gutierrez Sandoval Vigilante nocturno asesinado en el almacen del museo de efectos necrológicos del ayuntamiento de Tarragona.
Benito Céspedes Garcia- vigilante asesinado en las mismas circunstancias que Emilio Gutierrez Sandoval
Sebastián Garcés—Párroco de Badalona fallecido en circunstancias extrañas, poco después de leer el libro.
Arsenio Maestro-Sacerdote sospechoso de algunas incongruencias indignas, sacerdote del pueblo de Mollerusa ciudad de Lérida, Asesinado en extrañas circunstancias en el aseo de hombres de una discoteca de Barcelona con ambiente prostibulario llamada Talión.
Carlos Cervantes-Detective
Mary – joven secretaria del detective (Se desconocen más datos de la tal señorita Mary)
Después de lo narrado, Carlos, en una de las ocasiones en que se entrevistó con el obispo, en el confesionario de siempre, aquel le dijo:
–Como veo que ya no hay casi movimiento en las investigaciones para encontrar el libro de centurión y este ya no existe, podemos dar por finalizado el caso, he creído conveniente que me hagas una factura por los servicios prestados y liquidar este asunto.
Ante tal propuesta Carlos exclamó fingiendo sorpresa, y digo fingiendo porque esa decisión del obispo le abría las puertas a un mundo nuevo. Ya no tendría que ponerse de rodillas casi diariamente para hablar con aquel hombre que tan poco bueno le inspiraba. Y por eso protestó sin mucha convicción.
–¡Pero si tenemos que investigar aún muchas cosas que no han quedado claras… No comprendo su decisión, me da la impresión de que se esta quedando todo sin aclarar debidamente.
El reverendo obispo enmudeció unos segundos antes de contestar lo siguiente.
–Te voy a confesar algunos puntos que desconoces.
–Durante tus investigaciones yo había contratado a otro detective que te iba investigando a ti y lo que tú me ibas comunicando él lo iba comprobando y gracias a tú increíble astucia, él ha conseguido finalizar el entramado y ha localizado el misterioso libro, una obra literaria sin ninguna importancia, sin valor de ninguna clase, pero que entre líneas escondía graves acusaciones para desestabilizar nuestras creencias.
Carlos escuchaba tales argumentos sin dar crédito a lo que oia, por eso sacó a relucir algunas objeciones que no comprendía.
–Reverendo no acabo de entender nada de lo que ha dicho. ¿le puedo hacer unas preguntas?
–¡Naturalmente hijo mio, hazme las que quieras, soy todo oídos!
¿Quien es el detective al que se refiere? Otra duda que tengo ¿A descubierto quien asesinó a los vigilantes del museo donde estaba el libro romano cuando desapareció? ¿Y sobre las otras muertes extrañas como la del sacerdote de Badalona Sebastián Garcés y la del Sacerdote de Mollerusa Arsenio Maestro?
Además hay otra cuestión que me intriga..Quien fue el que disparó contra nosotros un dia cuando usted fue herido y pasó una semana hospitalizado
–Sin siquiera meditalo, el obispo contestó a todas las preguntas como si las estuviese esperando sin titubeos.
–Lo de los vigilantes del museo no tuvo nada que ver con la desaparición del libro. Aquella noche robaron varias joyas antiquísimas y lo del libro fue una curiosidad que robó de pasada uno de los ladrones.
Lo del cura de Mollerusa fue la venganza de una puta que no había cobrado lo convenido y fue realizada por su macarra. Y el ataque al confesionario era un atentado contra ti pero que me hirieron a mi casualmente.
Todos los crímenes fueron realizados por dos maleantes que pretendian cobrarme por entregarme el libro pero que fueron detenidos por la policia y
ya están a buen recaudo, encarcelados.
El detective notaba que el obispo lo tomaba por tonto y le pregunto enseñandole los dientes en una amplia sonrisa que más bien parecía una amenaza canina.
–Pues si que es raro que no me haya enterado de nada hasta este momento.
Si embargo al instante cambió de idea, un temor a que estuviese indagando excesivamente y el obispo actuase contra el o contra Mary le indujo a ocultar sus sospechas y por eso afirmó :
Bueno creo que nos estamos desviando de nuestras atribuciones, los crímenes de cierta categoría pertenecen al ámbito de la policía y lo mejor es que ellos carguen con sus problemas, lo nuestro ya está resuelto así que mañana mismo le entregaré la minuta y asunto concluido ¿Le parece bien?
El obispo, solo contesto escuetamente.
–¡De acuerdo aquí estaré!
Luego sonrió y añadió
–Eres un tio listo, espero que no te metas por caminos que terminen en un desfiladero. Mide tus pasos. Y recuerda que te tengo en gran estima.
Carlos sonrió benévolo y contestó
–Muchas gracias Monseñor.

