ANÉCDOTAS



UN POCO DE HISTORIA

Soy un escritor maldito, y en mi afán porque me lean, siempre , desde que me jubilé y dejé mi taller de reparación de productos electrónicos, todos mis cinco sentidos los he dedicado a buscar la forma de hacerme publicidad, dentro de mis medios más o menos limitados para conseguir mi propósito; por eso durante un tiempo se me ocurrió meterme en el misterioso mundo de Internet ofreciendo mis escritos sin ánimo de lucro, a quien desease leerlos. Primero lo hice en círculos literarios, donde realmente fuÍ muy bien tratado, como pueden comprobar en esta web en CRITICAS Y COMENTARIOS, sin embargo, a pesar de tan buena acogida, decidí seguir buscando más lectores y tras no pocas pruebas,Como exhibir el “Clica sobre mi nombre” en una camiseta por las Islas Baleares, también lo hice arrastrando una pancarta con el mismo lema, por las playas de la Costa Brava.

Cuando se me ocurra algo más, y este a mi alcance, no duden que lo haré, como dice el refrán:  Si haces algo y nadie se entera de nada te sirve.

Las criticas y comentarios las tuve que dejar de insertar en esta web, dado que son tantas las personas que me animan con sus felicitaciones y alagos, que para insertarlos aquí debería contratar a alguien, lo cual no me es posible ya que carezco de los medios económicos necesarios.

Al principio eran una o dos al día, ahora son multitud, y eso se escapa a mis deseos, así que desde este espacio les doy las gracias a todas esa personas que me aprecian y entienden mis inquietudes y dedicación .

 

 

  HAY QUE ESTUDIAR INFOMÁTICA

Aquí os presento a Quique mi profesor de informática con el que he hecho un cursillo de recapacitación durante mi estancia en Mallorca a fin de mejorar mis aptitudes en este campo tan inquietante en el que últimamente me estoy moviendo.
(Quique es el de la izquierda, el feo, calvo y viejo, soy yo)

 

 

LA PUBLICIDAD ES MUY IMPORTANTE

Cuando  fui  con mi esposa de vacaciones a Ibiza y Mallorca el mes de  abril de este año 2007, con el Imserso,  como no tenía ordenador  y en el hotel era muy caro su uso, estuve ocho días desconectado de Internet, hasta que encontré cerca un locutorio que por media hora  cobraban 0,50 euros. Entonces revisé el contador de esta Web, quedándome abrumado al constatar el considerable bajón de visitas efectuadas, de casi un ochenta por ciento de lo habitual. Tenia que hacer urgentemente algo si no quería pasar al anonimato  más absoluto,  perdiendo todo cuanto hice para poner en marcha la operación  “salto adelante” y  pensando, pensando, tuve una idea que resultó brillante por los resultados tan asombrosos e inesperados  que conseguí.  Tras comprar un jersey color butano, escribí con un rotulador negro,  por la parte frontal y el reverso, mi acostumbrado slogan publicitario, www.antoniolarrosa.com..  Escritor malo, malo, malo, (que paseé a todas horas y por todas partes de esas dos ciudades, tal como se ve en la foto, y que publico para acallar las voces de algún incrédulo que insinuó no creerme, cuando lo expuse en los blogs literarios  de Internet.

LA PRESENTACIÓN DE UN LIBRO

La presentación del libro de Azua, corrió a cargo de Eduardo Mendoza, que apenas balbuceó unas frases, con la excusa de que los ordenadores no son lo suyo. La conclusión de su charla fue que la condición para que un libro sea bueno es que lo escriba un buen escritor. (He de aclarar que estuvieron hablando  cinco escritores, más de una hora,  sin saludar a los oyentes ni presentarse.)
Llegados a este punto, se produjo uno de los momentos álgidos de la historia. Antonio Larrosa, el escritor de casta, demostró un valor del que reconozco que yo carecí. Se puso en pié y sin pestañear increpó a los escritores: Y dijo: Hola buenas tardes.”Yo soy Antonio Larrosa Díaz.  ¿Quiénes son ustedes?”
Fue evidente el aturdimiento de los increpados que apenas fueron capaces de balbucear algunas palabras, haciéndose un lío a la hora de decidir quien era quien. Incluso Mendoza, le ofreció que ocupara su lugar en la mesa.

Los cinco escritores eran: Santiago  Roncagliolo. Marcelo Figueras. Eduardo Mendoza. Basilio Baltasar. Y Félix de Azua el alboroto que allí se armó, fue indescriptible, especialmente cuando el famoso escritor  Eduardo Mendoza preguntó a Larrosa, si escribía en algún blog y este le contestó que tenia una pagina Web anunciándose como el escritor peor de la historia universal…..http//www.antoniolarrosa.com…. Después, una vez finalizado el acto, ambos se hicieron una fotografía como recuerdo de esta anécdota.

