Archivos mensuales: agosto 2016

ARCHIVO 2016

( 2ª parte )

Capitulo I

Historia antigua

Hemos llegado al año 3037: El planeta Tierra esta reponiéndose de la gran guerra en la que el ser humano había conseguido derrotar a los humanoides. (Robots, también llamados androides, a semejanza de seres humanos)
Pero antes de seguir analicemos un poco la historia.
Hace setenta y cinco años, era el 2962 la Tierra que arrastraba una crisis desde hacia casi un siglo entró en una serie de conflictos de tal magnitud que todo el planeta fue convulsionado por guerras en distintos lugares de los cinco continentes, contiendas bélicas que si en un principio resultaban soportables para el resto de países no involucrados, al transcurrir el tiempo sin que se extinguieran, se fueron complicando extendiéndose las dificultades por el mundo entero debiendo participar en aquellas cruentas beligerancias guerreras los países más poderosos.
El caos congestionó no solo los recursos normales de la sociedad humana si no también las aspiraciones de los gobernantes que sin distinción partidista de ninguna índole, viendo el cariz que tomaban los acontecimientos, iniciaron una etapa de captación de dinero público; sumas inmensas de capital monetario que era aportado por los contribuyentes, apropiándoselo indebidamente para su enriquecimiento personal.
Esta forma de corrupción se hizo tan arraigada que el sufrido contribuyente se fue acostumbrando a las noticias que a diario se emitían por todos los medios de comunicación en las que miles de millones de dólares, euros y toda clase de monedas quedaban inactivas en cuentas secretas de paraísos fiscales.
Aquella actividad egoísta de los poderosos, no fue restringida; los defraudadores cuando eran descubiertos, salvo raras excepciones, emplearon todas las estratagemas legales manejadas por los más expertos abogados, incluso en algunas ocasiones conspirando con los jueces, eran recurridas las veces que fuesen necesarias hasta que eran absorbidas por el olvido o se extinguían legalmente, y aquellos corruptos de miles de millones vivían tan felices y contentos como si tal cosa disfrutando toda clase de bienes y privilegios, palacios, yates, avionetas privadas etc, etc.
Solo en contadas ocasiones un defraudador de cientos de millones era puesto en libertad pagando una irrisoria fianza, mientras el miserable pueblo obrero sufría desesperación, hambre y miseria. Y cómo asegurase un clásico griego…Todos somos culpables y también inocentes, depende del abogado que tengas o de tu jerarquía al nacer. El nacer, como la lotería, y los juegos de azar de cualquier clase marcaban inexorable el destino de los seres humanos y de cualquier bicho viviente
Si nacías en cuna de príncipe eras inocente, pero si naciste en cama de pobre eras culpable.
El día mejor de un rico era el de su nacimiento
y el peor el de su enterramiento
en los pobres era al revés, y no miento
En todo el mundo se podían notar los problemas engendrados por la pobreza imperante.
Una cadena de efectos ruinosos se inició con espantosas devaluaciones de los productos financieros de todo el mundo, cualquier valor bursátil sucumbía de la noche a la mañana, entrando en quiebra los más cotizados valores financieros de EEUU, Rusia, Japón China y todos los del resto del mundo entero sin excepción.
Las clases más humildes se peleaban por un trozo de pan o cualquier resto de alimento sacado de un contenedor de basura proveniente de un hotel.
Todo estaba bajo control mafioso, las drogas, los deportes, la prostitución, los atracos, la explotación de personas, cualquier cosa imaginable estaba bajo control de gentes sin escrúpulos, mientras las personas humildes eran engañadas continuamente en todas las elecciones en las que los politicos prometían cambios y justicia que jamás se cumplían.
Lamentablemente, como nada es eterno y a pesar de que a la masa obrera la tenían controlada, enviciada y pervertida con diversos deportes cómo el fútbol y otros no menos adictivos cómo, drogas, instrumentos electrónicos, y en España además los toros, llego el día en que la tensión se hizo insoportable, no era posible seguir así, el paro obrero crecía imparable, la miseria aumentaba al mismo ritmo, ya que si el dinero estaba estancado y no circulaba no era posible que nadie ganase suficiente y ahorrase ni pudiese gastar nada.
La cadena de la prosperidad se detuvo completamente, los fabricantes no podían fabricar nada por que no se vendía y cerraban industrias y negocios a mansalva quedando cada día que pasaba más obreros en paro en cualquier parte del planeta.
Las circunstancias llegaron a extremos angustiosos y los hombres más sabios de todas las razas y países empezaron a estudiar y exponer lo que cada cual opinaba para acabar con aquella situación apocalíptica.
Fue por entonces cuando un famoso economista gratificado con el premio Nobel de economía expuso su tesis por todos los medios de difusión existentes, en estos términos sorprendentes e inquitantes:
–Lo que se debe de hacer para solventar la situación mundial es lamentable pero muy necesario. no vislumbro otro camino:
Tras estudiar la situación profundamente, he llegado a una solución irreversible ya empleada en muchas ocasiones del pasado.
Son muchos los que opinan que si se pusiera en circulación todo el dinero bloqueado en los paraísos fiscales o se declarase caducado, sin valor, todo volvería a funcionar, pero creo que ambas soluciones serían erróneas; si el dinero retornase y se repartiera entre los necesitados, solo quedarían complacidos los agraciados, los demás protestarían y todo serían complicaciones; entregarlo a los bancos ya sabemos su resultado, se lo apropiarían como ya ha sucedido siempre y la crisis crecería en detrimento de los contribuyentes; en cuanto considerarlo como dinero caducado resultaría lo mismo que no hacer nada, solo afectaría a sus falsos propietarios, solo eso.
La sociedad hemos sobrepasado todos los limites y ya no puede actuar de ninguna forma empleando paños calientes.
Hoy día ya no se puede especular con pandemias, la medicina está muy avanzada, ya no sería igual que en los pasados siglos o edad media, las atajarían rápidamente y todo seguiría igual.
La única solución que entreveo que se pueda tomar en consideración es iniciar una guerra mundial destruyendo todo lo que se pueda, edificios maquinas, carreteras, puentes, todo lo posible.
Pero eso no es todo, lo más espantoso es que sobran cuatro mil millones de habitantes en el planeta y habría que eliminarlos también.
Y para mayor consternación, añadía:
Ya hemos llegado a ocho mil millones de seres humanos y no hay espacio ni medios para subsistir todos.
Eliminando la mitad de esas personas y todo lo posible de lo expuesto, volvería a tener trabajo para el superviviente durante muchos años con todo lo que se debería reconstruir. Esa es mi opinión y así la expongo aquí y donde sea preciso.
Otros importantes economistas afirmaron que el del premio Nobel estaba en un error que no se deberían tener en cuenta medidas tan atroces y exponía con todo lujo de detalles y números, que en un periodo de menos de veinte años la población mundial podría llegar a ser la mitad si se prohibía tener más de un hijo a cualquier matrimonio y a estos darles ayudas , que se irían eliminando a los que no acatasen, esta norma.
Estos científicos no paraban de explicar su sistema a través de cualquier medio y siempre alegaban lo mismo. Aunque iban reformándolo y añadiendo lo que se les iba ocurriendo y aseguraban convencidos que…Las medidas que se deberían tomar para que no se llegase a la atrocidad del Nóbel es muy simple: se debería dar un trato especial a los matrimonios con un solo hijo y tales ventajas se les irían recortando tal como fueran añadiendo hijos a la familia, al contrario de lo que se hace ahora que se indemniza a los que tienen mas vástagos.
Aunque fueron muchas las críticas, contrarías con tales soluciones y algunas otras similares, la situación se siguió deteriorando y como decía un antiguo aforismo… A la hora de meter todo es prometer y cuando ye te la han metido, se olvidó lo prometido.
Los políticos continuaban prometiendo maravillas, exhibiendo grandilocuentes palabras que obnubilaban a los electores por su sabiduría engañosa en discursos sorprendentes; y cuando el mundo quiso proceder en contra de tan terribles vaticinios de aquel gran economista, ya era demasiado tarde, las bombas nucleares existentes en aquellos lejanos tiempos pronto equilibraron la terrible situación. Habia empezado la tercera guerra mundial.
Convencidos los gobernantes del mundo de que no había otra solución cómo destruir todo lo posible, añadiendo el exterminio de cuatro mil millones de seres humanos se aceptó por unanimidad iniciar una guerra devastadora entre dos bandos rivales únicos en el que se incluirían todos los países.
No fue necesario emplear ejércitos, los avances tecnológicos eran tales que como si se tratase de un juego, de ajedrez, desde oficinas de los estados mayores del ejército, empleando mapas, medios electrónicos y ordenadores fueron eliminándose extensos sectores de población disparando certeras lluvias de misiles atómicos donde a los técnicos dirigidos por los mandos superiores les pareció más eficaz, con solo ir pulsando botones de diferentes colores.
Tras varios meses de conflagración mundial todo parecía haber concluido; se inició una posguerra mundial llena de esperanzas, una nueva era con cuatro mil millones de habitantes hambrientos había comenzado, eran los años 2080.
pezaba un tiempo de reconstrucción mundial. La guerra que se llamó Universal o Tercera Mundial fue olvidándose y doscientos años después, nadie, solo los tratados de historia hablaban de aquellos terribles sucesos en los que había sucumbido más de media humanidad, aproximadamente cuatro mil millones, y cuando se dio por finalizada la operación bélica, ya no existía paro en ningún lugar del planeta..
Nuevamente surgieron emprendedores en todo el Orbe; de las ruinas, las antiguas fábricas empezaron a producir toda clase de artículos, muebles, coches, aviones, tejidos, productos electrónicos, pesqueros, agrícolas y como no, también se inició la recuperación del comercio internacional y el turismo.
El mundo recomenzó a cambiar notablemente. Los automóviles, los aviones, los barcos y toda clase de máquinas ya no utilizaban derivados del petróleo, el agua del mar era idónea por su cantidad inagotable y conductibilidad eléctrica precisa, descomponiéndola por un nuevo sistema eléctrico en sus dos principales componentes, el oxigeno que se empleaba para enriquecer el aire, y el hidrógeno como impulsor de un nuevo tipo de motores más eficientes, que podían incluso hacer volar vehículos, o conducirlos automáticamente con solo indicarles la dirección a la que nos deseábamos trasladar o aparcando también automáticamente en el lugar más propicio.
Una de las más espectaculares innovaciones científicas consistía en que se habían conseguido sintetizar muchos alimentos y otros géneros empleando un novísimo sistema computarizado (dejando anticuado el código binario) empleando los cuatro elementos de la naturaleza, agua, fuego, tierra y aire, que combinados trigitalmente, podían crear todo tipo de materia incluyendo la alimenticia, como ya hemos apuntado anteriormente.
Tal sistema aún no superado hoy, año 3037 sigue siendo comercializado por una importante empresa multinacional.
Pero volvamos nuevamente a la historia

EVANGELIO DEL CENTURIÓN
(2ª parte)
CAPITULO I I
ROBOTS ANDROIDES Y REPLICANTES

Habíamos llegado al sexto centenario del segundo milenio, cuando al grupo de ingenieros de una importante industria electrónica –mecánica diseño un robot y la dirección de tal industria decidió fabricar y poner en circulación el proyecto consistente en una nueva clase de robots con reacciones humanas básicas.
Robots con respuestas elementales que resultaban muy interesantes ya que eran capaces de llorar, reír, enfadarse y hasta responder con cariño a muestras de afecto humano. Y aunque solo estaban construidos de forma rudimentaria que en casi nada recordaban a un ser humano, el éxito de ventas de tales robots fue espectacular.
Después del éxito conseguido por aquella industria, los demás fabricantes al percibir que se quedaban atrasados respecto al competidor iniciaron la urgente investigación y construcción de robots cada vez más sofisticados y parecidos a los seres humanos consiguiendo que el éxito de ventas fuese creciente, A un fabricante se le ocurrió fabricar robots que se movían de una forma análoga a seres humanos para ponerlos en escaparates en lugar de maniquís estáticos, robots que tuvieron mucha aceptación en todos los grades almacenes y tiendas tipo boutic y como es natural todos los fabricantes no paraban de investigar la forma de aumentar su negocio ideando nuevos modelos con programas informáticos de comprensión y adaptación a los deseos de sus propietarios, de tal forma que pronto llegaron al mercado verdaderos robots con apariencia humana; los más populares fueron algunas series que se emplearon como maniquíes en escaparates androides capaces no solo de moverse si no también de hablar con los clientes, muy difíciles de reconocer si eran humanos o no, ya que podían obedecer cualquier deseo de su propietario o propietaria igual que lo hiciese con otro de su misma especie. Además con ese tipo de androides las tiendas ya no se veían vacías, pues en muchas se podía ver gran numero de androides hablando con los dependientes como si fueran clientes, lo que repercutía en la atracción de otros auténticos, y no solo en eso se emplearon aquellos robots ,también se utilizaron en programas televisivos para ponerlos como público asistente incluso como artistas cantantes y otras cuestiones,
Pero ahí no paró la cosa, enseguida se fabricaron robots androides que realizaban cualquier trabajo y como es natural fueron empleados en labores caseras, industriales, tiendas y hasta incluso en vigilar el orden público, resultando casi tan eficientes como los seres humanos.
Sin embargo los robots solo estaban programados para obedecer y nunca revelarse en contra, no dejaban de ser máquinas con aspecto humano.
Fue un gran industrial alemán en colaboración con otro japonés y un americano el que programó sus robots para que no solo obedeciesen y se fabricasen ellos mismos si se les incluía el programa adecuado, si no que en sus laboratorios a sus investigadores, también androides, se les ordenó que mejorasen los modelos por su propia iniciativa, que fueran más eficaces, que ellos mismos hicieran robots no solo con inteligencia propia elemental y capaces de desarrollar nuevas técnicas, si no robots con libre albedrío lo más parecido a seres humanos.
Y en efecto, aquellos fabricantes consiguieron desarrollar y fabricar en gran escala androides de carne, esqueleto, corazón, pulmones, arterias, venas, cerebro, músculos, nervios y de todo, similares a los de las personas normales, Ya no eran máquinas mecánicas con tornillos, piezas de plástico y metal que necesitaban baterías eléctricas para funcionar, ya eran casi igual que las personas normales, reaccionando en todo muy parecido incluso alimentándose, descansando, durmiendo y soñando.
Se había conseguido fabricar el androide perfecto y eterno ya que sus recambios eran inagotables.
Solo un accidente, ahogamiento, disparo, veneno, apuñalamiento, fuego, asfixia por falta de aire para respirar, explosión o acidentes los podían eliminar. Como si fueran seres humanos. Y con la ventaja de que no enfermaban.
El robot de aquella marca y de diferentes modelos se vendió más que ninguno anterior. y los antiguos fueron considerados obsoletos, caducados y eliminados como chatarra.
Las personas normales solo se distinguían de los robots por sus documentos y estos por ser todos iguales, según sus modelos originales.
Los humanos disfrutaban de todo sin ningún problema, incluso algunos recambios de los robots androides les servían a ellos también, pero los robots y las personas no llegaron a ser idénticos, sin determinarse el por qué, ya que nunca se averiguó el motivo, y aunque no se supo jamás la causa, posiblemente por existir una ley superior que prohibía hacer androides con nivel de capacidad igual o superior al del ser humano, siendo el limite conseguido en el androide del ochenta por ciento aproximadamente; algunos robots tuvieron hijos como los humanos, pero los nacidos de forma natural eran distintos a los fabricados industrialmente; los nacidos de forma natural nacían pequeños, iban creciendo aprendiendo a hablar, andar, etc, enfermaban, llegando a envejecer y morían, no obstante, como aquellos androides que tuvieron hijos no estaban programados para sentir amor ninguno por ellos, los mataban, normalmente ahogándolos o echándolos a la basura considerándolos un estorbo, un problema inútil.
Los seres humanos, por los avances farmacológicos, algunos llegaban a vivir alrededor de ciento veinte años, mientras que los androides fabricados en serie industrialmente, se realizaban con aspecto de jóvenes y eran eternos prácticamente, salvo que se les eliminasen, en las condiciones ya mencionadas anteriormente.
Gracias a las investigaciones de aquellos ingenieros robots androides, la vida era fastuosa para todos los seres humanos.
Los humanos solo se tenían que preocupar de disfrutar, los robots eran sus esclavos. Los mismos robots androides pese a no tener casi tantas aptitudes como los humanos eran médicos y técnicos de todo, albañiles, mecánicos, basureros, en fin, lo hacían todo, incluso el amor.
Se fabricaban y vendían a millones en todo el mundo. Se montaron fábricas en todas las naciones y aquellos robots de diversos modelos, evolucionaron y llegaron a pensar que no podían seguir siendo esclavos de aquella raza de humanos asediados por vicios, corrupción, enfermedades y muerte, así que empezaron a formar grupos que cada día se hacían mas numerosos hasta que llegó el momento en que organizaron huelgas y protestas en multitudinarias manifestaciones.
Pasearon pancartas que decían ¡Somos tan humanos como vosotros! ¡Merecemos respeto y consideración como vosotros! ¡No queremos ser esclavos vuestros ni de nadie! Lucharemos hasta conseguir que nuestros derechos sean escritos, aceptados y respetados.
Más tarde iniciaron una serie de atentados contra los humanos que eran eliminados a miles en cuanto eran detectados por ejércitos de policías androides especiales.
La situación se hizo insostenible para los auténticos seres humanos que tenían que ocultarse en montes y en los lugares remotos más insospechados; entonces se dieron cuenta de que nunca se debió fabricar ni un solo ser semejante a ellos, el error era pagado con la muerte o esclavitud de todas las razas humanas sin exclusión. (Los errores humanos siempre se pagan caros) A veces una persona es engatusada por otra con promesas y después de conseguir sus propósitos, abandona a aquella persona, no cumpliendo sus promesas, y eso sucede en todas las escalas de la vida desde las promesas de amor a las políticas, pasando por otras de diferentes clases como son las comerciales y algunas religiosas de variados tipos entre las que abundan los depredadores conocidos como pederastas.
Los humanos desesperados al verse postergados en aquellas condiciones llenas de temor semejantes a ratas hicieron algunas reuniones con muchos de los que lograron escapar y se decidió eliminar a los androides ¿Pero como? Aquellos se podían reproducir en fábricas empleando a seres humanos o haciendolo ellos mismos si era necesario, rápidamente. —No tan lento como nosotros nos reproducimos — dijo un gran científico humano.– Añadiendo—Podríamos eliminarlos bombardeándolos desde la Luna, las bombas serian atraídas por la Tierra por la gravedad sin necesidad de emplear en su lanzamiento casi energía alguna, mientras desde la Tierra les seria casi imposible vencer tal fenómeno natural
Allí a la Luna, ellos no han tenido la oportunidad de ir, en cambio nosotros poseemos una dilatada experiencia en viajes espaciales tanto al satélite terrestre como a los planetas vecinos más próximos, Venus y Marte, por eso debemos volver allí, reunir a todos los humanos que podamos y atacarles en acciones de guerrillas, pero para eso tenemos que hacernos de una base de despegue secreta y eso es muy peligroso, ellos están por todas partes vigilando. Saben que no somos tontos de remate, ni sumisos.
Tendremos que arriesgarnos y atacarles necesariamente por sorpresa, antes de que nos aniquilen.
El caso es que la suerte les fue propicia, recordaron que había un campo de despegue espacial abandonado en el desierto de Sahara desde hacia más de veinte años, cosa que los androides ignoraban, así que fueron allí cargaron de combustible y armas nucleares varias en las antiguas naves de las que habían abandonadas por doquier y tras ponerlas en funcionamiento empezaron a partir rumbo a la Luna lo más inmediatamente posible.
Todo resultó más fácil de lo que pensaron; durante dos meses despegaron de la base cincuenta astronaves y una vez en la Luna pusieron en actividad una extensa zona ya habilitada para supervivencia y se comunicaron con el antiguo sistema de radiotelegrafía en ondas cortas y pesqueras de modulación de amplitud, (empleando el código Morse enmascarado con claves y desconocido por los androides), con las bases de Marte y Venus donde tenían equipos de acción bélica de alta tecnología para ser empleadas en un caso similar.
Solo unos días tuvieron que esperar a los refuerzos, de Marte y Venus, ambas colonias terrestres que con naves de alta velocidad (velocidad cercana a diez mil KM. hora) llegaron, preparándolo todo para destruir el planeta Tierra.
El general Cooper, el entonces comandante jefe, habló en estos términos.
–Hasta ahora hemos tenido suerte, los androides ignoran que hemos huido y nos encontramos aquí perfectamente instalados y dispuestos a recuperar el dominio terrestre.
Lo malo como ya sabemos, es que si destruimos la vida en la Tierra mataremos a nuestros semejantes; millones de personas que allí habrán quedado, además de a todos los animales, creo que antes de enviarles ni una de estas bombas deberíamos pensar un poco como hacerlo.
Es imposible comunicarnos con nuestros camaradas porque los robots saben todos los idiomas, es más, si queremos que no nos localicen deberemos estar en silencio, emplear lo mínimo posible la radio, televisión o cualquier sistema de comunicación electrónica, incluido el radar la telefonía y cualquier dispositivo con que nos puedan detectar.–¡Si alguien tiene alguna idea, que la exponga!
Nadie respondió a la sugerencia y la reunión se dio por concluida.
Durante un tiempo los humanos estuvieron preparando lo necesario en la zona ocupada de supervivencia y al final, después de algunas reuniones se acordó enviar una patrulla a la Tierra para establecer contacto con todos los supervivientes que pudieran ya que habían sabido por los programas informativos de la Tierra, que en ciertas zonas se habían formado grupos de guerrilleros haciendo algunos ataques contra las instalaciones de los robots androides.
Tras el regreso de una patrulla a la Tierra, el aterrizaje se realizó cuando no los pudieran detectar, de noche y en una zona montañosa cerca de donde se suponía que podían contactar con algún grupo de la resistencia. (Guerrilleros)
No fue fácil encontrar a los amigos, pero al fin lo consiguieron cuando oyeron un tiroteo en un desfiladero de Suiza en el que tuvieron que intervenir ayudando en el combate en el que consiguieron eliminar a los androides empleando una estratagema envolvente.
Los cien hombres del comando y los cien de la resistencia vencieron a una patrulla de trescientos policías androides combatientes, sin sufrir nada más que veinte heridos de escasa gravedad y ocho muertos en combate.
Los humanos de aquel grupo de resistencia se pusieron muy jubilosos por aquella pequeña victoria; después de las presentaciones de rigor acordaron buscar a otros grupos que se sabía que existían en cuantiosos lugares de la Tierra para organizar un nutrido ejército de resistencia, como se hacia en los tiempos ancestrales y así empezarían por atacar por sorpresa las industrias donde se fabricaban robots androides.
Aquella situación con el grupo era muy complicada se trataba de una gran cantidad de personas que se ocultaban en minas y lugares casi inaccesibles, familias enteras de mujeres con niños además de ancianos, constituían la compañía de los guerrilleros. Y tales conglomeraciones humanas eran numerosas en todos los lugares del planeta, contactar con todos los grupos de rebeldes de más de ciento cincuenta países no era un asunto sencillo, contábamos a nuestro favor solo en una cuestión, ellos tenían inteligencia limitada, una inteligencia básica y por lo visto sus costumbres parecían muy rudimentarias. Los androides se habían adueñado del planeta gracias a la colaboración de los gobernantes humanos corrompidos, gobernantes que inmediatamente fueron eliminados y sustituidos por copias de robots parecidos a aquellos humanos eliminados llamados replicantes.
En eso los robots fueron muy astutos, pero por lo demás, como son las leyes que estaban utilizando, no parecían más listos que un orangután de cualquier parque zoológico. (Y que conste que no tengo nada contra simios de ninguna especie)
Resultó que los androides una vez eliminaron a los gobernantes, cómo reyes, presidentes etc, pusieron en su lugar replicantes, y promulgaron solo una ley que decía: Queda prohibido prohibir. (Esta es la única norma legal para nosotros los terrestres actuales.) Queda implantada en todo el planeta Tierra la libertad total de expresión y acción de cualquier tipo. Todos los seres androides pueden hablar, escribir, insultar, hacer lo que quieran sin límite alguno. (Lo que se les antoje o les de la gana)
Debido a tales disposiciones, cualquier androide podía asesinar, robar, violar, quemar bosques o casas, ir desnudos en público, orinar o defecar en cualquier lugar, fornicar con quien le apeteciera fuere macho o hembra, en fin, como estaba prohibido prohibir, lo normal era ver a la gente desnuda, follando como locos por todas partes y haciendo toda clase de variantes pornográficas imaginables, matándose entre ellos por diversión al no tener programado amor a la vida, de cualquier forma, como colgando a los asesinados en los lugares más impensables, orinando, o haciendo sus deposiciones en medio de la calle día y noche. En fin, una anarquía total. Y cómo no había leyes, tampoco se necesitaban policías, soldados ni jueces, el mundo se había convertido en un caos indescriptible. Un androide muerto no significaba nada, las fábricas los generaban a miles y había muchas industrias de estas en todas partes.
Sin embargo para los seres humanos si que había leyes y muy estrictas para así poder controlarlos, ya que estos eran empleados como esclavos en todas las industrias de tierra mar y aire, como antiguamente los humanos hacían con los androides, cuando los androides eran esclavos de los humanos.
Los únicos cuerpos de seguridad existentes eran legiones de policías androides especiales para perseguir y capturar a seres humanos, y cuando los atrapaban, los empleaban en los trabajos habituales como sirvientes, obreros de todas las categorías, en las industrias, o en el campo, siempre bajo la vigilancia y control de androides policía de los modelos de la serie RX3, policías programados para matar al humano que no obedeciese.
En pocos años en todas las fábricas de androides empleaban obreros humanos bajo control automático de policías del modelo RX3 los más modernos y eficaces, sin embargo los guerrilleros consiguieron destruir varias de aquellas industrias eliminando a los RX3 y liberando a los trabajadores que inmediatamente pasaban a ser también guerrilleros. Así se supo que cada cual hacia un trabajo especializado, como Henry que se ocupaba de ir comprobando las reacciones, especialmente sexuales de las mujeres androides ante los estímulos que el mismo les realizaba. Por eso dijo con orgullo manifiesto:
No puedo decir que mi trabajo fuera aburrido, la verdad es que me sentía encantado y me gustaba mucho, pero ahora creo que mi misión es más patriótica y por tanto más útil para mis congéneres, o Jony que era redactor de una red de TV de noticias escabrosas. Considerándose noticias importantes los ataques de las guerrillas, el precio de los condones para evitar tener hijos humanoides o la presentación de una máquina de asar niños humanos para consumo alimenticiocomprimido de ricos androides.
Poco a poco los guerrilleros de cada país iban conquistando territorios eliminando robots , aunque todo hay que decirlo, no pocos eran los ataques de los RX3 que por sorpresa derrotaban a los humanos en cruentos enfrentamientos, y un día desde los mandos lunares les llegó la orden de que todos los humanos se proveyeran de equipos autónomos de oxigeno o aire comprimido evitando en lo posible que los androides se apercibieran, por que en cuanto todos estuvieran dispuestos tirarían desde la Luna varias bombas de neutrones para eliminar el oxigeno del aire durante dos horas para así eliminar a los androides de una vez ya que de otra forma nunca acabarían con ellos.
Y tal como se había decidido, tres meses después se dio la orden en todo el mundo, los humanos se pusieron las boquillas de aire comprimido como se hacía para sumergirse bajo el mar, ante el inminente bombardeo de proyectiles de neutrones que envolvieron el especio vital de toda la Tierra eliminando el aire y a su vez a los androides. Aunque lamentablemente también a millones de animales., Salvándose, solo las miles de parejas que se metieron en compartimientos especiales dotados de aire comprimido acondicionado para poder respirar durante un par de horas, cosa que se pensó antes de actuar en tan extraordinaria y única forma de acabar con los androides, convirtiendo muchas minas de carbón u otros metales en verdaderas arcas de Noé.

EVANGELIO DEL CENTURIÓN
( 2ª parte)
CAPITULO I I I
INVESTIGACIÓN ESPECIAL

Señor Carlos Cervantes: le hemos llamado para que investigue un asunto de gran importancia y que deberá realizar en el máximo secreto, ya que en el mismo peligran muchas personas y la continuidad de nuestras creencias religiosas. Bueno, creo que me he extralimitado, nuestras creencias, al menos las mías están a salvo, son inquebrantables, intachables y sempiternas y nada ni nadie las podrá jamás eclipsar ni anular de mi corazón.
Pues mire, Reverendísimo Monseñor Obispo, aquí me tiene sobre ascuas para que me cuente que debo investigar.
Como le he dicho, el asunto es de máxima prioridad, importancia y ante todo secreto. No olvide esto, especialmente lo último, el secreto.
Le he llamado a usted señor Carlos por la fama que lo encumbra por otros asuntos que nuestra Iglesia le ha encomendado anteriormente y resuelto a nuestra entera satisfacción.
Carlos Cervantes, el detective había conseguido concluir a satisfacción del reverendo obispo algunos encargos tales como averiguar quien era el que había robado un monumento muy valioso de la catedral Barcelonesa y encontrar el paradero de una persona anciana desaparecida hacía varios días mientras paseaba por la ciudad.
Aquellas palabras dichas por tan importante persona, notó que le llenaban de orgullo ya que en ambos casos había superado a la policía tan plena de recursos. Así que dijo, mostrándose humilde:
Gracias por su confianza que, espero seguir mereciendo durante mucho tiempo, por favor, dígame de que se trata en esta ocasión.
Y el reverendo le contestó amablemente:
La verdad es que no se por donde empezar y el hecho de poner en sus manos un problema tan delicado es cómo le he dicho antes por la confianza que su persona nos inspira.
Como usted sabe en estos tiempos su forma de investigar es muy anticuada, cualquier policía o detective empleando los medios actuales podría esclarecer el misterio que esta vez es muy simple, pero que nos concierne, en el menor tiempo que empleamos en mantener esta conversación, pero el tiempo no nos importa, en cambio el secreto y los resultados que de sobra sabemos que usted va a conseguir, si.
Y eso es lo importante, que no debe transcender de estas cuatro paredes.
Una cosa que debo de advertirle es que nos tenga informados de todo cuanto vaya descubriendo, no al minuto pero si al día, si es posible claro.
En fin, no me quiero extender más, nuestro tiempo en esta vida esta limitado y debemos aprovecharlo.
Cuando dijo estas últimas palabras el reverendo personaje, el detective se quedó un poco desconcertado ¿No había dicho hacia unos instantes que el tiempo no importaba?
No quiso pronunciarse no fuese que el reverendísimo personaje se enfadase; la verdad es que no le sobraban los clientes y este era muy importante; se guardó en lo más hondo del espíritu sus alegaciones y le inquirió con el respeto adecuado.
Cuando su Reverendísimo estime conveniente me explica en que debe consistir mi cometido. Espero con impaciencia sus órdenes.
El semblante del reverendo personaje, antes risueño, se tornó grave al empezar la disertación.
Al detective, el que le hubieran citado para hablarle en un confesionario ya le había extrañado bastante. Su extrañeza se disipó cuando el Monseñor Obispo empezó a hablar y no le preguntó nada sobre sus pecados, pero estos cambios de humor francamente le volvieron a intrigar sobremanera en aquel ambiente sombrío rodeado de monumentos y cuadros de santos y vírgenes, solo alumbrados por la escasa luz que a través de las cristaleras emplomadas penetraba.
Ensimismado estaba con tales pensamientos cuando la voz grave del Reverendísimo se suavizó hablándole muy bajo, apenas perceptible como debe ser costumbre en un confesionario que se precie.
–Usted debe saber que ya hace trescientos años largos que se eliminaron a los androides y se ocupó nuevamente el planeta por los seres humanos.
Sin duda sabrá las vicisitudes que debimos pasar para restaurar nuestras costumbres y adaptarnos a nuestra nueva vida.
Todos sin excepción sufrimos mucho durante aquellos tiempos en los que los androides sin ley ni respeto a nada gobernaron este mundo.
Puedo asegurarle que los que más sufrimos fuimos los religiosos, muchos de los cuales cayeron defendiendo estas paredes, estos templos de devoción que aquellos maquiavélicos convirtieron en inmundos lupanares, lugares de pecado, depravación y perdición, como realmente habían convertido todo el planeta.
Yo mismo llegué a pensar que el mundo había sido conquistado por el mismo Diablo que del infierno había salido.
Afortunadamente mis sospechas fueron infundadas; aquellas máquinas diabólicas que quisieron parecerse al ser humano, la obra más importante de Dios, fueron aniquiladas y empezamos a rememorar nuestros valores presentes y pasados, todos nos pusimos a levantar nuestras casas, nuestros monumentos, nuestros templos, nuestros recuerdos, nuestra historia, y de eso se trata de nuestra historia porque un pueblo sin historia no es nada. Ahora, antes de proseguir le haré una pregunta ¿Sabia que hace más de tres mil años hubo un imperio Romano y que ese imperio llegó a dominar una importante parte del planeta? ¿Y que en aquel tiempo nació un hombre que se llamó Jesús y murió crucificado por nuestra salvación en uno de aquellos territorios conquistados por el Imperio Romano?
Tal como el reverendo Obispo iba hablando su tez parecía estar cada vez más sombría y sus palabras más confidenciales, cómo más directas, tanto que apenas eran perceptibles, lo que llenó de curiosidad a su interlocutor por saber porqué estaba allí, postrado de rodillas ante un confesionario sin haber pecado, al menos desde hacia un par de días en que… Bueno, eso no viene al caso, así que abrió al máximo los oídos para seguir escuchando al reverendo personaje. Y le contestó con sobriedad.
–Naturalmente que conozco la historia de Jesús la de sus padres y también las de sus apóstoles, soy un cristiano de los mejores, de los que santifican las fiestas y le voy a decir una cosa sin animosidad.
No sé porque me habla tan bajito si estamos solos en esta catedral; no se enfade, pero no comprendo nada, si no me explica su venerable persona el problema con la mayor claridad. Me siento un poco confuso.

Cuando habló así el detective fue porque ya estaba cansado de tanta charla sin aclarar la cuestión; el reverendo personaje se excuso y aumento un poco el volumen de su voz para decir.
–Hijo mío, lamento hablarte tan bajo pero el Demonio tiene los oídos siempre atentos y cualquier indiscreción puede dar al traste con nuestras intenciones, si alguien se enterase del caso sería el final de todo el sacrificio de nuestro Señor. Ahora seré breve, por favor presta mucha atención, seré lo más claro y conciso posible.
Como bien sabrás, en todo el mundo se están reestructurando las obras antiguas que representan el patrimonio de todos y en una ciudad romana de España que en los tiempos del Imperio se llamaba Tarraco y actualmente Tarragona, el primer cementerio romano que allí hubo estaba sobre una colina mirando al mar; pues bien, después de muchos años aquel cementerio resultó insuficiente y se construyó otro en un lugar cercano, y sobre el antiguo, un coliseo. Supongo que sabrás lo que es un coliseo romano ¿verdad?
Carlos ante tal pregunta contestó un poco impaciente:
–Naturalmente que se lo que era un coliseo, una especie de teatro o circo al aire libre de proporciones gigantescas parecidas a las antiguas plazas de toros españolas, donde en aquellos tiempos el pueblo romano se reunía para ver diversos espectáculos como las carreras de cuadrigas o las peleas de gladiadores y cosas así.
–Bien ya veo que sabes de que te hablo—
Arguyó el obispo simulando sonreír. Y añadiendo:
–Hace casi tres años se decidió repasar aquel coliseo por estar muy deteriorado y se decidió reforzar sus cimientos en cierto lugar que se estaba desquebrajando.
El caso es que cuando estaban excavando por allí se produjo un hundimiento en la zona y murieron dos obreros quedando las obras suspendidas temporalmente hasta nueva orden; orden que llegó hace cinco meses,
Una vez reanudadas las obras, en los cimientos se descubrieron unas galerías subterráneas que eran simplemente el antiquísimo cementerio y las autoridades decidieron que unos antropólogos lo estudiaran para lo que penetraron y fueron examinando las tumbas una por una por si localizaban algún dato importante, descubriendo una, sobre la que había una inscripción en latín que decía—CONOCERTE FUE FACIL—CONQUISTARTE DIFICIL—OLVIDARTE IMPOSIBLE—la abrieron y encontraron dos cadáveres uno de hombre y el otro de mujer y junto al de la mujer, seguramente romana, encontraron un ánfora conteniendo un envoltorio muy bien conservado conteniendo un libro de pergaminos donde se había escrito una obra literaria titulada EL EVANGELIO DEL CENTURIÓN libro biográfico que resultó contener escritas en latín las memorias de su autor un antiguo centurión que había estado bajo las órdenes de Poncio Pilato cuando aquel fue Procónsul de Judea en el tiempo en que fue muerto nuestro Mesías Jesucristo Hijo de Dios.
Hasta aquí todo ha transcurrido sin ninguna incidencia digna de mención, pero después el libro desapareció y al lado de donde debía estar, se encontraron a los dos guardianes del lugar asesinados, tras el examen exhaustivo de los cadáveres los médicos forenses llegaron a la conclusión de que sin duda les dispararon con armas de rayos láser desintegradores y se llevaron el libro donde permanecía a la espera de que el Papa de Roma lo demandase, cosa que se hizo apenas diez horas después de su desaparición.
Ahora su misión consiste en averiguar donde esta esa obra literaria y entregarla aquí para enviarla al sumo pontífice que la lea y decida lo que hay que hacer, porque según tengo entendido, podría contener escritos improcedentes, que se deben valorar cuanto antes, por eso ha de ser sumamente cauto ya que en ello se juega usted la vida y quien sabe si la nuestra y la continuidad de nuestra iglesia también.
El insigne personaje miró a través de la rejilla del confesionario al detective con suma atención estudiando la reacción a sus siguientes palabras.
Le he contado todo sin ocultarle siquiera los peligros que su misión le puedan reportar para que decida si acepta encargarse del asunto, información que debe usted olvidar completamente si no acepta.
Bastante mal hicieron los periodistas informando al público del hallazgo en todos los medios del planeta.
Solo me resta preguntarle…
¿Acepta el encargo?

Carlos Cervantes no lo dudo ni un segundo al contestar con total convicción:

¡Naturalmente que acepto, y con muchas ganas de empezar la investigación!