(2ª parte) CAPITULO ÚLTIMO

De regreso a casa, el detective Carlos Cervantes encontró a su amante y secretaria Mary muy preocupada por lo que le pregunto el motivo
–Estoy muy preocupada porque estoy embarazada de cinco meses, empieza a notarse y me he dado cuenta de que los vecinos me miran con excesiva curiosidad. Me temo que empiecen a preguntar.
Creo que debería desaparecer de aquí durante un tiempo hasta que de a luz por lo menos. No quiero que nadie me haga preguntas que no sabría como responder.
Y Carlos le contesto sonriendo al ver que solo era una manía femenina.
–¡Vaya creí que era algo más importante! Precisamente vengo de hablar con el obispo, mañana cobraremos y como ya no tendremos apuros económicos he venido pensando que podríamos cambiar de todo.
Mary tras escuchar tales palabras preguntó con los ojos desorbitados.
–¿Cómo de todo…Acaso ya no me quieres?
Carlos alegó muy serio apoyando sus manos sobre los hombros de ella tras darle un prolongado beso.
–No es eso cariño, siempre estaré contigo hasta que la muerte nos separe.
Con lo que ya tenemos ahorrado y lo que cobremos mañana será suficiente para comprar una casa de campo con un buen terreno y dedicarnos a criar animales o a cultivar la tierra. Ya tengo ganas de dejar este oficio.
Alli no nos conocería nadie y no nos harían preguntas molestas sobre nuestra edad. ¿Qué te parece?
Mary contestó con los ojos brillantes de felicidad y una amplia sonrisa que la hicieron más apetecible a su amado Carlos.
–Todo, cómo has afirmado me parece maravilloso, menos una cosa, eso de que… Estaremos juntos hasta que la muerte nos separe, me parece una frase arcaica, sin sentido. Una frase estúpida.
Yo no quiero ni pensar en separarme de ti ni muerta, ni muerto. Por cierto… ¿Que has hablado con el obispo?
–Me ha dicho que el libro del dichoso evangelio lo ha encontrado otro detective que contrató y siguió nuestras investigaciones, que sobre los asesinatos, que también están resueltos y los criminales detenidos por la policia.
La verdad es que no me he creído nada pero cómo ya estoy harto de arrodillarme en un confesionario no pienso mover ni un dedo para averiguar la verdad, asi que hemos decidido finalizar la cuestión y proceder a liquidar cuentas. ¿Tú que opinas?
Mira Carlos, lo que yo opine no importa, yo sé que ese hombre nos engaña y no lo he investigado más por que es mejor dejar el asunto sobre el libro, pero estoy segura que no esta bien de la cabeza, y considero que tu proyecto es ideal para encarrilar nuestro destino.
Después de aquella conversación pasó un año y nuestros amigos en compañía de un niño de ocho meses vivian en una casa con algo más de tres hectáreas de terreno agrícola y se dedicaron a la de cría de conejos de raza californiana que se multilicaban muy bien , cada semana disponian de unos veinte que les compraban sin ningún problema unas monjas de clausura con lo que obtenían beneficios suficientes para vivir holgadamente.
El tiempo fue transcurriendo implacable durante el cual la familia se convirtió en familia feliz con un niño y una niña a los que pusieron de nombre Andrés y Carmen, que a los veinte años parecían hermanos mayores de su madre.
Pero el tiempo no se paró, varios años después los hijos con cuarenta y treinta y nueve años parecian los padres de Mary… Carlos, el abuelo con setenta y dos años.
Y diez años más tarde les llegó un telegrama del obispado que decía
Carlos me encuentro en el hospital muriéndome y antes quisiera hablar contigo de algo muy importante, ven pronto. Procura llegar a tiempo.
Carlos y su joven esposa se pusieron ante tales noticias se pusieron inmediatamente en camino rumbo a Barcelona al hospital donde el obispo les dijo que se estaba muriendo irremisiblemente.
Su corazón había superado los noventa y cinco años y estaba agotado completamente.
En cuanto el reverendísimo los vió llegar se quedó de piedra al ver que Mary estaba igual que la recordaba de cuarenta años atrás mientras que Carlos ya tenia aspecto de anciano, pero sobre eso no dijo nada, se limitó a pedir a Carlos que se acercase y cuando este estuvo muy cerca le susurró al oído:
— Hijo mio, quiero que me perdones por que nunca me he atrevido a decirte que soy tu padre.
Muchas veces te he dicho hijo mío pero debiste creer que era por tratamiento. Siempre me han gustado las mujeres y dejé embarazada a una monja sevillana de un hospicio de la que me enamoré siendo sacerdote a la edad de treinta años. Me hubiese casado con ella pero eso era imposible, aunque ya estábamos reunificados con la iglesia ortodoxa que consentía que sus sacerdotes formasen familia, pero no pudo ser, tu madre falleció de parto por lo que a pesar de todo, sus compañeras o hermanas del hospicio te criaron y yo siempre procuré hacer cuanto estuvo en mi mano por ti.
Al establecerte cómo detective tras estudiar esa carrera, todos los trabajos te los daba a ti y cuando te pusiste a criar conejos, toda la producción te la he comprado yo para dar de comer a los necesitados del hospicio donde te criaste, ahora que me muero deseo que me perdones y me comprendas. He sido muy buen cristiano pero nunca he admitido las reglas de los ortodoxos y en mi lucha contra ellos he cometido muchos desmanes, perdóname por mis mentiras y moriré en paz, ya lo he pedido fervorosamente a Dios….
En ese momento Carlos que estaba perplejo ante aquellas confidencias, le dijo.
–Padre, yo te perdono en el nombre de Jesucristo y que el me lo tenga en cuenta cuando a mi me llegue la hora.
Sin embargo me gustaría saber porque tienes un listado de personas al final del libro de tus memorias que he leido y resulta que son todos los muertos o asesinados en extrañas circunstancias y porqué estoy yo y tambien Mary en esa lista al final de ese listado.
Hijo mio, no comprendo como puedes haber leído mis memorias, debes estar confundido y has debido leer otra cosa, pero cuando yo muera léelo con atención porque allí están escritas todas las respuestas.
Solo te puedo adelantar que todas esas personas eran mala hierva y en la parábola del buen hortelano Cristo nos enseña que el buen hortelano tiene que separar el cenizo del trigo y quemarlo para salvar la cosecha. Y no te quepa duda, todos los eliminados de esa lista eran mala hierva, cenizo, aunque alguno te parezca que no lo era, lo era, todos sin excepción lo eran por motivos diversos que no tengo tiempo de contarte.
¡Pero padre!… Nosotros, Mary y yo también estamos en esa lista. ¿Acaso somos considerados por alguien, mala hierva?
Las últimas palabras del obispo fueron…
No puedo decirte nada más…Me muer… Adiós… hijo mío.
En ese preciso instante el reverendo ya no pudo más, echó la cabeza a un lado y falleció con una lánguida sonrisa impresa en sus labios, tenía entonces noventa y cinco años.
Carlos y Mary permanecieron en Barcelona hasta que el obispo fue enterrado, después del sepelio la madre superiora del internado les hizo saber que tenía que entregar a Carlos un envoltorio conteniendo la última voluntad del finado
que se lo entregaría en el hospicio
Ya en poder del paquete conteniendo los dos libros, el escrito hacia más de tres mil años y el escrito en esta época.
Tras proceder a desenvolver aquella extraña herencia Carlos se lanzó de inmediato a leer el contenido de las memorias de su padre el reverendo obispo
Primero lo leyó todo como hizo la otra vez con la copia que habían sacado del mismo, pero solo al final antes del listado de los fallecidos misteriosamente el obispo había añadido algunas cosas que entonces no estaban.
Quiero justificar mis acciones, que a algunos les pueden parecer criminales.
Soy un obispo de Barcelona un alto representante de nuestra iglesia católica Romana y me he visto obligado por mi responsabilidad a delinquir ante la justicia humana por mi responsabilidad cristiana que no puedo dejar sin hacer lo que he creído era mi deber. Mi responsabilidad ante el declive en mi diócesis.
El número decreciente de fieles no podía continuar en esa crisis de valores espirituales. Mi desespero era inmenso al ver las iglesias completamente vacías por eso decidí actuar. Se que pude actuar equivocado pero tenia que hacer algo, yo no soy un hipócrita vividor sin preocuparme de nada viendo cómo se hunde mi ideología a mi alrededor. Por eso leí muchas veces los evangelios para que Cristo me iluminase y me indicase el camino que debía llevarme a cumplir con mi deber.
He leído durante toda mi vida miles de veces las sagradas escrituras y siempre he llegado a la misma parábola del trigo y la cizaña.
Ahora que soy un anciano me doy cuenta de que posiblemente no debí actuar tan tarde, que debí hacerlo antes siguiendo las enseñanzas que en tal parábola se indican y que dicen lo siguiente.
El reino de los cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo.
Pero mientras dormían los hombres vino su enemigo y sembró cizaña entre el trigo y se fue.
Cuando salio la hierva y dio fruto, entonces apareció también la cizaña.
Vinieron entonces los siervos del padre de familia y le dijeron: Señor ¿No sembraste buena semilla en el campo? ¿De donde, pues, tiene cizaña?
Él les dijo: Un enemigo ha hecho esto.
Y los siervos le contestaron:
¿Quieres, pues, que vayamos y la arranquemos?
Ël les dijo:
No, no sea que al arrancar la cizaña, arranquéis con ella también el trigo. Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; Y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero.
Después de explicar a sus discípulos el significado de la parábola dijo:
El que tenga oídos para oír que oiga.
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<< Otra parábola que me dio pie para continuar en el camino que debía seguir fue: Parábola de la higuera estéril Por la mañana volviendo a la ciudad Jesús tuvo hambre. Y viendo una higuera cerca del camino, vino a ella, y no halló nada en ella, sino hojas solamente; Y le dijo: Nunca jamás nazca de ti fruto, y luego se secó la higuera. Y viendo esto los discípulos decían maravillados: ¿Cómo es que se secó enseguida la higuera? Respondiendo Jesús les dijo: De cierto os digo, que si tuvierais fe, y no dudaseis, no solo esto de la higuera, sino que a este monte dijereis: Quítate y échate al mar, será hecho. Y todo lo que pidierais en oración creyendo lo recibiréis. Realmente estas dos parábolas fueron las principales que me indicaron lo que debí de hacer, no obstante encontré otras en los evangelios que también me indicaron los mismos pasos que debería dar para conseguir quitar las malas hierbas del trigo. De todas formas quiero aclarar ciertos puntos para que no quede ni una duda de mis acciones hechas para el bien de la Iglesia Catolica Apostólica y Romana. Iniciaré mis argumentos diciendo que yo personalmente no actué nunca contra nadie ni intervine para nada en tales cosas desagradables pero necesarias para extirpar las malas hierbas del campo celestial y así aumentar el número de creyentes de esta doctrina verdadera. Me puse en contacto con una persona de la que no diré nombre y esa persona mandaba a otros para ejecutar las ordenes que le parecían mejor para digamos extirpar las malas hierbas Iniciaré mi relato con la muerte de los dos obreros que fallecieron en un accidente de trabajo en el que nada tuve que ver ya que fallecieron accidentalmente. Las dos muertes de los vigilantes, del almacén donde estaba el libro con las memorias del centurión es harina de otro costal porque aquellos vigilantes, Benito céspedes Garcia y Emilio Gutierrez Sandoval iniciaron tratos con un anticuario para vender el libro y repartirse el dinero obtenido, de lo que me enteré casualmente por un anónimo que me enviaron a mi domicilio, lo que me demostró que eran mala hierba. El cura de Badalona tenia un historial deleznable, incluso después que se casó fue un degenerado con varios casos a su espalda de pederastia; y con sacerdotes así no es extraño que las iglesia cada vez esté más desprestigiada y abandonada. Era una mala hierba que no debió haber leído el evangelio del centurión nunca y como era un peligro latente se tuvo que eliminar. ¿Y que se podía esperar de Arsenio Maestro, sacerdote de Mollerusa, un vicioso jugador, drogadicto, mujeriego y putero que estaba tras el libro y se permitia amenazar a mi hijo Carlos? Después de las muertes reseñadas fallecieron los dos camareros cuando regresaban después de su trabajo conduciendo sus vehículos particulares y aunque cueste creerlo yo ni mis empleados tuvimos nada que ver y consideramos una casualidad el que murieran casi a la vez y nada más. Lamentablemente Carlos y Mary estan en la lista pero no por considerados mala hierba sino porque en los papeles que tenía en su poder el cura de Mollerusa estaba condenado por un antiguo cliente del detective donde decía que Carlos le habia destrozado la vida y que le cobró dos facturas , una por vigilar a su esposa y otra que firmó ella para que lo vigilara a él y quería vengarse, cosa que intentó en la catedral y solo consiguió herirme a mí y no a Carlos, pero que quizá aún lo intente en otra ocasión con otro asesino, lo que tendré que advertir a mi hijo Carlos para que vigile y no se deje sorprender ya que un carnudo de tal naturaleza puede hacer una barbaridad en cualquier momento: aunque yo ya he dado las órdenes oportunas Para que lo busquen y eliminen y espero que pronto, no sea que a mi hijo le suceda algo malo. Aquel mismo día después del entierro, nuestros amigos regresaron a su casa de campo y cuando llegaron al pueblo de Tordera Mary bajó del coche para hacer unas compras de alimentos, diciendo que volvería a pie a la casa que distaba un par de kilómetros. Una hora después cuando empezaba a declinar la tarde se puso en camino rumbo a la finca. Al franquear el último recodo ya cerca, apenas cien metros, vio que de la casa salía una gran humareda y llamas por las ventanas. Desesperada tiro los paquetes que portaba y salió corriendo dirigiéndose a la vivienda en llamas donde ya estaban los bomberos del pueblo con mangueras y otras personas puestas en fila pasándose cubos de agua intentando apagar el incendio. Sin hacer caso de los gritos que le hacían advirtiéndole del peligro Mary se desprendió de un bombero que la había sujetado de un brazo mientras intentaba que no accediera al interior, pero a pesar de todo, de los que le gritaban, y el bombero que intentaba alcanzarla ella entró desesperada al interior de la vivienda llena de humo encontrando en un rincón a sus dos hijos y a Carlos casi asfixiados. y aunque consiguió cambiar algunas palabras con ellos, cuando los bomberos consiguieron apagar el fuego solo encontraron los cadáveres de un hombre mayor de unos cincuenta años, así como a una señora de edad similar que supusieron era la esposa del hombre y madre de la chica joven que había entrado alocada y que debió fallecer también asfixiada… abrazada al abuelo… Carlos Cervantes. Nota del C. N. P. (Cuerpo nacional de policía) Después de apagar el incendio de la casa de campo propiedad de D. Carlos Cervantes por el cuerpo de bomberos y un nutrido grupo de vecinos de aquella zona, fue localizado un automóvil marca Zenit matricula de España WXKC658, propiedad de D.Anselmo Lopez Ramos, un cliente del señor Carlos Cervantes, cuando este ejercía de detective. El señor Anselmo no acudió a buscar el coche, y cuando a las veinticuatro horas, se procedió a limpiar la casa incendiada, se encontró el cadaver del nombrado señor Anselmo enterrado entre los restos del fuego completamente quemado. Tras lo narrado por los bomberos, la policía local se hizo cargo de la investigación comprobando el ADN del fallecido señor Anselmo Lopez y tras la investigación pertinente, se interrogó entre otras personas de su entorno, a la señora Julia Gomez de la que se había divorciado, averiguándose que su ex marido Anselmo Lopez odiaba al detective por haberle cobrado dos investigaciones en vez de una y a resultas de tal contingencia su vida quedó muy alterada y en distintas ocasiones dijo ante varios testigos, que se vengaría matando al señor detective, por lo que quedó confirmado que Anselmo fue sin duda el autor del incendio. Entró en la casa durante la ausencia de sus moradores, esperó hasta el regreso de aquellos, momento en que debió pegar fuego al inmueble, pero por alguna causa imprevista no tuvo tiempo de salir, lo que le costó la vida, siendo victima de su propia acción, de su propia trampa. FIN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LARAJA DE PANDORA

LA RAJA DE PANDORA

El relato que hoy te voy a contar, aunque te parezca insólito, no lo es; bien pensado hasta yo mismo a veces dudo de su autenticidad, y creo que lo he debido soñar, posiblemente por haber pasado ya muchos años de aquel día en que me encontraba hablando con un amigo de aproximadamente mi edad,( unos cincuenta años,) bajo un agradable sol de primavera en un banco del paseo de mi barrio, envueltos por el sonido estridente de los altavoces de un bar cercano que en esos momentos difundían una bella melodía del cantante de moda Antonio Machin
Resultó que apenas nos habíamos sentado cuando un joven de apenas treinta años se acercó a mi amigo y lo saludó sonriendo con evidente simpatía.
-Hola Andrés: Que es de tu vida?
-Hombre Carlos: ¡Que alegría! ¿Dónde te has metido, que hace tiempo que no se te ve por el barrio?
-Ahora he cambiado de vecindario y vivo en una zona señorial. Desde que me casé no puedes figurarte el cambio que ha dado mi vida. Hoy he venido a ver a mis padres. Ya sabes que la familia es la familia y hay que cumplir, sobre todo con los padres.
– ¿Dices que vives en zona señorial?¿Te has vuelto rico o es que trabajas en alguna casa de potentados?
-¡Jaja! ¡Nada de trabajar, ahora vivo muy bien, mi mujer gana una barbaridad y no me falta de nada: Mira …¿Ves ese Ferrari ? ¡Es mío! Además tenemos otro cochazo parecido, un Toyota eléctrico impresionante que conduce ella. Y de la vivienda ni te cuento, es un palacio en el barrio de Pedralves con una hectárea de jardines magníficos, con piscina, servidumbre y de todo, No se si contarte esto ante el señor Antonio al que no conozco mucho, pero siendo amigo tuyo no veo inconveniente, y voy a despejar vuestra curiosidad. Resulta que mi mujer es lo más bonito y hermoso que te puedas imaginar, hartos de pasar penurias decidió meterse a prostituta y no te puedes figurar lo felices que somos con lo bien que nos ganamos la vida.
Ante la cara de estupefacción que el tal Carlos acusó en mi amigo y en mí, que no sabíamos que decir, exclamó, ya no tan sonriente.
–¿Qué pasa, os habéis quedado mudos?
–Hombre, Carlos, Parece mentira que hayas dicho la barbaridad de que tu mujer se ha metido a puta y te extrañe nuestro asombro.
–¡Pero si no he dicho que mi mujer sea puta, he dicho que es prostituta! Una puta es cualquier cosa, pero para ser prostituta hay que ser muy guapa, las feas, gordas y esperpénticas no sirven, tú fijate en los videos porno y comprobarás que todas las prostitutas son hermosas y lindas.
–¿Y no es lo mismo? –Preguntó Andres con ironia , a lo que aclaró Carlos sin dejar de sonreir..
–¡Claro que no, una puta es la que se acuesta sin cobrar con uno que no es su marido al que normalmente engaña, Una prostituta es una mujer que ejerce un oficio. Ella no me engaña, ya que siempre me lo cuenta todo y paga sus impuestos!
–¡Ahora me entero que las prostitutas pagan impuestos!
— Claro que pagan impuestos, como todo el mundo. Paga impuestos en la gasolina, en el permiso de circulación, en la contribución catastral en la comida, en la ropa, en todo, hasta hace la declaración de la renta.
–Pero eso son impuestos indirectos que nada tienen que ver con el trabajo, digo yo. Sea lo que sea no veo normal que digas eso, y mi amigo supongo que piensa igual. Si tu mujer es lo que dices y a ti te parece bien, creo que deberías tenerlo en secreto, me parece a mi, o será que yo soy un antiguo; ya sabemos que la vida cambia mucho y que hoy ya nadie se asusta de nada, que los maricones se casan entre ellos, bueno quiero decir los gais, las tortilleras también, quise decir las lesbianas, las palabras ya no se consideran igual y lo que antes nos parecía soez y antinatural hoy es normal, en fin que parece que ya no queda vergüenza, las niñas apenas tienen quince años ya fornican como fieras y tienen abortos a mansalva. La vida ha evolucionado y los de mi edad no nos acostumbramos a tanta apertura y libertinaje, perdona nuestro asombro.
–¡Nada hombre, a mis padres les pasa lo mismo , no entienden nada y todo el día se lo pasan discutiendo conmigo, la verdad es que a veces se me quitan las ganas de venir a verlos.