Enviado  por:——- Un asistente al acto de presentación de un libro de Félix de Azua en la biblioteca La Central de Barcelona el 29/ 5 /2007

Esta es lafotografia de D. Eduardo Mendoza y yo/ Aqui nos encontramos varios amigos escritores /


Otra vez el grupo de escritores

 

c

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

NOCHE DE TOROS

Yo creo que los toros no son tan fieras como los pintan, me explicaré:  Tenia unos veinte años y como vivía en un pueblo cerca de Barcelona pero al que no había manera de ir después de las diez de la noche por que no funcionaban los transportes públicos y los taxis eran un lujo fuera de mi economía, muchas noches, especialmente los fines de semana, me quedaba a dormir en la plaza de toros de las arenas de Barcelona donde conocía al hijo del portero que sin que se enterase su familia me dejaba entrar y yo me buscaba un sitio en cualquier rincón de los tendidos o donde pillase. El caso es que una noche oscura y fría, no recuerdo de que mes, y algo bebido mi  amigo me dejó entrar después de una fiesta en la que ambos nos divertimos con un par de chicas. Hacia mucho frío,  la noche era muy oscura y como no me encontraba bien,  durante largo rato deambulé de un lado para otro, buscando algún lugar donde refugiarme, dirigiendo mis pasos por donde menos soplaba el viento,  encontrando una puerta que solo estaba cerrada con un gran pestillo que se abrió sin dificultad; entré allí y me acurruqué en un rincón donde incluso parecía que hacia cierto calorcillo.

Cuando ya empezaba a amanecer y pese al dolor de cabeza que me producía la resaca, unos mugidos me despertaron sobresaltándome, topándome con los ojos enormes de la cabeza de un tremendo toro que me contemplaba como si me estuviera investigando.
No grité porque me pareció que me había quedado sin aire en los pulmones y no podía hacerlo, o tal vez por prudencia, así que me pegué a la pared y me fui desplazando muy lentamente hasta la puerta que distaba unos diez metros, y que dejé cuando entré solo entornada; siendo observado con igual curiosidad por los otros toros que se acercaron olfateándome y dándome lametazos como si me conocieran de toda la vida.
Cuando finalmente alcancé la puerta la fui abriendo muy despacito a la vez que  fui saliendo hasta que ya afuera la cerré con presteza y aseguré con el cerrojo, momento en que los toros parece que se enfadaron y empezaron a dar estruendosos mugidos, lo que antes no hicieron , tal vez porque pensaban que me podrían haber asustado.
Como es natural nada dije a mi amigo.

 

 

NO ME GUSTAN LOS ABORTOS

Voy a contar una anécdota sobre el aborto, que me pasó a mí en cierta ocasión.
Resulta que en mi taller había un obrero que me dijo un día: Antonio, esta tarde no vendré a trabajar porque he de llevar a mi mujer al médico.
_¿Que le pasa a tu mujer ¿Esta enferma ?- Le pregunte con suma curiosidad , a lo que me contestó.
¡No es nada es que va a abortar , como ya tenemos tres hijos..
Como soy contrario al aborto le estuve tratando de convencer de que eso era un crimen, y hasta le prometí un aumento del sueldo si no lo hacían.
El caso es que aquella tarde se presentó al trabajo y me dijo con cierta complacencia: – He hablado con mi mujer y le he dicho todo lo que hemos hablado esta mañana, la he convencido, hemos anulado la visita al médico y no abortará.
Aquel operario un par de años después dejó el taller para trasladarse a Tarragona con su familia donde se estableció por cuenta propia y no lo vi más hasta veinte años después que me vino a visitar con una preciosa joven que al verme y después que su padre dijo: A este hombre, le debes estar en este mundo, se me abrazó y me dijo Gracias, se la historia.
Como es natural, entre risas le respondí.– De eso nada la vida se la debes a tus padres, yo solo les di mi opinión.
Luego me contaron que era la mejor de los hijos, que había estudiado, derecho, sabia muchos idiomas y estaba trabajando en una importante empresa donde ganaba un estupendo sueldo . En fin, aquel día.me sentí muy orgulloso de mi contribución `por el bien de un ser humano.