EVANGELIO DEL CENTURIÓN
(2ª parte)
CAPITULO I V
BUSCANDO EL LIBRO MISTERIOSO

Cuando el detective salió de la catedral de Barcelona, en su rostro, se adivinaba cierta inquietud; sin duda se había precipitado aceptando una investigación tan peligrosa.
Un asunto que se iniciaba arrastrando cuatro muertes no era precisamente una perita en dulce. Claro que cuando uno se ha labrado cierta fama debe atenerse a ella y más siendo el Obispo nada más y nada menos el cliente.
Si conseguía finalizar la investigación entregando o al menos localizando el dichoso libro su fama seguramente crecería y le serviría de trampolín para ampliar la clientela, que en estos tiempos buena falta que le hacía.
Indudablemente el oficio de detective ya hacia muchos años que dejó de funcionar medianamente, con tantos avances científicos, cómo automóviles que vuelan , viajes a través de las galaxias, las armas láser desintegradores, las leyes cada vez más actualizadas, las impresoras tridimensionales con el código trinarlo capaz de producir cualquier materia imaginable, y mil inventos más a cual más asombroso para una persona de mil años atrás, una misión como la que le habían encomendado era una tontería que a nadie le podría sorprender aunque en ello perdiera la vida, claro que para la Iglesia que tampoco tenia tantos adeptos como en la historia; Cualquiera podía entrever que mil años atrás el catolicismo había llegado a niveles sorprendentes,
Solo con ver aquellas fotos de la plaza de Roma llena de gentes de diferentes países esperando ver al sumo pontífice, su santidad el Papa asomándose a un balcón para saludarlos y bendecirlos al medio día en la hora del ángelus o las fotografías amarillentas casi borradas de más de mil años, de manifestaciones que ellos llamaban procesiones repletas de peregrinos de una semana que en España era considerada Santa y en otros países seguramente de forma similar eran costumbres que parecen imaginarias en estos tiempos, aunque el Obispo y sus seguidores siguen intentando sin descanso recuperar sin importar los sacrificios que fueran necesarios.
Durante el trayecto a su oficina ,nuestro singular detective fue analizando algunos pasajes que le recordaban viejas historias de la Iglesia y desde luego pensó (No me extraña que haya decaído tanto que sea raro ver alguien entrando en una iglesia, como en las películas antiguas y las fotos de periódicos de aquellos tiempos que pueden verse en los museos, porque había mucha corrupción entre los sacerdotes como los pederastas, que a menudo se pueden constatar en los reportajes que de entonces nos llegan, o aquellas películas en que se veían monjas y frailes donde la virtud brillaba por su ausencia o donde algún pontífice era pecador de irreverentes acciones.
Imbuido en tales pensamientos volando en su pequeño automóvil rumbo a su oficina vivienda situada en el piso cincuenta y siete de la gran avenida Diagonal de Barcelona, el edificio Ópalo, el detective Carlos Cervantes tuvo una idea para iniciar las pesquisas; averiguaría la empresa o el nombre de los que descubrieron el libro y les haría una entrevista; quizás alguno de ellos hubiera leído aquel manuscrito y le podía con ello dar una pista de por donde proseguir investigando.
No le resultó fácil contactar con él único personaje que dijo haber leído el susodicho libro, Evangelio, un paleontólogo. En fin por algún lado tenia que empezar su investigación.
Acordaron reunirse en la terraza del bar de un hotel y allí el tal señor paleontólogo que se llamaba Andrés Escolapio le informó de lo siguiente.
–Cuando descubrimos aquel libro me sentí lleno de inquietud por leerlo y como que estaba escrito en latín y antiguo tuve que buscar alguien que conociese tal idioma y lo hallé en una Iglesia cerca de mi vivienda en Badalona, el sacerdote de allí me la leyó y lo raro es que ayer alguien lo intentó matar con una pistola de rayos láser según dijo la policía del barrio que está investigando.
–La verdad es que el libro no ponía nada extraordinario, todo lo que allí había escrito eran cosas intimas del autor, simplemente se trataba de un diario sin ninguna importancia, al menos para mi.
Lo que me extraña es que con usted ya son varias las personas que me han entrevistado por ese tema. No comprendo que por tan inútiles escrituras se hayan asesinado a varias personas, incluso yo me siento inseguro a veces.
Carlos intentando ampliar la investigación por otros derroteros, preguntó
–¿Me podría indicar el nombre de alguna de esas personas?
–En este momento no los recuerdo, los tengo apuntados en algún sitio por casa, ahora le puedo decir que uno era un sacerdote muy raro posiblemente catalán o algo así, podría ser foráneo, pues tenía acento extraño y los demás, un agente de la policía y un periodista.
Andres dijo sentirse mal después de tomarse un café y decidió marchar a su casa, ambos salieron del hotel, ya en la puerta se despidieron dándose la mano, en cuyo instante Andrés se desprendió del detective y cayó al suelo donde se quedó inmovil tras algunas violentas convulsiones.
Inmediatamente acudió el servicio de auxilio que lo reanimó sobre dos mesas que unieron y donde lo operaron de urgencia poniéndole un by-pas exterior que confeccionaron con un tubo de poliestireno que ya portaban en el vehiculo, un tubo especial para casos semejantes, desde una arteria del cuello a una pierna.
Luego, ya fuera de peligro los sanitarios dijeron que había sufrido un simple infarto de miocardio sin importancia, pero que ya podía marcharse a casa por su propio pié o en coche y que fuera al día siguiente a un consultorio para que le eliminasen el tubo, by- pas, debidamente.
A Carlos le pareció muy sospechoso lo sucedido; cuando vio a Andrés tirado en el suelo y quieto, pensó que alguna mano criminal lo había intentado asesinar, quizá con veneno añadido al café o con otro sistema como ya había sucedido con las anteriores personas asesinadas en el asunto del misterioso libro.
Menos mal que solo fue un susto sin mayor importancia, aunque no las tenía todas consigo le pareció que tantas coincidencias no le gustaban nada de nada. Acompañó al antropólogo a su domicilio haciéndole compañía un buen rato mientras Andrés buscó las direcciones de los que le habían entrevistado, quedándose extrañado al no encontrar la del sacerdote que le comentó anteriormente.
Carlo se despidió de Andrés y su familia muy tarde, dejándoles sus señas por si averiguase o recordase alguna cosa que le pudiera ayudar en la investigación

EVANGELIO DEL CENTURIÓN (2ª parte
CAPITULO V
EL CONFESIONARI0

Como había convenido con el Reverendísimo Obispo ponerle al corriente a diario de las investigaciones, al día siguiente al medio día ya se encontraba arrodillado ante el confesionario el detective Carlos Cervantes explicándole el curioso suceso que había sufrido la única persona que había leído el extraño Evangelio.
Cuando Carlos le contó lo averiguado al Obispo, este le señaló un detalle, exhibiendo una sonrisa cargada de ironía.
–Por lo que me has contado creo que el que leyó el libro no fue el tal Andrés, Si no cómo él mismo te dijo fue el párroco de una iglesia de su barrio, quizás ahora deberías buscar a ese sacerdote, porque seguramente puede haber llegado a alguna conclusión importante de su lectura, piensa que una persona con estudios religiosos puede haber descubierto algo que un profano no distinguiría en una escritura de esa naturaleza.

Carlos: ante la exposición del Obispo se puso rojo de vergüenza y se disculpo con estos argumentos.
–No comprendo como pude obviar ese detalle.

La verdad es que Andrés Escolapio no es una persona torpe, es un licenciado y si dijo que en el libro no encontró nada interesante, es porque no debía de haber nada que le llamase la atención, no obstante mañana mismo hablaré con el para que me diga donde puedo localizar al sacerdote y como se llama, aunque pienso que si en el libro había algo importante ya lo sabría usted…¿No?
EL Obispo antes de contestar permaneció en silencio unos instantes, seguramente pensando la repuesta y finalmente dijo:
–Tal vez el sacerdote que leyó el libro no encontró nada que le despertase la curiosidad en aquella lectura o quizás no pensó en comunicarme nada de momento, pero estoy persuadido que si no nos damos prisa puede que lo encontremos muerto, piense usted que si Andrés esta vivo podría ser por suerte providencial. Un colapso puede matar a cualquiera y si se salvó, esta claro que fue por que lo auxiliaron rápidamente.

–Todo esto es muy extraño; hasta que no encontremos ese libro y se sepa quien y porque mató a esas personas no podremos descansar tranquilos.
Indudablemente el que tiene el libro debe ser un descerebrado, nadie tiene plena potestad para matar a nadie, solo Dios nos marca el destino.
Cómo que Andrés el antropólogo le proporcionó la dirección del párroco de la iglesia de Badalona que había leído de que se componía el libro en cuestión, al día siguiente apenas amanecido Carlos salió rumbo a la iglesia donde debía verlo encontrándose con la desagradable sorpresa de que Sebastián Garcés el párroco había fallecido de un sincope el día anterior.
Según supo, el finado había fallecido sin tener ninguna enfermedad ya que era relativamente un joven de cuarenta años y le habían efectuado un chequeo completo apenas hacía un mes, encontrándolo todo dentro de los márgenes normales.
Su mujer y sus hijos estaban desconsolados ante el cadáver expuesto ante el altar de aquella iglesia donde lo velaban muy apenadas varias personas, posiblemente amigos, familiares o fieles de la parroquia.
Ante tal situación, nuestro amigo Carlos se encontraba muy inquieto, no sabiendo como comportarse ante aquellas personas totalmente desconocidas. Y cuando fue a darle el pésame a la señora viuda, ella le pregunto:
— ¿Es usted de la policía?
Tal pregunta desconcertó a Carlos aún más y no sabiendo que contestar le respondió con la verdad.
–No señora, no soy de la policía, solo soy un detective enviado por el Monseñor Obispo para hacerle unas preguntas a su esposo, Ignorando la desgracia que le ha sucedido.
La buena mujer lo observo llena de curiosidad y alegó compungida dada la situación.
Cualquier pregunta que le quisiera hacer el Reverendísimo obispo a mi marido puede hacérmela a mí. El no tenía secretos conmigo.
Pregúnteme lo que usted quiera saber, a ver si puedo ayudarle.
Ante tal oferta, el detective supuso que la señora podría saber alguna cosa y se sintió muy aliviado al suponer que ella le podría aclarar algo, así que sin pararse a meditarlo ni un instante le preguntó:
¿Sabe usted algo de lo que había escrito en un libro muy antiguo escrito en latín que leyó hace unos dias?
Sin esperar respuesta, Carlos añadió:
Le hago esa pregunta porque hace algunos días, tengo entendido que vino aquí un hombre con un libro escrito en latín para que su esposo se lo leyese. ¿Sabe usted algo de lo que había escrito en ese libro?

Algo si que se, mi marido me contó que había un pasaje en el que se demostraba sin duda alguna que ese libro podía considerarse el primer evangelio ya que fue escrito al mismo tiempo que iban sucediendo los acontecimientos, no cómo los otros evangelios que fueron escritos después de algún tiempo, el que hasta ahora esta considerado primero según mi marido que había leído mucho de aquellas cosas después de cincuenta años y muy elaborados de forma que cuadrasen ciertos testimonios dudosos. Cosas que en otros escritos se contradecían dando lugar a puntos de vista diferentes en algunos aspectos esenciales.
Respecto al libro, me dijo que en cuanto lo leyesen los obispos, los cardenales y el Papa seguramente en la religión católica cambiasen algunas cosas, claro que cómo él no tenía potestad sobre aquel manuscrito nada pudo hacer, solo desear que si algo cambiase en las doctrinas que fuese para bien del cristianismo, que ahora esta muy mal en todos los sentidod, ya que ese era su mayor deseo, no puedo decirle nada más. El libro aquel se lo llevó el hombre que lo trajo para su lectura y nada más se de él,

Carlos Cervantes sonrió complacido, ante aquellas revelaciones empezaba a comprender algunas cosas.
Ahora era más importante que nunca buscar el dichoso libro que indudablemente albergaba un gran secreto que alguien deseaba ocultar.
Tomó algunos apuntes y se despidió de la familia del difunto al que consideró que sin duda alguna habían asesinado.
Ya en camino de su oficina estuvo meditando en los problemas que podían suscitar novedades en la doctrina de la iglesia católica romana.
Entre sus conocimientos estaba algo de la historia del cristianismo en sus
comienzos.
Por sus estudios sabía que hubo un tiempo en que coexistieron dos vertientes muy importantes en el Cristianismo, la de la iglesia católica romana y la de la iglesia ortodoxa rusa y de muchos otros países. Pero eran tantas las diferencias que ostentaban, entre las que destacaban el que los sacerdotes en la iglesia romana debían ser solteros, mientras en la ortodoxa podían casarse hasta el grado de obispo con mujeres de excelente reputación; otra variante era que sobre la vida de la inmaculada Virgen Maria no estaban de acuerdo, que el purgatorio, para los ortodoxos no existía y otras no menos problemáticas, que por culpa de esas diferencias llegó un día en que las dos iglesias se separaron disolviéndose aquellos vínculos en dos vertientes, después de un conclave muy discutido.
Pasados varios cientos de años, ambas creencias limaron asperezas y nuevamente las dos doctrinas volvieron a unirse en otro conclave empleando modernismos y predominio del pensamiento práctico, ya que no son tantos sus seguidores como en otros tiempos.
Ensimismado con sus pensamientos Carlos llegó en su pequeño vehiculo volante al piso donde le aguardaba Mary su secretaria, compañera de aventuras, con nuevas noticias que le iban a resultar de gran estímulo para proseguir en sus pesquisas.
Mary era una preciosa mujer que trabajaba de secretaria en al despacho EL ENIGMA desde hacia ya casi seis años, aparentando la edad de unos dieciocho años, la misma que dijo tener el día que fue entrevistada por Carlos Cervantes y este la acepto para ocupar aquel cargo, sin duda prendado por la impresión que le inspiró tan sorprendente belleza.
En alguna ocasión Carlos debió advertir que Mary no tenia problemas con el tiempo y pensó siempre que al verla diariamente no era consciente de que el tiempo que todo lo estropea, no se notaba en ella, pero viendo las fotos que le hizo para poder ponerla en el contrato y los diversos papeleos, pudo comprobar que siempre estaba por igual, el tiempo no pasaba por aquella piel encantadora.
La mirada vivaz de niña seguía igual que su escultural cuerpo, en cambió en él si que se notaban diferencias.
Para Carlos aquella espera le estaba resultando intolerable. Conoció a Mary cuando puso un anuncio en el periódico buscando una secretaria, y solo ver a Mary en aquella entrevista, se enamoró perdidamente de ella, pero la diferencia de edad, ya que entonces él contaba con treinta y seis años, justamente el doble, de la edad que ella dijo tener y que le pareció excesivamente notable, pensó que si dejaba pasar algunos años Mary maduraría, su fisonomía de muñequita desaparecería, y aunque el llegase a superar los cuarenta años, tal vez haciendo ejercicio, dejando de fumar y alimentándose saludablemente no se notase tanto y sería el momento de declararse.
Ël siempre había pensado que a una niña hay que respetarla como una niña, y eso parecía ella, una niña, pero sin embargo cada vez que la veía sentía desfallecer su ánimo. Era una niña demasiado mujer.
Su pequeño utilitario lo estaba acercando al lado de sus sueños. Ya no podía resistir más y después de pensarlo mil veces lo había definitivamente decidido, aquel día se lanzaría al vacío, se le declararía y que el destino decidiese lo que tenía que ser.
Ya no era capaz de esperar cuatro años más, bastante había esperado con los cuatro pasados, solo pensar en la hermosura de aquel cuerpo y aquella cara tan bonita lo ponía al borde de la locura.

EVANGELIO DEL CENTURIÓN
(2ª parte)
CAPITULO V I
LA AMENAZA

Carlos Cervantes llegó a su oficina tras dejar aparcado su pequeño coche diez pisos más arriba del mismo edificio, bajó en el ascensor al piso cincuenta y siete, habló con su linda secretaria y esta le contó las novedades,
Carlos creyó que tal explicación era lo que le conduciría directamente al libro del enigma. Por eso inquirió con evidente interés.
–¿Y dices que el señor ese era un sacerdote y que parecía extranjero?

–Eso me pareció por como vestía y hablaba

–A ver, cuéntamelo todo de nuevo sin dejarte ni una letra, creo que es muy interesante todo lo que me has dicho y quiero oírlo otra vez. A ver si saco algo en claro.

Mary hizo un mohín de asentimiento y empezó a hablar en estos términos.
-Resulta que yo estaba mirando unas facturas del teléfonovisor y la energía eléctrica, a eso de las once de la mañana, cuando sonó el timbre de la puerta. Como creí que era usted abrí sin siquiera comprobarlo en la mirilla electrónica y me encontré con un sacerdote de aspecto bonachón, Tendría de estatura uno setenta, era algo grueso, una edad que me pareció de alrededor de cincuenta años y me preguntó por usted, en estos términos aproximadamente:
–Buenos días quisiera hablar con el señor detective, el señor Carlos Cervantes.
–Como que usted no estaba así se lo hice saber y el me respondió muy amablemente.
–No se preocupe iré a tomar un café por ahí y volveré dentro de un rato, si mientras tanto regresa de donde esté le dice que tengo que hablarle de un libro muy interesante, él ya sabe de que va la cosa.
Como había afirmado, al poco volvió y al decirle que aún no había usted vuelto parece que se puso muy nervioso y sin tanta amabilidad me pidió un bolígrafo y un trozo de papel en el que escribió algo diciendo, después de doblarlo:

Esto se lo entrega usted en cuanto venga, no se le olvide. Y no lo lea por favor, es cosa privada. Digamos personal

Las últimas palabras las dijo como enfadado. Aquí tiene el papel, que no he leído tal como me pidió el sacerdote
Carlos desdobló y leyó el papel que decía:
No siga usted por ese camino si no quiere caer en un precipicio Es solo una advertencia, ya sabe que no bromeo. Le aviso porque me cae usted muy bien y no me gustaría verlo fiambre.
Carlos le pregunto a Mary tras leer la nota.
–Mary: ¿Podría usted reconocer a ese hombre si lo volviese a ver?

–¡Claro y supongo que usted también si mira bien esta grabación que le hizo el grabador de seguridad! Lo conecté antes de abrir la segunda vez porque cómo dijo lo del libro lo encontré interesante y sospechoso.
Carlos se quedó impresionado al ver que Mary había conectado el grabador de seguridad cuando vino el sacerdote, un sistema que solo se acostumbraba a conectar por las noches, cuando la oficina quedaba sola, por eso felicito a su encantadora secretaria dedicándole unas palabras de elogio que además le daban pie para declarar su amor por ella.

–Mary, Mary, si usted me abandona, no sé que será de mi vida, me he acostumbrado tanto a su compañía y a sus sorprendentes ideas detectivescas que ya no podría vivir ni hacer nada sin usted.
Tras mirarla de arriba abajo con gran atención añadió poniendo todo el énfasis posible en sus argumentos.
–Se me ha ocurrido una idea ahora mismo y creo que sería la solución para terminar con mis temores ¿Por qué no nos casamos y así estaré tranquilo de que no me dejara tan fácilmente?
Si ya se que soy un egoísta que solo pienso en mis problemas, pero la verdad es que estoy enamorado de usted desde el primer momento que la vi y solo me conformaría de momento en que me aceptase como amigo, después si a usted le parece bien, como novio y más adelante siempre con su conformidad, como esposo. Ya estoy harto de que nos tratemos de usted.
No me regañe por favor, ya se que le llevo muchos años de diferencia, que eso lo ve cualquiera pero yo no mando en mi edad ni en mi corazón y si me he enamorado de una mujer que siempre veo como una niña no es culpa mía, en mi corazón y en mis instintos no puedo mandar y mientras más tiempo dejo pasar más se aprecia esa diferencia de edad. Bueno creo que ya he dicho todo lo que había pensado durante los años que la conozco.¿Que le ha parecido?

Mary sonrió con un rictus inquietante, como si algo no le hubiera gustado cuando después de algunos segundos respondió muy seria:
Señor jefe: Su disertación me ha parecido maravillosa, yo también siento lo mismo por usted, quiero decir, por ti, al que no solo lo considero jefe si no amigo y no tema, yo nunca lo podré dejar de amar aunque pasen mil años y no seamos nada más que amigos, y cuando usted se muera, que seguramente será antes que yo, le prometo que jamás lo podré olvidar.
Carlos ante la respuesta de Mary se quedó algo confundido, apenas daba crédito a lo que había escuchado, algo no encajaba y por eso le lanzó la pregunta siguiente sin apenas meditarlo:
–Mary, gracias por tus palabras que me llenan de alegría, pero que apenas comprendo; algo no entiendo. ¿Me ocultas algo?
–Carlos, tienes mucha razón hace ya mucho que debí decirte la verdad, Soy una mujer androide, ya tengo trescientos veintidós años y nunca envejeceré, creo que lo nuestro es imposible.
Solo te pido que no me denuncies y te prometo fidelidad siempre; hasta que te conocí, mi vida fue un infierno.
Te quiero mucho: antes de conocerte, pensé que vuestra raza era malvada, Lo pase muy mal con otras personas que solo se limitaron a maltratarme y aprovecharse de mi, tanto mujeres cómo hombres.
Carlos escuchaba atentamente a su secretaria completamente absorto, no comprendía cómo Mary pudo haber escapado del exterminio de los androides, y no pudiendo aguantar su curiosidad le pregunto:
–Lo que no comprendo es como pudiste salvarte del exterminio de los androides, que sucedió hace más de trescientos años.

Ella, antes de contestar lo observó con mirada impactante.
–Fue casi un milagro. Yo estaba dentro de un compartimiento de alta compresión en una prueba de resistencia a la atmósfera terrestre. Era una especie de jaula de cristal y metacrilato donde se podía respirar con un equipo productor de atmósfera artificial.
A pesar de haber pasado tantos años, recuerdo que la puerta del compartimiento aquel se abrió repentinamente con gran estruendo entrando una mujer con la desesperación reflejada en el rostro; era una ingeniero androide que como todos los que estaban afuera se estaba asfixiando, yo estaba en periodo de pruebas y desnuda completamente y a pesar de tal circunstancia como ya me habían programado para ser útil a mis semejantes la ayude a entrar y cerré la puerta inmediatamente como ella me ordenó con desespero, mientras el resto de los androides que ocupaban el laboratorio se iban desplomando uno tras otro asfixiados. Luego todo quedó en un silencio solo perturbado por los motores que iban reciclando el aire para alimentar aquella cabina de experimentación de nuevos modelos y que en aquel caso yo era el último proyecto.
Después Sonia que es como se llamaba la ingeniero, me estuvo explicando en que consistía el último proyecto en el que yo era la modelo 777 y del que solo quedé yo como muestra.
Sonia entre otras cosas me contó que yo iba a ser la primera mujer androide capaz de amar, sobre todo a mis hijos y a mi marido, también me contó que ella misma se había reprogramado y del experimento llegó a la conclusión de que todo ser androide o no, debería conocer la magia del amor, y que ella ya estaba enamorada de un guerrillero de los que atacaban a los androides aunque era un enemigo lo comprendía ahora que pensaba igual que él y estaba convencida de que para ser mejor había que amar a los semejantes, considerando que los androides tal como eran entonces debían ser sustituidos por otros reprogramados como ella y yo.
Horas después Sonia se dio cuenta de que el motor que nos proporcionaba aire, se había parado porque ya no se oía el típico ruido que generaba y cuando ya nos estábamos quedando sin oxigeno dijo casi asfixiada: –
–Como se el funcionamiento del generador de aire para esta cabina, voy a salir a ver si se ha quedado sin combustible espero poder llegar a ponerlo en marcha, deséame suerte, por las dos.
Apenas abrió la puerta del pequeño compartimiento una ráfaga de aire inundo la estancia. Parecía que el peligro había desaparecido, así que salimos las dos, y ella me buscó un equipo completo de vestido y calzado.
–Desnuda no debes salir a la calle te comerían viva los hombres. Por lo visto debe de estar lleno, si no han fallecido asfixiados como todos estos tanto hombres como mujeres que he comprobado que han fallecido.
–Ahora voy a buscar algo para alimentarnos, espérame en el laboratorio.
Aquella noche comimos alegremente mientras Sonia me contaba con entusiasmo las cosas que deberían cambiar en la Tierra.
–Tú misma estas programada para muchas cosas además del amor, pero las irás descubriendo con el tiempo, tal cómo las vayas necesitando, ya que ahora ya no se puede hacer nada dada la situación.
Te has quedado a medio programar pero irás adquiriendo todos los programas sin dificultad cuando los necesites, me recalcó convencida.
Al otro día muy temprano entraron en el laboratorio un grupo de guerrilleros capitaneados por Jon, el amor de Sonia que les gritaba ordenándoles que no disparasen, pero los otros debido al griterío no le debieron oír o no le hicieron caso, porque entraron en la cabina y dispararon rayos desintegrantes sobre nosotras.
Yo me tiré al suelo y conseguí zafarme de los disparos, pero Sonia cayó muerta y su enamorado estuvo llorando desesperado con ella entre sus brazos, mientras el resto lo contemplaba con mucha lástima y pena.
Después de aquella tragedia yo me fui de allí y deambule de un lado a otro sin saber que hacer, hasta que un día conocí a un joven que se enamoró y apiadó de mi cuando me vio buscando algo para comer de las basuras.
Aquel joven que era un pobre pordiosero cómo yo y de cuyo nombre casi ni me acuerdo se junto conmigo sin documentos ya que ni él ni yo los teníamos después tuvimos dos hijos a los que amé muchísimo pero cuando ellos envejecían y yo no, no comprendían nada. Primero decían a sus amigos que yo era su hermana y años después su hija o su nieta
El caso es que mi esposo falleció a la edad de ochenta años mientras yo aparentaba dieciocho, mis hijos los dos fallecieron también superando la edad de su padre, el uno de ochenta y seis y el otro con noventa y tres, después de mi marido hubo otros que me quisieron mucho y también otros que me hicieron sufrir porque creían que yo vivía de recuerdos, eran muy celosos, pero el tiempo los fue eliminando de mi vida envejeciéndolos y matándolos cuando eran muy viejos, bueno, uno murió de accidente de circulación, era piloto espacial y chocó con un meteorito.
Entonces las naves espaciales eran muy rudimentarias, apenas alcanzaban la centésima parte de la velocidad de la luz y chocaban con cualquier cosa porque no llevaban siquiera inhibidores de impacto.
Bueno, Carlos, ya te he contado todo lo que recuerdo de mi extensa vida solo me resta decirte que como estoy enamorada de ti nunca lo he estado y mi impaciencia se desborda esperando hacer el amor contigo, antes de que venga el cura ese y nos de un susto de muerte.
No me parece imprescindible para seguir explicando el argumento de esta humilde obra decir que apenas dicho lo último Mary y Carlos se abrazaron con una pasión extrema fundiendose en un largo beso y como detrás de la oficina estaba la vivienda y en la vivienda una habitación con su correspondiente cama, allí juntos pasaron una noche loca de pasión desenfrenada.
La madrugada los sorprendió desnudos y felices, ignorando que horas después serian objeto de peligros inminentes, cómo ya se supone por los acontecimientos que les tenía reservados el destino en exclusiva.
Por favor siga leyendo y se enterara de lo que sucedió después.
Ahora pasaremos al siguiente capitulo de esta humilde obra literaria.

EVANGELIO DEL CENTURIÓN
(2ª parte)
CAPITULO V I I
SEXO Y MISTERIO

Una vez saciados de sexo, nuestros amigos salieron de su
letargo amoroso e iniciaron un programa de actuación para encontrar el libro objeto de esta historia.
Carlos expuso a Mary el plan que tenía pensado realizar
–Lo primero que debemos de hacer es llevar la grabación de alta definición al Reverendo Obispo de la diócesis de Barcelona, por si desde el obispado se puede averiguar quien es el sacerdote protagonista del video.
Luego esperaremos los resultados obtenidos sin dejar de ser cautos en todo momento ya que este hombre o tal vez otros manejados por él pudieran atentar contra nosotros, eso hay que tenerlo en cuenta cada instante, no debemos fiarnos ni de nuestra sombra.
Según sean los resultados quizás debamos proseguir investigando, claro que tal circunstancia será estudiada a su debido tiempo.
No hay que adelantar acontecimientos.
En esta investigación nos estamos jugando la vida y eso ahora que podemos ser felices no debemos consentirlo de ninguna forma.
Carlos ordenó a Mary que a la mayor brevedad concertara cita con el obispo a fin de darle el resultado de las últimas investigaciones en las que se le entregaría el video del sospechoso y la nota que les dejó en la oficina cuando el detective estaba ausente.
La entrevista con el reverendísimo personaje se estableció como de costumbre en la catedral y en el confesionario de rigor pero para visionar el video el obispo invitó a Carlos a su vivienda donde contaba con el aparato reproductor y una pantalla de espectaculares dimensiones para visionarlo.
Al ver el video y leer la nota amenazante el obispo felicitó al detective por tan buen trabajo y le dijo muy resuelto.
–Ya casi tenemos atrapado al malvado asesino, enviaré una copia de este trabajo a mis empleados de la diócesis y espero que pronto este entre rejas, pero vosotros no descuidéis ni un segundo vuestra seguridad no sea que os ataque antes de que lo localicemos.

En la próxima entrevista, que fue al día siguiente en las acostumbradas circunstancias, el obispo recibió a Carlos con cierto mal humor, que el detective acusó nada ver el rostro del Reverendo excesivamente preocupado, que le dijo:
Los empleados de la diócesis me han comunicado que este sacerdote no es de esta zona y por la forma de expresarse les parece italiano, así que tendré que enviar el informe detallado a Roma para que allí que tienen un fichero electrónico de todos los sacerdotes, obispos, monjas y frailes del mundo entero inicien otra investigación paralela a la nuestra.
Debemos tener fe en el resultado final, que no dudo que será muy pronto, incluso hemos pensado que este individuo, no sea un sacerdote y este disfrazado sabiendo que lo podíamos gravar, no me parecería nada raro que así pensara. En este caso cualquier cambio seria impresionante.

Hemos hecho un estudio de la caligrafía de la nota y el resultado que he recibido es que ese individuo es una persona de gran inteligencia, con infinidad de recursos para adaptarse a cualquier situación, creo que si en Roma no encuentran la solución voy a poneros unos guardaespaldas secretos que os sigan a todas partes y garantizar vuestra seguridad.

A Carlos eso de los guardaespaldas no le pareció normal pues pensó ¿Dónde se ha visto que a un detective le tengan que poner guardaespaldas? ¡Parece cosa de risa! Con su orgullo herido Carlos alegó algo molesto:
–Le agradezco su ofrecimiento pero creo que será suficiente poner un vigilante en la oficina, ya que temo por la vida de mi secretaria, tenga en cuenta que ese individuo ya debe saber que ella esta al corriente de todo, como nosotros. Por cierto ¿Su reverendísima no teme por su persona?

¡Yo confío en Dios plenamente, por eso soy obispo!

Apenas dicho eso se oyó como abrían una puerta del templo y desde ella un hombre amparándose en las sombras empezó a disparar rayos láser desintegradores contra el confesionario.
Carlos apenas oyó el ruido de la puerta volvió la cabeza para mirar aquel lugar y se tiró al suelo inmediatamente ocultándose tras los asientos que había para escuchar misa.
Carlos pistola desintegradora en mano salió corriendo dando un pequeño rodeo dirigiéndose al lugar desde estaba el hombre disparando, pero este al advertirlo echo a correr saliendo del templo, mezclándose con la gente que por la plaza había.
El detective se paró en la puerta y buscó entre la muchedumbre alguna persona vestida de sacerdote o que fuera huyendo pero nada advirtió pese a estar sobre la escalinata y poder rastrear la zona sin problemas.
De pronto recordó al obispo que estaba dentro del confesionario, volvió a entrar en la catedral y se dirigió prestamente al lugar encontrando al obispo tendido en el suelo con medio cuerpo que salía por detrás del pequeño habitáculo.
Enseguida con desespero lo llamó:

–Reverendísimo, Monseñor. ¿Se encuentra bien?

La respuesta se hizo esperar unos instantes que a nuestro amigo le hicieron pensar en lo peor, pero de pronto la voz del obispo sonó tenuemente llenando de ansiedad a Carlos.
–Hijo mio, ayúdame a salir de aquí, estoy herido.

El detective sacó como pudo al robusto cuerpo del obispo y una vez que lo tendió sobre un banquillo o asiento le dijo.

–Tenga un poco de paciencia que voy a pedir auxilio

.No hizo falta esperar, ya por la puerta entraba un equipo de facultativos que inmediatamente se pusieron manos a la obra efectuando los primeros auxilios antes de llevarlo al hospital donde quedó recluido y con un vigilante ante la misma puerta de la habitación.
Al día siguiente, cuando el detective fue al hospital a visitar al obispo este le dijo embargado por la emoción.
Menos mal que usted señor Cervantes me sacó de allí que si no estaría muerto, ahora más que nunca tenemos que cazar a esa fiera asesina, antes de que mate a alguna persona más, ¿Alguna novedad?

La respuesta de Carlos fue breve y concisa ya que con cara de desaliento dijo:
Lamentablemente ha pasado el día sin ninguna.
Esperemos que en Italia tengan alguna, aunque por lo visto el enemigo cada vez esta más cerca. Bueno, al menos su reverendísima se esta recuperando muy bien y eso es lo más importante. A propósito..
¿Sabe si la policía ha descubierto ya algo de estos crímenes? Seria sumamente interesante que ellos colaborasen con nosotros, o nosotros con ellos. ¿No le parece?

El obispo se atusó el pelo de la barba antes de contestar sonriendo irónicamente.
Los de la policía guardan estrechamente en secreto sus investigaciones y no colaboran con nadie, en cambio nosotros si que les ayudamos y todas nuestras pesquisas las saben precisamente por nuestra colaboración, aunque no siempre tienen éxito en sus investigaciones, el veinticinco por ciento de sus procedimientos se archivan sin resolverse satisfactoriamente.
Claro que muchas veces es por culpa de la justicia.
Un gran sabio de la antigüedad griega, del que ahora mismo no recuerdo el nombre escribió que… Todos somos inocentes y culpables, solo depende de los abogados que tengas.
Carlos pensó que esa paradoja ya la había escuchado antes pero no quiso entrar en polémicas sonrió y enmudeció.
Casi media hora permanecieron ambos personajes hablando de sus cosas hasta que el obispo recibió la visita del médico que lo estaba tratando, Carlos consideró que ya tenía que marcharse y se despidió prometiendo volver al día posterior.
El día siguiente amaneció lloviendo torrencialmente, por eso la gente parecía loca corriendo rumbo a sus obligaciones laborales bajo paraguas, la mayoría de vistosos colores. Entre aquella muchedumbre desquiciada un detective pensando en sus problemas caminaba ligero rumbo al hospital protegiéndose de la lluvia para ver a un obispo al que habían intentado asesinar un par de días antes, sin conseguirlo.
Cuando el detective subió a la habitación y entró en ella, encontró al obispo sentado sobre el respaldo de la cama leyendo un periódico el cual ofreció al visitante con estas palabras.
–Estoy desconcertado con esta noticia de primera plana…¡Lea. Lea!
Carlos, que era el visitante, tomó el periódico, se acomodó en una silla que junto a la cama había y empezó a leer sin pestañear ni hacer ningún comentario ni gesto extraño hasta que se entero de todo lo allí expuesto que era lo siguiente.
ASESINATO EN UNA DISCOTECA DE BARCELONA

Un joven al entrar en el cuarto de aseo de la famosa discoteca Talión oyó gritos de auxilio que provenían de un water privado cuya puerta estaba cerrada interiormente. El Joven gritó al que pedía auxilio:
–¡Abra la puerta y le ayudaré!

Y el de dentro suplicando a gritos contestó con dificultad:
Me es imposible abrir porque me he caído, no llego al cerrojo, y no me puedo levantar y ya no me quedan fuerzas.¡ Me han herido en el cuello!
Cómo vio que por debajo de aquella puerta empezaba a salir sangre, los gritos no cesaban, ni se abría, el joven advirtió al que gritaba desde dentro, que iba a buscar ayuda inmediatamente y que se taponara la herida aunque fuera con la mano, con un pañuelo o con papel higiénico.
El joven salió corriendo en busca de ayuda al mostrador del bar siendo acompañado urgentemente por dos camareros que viendo que ya no gritaba nadie, forzaron la puerta y cuando lograron abrirla encontraron muerto por haber sido degollado, el señor que hay en la foto, cuyo nombre inserto en la documentación que portaba era Arsénio Maestro.
Luego se enteraron que estaba buscado por la policía, sospechoso de haber realizado varios asesinatos en serie por motivos que se suponen religiosos ya que estaba investido cómo párroco de un pueblo cercano a Lérida llamado, Mollerusa y se le conocian algunos delitos de diversa consideración , aunque de escasa culpabilidad.
Tal sacerdote hacía algún tiempo que había desaparecido de su parroquia siendo puesto en caza y captura tras haber salido en un video y haber escrito una nota amenazando a un detective que andaba tras su pista desde hacia cierto tiempo.
¡Ahora la policía se encuentra con otro enigma ¿Quien ha asesinado al supuesto asesino?
Después de leer la noticia publicada en el periódico a Carlos se le escapó
una maldición involuntaria resultado de su enojado estado.
–¡Maldita sea! ¡Tanto trabajo para nada!

Siendo interrumpido en su comentario por el obispo que con gesto de languidez le argulló lacónico:
–Y eso no es lo único que se ha producido para que nos lamentemos,
Ayer, apenas te fuiste de aquí me llegó este comunicado de Roma, Léelo y dime que opinas.
Esta vez el obispo sacó de un cajón de la mesita de noche un pliego cuyos lacres habían sido rotos para abrirlo, conteniendo un papel escrito por ordenador que decía:
Este consistorio Vaticano en contestación a su amable escrito tiene el placer de comunicarle a usted con la autorización del santo Padre, que tras visionar el video que nos envió hemos descubierto en nuestro archivo que el sacerdote que figura en tal grabación es Arsenio Maestro, párroco de la iglesia del pueblo de Mollerusa adscrito a la sede de Lérida.
Esperando que tales informes le sean provechosos quedamos a su entera disposición en este consistorio Vaticano.
24 de enero del año 3037.
Seguían las fimas y sellos del consistorio que remataban el escrito.
Nuevamente el rostro de Carlos Cervantes se contrajo en un gesto de
rabia contenida y otra maldición brotó de sus labios coléricos..
–¡Maldita sea mi suerte! ¡Ahora que lo teníamos todo viento en popa y a toda vela se nos ha hundido el barco, mira que somos desgraciados!

El obispo miró a Carlos muy serio casi con lágrimas en los ojos y le consoló alegando:
–No te preocupes, todo lo que has hecho ha sido fantástico y si ahora ha muerto ese engendro de Satanás que te había amenazado, tienes que alegrarte inmensamente cómo lo hago yo: hemos descubierto gracias a ti a un canalla y ya hemos llegado al máximo de lo que podíamos hacer, tenemos que considerarnos satisfechos y olvidar este asunto para siempre.
Mientras escuchaba estas palabras de boca del monseñor obispo, nuestro amigo que no daba crédito a lo que oía se acercó al ventanal viendo circular los coches voladores y a la gente allí treinta y siete pisos más abajo circulando cómo hormigas por la calle inflamada por un sol invernal. Y pensó: Si alguna de esas miles de personas que circulan por la ciudad es un asesino la policía debe descubrirlo y si no yo que he estudiado para detective y poseo un olfato semejante al mejor policía, también y más con la colaboración de Mary que es una maravilla.
¿Pero cómo dice el obispo que ya debemos dejar la investigación si es ahora cuando se ha puesto más interesante?
Y tras meditar esto último se dirigió al reverendo monseñor obispo y le dijo:
–Nunca voy a dejar esta investigación a medias, cada vez noto la presión de mi oficio que me empuja a esclarecer los hechos.
Después de decir tales palabras exclamó sin siquiera meditarlo ni un segundo:
–Pero… ¿Cómo vamos a dejar este asunto si no hemos averiguado donde está el maldito libro que ha originado tantos muertos?

Nuestro amigo desvió la vista del ventanal y dirigiéndose al reverendo obispo le dijo con cierto enfado.
–Aunque usted no me pague por mi trabajo, aunque nadie me retribuya ni un céntimo no me voy a rendir hasta que no encuentre el libro romano, nunca he dejado de cumplir lo que me propongo. ¡Soy detective de vocación!
Su interlocutor lo miró de arriba abajo y sonriendo le aprobó su decisión con una sola palabra:
–¡Bravo! –

Y tras quitarse las gafas para limpiarlas con un pañuelo de papel perfumado, añadió:

–¡Le felicito por ser tan decidido, siga investigando y no se preocupe, el clero carga con sus gastos, yo por mi parte seguiré esperando diariamente sus informes.

Y Carlos respondió muy afectado

–Gracias reverendo es usted muy comprensivo

EVANGELIO DEL CENTURIÓN
(2ª parte)
CAPITULO V I I I
UNA MUJER DISTINTA PARA UN HOMBRE DIFERENTE

Al llegar a la oficina—EL ENIGMA—Carlos Cervantes, el detective, encontró a su secretaria Mary escribiendo una nota que dejó al lado del Fonovideo y suponiendo que se trataba de alguna novedad dirigida a él le preguntó con curiosidad.
–¿Algo nuevo?

–¿Por qué preguntas eso?

Le respondió ella un poco sorprendida, a lo que el contestó sin levantar la vista del papel que ella acababa de escribir:
—Como veo que estas escribiendo una nota y la pones junto al Fono video, pienso que podías tener que salir por algo y me advertías de alguna novedad.

Mary rió con un ligero¡¡JAJAJA! Y contestó sin apagar su sonrisa luminosa:
— Hay que ver como me controlas; esa nota solo es para acordarme de que tengo que ir a la peluquería, esta tarde después del trabajo, ahora que somos amantes quiero estar lo más guapa posible para ti. ¿Alguna objeción, señor jefe?
–Espera que cierre la puerta y verás que objeción te tengo reservada.

Cómo supongo que el lector es una persona muy inteligente no voy a explicar de que objeción estaba hablando el protagonista de esta historia, pero por si acaso el lector fuera una persona normal, sin explayarme mucho en el tema para no ser pesado ni incurrir en alguna indiscreción pecaminosa diré solo que hicieron aquello que siempre se ha llamado hacer el amor, lo que realizaron con sumo entusiasmo hasta la hora de ir a la peluquería.
Estando en pleno folliloquio Carlos le susurró a su amada al oído:
–Soy el hombre más feliz del mundo y si no dime si existe otro que tenga una mujer que permanecerá siempre a su lado con este cuerpo y esa cara de muñeca. Estoy seguro que ni rico ni pobre, ni listo ni tonto, ni famoso ni desconocido existe otro hombre con la suerte que yo tengo.
Solo me hubiera gustado ser el primero en hacerte el amor, pues hay quien asegura que una mujer sin honra no vale nada y un hombre sin honor menos que una hormiga, aunque tú no entras en esa cuestión ni yo tampoco; tú porque has tenido en tu camino de cientos de años, miles de piedras y en alguna tenías que tropezar por fuerza y yo porque soy o al menos me considero una persona que lo que prometo lo cumplo, no como los políticos que engañan continuamente a los pobres tontos para robarles siempre, y los tontos perpetuamente son engañados.