Mientras hablábamos por la esquina apareció una joven exuberante y Andres mi amigo exclamo:
-¡La madre que la parió, que hermosura de tía!
¿Eso una hermosura? Si ves a mi mujer, te da un colapso. Respondió el tal Carlos haciendo un gesto de menosprecio mirando de soslayo a la mujer.
–¡Pues a ver cuando nos la presentas, que nos tienes intrigados, al menos a mí. – Dijo riendo, Andrés; a lo que contestó Carlos, haciendo una mueca irónica.
–Pues si tanto estás intrigado, te la puedo presentar mañana que la traeré para comer con mis padres a medio día.,. Aunque te advierto una cosa, Ni se te ocurra decir nada de lo que os he contado, a ella le gusta aparentar que nunca ha roto un plato. ¡Ya sabes como son las mujeres!
–Nada hombre, nosotros estaremos aquí sentados y parecerá que ha sido un encuentro casual!
–Pues chicos… ¡Hasta mañana sobre esta hora!
Desaparecido Carlos a bordo de su flamante automóvil, nos quedamos un rato comentando el extraño comportamiento del joven. Fui el primero en romper el silencio preguntando a mi amigo: ¿De que conoces a este macarra?
Andrés me observó como estudiando la respuesta y al fin expuso—Lo conozco desde hace unos veinte años porque vivo en la misma escalera, somos vecinos.
-¿Y siempre ha sido así de sincero?—Inquirí mordaz.
–Si quieres que te diga la verdad, nunca lo he considerado como un joven extraño, siempre lo he visto como una persona normal y corriente. No comprendo este cambio.
Tras un rato de conversación sobre el singular comportamiento de Carlos, nos despedimos acordando encontrarnos en el mismo sitio al día siguiente tal como habíamos quedado con el joven. La verdad es que mi amigo Andrés estaba muy excitado y antes de irse comentó:
Chico, no se si podré dormir pensando en la mujer de Carlos, porque no me puedo imaginar que esté más hermosa que esa que ha pasado hace un rato. ¡Que estaba buenísima!
–Verdaderamente en mi también se despertó gran curiosidad por ver a aquella señora. Nunca pensé que una persona pudiese hablar así de su mujer fuese lo que fuese.
Al día siguiente, vimos pasar el Ferrari de Carlos y aparcar al final de la calle a unos cien metros ya que en las inmediaciones no había sitio. Y tal como se iban acercando observamos que la mujer llamaba poderosamente la atención de todos los viandantes con los que se cruzaban, aunque no fue hasta que empezaron a estar más cerca cuando Andrés exclamó asombrado: ¡MADRE MIA QUE MUJER! ¡ESO NO ES UNA MUJER, ESO ES UN PRODIGIO DE LA NATURALEZA! En efecto aquella criatura era lo más bonito y hermoso que yo hubiese visto nunca, su cara era tan linda y angelical, con unos ojos precioso y unos labios carnosos bajo una nariz perfecta, era como una criatura del Cielo, Calculé que tendría unos veinte años, una mata de pelo negro que le llegaba a la cintura, se apoyaba en un cuerpo perfecto lleno de curvas finalizando en unas piernas largas y tersas. Sin duda Carlos tenia razón. Andrés parecía transpuesto ante tal imagen, sus ojos parecía que se le iban a salir de sus cuencas a la vez que por la comisura de su boca empezó a salir una especie de baba asquerosa, Y cuando los dos jóvenes estuvieron junto a nosotros mi amigo pareció apaciguarse, se pasó el reverso de la mano secándose los labios y dijo con audacia. —Bueno, Carlos, preséntanos a tu mujer.
Carlos nos miró sarcástico al notar el impacto que su mujer había operado en nosotros y dijo:
–Os presento a Pandora, mi mujer. –Después dirigiéndose a Pandora nos la presentó en los siguientes términos:–Estos señores son amigos del barrio, este es Andrés mi vecino y este otro, Antonio, el técnico de Universal electrónica.
Le dimos la mano y unos besos en las mejillas a la preciosa joven.
Al besar a aquella señora sentí en todo mi ser un ramalazo de lujuria que logré disimular con gran pericia, no así Andrés que ni corto ni perezoso se dirigió a Carlos en tono amistoso, algo sospechoso.
–Supongo que no tendrás inconveniente en que invite a Pandora a ver mi piso, a ti no te invito porque ya lo conoces de antes de cuando eras un crio.
No comprendí que de extraordinario pudiera haber en la vivienda de Andrés, un solterón sin importancia. Sin embargo me sorprendió la respuesta de ella que le contestó como lo más natural del mundo.
–Será un placer pero tendrá que ser una cosita breve ya que a las dos tenemos que estar en casa de los padres de Carlos para comer.
Y ante la mirada inexpresiva de su marido, Pandora se alejó con Andrés rumbo al edificio del que traspasaron la puerta minutos después.
Y allí, sin saber que decir me quedé con Carlos sin atreverme siquiera a mirarle a la cara. Fue el, el que al poco rompió el silencio con estas palabras:
–Esto de ser un macarra cabrón es muy duro, no te lo puedes figurar, a veces no sé como puedo aguantar, y si lo hago es porque la quiero mucho, todo es por eso por mi amor por ella ¿Y sabes como la llaman? Los marinos americanos de la sexta flota la llaman la Raja de Pandora, seguramente por el precio que les pone por su raja, que dicen que es muy estrecha, como de una virgen
Oir aquello me daba vergüenza ajena, mi tez debió ponerse roja ya que el me observaba y añadió:
–No tengas pudor, si quieres ir con ella, por ser un amigo no te cobramos nada, estas invitado, me pareces buena persona.
Ante tales argumentos me encendí furioso y le espeté con desprecio.
–Yo no soy un putero, gracias y perdona pero creo en Dios y sus diez mandamientos en los que ordena: No desearás la mujer de tu prójimo. No comprendo como puede haber personas como vosotros.
Carlos se quedó sorprendido por mi contestación y alegó poniendo en su voz cierta tristeza.
–Verdaderamente eres especial y mientras ellos se revuelcan que es lo que estarán haciendo te contaré mi problema. Esto no se lo he contado a nadie, si te lo cuento a ti es con la condición de que guardes el secreto.
Cuando me casé con Pandora éramos muy felices, pero como teniente del ejército debí ir a combatir a Africa y en una escaramuza fui herido en mis partes quedando sin nada, sin pene ni testículos, inutilizado completamente para cualquier acto sexual. El caso es que ella es muy apasionada y fogosa, y aquello nos cayó como una bomba atómica; nosotros que no pasaba un día sin que nos comiéramos vivos fornicando y haciendo mil diabluras sexuales como conilingus, felaciones y similares entonces nos encontramos convertidos en simples vegetales en la flor de la vida. Y un día cuando regresé la sorprendí entregada haciendo una felación a otro. Estuve a punto de matarla, pero tanto la quería que la perdoné; en aquel momento comprendí que ella no era culpable de nada , ella era y es muy apasionada tanto como la que más, y no es una ninfómana viciosa, es una mujer que merece disfrutar de la vida , del sexo del hombr, no solo de cunilungos. Después la tuve que perdonar varios deslices más, No puedo ni imaginar la separación, estoy enamoradísimo de ella, ella es mi vida y desde aquellos días en que la sorprendí con otros, nunca me ha vuelto a engañar, cada día me cuenta con quien a estado fornicando y todo lo que ha disfrutado haciendo las variantes típicas del sexo, de lo que yo me congratulo. Al principio la dejé que se acostase con quien quisiera pero ella misma pensó que dada nuestra penosa situación económica podría sacar dinero de su belleza y adoptó el sexo como su trabajo, por eso ahora cobra una buena cantidad por los servicios que hace y por eso nos hemos hecho ricos, Pandora vale mucho, empezó en un prostíbulo de mala muerte en el barrio chino, con marineros y gente de poca entidad, pero enseguida fue ascendiendo de categoría pasando de acostarse con chusma a personas de gran prestigio, después se pasó al cine, haciendo películas porno que son muy bien pagadas, donde esta catalogada como la primera actriz mundial del genero.
Cuando Carlos terminó su relato, yo no sabia que decir, me encontraba completamente sorprendido de aquella franqueza siendo el primer día en que me conocía…Así que tras unos instantes de titubeo le pregunté.
–¿Todo esto que me has revelado lo vas contando a todo el mundo?
Carlos abrió los ojos desmesuradamente como si no hubiese comprendido y exclamó mirándome con cierto rencor:
–¿Por quien me has tomado? Si te cuento mi desgraciada historia es porque necesito compartirla con alguien especial, alguien generoso que me comprenda y cuando has dicho que te riges por los diez mandamientos de Dios he comprendido que tú eres esa persona tan buscada. Sé que es mucho pedir pero me gustaría que tú fueses mi amigo. Amigo al que le pudiera contar todo sabiendo que entre nosotros sería confidencial, necesito descargar y compartir mi infortunio en alguien que me comprenda y respete. Y no me malentiendas, a mi me gustan las mujeres.

Esta bien Carlos, seremos amigos… ¿Pero nunca se te ha ocurrido que alguna solución médica puede haber para remediar tu problema? ¿No has intentado que te hagan un transplante? Hoy día se hacen transplantes de cualquier cosa.
–SI amigo, lo he intentado todo, pero no existe aún ninguna solución quirúrgica que me devuelva al estado normal.
Una hora larga después Andrés y Pandora regresaron tan ufanos, como si tal cosa y ella dijo. Nunca he visto un piso tan hermoso. ¡Para que luego digan que el tamaño no importa!
No creo que el tamaño de la vivienda de Andrés la hubiera sorprendido viviendo ellos en una mansión como un palacio según dijo su marido, pero no quise decir nada que incomodase a Carlos y simplemente me puse a mirar a lo lejos, a unas nubecillas y el vuelo de algunas golondrinas.
-Desde entonces, presumiendo de que no le cobraban nada Andres hacia visitas a Pandora de vez en cuando, el mismo me lo contó muchas veces escabrosamente con todo lujo de detalles. Incluso me regaló una grabación de video de casi dos horas donde se veia toda la esplendidez de ambos fornicando en todas las posiciones imaginables.
–No te puedes figurar como se mueve Pandora cuando hacemos el amor y como jadea cuando llevamos un rato dale que te pego, es una fiera y no te digo nada cuando utiliza la boca, me vuelve loco loco. Es una de esas que traga lo que haya que tragar sin manías y cada vez me gusta más. No comprendo por que no te aprovechas tú también: Ella siempre me da recuerdos para ti se nota que le gustas
Y así fue pasando el tiempo, Carlos de vez en cuando me llamaba al teléfono y me contaba sus cosas hasta que un día Andrés me dijo que se había enfadado con ellos porque le quisieron cobrar.
–¿Pero que se habrán creído? ¡Cobrarme a mí que me he portado tan bien!
Carlos me contó que su mujer se había hartado de Andrés al que ya lo encontraba viejo y lo cambió por un joven como amante preferente,( Amante preferente era amar sin intereses económicos, gratis)

Años después, Andrés murió en un accidente de circulación y el contacto con Carlos y Pandora a través del teléfono se fue distanciando hasta desaparecer y quedar aquello en mi recuerdo. Pero un día se presento en mi taller Pandora y Carlos para que les mirase un receptor de TV averiado y pude constatar que seguía espléndida como si los años, (Ya debía haber pasado de los cuarenta) no le hicieran mella, el estaba algo más viejo y cuando me dieron la dirección para ir a reparar el TV de su mansión ella dijo, guiñándome un ojo y dedicándome una encantadora sonrisa:–Así conocerás al resto de la familia.
Supuse que se debía referir a algún hermano o similar pero cuando llegué me quedé sorprendido, el resto de la familia eran dos niños y dos niñas, el mayor era un negrito de unos siete años, los demás, un niño chino, y las dos niñas me parecieron sudamericanas, el caso es que él me los presentó como sus hijos. Ignoro si notaron mi sorpresa pero por delicadeza no me atreví a preguntar nada y me fui lleno de incertidumbre.