ESTA ES OTRA HISTORIA

Después de escribir la anterior anécdota, he recordado que en cierta ocasión, si no hubiera sido por mi, una persona habría fallecido,me explicaré . En aquel tiempo mi familia vivía en la portería de una fábrica,era esta una nave industrial de más de dos mil metros cuadrados que estaba en un polígono a las afueras de Barcelona. Terminaba esta fábrica en un patio que había detrás y que separaba por tapias de unos dos metros de altura a ambos lados a otros patios de otras fábricas iguales.Un sábado en que nadie trabajaba, yo estaba leyendo tebeos subido en una escalera desde la que podía ver el patio de una de aquellas industrias vecinas, una industria que fabricaba polvos para lavar la ropa. De pronto un grito desgarrador que salió de aquella nave me hizo aguzar el oído escuchando más gritos pidiendo socorro, inmediatamente sin pensar en nada salté al patio vecino y me interne en aquella industria que estaba llena máquinas, cajas de embalaje y montones de aquellos polvos blancos, viendo a una persona que estaba caída en un suelo encharcado y con un cable eléctrico enredado en un pie dando chispazos mientras el hombre se convulsionaba desesperádamente. Como supuse que la corriente eléctrica debía tener un cuadro en la entrada de la fábrica, eché a correr atravesando toda la nave y enseguida vi el cuadro donde suponía que estaba e inmediatamente desconecté la corriente tirando de la palanca trifásica.
Toda la fábrica se apagó,el hombre aún permaneció un poco allí tumbado respirando con dificultad mirándome con curiosidad. Al fin le pregunté ¿Se encuentra bien? a lo que me contestó– Gracias a ti estoy vivo. ¿De donde has salido? ¿Eres un angel? – No soy Antoñin el hijo de los porteros dela fábrica de bombas de agua de al lado.
Bueno, podría extenderme demasiado explicando el resto solo diré que aquella persona era el dueño de la fábrica donde fabricaban los polvos Elena y otras marcas y que enterado de que me gustaba leer las aventuras de Suchai, a la semana siguiente me regaló toda la colección, desde el primer ejemplar al último, dos años antes de que fueran puestos a la venta, o sea que me adelantó casi noventa numeros que tenían que salir y que yo los pude leer antes que nadie . Y eso es todo Asi que creo que en mi vida al menos he salvado a dos personas, la del aborto y la de aquel señor que seguramente ya haya fallecido pues yo solo tenía trece años y el creo que rondaba los cincuenta.Y de eso ya han transcurrido más de sesenta años.

SEMANA SANTA CON MEGAFONÍA MAL

A mi me pasó una cosa espantosa en el teatro Calderón de Barcelona donde se iba a representar la” Pasión de Cristo.” Resulta que yo era el que ponía la megafonía, se acercaba semana santa y el protagonista, el que hacia de Jesucristo, no paraba de quejarse de que los altavoces esto que si los micrófonos aquello y yo a cada dos por tres me tenia que desplazar al teatro en cuestión que distaba del taller unos tres quilómetros, y como tenia por costumbre me acercaba al actor (Que era famoso y no digo su nombre porque esta muerto)y le preguntaba :—Me han dicho que algo no esta de su gusto, dígame que, a ver si lo solucionamos . El gran actor dejaba lo que estaba haciendo, casi siempre ensayaban y me explicaba el problema-Mira aquel altavoz lo has puesto justo encima del palco del alcalde y eso no puede ser porque lo vamos a volver loco con la música, así que lo metes más cerca de tal o cual sitio .¿Entendido?
Aquel día ya me tenía negro con tanto protestar así que me metí en el escenario un poco mosqueado. Una música cadenciosa y fúnebre envolvía la escena y el actor estaba crucificado, rodeado de soldados romanos y otras personas vestidas a la usanza de aquellos tiempos. La verdad es que pensé que estarían ensayando como siempre, aunque me extraño un poco que un romano de aquellos me agarrase del brazo diciendo ¡eh, tú! ¿A donde vas? Yo que no noté nada, pues el palco de butacas estaba completamente a oscuras y en silencio, me deshice del romano de un tirón y me acerque a la cruz gritando al famoso  actor. ¡Bueno! ¿Que tripa se le a roto ahora?  Ni que decir, la que se armó allí, el actor bajo furioso de la cruz  gritando: ¡Echen a este imbecil, o lo mato! En ese momento me di cuenta de que no ensayaban, por el tumulto que venia de la platea y porque el telón bajó de golpe.
Salí disparado temiendo la furia del actor y al otro día el periódico decía: La Pasión del teatro Calderón fue un éxito aunque como pasa en los estrenos que siempre falla algo parece que hubo un fallo técnico en la megafonía.

Creí que me despedirían del trabajo pero el patrón cuando le conté lo sucedido se echó a reír pues tenia un sentido humorístico muy bueno y solo dijo –Me hubiera gustado verte perseguido por Cristo semi desnudo.

Publicado por: Antonio Larrosa Diaz | 23/03/2007 16:07:12

 

AGRADECIMIENTO MUY ESPECIAL

Una vez, cuando regresaba a mi taller de hacer reparaciones de TV,  Vi que en el bar de enfrente  del otro lado de la calle, habían dos individuos pegando al dueño y a la dueña, mientras un montón de gente miraban a través de los cristales como si tal cosa.  Salí corriendo,  me metí en el bar y me lié a puñetazos con aquellos que pretendían robar. Uno salió corriendo y el otro me saco un estilete que afortunadamente no me clavó porque lo desarme y le propine tal golpe contra la pared que quedó inconsciente,  momento en que llegó la policía y lo arresto, llevándoselo a la comisaría, cuando ya empezó a recuperarse.

A mi ni me molestaron, ni tuve que ir a  la comisaría ni ninguna parte. Luego,  ya anochecido, cuando terminé mi trabajo fui al bar a ver como estaban y tal y el dueño me dijo  No sabes como te agradecemos lo que has hecho por nosotros  ¿Que vas a tomar? –Un café, le respondí.