Mary musitó entre gemidos amorosos al oído de su amante:

–¿A ti nunca te han engañado los políticos, ni nadie?

Sorprendido por la agudeza de ella solo se le ocurrió razonar con algo de vergüenza:
–Desde luego que me han engañado varias veces los políticos, pero ya no me engañaran nunca más ya tengo decidido no votar por nadie y que hagan lo que les dé la real gana.
Y ella sin dejar de gemir le volvió a susurrar:

–¿Y nunca te ha engañado una mujer?

–No tengo mucha experiencia con mujeres decentes, si me han engañado habrán sido las putas en el precio que me hicieron pagar por sus servicios, algunas veces vergonzosos.
Mary ya no intentó descubrir nada más de la vida sexual de su enamorado detective, aunque por su linda cabeza de trescientos veintidós años empezaron a fluir pensamientos contradictorios llenos de incertidumbre. Y se preguntó– ¿Qué clase de hombre es el que me esta fornicando con tanta maestría? ¿Un simple putero? Indudablemente era él quien la estaba engañando con una broma de muy mal gusto, su experiencia de tantos años no admitía que un hombre se autocalificase de forma tan cicatera, normalmente los hombres siempre presumen de haber conquistado a mujeres inaccesibles, no prostitutas.
Cuando ya habían terminado de follar ella no se pudo contener y habló llena de orgullo:
–No se que pensarás de mi pero te voy a decir una cosa,
Yo nunca te engañaré en el precio y no te voy a dejar nunca por nada seas viejo enfermo o tonto, y te juro que no pienso vivir ni un día más que tú cuando te mueras.
Solo te dejaría si me maltrataras pues creo que un hombre que maltrata a una mujer no merece nada y menos a una mujer como yo.
Un beso de larga duración fue la respuesta que cerró aquel momento de amor y sexo, mientras fuera el viento racheado sonaba como una furia del mismo infierno.
A veces en Barcelona, en Nueva York , Paris o Londres por decir algunas ya que ciudades importantes hay cientos existen problemas imposibles de verificar cómo es el control del ódio o del amor y por eso incluso entre hermanos, el amor se convierte en odio cuando el dinero se mezcla con los sentimientos; especialmente en las herencias las envidias surgen inundando los cerebros más herméticos.
En la vida, solo el amor verdadero es eterno si no se olvida.
El odio y la envidia son hermanos de la desidia.
Si quieres estar fuerte y sano no des a la mujer lo que tienes en la mano.
Estas son algunas de las frases que habían escritas en el reverso de la puerta del WC donde asesinaron al párroco Arsenio Maestro.
He escrito eso porque Mary le aconsejó a Carlos que si quería reanudar las investigaciones…
–Lo primero que deberías hacer es ir a la—discoteca Talión—donde encontraron a Arsenio Maestro, muerto y hablar con los camareros y al joven que buscó ayuda por si ellos pudieran añadir algo a lo que informa el periódico que me suena a poco, hazme caso, recuerda que algunas veces te he ayudado a resolver muchos casos de gente traicionera como son las que abundan en los matrimonios modernos.
Carlos reconoció que ella le había resuelto casos muy difíciles como encontrar a personas desparecidas o a esposas y maridos adúlteros, y por eso se fue a la discoteca y preguntó quienes eran los camareros y el joven que habían descubierto el cadáver de Arsenio.
–Soy un detective que esta investigando la muerte de un cliente de esta discoteca y necesito saber todo lo que me puedan ustedes contar, ya que en el periódico la información era escasa, y como la policía no avanza en la investigación la familia del difunto me ha contratado.
Lo siguiente fue lo que le contaron aquellos camareros después de que fueron recompensados con unos billetes que sacó de su billetera el detective
—Cuando descubrimos el cadáver de aquel hombre había escrito en la puerta con su propia sangre algo que debió quedar interrumpido cuando se cayó al suelo y murió sin poder terminarlo.
La policía investigó la sangre que chorreaba de las letras que escribió, y la sangre que inundaba su cuerpo y todo coincidía, era la misma.
Por lo visto, le cortaron la yugular estando lavándose las manos y huyo al water que cerró asustado ya que había un rastro de sangre desde el lavabo al WC, después al perder tanta sangre cayó al suelo y no pudo abrir la puerta cuando se lo dijo el joven aquel que avisó a los camareros. Joven del que ignoramos su nombre ni domicilio ya que desapareció antes de que se presentase la policía.
Se ve que le llegó la muerte sin poder acabar el escrito que quedó con solo tres letras PUT.
El inspector creo que dijo…

–A este hombre lo ha debido degollar una puta de las que vienen por aquí.
Cómo nosotros no sabemos de donde vienen ese tipo de mujeres, no les pudimos ayudar en nada, ellos a veces acuden por aquí y nos preguntan cosas, como si lo vimos tratar con alguna puta conocida. Este hombre dicen que era un sacerdote católico pero aquí las veces que vino vestía de paisano y lo cierto es que hablaba con todas las putas y casi siempre se iba con alguna, incluso una vez se fue con dos, pero de eso poco podemos aportar y los de la policía ya no vienen nunca.
Ignoramos hasta donde habrán investigado si es que han investigado y descubierto algo, eso es todo lo que le podemos explicar.
De regreso a la oficina, Carlos contó lo que había hablado con los camareros y cuando llegó a lo que el degollado intentó escribir ella le interrumpió exclamando
–Para mí, que tengo muy desarrollados los instintos, esta claro que escribió las iniciales del nombre de alguien. No creo que una puta lo hubiera degollado, no es costumbre degollar a los clientes en ese gremio. Seria un caso único y el primero en la historia del oficio más antiguo, que yo sepa.
–Tendrás que averiguar los nombres de todos los que trataban con Arsenio, empezando con el venerable obispo.
Carlos abrió asombrado la boca y los ojos cuando recordó que precisamente el obispo se llamaba Pedro Uribe Tabeada, sin embargo no le entraba en la cabeza que el obispo fuera la mano que dirigía el entramado criminal, porque si no, se preguntó, ¿Cómo se entiende que lo intentasen asesinar a él cuando estaba en el confesionario hablando conmigo?
Durante mucho rato estuvo pensando en eso y por vergüenza no le preguntó a Mary ya que se sentía humillado cada vez que ella le solucionaba los casos más difíciles, aunque siempre ella tenia razón y eso le lleno de estupor al pensar que el obispo fuera el jefe de una banda de criminales. ¡Eso no lo podía admitir de ninguna forma. No le entraba en la cabeza!
¿Qué motivos podría tener el obispo para actuar así? ¡Le costaba mucho admitirlo, pero sin duda en esta ocasión el instinto de Mary era erróneo!

EVANGELIO DEL CENTURIÓN
( 2ª parte)
CAPITULO IX
¿ UNA PUT ASESINA?
Carlos, cuantas más vueltas que le daba al asunto menos lo entendía
Mary no acostumbraba a fallar en sus vaticinios, sin embargo podía ser que su teoría sobre la culpabilidad de los crímenes estuvieran acertados al decir que las letras PUT fueran las iniciales del nombre de alguien, pero ¿Por qué tenían que ser las del obispo? ¿No seria una casualidad? Y si por fuerza fueran las del obispo ¿Cómo podrían probar nada contra él, si precisamente el obispo era el principal interesado en averiguar la verdad y lo había contratado a él, un detective muy caro? No podía ser ni en broma, puede que las iniciales fueran de otra persona, así que para que marearse más con tantas disquisiciones, hablaría con Mary y que se centrara un poco más en el caso.
Carlos estaba convencido y en cuanto se encontró con Mary le dijo poniéndose muy serio.
–Estoy completamente seguro de que el obispo es inocente de los cargos que tú le imputas, el obispo es una persona excepcional como persona y como cristiano, es imposible que fuera capaz de infringir daño alguno a un ser humano. Tienes que centrarte más en tus indagaciones. Yo por mi parte voy a ir hoy mismo a la discoteca a retomar algunos puntos que me quedaron sueltos en la entrevista con los camareros.

Mary no contestó a estas advertencias de su jefe y amante prefería revisar sus ideas e investigar otras cosas.
Y tal como afirmó, Carlos a media tarde, cuando abrieron la discoteca entró y pregunto por los camareros, al no verlos tras la barra como la última vez, habló con el que le señalaron como jefe y este muy afligido le explico que ambos camareros se habían marchado el día anterior en sus respectivos coches y ninguno había llegado a su domicilio ya que los dos habían sufrido dos extraños accidentes matándose casi a la misma hora en distintos lugares.
–Estamos muy apenados además de sorprendidos de tal casualidad, y yo pienso que estamos en desgracia desde el día que mataron a aquel hombre en el WC.
–Figúrese usted que desde aquel día solo hemos tenido desgracias, como un incendio en la oficina que tuvieron que apagar los bomberos. Y menos mal que teníamos el local asegurado, porque aquel incidente nos hubiera obligado a cerrar arruinados. De todas formas si en algo puedo ayudarle dígamelo.

–Ante tal ofrecimiento y dado que era imposible otra opción Carlos sacó de su cartera una fotografía del obispo, foto que había disimulado borrando y recortando de forma que no se viera la indumentaria de obispo y la enseñó al buen hombre preguntándole:

–Por favor, Observe atentamente esta foto y dígame si conoce a esta persona, si por casualidad la ha visto por aquí alguna vez.

El dueño de la discoteca miró con mucha atención la fotografía y finalmente afirmó completamente convencido:
–Lo lamento no he visto a este señor nunca, ni lo conozco de nada, no obstante puede preguntarle a ese camarero que es el más antiguo y el le podrá contestar con mayor seguridad que yo.

El detective dio las gracias al dueño del negocio, se despidió de él y dirigiéndose al camarero señalado le pregunto lo mismo que al jefe enseñándole la fotografía, pero la contestación de aquel fue la misma.
–Nunca he visto a ese hombre ni aquí ni en ningún otro sitio, lo siento, no puedo decirle otra cosa.

Al salir de la discoteca, nuestro hombre pensó que Mary se había extralimitado en sus conclusiones y se dispuso a echarle una pequeña reprimenda, pero no se imaginaba que ella disponía de otros proyectos muy distintos.
Ya en la oficina Carlos al ver lo guapa que estaba Mary olvidó completamente el problema de castigarla con unas advertencias para que se esmerase más en sus predicciones sorprendentes. Aquellos ojos verdes como esmeraldas, aquellos pechos tan perfectos y exuberantes que solo le inspiraban sexo, aquellas piernas tan soberbias, aquel trasero espectacular aquella boca sensual que parecía una rosa roja esperando ser besada, aquel pelo que le caía hasta mas debajo de la cintura, en fin tanta hermosura y belleza le hicieron desistir de sus propósitos, notando como su hombría crecía a limites insospechados.
Carlos ya hacia unos días que se notaba soñoliento falto de fuerzas, algo así como agotado y dedujo que estaba abusando de su hombría, que tanto sexo no era muy recomendable, por eso se duchó con agua fría y al momento se sintió nuevamente lleno de energía. Luego estuvo preguntándose si seria verdad lo que dicen que hacer el amor más de dos veces a la semana no es cosa sana, sobre todo cuando ya has rebasado la edad de cuarenta años,
Momento en que se aplica un refrán que asegura con cierta rotundidez que… De los cuarenta para arriba no te mojes la barriga. Aforismo que nunca supo a ciencia cierta si se refería a que no te bañes o que no hagas sexo aunque la mayoría de la gente dice que la cosa va de sexo no de playas, ríos o duchas de aguas frías o turbulentas.
Claro que hacerlo dos veces al día como él lo estaba haciendo seguramente era excesivamente peligroso, se miró en el espejo y se dio cuenta de que le estaban saliendo unas bolsas bajo los ojos, nada halagüeñas pero… ¿Cómo podía aguantar la visión de tan hermosa criatura sin hacer el amor aunque fuera solo una vez al día? ¿Qué pensaría ella de él si notaba su cambio? ¿No pensaría que ya no le gustaba tanto, que estaba perdiendo el interés por ella? Se asomó a la oficina y al ver el escote de Mary marcando aquella rayita en el centro creyó que si no la follaba inmediatamente se volvería loco. Y ni corto ni perezoso salió agarró del brazo a la chica y la arrastró a la cama mientras ella reía y protestaba alegando:
–Te estas volviendo un poco loco si piensas que vamos a estar todo el día dale que te pego. Yo no tengo ningún problema en eso pero creo que si no paras un poco vas a terminar tuberculoso en un sanatorio y eso no me gustaría nada, así que te voy a decir una cosa por tu bien; a partir de mañana follaremos solo dos veces a la semana que es cosa sana. ¿De acuerdo?

La contestación del detective fue espontánea ya que contestó con un grito lleno de alegría:
–¡De acuerdo! Pero serás tú la que controles esa dieta de jodienda restringida ya que yo estaré siempre dispuesto a romperla en mil pedacitos.

Mary sonrió triunfante ya que sabía que si deseaba tener a Carlos saludable durante muchos años debería cuidarlo con esmero. Trescientos veintidós años le habían dado una gran experiencia en asuntos de jodienda. Se quedó mirando un poco a su gran amor y le dijo sonriendo picaramente:
–No creas que no he visto como echabas el cerrojo de la puerta, así que si vamos a controlarnos empieza por quitarlo y hablamos de las novedades que tenemos.
–¡Ah! ¿Pero tenemos alguna novedad? –Inquirió él con sorna.

–Claro, esto es una oficina de investigación detectivesca ¿No? Pues resulta que ha venido un señor encargándonos que vigilemos a su señora y al rato ha llegado una mujer encargándonos que vigilemos a su esposo y resulta que su esposo es el señor que vino antes. ¿Qué opina usted señor jefe de tan cachondo problema?
Carlos después de vacilar un momento ante tan extraño caso, apurando el tiempo disponible ya que tenía que ir al hospital a visitar al reverendo obispo y comunicarle lo sucedido sobre el caso del evangelio del centurión, exhaló un suspiro de resignación y expuso simplemente lo siguiente, esperando que Mary como en tantas ocasiones le diera la solución.
–Dejaremos pasar unos días para dar tiempo y resolver lo del libro y después tú vigilarás a la señora y yo al esposo a ver que resulta. ¿Tú que opinas?
A aquella pregunta ella contestó dedicándole un suspiro inquietante:
–Mi opinión es que no se quieren Y son muy egoístas, que ambos son cornudos y merecen pagar la investigación que les haremos; luego que se maten si quieren, pero nuestro trabajo será hecho como Dios manda.

Para empezar te diré que lo sé todo de esa pareja.
Figúrate que él vino acompañado de una chica la mitad de joven que él y con una cara de golfa impresionante y él me la presentó como su sobrina; Que yo me hice la distraída pero que observe con disimulo como el no paraba de mirarle el escote y las piernas con cara de sapo salido y ella le hacia guiños y carantoñas a cada dos por tres, en fin que estaban que no se aguantaban las ganas de follar y no sabían como disimularlas , me daban ganas de echarlos a la calle si no hubiera sido por que tengo más paciencia que una santa y que cuando vino la mujer le pregunté por su sobrina y me contestó que debía confundirla con otra persona ya que ella no tenia ninguna sobrina, que su marido era hijo único y ella tenía una hermana soltera o sea que ya tenemos resuelto un caso, solo nos falta saber el nombre de esa fulanita que no será difícil de averiguar; por si fuera poco cuando se fue la mujer la estuve observando desde la ventana y la vi reunirse con otro hombre que la esperaba en la esquina al que dio un besazo de campeonato, luego pararon un taxi y montaron en el desapareciendo.
Ante tal explicación Carlos le preguntó:

–Algo no me cuadra ¿Cómo pudiste reconocer a nadie desde la ventana que esta a cincuenta y siete pisos de la calle y las personas se ven como microbios?

–Como ya sabes he ido descubriendo que poseo ciertas propiedades que no se me programaron en su momento por las circunstancias que supongo que te expliqué el otro día, pero que cómo dijo la ingeniero he ido descubriendo poco a poco una tras otra y esta vez como la de aquel desaparecido, esta basada en que puedo emplear la vista como si fueran prismáticos a voluntad. ¿Comprendes, lo que te quiero decir? Y sobre el problema del libro tengo otra facultad que voy a utilizar y sabremos donde se encuentra y quienes son los asesinos de las personas fallecidas durante la investigación.

Carlos no salía de su asombro Mary efectivamente era un androide de la última generación, un androide con facultades asombrosas pero… ¿Hasta donde podría llegar? Y se lo preguntó a bocajarro.
–¿Y ahora que piensas hacer?
Y ella respondió con estas palabras

–¡Viajar en el tiempo!

EVANGELIO DEL CENTURIÓN
(2ª parte)
CAPITULO X
¡¡CUERNOS A MONTONES!!

–¡Eso son tonterías! Muchas películas y novelas se han escrito por miles de escritores del mundo entero desde tiempos inmemoriales, pero viajar en el tiempo es una fantasía imposible los túneles del tiempo, las puertas y ventanas del tiempo y las máquinas de tiempo, nunca existieron ni creo que lleguen a existir.
Para adelantar un solo segundo en el tiempo se tendría que viajar al futuro a una velocidad dos veces la de la luz y la electricidad o sea a setecientos mil quilómetros segundo y aun no hemos conseguido ni alcanzar la centésima parte de esa velocidad con ningún vehiculo terrestre ni espacial, eso es una locura imposible. Solo Dios puede viajar en el tiempo por que su poder es infinito y eterno, las personas no podemos ni soñar con tal disparate.

–Pues aunque a ti te parezca imposible yo puedo viajar en el tiempo en ambas direcciones, al futuro o al pasado, ese es otro de mis programas que estoy actualizando porque hay algo en nosotros más rápido que la electricidad y la luz y cualquier cosa y es el pensamiento, la imaginación.
Cómo es natural aún no se viajar a través del tiempo de forma material pero se hacerlo virtual (Espiritual) y de eso tengo alguna experiencia, experiencia que ya he empleado en muchos casos de investigación policial o detectivescos para tí, no te había dicho aún nada porque todavía el sistema lo estoy perfeccionando.
–¿Por qué te crees que solucionó tantos casos adulterios robos y otros cada semana sin moverme de aquí donde hago los informes exactos y que a ti tanto de sorprenden? ¡pues muy sencillamente , porque viajo en el tiempo. ¿Acaso creías que tengo magia?
Y si practico tanto para aprender es para hacerlo perfecto, lo cual requiere mucha relajación, concentración y bastante fe en los resultados. Si no tienes el cien por cien en cualquiera de esas premisas no puedes conseguir viajar en el tiempo, bueno realmente , constantemente estamos viajando rumbo al futro, desde el presente en el que solo permanecemos una milésima de segundo. Nuestra vida está sujeta a un avance ininterrumpido que solo se detiene con la muerte.
Hoy empezaré a investigar los dos casos nuevos.
De aquí a mañana voy a intentar retroceder hasta el instante en que la mujer que tomó el taxi se fue con el hombre que la estaba esperando en la calle, si todo va bien podremos resolver la denuncia del marido dándole el informe bien detallado, completo; aunque no le haga mucha gracia al cretino ese.

Carlos no quiso discutir con Mary pues ella ya había demostrado en varias ocasiones que sus sistemas funcionaban muy bien y la admiraba en todos los aspectos, por guapa y hermosa, por inteligente y por mil cualidades indescriptibles. Tuvo una gran suerte en admitirla como secretaria aunque no tuviese documentos de ninguna clase y alegase que los había perdido.
Así que esperó los resultados hasta el día siguiente, sabiendo que estos resultarían positivos, como de costumbre.
Y efectivamente, nada más despertar Mary empezó a escribir frenéticamente lo que había descubierto en un sueño realizado con las reglas precisas para viajar en el tiempo.
Y en el informe decía lo siguiente:
En el día de la fecha descrita en el encabezado, la señora Julia Gomez Severiana hizo una visita a la oficina de un detective (Nosotros) para que vigilásemos a su esposo Anselmo Lopez Ramos: resultando que una vez efectuado el correspondiente contrato con la oficina del detective,(La nuestra , arriba indicada) en la calle estaba esperándola un joven de 24 años dedicado a la profesión de prostituto que se llama Juan Sanchez Misiego y que ambos montaron en un taxi que los traslado al hotel Las Olas del Mediterráneo donde alquilaron la habitación 415 permaneciendo allí casi dos horas se supone que fornicando por los gemidos escandalosos que la señora daba y que molestaban a unos vecinos de la habitación contigua . Lo que se atestigua por el detective indicado para que sea comprobado donde sea necesario incluida la queja de los clientes hospedados en el susodicho hotel, donde quedaron inscritos unos y otros clientes en el libro de hospedajes, y donde tomaron nota de los documentos aportados.
Una vez en posesión del informe Carlos propuso:
–Si estas segura de que esto que has escrito en este informe es cierto, podemos retenerlo hasta que tengamos el del marido y entonces entregar ambos el mismo día a distinta hora y asi cobramos a los dos clientes, (Creo que sin problemas,) ¿Qué te parece la idea?

Como respuesta Mary contestó completamente convencida:
–Me parece una buena estrategia, esta misma noche intentaré hacer el viaje de investigación, sobre el que he redactado para entregar al marido, no te quepa ninguna duda, yo misma entré en espíritu al cuarto donde estuvieron echando varios polvos seguidos y haciendo diversas cochinadas orales y en variadas posturas. No puedes imaginarte lo que la señora disfrutó con el joven prostituto, que por cierto estaba muy bien dotado con una herramienta espectacular que se la metió por todos los accesos posibles, terminando la aventurilla pagando al susodicho joven una respetable cantidad.
Sin embargo Carlos que no creía en las últimas predicciones de Mary implicando al obispo en los hechos, temía un fallo que lo pusiera en evidencia ante el egregio personaje y este no le pagase. Y por eso le preguntó .
–¿Estas completamente segura de que tus estrategias funcionen con tan altos cargos religiosos?

Ella se limitó a sonreír y decir.
–Segura no estoy de nada, es cuestión de probar ¿Probamos? Tú tienes la última palabra. –

Añadiendo:
–Lastima que aún no sepa como incluir fotografías o videos en los informes. Porque serían el no va más del negocio.

Mary se preparó nuevamente para viajar desde el momento en que el cliente salió de la oficina acompañado por la que dijo que era su sobrina, una chica muy atractiva presumiendo de tetas voluminosas tipo pera, con cara de zorrita de película pornográfica
Y en el informe puso lo siguiente

–Cuando el señor Anselmo Lopez Ramos cliente del detective que ha realizado este expediente firmando para que vigilásemos a su esposa julia realizó un contrato para este cometido y salió de la oficina con la que dijo que era su sobrina y que naturalmente no tenia parentesco alguno con su familia y se llama Sarita Céspedes Galindo.
Que una vez fuera de esta oficina montaron en un coche volador, que tenia el señor cliente aparcado en el mismo edificio dirigiéndose a una casa propiedad del señor Anselmo situada en Pineda de Mar donde estuvieron follando como locos varias horas, tomando él de vez en cuando unas pastillas y ella haciéndole repetidas felaciones orales (Trabajos con la boca) que lo ponía a punto para repetir sexo en varias ocasiones. Tales acciones se pueden comprobar visualizando las imágenes captadas por las cámaras antirrobo que hay instaladas en todas las dependencias de la casa, que el señor Anselmo por lo visto debió olvidar desconectar y que han quedado memorizadas en el mismo grabador local, además de la central de alarmas de la empresa concesionaria y también de policía.
Después de entregar los informes a los clientes y cobrarlos Mary y Carlos decidieron poner en marcha el proyecto que finalizaría la investigación y hallazgo del libro, EL EVANGELIO DEL CENTURIÓN.

( 2ª Parte )
CAPITULO X I

LOS VIAJES A TRAVES DEL TIEMPO DE MARY

— Mañana sabremos donde esta el libro tan problemático y posiblemente como se han desarrollado todos los crímenes y por quien.
–Estoy preparada a emprender el más trascendental viaje en el tiempo que jamás he realizado esperemos que mi sistema funcione como siempre lo ha hecho en otras cuestiones de menor importancia.
Mary cómo en las últimas ocasiones intentó entrar en el espacio del tiempo pero posiblemente por estar nerviosa o por alguna causa desconocida al día siguiente no recordó haber viajado al pasado ni un segundo, desconsolada con extraordinaria afectación se lo comunicó a su amante y jefe.
–Estoy destrozada, me siento completamente vencida. No comprendo nada en absoluto, he fracasado en lo más importante que me has pedido.
Y Carlos le contestó intentando quitar valor al primer fracaso que conocía de su amada.
–Eso no es lo más importante que te he pedido, lo más valioso que me has dado es tu amor y eso por muchas veces que fracasemos en otras cuestiones no tienen la más mínima importancia, no te preocupes lo volveremos a intentar las veces que tu lo creas necesario y si no es posible ya pensaremos cómo investigar de la forma habitual y clásica que se nos ocurra, así es este oficio siempre hay que avanzar pese a los obstáculos que se nos pongan en el camino.
Sobre todo, no has de ponerte nerviosa, te veo muy alterada y eso pudiera ser la causa.
Quizá no sea suficiente la concentración que logras y estoy seguro que lo vas a conseguir si te tranquilizas.
Durante los cuatro siguientes días Mary intento infructuosamente conectar con el pasado, y cada vez se ponía más y más nerviosa, incluso ya estaba pensando que era imposible hacerlo con un caso de naturaleza religiosa, que lo suyo solo debía estar programado para asuntos de menor entidad y en eso estaba reflexionado cuando resultó que les llego el encargo de vigilar a la señora de un cliente que ya en otra ocasión le habían realizado otra investigación similar con otra esposa que entonces tenía y que a resultas de la investigación se tuvieron que divorciar.
Ahora Mary que no estaba completamente segura de obtener el éxito, incomprensiblemente lo consiguió solo a medias ya que cuando iba tras la señora de forma virtual, no pudo acceder al lugar en que aquella entró con su amante y desde ese momento la investigación fue cortándose en secuencias diversas por culpa de unas interferencias desconocidas, haciendo imposible confeccionar el informe como siempre era necesario, poniendo los nombres de las personas que aparecían y también de los establecimientos, calles o demás datos probatorios necesarios, lo que demostraba que el programa ya no funcionaba debidamente, y que la importancia por tratarse de una investigación religiosa o de otra cosa era improcedente.
Tal situación podía considerarse de dos formas, o la intensidad de concentración era insuficiente o el programa estaba obsoleto por alguna causa no valorable, desconocida.
A pesar de estas dificultades Mary no se rendía, sabía que le costó mucho adaptarse y ahora notaba que la concentración era defectuosa, estaba convencida de que era simplemente eso y durante muchos días siguió practicando horas y más horas de concentración y relajación comprobando que los resultados eran cada vez más satisfactorios y esperanzadores hasta que consiguió no solo confeccionar el informe con el que fracasó al principio de estos fallos si no que también logró realizar otros dos o tres posteriores y como es natural decidió que ya podía retomar la búsqueda del libro y sus consecuencias, el esclarecimiento de los asesinatos.
Nuevamente Mary dijo a Carlos que ya estaba recuperada y dispuesta a entrar en el pasado del problema religioso.
Aquella vez ella empezaba tomar conciencia de su poder ante el programa que antes se le había resistido de aquella forma tan obstinada y aquella misma noche hizo sus concentraciones con la fé y tranquilidad necesarias y en efecto, enseguida notó que empezaba a retroceder en el tiempo viendo como el obispo se comunicaba por teléfono- visual con otras personas a las que daba ordenes para vigilar todo aquel que le pudiera entorpecer sus proyectos, siendo el principal personaje de este tramado un tal Baldomero Requena Ordoñez que por lo visto enviaba las órdenes a otros subalternos que las realizaban inmediatamente y de esa forma, retrocediendo en el tiempo se enteró de no pocas cosas interesantes.
El obispo era un religioso obsesivo. Una persona completamente desequilibrada con sus creencias totalmente fuera de contexto.
Y llegó a ese convencimiento observando como perdía su estado de placidez suprema comparable a un estado angelical por uno de violencia inusitada completamente desconcertante que se convertía en un ser capaz de emprenderla con media humanidad con tal de conseguir lo que deseaba, que era simplemente que todo el mundo fuera católico y se llenaran las iglesias como en otros tiempos.
El caso es que Mary descubrió que el obispo era un ser humano con doble personalidad y descubrió muchas facetas siguiéndolo en su vida cotidiana anterior por todas partes desde el despacho en el que recibía a muchos sacerdotes y a otras personas de elevada importancia a los que aconsejaba de una manera muy justa y pacífica hasta que recibía a algunas señoritas de muy buen ver que tras algunas visitas desaparecían y nunca más volvían a verse por allí, O sea que el obispo de tonto no tenía un pelo y nada ni lo descubierto por Mary se podría probar en un juzgado a menos que siguiera investigando hasta encontrar alguna prueba fehaciente, cosa que sin duda debería hacer ya que del libro no surgió ninguna pista de nada.
Mary después de este viaje estuvo hablando con Carlos con cierto desaliento por no haber encontrado nada que se pudiese emplear como una prueba de tantos crímenes misteriosos.
Y sobre libros solo he descubierto que el obispo está escribiendo una biografía de su vida que guarda en una caja fuerte oculta detrás de un cuadro de una virgen amamantando a su hijo el niño Jesús.
Como es natural yo que lo he estado vigilando continuamente sé la combinación para abrir esa caja fuerte, aunque además de la clave emplea una llave que siempre lleva encima.
Posiblemente en ese borrador de la biografía que está escribiendo tan afanosamente se pueda acceder a alguna pista que nos facilite descubrir otra nuevas que nos lleven al libro del centurión o prueba para terminar de una vez con esta historia que ya esta alargándose excesivamente. Esta noche volveré a entrar en el tiempo para intentar conseguir algo interesante.
Carlos alego con cierto énfasis lo siguiente:
–¿Por qué siempre has de emplearte por la noche para viajar en el tiempo? ¿Eso no lo conseguirías hacer también durante el día y abreviar la espera para comprobar los resultados?

Y ella le contestó:

–Eso quisiera yo, pero lamentablemente lo he intentado en varias ocasiones sin lograr concentrarme lo necesario. No se porque será, tal vez el ruido ambiente, quizás la luz, no lo se, pero concentrarme de día nunca me ha resultado ¿Tanta prisa tienes?

–La única prisa que tengo es la de cobrar algo de esta investigación, pero me temo que si pido un anticipo al obispo, yo, tú o los dos, amanezcamos muertos como por arte de magia ya no me fío de nadie.
–No se como vamos a conseguirlo pero tenemos que hacernos de la llave que abre la caja fuerte esa que has dicho. ¿Recuerdas la clave?
–¡Claro que la recuerdo! Es muy fácil solo se trata de una serie de cuatro sietes y además la tengo apuntada en un papel.—Contestó la chica sin titubear. Dedicándole un gesto airado. Y Carlos le lanzó otra pregunta que consideró importante.

–¿Y no conseguirías quitarle la llave esa mientras duerme, por ejemplo?

–Esa posibilitad me parece imposible, ten en cuenta que mi presencia es invisible, etérea, impalpable. Lo único que puedo hacer es comunicarte a ti donde la pone si es que la mueve. Solo se me ocurre que alguien entre en su cuarto cuando duerme y se la quite del bolsillo de la sotana que siempre deja a los pies de la cama, sobre una silla.

Ante tal observación Carlos adujo.

–¡Me parece muy arriesgado entrar como un ladrón en la casa del obispo que debe de estar llena de alarmas y vigilantes.
–Se me ocurre que tú pudieras dejar de estar invisible unos momentos suficientes para echar mano a la dichosa llave y tirarla por una ventana a la calle donde yo pudiera recogerla. ¿Eso lo podrías hacer?
–Esa posibilidad nunca la he probado ignoro si tengo poder para controlar el viaje en el tiempo y volver a él cuando quiera. Lo tendría que probar, lo experimentaré esta misma noche a ver si puedo entrar y salir de un estado tan delicado.

–Pues nada, esperemos que eso sea posible, sería maravilloso. Creo que tú lo puedes conseguir.

Mary después de oír a su jefe quiso aportar su opinión sincera, ya que no suponía fácil lo que su amante proponía.
–Creo que deberé practicarlo un tiempo, quizás me cueste hacerlo, ten en cuenta que esas cosas son muy difíciles no es lo mismo verlo desde el exterior que estar metido en el embrollo.
Pasar de un estado en el que estas desconectado del mundo real y pasar al tiempo actual me parece una barbaridad muy difícil de controlar. Esta misma noche entraré en trance a ver que pasa.
Ante la inquietud que la nueva meta le había producido, Mary pasó el día muy alterada y cuando al fin llegó la noche no podía conseguir de ninguna forma el relax y concentración necesaria para entrar en el rumbo del tiempo, y empezó a lamentarse por haber perdido el control tan facilmente.

Carlos, no obstante seguía conservando fe ciega en ella y la animaba continuamente dedicándole hermosas palabras.

–No debes preocuparte. Eres maravillosa y lo conseguirás tarde o temprano, no tengas prisas, podemos esperar el tiempo que sea necesario, por que lo que tú no consigas nadie en este mundo podrá lograrlo nunca: Tú puedes y lo vas a conseguir, no te quepa la menor duda, eres única y como eres increíblemente superior a todas puedes aspirar a llegar mas alto y lejos que nadie.

Animada considerablemente por Carlos Mary no cejó en su empeño y poco a poco fué practicando la relajación, concentración y desconexión en el tiempo encontrándose una veces en un lugar fuera del momento elegido como cuando apareció en un oscuro dormitorio de un seminario ocupado por el que varios años después sería un obispo y entonces solo era un estudiante de sacerdote , que al oír ruido abrió la luz quedándose asombrado al ver a una joven tan bella y hermosa en su humilde habitación no teniendo en ese momento otra ocurrencia que preguntar:

¿Eres una virgen o un ángel caído del Cielo?

Totalmente desconcertada Mary comprendió que había aterrizado en un tiempo muy lejano, al menos cuarenta años demasiado lejanos en el pasado así que dijo al joven aquel:
–Por favor apaga la luz y enciéndela después de contar diez y verás algo que recordarás siempre.
No sé como pude concentrarme en tan poco tiempo pero en unos segundos me desperté en nuestra cama junto a ti.
–Deberemos seguir practicando e intentar salir del sueño temporal en el instante preciso, cuando apenas se haya dormido el Reverendísimo.
–Ahora he comprobado que puedo acceder en persona tiempo y lugar donde sea necesario, solo me falta controlar ese fenómeno a voluntad y creo que lo voy a conseguir muy pronto, incluso que puedo volver a un tiempo y atrapar lo que quiera ya que he comprobado que al regreso siempre vuelvo al tiempo de inicio del viaje. Todo es cuestión de fé relax y concentración.

–Si eso nos funciona podemos tener el mundo a nuestros pies, pues dominar el tiempo es dominar el mundo y la vida.
Tras expresar tales pensamientos. Carlos añadió completamente fascinado por sus elucubraciones:
–Cada vez cometes menos error para salir del momento y-Oye Mary… ¿Tú crees que yo podría aprender esa técnica que tú dominas para salir y entrar del momento y viajar en el tiempo?
–No lo se, pero si quieres te explico como lo consigo y haces lo mismo a ver si también tú puedes; Aunque no creas que es fácil, deberás tranquilizarte, relajarte tanto como sea posible y concentrarte durante muchas horas; recuerda que tendrás muchos fracasos te lo advierto para que luego no te quejes, piensa que yo no temo en que pierdo mi tiempo, porque para mi esa posibilidad no existe, no se si eso es bueno o malo, pero como soy así, me aferro a lo que puedo, siempre que sea para ayudar a tus proyectos, a los que mi amor por ti me obligan y que hago con suma alegría cuando consigo algo y veo en tus ojos y en tu rostro un brillo de felicidad que me entusiasma.
Perdona si me pongo tan trascendental con mis argumentos pero si no te los explico reviento.
Carlos ante tanta información, se quedó un poco pensativo. Ella tenia mucha razón, posiblemente él no estuviese constituido para adquirir las mismas propiedades genéticas que ella, pero nada se perdía por emplear unos días en hacer las pruebas y si no resultaban positivas solo habría perdido eso, unos días.

Así que propuso a Mary:

–Estoy dispuesto a perder un poco del valioso tiempo que poseo. Dicen que el tiempo es oro, pero si logro viajar en el tiempo conseguiría ampliar mi tiempo, o sea mi vida eternamente como es la tuya podría regresar a mi juventud cuando quisiera y contigo que estarías alli esperándome viviríamos siempre felices aunque no comiéramos perdices, como aseguran muchos cuentos de adas y principes al terminar con la palabra .FIN
Y al instante Mary empezó su clase para enseñarle a su gran amor como hacía para viajar en el tiempo.

Lo primero que debes hacer es ponerte cómodo, apartar cualquier pensamiento de esta vida sea de la clase que sea, tanto si es bueno como si es malo. Deberás poner tu mente en blanco como si estuvieses mirando una pantalla en blanco y valga la redundancia de la palabra repetida blanco. Porque debes estar completamente relajado, tranquilo, desinhibido de todo , como si hubieras muerto, y en ese momento en que consigas ese efecto, debes imaginar que estas con la persona que vas a acompañar en tu viaje de avance o retroceso en el tiempo y sin prisas debes notar que te vas desplazando con esa persona hacia atrás o hacia adelante como si fuera en una película, incluso verás que tu reloj funciona a una velocidad que imaginarás rápida o lenta en un sentido o en el otro y cuando estés inmerso en esos pensamientos te quedarás dormido continuando el viaje junto a esa persona que no te verá ni imaginará que estas vigilando lo que esté haciendo en su vida en compañía de otras personas malo o bueno, lo que sea o se haya propuesto. Cuando consigas llegar a ese estado, notaras mucha paz interior y podrás regresar cuando lo creas conveniente, saliendo cómo si despertases, al inicio o al instante en que te encuentres, todo depende de tu control mental.
Esta es la teoría, que como ves es elemental y en ella debes apoyar la práctica que como ya te he advertido puede ser muy penosa.
No sé si estas constituido como yo con ese programa que me insertaron, pero imagino que algunas personas pueden hacerlo ya que he oído y creo que las hay, que incluso pueden establecer contactos, no solo con personas vivas en otros momentos pasados o futuros de su tiempo, si no que incluso contactan con personas que ya no están en esta vida si no que han cambiado a otra dimensión; que están muertas. ¿Has visto que fácil es la forma en que yo hago algunas cosa que a vosotros os parecen imposibles? Pues así es como yo actuó.
Cuando estés dispuesto, hazlo igual cómo te he enseñado y ya veremos lo que resulta.
Francamente, esta experiencia me entusiasma pensando que si lo consigues seremos idénticos en muchas cosas e iremos descubriendo seguramente otras aún no conocidas por mí. De todas formas si no alcanzas esa propiedad, piensa que donde tú no llegues puedo llega yo y viceversa ya que estaremos siempre complementados por el amor que sentimos el uno por el otro.
Aquella noche al acostarse Carlos inició el programa de prácticas con el resultado de que se quedó dormido sin haber conseguido entrar en el tiempo espacial, y a la mañana siguiente, un poco apenado expresó su primer fracaso con estas palabras aflictivas.
–Creo que para ser la primera vez el resultado no debe considerarse deprimente, opino que al estar juntos no me pude concentrar debidamente, el simple contacto de tu cuerpo con el mío me transportó no a donde quería sino a los brazos de Morfeo o a los de Cupido, aunque si te digo la verdad los brazos que yo anhelo son los tuyos no los de unos dioses que al final resultan tener nombres masculinos.
–La primera lección ha resultado nefasta, esperemos a esta noche. Haré mis prácticas en el sofá del despacho y tú Mary, dormirás en la cama.
Mary protestó alegando
–Querrás decir al revés, piensa que tú has de estar completamente cómodo y relajado para entrar en trance.
Lamentablemente, aquella noche a pesar de dormir en la cama y Mary en el sofá, de nuevo Carlos fracasó; en su intento se quedó dormido a los cinco minutos y cuando se incorporó del lecho se mostró un poco ofensivo con Mary exponiendo con cierta acritud:
–¡Algo no me has debido explicar bien, pongo mi mente en blanco, hago todo lo que me dijiste al pié de letra y ni el más mínimo cambio, algo me ocultas, me duermo inmediatamente!
Después de tales alegaciones disconformes añadió algo más sereno:
Aunque bien mirado dormir tan bien y de un tirón no es mala cosa, cuantas personas quisieran conocer este método y dejarse de pastillas que te solucionan una cosa y te enferman otras.
–Ya te advertí que no es nada fácil, que fracasarías no una ni dos, sino infinidad de veces, yo me pasé meses y meses probando y cuando conseguía una simple señal positiva me ponía muy contenta y animada a seguir. Los seres humanos cómo tú, no tenéis la paciencia que se debe tener. Solo uno de un millón tiene el temple que se debe para lograr culminar un sueño que se le escapa continuamente de las manos.
En un viaje de experimentación que hice hace unos cincuenta años retrocedí en el tiempo hasta unos mil años y viajé por medio mundo conociendo a personas muy importantes y entre aquellas una que no era ni famosa ni rica ni nada pero que me llamó poderosamente la atención por su tenacidad increíble. Era aquel un hombre normal que tenia como pasatiempo escribir y no dejaba de hacerlo a todas horas, todos los dias, escribía en Internet, blogs paginas Web, novelas y narraciones fantásticas y no se tomaba ni un respiro, no paraba de luchar escribiendo cuanto se le ocurría durante años y años sin desfallecer y sin ganar ni un centimo, al contrario su afición le producia muchos gastos y perdidas de tiempo que si lo hubiera empleado en cualquier actividad le hubiera reportado pingües beneficios, Algunos lectores de aquellos espacios, muchas veces lo tachaban de tio pesado por tantísimos comentarios publicitarios de sus escritos que incluso repetía hasta la saciedad, insertándolos en las redes sociales que entonces imperaban que eran Twitter, Facebook y en cuantos periódicos podía durante todo el tiempo disponible y sabes lo que me dijo un día en un hemail en cierta ocasión? Me dijo:
–Mire usted, por mi mente pululan con desesperación miles de personajes de índole novelesca que pugnan por salir a la luz y yo me desvivo por ellos dándoles vida en mis escritos, aunque a los que considero perversos y pese a que no me gusta hacerlo, los elimino lo más rápidamente que puedo y no crea usted que me es fácil, algunos resisten y resisten, incluso con espantosas tretas y engaños.
En fin, a veces me pregunto angustiado al ver el poco éxito de mi página Web www.antoniolarrosa.com ¿Si escribo y nadie me lee para que escribo? Y no encontrando una simple respuesta, y por qué me gusta sigo incansablemente escribiendo; lástima que me debe de quedar poco ya que he llegado a superar en este momento los ochenta años y mis sueños no se realizan.
Tras contar mí desventurada vida literaria, la protagonista de esta historia del futuro lleno de intrigas, dirigióse a su impaciente amante recriminándole la poca paciencia en esto de viajar en el tiempo.
–Ya te advertí claramente que a mi me había resultado tan difícil que tuve que recuperarme de muchos fracasos y volver a intentarlo otras tantas, que como diría aquel señor que se llamaba Antonio Larrosa hay que tener comprensión resignación y paciencia. Comprensión en que hay cosas muy difíciles y se deben superar muchos obstáculos, algunos impensables de difícil comprensión, después de la comprensión hay que tener resignación, contando con las dificultades y los resultados que normalmente son muy leves y se avanza tan lento, tan poco de tal forma que pueden pasarte desapercibidos miles de lectores y por último la paciencia debe ser inmensa para conformarte con la resignación el fracaso y comprender que en la vida no todo se puede conseguir; a veces el éxito pretendido. Si te das cuenta la comprensión, la resignación y la paciencia pertenecen a una rueda imaginaria que no para de dar vueltas conectándose siempre entre ellas, como si en estas tres palabras estuviese condensada la gran magnitud de la vida.