Fin

LA CAJA DE PANTOJA

La caja de Pantoja

(Relato erótico)

La luz que provenía de un foco de la esquina de la calle, tras atravesar la oscura estancia dibujaba la silueta del cadáver de aquella vieja gloria del paralelo barcelonés sobre la pared amarillenta y desconchada.
La vieja señora vivía sola en aquel cuchitril de una sola habitación de apenas seis metros cuadrados sin un armario que guardase los montones de trapos que ocupaban dispersos hasta debajo del humilde lecho y que se suponía eran la ropa de cama y los andrajos que normalmente vestía la vieja desdentada; dos puertas una del WC y la otra a un pasillo lleno de cajas y bolsas repletas de cartones papeles y restos de metales dejaban apenas paso a una pequeña cocina y a la puerta de la escalera.
Hacía varios días que nadie había visto a Isidora Pantoja. Los vecinos empezaron a preocuparse cuando advirtieron que de la vivienda salía un olor apestoso creciente.
Llamaron a la policía y aquellos a los bomberos que derribaron la puerta al no servirles de nada el tratar de llamar al timbre y no recibir respuesta.
No tendría sentido seguir contando nada si no conocemos antes como había llegado a esta situación la que años atrás fuera una famosa vedette apetecida por todos los hombres que la veían, y que pocos la pudieron conocer a fondo como vulgarmente se dice.
Según pudimos averiguar la Isis como se hacia llamar artísticamente Isidora Pantoja había tenido pretendientes de alcurnia, como el alcalde de una ciudad cercana que le regaló infinidad de obsequios de gran valor entre ellos un fascinante diamante que nadie se atrevió a tallar por temor a que se borrase el arco iris que se translucía en todas sus facetas.
Otro, poderoso empresario gustaba de lucirla llevándola a los más elegantes restaurantes y hoteles comprándole joyas y poniendo en su cuenta bancaria sumas importantes de dinero. Lamentablemente, el anterior amante, fue encarcelado acusado de no pagar los impuestos que le correspondían y por evasión de divisas. Este señor se quedaba millones de los contribuyentes haciendo grandes obras que titulaba de mejoras en calles plazas y edificios , con el sencillo sistema que siempre han efectuado los políticos corruptos , dando el trabajo a un digamos amigo, al que le pedía presupuesto y acordando cargar en la factura del final de obra un par de millones más para él y que después blanqueaba poniéndolo fuera de circulación en algún paraíso fiscal. Murió en la cárcel de forma misteriosa. Y así, de esta forma, un amante importante sustituía a otro no menos importante, contando en pocos años con varios hasta que se enamoró de un actor que la maltrató continuamente de forma chulesca si no hacia cuanto el quería como que se acostase con todo aquel que a el le parecía idóneo por su poder financiero y para ver como ella fornicaba y le chupaba el pene, produciendo en él gran emoción que al final terminaba, una vez se habían ido el fornicador, dándole a la hermosa mujer una buena paliza si no se esmeró lo suficiente con el cliente, o le parecía que se había excedido. Sin embargo, al contrario de lo que hubiera sido normal en otro caso, a Isis estas palizas le entusiasmaban enamorándose más y más de aquel chulo macarra que no solo se aprovechaba sexualmente y la atizaba de lo lindo si no que le requisaba todo lo que ganaba, tanto lo que obtenía follando como una loca, si no también el sueldo del cabaret o teatro donde actuaba.
Un día el actor macarra tropezó en un tugurio con otro macarra aún más chulo que él. Se llamaba el Choclo. Hay que aclarar que choclo, es el nombre que se da en muchos países de Sud America a la panocha de maíz y en los ambientes prostibularios se refiere al tamaño del pene del chulo o macarra en cuestión que en el caso que nos ocupa era tan considerable como una panocha .
–¿Tú eres el que chulea a Isis la vedette? Pregunto el Choclo a El Sebas en cuanto lo vio bebiendo en una mesa con varios amigos y amigas entre ellas la Pantoja
–¿Y a ti que te importa? – Le contestó el Sebas de mala gana
-Mira si me importa que te la voy a quitar por las buenas o por las malas.- Fue la aclaración del argentino, escupiendo las palabras mientras esgrimía una sonrisa, añadiendo, Esta hembra no es para un maricón como tú, necesita una buena polla como la mía.
Al oír eso, el Sebas rompió una botella de vino que tenia a mano y se abalanzó como un loco esgrimiendo el resto de tal arma, sobre el Choclo que lo esquivó y no dudó en atacarlo con una silla destrozándola en la cabeza de su contrincante, que tuvo que ser socorrido por sus amigos mientras los camareros lo sujetaban a él.
El Choclo terminó encarcelado durante tres años hasta que se consideró que se limitó a defenderse del Sebas el cual pese a ser ingresado con urgencia en el hospital fallecería tres días después de la pelea a consecuencia de las heridas que tenia en la cabeza por la que se dijo sálianle los sesos.
En le juicio al que asistió la Pantoja, esta al ser interrogada declaró que el Sebas era un chulo de muy mal carácter que atacó al Choclo y este como es natural no tuvo más remedio que defender su vida.
Nadie esperaba tales argumentos de aquella mujer a la que le habían matado su amante, y aún fue más la sorpresa de todos cuando la vieron acompañada tan campante y feliz del argentino por toda Barcelona
El Choclo, resulto un macarra peor que el Sebas y seguramente por su extraordinario pene las otras prostitutas que el negociaba empezaron a ponerse celosas de la Pantoja por ser la preferida del chulo. Pronto se inició un malestar general en el grupo pero las cosas ya nunca funcionaron igual, la Conchí, que antes gozase del falo del Choclo, como la puta favorita, organizó la estampida, quedando el macarra y la vedette solos en poco tiempo, las prostitutas se buscaron otros chulos y no se sabe como fue pero algún tiempo después apareció el cadáver del Choclo flotando sobre las aguas del puerto.
Como si una maldición hubiera caído sobre la Pantoja pocos eran los que se atrevían a dejarse ver en su compañía. Su fama de mujer fatal se esparció por doquier y entonces se inició un periodo decadente un periodo en el que no solo su suerte se tornó esquiva si no que los años hicieron lo mismo con su figura. La Pantoja perdió su status en el teatro de revista quedando poco a poco sin dinero en el banco y tuvo que ir vendiendo joyas y otras
Pertenencias hasta que llegó a malvender su lujoso ático de la Diagonal que un día le regalase uno de sus múltiples amantes millonarios.
El dinero conseguido se esfumó demasiado rápido. Acostumbrada a vivir aparentando grandeza, se quedó en la ruina y para subsistir no encontró otra salida que hacer las esquinas del barrio de la Barceloneta quemando los últimos vestigios de su belleza follando con los marinos que por allí circulaban borrachos.
Ya ni un macarra se fijaba en ella cuando se cambió al barrio chino barcelonés alquilando el estudio donde al final falleció como ya sabemos. Finalmente hacia pajas en los cines y algún otro lugar como la tierra negra, o el sector de marina. Algunos días tenia que buscar por las basuras para poder comer algo. O ir a algún comedor social.
Isis había muerto y el pequeño cuchitril tenía que sanearse, por lo que enseguida se inició el trabajo de desescombro tras el entierro que se tuvo que hacer costeado de caridad. Durante más de dos días se estuvieron sacando bolsas de basura papeles, cartones y restos de metales apareciendo dos gatos muertos entre aquel amasijo de inmundicias y una caja negra como una pequeña caja de caudales cuya llave ni combinación se encontró por parte alguna teniendo que abrirla un cerrajero que lo hizo cortando las bisagras y destrozando la cerradura.
Fue entonces cuando se abrió aquella caja que los presentes se quedaron asombrados, la caja estaba llena de billetes de diez mil pesetas sumando en total cincuenta millones y lo más asombroso fue que en el fondo envuelto en un pañuelo ensangrentado y cuyo ADN resulto del Choclo había un diamante valorado en trescientos millones. El Diamante arco iris.

Fin

LA CAJA DE PANTOJA (Relato erótico)

La caja de Pantoja

(Relato erótico)

La luz que provenía de un foco de la esquina de la calle, tras atravesar la oscura estancia dibujaba la silueta del cadáver de aquella vieja gloria del paralelo barcelonés sobre la pared amarillenta y desconchada.
La vieja señora vivía sola en aquel cuchitril de una sola habitación de apenas seis metros cuadrados sin un armario que guardase los montones de trapos que ocupaban dispersos hasta debajo del humilde lecho y que se suponía eran la ropa de cama y los andrajos que normalmente vestía la vieja desdentada; dos puertas una del WC y la otra a un pasillo lleno de cajas y bolsas repletas de cartones papeles y restos de metales dejaban apenas paso a una pequeña cocina y a la puerta de la escalera.
Hacía varios días que nadie había visto a Isidora Pantoja. Los vecinos empezaron a preocuparse cuando advirtieron que de la vivienda salía un olor apestoso creciente.
Llamaron a la policía y aquellos a los bomberos que derribaron la puerta al no servirles de nada el tratar de llamar al timbre y no recibir respuesta.
No tendría sentido seguir contando nada si no conocemos antes como había llegado a esta situación la que años atrás fuera una famosa vedette apetecida por todos los hombres que la veían, y que pocos la pudieron conocer a fondo como vulgarmente se dice.
Según pudimos averiguar la Isis como se hacia llamar artísticamente Isidora Pantoja había tenido pretendientes de alcurnia, como el alcalde de una ciudad cercana que le regaló infinidad de obsequios de gran valor entre ellos un fascinante diamante que nadie se atrevió a tallar por temor a que se borrase el arco iris que se translucía en todas sus facetas.
Otro, poderoso empresario gustaba de lucirla llevándola a los más elegantes restaurantes y hoteles comprándole joyas y poniendo en su cuenta bancaria sumas importantes de dinero. Lamentablemente, el anterior amante, fue encarcelado acusado de no pagar los impuestos que le correspondían y por evasión de divisas. Este señor se quedaba millones de los contribuyentes haciendo grandes obras que titulaba de mejoras en calles plazas y edificios , con el sencillo sistema que siempre han efectuado los políticos corruptos , dando el trabajo a un digamos amigo, al que le pedía presupuesto y acordando cargar en la factura del final de obra un par de millones más para él y que después blanqueaba poniéndolo fuera de circulación en algún paraíso fiscal. Murió en la cárcel de forma misteriosa. Y así, de esta forma, un amante importante sustituía a otro no menos importante, contando en pocos años con varios hasta que se enamoró de un actor que la maltrató continuamente de forma chulesca si no hacia cuanto el quería como que se acostase con todo aquel que a el le parecía idóneo por su poder financiero y para ver como ella fornicaba y le chupaba el pene, produciendo en él gran emoción que al final terminaba, una vez se habían ido el fornicador, dándole a la hermosa mujer una buena paliza si no se esmeró lo suficiente con el cliente, o le parecía que se había excedido. Sin embargo, al contrario de lo que hubiera sido normal en otro caso, a Isis estas palizas le entusiasmaban enamorándose más y más de aquel chulo macarra que no solo se aprovechaba sexualmente y la atizaba de lo lindo si no que le requisaba todo lo que ganaba, tanto lo que obtenía follando como una loca, si no también el sueldo del cabaret o teatro donde actuaba.
Un día el actor macarra tropezó en un tugurio con otro macarra aún más chulo que él. Se llamaba el Choclo. Hay que aclarar que choclo, es el nombre que se da en muchos países de Sud America a la panocha de maíz y en los ambientes prostibularios se refiere al tamaño del pene del chulo o macarra en cuestión que en el caso que nos ocupa era tan considerable como una panocha .
–¿Tú eres el que chulea a Isis la vedette? Pregunto el Choclo a El Sebas en cuanto lo vio bebiendo en una mesa con varios amigos y amigas entre ellas la Pantoja
–¿Y a ti que te importa? – Le contestó el Sebas de mala gana
-Mira si me importa que te la voy a quitar por las buenas o por las malas.- Fue la aclaración del argentino, escupiendo las palabras mientras esgrimía una sonrisa, añadiendo, Esta hembra no es para un maricón como tú, necesita una buena polla como la mía.
Al oír eso, el Sebas rompió una botella de vino que tenia a mano y se abalanzó como un loco esgrimiendo el resto de tal arma, sobre el Choclo que lo esquivó y no dudó en atacarlo con una silla destrozándola en la cabeza de su contrincante, que tuvo que ser socorrido por sus amigos mientras los camareros lo sujetaban a él.
El Choclo terminó encarcelado durante tres años hasta que se consideró que se limitó a defenderse del Sebas el cual pese a ser ingresado con urgencia en el hospital fallecería tres días después de la pelea a consecuencia de las heridas que tenia en la cabeza por la que se dijo sálianle los sesos.
En le juicio al que asistió la Pantoja, esta al ser interrogada declaró que el Sebas era un chulo de muy mal carácter que atacó al Choclo y este como es natural no tuvo más remedio que defender su vida.
Nadie esperaba tales argumentos de aquella mujer a la que le habían matado su amante, y aún fue más la sorpresa de todos cuando la vieron acompañada tan campante y feliz del argentino por toda Barcelona
El Choclo, resulto un macarra peor que el Sebas y seguramente por su extraordinario pene las otras prostitutas que el negociaba empezaron a ponerse celosas de la Pantoja por ser la preferida del chulo. Pronto se inició un malestar general en el grupo pero las cosas ya nunca funcionaron igual, la Conchí, que antes gozase del falo del Choclo, como la puta favorita, organizó la estampida, quedando el macarra y la vedette solos en poco tiempo, las prostitutas se buscaron otros chulos y no se sabe como fue pero algún tiempo después apareció el cadáver del Choclo flotando sobre las aguas del puerto.
Como si una maldición hubiera caído sobre la Pantoja pocos eran los que se atrevían a dejarse ver en su compañía. Su fama de mujer fatal se esparció por doquier y entonces se inició un periodo decadente un periodo en el que no solo su suerte se tornó esquiva si no que los años hicieron lo mismo con su figura. La Pantoja perdió su status en el teatro de revista quedando poco a poco sin dinero en el banco y tuvo que ir vendiendo joyas y otras
Pertenencias hasta que llegó a malvender su lujoso ático de la Diagonal que un día le regalase uno de sus múltiples amantes millonarios.
El dinero conseguido se esfumó demasiado rápido. Acostumbrada a vivir aparentando grandeza, se quedó en la ruina y para subsistir no encontró otra salida que hacer las esquinas del barrio de la Barceloneta quemando los últimos vestigios de su belleza follando con los marinos que por allí circulaban borrachos.
Ya ni un macarra se fijaba en ella cuando se cambió al barrio chino barcelonés alquilando el estudio donde al final falleció como ya sabemos. Finalmente hacia pajas en los cines y algún otro lugar como la tierra negra, o el sector de marina. Algunos días tenia que buscar por las basuras para poder comer algo. O ir a algún comedor social.
Isis había muerto y el pequeño cuchitril tenía que sanearse, por lo que enseguida se inició el trabajo de desescombro tras el entierro que se tuvo que hacer costeado de caridad. Durante más de dos días se estuvieron sacando bolsas de basura papeles, cartones y restos de metales apareciendo dos gatos muertos entre aquel amasijo de inmundicias y una caja negra como una pequeña caja de caudales cuya llave ni combinación se encontró por parte alguna teniendo que abrirla un cerrajero que lo hizo cortando las bisagras y destrozando la cerradura.
Fue entonces cuando se abrió aquella caja que los presentes se quedaron asombrados, la caja estaba llena de billetes de diez mil pesetas sumando en total cincuenta millones y lo más asombroso fue que en el fondo envuelto en un pañuelo ensangrentado y cuyo ADN resulto del Choclo había un diamante valorado en trescientos millones. El Diamante arco iris.