Me tomé el café,  mientras que  el tabernero y su mujer atendían a los demás parroquianos. Y  cuando ya me iba, cuando ya estaba abriendo la puerta,  les dije – Bueno, adiós . Y el me contestó.¡Olle, que no has pagado el café ¡
Me quedé sorprendido , pues me había jugado la vida por ellos y creí que me había invitado. Así que le pagué el café y me fui avergonzado sintiéndome un imbecil.

 

¿MECENAZGO  LITERARIO ? ¡¡VENGA YA!!

 

 

Hoy no voy a hablar de política ni de políticos ni de lo mal que esta la vida ni sobre el calentamiento terrestre ni sobre vagos y maleantes: de esas cosas los periódicos la TV y todos los medios de comunicación están sobrecargados y no quiero meterme en terrenos tan pantanosos, hoy hablaré de literatura, aunque de eso sepa menos.

Resulta que hace algunos días leí que se esta creando una corriente de personas entre los que dinero tienen a espuertas, que quizá por darse tono o lo que fuere patrocinan a escritores, habiéndose creado una red intangible gracias a la cual miles de escritores desconocidos pero con méritos de sobra están publicando sus obras, que sin la ayuda de tales mecenas no pasarían del anonimato puro y duro. Sobre tan asombrosa noticia mi comentario fue el siguiente, si mal no recuerdo.
No me creo nada de la noticia sobre mecenas y todo eso . mi experiencia me indica que nadie da nada por nada , que en esta vida todo el mundo va a la suya. Me explicaré con una anécdota por mi vivida.
Hace ya mucho tiempo envié un libro con unas cien narraciones fantásticas a una famosa editorial y pedí hablar con el Presidente cuando la hubieran leído. Dos meses después me telefonearon diciéndome que al día siguiente a las diez de la mañana sería recibido por tal señor, si  yo estaba dispuesto. Lo que acepté.
Al otro día a las diez en punto fuí recibido en un gran despacho de aquella editorial ,por dos señores, uno era el presidente , el otro me fue presentado como asesor de ediciones o algo parecido que ya no recuerdo bien. el presidente, era un señor muy gordo , el otro muy alto rayando los dos metros. Habló el primero tras las presentaciones ya apuntadas. -Hemos leído su libro y nos ha gustado mucho por lo que nos gustaria publicarlo, pero debemos hablar de negocios antes de firmar un contrato de edición ni nada, las cosa debemos tenerlas claras, y como bien dice el refrán.. Hablando se entiende la gente.- Tras estos preliminares, fue el presidente el que sin ningún tipo de miramiento espetó a rajatabla.¿Cuanto piensa invertir en su obra?–Me quedé perplejo , y solo acerté a responder con cierta timidez ¿Como dice usted? No comprendo.– El alto miró al gordo y me informó: Como usted comprenderá , nosotros podemos lanzar al mercado una edición de mil o un millón de ejemplares y hasta hacer publicidad donde haga falta con los medios que usted quiera , pero eso tiene un gasto que nosotros no asumimos, comprenderá que usted es un  escritor desconocido y eso conlleva riesgos Así que tiene la palabra: usted dirá: Le repito, ahora yo lo mismo que le ha preguntado el señor presidente ¿Cuanto piensa invertir?En ese momento ya me sentía más tranquilo y les respondí— En mi libro he invertido muchas horas durante algunos años , he invertido mis ideas mis noches de insomnio he puesto mis sueños en ese libro y he llorado incluso ¿Les parece poco lo que yo he invertido?.- Los dos grandes hombres, el gordo y el alto se cruzaron una mirada extraña y el gordo dijo sin pensarlo ni un instante, poniendo en sus palabras el máximo de ironía, el máximo de burla. – ¡¡Vaya otro que se quiere hacer famoso a costa nuestra!! y añadió sonriendo , bajando la voz y acercándose a mi oído:– Mire usted amigo , le voy a decir un secreto, me cae usted muy bien y le voy a informar de algo muy importante que nunca le he dicho a nadie; es confidencial. Sepa que nosotros no hacemos famoso a nadie . Los famosos nos dan fama a nosotros, a nuestra editorial. Y otra cosita. Cuando sea usted famoso le publicaremos gratis lo que quiera , aunque sean sus peores escritos, pero no venga sin fama ni dinero nunca más, es un consejo de amigo.
Después de aquellas palabras tan insultantes me sentí lleno de ira y vergüenza, haciendo un esfuerzo quise seguírles el royo como vulgarmente se dice y les propuse.¿ Si mañana soy famoso me publicarán  sin coste alguno?– me respondieron con otra pregunta, con ironía insultante casi riéndose de mí.
¿Como va a ser famoso mañana , si se puede saber?
Muy fácilmente podría matar a alguien , pero he pensado que matando a quince o veinte personas la fama será inmediata. Verán ustedes, esta tarde tenemos una reunión de vecinos en el rellano de la escalera, les puedo abrir el gas y matarlos a todos , luego me entrego a la policía y ya soy famoso. ¿Que les parece?
Los dos nuevamente intercambiaron una mirada imbécil y el largo fue el que dijo. — ¡¡Es un buen intento ,pero nosotros no sabemos nada ni queremos saber!
Después de aquella entrevista no creo ni en mecenazgos ni en nada parecido. Como es natural no escribo esto desde una celda, sigo siendo un escritor desconocido y mis vecinos están muy bien de salud, dentro de lo que cave.
Un saludo a quien me haya leído hasta aquí y gracias

 

 

¡ CHURROS!