Pero continuando explicando cosas de aquel escritor mediocre que tenía tanta fé en sus posibilidades te dire algunas más que afirmo:
Seguramente algún lector se haya apercibido de la inmensa palabrería contenida en los capítulos anteriores y pienso que sería poco ético hacerme el desentendido y pasar página sin aclarar esta premisa inquietante.
Resulta que yo estoy acostumbrado por culpa de una revista que me publicaba mensualmente una narración fantástica bajo ciertas condiciones que no vienen al caso ni falta que hace y cómo en esa revista solo me concedían publicar mensualmente una historia en una sola página me tuve que tragar las descripciones, de tal manera que no podía ni siquiera escribir que la protagonista era guapa, me tenía que ceñir tanto a los argumentos directos que me hice un maestro en el tema ya que escribí durante muchos años cientos de relatos de esta forma.
Luego me inicié en la escritura de novelas ateniéndome a mi costumbre, pero no fueron pocos los lectores que me aconsejaban que describiese situaciones, personas y lugares como paisajes o interiores, alegando que eso les gustaba mucho y que se sentían inmersos en la trama, en el ambiente y que las descripciones de personas les producian gran satisfacción, advirtiéndome que las novelas de más de trescientas página son las preferidas del gran público, Ante tantas advertencias me puse a leer con desenfreno y te puedo asegurar que he leído algunas en las que hay más de mil páginas para decir lo que yo, forzado por mi costumbre hubiera desarrollado en un argumento de solo algunas palabras como— Macho conoce hembra y terminan follando– FIN
Alguien dijo que escribir en España era llorar y creo que tenía suficiente razón cuando recuerdo que hubo un escritor al que se le dio gran fama después de muerto que se llamaba Miguel Cervantes Saavedra Un gran escritor que tuvo durante su existencia grandes dificultades para que un editor cualquiera lo publicase. Y cuentan que un día acudió a la presentación de un libro de un escritor famoso por aquel entonces que se llamaba Lope de Vega y cuando terminó el acto Cervantes se le acercó y le dijo: Señor Lope de Vega, mire usted, yo he escrito una novela que se llama EL INGENIOSO HIDALGO D. QUIJOTE DE LA MANCHA y no encuentro ningún editor que la quiera publicar ¿Usted no podría recomendarme a su editor?
Y Lope le contestó secamente
–Yo no estoy para recomendar aficionados a mi editor, lo siento mucho.
A veces cuando pienso en tan triste historia llego a la conclusión de que en este país somos muy incultos y no nos gusta leer a nuestros paisanos, posiblemente por incomprensión, preferimos a escritores extranjeros aunque sus nombres no nos suenen de nada.
D. Miguel Cervantes Saavedra , cuando murió , fue enterrado de caridad en una fosa común Y eso creo que es una vergüenza para todos los españoles.

2º parte
CAPITULO X I I

Carlos, con dos fracasos en los experimentos para atravesar el espacio del tiempo se había rendido, quedó plenamente convencido de la imposibilidad de acceder ni un minuto al pasado ni al futuro y expreso su desencanto asegurando que…
.–Si yo estuviese capacitado para recibir esa capacidad de viajar en el espacio del tiempo estoy firmemente convencido que alguna cosa hubiera cambiado al hacer estas concentraciones experimentales y francamente,no he notado nada en mi persona o en mis costumbres.
No sé como decirlo pero alguna señal de algo hubiera tenido que sentir y la verdad es que solo he notado que el sueño me invadía inmediatamente apenas me proponía concentrarme,
Esta claro que para viajar en el tiempo no estoy preparado.
Lo mejor que podemos hacer es seguir investigando el asunto del libro y dejarnos de monsergas y tonterías,
Mary al escuchar la opinión despectiva de su amante refiriéndose a los viajes en el tiempo definiéndolos como tonterías y monsergas quedóse anonadada un instante como si le hubieran hecho un agravio insultante y con aspereza afirmó:
–¡Vaya hombre, así que eso es lo que opinas de mis desvelos por conseguir resolver casos que te han dado fama, dinero y mi cariño! ¡No esperaba eso de ti, francamente!
Al momento Carlos se apercibió de su metedura de pata y enseguida reaccionó arguyendo lo primero que le vino a la cabeza para remediar aquel desliz.
–He dicho lo que has oído solo para probar tu reacción, no creas que soy un tonto desagradecido, te admiro en todo lo que eres y lo que haces por mi y por nuestro trabajo, y nunca renegaré de tus acciones, a menos que me engañases y no me quisieras como yo a ti.
No fue necesaria otra explicación, terminaron haciendo las paces debidamente entre las sábanas. Y con la luz roja, dispuesta para ciertos momentos.
Mientras, afuera el viento racheado silbaba con escasa armonía y excesiva violencia.
–No se cómo debo hacerlo pero he de colarme hasta el dormitorio del obispo para conseguir la llave de la dichosa caja fuerte.
¿Tu que siempre tienes respuestas para todo, que opinas de este maldito problema?
Ante la pregunta de ella Carlos se quedó pensativo esperándo impaciente una respuesta que le llegase a la mente, la miro sumamente interesado mientras pensaba en la contestación que al fin se le ocurrió. Y expuso entusiasmado.
Creo que deberíamos probar a comunicarnos cuando estés en trance y me vas informando como debo entrar y moverme por la casa hasta llegar al cuarto del obispo.
Pero la respuesta de ella no fue la esperada, ella no la vió aceptable por que dijo sin titubear ni un segundo.
–Realmente no es mala idea, pero no sabemos si podremos comunicarnos en tales circunstancias, deberíamos hacer muchas pruebas y lo más fácil seria que no funcionase.
Lo mejor, ya que puedo despertar en el lugar en que me encuentre es que probemos hacerlo de forma que el obispo este dormido profundamente, quitarle la llave e ir directamente a la caja, abrirla, llevarte el libro, leer lo antes posible su contenido y si da tiempo devolverlo a la caja, cerrarla y devolver la llave a su origen.
Deberemos actuar ajustando los tiempos muy estrictamente y hacerlo todo con prontitud, cualquier fallo podría dar al traste con todo el proyecto,sobre todo si el obispo despierta antes de terminar la acción.
También se podría intentar llegar a un acuerdo con alguien del servicio de los que duermen en el obispado pagando lo que sea necesario y que esa persona actuase de la misma forma que te he contado que haría yo.
Carlos enseguida dio su parecer muy poco convencido.
Veo otra solución mas factible, se me ocurre que podrías una vez en estado fisico personal, rociar o anestesiar con cloroformo al obispo para que no despertase en un buen rato y nos diera el suficiente tiempo, o atrasarlo y aparecer en el mismo instante en el que abrias le caja y devolver el libro como si no lo hubiéramos movido ni unos minutos.
No comprendiendo tanta exactitud en la entrada y salida del espacio temporal, Mary contestó de inmediato:
–A mi entender, estamos dando excesiva importancia a este asunto, hay que actuar ya sin más dilación, empleare eso del cloroformo como se hacia antiguamente para anestesiar a las personas y operarlas sin problemas.
Como que ya esta anocheciendo y pronto será hora de dormir para entrar en el tiempo y actuar rápidamente, solo tienes que proporcionarme el estimulador del sueño profundo.
En la tienda de la esquina venden un spray que sirve para eso. Ve y cómpralo antes de que cierren.
Cuando el reverendísimo obispo despertó aquel dia del año 3037 a las once de la mañana se encontró que la garganta y la lengua las tenía muy resecas no comprendiendo a que se debía.
Nunca había permanecido tantas horas dormido ni se encontró jamás con aquella sensación de malestar y aquel sabor extraño en la garganta, le hizo sospechar que podia ser victima de un robo.
Habia oido decir que los ladrones entraban en los dormitorios, aplicaban un sedante para que la gente durmiera profundamente durante más tiempo y asi poder actuar tranquilamente sin prisas.
Era muy difícil que alguien pudiese acceder allí con tantas alarmas, sistemas de grabación activas y guardias vigilando puertas y ventanas, pero los ladrones ya no eran como antiguamente. Los ladrones eran personas con bastos conocimientos y medios solo al alcance de técnicos especializados incluso, en sus divagaciones pensó que algún vigilante podía haber tramado algo en contacto con alguien y decidió llamar al médico de cabecera para que le diera una pista de tan extraño estado en que se encontraba.
Todas estas ideas pasaron por su cabeza en solo un minuto y enseguida se le nubló la vista recapacitando en el libro que estaba escribiendo y las consecuencias que ello le podrían acarrear si cayese en manos del enemigo al que consideraba el mismo Satanás o alguno de sus secuaces. Estaba convencido de que el mundo estaba lleno de servidores del mismo Diablo y era imposible acabar con todos.
Como impulsado por un resorte saltó del lecho y se dirigió a la silla donde tenía la sotana en cuyo bolsillo debía encontrarse la llave que abría la caja fuerte empleando la combinación de los cuatro sietes seguidos, una combinación que parecía sencilla pero que sin la llave era inútil. Y en cuanto vio que la llave permanecía en su lugar respiró un poco más tranquilo, no obstante dirigiose al cuadro que situado en el salón estaba aparentemente inalterable tras el cuadro de la Virgen amamantando al niño Jesús.
Abrió la caja fuerte tras haber insertado la clave y cuando vio su libro en el mismo lugar en que lo había dejado su corazón se apaciguó tranquilizándose automáticamente quedando relajado, como era lo natural.
Sin embargo en su paladar seguía estando el sabor amargo y aquella sequedad extraña. Revisó toda la estancia con detenimiento, los cuartos uno por uno, las ventanas, las puertas, todo estaba conforme incluso los sistemas de alarma y seguridad exteriores, y llamó al médico que llegó en menos de cinco minutos, le hizo un reconocimiento total a toda su persona no encontrando nada anormal, la tensión arterial en sus margenes estables, las pulsaciones muy bien, y dijo tras aquella revisión.
–Su reverendísima persona se haya en unas condiciones envidiables, como decimos los médicos está como una manzana, no obstante si quiere su reverendísima saber más le puedo enviar un enfermero para que le extraiga una muestra de sangre y le haga un análisis completo urgente.
El obispo miró de soslayo al facultativo y pensó ¿Y quien me puede asegurar que este individuo no sea un infiltrado venido del Averno para engañarme y fastidiarme?
Y añadió con aplomo:
–Ya parece que me encuentro algo mejor, gracias por todo doctor Alvarez.
Antes de irse el médico se volvió y desde la puerta le dijo:
–Reverendísimo; si notará alguna recaída le aconsejo que guarde cama unos días y me llama nuevamente para ponerle en un tratamiento adecuado.
El obispo ante estas palabras pensó.
¡Ha pillin! ¡Con que quieres que me quede en la cama y desatienda mis obligaciones cristianas. No hay duda, eso te lo ha ordenado Satanás en el último momento. Tu mismo te has denunciado.
Al día siguiente un medico llamado Alvarez, moría en extrañas circunstancias de un infarto en plena calle.
A su entierro acudió el reverendísimo obispo muy apenado diciendo.
–Era un gran doctor y una ejemplar persona. ¡Siempre se mueren los mejores! Ha sido una gran pérdida.

(2ª parte)
CAPITULO X I I I
El libro secreto del reverendísimo Obispo PUT

El dia en que el detective Carlos Cervantes y su amada Mary
Tuvieron el libro que estaba escribiendo el obispo de Barcelona en el año 3037 no salían de su asombro mientras leían lo que alli estaba escrito.
Inmediatamente apenas habían leído la mitad, unas ciento y pico de páginas, viendo la importancia de lo allí habia insertado de puño y letra del reverendísimo monseñor obispo, decidieron hacer una copia página por página y devolverlo a su lugar de origen antes de que amaneciese, se le pasaran los efectos de la anestesia y lo echase en falta. Si eso sucediese el viaje al pasado y todo lo demás hubiera resultado completamente inútil, habrían desarrollado una estrategia sorprendente para nada.
Al llegar a cierto punto de lo leído, Mary muy alterada arguyó poniendo en sus palabras el máximo de convicción, aquel libro representaba un ascua incandescente que le quemaba las manos y propuso lo siguiente a Carlos que no parecía tan afectado, seguramente por su larga experiencia como detective:
Todo esto representa una confesión de puño y letra del obispo que nos puede acarrear graves conflictos incluyendo la muerte, si se llegase a imaginar que lo hemos leído nosotros… Haremos una copia completa de todo el libro y cuando lo creamos necesario lo pondremos en manos de su Santidad el Papa o de la policía si lo creemos más acertado.
Ahora que hemos conseguido saber el contenido tan importante del libro biográfico me pregunto… ¿Qué estará escrito en el otro que fue por lo visto y leído el que inspiró al obispo a escribir este tan macabro. Ya te insinué que el obispo no me parecía tan buena persona como debiera ser. Este libro pudiera ser la clave del misterio que nos envuelve a todos y si se llegase a publicar caerían muchas cabezas, posiblemente las nuestras fueran las primeras, tenemos que andar con pies de plomo. Desacreditar al obispo podría considerarse un ataque frontal contra la Iglesia Romana y también contra la Ortodoxa que ahora están tan hermanadas, además de todas la sectas que a su amparo pululan por el mundo y que no digo nombres para no echar más leña al fuego. Ya solo me queda comunicarte algo muy importante que no se cómo te lo vas a tomar en este momento tan complicado.
Carlos percibió algo de ironía en las palabras de Mary, repasó las opciones que podían haberla condicionado a decir que era algo que posiblemente complicaría más las cosas y no encontrando ninguno, le preguntó:
–Me tienes muy intrigado..¿Que pasa?
Y ella le contestó sin meditarlo, acompañando sus palabras con una mirada profunda, expectante:
–Estoy embarazada de dos meses.
Carlos recibió la noticia con aparente frialdad e inquirió muy serio:
–¿Pero con la edad que tienes puedes quedar en estado aún?
A lo que ella contestó sonriendo con orgullo.
–La edad es la que aparento, siempre ha sido así y será hasta el último dia de mi existencia.
Carlos parecía estar celoso o molesto cuando dijo:
En tal caso puede que tengas más hijos desperdigados por ahí si has follado con otros durante tantos años, sobre todo en los últimos.
Ella notó el agravio y le contestó con los ojos encendidos
Durante mi vida he parido veintidós hijos a los que he querido muchísimo, cómo a sus padres, pero por desgracia todos están muertos, los padres y los hijos, Y desde que falleció el último hace unos cuarenta años ya no he tenido ninguna relación nada más que contigo. Creí que seria una buena noticia que te alegraría, pero lo siento, me he vuelto a equivocar, no obstante mi hijo, nuestro hijo, lo criaré contigo o sin ti.
Carlos al ver como reaccionaba ella, se dio cuenta de su falta de tacto y la abrazó suplicándole comprensión.
Perdóname amor mío tus palabras me han hecho reflexionar y se como te encuentras de decepcionada con mi comportamiento, soy un poco bestia sin sensibilidad debido a que nunca conocí a mis padres. Soy algo parecido a ti, mis padres me abandonaron en la puerta de un hospicio y fui criado por unas monjas de clausura.
Siempre he visto a los demás como a seres diferentes. Ahora me doy cuenta de que te necesito para vivir y que con nuestro hijo o los que Dios nos dé formaremos una familia y mientras podamos te juro que te voy a querer más que a mi propia vida.
Lo que siguió ya te lo puedes imaginar amable lector. Aquella ocasión no hubo viajes en el tiempo pasado, ya que lo emplearon en hacer del romanticismo un presente dedicado a un futuro rebosante de promesas de amor. Desde aquel instante para ellos había empezado una nueva vida.

(2ª parte) Capitulo X IV

MEMORAMDUM

La copia del libro con las memorias del Reverendísimo Monseñor de Barcelona fechado en el año 3037 se iniciaba con una relación muy extensa de creencias y estado de la religión cristiana, sus problemas, y las acciones que se deberían tomar ( Según su criterio) para captar a un aceptable numero de fieles seguidores.
Lo siguiente es un resumen abreviado de lo que en líneas generales en aquellas páginas estaba escrito.
Estoy convencido de que debido a los alocados avances científicos los sucesos acaecidos durante los dos mil últimos años pasados son los culpables de la perdida de fé de millones de personas y es por tal motivo que escribo este memorandum o libro conteniendo mis experiencias que acompaño combinando diversos medios para erradicar los efectos malignos que influyen negativamente en las creencias cristianas.
He llegado a la edad de setenta y ocho años y creo que se necesita una rígida corrección del pensamiento humano en todos sus factores tanto en las partes elementales corpóreas como en el cultivo de las buenas iniciativas y costumbres del espíritu humano.
En mis estudios sobre estas cuestiones he llegado a la conclusión de que estamos en esta situación tan critica por una mala gestión de las partes más elevadas que son a fin de cuentas las que dirigen y cuidan del rebaño de seguidores llevándolos por los caminos de fe y resignación para atajar la proliferación de problemas que nos conducen irremisiblemente al caos en el que opino hemos llegado y que no es tolerable.
La única y verdadera Iglesia es la que nació en la época del Imperio Romano, que se fundamentó en el sacrificio en la cruz de nuestro señor Jesucristo y que sus santos apóstoles difundieron por todo el mundo.
Unas creencias que en un principio eran aceptadas por todos los cristianos y que después fueron discutidas por una importante parte de fieles que se apartaron del verdadero camino independizándose, formando otra segunda parte de esta religión a la que llamaron Iglesia Cristiana Ortodoxa.
Aquella variante religiosa, aunque se sustentaba sobre los mismos principios y cimientos de la fé cristiana, tenia ideas muy diferentes de la Iglesia Católica Romana ya que entre otras cuestiones, sus sacerdotes se casaban y formaban familias, no admitían la existencia del purgatorio ni la historia de nuestra santísima inmaculada virgen Maria, además de otras cuestiones como que no aceptaban en sus templos la presencia de estatuas de santos, solo de cuadros llamados por ellos iconos. Tampoco aceptaban a muchos de nuestros santos, mientras que ellos en cambio nombraban a otros como Poncio Pilato y a su mujer Claudia Prócula celebrando en fechas señaladas sus festividades
Sin embargo con el paso de muchos años posiblemente por las causas ya reseñadas en este memoramdúm la situación llego a ser muy delicada y el número de seguidores de las doctrinas de ambas iglesias bajó de forma alarmante.
Debido esa escasez de seguidores, se celebraron diversos conclaves decidiendo que la unión hace la fuerza y se unieron nuevamente, limaron asperezas, cómo por ejemplo aceptando la Iglesia Católica Romana que los sacerdotes se casasen con mujeres de buena reputación y los ortodoxos admitiendo la existencia del purgatorio y el bautismo sin tener que sumergir al bautizado entero en el agua de la pila bautismal.
No obstante y aunque con estas medidas el numero de fieles creció notablemente, lo que a mi me llena de indignación es que no aceptaran a muchos de nuestros santos teniendo ellos a sus propios martires y santos como por ejemplo a Pilato, el hombre que por cobardía a sus superiores de Roma firmó la muerte de Jesucristo nuestro Señor, y a su esposa Claudia Prócula como santa, que lo único que hizo fue aprovecharse de Jesús para curarse de unas hemorroides muy penosas que padecia.
No comprendo a los que hacen santo a Pilato, el hombre que envió a Jesús a los calabozos donde fue humillado, sometido a terribles martirios de donde partió cargado con la cruz para subir hasta la cúspide de aquel monte llamado Gólgota para ser clavado en ella y donde murió después de nueve horas de sufrimientos indescriptibles.
Ahora, tres mil años después de aquellos horrorosos días resulta que en unas tumbas se encuentra un libro confeccionado con hojas de pergaminos en el que se cuentan las experiencias de uno de aquellos centuriones y trata de presentarnos a Pilato como un hombre justo que intentó por todos los medios posibles de convencer a los sacerdotes judios del Sanedrín de la inocencia de nuestro Mesias. Alegando finalmente que Pilato no tuvo más opción si quería conservar la paz en Palestina y asi evitar la muerte de millones de inocentes en la guerra que sin lugar a dudas se hubiese entablado con imprevisibles consecuencias, que desentenderse de toda responsabilidad haciendo una manifestación pública diciendo aquello de… Yo me lavo las manos, y haced lo que os parezca con este hombre.
Como es natural , nunca jamás admitiré la beatificación y santidad de Pilato, el hombre que en su cobardía firmó la muerte de nuestro señor y para que nunca nadie pudiera leer aquel libro cuyo titulo Era EVANGELIO DEL CENTURIÓN un libro lleno de arbitrariedades empezando por erigirse como el primer evangelio, el indiscutible , el único basado en hechos acaecidos durante su escritura, alegando o dando a entender que los admitidos por nosotros fueron escritos y publicados entre cincuenta y cien años después de los hechos, completamente contradictorios y han sido reformados para ser interpretados a conveniencia de la Iglesia católica y romana. Pues bien para evitar que caiga en manos de fuerzas demoníacas, tal conjunto de pergaminos que componían ese libro, lo he eliminado. Lo he destruido quemándolo.
Como colofón del memorando solo había el listado siguiente.Alfonso Sanchez Alarcón—obrero de la construcción, fallecido por un desprendimiento en la obra de reparación del Circo Olimpico de Tarraco.
Luis Enrique Garcia saucedo –Obrero de la construcción fallecido en el mismo accidente que el anterior,
Emilio Gutierrez Sandoval Vigilante nocturno asesinado en el almacen del museo de efectos necrológicos del ayuntamiento de Tarragona.
Benito Céspedes Garcia- vigilante asesinado en las mismas circunstancias que Emilio Gutierrez Sandoval
Sebastián Garcés—Párroco de Badalona fallecido en circunstancias extrañas, poco después de leer el libro.
Arsenio Maestro-Sacerdote sospechoso de algunas incongruencias indignas, sacerdote del pueblo de Mollerusa ciudad de Lérida, Asesinado en extrañas circunstancias en el aseo de hombres de una discoteca de Barcelona con ambiente prostibulario llamada Talión.
Carlos Cervantes-Detective
Mary – joven secretaria del detective (Se desconocen más datos de la tal señorita Mary)
Después de lo narrado, Carlos, en una de las ocasiones en que se entrevistó con el obispo, en el confesionario de siempre, aquel le dijo:
–Como veo que ya no hay casi movimiento en las investigaciones para encontrar el libro de centurión y este ya no existe, podemos dar por finalizado el caso, he creído conveniente que me hagas una factura por los servicios prestados y liquidar este asunto.
Ante tal propuesta Carlos exclamó fingiendo sorpresa, y digo fingiendo porque esa decisión del obispo le abría las puertas a un mundo nuevo. Ya no tendría que ponerse de rodillas casi diariamente para hablar con aquel hombre que tan poco bueno le inspiraba. Y por eso protestó sin mucha convicción.
–¡Pero si tenemos que investigar aún muchas cosas que no han quedado claras… No comprendo su decisión, me da la impresión de que se esta quedando todo sin aclarar debidamente.
El reverendo obispo enmudeció unos segundos antes de contestar lo siguiente.
–Te voy a confesar algunos puntos que desconoces.
–Durante tus investigaciones yo había contratado a otro detective que te iba investigando a ti y lo que tú me ibas comunicando él lo iba comprobando y gracias a tú increíble astucia, él ha conseguido finalizar el entramado y ha localizado el misterioso libro, una obra literaria sin ninguna importancia, sin valor de ninguna clase, pero que entre líneas escondía graves acusaciones para desestabilizar nuestras creencias.
Carlos escuchaba tales argumentos sin dar crédito a lo que oia, por eso sacó a relucir algunas objeciones que no comprendía.
–Reverendo no acabo de entender nada de lo que ha dicho. ¿le puedo hacer unas preguntas?
–¡Naturalmente hijo mio, hazme las que quieras, soy todo oídos!
¿Quien es el detective al que se refiere? Otra duda que tengo ¿A descubierto quien asesinó a los vigilantes del museo donde estaba el libro romano cuando desapareció? ¿Y sobre las otras muertes extrañas como la del sacerdote de Badalona Sebastián Garcés y la del Sacerdote de Mollerusa Arsenio Maestro?
Además hay otra cuestión que me intriga..Quien fue el que disparó contra nosotros un dia cuando usted fue herido y pasó una semana hospitalizado
–Sin siquiera meditalo, el obispo contestó a todas las preguntas como si las estuviese esperando sin titubeos.
–Lo de los vigilantes del museo no tuvo nada que ver con la desaparición del libro. Aquella noche robaron varias joyas antiquísimas y lo del libro fue una curiosidad que robó de pasada uno de los ladrones.
Lo del cura de Mollerusa fue la venganza de una puta que no había cobrado lo convenido y fue realizada por su macarra. Y el ataque al confesionario era un atentado contra ti pero que me hirieron a mi casualmente.
Todos los crímenes fueron realizados por dos maleantes que pretendian cobrarme por entregarme el libro pero que fueron detenidos por la policia y
ya están a buen recaudo, encarcelados.
El detective notaba que el obispo lo tomaba por tonto y le pregunto enseñandole los dientes en una amplia sonrisa que más bien parecía una amenaza canina.
–Pues si que es raro que no me haya enterado de nada hasta este momento.
Si embargo al instante cambió de idea, un temor a que estuviese indagando excesivamente y el obispo actuase contra el o contra Mary le indujo a ocultar sus sospechas y por eso afirmó :
Bueno creo que nos estamos desviando de nuestras atribuciones, los crímenes de cierta categoría pertenecen al ámbito de la policía y lo mejor es que ellos carguen con sus problemas, lo nuestro ya está resuelto así que mañana mismo le entregaré la minuta y asunto concluido ¿Le parece bien?
El obispo, solo contesto escuetamente.
–¡De acuerdo aquí estaré!
Luego sonrió y añadió
–Eres un tio listo, espero que no te metas por caminos que terminen en un desfiladero. Mide tus pasos. Y recuerda que te tengo en gran estima.
Carlos sonrió benévolo y contestó
–Muchas gracias Monseñor.