Fin

EL NOBEL Y YO

EL NOBEL Y YO
ANTONIO LARROSA DIAZ Y EL PREMIO NOBEL DE LITERATURA

Siempre he sospechado que los premios literarios están concedidos antes de escribirse la obra, son maquinaciones comerciales lógicas en estos tiempos de listos y tontos, sin embargo aqui me tenéis nominado nada menos que para el Nobel sin comerlo ni beberlo. Agradezco la buena intención del promotor de esa idea y este es el tema que por fortuna pasó sin pena ni gloria.

Lista creada por El Moscón.
Publicada el 19.10.2009 a las 21:33h.
Clasificada en la categoría Cultura.
La lista SI admite que sus elementos sean votados.
La lista NO admite que otros usuarios añadan nuevos elementos.
La lista no tiene tags.

Último acceso 19.10.2009 (VOTOS Y LISTA CERRADA)

Esta es una lista de apoyo a la candidatura de ANTONIO LARROSA DIAZ, nuestro escritor residente de 20Minutos, al NOBEL de literatura.
Dale un voto si crees que se lo merece.
Y recuerda que a Obama se lo han dado sin hacer nada. Antonio por lo menos ha escrito algo.

Estos son los elementos de la lista (destacada). ¡Vota a tus favoritos!

1. Antonio Larrosa

http://www.antoniolarrosa.com/biografia.htm

¡Ayuda a Antonio Larrosa a conseguir el nobel de literatura!
Ha recibido 125648 puntos

Vótalo:

1 pto
2 pto
3 pto
4 pto
5 pto
Bienvenido
Con las Listas de 20minutos.es puedes crear tu propio top y leer y votar los del resto de usuarios. Ver más

Cine, música, televisión, deportes, sitios de tu ciudad, lo mejor y lo peor… El tema lo eliges tú. Envía tus listas sobre lo que quieras y compártelas con el resto de lectores. Regístrate y crea tu lista ahora mismo.

Crear una nueva lista

Encuentra una lista al azar

Busca una lista

* Herramientas que cambiaron la historia de la humanidad * Publicada por fiebre azul – 07.07.2011
25 AÑOS DE PELÍCULAS PIXAR Publicada por MJD – 03.07.2011
Las mejores canciones de Glee Publicada por francisjavinico – 05.07.2011
* FACUNDO CABRAL * (Canciones y reflexiones) Tributo * 22 mayo 1937 – 9 julio 2011 Publicada por fiebre azul – 09.07.2011
¡Homer y su familia se van de viaje! (Lugares visitados por los Simpson) Publicada por yefred07 – 04.07.2011
Ver más listas

Listas favoritas de los usuarios
MOST BEAUTIFUL NATIONAL FLAG IN THE WORLD! BANDERA MÁS BONITA DEL MUNDO! BANDEIRA MAIS BONITA DO MUNDO! Publicada por KARLOSH – 20.05.2008
* GRANDES MISTERIOS SIN RESPUESTA * Publicada por fiebre azul – 16.02.2009
**GUIA DE CUMPLEAÑOS DE USUARIOS 20 minutos** Publicada por javier7md – 19.12.2008
Las Coincidencias Más Asombrosas Publicada por Giugi – 16.03.2009
¡Imperios más poderosos de la historia! Publicada por Venhut – 08.12.2010
Ver más listas

Tags populares
2011
actrices
cantantes
cine
concurso
demilovato
disney
españa
famosas
famosos
guapas

ALGUNOS DIAS EN 20 MINUTOS

null

    Entradas etiquetadas como ‘antonio larrosa’

    « Entradas anteriores
    Larrosa: historia de una reconciliación
    21 DE JULIO DE 2009
    1 0
    Antonio Larrosa (escritor malo, malo)

    Hola señor becario: le envío una foto para que la publique si quiere. Es de la semana pasada en la bahía de San Antonio de Ibiza, donde hacía un frío impropio de este tiempo. Que mis amigos y detractores vean que no los olvido.

    Critiqué su actitud al decir que se retiraba temporalmente, él se sintió engañado y maltratado por mí, luego le pedí perdón, él también rectificó… en fin, que volvemos a ser amigos, le pese a quien le pese. Yo no podía imaginar un verano sin ver a Don Antonio en la playa, como si fuera uno más de los chavales de ‘Un golpe de suerte’ (serie que me dicen ha mejorado un poquito desde su inicio).

    Ahora, y a petición de Sara, Larrosa nos escribe una carta de cómo van sus ‘vacas’. La reproduzco tal cual, sin correcciones ni nada para que no pierda fuerza:

    Hola amigos hace quince días estuve en Ibiza y no pude casi ni salir del hotel pues no paró de llover y hacia un frío de mil polos Nortes y Sures, asi que me pasé la mayor parte del tiempo como siempre, (Haciendo comentarios en 20 Minutos) y jugando a las cartas con mi mujer, Os envío esta fotografía para que veáis que no olvido a mis amables lectores y también a mis detractores a los que también aprecio siempre que se comporten con dignidad y respeto, pues a veces me hacen salirme de mis casillas, uno dentro de sus limitaciones también es humano. Muchas veces me preguntan en mi correo porque soy tan clicoso. Hoy os lo voy a contestar aprovechando esta oportunidad que me viene de perlas. Hace poco me jubilé y me dije : Ahora podré dedicar más tiempo a escribir y a que me lean . Desde hace muchos años he ido escribiendo pequeñas narraciones en diarios y revistar y hasta publiqué alguna novela por editores de poca monta y que como yo tampoco soy gran cosa resultaron estruendosos fracasos. Pues bien cuando me dedique a escribir , empecé por hacerlo en blogs literarios donde personas muy letradas me acogían con dignidad y respeto , pero a mi web apenas llegaban de 20 a 30 visitas así que empecé a bucear por otras latitudes haciendo comentarios en otros lugares como periódicos de todas clases y nacionalidades aumentando las visitas tras tanto escribir a unas cuarenta a cincuenta visitas diarias , (Siempre que hacia un experimento con un sitio nuevo lo hacia durante una semana) por eso llegó el día en que decidí probar con los diarios gratuitos y así estuve haciéndolo durante casi dos meses infructuosos hasta que llegué a 20minutos donde el primer día conseguí ciento veintiseis ,cantidad que me dejó asombrado . Así que desde entonces me he dedicado a este diario llegando a mi record de 1354 visitas en un día ahora tengo en este momento 158200, visitas y 234000 hits. en nueve meses y la verdad es que aún no se me ha quitado la sed y seguiré dando el tostón con el clica, pues es más sencillo que poner un enlace, enlace que también hay en otros sitios diversos como amigos blogueros que no nombro no sea que se molesten y también en los tres clubs de fans. donde podéis clicar desde mi web, Tengo un montón de propuestas para publicar mis cosas en algunas editoriales pero no publicaré nada si no es una editorial de prestigio que haga que me lea mucha gente, pues prefiero que me lean muchos sin ganar nada a que me lean cuatro gatos insignificantes ganando algo. y eso es todo, ahora ya podéis empezar a dedicarme palabras elogiosas o detractoras , todo vale siempre que no sobrepaséis los limites de las buenas formas así nadie se enfadará y todos tan contentos ¿Vale? Un abrazo a todos.

    PD: Don Antonio, la camisa y el chándal no casan, pero es una combinación a la que tengo cariño. Le faltan los zapatos y unas gafas con cordón para ser igual que mi EGB. Por cierto, le aprecio por cosas como ésta, que son las que, en mi opinión, hacen grande a una persona:

    Envía el post:

    http://www.wikio.es

    Tags: antonio larrosa, ibiza, reconciliacion | Almacenado en: Lo más friki (Greatest Hits)
    163 comentarios

    Antonio Larrosa me ha engañado
    13 DE JUNIO DE 2009
    0 0
    ¿Os suena esto de algo?

    De momento, como estoy muy confuso con tantos problemas , pues cada día entiendo menos esta sociedad en la que me ha tocado vivir, y no veo por ningún lado que mis esfuerzos sirvan para nada, nada más que para despertar la risa de cuatro niñatos, me voy a tomar un tiempo de reflexión antes de iniciar otra campaña, si es que me quedan ganas de hacerla, pues pienso que ya no estoy para más trotes y palos.

    Efectivamente y sí. Es el final del mail que me envió el gran Antonio Larrosa, en el que me comunicaba su falsa retirada temporal. Y digo falsa porque le he pillado comentando en otro sitio. No me molesta que me haya puesto los cuernos, pero sí que me haya mentido. ¿Por qué, Antonio? ¿Por qué?

    PD1: Sólo una cosita más, don Antonio. Lo de “hislas” me duele hasta a mí (suerte que sé que lo hace a propósito, jeje).

    PD2: Le he echado mucho de menos y el blog no ha vuelto a ser lo mismo, pero debo mantenerme firme. Mientras no me dé una buena explicación, nada de nada. Y no me vale que haya vuelto a comentar mi blog. A buenas horas.

    PD3: Sara, en serio, esto me duele a mí mucho más que a ti.

    Envía el post:

    http://www.wikio.es

    Tags: antonio larrosa, mentira, retirada | Almacenado en: El becario ‘cazatalentos’, El becario investigaciones, Lo más friki (Greatest Hits)
    82 comentarios

    Antonio Larrosa se retira de momento, enfadado… y defendiendo al Rey
    31 DE MAYO DE 2009
    0 0
    Nuestro reconocido escritor Antonio Larrosa me envía esta carta en la que no deja títere con cabeza y anuncia, con disgusto, un periodo de reflexión.

    Hola señor becario, le envío una carta para que la publique usted y le dé una alegría a los cuatro niñatos de siempre. Espero que la mantenga puesta al menos un dia completo para que se enteren el mayor numero de personas.

    He pasado por el blog y no he dejado ningún comentario, pero he leído algunas cosas (otras las he dejado para el dia que tenga más tiempo).

    Lo que he descubierto es que eres de ideas republicanas, lo que no te censuro en absoluto, pues mi padre también lo era y siempre estábamos discutiendo, y no por eso dejábamos de estimarnos . Respeto tu ideología y la verdad es que sobre la democracia siempre he dicho que es “un cadalso en el que te dejan escoger al verdugo”. Y sobre la Monarquía, si quieres que te diga la verdad, soy pragmático y sólo me apoyo en el precio y la calidad de las cosas, y hasta ahora el precio me ha parecido razonable y la calidad buena, comparando con otras naciones que también tienen una forma u otra de gobierno.