Hace unos años mi hijo Daniel, se echó una novia churrera. Esta no es la historia tan popular que dice: El que se casa con una churrera está todo el día churro dentro churro fuera, no, esta es otra que empieza  cuando nos la presentó a la familia y ella nos preguntó: ¿Os gustan los churros?

Nos encantan, — fue nuestra respuesta – Pues no os preocupéis de comprar, que no os van a faltar—Afirmó tajante.

Y desde aquel día, como siempre le sobraban, mi hijo se presentaba con un paquete  que devorábamos tan felices y contentos. Y así casi cada día Daniel, cuando venia nos traía los churros, unas veces eran cantidades pequeñas así como un cuarto de kilo, pero otras las cantidades eran mas grandes, tanto como uno o dos kilos, por eso, cuando llevábamos un par de meses comiendo churros tan a menudo, y aunque éramos ocho de familia empezamos a estar más que hartos. Los primeros en desertar de tan apetitoso manjar fue mi hija Maribel a la que inmediatamente se sumaron sus cinco hermanos. La verdad es que hubiera sido sencillo decir a  Ester que es como se llamaba la novia de mi hijo, que ya no queríamos más churros,  que estábamos hasta la coronilla, pero nos paresia una cosa fea, como un desprecio, a lo que ella consideraba un obsequio muy estupendo, por lo que parecía hasta estar muy contenta . Ante tan escabroso  dilema  mi esposa ideó un sistema para aprovechar los churros y quedar muy bien con todo el mundo. Invitó a todos los conocidos del entorno a ir a mi casa por las tardes a jugar al Remigio (Un juego de cartas muy entretenido que tiene mucha aceptación, especialmente entre personas mayores) y cuando pasaba una hora o así decía: Bueno, vamos a merendar. Entonces, como quien no quiere la cosa, les sacaba los churros, con chocolate que también provenía de la churrera  y  todos merendaban tan felices y contentos hasta que llegó el día fatídico en que empezaron a desertar, unos alegando que tenían muchas cosas atrasadas en casa otros que si  esto y otros que si aquello, en fin, que en otro par de meses nos quedamos solos con aquellas ingentes cantidades de churros y también chocolate que nos invadían de forma inmisericorde, sin parar. Y como seguíamos incapaces de insinuar tan siquiera a la novia de mi hijo nada que la hubiera enojado o contrariado,  le daba churros a cualquier mendigo que pasase por mi taller pues cada día me visitaban dos o tres, a los que siempre les daba alguna moneda, el caso es que hasta los mendigos desaparecieron, y pensé: Ya no sé que hacer con tantos churros y como no me atrevo a decirle nada a Ester no sea que se lo tome a mal y se enfade con Daniel, antes de tirarlos lo que haré será echárselos al Perdut.  Perdut era un perro pastor alemán que tenia en el patio situado a la vuelta de la esquina del taller, que vigilaba esa parte  ladrando furiosamente a cualquiera que se acercase a la puerta con verja. Cada mañana a eso de las ocho y media, antes de abrir mi negocio, me ponía ante la verja  con mi paquete de churros y se los iba pasando a mi  fiel amigo.

Una mañana, paso un viejecito encorvado por el peso de los años apoyándose en su gayado y  observando con la sorpresa reflejada en su arrugado rostro como daba el estupendo desayuno al perro, exclamó: He visto guerras he visto crímenes he visto todo lo impensable en esta vida pero esto es lo más increíble que he visto, lo que me quedaba por ver, un perro desayunando churros calentitos de la churreria.¡Ahora ya me puedo morir tranquilo y satisfecho.— (Seguro que eso de calentitos lo dijo porque imaginaba que los había comprado a esa hora en la churreria, el caso es que ya nunca vi a aquel señor)   El perro también aborreció los churros, aunque justo cuando mi hijo y su novia cortaron su relación.  ¡BUF!  Quise decir………………..

FIN

 

MI PRIMERA NOVELA

Esta anécdota la inserte como un comentario en el blog del famoso escritor D. marcelo figueras, un escritor que escribe una novela y enseguida es contratado para pasarla al cine, un escritor de éxito.

Hola buenas tardes a todos: soy Antonio Larrosa Diaz, el peor escritor del mundo y me ha sorprendido gratamente que un reconocido literato de los más importantes del momento actual se halla molestado en nombrarme como lo ha hecho aqui arriba, por lo que siempre y unido a mi admiración añadiré mi más sincera gratitud.Me siento pleno de orgullo y es por tal motivo que me atrevo a insertar de nuevo el texto al que con tanto esmero y maestria se ha referido el maestro.