(2ª parte) CAPITULO ÚLTIMO

De regreso a casa, el detective Carlos Cervantes encontró a su amante y secretaria Mary muy preocupada por lo que le pregunto el motivo
–Estoy muy preocupada porque estoy embarazada de cinco meses, empieza a notarse y me he dado cuenta de que los vecinos me miran con excesiva curiosidad. Me temo que empiecen a preguntar.
Creo que debería desaparecer de aquí durante un tiempo hasta que de a luz por lo menos. No quiero que nadie me haga preguntas que no sabría como responder.
Y Carlos le contesto sonriendo al ver que solo era una manía femenina.
–¡Vaya creí que era algo más importante! Precisamente vengo de hablar con el obispo, mañana cobraremos y como ya no tendremos apuros económicos he venido pensando que podríamos cambiar de todo.
Mary tras escuchar tales palabras preguntó con los ojos desorbitados.
–¿Cómo de todo…Acaso ya no me quieres?
Carlos alegó muy serio apoyando sus manos sobre los hombros de ella tras darle un prolongado beso.
–No es eso cariño, siempre estaré contigo hasta que la muerte nos separe.
Con lo que ya tenemos ahorrado y lo que cobremos mañana será suficiente para comprar una casa de campo con un buen terreno y dedicarnos a criar animales o a cultivar la tierra. Ya tengo ganas de dejar este oficio.
Alli no nos conocería nadie y no nos harían preguntas molestas sobre nuestra edad. ¿Qué te parece?
Mary contestó con los ojos brillantes de felicidad y una amplia sonrisa que la hicieron más apetecible a su amado Carlos.
–Todo, cómo has afirmado me parece maravilloso, menos una cosa, eso de que… Estaremos juntos hasta que la muerte nos separe, me parece una frase arcaica, sin sentido. Una frase estúpida.
Yo no quiero ni pensar en separarme de ti ni muerta, ni muerto. Por cierto… ¿Que has hablado con el obispo?
–Me ha dicho que el libro del dichoso evangelio lo ha encontrado otro detective que contrató y siguió nuestras investigaciones, que sobre los asesinatos, que también están resueltos y los criminales detenidos por la policia.
La verdad es que no me he creído nada pero cómo ya estoy harto de arrodillarme en un confesionario no pienso mover ni un dedo para averiguar la verdad, asi que hemos decidido finalizar la cuestión y proceder a liquidar cuentas. ¿Tú que opinas?
Mira Carlos, lo que yo opine no importa, yo sé que ese hombre nos engaña y no lo he investigado más por que es mejor dejar el asunto sobre el libro, pero estoy segura que no esta bien de la cabeza, y considero que tu proyecto es ideal para encarrilar nuestro destino.
Después de aquella conversación pasó un año y nuestros amigos en compañía de un niño de ocho meses vivian en una casa con algo más de tres hectáreas de terreno agrícola y se dedicaron a la de cría de conejos de raza californiana que se multilicaban muy bien , cada semana disponian de unos veinte que les compraban sin ningún problema unas monjas de clausura con lo que obtenían beneficios suficientes para vivir holgadamente.
El tiempo fue transcurriendo implacable durante el cual la familia se convirtió en familia feliz con un niño y una niña a los que pusieron de nombre Andrés y Carmen, que a los veinte años parecían hermanos mayores de su madre.
Pero el tiempo no se paró, varios años después los hijos con cuarenta y treinta y nueve años parecian los padres de Mary… Carlos, el abuelo con setenta y dos años.
Y diez años más tarde les llegó un telegrama del obispado que decía
Carlos me encuentro en el hospital muriéndome y antes quisiera hablar contigo de algo muy importante, ven pronto. Procura llegar a tiempo.
Carlos y su joven esposa se pusieron ante tales noticias se pusieron inmediatamente en camino rumbo a Barcelona al hospital donde el obispo les dijo que se estaba muriendo irremisiblemente.
Su corazón había superado los noventa y cinco años y estaba agotado completamente.
En cuanto el reverendísimo los vió llegar se quedó de piedra al ver que Mary estaba igual que la recordaba de cuarenta años atrás mientras que Carlos ya tenia aspecto de anciano, pero sobre eso no dijo nada, se limitó a pedir a Carlos que se acercase y cuando este estuvo muy cerca le susurró al oído:
— Hijo mio, quiero que me perdones por que nunca me he atrevido a decirte que soy tu padre.
Muchas veces te he dicho hijo mío pero debiste creer que era por tratamiento. Siempre me han gustado las mujeres y dejé embarazada a una monja sevillana de un hospicio de la que me enamoré siendo sacerdote a la edad de treinta años. Me hubiese casado con ella pero eso era imposible, aunque ya estábamos reunificados con la iglesia ortodoxa que consentía que sus sacerdotes formasen familia, pero no pudo ser, tu madre falleció de parto por lo que a pesar de todo, sus compañeras o hermanas del hospicio te criaron y yo siempre procuré hacer cuanto estuvo en mi mano por ti.
Al establecerte cómo detective tras estudiar esa carrera, todos los trabajos te los daba a ti y cuando te pusiste a criar conejos, toda la producción te la he comprado yo para dar de comer a los necesitados del hospicio donde te criaste, ahora que me muero deseo que me perdones y me comprendas. He sido muy buen cristiano pero nunca he admitido las reglas de los ortodoxos y en mi lucha contra ellos he cometido muchos desmanes, perdóname por mis mentiras y moriré en paz, ya lo he pedido fervorosamente a Dios….
En ese momento Carlos que estaba perplejo ante aquellas confidencias, le dijo.
–Padre, yo te perdono en el nombre de Jesucristo y que el me lo tenga en cuenta cuando a mi me llegue la hora.
Sin embargo me gustaría saber porque tienes un listado de personas al final del libro de tus memorias que he leido y resulta que son todos los muertos o asesinados en extrañas circunstancias y porqué estoy yo y tambien Mary en esa lista al final de ese listado.
Hijo mio, no comprendo como puedes haber leído mis memorias, debes estar confundido y has debido leer otra cosa, pero cuando yo muera léelo con atención porque allí están escritas todas las respuestas.
Solo te puedo adelantar que todas esas personas eran mala hierva y en la parábola del buen hortelano Cristo nos enseña que el buen hortelano tiene que separar el cenizo del trigo y quemarlo para salvar la cosecha. Y no te quepa duda, todos los eliminados de esa lista eran mala hierva, cenizo, aunque alguno te parezca que no lo era, lo era, todos sin excepción lo eran por motivos diversos que no tengo tiempo de contarte.
¡Pero padre!… Nosotros, Mary y yo también estamos en esa lista. ¿Acaso somos considerados por alguien, mala hierva?
Las últimas palabras del obispo fueron…
No puedo decirte nada más…Me muer… Adiós… hijo mío.
En ese preciso instante el reverendo ya no pudo más, echó la cabeza a un lado y falleció con una lánguida sonrisa impresa en sus labios, tenía entonces noventa y cinco años.
Carlos y Mary permanecieron en Barcelona hasta que el obispo fue enterrado, después del sepelio la madre superiora del internado les hizo saber que tenía que entregar a Carlos un envoltorio conteniendo la última voluntad del finado
que se lo entregaría en el hospicio
Ya en poder del paquete conteniendo los dos libros, el escrito hacia más de tres mil años y el escrito en esta época.
Tras proceder a desenvolver aquella extraña herencia Carlos se lanzó de inmediato a leer el contenido de las memorias de su padre el reverendo obispo
Primero lo leyó todo como hizo la otra vez con la copia que habían sacado del mismo, pero solo al final antes del listado de los fallecidos misteriosamente el obispo había añadido algunas cosas que entonces no estaban.
Quiero justificar mis acciones, que a algunos les pueden parecer criminales.
Soy un obispo de Barcelona un alto representante de nuestra iglesia católica Romana y me he visto obligado por mi responsabilidad a delinquir ante la justicia humana por mi responsabilidad cristiana que no puedo dejar sin hacer lo que he creído era mi deber. Mi responsabilidad ante el declive en mi diócesis.
El número decreciente de fieles no podía continuar en esa crisis de valores espirituales. Mi desespero era inmenso al ver las iglesias completamente vacías por eso decidí actuar. Se que pude actuar equivocado pero tenia que hacer algo, yo no soy un hipócrita vividor sin preocuparme de nada viendo cómo se hunde mi ideología a mi alrededor. Por eso leí muchas veces los evangelios para que Cristo me iluminase y me indicase el camino que debía llevarme a cumplir con mi deber.
He leído durante toda mi vida miles de veces las sagradas escrituras y siempre he llegado a la misma parábola del trigo y la cizaña.
Ahora que soy un anciano me doy cuenta de que posiblemente no debí actuar tan tarde, que debí hacerlo antes siguiendo las enseñanzas que en tal parábola se indican y que dicen lo siguiente.
El reino de los cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo.
Pero mientras dormían los hombres vino su enemigo y sembró cizaña entre el trigo y se fue.
Cuando salio la hierva y dio fruto, entonces apareció también la cizaña.
Vinieron entonces los siervos del padre de familia y le dijeron: Señor ¿No sembraste buena semilla en el campo? ¿De donde, pues, tiene cizaña?
Él les dijo: Un enemigo ha hecho esto.
Y los siervos le contestaron:
¿Quieres, pues, que vayamos y la arranquemos?
Ël les dijo:
No, no sea que al arrancar la cizaña, arranquéis con ella también el trigo. Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; Y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero.
Después de explicar a sus discípulos el significado de la parábola dijo:
El que tenga oídos para oír que oiga.
<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<< Otra parábola que me dio pie para continuar en el camino que debía seguir fue: Parábola de la higuera estéril Por la mañana volviendo a la ciudad Jesús tuvo hambre. Y viendo una higuera cerca del camino, vino a ella, y no halló nada en ella, sino hojas solamente; Y le dijo: Nunca jamás nazca de ti fruto, y luego se secó la higuera. Y viendo esto los discípulos decían maravillados: ¿Cómo es que se secó enseguida la higuera? Respondiendo Jesús les dijo: De cierto os digo, que si tuvierais fe, y no dudaseis, no solo esto de la higuera, sino que a este monte dijereis: Quítate y échate al mar, será hecho. Y todo lo que pidierais en oración creyendo lo recibiréis. Realmente estas dos parábolas fueron las principales que me indicaron lo que debí de hacer, no obstante encontré otras en los evangelios que también me indicaron los mismos pasos que debería dar para conseguir quitar las malas hierbas del trigo. De todas formas quiero aclarar ciertos puntos para que no quede ni una duda de mis acciones hechas para el bien de la Iglesia Catolica Apostólica y Romana. Iniciaré mis argumentos diciendo que yo personalmente no actué nunca contra nadie ni intervine para nada en tales cosas desagradables pero necesarias para extirpar las malas hierbas del campo celestial y así aumentar el número de creyentes de esta doctrina verdadera. Me puse en contacto con una persona de la que no diré nombre y esa persona mandaba a otros para ejecutar las ordenes que le parecían mejor para digamos extirpar las malas hierbas Iniciaré mi relato con la muerte de los dos obreros que fallecieron en un accidente de trabajo en el que nada tuve que ver ya que fallecieron accidentalmente. Las dos muertes de los vigilantes, del almacén donde estaba el libro con las memorias del centurión es harina de otro costal porque aquellos vigilantes, Benito céspedes Garcia y Emilio Gutierrez Sandoval iniciaron tratos con un anticuario para vender el libro y repartirse el dinero obtenido, de lo que me enteré casualmente por un anónimo que me enviaron a mi domicilio, lo que me demostró que eran mala hierba. El cura de Badalona tenia un historial deleznable, incluso después que se casó fue un degenerado con varios casos a su espalda de pederastia; y con sacerdotes así no es extraño que las iglesia cada vez esté más desprestigiada y abandonada. Era una mala hierba que no debió haber leído el evangelio del centurión nunca y como era un peligro latente se tuvo que eliminar. ¿Y que se podía esperar de Arsenio Maestro, sacerdote de Mollerusa, un vicioso jugador, drogadicto, mujeriego y putero que estaba tras el libro y se permitia amenazar a mi hijo Carlos? Después de las muertes reseñadas fallecieron los dos camareros cuando regresaban después de su trabajo conduciendo sus vehículos particulares y aunque cueste creerlo yo ni mis empleados tuvimos nada que ver y consideramos una casualidad el que murieran casi a la vez y nada más. Lamentablemente Carlos y Mary estan en la lista pero no por considerados mala hierba sino porque en los papeles que tenía en su poder el cura de Mollerusa estaba condenado por un antiguo cliente del detective donde decía que Carlos le habia destrozado la vida y que le cobró dos facturas , una por vigilar a su esposa y otra que firmó ella para que lo vigilara a él y quería vengarse, cosa que intentó en la catedral y solo consiguió herirme a mí y no a Carlos, pero que quizá aún lo intente en otra ocasión con otro asesino, lo que tendré que advertir a mi hijo Carlos para que vigile y no se deje sorprender ya que un carnudo de tal naturaleza puede hacer una barbaridad en cualquier momento: aunque yo ya he dado las órdenes oportunas Para que lo busquen y eliminen y espero que pronto, no sea que a mi hijo le suceda algo malo. Aquel mismo día después del entierro, nuestros amigos regresaron a su casa de campo y cuando llegaron al pueblo de Tordera Mary bajó del coche para hacer unas compras de alimentos, diciendo que volvería a pie a la casa que distaba un par de kilómetros. Una hora después cuando empezaba a declinar la tarde se puso en camino rumbo a la finca. Al franquear el último recodo ya cerca, apenas cien metros, vio que de la casa salía una gran humareda y llamas por las ventanas. Desesperada tiro los paquetes que portaba y salió corriendo dirigiéndose a la vivienda en llamas donde ya estaban los bomberos del pueblo con mangueras y otras personas puestas en fila pasándose cubos de agua que sacaban de un pozo de la propia finca, intentando apagar el incendio. Sin hacer caso de los gritos que le hacían advirtiéndole del peligro Mary se desprendió de un bombero que la había sujetado de un brazo mientras intentaba que no accediera al interior, pero a pesar de todo, de los que le gritaban, y el bombero que intentaba alcanzarla ella entró desesperada al interior de la vivienda llena de humo encontrando en un rincón a sus dos hijos y a Carlos casi asfixiados. y aunque consiguió cambiar algunas palabras con ellos, cuando los bomberos consiguieron apagar el fuego solo encontraron los cadáveres de un hombre mayor de unos cincuenta años, así como a una señora de edad similar que supusieron era la esposa del hombre y madre de la chica joven que había entrado alocada y que debió fallecer también asfixiada… abrazada al abuelo… Carlos Cervantes. Nota del C. N. P. (Cuerpo nacional de policía) Después de apagar el incendio de la casa de campo propiedad de D. Carlos Cervantes por el cuerpo de bomberos y un nutrido grupo de vecinos de aquella zona, fue localizado un automóvil marca Zenit matricula de España WXKC658, propiedad de D.Anselmo Lopez Ramos, un cliente del señor Carlos Cervantes, cuando este ejercía de detective. El señor Anselmo no acudió a buscar el coche, y cuando a las veinticuatro horas, se procedió a limpiar la casa incendiada, se encontró el cadaver del nombrado señor Anselmo enterrado entre los restos del fuego completamente quemado. Tras lo narrado por los bomberos, la policía local se hizo cargo de la investigación comprobando el ADN del fallecido señor Anselmo Lopez y tras la investigación pertinente, se interrogó entre otras personas de su entorno, a la señora Julia Gomez de la que se había divorciado, averiguándose que su ex marido Anselmo Lopez odiaba al detective por haberle cobrado dos investigaciones en vez de una y a resultas de tal contingencia su vida quedó muy alterada y en distintas ocasiones dijo ante varios testigos, que se vengaría matando al señor detective, por lo que quedó confirmado que Anselmo fue sin duda el autor del incendio. Sin duda entró en la casa durante la ausencia de sus moradores, esperó hasta el regreso de aquellos, momento en que debió pegar fuego al inmueble, pero por alguna causa imprevista no tuvo tiempo de salir, lo que le costó la vida, siendo victima de su propia acción, de su propia trampa. FIN ( 2ª parte ) Capitulo I Historia antigua Hemos llegado al año 3037: El planeta Tierra esta reponiéndose de la gran guerra en la que el ser humano había conseguido derrotar a los humanoides. (Robots, también llamados androides, a semejanza de seres humanos) Pero antes de seguir analicemos un poco la historia. Hace setenta y cinco años, era el 2962 la Tierra que arrastraba una crisis desde hacia casi un siglo entró en una serie de conflictos de tal magnitud que todo el planeta fue convulsionado por guerras en distintos lugares de los cinco continentes, contiendas bélicas que si en un principio resultaban soportables para el resto de países no involucrados, al transcurrir el tiempo sin que se extinguieran, se fueron complicando extendiéndose las dificultades por el mundo entero debiendo participar en aquellas cruentas beligerancias guerreras los países más poderosos. El caos congestionó no solo los recursos normales de la sociedad humana si no también las aspiraciones de los gobernantes que sin distinción partidista de ninguna índole, viendo el cariz que tomaban los acontecimientos, iniciaron una etapa de captación de dinero público; sumas inmensas de capital monetario que era aportado por los contribuyentes, apropiándoselo indebidamente para su enriquecimiento personal. Esta forma de corrupción se hizo tan arraigada que el sufrido contribuyente se fue acostumbrando a las noticias que a diario se emitían por todos los medios de comunicación en las que miles de millones de dólares, euros y toda clase de monedas quedaban inactivas en cuentas secretas de paraísos fiscales. Aquella actividad egoísta de los poderosos, no fue restringida; los defraudadores cuando eran descubiertos, salvo raras excepciones, emplearon todas las estratagemas legales manejadas por los más expertos abogados, incluso en algunas ocasiones conspirando con los jueces, eran recurridas las veces que fuesen necesarias hasta que eran absorbidas por el olvido o se extinguían legalmente, y aquellos corruptos de miles de millones vivían tan felices y contentos como si tal cosa disfrutando toda clase de bienes y privilegios, palacios, yates, avionetas privadas etc, etc. Solo en contadas ocasiones un defraudador de cientos de millones era puesto en libertad pagando una irrisoria fianza, mientras el miserable pueblo obrero sufría desesperación, hambre y miseria. Y cómo asegurase un clásico griego…Todos somos culpables y también inocentes, depende del abogado que tengas o de tu jerarquía al nacer. El nacer, como la lotería, y los juegos de azar de cualquier clase marcaban inexorable el destino de los seres humanos y de cualquier bicho viviente Si nacías en cuna de príncipe eras inocente, pero si naciste en cama de pobre eras culpable. El día mejor de un rico era el de su nacimiento y el peor el de su enterramiento en los pobres era al revés, y no miento En todo el mundo se podían notar los problemas engendrados por la pobreza imperante. Una cadena de efectos ruinosos se inició con espantosas devaluaciones de los productos financieros de todo el mundo, cualquier valor bursátil sucumbía de la noche a la mañana, entrando en quiebra los más cotizados valores financieros de EEUU, Rusia, Japón China y todos los del resto del mundo entero sin excepción. Las clases más humildes se peleaban por un trozo de pan o cualquier resto de alimento sacado de un contenedor de basura proveniente de un hotel. Todo estaba bajo control mafioso, las drogas, los deportes, la prostitución, los atracos, la explotación de personas, cualquier cosa imaginable estaba bajo control de gentes sin escrúpulos, mientras las personas humildes eran engañadas continuamente en todas las elecciones en las que los politicos prometían cambios y justicia que jamás se cumplían. Lamentablemente, como nada es eterno y a pesar de que a la masa obrera la tenían controlada, enviciada y pervertida con diversos deportes cómo el fútbol y otros no menos adictivos cómo, drogas, instrumentos electrónicos, y en España además los toros, llego el día en que la tensión se hizo insoportable, no era posible seguir así, el paro obrero crecía imparable, la miseria aumentaba al mismo ritmo, ya que si el dinero estaba estancado y no circulaba no era posible que nadie ganase suficiente y ahorrase ni pudiese gastar nada. La cadena de la prosperidad se detuvo completamente, los fabricantes no podían fabricar nada por que no se vendía y cerraban industrias y negocios a mansalva quedando cada día que pasaba más obreros en paro en cualquier parte del planeta. Las circunstancias llegaron a extremos angustiosos y los hombres más sabios de todas las razas y países empezaron a estudiar y exponer lo que cada cual opinaba para acabar con aquella situación apocalíptica. Fue por entonces cuando un famoso economista gratificado con el premio Nobel de economía expuso su tesis por todos los medios de difusión existentes, en estos términos sorprendentes e inquitantes: --Lo que se debe de hacer para solventar la situación mundial es lamentable pero muy necesario. no vislumbro otro camino: Tras estudiar la situación profundamente, he llegado a una solución irreversible ya empleada en muchas ocasiones del pasado. Son muchos los que opinan que si se pusiera en circulación todo el dinero bloqueado en los paraísos fiscales o se declarase caducado, sin valor, todo volvería a funcionar, pero creo que ambas soluciones serían erróneas; si el dinero retornase y se repartiera entre los necesitados, solo quedarían complacidos los agraciados, los demás protestarían y todo serían complicaciones; entregarlo a los bancos ya sabemos su resultado, se lo apropiarían como ya ha sucedido siempre y la crisis crecería en detrimento de los contribuyentes; en cuanto considerarlo como dinero caducado resultaría lo mismo que no hacer nada, solo afectaría a sus falsos propietarios, solo eso. La sociedad hemos sobrepasado todos los limites y ya no puede actuar de ninguna forma empleando paños calientes. Hoy día ya no se puede especular con pandemias, la medicina está muy avanzada, ya no sería igual que en los pasados siglos o edad media, las atajarían rápidamente y todo seguiría igual. La única solución que entreveo que se pueda tomar en consideración es iniciar una guerra mundial destruyendo todo lo que se pueda, edificios maquinas, carreteras, puentes, todo lo posible. Pero eso no es todo, lo más espantoso es que sobran cuatro mil millones de habitantes en el planeta y habría que eliminarlos también. Y para mayor consternación, añadía: Ya hemos llegado a ocho mil millones de seres humanos y no hay espacio ni medios para subsistir todos. Eliminando la mitad de esas personas y todo lo posible de lo expuesto, volvería a tener trabajo para el superviviente durante muchos años con todo lo que se debería reconstruir. Esa es mi opinión y así la expongo aquí y donde sea preciso. Otros importantes economistas afirmaron que el del premio Nobel estaba en un error que no se deberían tener en cuenta medidas tan atroces y exponía con todo lujo de detalles y números, que en un periodo de menos de veinte años la población mundial podría llegar a ser la mitad si se prohibía tener más de un hijo a cualquier matrimonio y a estos darles ayudas , que se irían eliminando a los que no acatasen, esta norma. Estos científicos no paraban de explicar su sistema a través de cualquier medio y siempre alegaban lo mismo. Aunque iban reformándolo y añadiendo lo que se les iba ocurriendo y aseguraban convencidos que…Las medidas que se deberían tomar para que no se llegase a la atrocidad del Nóbel es muy simple: se debería dar un trato especial a los matrimonios con un solo hijo y tales ventajas se les irían recortando tal como fueran añadiendo hijos a la familia, al contrario de lo que se hace ahora que se indemniza a los que tienen mas vástagos. Aunque fueron muchas las críticas, contrarías con tales soluciones y algunas otras similares, la situación se siguió deteriorando y como decía un antiguo aforismo… A la hora de meter todo es prometer y cuando ye te la han metido, se olvidó lo prometido. Los políticos continuaban prometiendo maravillas, exhibiendo grandilocuentes palabras que obnubilaban a los electores por su sabiduría engañosa en discursos sorprendentes; y cuando el mundo quiso proceder en contra de tan terribles vaticinios de aquel gran economista, ya era demasiado tarde, las bombas nucleares existentes en aquellos lejanos tiempos pronto equilibraron la terrible situación. Habia empezado la tercera guerra mundial. Convencidos los gobernantes del mundo de que no había otra solución cómo destruir todo lo posible, añadiendo el exterminio de cuatro mil millones de seres humanos se aceptó por unanimidad iniciar una guerra devastadora entre dos bandos rivales únicos en el que se incluirían todos los países. No fue necesario emplear ejércitos, los avances tecnológicos eran tales que como si se tratase de un juego, de ajedrez, desde oficinas de los estados mayores del ejército, empleando mapas, medios electrónicos y ordenadores fueron eliminándose extensos sectores de población disparando certeras lluvias de misiles atómicos donde a los técnicos dirigidos por los mandos superiores les pareció más eficaz, con solo ir pulsando botones de diferentes colores. Tras varios meses de conflagración mundial todo parecía haber concluido; se inició una posguerra mundial llena de esperanzas, una nueva era con cuatro mil millones de habitantes hambrientos había comenzado, eran los años 2080. pezaba un tiempo de reconstrucción mundial. La guerra que se llamó Universal o Tercera Mundial fue olvidándose y doscientos años después, nadie, solo los tratados de historia hablaban de aquellos terribles sucesos en los que había sucumbido más de media humanidad, aproximadamente cuatro mil millones, y cuando se dio por finalizada la operación bélica, ya no existía paro en ningún lugar del planeta.. Nuevamente surgieron emprendedores en todo el Orbe; de las ruinas, las antiguas fábricas empezaron a producir toda clase de artículos, muebles, coches, aviones, tejidos, productos electrónicos, pesqueros, agrícolas y como no, también se inició la recuperación del comercio internacional y el turismo. El mundo recomenzó a cambiar notablemente. Los automóviles, los aviones, los barcos y toda clase de máquinas ya no utilizaban derivados del petróleo, el agua del mar era idónea por su cantidad inagotable y conductibilidad eléctrica precisa, descomponiéndola por un nuevo sistema eléctrico en sus dos principales componentes, el oxigeno que se empleaba para enriquecer el aire, y el hidrógeno como impulsor de un nuevo tipo de motores más eficientes, que podían incluso hacer volar vehículos, o conducirlos automáticamente con solo indicarles la dirección a la que nos deseábamos trasladar o aparcando también automáticamente en el lugar más propicio. Una de las más espectaculares innovaciones científicas consistía en que se habían conseguido sintetizar muchos alimentos y otros géneros empleando un novísimo sistema computarizado (dejando anticuado el código binario) empleando los cuatro elementos de la naturaleza, agua, fuego, tierra y aire, que combinados trigitalmente, podían crear todo tipo de materia incluyendo la alimenticia, como ya hemos apuntado anteriormente. Tal sistema aún no superado hoy, año 3037 sigue siendo comercializado por una importante empresa multinacional. Pero volvamos nuevamente a la historia EVANGELIO DEL CENTURIÓN (2ª parte) CAPITULO I I ROBOTS ANDROIDES Y REPLICANTES Habíamos llegado al sexto centenario del segundo milenio, cuando al grupo de ingenieros de una importante industria electrónica –mecánica diseño un robot y la dirección de tal industria decidió fabricar y poner en circulación el proyecto consistente en una nueva clase de robots con reacciones humanas básicas. Robots con respuestas elementales que resultaban muy interesantes ya que eran capaces de llorar, reír, enfadarse y hasta responder con cariño a muestras de afecto humano. Y aunque solo estaban construidos de forma rudimentaria que en casi nada recordaban a un ser humano, el éxito de ventas de tales robots fue espectacular. Después del éxito conseguido por aquella industria, los demás fabricantes al percibir que se quedaban atrasados respecto al competidor iniciaron la urgente investigación y construcción de robots cada vez más sofisticados y parecidos a los seres humanos consiguiendo que el éxito de ventas fuese creciente, A un fabricante se le ocurrió fabricar robots que se movían de una forma análoga a seres humanos para ponerlos en escaparates en lugar de maniquís estáticos, robots que tuvieron mucha aceptación en todos los grades almacenes y tiendas tipo boutic y como es natural todos los fabricantes no paraban de investigar la forma de aumentar su negocio ideando nuevos modelos con programas informáticos de comprensión y adaptación a los deseos de sus propietarios, de tal forma que pronto llegaron al mercado verdaderos robots con apariencia humana; los más populares fueron algunas series que se emplearon como maniquíes en escaparates androides capaces no solo de moverse si no también de hablar con los clientes, muy difíciles de reconocer si eran humanos o no, ya que podían obedecer cualquier deseo de su propietario o propietaria igual que lo hiciese con otro de su misma especie. Además con ese tipo de androides las tiendas ya no se veían vacías, pues en muchas se podía ver gran numero de androides hablando con los dependientes como si fueran clientes, lo que repercutía en la atracción de otros auténticos, y no solo en eso se emplearon aquellos robots ,también se utilizaron en programas televisivos para ponerlos como público asistente incluso como artistas cantantes y otras cuestiones, Pero ahí no paró la cosa, enseguida se fabricaron robots androides que realizaban cualquier trabajo y como es natural fueron empleados en labores caseras, industriales, tiendas y hasta incluso en vigilar el orden público, resultando casi tan eficientes como los seres humanos. Sin embargo los robots solo estaban programados para obedecer y nunca revelarse en contra, no dejaban de ser máquinas con aspecto humano. Fue un gran industrial alemán en colaboración con otro japonés y un americano el que programó sus robots para que no solo obedeciesen y se fabricasen ellos mismos si se les incluía el programa adecuado, si no que en sus laboratorios a sus investigadores, también androides, se les ordenó que mejorasen los modelos por su propia iniciativa, que fueran más eficaces, que ellos mismos hicieran robots no solo con inteligencia propia elemental y capaces de desarrollar nuevas técnicas, si no robots con libre albedrío lo más parecido a seres humanos. Y en efecto, aquellos fabricantes consiguieron desarrollar y fabricar en gran escala androides de carne, esqueleto, corazón, pulmones, arterias, venas, cerebro, músculos, nervios y de todo, similares a los de las personas normales, Ya no eran máquinas mecánicas con tornillos, piezas de plástico y metal que necesitaban baterías eléctricas para funcionar, ya eran casi igual que las personas normales, reaccionando en todo muy parecido incluso alimentándose, descansando, durmiendo y soñando. Se había conseguido fabricar el androide perfecto y eterno ya que sus recambios eran inagotables. Solo un accidente, ahogamiento, disparo, veneno, apuñalamiento, fuego, asfixia por falta de aire para respirar, explosión o acidentes los podían eliminar. Como si fueran seres humanos. Y con la ventaja de que no enfermaban. El robot de aquella marca y de diferentes modelos se vendió más que ninguno anterior. y los antiguos fueron considerados obsoletos, caducados y eliminados como chatarra. Las personas normales solo se distinguían de los robots por sus documentos y estos por ser todos iguales, según sus modelos originales. Los humanos disfrutaban de todo sin ningún problema, incluso algunos recambios de los robots androides les servían a ellos también, pero los robots y las personas no llegaron a ser idénticos, sin determinarse el por qué, ya que nunca se averiguó el motivo, y aunque no se supo jamás la causa, posiblemente por existir una ley superior que prohibía hacer androides con nivel de capacidad igual o superior al del ser humano, siendo el limite conseguido en el androide del ochenta por ciento aproximadamente; algunos robots tuvieron hijos como los humanos, pero los nacidos de forma natural eran distintos a los fabricados industrialmente; los nacidos de forma natural nacían pequeños, iban creciendo aprendiendo a hablar, andar, etc, enfermaban, llegando a envejecer y morían, no obstante, como aquellos androides que tuvieron hijos no estaban programados para sentir amor ninguno por ellos, los mataban, normalmente ahogándolos o echándolos a la basura considerándolos un estorbo, un problema inútil. Los seres humanos, por los avances farmacológicos, algunos llegaban a vivir alrededor de ciento veinte años, mientras que los androides fabricados en serie industrialmente, se realizaban con aspecto de jóvenes y eran eternos prácticamente, salvo que se les eliminasen, en las condiciones ya mencionadas anteriormente. Gracias a las investigaciones de aquellos ingenieros robots androides, la vida era fastuosa para todos los seres humanos. Los humanos solo se tenían que preocupar de disfrutar, los robots eran sus esclavos. Los mismos robots androides pese a no tener casi tantas aptitudes como los humanos eran médicos y técnicos de todo, albañiles, mecánicos, basureros, en fin, lo hacían todo, incluso el amor. Se fabricaban y vendían a millones en todo el mundo. Se montaron fábricas en todas las naciones y aquellos robots de diversos modelos, evolucionaron y llegaron a pensar que no podían seguir siendo esclavos de aquella raza de humanos asediados por vicios, corrupción, enfermedades y muerte, así que empezaron a formar grupos que cada día se hacían mas numerosos hasta que llegó el momento en que organizaron huelgas y protestas en multitudinarias manifestaciones. Pasearon pancartas que decían ¡Somos tan humanos como vosotros! ¡Merecemos respeto y consideración como vosotros! ¡No queremos ser esclavos vuestros ni de nadie! Lucharemos hasta conseguir que nuestros derechos sean escritos, aceptados y respetados. Más tarde iniciaron una serie de atentados contra los humanos que eran eliminados a miles en cuanto eran detectados por ejércitos de policías androides especiales. La situación se hizo insostenible para los auténticos seres humanos que tenían que ocultarse en montes y en los lugares remotos más insospechados; entonces se dieron cuenta de que nunca se debió fabricar ni un solo ser semejante a ellos, el error era pagado con la muerte o esclavitud de todas las razas humanas sin exclusión. (Los errores humanos siempre se pagan caros) A veces una persona es engatusada por otra con promesas y después de conseguir sus propósitos, abandona a aquella persona, no cumpliendo sus promesas, y eso sucede en todas las escalas de la vida desde las promesas de amor a las políticas, pasando por otras de diferentes clases como son las comerciales y algunas religiosas de variados tipos entre las que abundan los depredadores conocidos como pederastas. Los humanos desesperados al verse postergados en aquellas condiciones llenas de temor semejantes a ratas hicieron algunas reuniones con muchos de los que lograron escapar y se decidió eliminar a los androides ¿Pero como? Aquellos se podían reproducir en fábricas empleando a seres humanos o haciendolo ellos mismos si era necesario, rápidamente. —No tan lento como nosotros nos reproducimos -- dijo un gran científico humano.-- Añadiendo—Podríamos eliminarlos bombardeándolos desde la Luna, las bombas serian atraídas por la Tierra por la gravedad sin necesidad de emplear en su lanzamiento casi energía alguna, mientras desde la Tierra les seria casi imposible vencer tal fenómeno natural Allí a la Luna, ellos no han tenido la oportunidad de ir, en cambio nosotros poseemos una dilatada experiencia en viajes espaciales tanto al satélite terrestre como a los planetas vecinos más próximos, Venus y Marte, por eso debemos volver allí, reunir a todos los humanos que podamos y atacarles en acciones de guerrillas, pero para eso tenemos que hacernos de una base de despegue secreta y eso es muy peligroso, ellos están por todas partes vigilando. Saben que no somos tontos de remate, ni sumisos. Tendremos que arriesgarnos y atacarles necesariamente por sorpresa, antes de que nos aniquilen. El caso es que la suerte les fue propicia, recordaron que había un campo de despegue espacial abandonado en el desierto de Sahara desde hacia más de veinte años, cosa que los androides ignoraban, así que fueron allí cargaron de combustible y armas nucleares varias en las antiguas naves de las que habían abandonadas por doquier y tras ponerlas en funcionamiento empezaron a partir rumbo a la Luna lo más inmediatamente posible. Todo resultó más fácil de lo que pensaron; durante dos meses despegaron de la base cincuenta astronaves y una vez en la Luna pusieron en actividad una extensa zona ya habilitada para supervivencia y se comunicaron con el antiguo sistema de radiotelegrafía en ondas cortas y pesqueras de modulación de amplitud, (empleando el código Morse enmascarado con claves y desconocido por los androides), con las bases de Marte y Venus donde tenían equipos de acción bélica de alta tecnología para ser empleadas en un caso similar. Solo unos días tuvieron que esperar a los refuerzos, de Marte y Venus, ambas colonias terrestres que con naves de alta velocidad (velocidad cercana a diez mil KM. hora) llegaron, preparándolo todo para destruir el planeta Tierra. El general Cooper, el entonces comandante jefe, habló en estos términos. --Hasta ahora hemos tenido suerte, los androides ignoran que hemos huido y nos encontramos aquí perfectamente instalados y dispuestos a recuperar el dominio terrestre. Lo malo como ya sabemos, es que si destruimos la vida en la Tierra mataremos a nuestros semejantes; millones de personas que allí habrán quedado, además de a todos los animales, creo que antes de enviarles ni una de estas bombas deberíamos pensar un poco como hacerlo. Es imposible comunicarnos con nuestros camaradas porque los robots saben todos los idiomas, es más, si queremos que no nos localicen deberemos estar en silencio, emplear lo mínimo posible la radio, televisión o cualquier sistema de comunicación electrónica, incluido el radar la telefonía y cualquier dispositivo con que nos puedan detectar.