    A mí siempre me ha parecido que su Majestad ha cumplido muy bien su papel como el mejor diplomático. Y como las cosas han ido bien hasta ahora, pues eso, que cuando todo va bien, todo parece estar bien. Lo malo es que ahora las cosas se están torciendo y, ante la impasibilidad del gobierno, pienso que el Rey ya debería haber intervenido.

    Sin embargo, por las cosas que leo de sus detractores, da la impresión que estén preparándose para decir “ahí os quedáis”, porque como ya dijo mi abuelo, “que por mí no se derrame ni una gota de sangre española”, y esas cosas hacen que mi fortaleza se tambalee un poco . Yo espero que el Rey actúe antes de que pase como la otra vez con los socialistas gobernando.

    De momento, como estoy muy confuso con tantos problemas , pues cada día entiendo menos esta sociedad en la que me ha tocado vivir, y no veo por ningún lado que mis esfuerzos sirvan para nada, nada más que para despertar la risa de cuatro niñatos, me voy a tomar un tiempo de reflexión antes de iniciar otra campaña, si es que me quedan ganas de hacerla, pues pienso que ya no estoy para más trotes y palos.

    Pero vamos a ver, don Antonio, ¿de dónde saca usted esas conclusiones? ¿Nos hemos vuelto todos locos? ¿Qué pretende exactamente que haga el Rey?

    Su carta me ha dejado realmente asustado. ¿Republicano yo? Bueno, quizá un poco y sólo a veces, porque le recuerdo que doña Letizia es una de mis defendidas por excelencia. ¿Por qué? Eso ya no sabría explicárselo. Me cae bien. ¿Y el Rey? Pues si le digo la verdad, ni fu ni fa. De todas formas, si lo dice por algún comentario que le he borrado… estaba bien borrado (y no diré más).

    Sobre lo de dejarlo, si es porque le cansa, lo entiendo. Pero por los palos, no. Don Antonio, usted se ha creado un personaje y ha entrado al trapo. No hay que admitir el insulto, pero sí la crítica. Forma parte del juego, ¿o no?

    PD: Creo que debería reconsiderar su postura en general, y se lo digo desde el cariño sincero, vaya eso por delante. Sin su participación, este blog perdería parte del poco interés que tiene. Yo le echaría de menos, eso se lo anticipo.

    PD2: Un cotilleo. Larrosa me ha comunicado su intención de poner su novela El Film gratis en su web porque está cabreadísimo con su editorial. Dice que no ha visto ni un euro y cree que le están tomando el pelo. Un mal día.

    –> FOTO: Efe

    Envía el post:

    http://www.wikio.es

    Tags: antonio larrosa, defensor, enfado, retirada, rey | Almacenado en: El becario ‘cazatalentos’, El becario censor y ‘metepatas’, El becario investigaciones
    219 comentarios

    Antonio Larrosa tiene problemas
    09 DE MAYO DE 2009
    0 0
    Ni en uno, ni en dos… ni en tres. ¡Hasta en 11 post (en todos los que él sale) ha dejado Antonio Larrosa este mensaje! Parece que está en apuros.

    Don Antonio, a estas alturas, con la amistad que nos une y usted spammeando de esta manera. Si es que se lo tengo dicho: si tiene algún problema, me escribe y yo lo cuento, que para eso estoy. ¿No será mejor así que poner el mismo texto once veces? No se empecine y déjese ayudar hombre. ¡Cuánto orgullo!

    PD: Ya que tiene problemas con Facebook le recomiendo que pruebe Nettby, que es de la casa y está muy chulo. No se arrepentirá, lo prometo.

    Envía el post:

    http://www.wikio.es

    Tags: antonio larrosa, facebook, queja, spam | Almacenado en: El becario ‘cazatalentos’, Lo más friki (Greatest Hits)
    43 comentarios

    “Clica sobre mi nombre (es gratis)”… y supera la crisis en quince días
    01 DE MARZO DE 2009
    0 0
    Definición de eslogan (en Wikipedia)

    Frase memorable usada en un contexto comercial o político (en el caso de la propaganda) como expresión repetitiva de una idea o de un propósito publicitario para englobar tal y representarlo en un dicho.

    Parece que Antonio Larrosa ha dado un giro en su carta presentación. El “clica sobre mi nombre” ya ha sido exprimido al máximo. Ha llegado el momento de sustituir ese exitoso eslogan por otro mucho más rompedor y original: “Clica sobre mi nombre (es gratis)”.

    Podríamos decir que estamos ante la secuela del lema que le catapultó a la fama. Un nuevo mensaje matizado mordazmente con el que espera conseguir objetivos mucho más ambiciosos, como explica en uno de los comentarios que dejó el viernes en mi infumable post titulado “El movimiento se demuestra orinando”.

    “Pues estoy luchando metiéndome por todas partes desde el Palacio de la Moncloa hasta el blog más insignificante pasando por TV y que se yo escribiendo en todas partes ……He puesto un relato en mi web que se titula “Aprenda a solucionar crisis en quince días” Es muy conveniente que lo lean todas las personas para que sepan que la crisis que nos afecta puede tener solución facilmente.

    Clica sobre mi nombre (Es gratis)

    (parece que con este tema están aumentando las visitas a mi web y los hotmails aunque algunos no me gustan pues hablan bien y eso no me favorece . ya que como sabéis la crispación es lo mejor para despertar a las masas. un saludo amigos).

    ¿Será verdad que don Antonio tiene el antídoto contra la crisis? ¿Le llamará Obama? ¿Le contratará como asesor por si algún punto de su plan de rescate falla? El tiempo lo dirá. Lo único claro es que Larrosa ha hecho una investigación de las que dejan huella. ¿Cómo? Lo explica al comienzo de su relato:

    “Durante un viaje del IMSERSO, logré reunir a cierto número de ancianos que fui conociendo y consideré muy importantes para sondearles en una conversación informal entre amigos a fin de conocer sus opiniones sobre la preocupante crisis que nos afectaba.”

    PD: Aquí puedes leer el relato completo “Aprenda a solucionar crisis en quince días”, escrito por nuestro comentarista más activo, Antonio Larrosa.

    PD2: ¿Te lo perdiste? Entrevista en exclusiva con Antonio Larrosa (Primera parte) | Entrevista exclusiva con Antonio Larrosa (Segunda parte).

    PD3: Como siempre, un placer hablar de usted, don Antonio. ¡Un abrazo!

    Envía el post:

    Tags: antonio larrosa, crisis, eslogan | Almacenado en: El becario ‘cazatalentos’, Lo más friki (Greatest Hits)
    109 comentarios

    Un cumpleaños malo, malo, malo
    26 DE ENERO DE 2009
    0 0
    Efectivamente y sí, hablamos del gran Antonio Larrosa, el icono de los comentaristas, un escritor malo, malo, malo que no deja indiferente a nadie.

    El sábado fue un día muy especial para él. El sábado, don Antonio se hacía un año más viejo. ¿Cuántos? Pues creo que ‘setentayalguno’. Que conste que le pedí una foto de la celebración por correo, para que tuviésemos más datos de él, pero… como no podía ser de otra forma, y haciendo gala de las carácterísticas que le han llevado a la fama, me pasó la misma de siempre.

    El caso es que el tipo es tan carismático que me enteré gracias a muchos comentaristas que no tardaron en dejarle sus felicitaciones en los comentarios. Y es que cuando veo este tipo de cosas me emociono.

    Por eso, y sin daros más la brasa (hoy es lunes), quiero felicitarle a mi manera, dedicándole una canción de un grupo mítico. Él no merece menos:

    PD: Don Antonio, que cumpla muchos más y que nosotros lo veamos.

    Tags: antonio larrosa, cumpleanos | Almacenado en: El becario ‘cazatalentos’
    64 comentarios

    ¿El sitio oficial del spammer Larrosa?
    27 DE DICIEMBRE DE 2008
    0 0
    En el blog Red de Redes están un pelín quemados con Antonio Larrosa y conmigo por defenderle, hasta el punto de acusarme de dar cobijo a un ‘spammer’. Aquí tenéis lo que dice:

    Tras leer esto… pues que queréis que os diga. Que cada cual piense lo que quiera… y que yo me reafirmo absolutamente en todo lo que dije.

    Vale que Antonio Larrosa (como me dijo el bueno de Francisco en un mail) se da un aire al mítico ‘Chanquete’, y vale también que en ocasones pueda ser un pelín insistente, pero yo he hablado con él y os aseguro que es un señor educado, agradable y entrañable. Y como me hace gracia y no hace daño a nadie, le defiendo. Por desgracia tengo que leer muchos comentarios racistas, homófobos, crueles y sexistas como para preocuparme por alguien que tiene un 0% de mala intención y un 100% de sentido del humor.

    Es más, demuestra tener mucho más valor que yo y que muchos de los que le critican, porque da la cara y no se esconde bajo nicks falsos e imágenes chorras para dejar preciosidades como esta:

    Por último, sólo añadir que Antonio no es ningún privilegiado del Becario, sino un comentarista más al que se le borran comentarios cuando hay que hacerlo.

    PD: ¿Por qué hay tanto resentimiento?

    PD2: ¿Te parece que Antonio es un ‘spammer’ al que protejo?

    PD3: ¿Crees que me estoy riendo de alguien por tener un blog cutre?

    Tags: antonio larrosa, becario, spammer | Almacenado en: El becario ‘cazatalentos’, El becario denuncia, Lo que el becario lee
    112 comentarios

    Antonio Larrosa necesita ayuda
    13 DE DICIEMBRE DE 2008
    0 0
    “Por favor, pide ayuda de mi parte”. Esta fue la petición que me trasladó Antonio el martes pasado por teléfono. Poco le ha durado la alegría del libro.

    – “Qué pasa”, le pregunté.

    – “Pues resulta que tengo una encuesta enlazada en mi web y no sé por qué está creciendo el número de votos en contra”, dijo Antonio.

    Su preocupación tiene que ver con la siguiente encuesta: ¿Te agrada Larrosa?

    a) Sí,por supuesto

    b) No, debería largarse de 20 Minutos.

    c) ¡Viva Larrosa!

    Antonio está “apesadumbrado”, no se explica qué está pasando, cuál es el motivo de esa tendencia negativa. Según él, la coma de la opción B no se está leyendo y “mucha gente está votando ahí para pedirme que no me vaya, y es justo lo contrario”. Hombre, es una opción.

    De todas formas, yo, como incondicional suyo, os animo a que entre todos desnivelemos esa encuesta y la pongamos en números positivos. “Sólo se puede votar una vez; yo lo hago todos los días antes de acostarme”.

    PD: Revive las entrevistas del becario a Larrosa: 1ª parte | 2ª parte.

    Tags: antonio larrosa, ayuda, becario, encuestas | Almacenado en: El becario ‘cazatalentos’
    453 comentarios

    Antonio Larrosa estrena ‘El Film’, el mejor libro… del peor escritor
    06 DE DICIEMBRE DE 2008
    0 0
    Antonio Larrosa, nuestro ‘clica sobre mi nombre’ está de enhorabuena. ¡Qué demonios! Todos estamos de enhorabuena. Nada más y nada menos que una novela de intriga titulada ‘El Film’. Mira que siempre lo he dicho, pero hoy me reafirmo: este señor es un genio, una pluma privilegiada.

    Su editorial, Narrador, le presenta como un experimentado escritor (es del año 37) que ha colaborado en revistas literarias y periódicos como Clarín y El Heraldo de México y que “gusta de presentarse a diferentes actos promocionales como un escritor malo, malo, malo, el peor del mundo”.

    Asimismo, le describen como un hombre aficionado a contar historias y a exponer buenos argumentos cuya principal virtud es saber “enganchar al lector desde el principio hasta el final”. De eso último, doy fe. Además, no creáis que no se han acordado de la estrecha relación que mantenemos con él. Mirad.

    Antonio, un viejo conocido de la Red

    “Antonio Larrosa es ampliamente conocido en la blogosfera hispana por su persistente participación mediante comentarios en bitácoras, medios de comunicación y otro tipo de webs. Esta actividad ha originado que hayan surgido grupos de internautas que apoyan las actividades y las obras de Antonio Larrosa y otros que tratan de desprestigiarlo”.

    Bueno vale, pero… ¿De qué va el libro?

    “Esta apasionante novela relata la historia de Carlos Ricart Escofet, joven de una acomodada familia catalana, cuya vida ha estado, desde la más tierna infancia, grabada a través de dos cámaras de cine, tratando, de esta forma, de llevar a la realidad el sueño de su padre, un hombre obsesionado con el mundo del celuloide. Ante tales circunstancias, llega un momento que el protagonista decide escapar de esta situación y emprende una huida para escapar del paranoide proyecto de su progenitor, por su propia seguridad y la de su familia”.

    PD: Rindámosle un sincero homenaje y, sin que sirva de precendete, todos juntos, CLIQUEMOS SOBRE SU NOMBRE como símbolo de nuestra felicitación. A fin de cuentas, estamos ante el mejor libro del peor escritor del mundo.