A mi me sucedía lo mismo que a usted, señor Marcelo . De pequeño tenia un vecino cuyo padre era periodista y vivían muy bien, no como casi el resto de los españoles que más bien las pasábamos con estrécheces, y mi amigo y vecino aún presumía de que aún vivirían mejor cuando su padre terminase de escribir una novela. En mi casa solo leía mi padre alguna factura del agua y de la luz lo cual lo ponía muy frenético, y no teníamos ni un libro de ninguna clase excepto el libro de familia imprescindible para conseguir las cartillas del racionamiento. Quizá fuera por mejorar el bienestar de mi familia o porque en mi se despertó un ansia desaforada, el caso es que a partir de entonces, siempre quise escribir una novela de aventuras y me decía: cuando aprenda a escribir, escribiré una novela gordísima que todo el mundo leerá y en mi casa ya no faltará el pan, ni las patatas, incluso algún día de Navidad compraré un pollo y mi madre se pondrá muy contenta cuando nos vea a todos hartos de comer. Tenía cuatro años y a los cinco ya sabía leer aunque a escribir aún no lo he aprendido del todo y tengo ya setenta. empecé a escribir mi novela a los siete años y todos los de mi familia estaban asombrados de ver tanta dedicación en un niño de tan temprana edad, pues me agencié una libreta y en un rincón lóbrego escribía y escribía rompiendo lo que no me gustaba, y así durante meses, no permitiendo que nadie supiera lo que escribía porque lo escondía muy bien, debajo de mi colchón .Pero un día en que me enfermé y tenia fiebre, al hacer la cama, mi madre descubrió la libreta, llamó a mi padre y le dijo:
Carmelo, mira donde tiene el Antoñin su novela.                                                       No pude evitarlo, me encontraba tan malito que poco me importó en aquel momento leyesen lo que había escrito, aunque me sentí aun peor cuando mi padre se puso a reír a carcajadas con su voz tan sonora, al ver que lo poco que había escrito y que yo pensé que me había quedado muy bien, era:— En un lugar de la Mancha de cuyo nombre no me acuerdo….

Publicado por: Antonio Larrosa Diaz | 07/06/2007 14:36:43

EL ABORTO

No me fío de los hospitales , sin embargo las actuaciones por partos creo que son más seguras en esos tenebrosos establecimientos que en una casa. Mi esposa ha tenido seis hijos en diversos hospitales sin ningún problema y un aborto , que por cierto cuando el doctor comprobó que el feto estaba muerto (por que mi esposa se había caído), Preguntó: ¿Tienen ustedes algún hijo?– Tenemos seis le respondí.– A lo que el repuso–¿Entonces hoy es un día de fiesta para ustedes ,¿No?– Mis ojos debieron encenderse de rabia por el cambió que advertí en aquel rostro que palideció ostensiblemente cuando le respondí con otra pregunta.¿ Cree usted que hoy es un día de fiesta por que se me ha muerto un hijo?

Y casi sin voz, el médico se disculpo con una sola palabra.-Perdone.

 

HAY MEDICOS Y MEDICOS

Una vez a un hijo mío le dolía la barriguita, un pediatra privado me dijo después de mirar un análisis, que mando hacer el mismo con urgencia aquel mismo día, que tenia apendicitis aguda y que se le tenia extirpar el apéndice, porque lo tenia perforado y eso era gravísimo, que  se lo llevase rápidamente a su consultorio que allí mismo encima de la mesa del despacho lo operaría de inmediato, pues estaba en peligro de muerte, y la operación me costaría  veinte mil pesetas  (Suma que en aquel tiempo era considerable) ,  Como que me pareció muy poco ortodoxo hacer una operación en aquellas condiciones, pense ¿Y  si se produce alguna complicación?  Como entonces pagaba una clínica particular, llame a esa clínica y me dijeron que lo llevara  allí, que en cuanto, llegase  ya estaría el cirujano dispuesto con su equipo en el quirófano. Así lo hicimos, atravesando con mi coche la ciudad tocando el claxon y a punto de provocar un accidente pues me tenía que poner a circular muchas veces por el lado contrario ya que en aquella hora había embotellamientos  de circulación por todas partes.  Ya en la clínica,   al examinar al niño se quedaron muy extrañados y el médico le ordenó a una enfermera. — Mire a este niño y dígame lo que opina.– La enfermera tocó la barriguita del niño y dijo: Este niño no tiene nada de apendicitis. Luego miraron el análisis y el médico agregó.: — aquí todo es normal, su hijo no tiene nada más que una ligera indisposición intestinal por acetona que  con este jarabe en unas horas se encontrará bien. Al otro día el niño estaba perfecto. Ahora tiene 42 años y nunca le hemos tenido que operar de nada. Por eso cuando me hablan de médicos pienso muy mal y no me fío ni un pelo, pues hay médicos y médicos y la vida de una persona es sagrada y creo que no se debería tener incompetentes o peseteros en una profesión tan importante.