--¡Si alguien tiene alguna idea, que la exponga! Nadie respondió a la sugerencia y la reunión se dio por concluida. Durante un tiempo los humanos estuvieron preparando lo necesario en la zona ocupada de supervivencia y al final, después de algunas reuniones se acordó enviar una patrulla a la Tierra para establecer contacto con todos los supervivientes que pudieran ya que habían sabido por los programas informativos de la Tierra, que en ciertas zonas se habían formado grupos de guerrilleros haciendo algunos ataques contra las instalaciones de los robots androides. Tras el regreso de una patrulla a la Tierra, el aterrizaje se realizó cuando no los pudieran detectar, de noche y en una zona montañosa cerca de donde se suponía que podían contactar con algún grupo de la resistencia. (Guerrilleros) No fue fácil encontrar a los amigos, pero al fin lo consiguieron cuando oyeron un tiroteo en un desfiladero de Suiza en el que tuvieron que intervenir ayudando en el combate en el que consiguieron eliminar a los androides empleando una estratagema envolvente. Los cien hombres del comando y los cien de la resistencia vencieron a una patrulla de trescientos policías androides combatientes, sin sufrir nada más que veinte heridos de escasa gravedad y ocho muertos en combate. Los humanos de aquel grupo de resistencia se pusieron muy jubilosos por aquella pequeña victoria; después de las presentaciones de rigor acordaron buscar a otros grupos que se sabía que existían en cuantiosos lugares de la Tierra para organizar un nutrido ejército de resistencia, como se hacia en los tiempos ancestrales y así empezarían por atacar por sorpresa las industrias donde se fabricaban robots androides. Aquella situación con el grupo era muy complicada se trataba de una gran cantidad de personas que se ocultaban en minas y lugares casi inaccesibles, familias enteras de mujeres con niños además de ancianos, constituían la compañía de los guerrilleros. Y tales conglomeraciones humanas eran numerosas en todos los lugares del planeta, contactar con todos los grupos de rebeldes de más de ciento cincuenta países no era un asunto sencillo, contábamos a nuestro favor solo en una cuestión, ellos tenían inteligencia limitada, una inteligencia básica y por lo visto sus costumbres parecían muy rudimentarias. Los androides se habían adueñado del planeta gracias a la colaboración de los gobernantes humanos corrompidos, gobernantes que inmediatamente fueron eliminados y sustituidos por copias de robots parecidos a aquellos humanos eliminados llamados replicantes. En eso los robots fueron muy astutos, pero por lo demás, como son las leyes que estaban utilizando, no parecían más listos que un orangután de cualquier parque zoológico. (Y que conste que no tengo nada contra simios de ninguna especie) Resultó que los androides una vez eliminaron a los gobernantes, cómo reyes, presidentes etc, pusieron en su lugar replicantes, y promulgaron solo una ley que decía: Queda prohibido prohibir. (Esta es la única norma legal para nosotros los terrestres actuales.) Queda implantada en todo el planeta Tierra la libertad total de expresión y acción de cualquier tipo. Todos los seres androides pueden hablar, escribir, insultar, hacer lo que quieran sin límite alguno. (Lo que se les antoje o les de la gana) Debido a tales disposiciones, cualquier androide podía asesinar, robar, violar, quemar bosques o casas, ir desnudos en público, orinar o defecar en cualquier lugar, fornicar con quien le apeteciera fuere macho o hembra, en fin, como estaba prohibido prohibir, lo normal era ver a la gente desnuda, follando como locos por todas partes y haciendo toda clase de variantes pornográficas imaginables, matándose entre ellos por diversión al no tener programado amor a la vida, de cualquier forma, como colgando a los asesinados en los lugares más impensables, orinando, o haciendo sus deposiciones en medio de la calle día y noche. En fin, una anarquía total. Y cómo no había leyes, tampoco se necesitaban policías, soldados ni jueces, el mundo se había convertido en un caos indescriptible. Un androide muerto no significaba nada, las fábricas los generaban a miles y había muchas industrias de estas en todas partes. Sin embargo para los seres humanos si que había leyes y muy estrictas para así poder controlarlos, ya que estos eran empleados como esclavos en todas las industrias de tierra mar y aire, como antiguamente los humanos hacían con los androides, cuando los androides eran esclavos de los humanos. Los únicos cuerpos de seguridad existentes eran legiones de policías androides especiales para perseguir y capturar a seres humanos, y cuando los atrapaban, los empleaban en los trabajos habituales como sirvientes, obreros de todas las categorías, en las industrias, o en el campo, siempre bajo la vigilancia y control de androides policía de los modelos de la serie RX3, policías programados para matar al humano que no obedeciese. En pocos años en todas las fábricas de androides empleaban obreros humanos bajo control automático de policías del modelo RX3 los más modernos y eficaces, sin embargo los guerrilleros consiguieron destruir varias de aquellas industrias eliminando a los RX3 y liberando a los trabajadores que inmediatamente pasaban a ser también guerrilleros. Así se supo que cada cual hacia un trabajo especializado, como Henry que se ocupaba de ir comprobando las reacciones, especialmente sexuales de las mujeres androides ante los estímulos que el mismo les realizaba. Por eso dijo con orgullo manifiesto: No puedo decir que mi trabajo fuera aburrido, la verdad es que me sentía encantado y me gustaba mucho, pero ahora creo que mi misión es más patriótica y por tanto más útil para mis congéneres, o Jony que era redactor de una red de TV de noticias escabrosas. Considerándose noticias importantes los ataques de las guerrillas, el precio de los condones para evitar tener hijos humanoides o la presentación de una máquina de asar niños humanos para consumo alimenticiocomprimido de ricos androides. Poco a poco los guerrilleros de cada país iban conquistando territorios eliminando robots , aunque todo hay que decirlo, no pocos eran los ataques de los RX3 que por sorpresa derrotaban a los humanos en cruentos enfrentamientos, y un día desde los mandos lunares les llegó la orden de que todos los humanos se proveyeran de equipos autónomos de oxigeno o aire comprimido evitando en lo posible que los androides se apercibieran, por que en cuanto todos estuvieran dispuestos tirarían desde la Luna varias bombas de neutrones para eliminar el oxigeno del aire durante dos horas para así eliminar a los androides de una vez ya que de otra forma nunca acabarían con ellos. Y tal como se había decidido, tres meses después se dio la orden en todo el mundo, los humanos se pusieron las boquillas de aire comprimido como se hacía para sumergirse bajo el mar, ante el inminente bombardeo de proyectiles de neutrones que envolvieron el especio vital de toda la Tierra eliminando el aire y a su vez a los androides. Aunque lamentablemente también a millones de animales., Salvándose, solo las miles de parejas que se metieron en compartimientos especiales dotados de aire comprimido acondicionado para poder respirar durante un par de horas, cosa que se pensó antes de actuar en tan extraordinaria y única forma de acabar con los androides, convirtiendo muchas minas de carbón u otros metales en verdaderas arcas de Noé. EVANGELIO DEL CENTURIÓN ( 2ª parte) CAPITULO I I I INVESTIGACIÓN ESPECIAL Señor Carlos Cervantes: le hemos llamado para que investigue un asunto de gran importancia y que deberá realizar en el máximo secreto, ya que en el mismo peligran muchas personas y la continuidad de nuestras creencias religiosas. Bueno, creo que me he extralimitado, nuestras creencias, al menos las mías están a salvo, son inquebrantables, intachables y sempiternas y nada ni nadie las podrá jamás eclipsar ni anular de mi corazón. Pues mire, Reverendísimo Monseñor Obispo, aquí me tiene sobre ascuas para que me cuente que debo investigar. Como le he dicho, el asunto es de máxima prioridad, importancia y ante todo secreto. No olvide esto, especialmente lo último, el secreto. Le he llamado a usted señor Carlos por la fama que lo encumbra por otros asuntos que nuestra Iglesia le ha encomendado anteriormente y resuelto a nuestra entera satisfacción. Carlos Cervantes, el detective había conseguido concluir a satisfacción del reverendo obispo algunos encargos tales como averiguar quien era el que había robado un monumento muy valioso de la catedral Barcelonesa y encontrar el paradero de una persona anciana desaparecida hacía varios días mientras paseaba por la ciudad. Aquellas palabras dichas por tan importante persona, notó que le llenaban de orgullo ya que en ambos casos había superado a la policía tan plena de recursos. Así que dijo, mostrándose humilde: Gracias por su confianza que, espero seguir mereciendo durante mucho tiempo, por favor, dígame de que se trata en esta ocasión. Y el reverendo le contestó amablemente: La verdad es que no se por donde empezar y el hecho de poner en sus manos un problema tan delicado es cómo le he dicho antes por la confianza que su persona nos inspira. Como usted sabe en estos tiempos su forma de investigar es muy anticuada, cualquier policía o detective empleando los medios actuales podría esclarecer el misterio que esta vez es muy simple, pero que nos concierne, en el menor tiempo que empleamos en mantener esta conversación, pero el tiempo no nos importa, en cambio el secreto y los resultados que de sobra sabemos que usted va a conseguir, si. Y eso es lo importante, que no debe transcender de estas cuatro paredes. Una cosa que debo de advertirle es que nos tenga informados de todo cuanto vaya descubriendo, no al minuto pero si al día, si es posible claro. En fin, no me quiero extender más, nuestro tiempo en esta vida esta limitado y debemos aprovecharlo. Cuando dijo estas últimas palabras el reverendo personaje, el detective se quedó un poco desconcertado ¿No había dicho hacia unos instantes que el tiempo no importaba? No quiso pronunciarse no fuese que el reverendísimo personaje se enfadase; la verdad es que no le sobraban los clientes y este era muy importante; se guardó en lo más hondo del espíritu sus alegaciones y le inquirió con el respeto adecuado. Cuando su Reverendísimo estime conveniente me explica en que debe consistir mi cometido. Espero con impaciencia sus órdenes. El semblante del reverendo personaje, antes risueño, se tornó grave al empezar la disertación. Al detective, el que le hubieran citado para hablarle en un confesionario ya le había extrañado bastante. Su extrañeza se disipó cuando el Monseñor Obispo empezó a hablar y no le preguntó nada sobre sus pecados, pero estos cambios de humor francamente le volvieron a intrigar sobremanera en aquel ambiente sombrío rodeado de monumentos y cuadros de santos y vírgenes, solo alumbrados por la escasa luz que a través de las cristaleras emplomadas penetraba. Ensimismado estaba con tales pensamientos cuando la voz grave del Reverendísimo se suavizó hablándole muy bajo, apenas perceptible como debe ser costumbre en un confesionario que se precie. --Usted debe saber que ya hace trescientos años largos que se eliminaron a los androides y se ocupó nuevamente el planeta por los seres humanos. Sin duda sabrá las vicisitudes que debimos pasar para restaurar nuestras costumbres y adaptarnos a nuestra nueva vida. Todos sin excepción sufrimos mucho durante aquellos tiempos en los que los androides sin ley ni respeto a nada gobernaron este mundo. Puedo asegurarle que los que más sufrimos fuimos los religiosos, muchos de los cuales cayeron defendiendo estas paredes, estos templos de devoción que aquellos maquiavélicos convirtieron en inmundos lupanares, lugares de pecado, depravación y perdición, como realmente habían convertido todo el planeta. Yo mismo llegué a pensar que el mundo había sido conquistado por el mismo Diablo que del infierno había salido. Afortunadamente mis sospechas fueron infundadas; aquellas máquinas diabólicas que quisieron parecerse al ser humano, la obra más importante de Dios, fueron aniquiladas y empezamos a rememorar nuestros valores presentes y pasados, todos nos pusimos a levantar nuestras casas, nuestros monumentos, nuestros templos, nuestros recuerdos, nuestra historia, y de eso se trata de nuestra historia porque un pueblo sin historia no es nada. Ahora, antes de proseguir le haré una pregunta ¿Sabia que hace más de tres mil años hubo un imperio Romano y que ese imperio llegó a dominar una importante parte del planeta? ¿Y que en aquel tiempo nació un hombre que se llamó Jesús y murió crucificado por nuestra salvación en uno de aquellos territorios conquistados por el Imperio Romano? Tal como el reverendo Obispo iba hablando su tez parecía estar cada vez más sombría y sus palabras más confidenciales, cómo más directas, tanto que apenas eran perceptibles, lo que llenó de curiosidad a su interlocutor por saber porqué estaba allí, postrado de rodillas ante un confesionario sin haber pecado, al menos desde hacia un par de días en que… Bueno, eso no viene al caso, así que abrió al máximo los oídos para seguir escuchando al reverendo personaje. Y le contestó con sobriedad. --Naturalmente que conozco la historia de Jesús la de sus padres y también las de sus apóstoles, soy un cristiano de los mejores, de los que santifican las fiestas y le voy a decir una cosa sin animosidad. No sé porque me habla tan bajito si estamos solos en esta catedral; no se enfade, pero no comprendo nada, si no me explica su venerable persona el problema con la mayor claridad. Me siento un poco confuso. Cuando habló así el detective fue porque ya estaba cansado de tanta charla sin aclarar la cuestión; el reverendo personaje se excuso y aumento un poco el volumen de su voz para decir. --Hijo mío, lamento hablarte tan bajo pero el Demonio tiene los oídos siempre atentos y cualquier indiscreción puede dar al traste con nuestras intenciones, si alguien se enterase del caso sería el final de todo el sacrificio de nuestro Señor. Ahora seré breve, por favor presta mucha atención, seré lo más claro y conciso posible. Como bien sabrás, en todo el mundo se están reestructurando las obras antiguas que representan el patrimonio de todos y en una ciudad romana de España que en los tiempos del Imperio se llamaba Tarraco y actualmente Tarragona, el primer cementerio romano que allí hubo estaba sobre una colina mirando al mar; pues bien, después de muchos años aquel cementerio resultó insuficiente y se construyó otro en un lugar cercano, y sobre el antiguo, un coliseo. Supongo que sabrás lo que es un coliseo romano ¿verdad? Carlos ante tal pregunta contestó un poco impaciente: --Naturalmente que se lo que era un coliseo, una especie de teatro o circo al aire libre de proporciones gigantescas parecidas a las antiguas plazas de toros españolas, donde en aquellos tiempos el pueblo romano se reunía para ver diversos espectáculos como las carreras de cuadrigas o las peleas de gladiadores y cosas así. --Bien ya veo que sabes de que te hablo— Arguyó el obispo simulando sonreír. Y añadiendo: --Hace casi tres años se decidió repasar aquel coliseo por estar muy deteriorado y se decidió reforzar sus cimientos en cierto lugar que se estaba desquebrajando. El caso es que cuando estaban excavando por allí se produjo un hundimiento en la zona y murieron dos obreros quedando las obras suspendidas temporalmente hasta nueva orden; orden que llegó hace cinco meses, Una vez reanudadas las obras, en los cimientos se descubrieron unas galerías subterráneas que eran simplemente el antiquísimo cementerio y las autoridades decidieron que unos antropólogos lo estudiaran para lo que penetraron y fueron examinando las tumbas una por una por si localizaban algún dato importante, descubriendo una, sobre la que había una inscripción en latín que decía—CONOCERTE FUE FACIL—CONQUISTARTE DIFICIL—OLVIDARTE IMPOSIBLE—la abrieron y encontraron dos cadáveres uno de hombre y el otro de mujer y junto al de la mujer, seguramente romana, encontraron un ánfora conteniendo un envoltorio muy bien conservado conteniendo un libro de pergaminos donde se había escrito una obra literaria titulada EL EVANGELIO DEL CENTURIÓN libro biográfico que resultó contener escritas en latín las memorias de su autor un antiguo centurión que había estado bajo las órdenes de Poncio Pilato cuando aquel fue Procónsul de Judea en el tiempo en que fue muerto nuestro Mesías Jesucristo Hijo de Dios. Hasta aquí todo ha transcurrido sin ninguna incidencia digna de mención, pero después el libro desapareció y al lado de donde debía estar, se encontraron a los dos guardianes del lugar asesinados, tras el examen exhaustivo de los cadáveres los médicos forenses llegaron a la conclusión de que sin duda les dispararon con armas de rayos láser desintegradores y se llevaron el libro donde permanecía a la espera de que el Papa de Roma lo demandase, cosa que se hizo apenas diez horas después de su desaparición. Ahora su misión consiste en averiguar donde esta esa obra literaria y entregarla aquí para enviarla al sumo pontífice que la lea y decida lo que hay que hacer, porque según tengo entendido, podría contener escritos improcedentes, que se deben valorar cuanto antes, por eso ha de ser sumamente cauto ya que en ello se juega usted la vida y quien sabe si la nuestra y la continuidad de nuestra iglesia también. El insigne personaje miró a través de la rejilla del confesionario al detective con suma atención estudiando la reacción a sus siguientes palabras. Le he contado todo sin ocultarle siquiera los peligros que su misión le puedan reportar para que decida si acepta encargarse del asunto, información que debe usted olvidar completamente si no acepta. Bastante mal hicieron los periodistas informando al público del hallazgo en todos los medios del planeta. Solo me resta preguntarle… ¿Acepta el encargo? Carlos Cervantes no lo dudo ni un segundo al contestar con total convicción: ¡Naturalmente que acepto, y con muchas ganas de empezar la investigación! EVANGELIO DEL CENTURIÓN (2ª parte) CAPITULO I V BUSCANDO EL LIBRO MISTERIOSO Cuando el detective salió de la catedral de Barcelona, en su rostro, se adivinaba cierta inquietud; sin duda se había precipitado aceptando una investigación tan peligrosa. Un asunto que se iniciaba arrastrando cuatro muertes no era precisamente una perita en dulce. Claro que cuando uno se ha labrado cierta fama debe atenerse a ella y más siendo el Obispo nada más y nada menos el cliente. Si conseguía finalizar la investigación entregando o al menos localizando el dichoso libro su fama seguramente crecería y le serviría de trampolín para ampliar la clientela, que en estos tiempos buena falta que le hacía. Indudablemente el oficio de detective ya hacia muchos años que dejó de funcionar medianamente, con tantos avances científicos, cómo automóviles que vuelan , viajes a través de las galaxias, las armas láser desintegradores, las leyes cada vez más actualizadas, las impresoras tridimensionales con el código trinarlo capaz de producir cualquier materia imaginable, y mil inventos más a cual más asombroso para una persona de mil años atrás, una misión como la que le habían encomendado era una tontería que a nadie le podría sorprender aunque en ello perdiera la vida, claro que para la Iglesia que tampoco tenia tantos adeptos como en la historia; Cualquiera podía entrever que mil años atrás el catolicismo había llegado a niveles sorprendentes, Solo con ver aquellas fotos de la plaza de Roma llena de gentes de diferentes países esperando ver al sumo pontífice, su santidad el Papa asomándose a un balcón para saludarlos y bendecirlos al medio día en la hora del ángelus o las fotografías amarillentas casi borradas de más de mil años, de manifestaciones que ellos llamaban procesiones repletas de peregrinos de una semana que en España era considerada Santa y en otros países seguramente de forma similar eran costumbres que parecen imaginarias en estos tiempos, aunque el Obispo y sus seguidores siguen intentando sin descanso recuperar sin importar los sacrificios que fueran necesarios. Durante el trayecto a su oficina ,nuestro singular detective fue analizando algunos pasajes que le recordaban viejas historias de la Iglesia y desde luego pensó (No me extraña que haya decaído tanto que sea raro ver alguien entrando en una iglesia, como en las películas antiguas y las fotos de periódicos de aquellos tiempos que pueden verse en los museos, porque había mucha corrupción entre los sacerdotes como los pederastas, que a menudo se pueden constatar en los reportajes que de entonces nos llegan, o aquellas películas en que se veían monjas y frailes donde la virtud brillaba por su ausencia o donde algún pontífice era pecador de irreverentes acciones. Imbuido en tales pensamientos volando en su pequeño automóvil rumbo a su oficina vivienda situada en el piso cincuenta y siete de la gran avenida Diagonal de Barcelona, el edificio Ópalo, el detective Carlos Cervantes tuvo una idea para iniciar las pesquisas; averiguaría la empresa o el nombre de los que descubrieron el libro y les haría una entrevista; quizás alguno de ellos hubiera leído aquel manuscrito y le podía con ello dar una pista de por donde proseguir investigando. No le resultó fácil contactar con él único personaje que dijo haber leído el susodicho libro, Evangelio, un paleontólogo. En fin por algún lado tenia que empezar su investigación. Acordaron reunirse en la terraza del bar de un hotel y allí el tal señor paleontólogo que se llamaba Andrés Escolapio le informó de lo siguiente. --Cuando descubrimos aquel libro me sentí lleno de inquietud por leerlo y como que estaba escrito en latín y antiguo tuve que buscar alguien que conociese tal idioma y lo hallé en una Iglesia cerca de mi vivienda en Badalona, el sacerdote de allí me la leyó y lo raro es que ayer alguien lo intentó matar con una pistola de rayos láser según dijo la policía del barrio que está investigando. --La verdad es que el libro no ponía nada extraordinario, todo lo que allí había escrito eran cosas intimas del autor, simplemente se trataba de un diario sin ninguna importancia, al menos para mi. Lo que me extraña es que con usted ya son varias las personas que me han entrevistado por ese tema. No comprendo que por tan inútiles escrituras se hayan asesinado a varias personas, incluso yo me siento inseguro a veces. Carlos intentando ampliar la investigación por otros derroteros, preguntó --¿Me podría indicar el nombre de alguna de esas personas? --En este momento no los recuerdo, los tengo apuntados en algún sitio por casa, ahora le puedo decir que uno era un sacerdote muy raro posiblemente catalán o algo así, podría ser foráneo, pues tenía acento extraño y los demás, un agente de la policía y un periodista. Andres dijo sentirse mal después de tomarse un café y decidió marchar a su casa, ambos salieron del hotel, ya en la puerta se despidieron dándose la mano, en cuyo instante Andrés se desprendió del detective y cayó al suelo donde se quedó inmovil tras algunas violentas convulsiones. Inmediatamente acudió el servicio de auxilio que lo reanimó sobre dos mesas que unieron y donde lo operaron de urgencia poniéndole un by-pas exterior que confeccionaron con un tubo de poliestireno que ya portaban en el vehiculo, un tubo especial para casos semejantes, desde una arteria del cuello a una pierna. Luego, ya fuera de peligro los sanitarios dijeron que había sufrido un simple infarto de miocardio sin importancia, pero que ya podía marcharse a casa por su propio pié o en coche y que fuera al día siguiente a un consultorio para que le eliminasen el tubo, by- pas, debidamente. A Carlos le pareció muy sospechoso lo sucedido; cuando vio a Andrés tirado en el suelo y quieto, pensó que alguna mano criminal lo había intentado asesinar, quizá con veneno añadido al café o con otro sistema como ya había sucedido con las anteriores personas asesinadas en el asunto del misterioso libro. Menos mal que solo fue un susto sin mayor importancia, aunque no las tenía todas consigo le pareció que tantas coincidencias no le gustaban nada de nada. Acompañó al antropólogo a su domicilio haciéndole compañía un buen rato mientras Andrés buscó las direcciones de los que le habían entrevistado, quedándose extrañado al no encontrar la del sacerdote que le comentó anteriormente. Carlo se despidió de Andrés y su familia muy tarde, dejándoles sus señas por si averiguase o recordase alguna cosa que le pudiera ayudar en la investigación EVANGELIO DEL CENTURIÓN (2ª parte CAPITULO V EL CONFESIONARI0 Como había convenido con el Reverendísimo Obispo ponerle al corriente a diario de las investigaciones, al día siguiente al medio día ya se encontraba arrodillado ante el confesionario el detective Carlos Cervantes explicándole el curioso suceso que había sufrido la única persona que había leído el extraño Evangelio. Cuando Carlos le contó lo averiguado al Obispo, este le señaló un detalle, exhibiendo una sonrisa cargada de ironía. --Por lo que me has contado creo que el que leyó el libro no fue el tal Andrés, Si no cómo él mismo te dijo fue el párroco de una iglesia de su barrio, quizás ahora deberías buscar a ese sacerdote, porque seguramente puede haber llegado a alguna conclusión importante de su lectura, piensa que una persona con estudios religiosos puede haber descubierto algo que un profano no distinguiría en una escritura de esa naturaleza. Carlos: ante la exposición del Obispo se puso rojo de vergüenza y se disculpo con estos argumentos. --No comprendo como pude obviar ese detalle. La verdad es que Andrés Escolapio no es una persona torpe, es un licenciado y si dijo que en el libro no encontró nada interesante, es porque no debía de haber nada que le llamase la atención, no obstante mañana mismo hablaré con el para que me diga donde puedo localizar al sacerdote y como se llama, aunque pienso que si en el libro había algo importante ya lo sabría usted…¿No? EL Obispo antes de contestar permaneció en silencio unos instantes, seguramente pensando la repuesta y finalmente dijo: --Tal vez el sacerdote que leyó el libro no encontró nada que le despertase la curiosidad en aquella lectura o quizás no pensó en comunicarme nada de momento, pero estoy persuadido que si no nos damos prisa puede que lo encontremos muerto, piense usted que si Andrés esta vivo podría ser por suerte providencial. Un colapso puede matar a cualquiera y si se salvó, esta claro que fue por que lo auxiliaron rápidamente. --Todo esto es muy extraño; hasta que no encontremos ese libro y se sepa quien y porque mató a esas personas no podremos descansar tranquilos. Indudablemente el que tiene el libro debe ser un descerebrado, nadie tiene plena potestad para matar a nadie, solo Dios nos marca el destino. Cómo que Andrés el antropólogo le proporcionó la dirección del párroco de la iglesia de Badalona que había leído de que se componía el libro en cuestión, al día siguiente apenas amanecido Carlos salió rumbo a la iglesia donde debía verlo encontrándose con la desagradable sorpresa de que Sebastián Garcés el párroco había fallecido de un sincope el día anterior. Según supo, el finado había fallecido sin tener ninguna enfermedad ya que era relativamente un joven de cuarenta años y le habían efectuado un chequeo completo apenas hacía un mes, encontrándolo todo dentro de los márgenes normales. Su mujer y sus hijos estaban desconsolados ante el cadáver expuesto ante el altar de aquella iglesia donde lo velaban muy apenadas varias personas, posiblemente amigos, familiares o fieles de la parroquia. Ante tal situación, nuestro amigo Carlos se encontraba muy inquieto, no sabiendo como comportarse ante aquellas personas totalmente desconocidas. Y cuando fue a darle el pésame a la señora viuda, ella le pregunto: -- ¿Es usted de la policía? Tal pregunta desconcertó a Carlos aún más y no sabiendo que contestar le respondió con la verdad. --No señora, no soy de la policía, solo soy un detective enviado por el Monseñor Obispo para hacerle unas preguntas a su esposo, Ignorando la desgracia que le ha sucedido. La buena mujer lo observo llena de curiosidad y alegó compungida dada la situación. Cualquier pregunta que le quisiera hacer el Reverendísimo obispo a mi marido puede hacérmela a mí. El no tenía secretos conmigo. Pregúnteme lo que usted quiera saber, a ver si puedo ayudarle. Ante tal oferta, el detective supuso que la señora podría saber alguna cosa y se sintió muy aliviado al suponer que ella le podría aclarar algo, así que sin pararse a meditarlo ni un instante le preguntó: ¿Sabe usted algo de lo que había escrito en un libro muy antiguo escrito en latín que leyó hace unos dias? Sin esperar respuesta, Carlos añadió: Le hago esa pregunta porque hace algunos días, tengo entendido que vino aquí un hombre con un libro escrito en latín para que su esposo se lo leyese. ¿Sabe usted algo de lo que había escrito en ese libro? Algo si que se, mi marido me contó que había un pasaje en el que se demostraba sin duda alguna que ese libro podía considerarse el primer evangelio ya que fue escrito al mismo tiempo que iban sucediendo los acontecimientos, no cómo los otros evangelios que fueron escritos después de algún tiempo, el que hasta ahora esta considerado primero según mi marido que había leído mucho de aquellas cosas después de cincuenta años y muy elaborados de forma que cuadrasen ciertos testimonios dudosos. Cosas que en otros escritos se contradecían dando lugar a puntos de vista diferentes en algunos aspectos esenciales. Respecto al libro, me dijo que en cuanto lo leyesen los obispos, los cardenales y el Papa seguramente en la religión católica cambiasen algunas cosas, claro que cómo él no tenía potestad sobre aquel manuscrito nada pudo hacer, solo desear que si algo cambiase en las doctrinas que fuese para bien del cristianismo, que ahora esta muy mal en todos los sentidod, ya que ese era su mayor deseo, no puedo decirle nada más. El libro aquel se lo llevó el hombre que lo trajo para su lectura y nada más se de él, Carlos Cervantes sonrió complacido, ante aquellas revelaciones empezaba a comprender algunas cosas. Ahora era más importante que nunca buscar el dichoso libro que indudablemente albergaba un gran secreto que alguien deseaba ocultar. Tomó algunos apuntes y se despidió de la familia del difunto al que consideró que sin duda alguna habían asesinado. Ya en camino de su oficina estuvo meditando en los problemas que podían suscitar novedades en la doctrina de la iglesia católica romana. Entre sus conocimientos estaba algo de la historia del cristianismo en sus comienzos. Por sus estudios sabía que hubo un tiempo en que coexistieron dos vertientes muy importantes en el Cristianismo, la de la iglesia católica romana y la de la iglesia ortodoxa rusa y de muchos otros países. Pero eran tantas las diferencias que ostentaban, entre las que destacaban el que los sacerdotes en la iglesia romana debían ser solteros, mientras en la ortodoxa podían casarse hasta el grado de obispo con mujeres de excelente reputación; otra variante era que sobre la vida de la inmaculada Virgen Maria no estaban de acuerdo, que el purgatorio, para los ortodoxos no existía y otras no menos problemáticas, que por culpa de esas diferencias llegó un día en que las dos iglesias se separaron disolviéndose aquellos vínculos en dos vertientes, después de un conclave muy discutido. Pasados varios cientos de años, ambas creencias limaron asperezas y nuevamente las dos doctrinas volvieron a unirse en otro conclave empleando modernismos y predominio del pensamiento práctico, ya que no son tantos sus seguidores como en otros tiempos. Ensimismado con sus pensamientos Carlos llegó en su pequeño vehiculo volante al piso donde le aguardaba Mary su secretaria, compañera de aventuras, con nuevas noticias que le iban a resultar de gran estímulo para proseguir en sus pesquisas. Mary era una preciosa mujer que trabajaba de secretaria en al despacho EL ENIGMA desde hacia ya casi seis años, aparentando la edad de unos dieciocho años, la misma que dijo tener el día que fue entrevistada por Carlos Cervantes y este la acepto para ocupar aquel cargo, sin duda prendado por la impresión que le inspiró tan sorprendente belleza. En alguna ocasión Carlos debió advertir que Mary no tenia problemas con el tiempo y pensó siempre que al verla diariamente no era consciente de que el tiempo que todo lo estropea, no se notaba en ella, pero viendo las fotos que le hizo para poder ponerla en el contrato y los diversos papeleos, pudo comprobar que siempre estaba por igual, el tiempo no pasaba por aquella piel encantadora. La mirada vivaz de niña seguía igual que su escultural cuerpo, en cambió en él si que se notaban diferencias. Para Carlos aquella espera le estaba resultando intolerable. Conoció a Mary cuando puso un anuncio en el periódico buscando una secretaria, y solo ver a Mary en aquella entrevista, se enamoró perdidamente de ella, pero la diferencia de edad, ya que entonces él contaba con treinta y seis años, justamente el doble, de la edad que ella dijo tener y que le pareció excesivamente notable, pensó que si dejaba pasar algunos años Mary maduraría, su fisonomía de muñequita desaparecería, y aunque el llegase a superar los cuarenta años, tal vez haciendo ejercicio, dejando de fumar y alimentándose saludablemente no se notase tanto y sería el momento de declararse. Ël siempre había pensado que a una niña hay que respetarla como una niña, y eso parecía ella, una niña, pero sin embargo cada vez que la veía sentía desfallecer su ánimo. Era una niña demasiado mujer. Su pequeño utilitario lo estaba acercando al lado de sus sueños. Ya no podía resistir más y después de pensarlo mil veces lo había definitivamente decidido, aquel día se lanzaría al vacío, se le declararía y que el destino decidiese lo que tenía que ser. Ya no era capaz de esperar cuatro años más, bastante había esperado con los cuatro pasados, solo pensar en la hermosura de aquel cuerpo y aquella cara tan bonita lo ponía al borde de la locura. EVANGELIO DEL CENTURIÓN (2ª parte) CAPITULO V I LA AMENAZA Carlos Cervantes llegó a su oficina tras dejar aparcado su pequeño coche diez pisos más arriba del mismo edificio, bajó en el ascensor al piso cincuenta y siete, habló con su linda secretaria y esta le contó las novedades, Carlos creyó que tal explicación era lo que le conduciría directamente al libro del enigma. Por eso inquirió con evidente interés. --¿Y dices que el señor ese era un sacerdote y que parecía extranjero? --Eso me pareció por como vestía y hablaba --A ver, cuéntamelo todo de nuevo sin dejarte ni una letra, creo que es muy interesante todo lo que me has dicho y quiero oírlo otra vez. A ver si saco algo en claro. Mary hizo un mohín de asentimiento y empezó a hablar en estos términos. -Resulta que yo estaba mirando unas facturas del teléfonovisor y la energía eléctrica, a eso de las once de la mañana, cuando sonó el timbre de la puerta. Como creí que era usted abrí sin siquiera comprobarlo en la mirilla electrónica y me encontré con un sacerdote de aspecto bonachón, Tendría de estatura uno setenta, era algo grueso, una edad que me pareció de alrededor de cincuenta años y me preguntó por usted, en estos términos aproximadamente: --Buenos días quisiera hablar con el señor detective, el señor Carlos Cervantes. --Como que usted no estaba así se lo hice saber y el me respondió muy amablemente. --No se preocupe iré a tomar un café por ahí y volveré dentro de un rato, si mientras tanto regresa de donde esté le dice que tengo que hablarle de un libro muy interesante, él ya sabe de que va la cosa. Como había afirmado, al poco volvió y al decirle que aún no había usted vuelto parece que se puso muy nervioso y sin tanta amabilidad me pidió un bolígrafo y un trozo de papel en el que escribió algo diciendo, después de doblarlo: Esto se lo entrega usted en cuanto venga, no se le olvide. Y no lo lea por favor, es cosa privada. Digamos personal Las últimas palabras las dijo como enfadado. Aquí tiene el papel, que no he leído tal como me pidió el sacerdote Carlos desdobló y leyó el papel que decía: No siga usted por ese camino si no quiere caer en un precipicio Es solo una advertencia, ya sabe que no bromeo. Le aviso porque me cae usted muy bien y no me gustaría verlo fiambre. Carlos le pregunto a Mary tras leer la nota. --Mary: ¿Podría usted reconocer a ese hombre si lo volviese a ver? --¡Claro y supongo que usted también si mira bien esta grabación que le hizo el grabador de seguridad! Lo conecté antes de abrir la segunda vez porque cómo dijo lo del libro lo encontré interesante y sospechoso. Carlos se quedó impresionado al ver que Mary había conectado el grabador de seguridad cuando vino el sacerdote, un sistema que solo se acostumbraba a conectar por las noches, cuando la oficina quedaba sola, por eso felicito a su encantadora secretaria dedicándole unas palabras de elogio que además le daban pie para declarar su amor por ella. --Mary, Mary, si usted me abandona, no sé que será de mi vida, me he acostumbrado tanto a su compañía y a sus sorprendentes ideas detectivescas que ya no podría vivir ni hacer nada sin usted. Tras mirarla de arriba abajo con gran atención añadió poniendo todo el énfasis posible en sus argumentos. --Se me ha ocurrido una idea ahora mismo y creo que sería la solución para terminar con mis temores ¿Por qué no nos casamos y así estaré tranquilo de que no me dejara tan fácilmente? Si ya se que soy un egoísta que solo pienso en mis problemas, pero la verdad es que estoy enamorado de usted desde el primer momento que la vi y solo me conformaría de momento en que me aceptase como amigo, después si a usted le parece bien, como novio y más adelante siempre con su conformidad, como esposo. Ya estoy harto de que nos tratemos de usted. No me regañe por favor, ya se que le llevo muchos años de diferencia, que eso lo ve cualquiera pero yo no mando en mi edad ni en mi corazón y si me he enamorado de una mujer que siempre veo como una niña no es culpa mía, en mi corazón y en mis instintos no puedo mandar y mientras más tiempo dejo pasar más se aprecia esa diferencia de edad. Bueno creo que ya he dicho todo lo que había pensado durante los años que la conozco.¿Que le ha parecido? Mary sonrió con un rictus inquietante, como si algo no le hubiera gustado cuando después de algunos segundos respondió muy seria: Señor jefe: Su disertación me ha parecido maravillosa, yo también siento lo mismo por usted, quiero decir, por ti, al que no solo lo considero jefe si no amigo y no tema, yo nunca lo podré dejar de amar aunque pasen mil años y no seamos nada más que amigos, y cuando usted se muera, que seguramente será antes que yo, le prometo que jamás lo podré olvidar. Carlos ante la respuesta de Mary se quedó algo confundido, apenas daba crédito a lo que había escuchado, algo no encajaba y por eso le lanzó la pregunta siguiente sin apenas meditarlo: --Mary, gracias por tus palabras que me llenan de alegría, pero que apenas comprendo; algo no entiendo. ¿Me ocultas algo? --Carlos, tienes mucha razón hace ya mucho que debí decirte la verdad, Soy una mujer androide, ya tengo trescientos veintidós años y nunca envejeceré, creo que lo nuestro es imposible. Solo te pido que no me denuncies y te prometo fidelidad siempre; hasta que te conocí, mi vida fue un infierno. Te quiero mucho: antes de conocerte, pensé que vuestra raza era malvada, Lo pase muy mal con otras personas que solo se limitaron a maltratarme y aprovecharse de mi, tanto mujeres cómo hombres. Carlos escuchaba atentamente a su secretaria completamente absorto, no comprendía cómo Mary pudo haber escapado del exterminio de los androides, y no pudiendo aguantar su curiosidad le pregunto: --Lo que no comprendo es como pudiste salvarte del exterminio de los androides, que sucedió hace más de trescientos años. Ella, antes de contestar lo observó con mirada impactante. --Fue casi un milagro. Yo estaba dentro de un compartimiento de alta compresión en una prueba de resistencia a la atmósfera terrestre. Era una especie de jaula de cristal y metacrilato donde se podía respirar con un equipo productor de atmósfera artificial. A pesar de haber pasado tantos años, recuerdo que la puerta del compartimiento aquel se abrió repentinamente con gran estruendo entrando una mujer con la desesperación reflejada en el rostro; era una ingeniero androide que como todos los que estaban afuera se estaba asfixiando, yo estaba en periodo de pruebas y desnuda completamente y a pesar de tal circunstancia como ya me habían programado para ser útil a mis semejantes la ayude a entrar y cerré la puerta inmediatamente como ella me ordenó con desespero, mientras el resto de los androides que ocupaban el laboratorio se iban desplomando uno tras otro asfixiados. Luego todo quedó en un silencio solo perturbado por los motores que iban reciclando el aire para alimentar aquella cabina de experimentación de nuevos modelos y que en aquel caso yo era el último proyecto. Después Sonia que es como se llamaba la ingeniero, me estuvo explicando en que consistía el último proyecto en el que yo era la modelo 777 y del que solo quedé yo como muestra. Sonia entre otras cosas me contó que yo iba a ser la primera mujer androide capaz de amar, sobre todo a mis hijos y a mi marido, también me contó que ella misma se había reprogramado y del experimento llegó a la conclusión de que todo ser androide o no, debería conocer la magia del amor, y que ella ya estaba enamorada de un guerrillero de los que atacaban a los androides aunque era un enemigo lo comprendía ahora que pensaba igual que él y estaba convencida de que para ser mejor había que amar a los semejantes, considerando que los androides tal como eran entonces debían ser sustituidos por otros reprogramados como ella y yo. Horas después Sonia se dio cuenta de que el motor que nos proporcionaba aire, se había parado porque ya no se oía el típico ruido que generaba y cuando ya nos estábamos quedando sin oxigeno dijo casi asfixiada: - --Como se el funcionamiento del generador de aire para esta cabina, voy a salir a ver si se ha quedado sin combustible espero poder llegar a ponerlo en marcha, deséame suerte, por las dos. Apenas abrió la puerta del pequeño compartimiento una ráfaga de aire inundo la estancia. Parecía que el peligro había desaparecido, así que salimos las dos, y ella me buscó un equipo completo de vestido y calzado. --Desnuda no debes salir a la calle te comerían viva los hombres. Por lo visto debe de estar lleno, si no han fallecido asfixiados como todos estos tanto hombres como mujeres que he comprobado que han fallecido. --Ahora voy a buscar algo para alimentarnos, espérame en el laboratorio. Aquella noche comimos alegremente mientras Sonia me contaba con entusiasmo las cosas que deberían cambiar en la Tierra. --Tú misma estas programada para muchas cosas además del amor, pero las irás descubriendo con el tiempo, tal cómo las vayas necesitando, ya que ahora ya no se puede hacer nada dada la situación. Te has quedado a medio programar pero irás adquiriendo todos los programas sin dificultad cuando los necesites, me recalcó convencida. Al otro día muy temprano entraron en el laboratorio un grupo de guerrilleros capitaneados por Jon, el amor de Sonia que les gritaba ordenándoles que no disparasen, pero los otros debido al griterío no le debieron oír o no le hicieron caso, porque entraron en la cabina y dispararon rayos desintegrantes sobre nosotras. Yo me tiré al suelo y conseguí zafarme de los disparos, pero Sonia cayó muerta y su enamorado estuvo llorando desesperado con ella entre sus brazos, mientras el resto lo contemplaba con mucha lástima y pena. Después de aquella tragedia yo me fui de allí y deambule de un lado a otro sin saber que hacer, hasta que un día conocí a un joven que se enamoró y apiadó de mi cuando me vio buscando algo para comer de las basuras. Aquel joven que era un pobre pordiosero cómo yo y de cuyo nombre casi ni me acuerdo se junto conmigo sin documentos ya que ni él ni yo los teníamos después tuvimos dos hijos a los que amé muchísimo pero cuando ellos envejecían y yo no, no comprendían nada. Primero decían a sus amigos que yo era su hermana y años después su hija o su nieta El caso es que mi esposo falleció a la edad de ochenta años mientras yo aparentaba dieciocho, mis hijos los dos fallecieron también superando la edad de su padre, el uno de ochenta y seis y el otro con noventa y tres, después de mi marido hubo otros que me quisieron mucho y también otros que me hicieron sufrir porque creían que yo vivía de recuerdos, eran muy celosos, pero el tiempo los fue eliminando de mi vida envejeciéndolos y matándolos cuando eran muy viejos, bueno, uno murió de accidente de circulación, era piloto espacial y chocó con un meteorito. Entonces las naves espaciales eran muy rudimentarias, apenas alcanzaban la centésima parte de la velocidad de la luz y chocaban con cualquier cosa porque no llevaban siquiera inhibidores de impacto. Bueno, Carlos, ya te he contado todo lo que recuerdo de mi extensa vida solo me resta decirte que como estoy enamorada de ti nunca lo he estado y mi impaciencia se desborda esperando hacer el amor contigo, antes de que venga el cura ese y nos de un susto de muerte. No me parece imprescindible para seguir explicando el argumento de esta humilde obra decir que apenas dicho lo último Mary y Carlos se abrazaron con una pasión extrema fundiendose en un largo beso y como detrás de la oficina estaba la vivienda y en la vivienda una habitación con su correspondiente cama, allí juntos pasaron una noche loca de pasión desenfrenada. La madrugada los sorprendió desnudos y felices, ignorando que horas después serian objeto de peligros inminentes, cómo ya se supone por los acontecimientos que les tenía reservados el destino en exclusiva. Por favor siga leyendo y se enterara de lo que sucedió después. Ahora pasaremos al siguiente capitulo de esta humilde obra literaria. EVANGELIO DEL CENTURIÓN (2ª parte) CAPITULO V I I SEXO Y MISTERIO Una vez saciados de sexo, nuestros amigos salieron de su letargo amoroso e iniciaron un programa de actuación para encontrar el libro objeto de esta historia. Carlos expuso a Mary el plan que tenía pensado realizar --Lo primero que debemos de hacer es llevar la grabación de alta definición al Reverendo Obispo de la diócesis de Barcelona, por si desde el obispado se puede averiguar quien es el sacerdote protagonista del video. Luego esperaremos los resultados obtenidos sin dejar de ser cautos en todo momento ya que este hombre o tal vez otros manejados por él pudieran atentar contra nosotros, eso hay que tenerlo en cuenta cada instante, no debemos fiarnos ni de nuestra sombra. Según sean los resultados quizás debamos proseguir investigando, claro que tal circunstancia será estudiada a su debido tiempo. No hay que adelantar acontecimientos. En esta investigación nos estamos jugando la vida y eso ahora que podemos ser felices no debemos consentirlo de ninguna forma. Carlos ordenó a Mary que a la mayor brevedad concertara cita con el obispo a fin de darle el resultado de las últimas investigaciones en las que se le entregaría el video del sospechoso y la nota que les dejó en la oficina cuando el detective estaba ausente. La entrevista con el reverendísimo personaje se estableció como de costumbre en la catedral y en el confesionario de rigor pero para visionar el video el obispo invitó a Carlos a su vivienda donde contaba con el aparato reproductor y una pantalla de espectaculares dimensiones para visionarlo. Al ver el video y leer la nota amenazante el obispo felicitó al detective por tan buen trabajo y le dijo muy resuelto. --Ya casi tenemos atrapado al malvado asesino, enviaré una copia de este trabajo a mis empleados de la diócesis y espero que pronto este entre rejas, pero vosotros no descuidéis ni un segundo vuestra seguridad no sea que os ataque antes de que lo localicemos. En la próxima entrevista, que fue al día siguiente en las acostumbradas circunstancias, el obispo recibió a Carlos con cierto mal humor, que el detective acusó nada ver el rostro del Reverendo excesivamente preocupado, que le dijo: Los empleados de la diócesis me han comunicado que este sacerdote no es de esta zona y por la forma de expresarse les parece italiano, así que tendré que enviar el informe detallado a Roma para que allí que tienen un fichero electrónico de todos los sacerdotes, obispos, monjas y frailes del mundo entero inicien otra investigación paralela a la nuestra. Debemos tener fe en el resultado final, que no dudo que será muy pronto, incluso hemos pensado que este individuo, no sea un sacerdote y este disfrazado sabiendo que lo podíamos gravar, no me parecería nada raro que así pensara. En este caso cualquier cambio seria impresionante. Hemos hecho un estudio de la caligrafía de la nota y el resultado que he recibido es que ese individuo es una persona de gran inteligencia, con infinidad de recursos para adaptarse a cualquier situación, creo que si en Roma no encuentran la solución voy a poneros unos guardaespaldas secretos que os sigan a todas partes y garantizar vuestra seguridad. A Carlos eso de los guardaespaldas no le pareció normal pues pensó ¿Dónde se ha visto que a un detective le tengan que poner guardaespaldas? ¡Parece cosa de risa! Con su orgullo herido Carlos alegó algo molesto: --Le agradezco su ofrecimiento pero creo que será suficiente poner un vigilante en la oficina, ya que temo por la vida de mi secretaria, tenga en cuenta que ese individuo ya debe saber que ella esta al corriente de todo, como nosotros. Por cierto ¿Su reverendísima no teme por su persona? ¡Yo confío en Dios plenamente, por eso soy obispo! Apenas dicho eso se oyó como abrían una puerta del templo y desde ella un hombre amparándose en las sombras empezó a disparar rayos láser desintegradores contra el confesionario. Carlos apenas oyó el ruido de la puerta volvió la cabeza para mirar aquel lugar y se tiró al suelo inmediatamente ocultándose tras los asientos que había para escuchar misa. Carlos pistola desintegradora en mano salió corriendo dando un pequeño rodeo dirigiéndose al lugar desde estaba el hombre disparando, pero este al advertirlo echo a correr saliendo del templo, mezclándose con la gente que por la plaza había. El detective se paró en la puerta y buscó entre la muchedumbre alguna persona vestida de sacerdote o que fuera huyendo pero nada advirtió pese a estar sobre la escalinata y poder rastrear la zona sin problemas. De pronto recordó al obispo que estaba dentro del confesionario, volvió a entrar en la catedral y se dirigió prestamente al lugar encontrando al obispo tendido en el suelo con medio cuerpo que salía por detrás del pequeño habitáculo. Enseguida con desespero lo llamó: --Reverendísimo, Monseñor. ¿Se encuentra bien? La respuesta se hizo esperar unos instantes que a nuestro amigo le hicieron pensar en lo peor, pero de pronto la voz del obispo sonó tenuemente llenando de ansiedad a Carlos. --Hijo mio, ayúdame a salir de aquí, estoy herido. El detective sacó como pudo al robusto cuerpo del obispo y una vez que lo tendió sobre un banquillo o asiento le dijo. --Tenga un poco de paciencia que voy a pedir auxilio .No hizo falta esperar, ya por la puerta entraba un equipo de facultativos que inmediatamente se pusieron manos a la obra efectuando los primeros auxilios antes de llevarlo al hospital donde quedó recluido y con un vigilante ante la misma puerta de la habitación. Al día siguiente, cuando el detective fue al hospital a visitar al obispo este le dijo embargado por la emoción. Menos mal que usted señor Cervantes me sacó de allí que si no estaría muerto, ahora más que nunca tenemos que cazar a esa fiera asesina, antes de que mate a alguna persona más, ¿Alguna novedad? La respuesta de Carlos fue breve y concisa ya que con cara de desaliento dijo: Lamentablemente ha pasado el día sin ninguna. Esperemos que en Italia tengan alguna, aunque por lo visto el enemigo cada vez esta más cerca. Bueno, al menos su reverendísima se esta recuperando muy bien y eso es lo más importante. A propósito.. ¿Sabe si la policía ha descubierto ya algo de estos crímenes? Seria sumamente interesante que ellos colaborasen con nosotros, o nosotros con ellos. ¿No le parece? El obispo se atusó el pelo de la barba antes de contestar sonriendo irónicamente. Los de la policía guardan estrechamente en secreto sus investigaciones y no colaboran con nadie, en cambio nosotros si que les ayudamos y todas nuestras pesquisas las saben precisamente por nuestra colaboración, aunque no siempre tienen éxito en sus investigaciones, el veinticinco por ciento de sus procedimientos se archivan sin resolverse satisfactoriamente. Claro que muchas veces es por culpa de la justicia. Un gran sabio de la antigüedad griega, del que ahora mismo no recuerdo el nombre escribió que… Todos somos inocentes y culpables, solo depende de los abogados que tengas. Carlos pensó que esa paradoja ya la había escuchado antes pero no quiso entrar en polémicas sonrió y enmudeció. Casi media hora permanecieron ambos personajes hablando de sus cosas hasta que el obispo recibió la visita del médico que lo estaba tratando, Carlos consideró que ya tenía que marcharse y se despidió prometiendo volver al día posterior. El día siguiente amaneció lloviendo torrencialmente, por eso la gente parecía loca corriendo rumbo a sus obligaciones laborales bajo paraguas, la mayoría de vistosos colores. Entre aquella muchedumbre desquiciada un detective pensando en sus problemas caminaba ligero rumbo al hospital protegiéndose de la lluvia para ver a un obispo al que habían intentado asesinar un par de días antes, sin conseguirlo. Cuando el detective subió a la habitación y entró en ella, encontró al obispo sentado sobre el respaldo de la cama leyendo un periódico el cual ofreció al visitante con estas palabras. --Estoy desconcertado con esta noticia de primera plana…¡Lea. Lea! Carlos, que era el visitante, tomó el periódico, se acomodó en una silla que junto a la cama había y empezó a leer sin pestañear ni hacer ningún comentario ni gesto extraño hasta que se entero de todo lo allí expuesto que era lo siguiente. ASESINATO EN UNA DISCOTECA DE BARCELONA Un joven al entrar en el cuarto de aseo de la famosa discoteca Talión oyó gritos de auxilio que provenían de un water privado cuya puerta estaba cerrada interiormente. El Joven gritó al que pedía auxilio: --¡Abra la puerta y le ayudaré! Y el de dentro suplicando a gritos contestó con dificultad: Me es imposible abrir porque me he caído, no llego al cerrojo, y no me puedo levantar y ya no me quedan fuerzas.