    PD2: Si estás interesado en adquirir el libro hazlo ahora que está a precio de ganga. Un chollete. De 15 euros lo han rebajado a 14,25.

    Ah! Y que sepáis que en el primer capítulo habla de una “masturbación vigorosa” o algo así. Puedes leerlo AQUÍ.

    Tags: antonio larrosa, el film, el peor escritor, libro | Almacenado en: El becario ‘cazatalentos’, Lo más friki (Greatest Hits), Lo que el becario lee
    124 comentarios

    Entrevista exclusiva con Antonio Larrosa (Segunda parte)
    22 DE NOVIEMBRE DE 2008
    0 0
    Si antes os ofrecíamos la primera parte de la entrevista de Antonio Larrosa, en la que el escritor y “comentarista más odiado” (según sus palabras) respondía a algunas de vuestras preguntas, ahora tendréis la ocasión de ver al Larrosa más íntimo, respondiendo a algunos de los comentarios que le hicistéis (algunos, he de deciros, de lo más soez).

    – Clícame el ojete, Larrosa (Hander Peich)

    No me dedico a eso, lo siento por, ti que seguramente lo practicas con agrado, tendrás que buscarte a otro, y perdona por la franqueza no es mi intención incomodar a nadie.

    – ¡Grande Antonio! A mí me ganaste con un comentario sobre las mujeres conductoras (foro pro-larrosa)

    Gracias amigo, muchas gracias, tú eres de los míos y eso es muy de agradecer, te tendré presente en mis oraciones de esta noche para que el ángel de la guarda cuide de ti constantemente. ¡Choca esos cinco!

    – No he visto tío más cansino que este hombre colega, con el clica-clica. Un puto robot parece… (Brasillas. es un Brasillas)

    ¡Hombre tampoco es para que te pongas así conmigo! Piensa que yo pudiera ser tu abuelo, seguramente estarías tan orgulloso de mí como lo están mis nietos, que ahora mismo se están descojonando de risa de la cosas que me dicen algunos como tú; de todas maneras gracias.

    – Me gustaría exhortarlo a que escriba un libro con los mejores insultos hacia su persona (Librado J. Treviño Infante)

    ¡Diantre tiene razón! . ¿Cómo no se me había ocurrido este libro? Habré de ir tomando nota de ahora en adelante, por favor los que me hayan insultado que repitan los insultos que tengo muy mala memoria y no recuerdo nada más que los típicos.

    – Becario, pon a Larrosa a disposición de la justicia o serás cómplice de un delito. Este hombre es un delincuente, el spam es ilegal. (a la trena con él)

    ¡Estamos perdidos! Vamos a consultar con el Cachuli cómo se arregla esto, él que tiene experiencia. Becario, ve metiendo los dineros en bolsas de basura.

    – Pues clicar, lo que se dice clicar, yo no he clicado (ni clicaré) nunca en su nick, pero tampoco me molesta su propuesta. (G)

    Gracias, pero arriésguese, verá que no se muere por eso. Quizá, tal vez, un poco mareado, pero sólo eso, un poco mareado. ¡Bay! Que quiere decir adiós en inglés (lo he puesto así porque en inglés son sólo tres letras y en castellano cinco). Hay que ser breve porque lo breve es dos veces bueno. ¿Comprende usted? Y de paso para que vean lo culto que soy, pero no se lo diga a nadie porque lo que yo hablo es inglés de playa, cuatro tonterías.

    – Hombre, la verdad es que te haces MUY pesado. Para que dejaras de tirarte tierra, quería recomendarte tu juego dedicado (uno en el que le golpean) (Naguissa)

    Sobre los juegos virtuales he de consultar con mis nietos que en estos momentos están pegando una paliza a su maestro y me dicen que en cuanto lo maten se vienen para acá, así que si no te importa te contestaré otro día.

    – Haznos un favor y no escribas mas comentarios, o al menos no tantos. Te lo pido como favor. (pesado)

    No te preocupes, que ya soy muy anciano y tal vez pronto me dé algo y me vaya al otro barrio a dar el coñazo a los santos, o a los diablos.

    – Antonio Larrosa = Chanquete (Hander Peich)

    Si quiere compararme con el gran Chanquete le advierto de que no doy la talla para el papel porque no soy marino.

    – Con todo el respeto, “es más pesado que el mismo spam” (maki)

    Lo sé, lo sé , Ya me lo han dado a entender en alguna parte, subrepticiamente, como el que no quiere la cosa.

    – En lo que debería tener cuidado, según mi opinión, es en evitar hacer comentarios graciosos (como ha sucedido en contadas ocasiones) cuando se trata de una noticia seria. (lo que busca)

    Creo saber quién es usted, pues se puso muy furibundo enviándome un correo y diciéndome cosas muy feas. Espero que con el tiempo se le haya pasado, aprendí de usted que en noticias trágicas no debo hacer el “clica” y ya no lo hago. Le quedo muy agradecido por la reprimenda.

    – Voy a contribuir a hacer famosete a este personaje (panfrito)

    Dios te escuche, a ver si al final me dan el premio “Lechuguino en vinagre”, que lo acabo de inventar.

    ¿20minutos en vez de bloquearle le promociona? Se acabó, voy a quitar 20minutos de mi página inicial de Google. Todos deberíais hacer lo mismo. (Curro)

    Si es por mí, dejo de escribir en 20minutos. Creo que lo apropiado será hacer un referendum a nivel universal.

    – Ánimo Larrosa, payasetes hay en todo lo ancho y largo de la banda de internet. Tú opina y opina que para esto estamos todos. (Electra)

    Hay un refrán que dice: “Siéntate a la puerta de tu casa y espera, verás pasar el cochazo de tu enemigo con una tía despampanante a su lado”. No sé para qué he dicho este refrán y ni siquiera recuerdo si era así exactamente, pero, a veces, hay que decir sandeces para que noten tu presencia.

    – Becario y Larrosa… moriros. (Becarín)

    Cuando Dios quiera, como todo el mundo, amigo. Gracias por preocuparte de nuestra salud .

    – Clica en el inodoro Antonio, para que bajen todos tus comentarios… (Antonio Lapolla)

    No lo entiendo bien. He clicado en el inodoro y no sale nada de nada en la tapa. ¿No eres un poco raro?

    DESCARGA EL ARCHIVO QUE ENVIÓ ANTONIO LARROSA (CON 171 RESPUESTAS)

    -> Es tu turno: Mándame tus fotomontajes, tus vídeos raros (propios o de YouTube), tus parecidos razonables… cualquier cosa que te haga gracia y quieras que publique, a elblogdelbecario@gmail.com o en la sección “contacto”

    Tags: antonio larrosa, entrevistas | Almacenado en: El becario ‘cazatalentos’, El becario censor y ‘metepatas’
    68 comentarios

    « Entradas anteriores

    Larrosa: historia de una reconciliación
    21 DE JULIO DE 2009
    1 0 0
    Antonio Larrosa (escritor malo, malo)

    Hola señor becario: le envío una foto para que la publique si quiere. Es de la semana pasada en la bahía de San Antonio de Ibiza, donde hacía un frío impropio de este tiempo. Que mis amigos y detractores vean que no los olvido.

    Critiqué su actitud al decir que se retiraba temporalmente, él se sintió engañado y maltratado por mí, luego le pedí perdón, él también rectificó… en fin, que volvemos a ser amigos, le pese a quien le pese. Yo no podía imaginar un verano sin ver a Don Antonio en la playa, como si fuera uno más de los chavales de ‘Un golpe de suerte’ (serie que me dicen ha mejorado un poquito desde su inicio).

    Ahora, y a petición de Sara, Larrosa nos escribe una carta de cómo van sus ‘vacas’. La reproduzco tal cual, sin correcciones ni nada para que no pierda fuerza:

    Hola amigos hace quince días estuve en Ibiza y no pude casi ni salir del hotel pues no paró de llover y hacia un frío de mil polos Nortes y Sures, asi que me pasé la mayor parte del tiempo como siempre, (Haciendo comentarios en 20 Minutos) y jugando a las cartas con mi mujer, Os envío esta fotografía para que veáis que no olvido a mis amables lectores y también a mis detractores a los que también aprecio siempre que se comporten con dignidad y respeto, pues a veces me hacen salirme de mis casillas, uno dentro de sus limitaciones también es humano. Muchas veces me preguntan en mi correo porque soy tan clicoso. Hoy os lo voy a contestar aprovechando esta oportunidad que me viene de perlas. Hace poco me jubilé y me dije : Ahora podré dedicar más tiempo a escribir y a que me lean . Desde hace muchos años he ido escribiendo pequeñas narraciones en diarios y revistar y hasta publiqué alguna novela por editores de poca monta y que como yo tampoco soy gran cosa resultaron estruendosos fracasos. Pues bien cuando me dedique a escribir , empecé por hacerlo en blogs literarios donde personas muy letradas me acogían con dignidad y respeto , pero a mi web apenas llegaban de 20 a 30 visitas así que empecé a bucear por otras latitudes haciendo comentarios en otros lugares como periódicos de todas clases y nacionalidades aumentando las visitas tras tanto escribir a unas cuarenta a cincuenta visitas diarias , (Siempre que hacia un experimento con un sitio nuevo lo hacia durante una semana) por eso llegó el día en que decidí probar con los diarios gratuitos y así estuve haciéndolo durante casi dos meses infructuosos hasta que llegué a 20minutos donde el primer día conseguí ciento veintiseis ,cantidad que me dejó asombrado . Así que desde entonces me he dedicado a este diario llegando a mi record de 1354 visitas en un día ahora tengo en este momento 158200, visitas y 234000 hits. en nueve meses y la verdad es que aún no se me ha quitado la sed y seguiré dando el tostón con el clica, pues es más sencillo que poner un enlace, enlace que también hay en otros sitios diversos como amigos blogueros que no nombro no sea que se molesten y también en los tres clubs de fans. donde podéis clicar desde mi web, Tengo un montón de propuestas para publicar mis cosas en algunas editoriales pero no publicaré nada si no es una editorial de prestigio que haga que me lea mucha gente, pues prefiero que me lean muchos sin ganar nada a que me lean cuatro gatos insignificantes ganando algo. y eso es todo, ahora ya podéis empezar a dedicarme palabras elogiosas o detractoras , todo vale siempre que no sobrepaséis los limites de las buenas formas así nadie se enfadará y todos tan contentos ¿Vale? Un abrazo a todos.

    PD: Don Antonio, la camisa y el chándal no casan, pero es una combinación a la que tengo cariño. Le faltan los zapatos y unas gafas con cordón para ser igual que mi EGB. Por cierto, le aprecio por cosas como ésta, que son las que, en mi opinión, hacen grande a una persona:

    Envía el post:

    http://www.wikio.es

    by Kalooga

    #epicfail: El ladrón más patoso de 2015
    Demanda a una empresa por no lograr el orgasmo que prometía su publicidad
    Trabajaban con tanta alegría que tuvieron un accidente inesperado
    Despierta de un coma al sentir el olor del dinero
    Tags: antonio larrosa, ibiza, reconciliacion | Almacenado en: Lo más friki (Greatest Hits)