 

ESCRITOR Y POETA

Escrito en Barcelona el día 4 de octubre del año 2011El señor que me acompaña en la siguiente fotografía se llama Jesús Orus y vive en Francia :Lo he conocido durante unos dias que pasamos  con nuestras esposas en el hotel Natura Park de Comarruga, nos pusieron en la misma mesa y alli enseguida me di cuenta de que me encontraba ante una persona especial. pues hablaba perfectamente castellano y con una fluidez digna de un poeta . En efecto: Este hombre tiene una imaginación solo comparable a la de un gran poeta.  Se rió mucho cuando le adverti que me recordaba  los escritos de algunos poetas, pero el ,alegó que no sabia componer versos. –A veces,– le respondí,– los mejores poetas hacen poemas sin poner ni una palabra que rime. En fin : Solo añadiré que Orus es un gran poeta, posiblemente el mejor de Francia. pero el, que ya tiene 77 años, aún no lo sabe.

¡¡¡¡BODAS!!!!

EN las bodas de mis hijos como hace la mayoría de la gente me vuelco en todo aunque me tenga que empeñar . Es un día muy importante para nuestros hijos y las familias de los contrayentes nos ponemos de acuerdo para que ese dia sea inolvidable y en la boda, a nuestros familiares y amigos invitados no les falte de nada, empezando por el ágape, después de los trámites legales, que ya en un buen restaurante, empezaremos degustando una extensa variedad de entrantes o piscolabis a cual más sabroso con el acompañamiento de los mejores vinos ,siguiendo con la mejor comida, la mejor música para que baile quien quiera,una barra libre de toda clase de licores, como Wisqui coñacs, etc. Un pastel colosal , champán del mejor, postres de todas clases, café o lo que deseen, el tipico puro o cigarrillos para las señoras. En fin, una boda como Dios manda. A mi y a mi familia nos han invitado a muchas bodas de esta clase, bodas que se consideran normales, sin embargo, dada mi larga existencia también he tenido alguna boda diferente empezando por la mía que la celebramos en unos tiempos de escasez económica, Figuraos que no teniamos ni sillas para sentarnos en la casa que habiamos alquilado . Total que no invitamos a nadie, nos fuimos a la iglesia solo los familiares a los que después llevé a un restaurante de la Barceloneta, sin haber reservado ni mesa ni nada , éramos veintidos personas, cada una comió y bebió lo que quiso y lo pasamos muy bien, El fallo fué que no nos hicimos ni una foto para no hacer gastos superfluos, y después de la comida mi ya mujer y yo nos fuimos a trabajar, no hicimos ni viaje al Caribe ni tan siquiera a Badalona que esta tocando a Barcelona. Claro que eran tiempos muy duros, sin embargo en otras bodas también me han sucedido algunas cosas raras y digo raras porque los tiempos han cambiado y no lo podemos comprender. Empezaré contando una boda que hizó un amigo al que yo siempre habia invitado con toda su familia, incluso a bautizos y comuniones de mis niños, que como ya no habia miseria eran a base de bien, eran y siguen siendo muy buenos amigos , sin embargo cuando se casó su hijo mayor ,mi amigo vino a mi taller y me dijo.– Hola Antonio, El mes que viene se casa mi hijo tal, Aún no tenemos la fecha exacta pues estamos en trámites — Entonces yo le pregunté : ¿Teneis los anillos? y el dijo: Mañana te lo digo. Al otro día me dijo que no habian comprado aún los anillos y yo le dije : Pues nada yo os los regalaré, dime los nombres de los novios y la fecha para que las graven- NO te preocupes como que no sabemos la fecha exacta ya los gravaremos nosotros en cualquier joyería.– Bueno , los anillos , me costaron una fortuna se los dí a mi amigo y no lo volví a ver hasta tres meses después en que me vino a avisar de que se le habia estropeado el televisosr, momento en que le pregunté . Bueno, lo de la boda que tal. Mi amigo me miró sonrojado y me dijo : ¡Pero si ya se casaron hace dos meses, estuve telefoneandote un montón de veces y no me cogisteis el teléfono por lo que pensé que no estabais.–Pude haberle contestado que podia haberse acercado al taller que esta a la vuelta de la esquina apenas a cincuenta metros pero me callé, y esta vez le cobré la reparación del TV.
La segunda cosa rara de boda es la que me ha pasado hace muy poco resulta que nos invitan a una boda y me dicen:– Como no tenemos para bodas con esta crisis, hemos pensado hacerla en un restaurante chino y que cada cual se pague su menú, el menú que hemos elegido cuesta quince euros y diez los niños . Un menú en un chino cuesta de cinco a ocho euros, pero tratándose de una boda pensé que el menú debería ser extraordinario . Nada más lejos de la realidad. Nos llevaron a un chino en el que el menú era de cinco euros según me dijo el chino, aunque añadió en el menú pueden elegir entre varios platos de cada uno. Sin embargo nos sirvieron un plato de arroz tres delicias para cinco comensales siete rollitos de primavera , que tocamos a uno y medio por persona y también unos pedacitos muy pequeñitos de carne en una salsa muy negra en un plato para los cinco, de bebida un vino que más parecia vinagre de lo malo que era y una botella de agua para los cinco. Por último siete alitas de pollo en otro plato para repartir . los de mi mesa nos mirábamos unos a otros, un poco acojonados y no comprendiamos porque se brindaba por los novios, pues nos habian servido un menú para cinco y estabamos a punto de saltar. Uno de aquellos invitados no paraba de quejarse diciendo: Y pensar que vengo de trescientos kilometro gastando gasolina y autopistas.
No me queje por educación, mi mujer pidió un trozo de pan y el chino dijo – No entla. Luego resultó que ni entlaba cafe, ni postre, ni hubo pastel de bodas . solo una botella de cava para cada mesa de nueve o diez fué lo último que nos pusieron, antes de pagar, de lo que se ocupó el mismo novio sonriendo ladinamente. Casi todos llevabamos dinero para regalar a los novios como es costumbre , pero nadie dio nada que yo sepa y eramos unos cien o ciento veinte.
Asi que si eso de invitar a un restaurante chino es la moda actual yo no pienso aceptar y ya lo sabéis por si os pasa a vosotros.