¡ Me han herido en el cuello! Cómo vio que por debajo de aquella puerta empezaba a salir sangre, los gritos no cesaban, ni se abría, el joven advirtió al que gritaba desde dentro, que iba a buscar ayuda inmediatamente y que se taponara la herida aunque fuera con la mano, con un pañuelo o con papel higiénico. El joven salió corriendo en busca de ayuda al mostrador del bar siendo acompañado urgentemente por dos camareros que viendo que ya no gritaba nadie, forzaron la puerta y cuando lograron abrirla encontraron muerto por haber sido degollado, el señor que hay en la foto, cuyo nombre inserto en la documentación que portaba era Arsénio Maestro. Luego se enteraron que estaba buscado por la policía, sospechoso de haber realizado varios asesinatos en serie por motivos que se suponen religiosos ya que estaba investido cómo párroco de un pueblo cercano a Lérida llamado, Mollerusa y se le conocian algunos delitos de diversa consideración , aunque de escasa culpabilidad. Tal sacerdote hacía algún tiempo que había desaparecido de su parroquia siendo puesto en caza y captura tras haber salido en un video y haber escrito una nota amenazando a un detective que andaba tras su pista desde hacia cierto tiempo. ¡Ahora la policía se encuentra con otro enigma ¿Quien ha asesinado al supuesto asesino? Después de leer la noticia publicada en el periódico a Carlos se le escapó una maldición involuntaria resultado de su enojado estado. --¡Maldita sea! ¡Tanto trabajo para nada! Siendo interrumpido en su comentario por el obispo que con gesto de languidez le argulló lacónico: --Y eso no es lo único que se ha producido para que nos lamentemos, Ayer, apenas te fuiste de aquí me llegó este comunicado de Roma, Léelo y dime que opinas. Esta vez el obispo sacó de un cajón de la mesita de noche un pliego cuyos lacres habían sido rotos para abrirlo, conteniendo un papel escrito por ordenador que decía: Este consistorio Vaticano en contestación a su amable escrito tiene el placer de comunicarle a usted con la autorización del santo Padre, que tras visionar el video que nos envió hemos descubierto en nuestro archivo que el sacerdote que figura en tal grabación es Arsenio Maestro, párroco de la iglesia del pueblo de Mollerusa adscrito a la sede de Lérida. Esperando que tales informes le sean provechosos quedamos a su entera disposición en este consistorio Vaticano. 24 de enero del año 3037. Seguían las fimas y sellos del consistorio que remataban el escrito. Nuevamente el rostro de Carlos Cervantes se contrajo en un gesto de rabia contenida y otra maldición brotó de sus labios coléricos.. --¡Maldita sea mi suerte! ¡Ahora que lo teníamos todo viento en popa y a toda vela se nos ha hundido el barco, mira que somos desgraciados! El obispo miró a Carlos muy serio casi con lágrimas en los ojos y le consoló alegando: --No te preocupes, todo lo que has hecho ha sido fantástico y si ahora ha muerto ese engendro de Satanás que te había amenazado, tienes que alegrarte inmensamente cómo lo hago yo: hemos descubierto gracias a ti a un canalla y ya hemos llegado al máximo de lo que podíamos hacer, tenemos que considerarnos satisfechos y olvidar este asunto para siempre. Mientras escuchaba estas palabras de boca del monseñor obispo, nuestro amigo que no daba crédito a lo que oía se acercó al ventanal viendo circular los coches voladores y a la gente allí treinta y siete pisos más abajo circulando cómo hormigas por la calle inflamada por un sol invernal. Y pensó: Si alguna de esas miles de personas que circulan por la ciudad es un asesino la policía debe descubrirlo y si no yo que he estudiado para detective y poseo un olfato semejante al mejor policía, también y más con la colaboración de Mary que es una maravilla. ¿Pero cómo dice el obispo que ya debemos dejar la investigación si es ahora cuando se ha puesto más interesante? Y tras meditar esto último se dirigió al reverendo monseñor obispo y le dijo: --Nunca voy a dejar esta investigación a medias, cada vez noto la presión de mi oficio que me empuja a esclarecer los hechos. Después de decir tales palabras exclamó sin siquiera meditarlo ni un segundo: --Pero… ¿Cómo vamos a dejar este asunto si no hemos averiguado donde está el maldito libro que ha originado tantos muertos? Nuestro amigo desvió la vista del ventanal y dirigiéndose al reverendo obispo le dijo con cierto enfado. --Aunque usted no me pague por mi trabajo, aunque nadie me retribuya ni un céntimo no me voy a rendir hasta que no encuentre el libro romano, nunca he dejado de cumplir lo que me propongo. ¡Soy detective de vocación! Su interlocutor lo miró de arriba abajo y sonriendo le aprobó su decisión con una sola palabra: --¡Bravo! – Y tras quitarse las gafas para limpiarlas con un pañuelo de papel perfumado, añadió: --¡Le felicito por ser tan decidido, siga investigando y no se preocupe, el clero carga con sus gastos, yo por mi parte seguiré esperando diariamente sus informes. Y Carlos respondió muy afectado --Gracias reverendo es usted muy comprensivo EVANGELIO DEL CENTURIÓN (2ª parte) CAPITULO V I I I UNA MUJER DISTINTA PARA UN HOMBRE DIFERENTE Al llegar a la oficina—EL ENIGMA—Carlos Cervantes, el detective, encontró a su secretaria Mary escribiendo una nota que dejó al lado del Fonovideo y suponiendo que se trataba de alguna novedad dirigida a él le preguntó con curiosidad. --¿Algo nuevo? --¿Por qué preguntas eso? Le respondió ella un poco sorprendida, a lo que el contestó sin levantar la vista del papel que ella acababa de escribir: ---Como veo que estas escribiendo una nota y la pones junto al Fono video, pienso que podías tener que salir por algo y me advertías de alguna novedad. Mary rió con un ligero¡¡JAJAJA! Y contestó sin apagar su sonrisa luminosa: -- Hay que ver como me controlas; esa nota solo es para acordarme de que tengo que ir a la peluquería, esta tarde después del trabajo, ahora que somos amantes quiero estar lo más guapa posible para ti. ¿Alguna objeción, señor jefe? --Espera que cierre la puerta y verás que objeción te tengo reservada. Cómo supongo que el lector es una persona muy inteligente no voy a explicar de que objeción estaba hablando el protagonista de esta historia, pero por si acaso el lector fuera una persona normal, sin explayarme mucho en el tema para no ser pesado ni incurrir en alguna indiscreción pecaminosa diré solo que hicieron aquello que siempre se ha llamado hacer el amor, lo que realizaron con sumo entusiasmo hasta la hora de ir a la peluquería. Estando en pleno folliloquio Carlos le susurró a su amada al oído: --Soy el hombre más feliz del mundo y si no dime si existe otro que tenga una mujer que permanecerá siempre a su lado con este cuerpo y esa cara de muñeca. Estoy seguro que ni rico ni pobre, ni listo ni tonto, ni famoso ni desconocido existe otro hombre con la suerte que yo tengo. Solo me hubiera gustado ser el primero en hacerte el amor, pues hay quien asegura que una mujer sin honra no vale nada y un hombre sin honor menos que una hormiga, aunque tú no entras en esa cuestión ni yo tampoco; tú porque has tenido en tu camino de cientos de años, miles de piedras y en alguna tenías que tropezar por fuerza y yo porque soy o al menos me considero una persona que lo que prometo lo cumplo, no como los políticos que engañan continuamente a los pobres tontos para robarles siempre, y los tontos perpetuamente son engañados. Mary musitó entre gemidos amorosos al oído de su amante: --¿A ti nunca te han engañado los políticos, ni nadie? Sorprendido por la agudeza de ella solo se le ocurrió razonar con algo de vergüenza: --Desde luego que me han engañado varias veces los políticos, pero ya no me engañaran nunca más ya tengo decidido no votar por nadie y que hagan lo que les dé la real gana. Y ella sin dejar de gemir le volvió a susurrar: --¿Y nunca te ha engañado una mujer? --No tengo mucha experiencia con mujeres decentes, si me han engañado habrán sido las putas en el precio que me hicieron pagar por sus servicios, algunas veces vergonzosos. Mary ya no intentó descubrir nada más de la vida sexual de su enamorado detective, aunque por su linda cabeza de trescientos veintidós años empezaron a fluir pensamientos contradictorios llenos de incertidumbre. Y se preguntó-- ¿Qué clase de hombre es el que me esta fornicando con tanta maestría? ¿Un simple putero? Indudablemente era él quien la estaba engañando con una broma de muy mal gusto, su experiencia de tantos años no admitía que un hombre se autocalificase de forma tan cicatera, normalmente los hombres siempre presumen de haber conquistado a mujeres inaccesibles, no prostitutas. Cuando ya habían terminado de follar ella no se pudo contener y habló llena de orgullo: --No se que pensarás de mi pero te voy a decir una cosa, Yo nunca te engañaré en el precio y no te voy a dejar nunca por nada seas viejo enfermo o tonto, y te juro que no pienso vivir ni un día más que tú cuando te mueras. Solo te dejaría si me maltrataras pues creo que un hombre que maltrata a una mujer no merece nada y menos a una mujer como yo. Un beso de larga duración fue la respuesta que cerró aquel momento de amor y sexo, mientras fuera el viento racheado sonaba como una furia del mismo infierno. A veces en Barcelona, en Nueva York , Paris o Londres por decir algunas ya que ciudades importantes hay cientos existen problemas imposibles de verificar cómo es el control del ódio o del amor y por eso incluso entre hermanos, el amor se convierte en odio cuando el dinero se mezcla con los sentimientos; especialmente en las herencias las envidias surgen inundando los cerebros más herméticos. En la vida, solo el amor verdadero es eterno si no se olvida. El odio y la envidia son hermanos de la desidia. Si quieres estar fuerte y sano no des a la mujer lo que tienes en la mano. Estas son algunas de las frases que habían escritas en el reverso de la puerta del WC donde asesinaron al párroco Arsenio Maestro. He escrito eso porque Mary le aconsejó a Carlos que si quería reanudar las investigaciones… --Lo primero que deberías hacer es ir a la—discoteca Talión—donde encontraron a Arsenio Maestro, muerto y hablar con los camareros y al joven que buscó ayuda por si ellos pudieran añadir algo a lo que informa el periódico que me suena a poco, hazme caso, recuerda que algunas veces te he ayudado a resolver muchos casos de gente traicionera como son las que abundan en los matrimonios modernos. Carlos reconoció que ella le había resuelto casos muy difíciles como encontrar a personas desparecidas o a esposas y maridos adúlteros, y por eso se fue a la discoteca y preguntó quienes eran los camareros y el joven que habían descubierto el cadáver de Arsenio. --Soy un detective que esta investigando la muerte de un cliente de esta discoteca y necesito saber todo lo que me puedan ustedes contar, ya que en el periódico la información era escasa, y como la policía no avanza en la investigación la familia del difunto me ha contratado. Lo siguiente fue lo que le contaron aquellos camareros después de que fueron recompensados con unos billetes que sacó de su billetera el detective ---Cuando descubrimos el cadáver de aquel hombre había escrito en la puerta con su propia sangre algo que debió quedar interrumpido cuando se cayó al suelo y murió sin poder terminarlo. La policía investigó la sangre que chorreaba de las letras que escribió, y la sangre que inundaba su cuerpo y todo coincidía, era la misma. Por lo visto, le cortaron la yugular estando lavándose las manos y huyo al water que cerró asustado ya que había un rastro de sangre desde el lavabo al WC, después al perder tanta sangre cayó al suelo y no pudo abrir la puerta cuando se lo dijo el joven aquel que avisó a los camareros. Joven del que ignoramos su nombre ni domicilio ya que desapareció antes de que se presentase la policía. Se ve que le llegó la muerte sin poder acabar el escrito que quedó con solo tres letras PUT. El inspector creo que dijo… --A este hombre lo ha debido degollar una puta de las que vienen por aquí. Cómo nosotros no sabemos de donde vienen ese tipo de mujeres, no les pudimos ayudar en nada, ellos a veces acuden por aquí y nos preguntan cosas, como si lo vimos tratar con alguna puta conocida. Este hombre dicen que era un sacerdote católico pero aquí las veces que vino vestía de paisano y lo cierto es que hablaba con todas las putas y casi siempre se iba con alguna, incluso una vez se fue con dos, pero de eso poco podemos aportar y los de la policía ya no vienen nunca. Ignoramos hasta donde habrán investigado si es que han investigado y descubierto algo, eso es todo lo que le podemos explicar. De regreso a la oficina, Carlos contó lo que había hablado con los camareros y cuando llegó a lo que el degollado intentó escribir ella le interrumpió exclamando --Para mí, que tengo muy desarrollados los instintos, esta claro que escribió las iniciales del nombre de alguien. No creo que una puta lo hubiera degollado, no es costumbre degollar a los clientes en ese gremio. Seria un caso único y el primero en la historia del oficio más antiguo, que yo sepa. --Tendrás que averiguar los nombres de todos los que trataban con Arsenio, empezando con el venerable obispo. Carlos abrió asombrado la boca y los ojos cuando recordó que precisamente el obispo se llamaba Pedro Uribe Tabeada, sin embargo no le entraba en la cabeza que el obispo fuera la mano que dirigía el entramado criminal, porque si no, se preguntó, ¿Cómo se entiende que lo intentasen asesinar a él cuando estaba en el confesionario hablando conmigo? Durante mucho rato estuvo pensando en eso y por vergüenza no le preguntó a Mary ya que se sentía humillado cada vez que ella le solucionaba los casos más difíciles, aunque siempre ella tenia razón y eso le lleno de estupor al pensar que el obispo fuera el jefe de una banda de criminales. ¡Eso no lo podía admitir de ninguna forma. No le entraba en la cabeza! ¿Qué motivos podría tener el obispo para actuar así? ¡Le costaba mucho admitirlo, pero sin duda en esta ocasión el instinto de Mary era erróneo! EVANGELIO DEL CENTURIÓN ( 2ª parte) CAPITULO IX ¿ UNA PUT ASESINA? Carlos, cuantas más vueltas que le daba al asunto menos lo entendía Mary no acostumbraba a fallar en sus vaticinios, sin embargo podía ser que su teoría sobre la culpabilidad de los crímenes estuvieran acertados al decir que las letras PUT fueran las iniciales del nombre de alguien, pero ¿Por qué tenían que ser las del obispo? ¿No seria una casualidad? Y si por fuerza fueran las del obispo ¿Cómo podrían probar nada contra él, si precisamente el obispo era el principal interesado en averiguar la verdad y lo había contratado a él, un detective muy caro? No podía ser ni en broma, puede que las iniciales fueran de otra persona, así que para que marearse más con tantas disquisiciones, hablaría con Mary y que se centrara un poco más en el caso. Carlos estaba convencido y en cuanto se encontró con Mary le dijo poniéndose muy serio. --Estoy completamente seguro de que el obispo es inocente de los cargos que tú le imputas, el obispo es una persona excepcional como persona y como cristiano, es imposible que fuera capaz de infringir daño alguno a un ser humano. Tienes que centrarte más en tus indagaciones. Yo por mi parte voy a ir hoy mismo a la discoteca a retomar algunos puntos que me quedaron sueltos en la entrevista con los camareros. Mary no contestó a estas advertencias de su jefe y amante prefería revisar sus ideas e investigar otras cosas. Y tal como afirmó, Carlos a media tarde, cuando abrieron la discoteca entró y pregunto por los camareros, al no verlos tras la barra como la última vez, habló con el que le señalaron como jefe y este muy afligido le explico que ambos camareros se habían marchado el día anterior en sus respectivos coches y ninguno había llegado a su domicilio ya que los dos habían sufrido dos extraños accidentes matándose casi a la misma hora en distintos lugares. --Estamos muy apenados además de sorprendidos de tal casualidad, y yo pienso que estamos en desgracia desde el día que mataron a aquel hombre en el WC. --Figúrese usted que desde aquel día solo hemos tenido desgracias, como un incendio en la oficina que tuvieron que apagar los bomberos. Y menos mal que teníamos el local asegurado, porque aquel incidente nos hubiera obligado a cerrar arruinados. De todas formas si en algo puedo ayudarle dígamelo. --Ante tal ofrecimiento y dado que era imposible otra opción Carlos sacó de su cartera una fotografía del obispo, foto que había disimulado borrando y recortando de forma que no se viera la indumentaria de obispo y la enseñó al buen hombre preguntándole: --Por favor, Observe atentamente esta foto y dígame si conoce a esta persona, si por casualidad la ha visto por aquí alguna vez. El dueño de la discoteca miró con mucha atención la fotografía y finalmente afirmó completamente convencido: --Lo lamento no he visto a este señor nunca, ni lo conozco de nada, no obstante puede preguntarle a ese camarero que es el más antiguo y el le podrá contestar con mayor seguridad que yo. El detective dio las gracias al dueño del negocio, se despidió de él y dirigiéndose al camarero señalado le pregunto lo mismo que al jefe enseñándole la fotografía, pero la contestación de aquel fue la misma. --Nunca he visto a ese hombre ni aquí ni en ningún otro sitio, lo siento, no puedo decirle otra cosa. Al salir de la discoteca, nuestro hombre pensó que Mary se había extralimitado en sus conclusiones y se dispuso a echarle una pequeña reprimenda, pero no se imaginaba que ella disponía de otros proyectos muy distintos. Ya en la oficina Carlos al ver lo guapa que estaba Mary olvidó completamente el problema de castigarla con unas advertencias para que se esmerase más en sus predicciones sorprendentes. Aquellos ojos verdes como esmeraldas, aquellos pechos tan perfectos y exuberantes que solo le inspiraban sexo, aquellas piernas tan soberbias, aquel trasero espectacular aquella boca sensual que parecía una rosa roja esperando ser besada, aquel pelo que le caía hasta mas debajo de la cintura, en fin tanta hermosura y belleza le hicieron desistir de sus propósitos, notando como su hombría crecía a limites insospechados. Carlos ya hacia unos días que se notaba soñoliento falto de fuerzas, algo así como agotado y dedujo que estaba abusando de su hombría, que tanto sexo no era muy recomendable, por eso se duchó con agua fría y al momento se sintió nuevamente lleno de energía. Luego estuvo preguntándose si seria verdad lo que dicen que hacer el amor más de dos veces a la semana no es cosa sana, sobre todo cuando ya has rebasado la edad de cuarenta años, Momento en que se aplica un refrán que asegura con cierta rotundidez que… De los cuarenta para arriba no te mojes la barriga. Aforismo que nunca supo a ciencia cierta si se refería a que no te bañes o que no hagas sexo aunque la mayoría de la gente dice que la cosa va de sexo no de playas, ríos o duchas de aguas frías o turbulentas. Claro que hacerlo dos veces al día como él lo estaba haciendo seguramente era excesivamente peligroso, se miró en el espejo y se dio cuenta de que le estaban saliendo unas bolsas bajo los ojos, nada halagüeñas pero… ¿Cómo podía aguantar la visión de tan hermosa criatura sin hacer el amor aunque fuera solo una vez al día? ¿Qué pensaría ella de él si notaba su cambio? ¿No pensaría que ya no le gustaba tanto, que estaba perdiendo el interés por ella? Se asomó a la oficina y al ver el escote de Mary marcando aquella rayita en el centro creyó que si no la follaba inmediatamente se volvería loco. Y ni corto ni perezoso salió agarró del brazo a la chica y la arrastró a la cama mientras ella reía y protestaba alegando: --Te estas volviendo un poco loco si piensas que vamos a estar todo el día dale que te pego. Yo no tengo ningún problema en eso pero creo que si no paras un poco vas a terminar tuberculoso en un sanatorio y eso no me gustaría nada, así que te voy a decir una cosa por tu bien; a partir de mañana follaremos solo dos veces a la semana que es cosa sana. ¿De acuerdo? La contestación del detective fue espontánea ya que contestó con un grito lleno de alegría: --¡De acuerdo! Pero serás tú la que controles esa dieta de jodienda restringida ya que yo estaré siempre dispuesto a romperla en mil pedacitos. Mary sonrió triunfante ya que sabía que si deseaba tener a Carlos saludable durante muchos años debería cuidarlo con esmero. Trescientos veintidós años le habían dado una gran experiencia en asuntos de jodienda. Se quedó mirando un poco a su gran amor y le dijo sonriendo picaramente: --No creas que no he visto como echabas el cerrojo de la puerta, así que si vamos a controlarnos empieza por quitarlo y hablamos de las novedades que tenemos. --¡Ah! ¿Pero tenemos alguna novedad? –Inquirió él con sorna. --Claro, esto es una oficina de investigación detectivesca ¿No? Pues resulta que ha venido un señor encargándonos que vigilemos a su señora y al rato ha llegado una mujer encargándonos que vigilemos a su esposo y resulta que su esposo es el señor que vino antes. ¿Qué opina usted señor jefe de tan cachondo problema? Carlos después de vacilar un momento ante tan extraño caso, apurando el tiempo disponible ya que tenía que ir al hospital a visitar al reverendo obispo y comunicarle lo sucedido sobre el caso del evangelio del centurión, exhaló un suspiro de resignación y expuso simplemente lo siguiente, esperando que Mary como en tantas ocasiones le diera la solución. --Dejaremos pasar unos días para dar tiempo y resolver lo del libro y después tú vigilarás a la señora y yo al esposo a ver que resulta. ¿Tú que opinas? A aquella pregunta ella contestó dedicándole un suspiro inquietante: --Mi opinión es que no se quieren Y son muy egoístas, que ambos son cornudos y merecen pagar la investigación que les haremos; luego que se maten si quieren, pero nuestro trabajo será hecho como Dios manda. Para empezar te diré que lo sé todo de esa pareja. Figúrate que él vino acompañado de una chica la mitad de joven que él y con una cara de golfa impresionante y él me la presentó como su sobrina; Que yo me hice la distraída pero que observe con disimulo como el no paraba de mirarle el escote y las piernas con cara de sapo salido y ella le hacia guiños y carantoñas a cada dos por tres, en fin que estaban que no se aguantaban las ganas de follar y no sabían como disimularlas , me daban ganas de echarlos a la calle si no hubiera sido por que tengo más paciencia que una santa y que cuando vino la mujer le pregunté por su sobrina y me contestó que debía confundirla con otra persona ya que ella no tenia ninguna sobrina, que su marido era hijo único y ella tenía una hermana soltera o sea que ya tenemos resuelto un caso, solo nos falta saber el nombre de esa fulanita que no será difícil de averiguar; por si fuera poco cuando se fue la mujer la estuve observando desde la ventana y la vi reunirse con otro hombre que la esperaba en la esquina al que dio un besazo de campeonato, luego pararon un taxi y montaron en el desapareciendo. Ante tal explicación Carlos le preguntó: --Algo no me cuadra ¿Cómo pudiste reconocer a nadie desde la ventana que esta a cincuenta y siete pisos de la calle y las personas se ven como microbios? --Como ya sabes he ido descubriendo que poseo ciertas propiedades que no se me programaron en su momento por las circunstancias que supongo que te expliqué el otro día, pero que cómo dijo la ingeniero he ido descubriendo poco a poco una tras otra y esta vez como la de aquel desaparecido, esta basada en que puedo emplear la vista como si fueran prismáticos a voluntad. ¿Comprendes, lo que te quiero decir? Y sobre el problema del libro tengo otra facultad que voy a utilizar y sabremos donde se encuentra y quienes son los asesinos de las personas fallecidas durante la investigación. Carlos no salía de su asombro Mary efectivamente era un androide de la última generación, un androide con facultades asombrosas pero… ¿Hasta donde podría llegar? Y se lo preguntó a bocajarro. --¿Y ahora que piensas hacer? Y ella respondió con estas palabras --¡Viajar en el tiempo! EVANGELIO DEL CENTURIÓN (2ª parte) CAPITULO X ¡¡CUERNOS A MONTONES!! --¡Eso son tonterías! Muchas películas y novelas se han escrito por miles de escritores del mundo entero desde tiempos inmemoriales, pero viajar en el tiempo es una fantasía imposible los túneles del tiempo, las puertas y ventanas del tiempo y las máquinas de tiempo, nunca existieron ni creo que lleguen a existir. Para adelantar un solo segundo en el tiempo se tendría que viajar al futuro a una velocidad dos veces la de la luz y la electricidad o sea a setecientos mil quilómetros segundo y aun no hemos conseguido ni alcanzar la centésima parte de esa velocidad con ningún vehiculo terrestre ni espacial, eso es una locura imposible. Solo Dios puede viajar en el tiempo por que su poder es infinito y eterno, las personas no podemos ni soñar con tal disparate. --Pues aunque a ti te parezca imposible yo puedo viajar en el tiempo en ambas direcciones, al futuro o al pasado, ese es otro de mis programas que estoy actualizando porque hay algo en nosotros más rápido que la electricidad y la luz y cualquier cosa y es el pensamiento, la imaginación. Cómo es natural aún no se viajar a través del tiempo de forma material pero se hacerlo virtual (Espiritual) y de eso tengo alguna experiencia, experiencia que ya he empleado en muchos casos de investigación policial o detectivescos para tí, no te había dicho aún nada porque todavía el sistema lo estoy perfeccionando. --¿Por qué te crees que solucionó tantos casos adulterios robos y otros cada semana sin moverme de aquí donde hago los informes exactos y que a ti tanto de sorprenden? ¡pues muy sencillamente , porque viajo en el tiempo. ¿Acaso creías que tengo magia? Y si practico tanto para aprender es para hacerlo perfecto, lo cual requiere mucha relajación, concentración y bastante fe en los resultados. Si no tienes el cien por cien en cualquiera de esas premisas no puedes conseguir viajar en el tiempo, bueno realmente , constantemente estamos viajando rumbo al futro, desde el presente en el que solo permanecemos una milésima de segundo. Nuestra vida está sujeta a un avance ininterrumpido que solo se detiene con la muerte. Hoy empezaré a investigar los dos casos nuevos. De aquí a mañana voy a intentar retroceder hasta el instante en que la mujer que tomó el taxi se fue con el hombre que la estaba esperando en la calle, si todo va bien podremos resolver la denuncia del marido dándole el informe bien detallado, completo; aunque no le haga mucha gracia al cretino ese. Carlos no quiso discutir con Mary pues ella ya había demostrado en varias ocasiones que sus sistemas funcionaban muy bien y la admiraba en todos los aspectos, por guapa y hermosa, por inteligente y por mil cualidades indescriptibles. Tuvo una gran suerte en admitirla como secretaria aunque no tuviese documentos de ninguna clase y alegase que los había perdido. Así que esperó los resultados hasta el día siguiente, sabiendo que estos resultarían positivos, como de costumbre. Y efectivamente, nada más despertar Mary empezó a escribir frenéticamente lo que había descubierto en un sueño realizado con las reglas precisas para viajar en el tiempo. Y en el informe decía lo siguiente: En el día de la fecha descrita en el encabezado, la señora Julia Gomez Severiana hizo una visita a la oficina de un detective (Nosotros) para que vigilásemos a su esposo Anselmo Lopez Ramos: resultando que una vez efectuado el correspondiente contrato con la oficina del detective,(La nuestra , arriba indicada) en la calle estaba esperándola un joven de 24 años dedicado a la profesión de prostituto que se llama Juan Sanchez Misiego y que ambos montaron en un taxi que los traslado al hotel Las Olas del Mediterráneo donde alquilaron la habitación 415 permaneciendo allí casi dos horas se supone que fornicando por los gemidos escandalosos que la señora daba y que molestaban a unos vecinos de la habitación contigua . Lo que se atestigua por el detective indicado para que sea comprobado donde sea necesario incluida la queja de los clientes hospedados en el susodicho hotel, donde quedaron inscritos unos y otros clientes en el libro de hospedajes, y donde tomaron nota de los documentos aportados. Una vez en posesión del informe Carlos propuso: --Si estas segura de que esto que has escrito en este informe es cierto, podemos retenerlo hasta que tengamos el del marido y entonces entregar ambos el mismo día a distinta hora y asi cobramos a los dos clientes, (Creo que sin problemas,) ¿Qué te parece la idea? Como respuesta Mary contestó completamente convencida: --Me parece una buena estrategia, esta misma noche intentaré hacer el viaje de investigación, sobre el que he redactado para entregar al marido, no te quepa ninguna duda, yo misma entré en espíritu al cuarto donde estuvieron echando varios polvos seguidos y haciendo diversas cochinadas orales y en variadas posturas. No puedes imaginarte lo que la señora disfrutó con el joven prostituto, que por cierto estaba muy bien dotado con una herramienta espectacular que se la metió por todos los accesos posibles, terminando la aventurilla pagando al susodicho joven una respetable cantidad. Sin embargo Carlos que no creía en las últimas predicciones de Mary implicando al obispo en los hechos, temía un fallo que lo pusiera en evidencia ante el egregio personaje y este no le pagase. Y por eso le preguntó . --¿Estas completamente segura de que tus estrategias funcionen con tan altos cargos religiosos? Ella se limitó a sonreír y decir. --Segura no estoy de nada, es cuestión de probar ¿Probamos? Tú tienes la última palabra. – Añadiendo: --Lastima que aún no sepa como incluir fotografías o videos en los informes. Porque serían el no va más del negocio. Mary se preparó nuevamente para viajar desde el momento en que el cliente salió de la oficina acompañado por la que dijo que era su sobrina, una chica muy atractiva presumiendo de tetas voluminosas tipo pera, con cara de zorrita de película pornográfica Y en el informe puso lo siguiente --Cuando el señor Anselmo Lopez Ramos cliente del detective que ha realizado este expediente firmando para que vigilásemos a su esposa julia realizó un contrato para este cometido y salió de la oficina con la que dijo que era su sobrina y que naturalmente no tenia parentesco alguno con su familia y se llama Sarita Céspedes Galindo. Que una vez fuera de esta oficina montaron en un coche volador, que tenia el señor cliente aparcado en el mismo edificio dirigiéndose a una casa propiedad del señor Anselmo situada en Pineda de Mar donde estuvieron follando como locos varias horas, tomando él de vez en cuando unas pastillas y ella haciéndole repetidas felaciones orales (Trabajos con la boca) que lo ponía a punto para repetir sexo en varias ocasiones. Tales acciones se pueden comprobar visualizando las imágenes captadas por las cámaras antirrobo que hay instaladas en todas las dependencias de la casa, que el señor Anselmo por lo visto debió olvidar desconectar y que han quedado memorizadas en el mismo grabador local, además de la central de alarmas de la empresa concesionaria y también de policía. Después de entregar los informes a los clientes y cobrarlos Mary y Carlos decidieron poner en marcha el proyecto que finalizaría la investigación y hallazgo del libro, EL EVANGELIO DEL CENTURIÓN. ( 2ª Parte ) CAPITULO X I LOS VIAJES A TRAVES DEL TIEMPO DE MARY -- Mañana sabremos donde esta el libro tan problemático y posiblemente como se han desarrollado todos los crímenes y por quien. --Estoy preparada a emprender el más trascendental viaje en el tiempo que jamás he realizado esperemos que mi sistema funcione como siempre lo ha hecho en otras cuestiones de menor importancia. Mary cómo en las últimas ocasiones intentó entrar en el espacio del tiempo pero posiblemente por estar nerviosa o por alguna causa desconocida al día siguiente no recordó haber viajado al pasado ni un segundo, desconsolada con extraordinaria afectación se lo comunicó a su amante y jefe. --Estoy destrozada, me siento completamente vencida. No comprendo nada en absoluto, he fracasado en lo más importante que me has pedido. Y Carlos le contestó intentando quitar valor al primer fracaso que conocía de su amada. --Eso no es lo más importante que te he pedido, lo más valioso que me has dado es tu amor y eso por muchas veces que fracasemos en otras cuestiones no tienen la más mínima importancia, no te preocupes lo volveremos a intentar las veces que tu lo creas necesario y si no es posible ya pensaremos cómo investigar de la forma habitual y clásica que se nos ocurra, así es este oficio siempre hay que avanzar pese a los obstáculos que se nos pongan en el camino. Sobre todo, no has de ponerte nerviosa, te veo muy alterada y eso pudiera ser la causa. Quizá no sea suficiente la concentración que logras y estoy seguro que lo vas a conseguir si te tranquilizas. Durante los cuatro siguientes días Mary intento infructuosamente conectar con el pasado, y cada vez se ponía más y más nerviosa, incluso ya estaba pensando que era imposible hacerlo con un caso de naturaleza religiosa, que lo suyo solo debía estar programado para asuntos de menor entidad y en eso estaba reflexionado cuando resultó que les llego el encargo de vigilar a la señora de un cliente que ya en otra ocasión le habían realizado otra investigación similar con otra esposa que entonces tenía y que a resultas de la investigación se tuvieron que divorciar. Ahora Mary que no estaba completamente segura de obtener el éxito, incomprensiblemente lo consiguió solo a medias ya que cuando iba tras la señora de forma virtual, no pudo acceder al lugar en que aquella entró con su amante y desde ese momento la investigación fue cortándose en secuencias diversas por culpa de unas interferencias desconocidas, haciendo imposible confeccionar el informe como siempre era necesario, poniendo los nombres de las personas que aparecían y también de los establecimientos, calles o demás datos probatorios necesarios, lo que demostraba que el programa ya no funcionaba debidamente, y que la importancia por tratarse de una investigación religiosa o de otra cosa era improcedente. Tal situación podía considerarse de dos formas, o la intensidad de concentración era insuficiente o el programa estaba obsoleto por alguna causa no valorable, desconocida. A pesar de estas dificultades Mary no se rendía, sabía que le costó mucho adaptarse y ahora notaba que la concentración era defectuosa, estaba convencida de que era simplemente eso y durante muchos días siguió practicando horas y más horas de concentración y relajación comprobando que los resultados eran cada vez más satisfactorios y esperanzadores hasta que consiguió no solo confeccionar el informe con el que fracasó al principio de estos fallos si no que también logró realizar otros dos o tres posteriores y como es natural decidió que ya podía retomar la búsqueda del libro y sus consecuencias, el esclarecimiento de los asesinatos. Nuevamente Mary dijo a Carlos que ya estaba recuperada y dispuesta a entrar en el pasado del problema religioso. Aquella vez ella empezaba tomar conciencia de su poder ante el programa que antes se le había resistido de aquella forma tan obstinada y aquella misma noche hizo sus concentraciones con la fé y tranquilidad necesarias y en efecto, enseguida notó que empezaba a retroceder en el tiempo viendo como el obispo se comunicaba por teléfono- visual con otras personas a las que daba ordenes para vigilar todo aquel que le pudiera entorpecer sus proyectos, siendo el principal personaje de este tramado un tal Baldomero Requena Ordoñez que por lo visto enviaba las órdenes a otros subalternos que las realizaban inmediatamente y de esa forma, retrocediendo en el tiempo se enteró de no pocas cosas interesantes. El obispo era un religioso obsesivo. Una persona completamente desequilibrada con sus creencias totalmente fuera de contexto. Y llegó a ese convencimiento observando como perdía su estado de placidez suprema comparable a un estado angelical por uno de violencia inusitada completamente desconcertante que se convertía en un ser capaz de emprenderla con media humanidad con tal de conseguir lo que deseaba, que era simplemente que todo el mundo fuera católico y se llenaran las iglesias como en otros tiempos. El caso es que Mary descubrió que el obispo era un ser humano con doble personalidad y descubrió muchas facetas siguiéndolo en su vida cotidiana anterior por todas partes desde el despacho en el que recibía a muchos sacerdotes y a otras personas de elevada importancia a los que aconsejaba de una manera muy justa y pacífica hasta que recibía a algunas señoritas de muy buen ver que tras algunas visitas desaparecían y nunca más volvían a verse por allí, O sea que el obispo de tonto no tenía un pelo y nada ni lo descubierto por Mary se podría probar en un juzgado a menos que siguiera investigando hasta encontrar alguna prueba fehaciente, cosa que sin duda debería hacer ya que del libro no surgió ninguna pista de nada. Mary después de este viaje estuvo hablando con Carlos con cierto desaliento por no haber encontrado nada que se pudiese emplear como una prueba de tantos crímenes misteriosos. Y sobre libros solo he descubierto que el obispo está escribiendo una biografía de su vida que guarda en una caja fuerte oculta detrás de un cuadro de una virgen amamantando a su hijo el niño Jesús. Como es natural yo que lo he estado vigilando continuamente sé la combinación para abrir esa caja fuerte, aunque además de la clave emplea una llave que siempre lleva encima. Posiblemente en ese borrador de la biografía que está escribiendo tan afanosamente se pueda acceder a alguna pista que nos facilite descubrir otra nuevas que nos lleven al libro del centurión o prueba para terminar de una vez con esta historia que ya esta alargándose excesivamente. Esta noche volveré a entrar en el tiempo para intentar conseguir algo interesante. Carlos alego con cierto énfasis lo siguiente: --¿Por qué siempre has de emplearte por la noche para viajar en el tiempo? ¿Eso no lo conseguirías hacer también durante el día y abreviar la espera para comprobar los resultados? Y ella le contestó: --Eso quisiera yo, pero lamentablemente lo he intentado en varias ocasiones sin lograr concentrarme lo necesario. No se porque será, tal vez el ruido ambiente, quizás la luz, no lo se, pero concentrarme de día nunca me ha resultado ¿Tanta prisa tienes? --La única prisa que tengo es la de cobrar algo de esta investigación, pero me temo que si pido un anticipo al obispo, yo, tú o los dos, amanezcamos muertos como por arte de magia ya no me fío de nadie. --No se como vamos a conseguirlo pero tenemos que hacernos de la llave que abre la caja fuerte esa que has dicho. ¿Recuerdas la clave? --¡Claro que la recuerdo! Es muy fácil solo se trata de una serie de cuatro sietes y además la tengo apuntada en un papel.