    163 comentarios · Escribe aquí tu comentario

    1 2 3 4 Siguiente »
    Dice ser Manolo el de la bomba
    ?Donde esta la asociación esa contra larrosa? En cuanto me entere les pongo una bomba atómica. Mira que meterse con este hombre que respeta a todo el mundo. ¡Seran desgraciados !
    30 noviembre -0001 | 0:00
    Dice ser antonio larrusa
    Comento aqui , por que encuentro más gracioso felicitar a larrosa que comentar nada en otro sitio , pues ya dan pena.
    30 noviembre -0001 | 0:00
    Dice ser Todos contra larrosa
    Larrosa muerete de una puñetera vez, por favor. Eres más pesao que un barco llano de plomo
    30 noviembre -0001 | 0:00
    Dice ser nacho
    creo que el señor antonio es un montaje de 20 minutos….este señor se da fama y viceversa con este periodico….aunque es un rato pesado con sus comentarios….la gente se pasa mucho con el…bueno quien quiera que sea a mi me la rinpantinfla….a la mierda….no se ni x que escribo….
    30 noviembre -0001 | 0:00
    Dice ser Troll KO
    Troll KO
    21 julio 2009 | 13:04
    Dice ser Madrileñodecasta
    Bec,lástima que no tenga tiempo para retocar esta instantánea con Photoshop.Al veterano autor le añadía una litrona en una mano y un canuto en la otra, y eso iba a ser la descojonación…¡Como Bukowski!…Pero caben variantes: Larrosa-Fallera Mayor,Larrosa-Gran Satán del Heavy Rock ,o…¡Larrosa-Cheerleader!…Hay que joderse el juego que da este caballero…
    21 julio 2009 | 13:06
    Dice ser Sara
    Muy guapo Don Antonio, se conserva usté estupendamente, y ahí dando la cara, no como estos mequetrefes que le insultan…No soy ‘miembra’ de ninguno de sus clubs de fans y sabe que le meto mucha caña con sus escritos (no sus comentarios ‘a su bola’ que me parto :P) pero eso no quita para que le tenga respeto y cariño como persona. Se ha convertido en un personaje de 20minutos, un poco surrealista, pero no me imagino andar leyendo las noticias o los blogs sin encontrármelo. Usted siga dando la brasa con el clica y con lo que le apetezca, con el mismo derecho que los demás veinteminuteros ¡faltaría más!, y al que no le guste que pase de largo… pues anda que no aguantamos trolls y tonterías a diario.Un abrazo Don Antonio Larrosa DiazPD: abrimos paraguas
    21 julio 2009 | 13:32
    Dice ser AirSergio
    Bueno, no se si mucha gente vera este comentario, asi que lo pondre en el de la reconciliacion de Larrosa tambien.Ya que nadie sale a defenderle solo quiero decir que hay una pequeña posibilidad de que haya un verdadero fin del mundo. No sé en que año (ese es el problema) han dicho expertos de la NASA que hay un gran meteorito que en el año 20** podria impactar con la tierra y cargarsela. Dijeron que solo habia 1 posibilidad entre 300 (que en el espacio es una enorme posibilidad) de que impacte pero, la hay, asi que no os metais con Larrosa, esto esta comprobado por la NASA, hasta salio en las noticias.
    21 julio 2009 | 13:35
    Dice ser Nenica
    Sin ofender… pero prefiero ver al Bec!!! Aunque sean sin los yogures de aquel anuncio,… :$ jajajajaDe este buen hombre (Larrosa) nada que opinar, porque cada uno es como es… y eso es lo que nos hace diferentes, gracias a dios, o a la ciencia, segun creencias jajajaja. Pero si destacar que 47 años casados es digno de aplaudir y felicitar y mas hoy en dia…. asi que como se acercan las bodas de oro, y espero que llegue usted y su buena esposa… VIVA LOS NOVIOS!que hoy era el dia romantico, no? jajajajaja
    21 julio 2009 | 13:45
    Dice ser Juan con miedo
    Felicidades don antonio ahora ya no hay muchos que se atrevan contra usted, veo.
    21 julio 2009 | 14:20
    Dice ser PPSOE
    Yo tambien aplaudo la constancia de este hombre, a ver si lo publica alguna editorial de prestigio , o ….¿Estan esperando a que se muera, para hacerlo?
    21 julio 2009 | 14:22
    Dice ser Yo mismo
    Pues yo mismo, sigo pensando que este tio es un plasta insoportable .
    21 julio 2009 | 14:24
    Dice ser fonsete
    Lo que demuestra que el talento es lo de menos. Basta con ser un brasas y ya tienes garantizado el reconocimiento mundial. Le propongo como próximo premio Nobel de literatura. Como decían los de “Martes y trece”: usted hace una gira por Soria y se forra.
    21 julio 2009 | 14:27
    Dice ser Espera sentado antoñito.
    Con lo malo que eres escribiendo ya puedes sentarte a esperar que te llame una editorial de prestigio. Macho , tu deliras.
    21 julio 2009 | 14:29
    Dice ser wifredo el sarnoso
    Fonsete:Peores cosas se han visto, en este perro mundo.
    21 julio 2009 | 14:32
    Dice ser Nunca mais
    Si a este petardo le dan el premio Nobel de literatura me la corto de cuajo y se la echo a los perros
    21 julio 2009 | 14:33
    Dice ser Susi y juan
    Como se nota la envidia que le teneis. este señor es un krac de los más krac . .
    21 julio 2009 | 14:36
    Dice ser pinocho
    Cerdos es lo que son los que faltan al respeto a este adalid de las letras ibericas del momento.Clicad sobre su nombre y leed cositas buenas.
    21 julio 2009 | 14:40
    Dice ser nunca mais
    ¡ Larrosa largate! Solo siembras vientos y recogeras tempestades. ¿Es que no te das cuenta de que no te queremos?
    21 julio 2009 | 14:43
    Dice ser Susi y juan
    nunca mais, serás tú el que no lo aprecia , somos muchisimos los que lo apoyamos y lo seguimos en todo lo que escribe cada dia.¡Tonto!
    21 julio 2009 | 14:45
    Dice ser joer…
    ahora que el Larrosa no da por culo en los foros, pues el bec a dedicarle temas…. hay que joderse…Tu spamer se ha largado, ha tenido mas decencia que tu, becario, afrontalo.
    21 julio 2009 | 15:01
    Dice ser Dun
    Que falta de respeto veo en algunos comentarios….A ver si os enterais que este Señor no hace daño a nadie, asi que guardaros vuestros comentarios.
    21 julio 2009 | 15:21
    Dice ser Manolo el de la bomba
    Larrosa , eres un ckrac , estoy contigo
    21 julio 2009 | 15:29
    Dice ser antonio larrosa
    Ya estoy de vuelta de la playa y veo una animación escasa .¿no os atreveis a comentar cosas juiciosas como las que hace la explendida Sara, Susi y Juan,Pinocho, nunca mais, manolo el de la bomba,Dun, Joer, los dos wifredos esos,Fonsete,PPSOE,nenica , air sergio,Troll k.o, Madrileño de casta y espera sentado antoñito. Gracias y seguid animando esto o nos vamos a a burrir. que soy Larrosa ¡Diantres!
    21 julio 2009 | 16:00
    Dice ser nunca mais
    ¿Y porque no te vuelves a tu playa y te pones a nadar hasta que descubras America o te ahogues? No sabes lo tranquilos que nos íbamos a quedar.
    21 julio 2009 | 16:03
    Dice ser ataulfo
    larrosa es capaz de irse hasta America nadando y hundir la prensa de Nueva Yorky demás estados.Es un mal bicho.
    21 julio 2009 | 16:10
    Dice ser observador
    ¿No os habeis dado cuenta de que antonio larrosa es el mayor defensor de la Monarquia? Siempre que se habla del rey o de alguien de su familia , larrosa los defiende a capa y espada. Seguro que tiene un suculento sueldo de la casa real. Por eso debe ser que aqui le dan tanta cancha deben tener la orden de respetarlo caiga quien caiga.Yo lo veo cada dia más claro clicad sobre Antonio larrosa diaz y el rey y lo comprobareis
    21 julio 2009 | 16:21
    Dice ser lecheees
    Estáis muy pesados con el imbécil egocéntrico este. Vais a terminar por hacer que la gente deje de leer este “periódico”
    21 julio 2009 | 16:25
    Dice ser Rott
    Buahhh este es como las cucarachas!!! capaz de sobrevivir un ataque nuclear!! ya Larrosa cancino dejanos en paz!! que lo que tu llamas “arte literario” con tantos horrores (si horrores no errores ) ortografícos no es mas que una vulgar diarrea mental!! si vas a escribir dedicate a ello, no a hacer spam que ya ves que de nada te vale!!Te escribe uno que solo usaria un libro tuyo para ponerlo en el lugar de la pata que le falta a mi sofá!
    21 julio 2009 | 16:28
    Dice ser CAAL (Club Anti Antonio Larrosa)
    No! no me lo puedo creer! Es patetico que a este brasas de troll le hayan dado un espacio en 20minutos…En fin, como se nota que estamos en verano y no hay nada importante que contar.
    21 julio 2009 | 16:28
    Dice ser Subdesarrollo Sostenido
    @Dun: A alguien que escribe con faltas de ortografía NO se le puede tener ningún respeto.
    21 julio 2009 | 16:30
    Dice ser Consejero
    Becario solo un consejo:”Don’t feed the troll!”
    21 julio 2009 | 16:32
    Dice ser tsunade
    Successfull troll is successfull!
    21 julio 2009 | 16:38
    Dice ser va pintas
    este abuelete tiene aspecto de cualquier cosa menos de escritor jejejeje!!
    21 julio 2009 | 16:39
    Dice ser Que bueno eres
    jaja este tio lo aprecio porque a pesar de que existan algunos tios que no lo soportan, sigue poniendo el mensajito de: clica mi nombre.Hay mas spam q el q hace larrosa, o aguantar 10-15 minutos de publicidad no lo es? pero bueno ya gente es muy superficial
    21 julio 2009 | 16:45
    Dice ser Lopez
    Esto ya ha acercado a Alonso a Ferrari.
    21 julio 2009 | 16:55
    Dice ser fan de larrosa
    Todos los que hablan mal de Antonio Larrosa con seudónimo son unos cerdos cobardes que no tienen verguenza ni dignidad ni huevos para dar el nombre y la cara como hace el. ¡Cerdos , de mierda, sois lo peor de 20 minutos!
    21 julio 2009 | 16:58
    Dice ser otro fan de larrosa
    Tienes razón colega le odian porque sus argumentos son fantásticos y no tienen tantas faltas como le atribuyen Larrosa escribe de puta madre.
    21 julio 2009 | 17:01
    Dice ser Rott
    Traquilos todos esto no pasaría estando en la República cierto Larrosa?
    21 julio 2009 | 17:11
    Dice ser Rott
    a : otro fan de larrosaSeguro que tu das mucho la cara no? vas apañao!!
    21 julio 2009 | 17:13
    Dice ser Alucino, vecino…
    No hay derecho, ya que , por mucho que nos quejemos (somos mas de los que le alaban), aqui, no se hace ni puñetero caso.. me parece, que esto es la ley de la “gracia becaria”, ya que de nada sirve, que muchos expresen su repudio y desprecio.. esto, no es democracia.. si, acaso, es mas bien, “hostigacia”; pues de vez en cuando, se nos provoca contra este ser, para que soltemos lindezas y asi, el becario, se siente satisfecho de ver como nos metemos una y otra vez con el.Gracias Becario por tu sensibilidad, por tu inteligencia, por permitir esto, por ser tan bueno.. quizas, a ti, te haga gracia, pero en serio.. profesionalmente, dejas mucho que desear, aunque creas, lo contrario, no te haces ningun favor… mira, que somos nosotros, lo que decidimos y tu, el que se burla…
    21 julio 2009 | 17:22
    Dice ser CHIRRI
    eres un fenomeno…ya tienes otor admirador…un saludo
    21 julio 2009 | 17:22
    Dice ser Pedro Fernandez Aragon
    Menuda jauria de perros rabiosos hay por aqui. ahora le odian más porque las blogueras lo encuentran hasta guapo. muy bien larrosa no les haga caso a estos desalmados que son unos criajos de poca enjundia.
    21 julio 2009 | 17:28
    Dice ser Como odio a este tipo
    Mira tio porque no te desapareces de una ves por todas!!! eres lo peor de lo peor!!! no te traga nadie PESAO!!!!!!!!!!!!!!!!
    21 julio 2009 | 17:31
    Dice ser aww
    Pues a mi me encanta este hombre, me hace reir mucho y lo echo de menos cuando no veo comentarios suyos, asi que a seguir. ;D
    21 julio 2009 | 17:31
    Dice ser Obsevador
    ¿No os habeis dado cuenta que no debe tener la edad que dice tener? Este tio lo más que tiene son cincuenta años y se hace pasar por vejete para liarla parda.
    21 julio 2009 | 17:31
    Dice ser petronio
    lo del mosqueo y reconciliacion es un truco muy gastado para hacer publicidad al famosete de turno.Ej. criticas a una web con cualquier excusa y dejas el link para subirle las visitas.O las parejitas del tomate que se casan y se divorcian para vender la exclusiva.
    21 julio 2009 | 17:34
    Dice ser chema
    Este tipo de ropa, ¿se sigue fabricando hoy en día?
    21 julio 2009 | 17:35
    Dice ser anti Larrosa
    Pudrete ya so asqueroso!!! que tío más pesado y cansino que tu no me he encontrado en la vida. So plasta.
    21 julio 2009 | 17:38
    Dice ser antonio larrosa
    Observador: Gracias por verme tan joven, que Dios te conserve esa vista tan observadora, pero tengo casi 73 años que los cumpliré el dia 24 de enero asi que, ya lo sabes , y si me conservo bien es porque hago deporte , bailo , nado y me alimento muy bien controlado , haciendo un dia de ayuno a la semana lo que me hace bajar las pulsaciones a 48 o 50 , y las demás cosas en las que interviene la fluidez sanguinea me funcionan muy al tope como cuando contaba veinte años o mejor , pues aprovecho la experiencia que los años me dan .Clicad sobre mi nombre ¡Malditos roedores!
    21 julio 2009 | 17:38