MI PRIMER EMPLEO

Quizás esta anécdota pueda ser considerada intrascendente por el lector, y seguramente piense que no comprende que interés puede despertar en alguien, a lo que contestaré con algunas palabras que en este momento se me ocurren.
Si escribo este retazo insípido de mi vida, lo hago por la gran diferencia que noto en el poco interés de la juventud para iniciarse en el mundo laboral tan denostado en estos tiempos.Hoy dia no es raro encontrar personas de treinta, cuarenta y hasta cincuenta años, que no saben lo que es trabajar.
(Yo conozco a uno de unos cincuenta años que se pasa el dia y parte de la noche delante del ordenador y dice que negocia en bolsa, alegando que nunca ha colaborado en el gasto de sus padres, ( que lo mantienen) porque esta ampliando el capital de su cartera y eso es algo que en estos tiempos de crisis va despacio.
Verdaderamente algo de razón debe tener ya que la crisis es mundial y los tiempos de antes no se pueden comparar con los actuales. Antiguamente los jóvenes estábamos deseando aportar algo de dinero al gasto familiar y trabajabamos todas las horas que fuesen necesarias normalmente en varias empresas o en varios turnos en la misma echando horas extras.
Cuando yo tenia seis años y fui el primer día al colegio, el maestro me llamó a su mesa y abriendo la cartilla empezó a decirme , mira Antoñin esta letra es la a y esta otra la e…
Le interrumpí y sonriendo le comunique que yo ya sabía leer porque mi padre me había enseñado cuando volvia del trabajo.
El maestro se quedó muy extrañado y me hizo leer algo de un libro que allí tenía y sorprendido me dijo
–Me gustaría hablar con tu padre lo antes posible.
Al día siguiente mi padre me acompañó al colegio y se entrevisto con el maestro, el cual le dijo.
Me ha sorprendido ver lo bien que lee su pequeño y como resulta que el telegrafista es amigo mio y necesita un aprendiz para repartir los telegramas he pensado que su niño podria hacerlo y ganarse lo que le den de propinas. Eso lo haría después de la clases si a usted le parece bien.
A mi padre le parecó estupendo y tras hablar con el telegrafista , al dia siguiente ya estaba yo repartiendo los telegramas que normalmente eran cuatro o cinco. La primera semana gané noventa centimos, y la segunda ochenta y cinco. No era mucho pero mi madre se ponía muy contenta, y yo empecé a espabilarme. En la calle principal estava el banco de Santander y en la acera de enfrente el de Bilbao. Casi diariamente tenian telegramas de Almeria o de otras ciudades y cada semana me daban diez centimos cada banco, hasta que un dia el director del banco de Bilbao me preguntó
–¿Cuánto te dan los del banco de Santander?
Comprendo que no fui legal pero lo engañé diciendole que los del Santander me daban veinte centimos,
Y otro día a los del Santander , cuando me pagaron los diez centimos sin que me preguntasen les dije:
–Los del banco de Bilbao me dan veinte céntimos semanales.
–Pues no vamos a ser menos nosotros, te daremos también lo mismo
Aquella semana gané una peseta.
Siempre ganaba aproximadamente una peseta y entre los que más me daban, eran los gitanos, recuerdo que un día les llevé un telegrama en el que decía lo siguiente:– Mañana vuelvo a casa.–
Solo eran tres palabras, pero se pusieron muy contentos y el abuelo grito;
¡ EL Juanico ha salio de la cárcel y mañana viene, dale al niño dos reales!
Y eso es todo, gracias a saber leer tuve varios trabajos, aunque todo hay
Que decirlo aprendí a leer antes de cumplir seis años, sin embargo ahora que ya tengo ochenta aún estoy aprendiendo a escribir, perdonadme la sintaxis y todo eso.