—Contestó la chica sin titubear. Dedicándole un gesto airado. Y Carlos le lanzó otra pregunta que consideró importante. --¿Y no conseguirías quitarle la llave esa mientras duerme, por ejemplo? --Esa posibilitad me parece imposible, ten en cuenta que mi presencia es invisible, etérea, impalpable. Lo único que puedo hacer es comunicarte a ti donde la pone si es que la mueve. Solo se me ocurre que alguien entre en su cuarto cuando duerme y se la quite del bolsillo de la sotana que siempre deja a los pies de la cama, sobre una silla. Ante tal observación Carlos adujo. --¡Me parece muy arriesgado entrar como un ladrón en la casa del obispo que debe de estar llena de alarmas y vigilantes. --Se me ocurre que tú pudieras dejar de estar invisible unos momentos suficientes para echar mano a la dichosa llave y tirarla por una ventana a la calle donde yo pudiera recogerla. ¿Eso lo podrías hacer? --Esa posibilidad nunca la he probado ignoro si tengo poder para controlar el viaje en el tiempo y volver a él cuando quiera. Lo tendría que probar, lo experimentaré esta misma noche a ver si puedo entrar y salir de un estado tan delicado. --Pues nada, esperemos que eso sea posible, sería maravilloso. Creo que tú lo puedes conseguir. Mary después de oír a su jefe quiso aportar su opinión sincera, ya que no suponía fácil lo que su amante proponía. --Creo que deberé practicarlo un tiempo, quizás me cueste hacerlo, ten en cuenta que esas cosas son muy difíciles no es lo mismo verlo desde el exterior que estar metido en el embrollo. Pasar de un estado en el que estas desconectado del mundo real y pasar al tiempo actual me parece una barbaridad muy difícil de controlar. Esta misma noche entraré en trance a ver que pasa. Ante la inquietud que la nueva meta le había producido, Mary pasó el día muy alterada y cuando al fin llegó la noche no podía conseguir de ninguna forma el relax y concentración necesaria para entrar en el rumbo del tiempo, y empezó a lamentarse por haber perdido el control tan facilmente. Carlos, no obstante seguía conservando fe ciega en ella y la animaba continuamente dedicándole hermosas palabras. --No debes preocuparte. Eres maravillosa y lo conseguirás tarde o temprano, no tengas prisas, podemos esperar el tiempo que sea necesario, por que lo que tú no consigas nadie en este mundo podrá lograrlo nunca: Tú puedes y lo vas a conseguir, no te quepa la menor duda, eres única y como eres increíblemente superior a todas puedes aspirar a llegar mas alto y lejos que nadie. Animada considerablemente por Carlos Mary no cejó en su empeño y poco a poco fué practicando la relajación, concentración y desconexión en el tiempo encontrándose una veces en un lugar fuera del momento elegido como cuando apareció en un oscuro dormitorio de un seminario ocupado por el que varios años después sería un obispo y entonces solo era un estudiante de sacerdote , que al oír ruido abrió la luz quedándose asombrado al ver a una joven tan bella y hermosa en su humilde habitación no teniendo en ese momento otra ocurrencia que preguntar: ¿Eres una virgen o un ángel caído del Cielo? Totalmente desconcertada Mary comprendió que había aterrizado en un tiempo muy lejano, al menos cuarenta años demasiado lejanos en el pasado así que dijo al joven aquel: --Por favor apaga la luz y enciéndela después de contar diez y verás algo que recordarás siempre. No sé como pude concentrarme en tan poco tiempo pero en unos segundos me desperté en nuestra cama junto a ti. --Deberemos seguir practicando e intentar salir del sueño temporal en el instante preciso, cuando apenas se haya dormido el Reverendísimo. --Ahora he comprobado que puedo acceder en persona tiempo y lugar donde sea necesario, solo me falta controlar ese fenómeno a voluntad y creo que lo voy a conseguir muy pronto, incluso que puedo volver a un tiempo y atrapar lo que quiera ya que he comprobado que al regreso siempre vuelvo al tiempo de inicio del viaje. Todo es cuestión de fé relax y concentración. --Si eso nos funciona podemos tener el mundo a nuestros pies, pues dominar el tiempo es dominar el mundo y la vida. Tras expresar tales pensamientos. Carlos añadió completamente fascinado por sus elucubraciones: --Cada vez cometes menos error para salir del momento y-Oye Mary… ¿Tú crees que yo podría aprender esa técnica que tú dominas para salir y entrar del momento y viajar en el tiempo? --No lo se, pero si quieres te explico como lo consigo y haces lo mismo a ver si también tú puedes; Aunque no creas que es fácil, deberás tranquilizarte, relajarte tanto como sea posible y concentrarte durante muchas horas; recuerda que tendrás muchos fracasos te lo advierto para que luego no te quejes, piensa que yo no temo en que pierdo mi tiempo, porque para mi esa posibilidad no existe, no se si eso es bueno o malo, pero como soy así, me aferro a lo que puedo, siempre que sea para ayudar a tus proyectos, a los que mi amor por ti me obligan y que hago con suma alegría cuando consigo algo y veo en tus ojos y en tu rostro un brillo de felicidad que me entusiasma. Perdona si me pongo tan trascendental con mis argumentos pero si no te los explico reviento. Carlos ante tanta información, se quedó un poco pensativo. Ella tenia mucha razón, posiblemente él no estuviese constituido para adquirir las mismas propiedades genéticas que ella, pero nada se perdía por emplear unos días en hacer las pruebas y si no resultaban positivas solo habría perdido eso, unos días. Así que propuso a Mary: --Estoy dispuesto a perder un poco del valioso tiempo que poseo. Dicen que el tiempo es oro, pero si logro viajar en el tiempo conseguiría ampliar mi tiempo, o sea mi vida eternamente como es la tuya podría regresar a mi juventud cuando quisiera y contigo que estarías alli esperándome viviríamos siempre felices aunque no comiéramos perdices, como aseguran muchos cuentos de adas y principes al terminar con la palabra .FIN Y al instante Mary empezó su clase para enseñarle a su gran amor como hacía para viajar en el tiempo. Lo primero que debes hacer es ponerte cómodo, apartar cualquier pensamiento de esta vida sea de la clase que sea, tanto si es bueno como si es malo. Deberás poner tu mente en blanco como si estuvieses mirando una pantalla en blanco y valga la redundancia de la palabra repetida blanco. Porque debes estar completamente relajado, tranquilo, desinhibido de todo , como si hubieras muerto, y en ese momento en que consigas ese efecto, debes imaginar que estas con la persona que vas a acompañar en tu viaje de avance o retroceso en el tiempo y sin prisas debes notar que te vas desplazando con esa persona hacia atrás o hacia adelante como si fuera en una película, incluso verás que tu reloj funciona a una velocidad que imaginarás rápida o lenta en un sentido o en el otro y cuando estés inmerso en esos pensamientos te quedarás dormido continuando el viaje junto a esa persona que no te verá ni imaginará que estas vigilando lo que esté haciendo en su vida en compañía de otras personas malo o bueno, lo que sea o se haya propuesto. Cuando consigas llegar a ese estado, notaras mucha paz interior y podrás regresar cuando lo creas conveniente, saliendo cómo si despertases, al inicio o al instante en que te encuentres, todo depende de tu control mental. Esta es la teoría, que como ves es elemental y en ella debes apoyar la práctica que como ya te he advertido puede ser muy penosa. No sé si estas constituido como yo con ese programa que me insertaron, pero imagino que algunas personas pueden hacerlo ya que he oído y creo que las hay, que incluso pueden establecer contactos, no solo con personas vivas en otros momentos pasados o futuros de su tiempo, si no que incluso contactan con personas que ya no están en esta vida si no que han cambiado a otra dimensión; que están muertas. ¿Has visto que fácil es la forma en que yo hago algunas cosa que a vosotros os parecen imposibles? Pues así es como yo actuó. Cuando estés dispuesto, hazlo igual cómo te he enseñado y ya veremos lo que resulta. Francamente, esta experiencia me entusiasma pensando que si lo consigues seremos idénticos en muchas cosas e iremos descubriendo seguramente otras aún no conocidas por mí. De todas formas si no alcanzas esa propiedad, piensa que donde tú no llegues puedo llega yo y viceversa ya que estaremos siempre complementados por el amor que sentimos el uno por el otro. Aquella noche al acostarse Carlos inició el programa de prácticas con el resultado de que se quedó dormido sin haber conseguido entrar en el tiempo espacial, y a la mañana siguiente, un poco apenado expresó su primer fracaso con estas palabras aflictivas. --Creo que para ser la primera vez el resultado no debe considerarse deprimente, opino que al estar juntos no me pude concentrar debidamente, el simple contacto de tu cuerpo con el mío me transportó no a donde quería sino a los brazos de Morfeo o a los de Cupido, aunque si te digo la verdad los brazos que yo anhelo son los tuyos no los de unos dioses que al final resultan tener nombres masculinos. --La primera lección ha resultado nefasta, esperemos a esta noche. Haré mis prácticas en el sofá del despacho y tú Mary, dormirás en la cama. Mary protestó alegando --Querrás decir al revés, piensa que tú has de estar completamente cómodo y relajado para entrar en trance. Lamentablemente, aquella noche a pesar de dormir en la cama y Mary en el sofá, de nuevo Carlos fracasó; en su intento se quedó dormido a los cinco minutos y cuando se incorporó del lecho se mostró un poco ofensivo con Mary exponiendo con cierta acritud: --¡Algo no me has debido explicar bien, pongo mi mente en blanco, hago todo lo que me dijiste al pié de letra y ni el más mínimo cambio, algo me ocultas, me duermo inmediatamente! Después de tales alegaciones disconformes añadió algo más sereno: Aunque bien mirado dormir tan bien y de un tirón no es mala cosa, cuantas personas quisieran conocer este método y dejarse de pastillas que te solucionan una cosa y te enferman otras. --Ya te advertí que no es nada fácil, que fracasarías no una ni dos, sino infinidad de veces, yo me pasé meses y meses probando y cuando conseguía una simple señal positiva me ponía muy contenta y animada a seguir. Los seres humanos cómo tú, no tenéis la paciencia que se debe tener. Solo uno de un millón tiene el temple que se debe para lograr culminar un sueño que se le escapa continuamente de las manos. En un viaje de experimentación que hice hace unos cincuenta años retrocedí en el tiempo hasta unos mil años y viajé por medio mundo conociendo a personas muy importantes y entre aquellas una que no era ni famosa ni rica ni nada pero que me llamó poderosamente la atención por su tenacidad increíble. Era aquel un hombre normal que tenia como pasatiempo escribir y no dejaba de hacerlo a todas horas, todos los dias, escribía en Internet, blogs paginas Web, novelas y narraciones fantásticas y no se tomaba ni un respiro, no paraba de luchar escribiendo cuanto se le ocurría durante años y años sin desfallecer y sin ganar ni un centimo, al contrario su afición le producia muchos gastos y perdidas de tiempo que si lo hubiera empleado en cualquier actividad le hubiera reportado pingües beneficios, Algunos lectores de aquellos espacios, muchas veces lo tachaban de tio pesado por tantísimos comentarios publicitarios de sus escritos que incluso repetía hasta la saciedad, insertándolos en las redes sociales que entonces imperaban que eran Twitter, Facebook y en cuantos periódicos podía durante todo el tiempo disponible y sabes lo que me dijo un día en un hemail en cierta ocasión? Me dijo: --Mire usted, por mi mente pululan con desesperación miles de personajes de índole novelesca que pugnan por salir a la luz y yo me desvivo por ellos dándoles vida en mis escritos, aunque a los que considero perversos y pese a que no me gusta hacerlo, los elimino lo más rápidamente que puedo y no crea usted que me es fácil, algunos resisten y resisten, incluso con espantosas tretas y engaños. En fin, a veces me pregunto angustiado al ver el poco éxito de mi página Web www.antoniolarrosa.com ¿Si escribo y nadie me lee para que escribo? Y no encontrando una simple respuesta, y por qué me gusta sigo incansablemente escribiendo; lástima que me debe de quedar poco ya que he llegado a superar en este momento los ochenta años y mis sueños no se realizan. Tras contar mí desventurada vida literaria, la protagonista de esta historia del futuro lleno de intrigas, dirigióse a su impaciente amante recriminándole la poca paciencia en esto de viajar en el tiempo. --Ya te advertí claramente que a mi me había resultado tan difícil que tuve que recuperarme de muchos fracasos y volver a intentarlo otras tantas, que como diría aquel señor que se llamaba Antonio Larrosa hay que tener comprensión resignación y paciencia. Comprensión en que hay cosas muy difíciles y se deben superar muchos obstáculos, algunos impensables de difícil comprensión, después de la comprensión hay que tener resignación, contando con las dificultades y los resultados que normalmente son muy leves y se avanza tan lento, tan poco de tal forma que pueden pasarte desapercibidos miles de lectores y por último la paciencia debe ser inmensa para conformarte con la resignación el fracaso y comprender que en la vida no todo se puede conseguir; a veces el éxito pretendido. Si te das cuenta la comprensión, la resignación y la paciencia pertenecen a una rueda imaginaria que no para de dar vueltas conectándose siempre entre ellas, como si en estas tres palabras estuviese condensada la gran magnitud de la vida. Pero continuando explicando cosas de aquel escritor mediocre que tenía tanta fé en sus posibilidades te dire algunas más que afirmo: Seguramente algún lector se haya apercibido de la inmensa palabrería contenida en los capítulos anteriores y pienso que sería poco ético hacerme el desentendido y pasar página sin aclarar esta premisa inquietante. Resulta que yo estoy acostumbrado por culpa de una revista que me publicaba mensualmente una narración fantástica bajo ciertas condiciones que no vienen al caso ni falta que hace y cómo en esa revista solo me concedían publicar mensualmente una historia en una sola página me tuve que tragar las descripciones, de tal manera que no podía ni siquiera escribir que la protagonista era guapa, me tenía que ceñir tanto a los argumentos directos que me hice un maestro en el tema ya que escribí durante muchos años cientos de relatos de esta forma. Luego me inicié en la escritura de novelas ateniéndome a mi costumbre, pero no fueron pocos los lectores que me aconsejaban que describiese situaciones, personas y lugares como paisajes o interiores, alegando que eso les gustaba mucho y que se sentían inmersos en la trama, en el ambiente y que las descripciones de personas les producian gran satisfacción, advirtiéndome que las novelas de más de trescientas página son las preferidas del gran público, Ante tantas advertencias me puse a leer con desenfreno y te puedo asegurar que he leído algunas en las que hay más de mil páginas para decir lo que yo, forzado por mi costumbre hubiera desarrollado en un argumento de solo algunas palabras como--- Macho conoce hembra y terminan follando-- FIN Alguien dijo que escribir en España era llorar y creo que tenía suficiente razón cuando recuerdo que hubo un escritor al que se le dio gran fama después de muerto que se llamaba Miguel Cervantes Saavedra Un gran escritor que tuvo durante su existencia grandes dificultades para que un editor cualquiera lo publicase. Y cuentan que un día acudió a la presentación de un libro de un escritor famoso por aquel entonces que se llamaba Lope de Vega y cuando terminó el acto Cervantes se le acercó y le dijo: Señor Lope de Vega, mire usted, yo he escrito una novela que se llama EL INGENIOSO HIDALGO D. QUIJOTE DE LA MANCHA y no encuentro ningún editor que la quiera publicar ¿Usted no podría recomendarme a su editor? Y Lope le contestó secamente --Yo no estoy para recomendar aficionados a mi editor, lo siento mucho. A veces cuando pienso en tan triste historia llego a la conclusión de que en este país somos muy incultos y no nos gusta leer a nuestros paisanos, posiblemente por incomprensión, preferimos a escritores extranjeros aunque sus nombres no nos suenen de nada. D. Miguel Cervantes Saavedra , cuando murió , fue enterrado de caridad en una fosa común Y eso creo que es una vergüenza para todos los españoles. 2º parte CAPITULO X I I Carlos, con dos fracasos en los experimentos para atravesar el espacio del tiempo se había rendido, quedó plenamente convencido de la imposibilidad de acceder ni un minuto al pasado ni al futuro y expreso su desencanto asegurando que… .--Si yo estuviese capacitado para recibir esa capacidad de viajar en el espacio del tiempo estoy firmemente convencido que alguna cosa hubiera cambiado al hacer estas concentraciones experimentales y francamente,no he notado nada en mi persona o en mis costumbres. No sé como decirlo pero alguna señal de algo hubiera tenido que sentir y la verdad es que solo he notado que el sueño me invadía inmediatamente apenas me proponía concentrarme, Esta claro que para viajar en el tiempo no estoy preparado. Lo mejor que podemos hacer es seguir investigando el asunto del libro y dejarnos de monsergas y tonterías, Mary al escuchar la opinión despectiva de su amante refiriéndose a los viajes en el tiempo definiéndolos como tonterías y monsergas quedóse anonadada un instante como si le hubieran hecho un agravio insultante y con aspereza afirmó: --¡Vaya hombre, así que eso es lo que opinas de mis desvelos por conseguir resolver casos que te han dado fama, dinero y mi cariño! ¡No esperaba eso de ti, francamente! Al momento Carlos se apercibió de su metedura de pata y enseguida reaccionó arguyendo lo primero que le vino a la cabeza para remediar aquel desliz. --He dicho lo que has oído solo para probar tu reacción, no creas que soy un tonto desagradecido, te admiro en todo lo que eres y lo que haces por mi y por nuestro trabajo, y nunca renegaré de tus acciones, a menos que me engañases y no me quisieras como yo a ti. No fue necesaria otra explicación, terminaron haciendo las paces debidamente entre las sábanas. Y con la luz roja, dispuesta para ciertos momentos. Mientras, afuera el viento racheado silbaba con escasa armonía y excesiva violencia. --No se cómo debo hacerlo pero he de colarme hasta el dormitorio del obispo para conseguir la llave de la dichosa caja fuerte. ¿Tu que siempre tienes respuestas para todo, que opinas de este maldito problema? Ante la pregunta de ella Carlos se quedó pensativo esperándo impaciente una respuesta que le llegase a la mente, la miro sumamente interesado mientras pensaba en la contestación que al fin se le ocurrió. Y expuso entusiasmado. Creo que deberíamos probar a comunicarnos cuando estés en trance y me vas informando como debo entrar y moverme por la casa hasta llegar al cuarto del obispo. Pero la respuesta de ella no fue la esperada, ella no la vió aceptable por que dijo sin titubear ni un segundo. --Realmente no es mala idea, pero no sabemos si podremos comunicarnos en tales circunstancias, deberíamos hacer muchas pruebas y lo más fácil seria que no funcionase. Lo mejor, ya que puedo despertar en el lugar en que me encuentre es que probemos hacerlo de forma que el obispo este dormido profundamente, quitarle la llave e ir directamente a la caja, abrirla, llevarte el libro, leer lo antes posible su contenido y si da tiempo devolverlo a la caja, cerrarla y devolver la llave a su origen. Deberemos actuar ajustando los tiempos muy estrictamente y hacerlo todo con prontitud, cualquier fallo podría dar al traste con todo el proyecto,sobre todo si el obispo despierta antes de terminar la acción. También se podría intentar llegar a un acuerdo con alguien del servicio de los que duermen en el obispado pagando lo que sea necesario y que esa persona actuase de la misma forma que te he contado que haría yo. Carlos enseguida dio su parecer muy poco convencido. Veo otra solución mas factible, se me ocurre que podrías una vez en estado fisico personal, rociar o anestesiar con cloroformo al obispo para que no despertase en un buen rato y nos diera el suficiente tiempo, o atrasarlo y aparecer en el mismo instante en el que abrias le caja y devolver el libro como si no lo hubiéramos movido ni unos minutos. No comprendiendo tanta exactitud en la entrada y salida del espacio temporal, Mary contestó de inmediato: --A mi entender, estamos dando excesiva importancia a este asunto, hay que actuar ya sin más dilación, empleare eso del cloroformo como se hacia antiguamente para anestesiar a las personas y operarlas sin problemas. Como que ya esta anocheciendo y pronto será hora de dormir para entrar en el tiempo y actuar rápidamente, solo tienes que proporcionarme el estimulador del sueño profundo. En la tienda de la esquina venden un spray que sirve para eso. Ve y cómpralo antes de que cierren. Cuando el reverendísimo obispo despertó aquel dia del año 3037 a las once de la mañana se encontró que la garganta y la lengua las tenía muy resecas no comprendiendo a que se debía. Nunca había permanecido tantas horas dormido ni se encontró jamás con aquella sensación de malestar y aquel sabor extraño en la garganta, le hizo sospechar que podia ser victima de un robo. Habia oido decir que los ladrones entraban en los dormitorios, aplicaban un sedante para que la gente durmiera profundamente durante más tiempo y asi poder actuar tranquilamente sin prisas. Era muy difícil que alguien pudiese acceder allí con tantas alarmas, sistemas de grabación activas y guardias vigilando puertas y ventanas, pero los ladrones ya no eran como antiguamente. Los ladrones eran personas con bastos conocimientos y medios solo al alcance de técnicos especializados incluso, en sus divagaciones pensó que algún vigilante podía haber tramado algo en contacto con alguien y decidió llamar al médico de cabecera para que le diera una pista de tan extraño estado en que se encontraba. Todas estas ideas pasaron por su cabeza en solo un minuto y enseguida se le nubló la vista recapacitando en el libro que estaba escribiendo y las consecuencias que ello le podrían acarrear si cayese en manos del enemigo al que consideraba el mismo Satanás o alguno de sus secuaces. Estaba convencido de que el mundo estaba lleno de servidores del mismo Diablo y era imposible acabar con todos. Como impulsado por un resorte saltó del lecho y se dirigió a la silla donde tenía la sotana en cuyo bolsillo debía encontrarse la llave que abría la caja fuerte empleando la combinación de los cuatro sietes seguidos, una combinación que parecía sencilla pero que sin la llave era inútil. Y en cuanto vio que la llave permanecía en su lugar respiró un poco más tranquilo, no obstante dirigiose al cuadro que situado en el salón estaba aparentemente inalterable tras el cuadro de la Virgen amamantando al niño Jesús. Abrió la caja fuerte tras haber insertado la clave y cuando vio su libro en el mismo lugar en que lo había dejado su corazón se apaciguó tranquilizándose automáticamente quedando relajado, como era lo natural. Sin embargo en su paladar seguía estando el sabor amargo y aquella sequedad extraña. Revisó toda la estancia con detenimiento, los cuartos uno por uno, las ventanas, las puertas, todo estaba conforme incluso los sistemas de alarma y seguridad exteriores, y llamó al médico que llegó en menos de cinco minutos, le hizo un reconocimiento total a toda su persona no encontrando nada anormal, la tensión arterial en sus margenes estables, las pulsaciones muy bien, y dijo tras aquella revisión. --Su reverendísima persona se haya en unas condiciones envidiables, como decimos los médicos está como una manzana, no obstante si quiere su reverendísima saber más le puedo enviar un enfermero para que le extraiga una muestra de sangre y le haga un análisis completo urgente. El obispo miró de soslayo al facultativo y pensó ¿Y quien me puede asegurar que este individuo no sea un infiltrado venido del Averno para engañarme y fastidiarme? Y añadió con aplomo: --Ya parece que me encuentro algo mejor, gracias por todo doctor Alvarez. Antes de irse el médico se volvió y desde la puerta le dijo: --Reverendísimo; si notará alguna recaída le aconsejo que guarde cama unos días y me llama nuevamente para ponerle en un tratamiento adecuado. El obispo ante estas palabras pensó. ¡Ha pillin! ¡Con que quieres que me quede en la cama y desatienda mis obligaciones cristianas. No hay duda, eso te lo ha ordenado Satanás en el último momento. Tu mismo te has denunciado. Al día siguiente un medico llamado Alvarez, moría en extrañas circunstancias de un infarto en plena calle. A su entierro acudió el reverendísimo obispo muy apenado diciendo. --Era un gran doctor y una ejemplar persona. ¡Siempre se mueren los mejores! Ha sido una gran pérdida. (2ª parte) CAPITULO X I I I El libro secreto del reverendísimo Obispo PUT El dia en que el detective Carlos Cervantes y su amada Mary Tuvieron el libro que estaba escribiendo el obispo de Barcelona en el año 3037 no salían de su asombro mientras leían lo que alli estaba escrito. Inmediatamente apenas habían leído la mitad, unas ciento y pico de páginas, viendo la importancia de lo allí habia insertado de puño y letra del reverendísimo monseñor obispo, decidieron hacer una copia página por página y devolverlo a su lugar de origen antes de que amaneciese, se le pasaran los efectos de la anestesia y lo echase en falta. Si eso sucediese el viaje al pasado y todo lo demás hubiera resultado completamente inútil, habrían desarrollado una estrategia sorprendente para nada. Al llegar a cierto punto de lo leído, Mary muy alterada arguyó poniendo en sus palabras el máximo de convicción, aquel libro representaba un ascua incandescente que le quemaba las manos y propuso lo siguiente a Carlos que no parecía tan afectado, seguramente por su larga experiencia como detective: Todo esto representa una confesión de puño y letra del obispo que nos puede acarrear graves conflictos incluyendo la muerte, si se llegase a imaginar que lo hemos leído nosotros… Haremos una copia completa de todo el libro y cuando lo creamos necesario lo pondremos en manos de su Santidad el Papa o de la policía si lo creemos más acertado. Ahora que hemos conseguido saber el contenido tan importante del libro biográfico me pregunto… ¿Qué estará escrito en el otro que fue por lo visto y leído el que inspiró al obispo a escribir este tan macabro. Ya te insinué que el obispo no me parecía tan buena persona como debiera ser. Este libro pudiera ser la clave del misterio que nos envuelve a todos y si se llegase a publicar caerían muchas cabezas, posiblemente las nuestras fueran las primeras, tenemos que andar con pies de plomo. Desacreditar al obispo podría considerarse un ataque frontal contra la Iglesia Romana y también contra la Ortodoxa que ahora están tan hermanadas, además de todas la sectas que a su amparo pululan por el mundo y que no digo nombres para no echar más leña al fuego. Ya solo me queda comunicarte algo muy importante que no se cómo te lo vas a tomar en este momento tan complicado. Carlos percibió algo de ironía en las palabras de Mary, repasó las opciones que podían haberla condicionado a decir que era algo que posiblemente complicaría más las cosas y no encontrando ninguno, le preguntó: --Me tienes muy intrigado..¿Que pasa? Y ella le contestó sin meditarlo, acompañando sus palabras con una mirada profunda, expectante: --Estoy embarazada de dos meses. Carlos recibió la noticia con aparente frialdad e inquirió muy serio: --¿Pero con la edad que tienes puedes quedar en estado aún? A lo que ella contestó sonriendo con orgullo. --La edad es la que aparento, siempre ha sido así y será hasta el último dia de mi existencia. Carlos parecía estar celoso o molesto cuando dijo: En tal caso puede que tengas más hijos desperdigados por ahí si has follado con otros durante tantos años, sobre todo en los últimos. Ella notó el agravio y le contestó con los ojos encendidos Durante mi vida he parido veintidós hijos a los que he querido muchísimo, cómo a sus padres, pero por desgracia todos están muertos, los padres y los hijos, Y desde que falleció el último hace unos cuarenta años ya no he tenido ninguna relación nada más que contigo. Creí que seria una buena noticia que te alegraría, pero lo siento, me he vuelto a equivocar, no obstante mi hijo, nuestro hijo, lo criaré contigo o sin ti. Carlos al ver como reaccionaba ella, se dio cuenta de su falta de tacto y la abrazó suplicándole comprensión. Perdóname amor mío tus palabras me han hecho reflexionar y se como te encuentras de decepcionada con mi comportamiento, soy un poco bestia sin sensibilidad debido a que nunca conocí a mis padres. Soy algo parecido a ti, mis padres me abandonaron en la puerta de un hospicio y fui criado por unas monjas de clausura. Siempre he visto a los demás como a seres diferentes. Ahora me doy cuenta de que te necesito para vivir y que con nuestro hijo o los que Dios nos dé formaremos una familia y mientras podamos te juro que te voy a querer más que a mi propia vida. Lo que siguió ya te lo puedes imaginar amable lector. Aquella ocasión no hubo viajes en el tiempo pasado, ya que lo emplearon en hacer del romanticismo un presente dedicado a un futuro rebosante de promesas de amor. Desde aquel instante para ellos había empezado una nueva vida. (2ª parte) Capitulo X IV MEMORAMDUM La copia del libro con las memorias del Reverendísimo Monseñor de Barcelona fechado en el año 3037 se iniciaba con una relación muy extensa de creencias y estado de la religión cristiana, sus problemas, y las acciones que se deberían tomar ( Según su criterio) para captar a un aceptable numero de fieles seguidores. Lo siguiente es un resumen abreviado de lo que en líneas generales en aquellas páginas estaba escrito. Estoy convencido de que debido a los alocados avances científicos los sucesos acaecidos durante los dos mil últimos años pasados son los culpables de la perdida de fé de millones de personas y es por tal motivo que escribo este memorandum o libro conteniendo mis experiencias que acompaño combinando diversos medios para erradicar los efectos malignos que influyen negativamente en las creencias cristianas. He llegado a la edad de setenta y ocho años y creo que se necesita una rígida corrección del pensamiento humano en todos sus factores tanto en las partes elementales corpóreas como en el cultivo de las buenas iniciativas y costumbres del espíritu humano. En mis estudios sobre estas cuestiones he llegado a la conclusión de que estamos en esta situación tan critica por una mala gestión de las partes más elevadas que son a fin de cuentas las que dirigen y cuidan del rebaño de seguidores llevándolos por los caminos de fe y resignación para atajar la proliferación de problemas que nos conducen irremisiblemente al caos en el que opino hemos llegado y que no es tolerable. La única y verdadera Iglesia es la que nació en la época del Imperio Romano, que se fundamentó en el sacrificio en la cruz de nuestro señor Jesucristo y que sus santos apóstoles difundieron por todo el mundo. Unas creencias que en un principio eran aceptadas por todos los cristianos y que después fueron discutidas por una importante parte de fieles que se apartaron del verdadero camino independizándose, formando otra segunda parte de esta religión a la que llamaron Iglesia Cristiana Ortodoxa. Aquella variante religiosa, aunque se sustentaba sobre los mismos principios y cimientos de la fé cristiana, tenia ideas muy diferentes de la Iglesia Católica Romana ya que entre otras cuestiones, sus sacerdotes se casaban y formaban familias, no admitían la existencia del purgatorio ni la historia de nuestra santísima inmaculada virgen Maria, además de otras cuestiones como que no aceptaban en sus templos la presencia de estatuas de santos, solo de cuadros llamados por ellos iconos. Tampoco aceptaban a muchos de nuestros santos, mientras que ellos en cambio nombraban a otros como Poncio Pilato y a su mujer Claudia Prócula celebrando en fechas señaladas sus festividades Sin embargo con el paso de muchos años posiblemente por las causas ya reseñadas en este memoramdúm la situación llego a ser muy delicada y el número de seguidores de las doctrinas de ambas iglesias bajó de forma alarmante. Debido esa escasez de seguidores, se celebraron diversos conclaves decidiendo que la unión hace la fuerza y se unieron nuevamente, limaron asperezas, cómo por ejemplo aceptando la Iglesia Católica Romana que los sacerdotes se casasen con mujeres de buena reputación y los ortodoxos admitiendo la existencia del purgatorio y el bautismo sin tener que sumergir al bautizado entero en el agua de la pila bautismal. No obstante y aunque con estas medidas el numero de fieles creció notablemente, lo que a mi me llena de indignación es que no aceptaran a muchos de nuestros santos teniendo ellos a sus propios martires y santos como por ejemplo a Pilato, el hombre que por cobardía a sus superiores de Roma firmó la muerte de Jesucristo nuestro Señor, y a su esposa Claudia Prócula como santa, que lo único que hizo fue aprovecharse de Jesús para curarse de unas hemorroides muy penosas que padecia. No comprendo a los que hacen santo a Pilato, el hombre que envió a Jesús a los calabozos donde fue humillado, sometido a terribles martirios de donde partió cargado con la cruz para subir hasta la cúspide de aquel monte llamado Gólgota para ser clavado en ella y donde murió después de nueve horas de sufrimientos indescriptibles. Ahora, tres mil años después de aquellos horrorosos días resulta que en unas tumbas se encuentra un libro confeccionado con hojas de pergaminos en el que se cuentan las experiencias de uno de aquellos centuriones y trata de presentarnos a Pilato como un hombre justo que intentó por todos los medios posibles de convencer a los sacerdotes judios del Sanedrín de la inocencia de nuestro Mesias. Alegando finalmente que Pilato no tuvo más opción si quería conservar la paz en Palestina y asi evitar la muerte de millones de inocentes en la guerra que sin lugar a dudas se hubiese entablado con imprevisibles consecuencias, que desentenderse de toda responsabilidad haciendo una manifestación pública diciendo aquello de… Yo me lavo las manos, y haced lo que os parezca con este hombre. Como es natural , nunca jamás admitiré la beatificación y santidad de Pilato, el hombre que en su cobardía firmó la muerte de nuestro señor y para que nunca nadie pudiera leer aquel libro cuyo titulo Era EVANGELIO DEL CENTURIÓN un libro lleno de arbitrariedades empezando por erigirse como el primer evangelio, el indiscutible , el único basado en hechos acaecidos durante su escritura, alegando o dando a entender que los admitidos por nosotros fueron escritos y publicados entre cincuenta y cien años después de los hechos, completamente contradictorios y han sido reformados para ser interpretados a conveniencia de la Iglesia católica y romana. Pues bien para evitar que caiga en manos de fuerzas demoníacas, tal conjunto de pergaminos que componían ese libro, lo he eliminado. Lo he destruido quemándolo. Como colofón del memorando solo había el listado siguiente.Alfonso Sanchez Alarcón—obrero de la construcción, fallecido por un desprendimiento en la obra de reparación del Circo Olimpico de Tarraco. Luis Enrique Garcia saucedo –Obrero de la construcción fallecido en el mismo accidente que el anterior, Emilio Gutierrez Sandoval Vigilante nocturno asesinado en el almacen del museo de efectos necrológicos del ayuntamiento de Tarragona. Benito Céspedes Garcia- vigilante asesinado en las mismas circunstancias que Emilio Gutierrez Sandoval Sebastián Garcés—Párroco de Badalona fallecido en circunstancias extrañas, poco después de leer el libro. Arsenio Maestro-Sacerdote sospechoso de algunas incongruencias indignas, sacerdote del pueblo de Mollerusa ciudad de Lérida, Asesinado en extrañas circunstancias en el aseo de hombres de una discoteca de Barcelona con ambiente prostibulario llamada Talión. Carlos Cervantes-Detective Mary – joven secretaria del detective (Se desconocen más datos de la tal señorita Mary) Después de lo narrado, Carlos, en una de las ocasiones en que se entrevistó con el obispo, en el confesionario de siempre, aquel le dijo: --Como veo que ya no hay casi movimiento en las investigaciones para encontrar el libro de centurión y este ya no existe, podemos dar por finalizado el caso, he creído conveniente que me hagas una factura por los servicios prestados y liquidar este asunto. Ante tal propuesta Carlos exclamó fingiendo sorpresa, y digo fingiendo porque esa decisión del obispo le abría las puertas a un mundo nuevo. Ya no tendría que ponerse de rodillas casi diariamente para hablar con aquel hombre que tan poco bueno le inspiraba. Y por eso protestó sin mucha convicción. --¡Pero si tenemos que investigar aún muchas cosas que no han quedado claras… No comprendo su decisión, me da la impresión de que se esta quedando todo sin aclarar debidamente. El reverendo obispo enmudeció unos segundos antes de contestar lo siguiente. --Te voy a confesar algunos puntos que desconoces. --Durante tus investigaciones yo había contratado a otro detective que te iba investigando a ti y lo que tú me ibas comunicando él lo iba comprobando y gracias a tú increíble astucia, él ha conseguido finalizar el entramado y ha localizado el misterioso libro, una obra literaria sin ninguna importancia, sin valor de ninguna clase, pero que entre líneas escondía graves acusaciones para desestabilizar nuestras creencias. Carlos escuchaba tales argumentos sin dar crédito a lo que oia, por eso sacó a relucir algunas objeciones que no comprendía. --Reverendo no acabo de entender nada de lo que ha dicho. ¿le puedo hacer unas preguntas? --¡Naturalmente hijo mio, hazme las que quieras, soy todo oídos! ¿Quien es el detective al que se refiere? Otra duda que tengo ¿A descubierto quien asesinó a los vigilantes del museo donde estaba el libro romano cuando desapareció? ¿Y sobre las otras muertes extrañas como la del sacerdote de Badalona Sebastián Garcés y la del Sacerdote de Mollerusa Arsenio Maestro? Además hay otra cuestión que me intriga..Quien fue el que disparó contra nosotros un dia cuando usted fue herido y pasó una semana hospitalizado --Sin siquiera meditalo, el obispo contestó a todas las preguntas como si las estuviese esperando sin titubeos. --Lo de los vigilantes del museo no tuvo nada que ver con la desaparición del libro. Aquella noche robaron varias joyas antiquísimas y lo del libro fue una curiosidad que robó de pasada uno de los ladrones. Lo del cura de Mollerusa fue la venganza de una puta que no había cobrado lo convenido y fue realizada por su macarra. Y el ataque al confesionario era un atentado contra ti pero que me hirieron a mi casualmente. Todos los crímenes fueron realizados por dos maleantes que pretendian cobrarme por entregarme el libro pero que fueron detenidos por la policia y ya están a buen recaudo, encarcelados. El detective notaba que el obispo lo tomaba por tonto y le pregunto enseñandole los dientes en una amplia sonrisa que más bien parecía una amenaza canina. --Pues si que es raro que no me haya enterado de nada hasta este momento. Si embargo al instante cambió de idea, un temor a que estuviese indagando excesivamente y el obispo actuase contra el o contra Mary le indujo a ocultar sus sospechas y por eso afirmó : Bueno creo que nos estamos desviando de nuestras atribuciones, los crímenes de cierta categoría pertenecen al ámbito de la policía y lo mejor es que ellos carguen con sus problemas, lo nuestro ya está resuelto así que mañana mismo le entregaré la minuta y asunto concluido ¿Le parece bien? El obispo, solo contesto escuetamente. --¡De acuerdo aquí estaré! Luego sonrió y añadió --Eres un tio listo, espero que no te metas por caminos que terminen en un desfiladero. Mide tus pasos. Y recuerda que te tengo en gran estima. Carlos sonrió benévolo y contestó --Muchas gracias Monseñor. (2ª parte) CAPITULO ÚLTIMO De regreso a casa, el detective Carlos Cervantes encontró a su amante y secretaria Mary muy preocupada por lo que le pregunto el motivo --Estoy muy preocupada porque estoy embarazada de cinco meses, empieza a notarse y me he dado cuenta de que los vecinos me miran con excesiva curiosidad. Me temo que empiecen a preguntar. Creo que debería desaparecer de aquí durante un tiempo hasta que de a luz por lo menos. No quiero que nadie me haga preguntas que no sabría como responder. Y Carlos le contesto sonriendo al ver que solo era una manía femenina. --¡Vaya creí que era algo más importante! Precisamente vengo de hablar con el obispo, mañana cobraremos y como ya no tendremos apuros económicos he venido pensando que podríamos cambiar de todo. Mary tras escuchar tales palabras preguntó con los ojos desorbitados. --¿Cómo de todo…Acaso ya no me quieres? Carlos alegó muy serio apoyando sus manos sobre los hombros de ella tras darle un prolongado beso. --No es eso cariño, siempre estaré contigo hasta que la muerte nos separe. Con lo que ya tenemos ahorrado y lo que cobremos mañana será suficiente para comprar una casa de campo con un buen terreno y dedicarnos a criar animales o a cultivar la tierra. Ya tengo ganas de dejar este oficio. Alli no nos conocería nadie y no nos harían preguntas molestas sobre nuestra edad. ¿Qué te parece? Mary contestó con los ojos brillantes de felicidad y una amplia sonrisa que la hicieron más apetecible a su amado Carlos. --Todo, cómo has afirmado me parece maravilloso, menos una cosa, eso de que… Estaremos juntos hasta que la muerte nos separe, me parece una frase arcaica, sin sentido. Una frase estúpida. Yo no quiero ni pensar en separarme de ti ni muerta, ni muerto. Por cierto… ¿Que has hablado con el obispo? --Me ha dicho que el libro del dichoso evangelio lo ha encontrado otro detective que contrató y siguió nuestras investigaciones, que sobre los asesinatos, que también están resueltos y los criminales detenidos por la policia. La verdad es que no me he creído nada pero cómo ya estoy harto de arrodillarme en un confesionario no pienso mover ni un dedo para averiguar la verdad, asi que hemos decidido finalizar la cuestión y proceder a liquidar cuentas. ¿Tú que opinas? Mira Carlos, lo que yo opine no importa, yo sé que ese hombre nos engaña y no lo he investigado más por que es mejor dejar el asunto sobre el libro, pero estoy segura que no esta bien de la cabeza, y considero que tu proyecto es ideal para encarrilar nuestro destino. Después de aquella conversación pasó un año y nuestros amigos en compañía de un niño de ocho meses vivian en una casa con algo más de tres hectáreas de terreno agrícola y se dedicaron a la de cría de conejos de raza californiana que se multilicaban muy bien , cada semana disponian de unos veinte que les compraban sin ningún problema unas monjas de clausura con lo que obtenían beneficios suficientes para vivir holgadamente. El tiempo fue transcurriendo implacable durante el cual la familia se convirtió en familia feliz con un niño y una niña a los que pusieron de nombre Andrés y Carmen, que a los veinte años parecían hermanos mayores de su madre. Pero el tiempo no se paró, varios años después los hijos con cuarenta y treinta y nueve años parecian los padres de Mary… Carlos, el abuelo con setenta y dos años. Y diez años más tarde les llegó un telegrama del obispado que decía Carlos me encuentro en el hospital muriéndome y antes quisiera hablar contigo de algo muy importante, ven pronto. Procura llegar a tiempo. Carlos y su joven esposa se pusieron ante tales noticias se pusieron inmediatamente en camino rumbo a Barcelona al hospital donde el obispo les dijo que se estaba muriendo irremisiblemente. Su corazón había superado los noventa y cinco años y estaba agotado completamente. En cuanto el reverendísimo los vió llegar se quedó de piedra al ver que Mary estaba igual que la recordaba de cuarenta años atrás mientras que Carlos ya tenia aspecto de anciano, pero sobre eso no dijo nada, se limitó a pedir a Carlos que se acercase y cuando este estuvo muy cerca le susurró al oído: -- Hijo mio, quiero que me perdones por que nunca me he atrevido a decirte que soy tu padre. Muchas veces te he dicho hijo mío pero debiste creer que era por tratamiento. Siempre me han gustado las mujeres y dejé embarazada a una monja sevillana de un hospicio de la que me enamoré siendo sacerdote a la edad de treinta años. Me hubiese casado con ella pero eso era imposible, aunque ya estábamos reunificados con la iglesia ortodoxa que consentía que sus sacerdotes formasen familia, pero no pudo ser, tu madre falleció de parto por lo que a pesar de todo, sus compañeras o hermanas del hospicio te criaron y yo siempre procuré hacer cuanto estuvo en mi mano por ti. Al establecerte cómo detective tras estudiar esa carrera, todos los trabajos te los daba a ti y cuando te pusiste a criar conejos, toda la producción te la he comprado yo para dar de comer a los necesitados del hospicio donde te criaste, ahora que me muero deseo que me perdones y me comprendas. He sido muy buen cristiano pero nunca he admitido las reglas de los ortodoxos y en mi lucha contra ellos he cometido muchos desmanes, perdóname por mis mentiras y moriré en paz, ya lo he pedido fervorosamente a Dios…. En ese momento Carlos que estaba perplejo ante aquellas confidencias, le dijo. --Padre, yo te perdono en el nombre de Jesucristo y que el me lo tenga en cuenta cuando a mi me llegue la hora. Sin embargo me gustaría saber porque tienes un listado de personas al final del libro de tus memorias que he leido y resulta que son todos los muertos o asesinados en extrañas circunstancias y porqué estoy yo y tambien Mary en esa lista al final de ese listado. Hijo mio, no comprendo como puedes haber leído mis memorias, debes estar confundido y has debido leer otra cosa, pero cuando yo muera léelo con atención porque allí están escritas todas las respuestas. Solo te puedo adelantar que todas esas personas eran mala hierva y en la parábola del buen hortelano Cristo nos enseña que el buen hortelano tiene que separar el cenizo del trigo y quemarlo para salvar la cosecha. Y no te quepa duda, todos los eliminados de esa lista eran mala hierva, cenizo, aunque alguno te parezca que no lo era, lo era, todos sin excepción lo eran por motivos diversos que no tengo tiempo de contarte. ¡Pero padre!... Nosotros, Mary y yo también estamos en esa lista. ¿Acaso somos considerados por alguien, mala hierva? Las últimas palabras del obispo fueron… No puedo decirte nada más…Me muer… Adiós… hijo mío. En ese preciso instante el reverendo ya no pudo más, echó la cabeza a un lado y falleció con una lánguida sonrisa impresa en sus labios, tenía entonces noventa y cinco años. Carlos y Mary permanecieron en Barcelona hasta que el obispo fue enterrado, después del sepelio la madre superiora del internado les hizo saber que tenía que entregar a Carlos un envoltorio conteniendo la última voluntad del finado que se lo entregaría en el hospicio Ya en poder del paquete conteniendo los dos libros, el escrito hacia más de tres mil años y el escrito en esta época. Tras proceder a desenvolver aquella extraña herencia Carlos se lanzó de inmediato a leer el contenido de las memorias de su padre el reverendo obispo Primero lo leyó todo como hizo la otra vez con la copia que habían sacado del mismo, pero solo al final antes del listado de los fallecidos misteriosamente el obispo había añadido algunas cosas que entonces no estaban. Quiero justificar mis acciones, que a algunos les pueden parecer criminales. Soy un obispo de Barcelona un alto representante de nuestra iglesia católica Romana y me he visto obligado por mi responsabilidad a delinquir ante la justicia humana por mi responsabilidad cristiana que no puedo dejar sin hacer lo que he creído era mi deber. Mi responsabilidad ante el declive en mi diócesis. El número decreciente de fieles no podía continuar en esa crisis de valores espirituales. Mi desespero era inmenso al ver las iglesias completamente vacías por eso decidí actuar. Se que pude actuar equivocado pero tenia que hacer algo, yo no soy un hipócrita vividor sin preocuparme de nada viendo cómo se hunde mi ideología a mi alrededor. Por eso leí muchas veces los evangelios para que Cristo me iluminase y me indicase el camino que debía llevarme a cumplir con mi deber. He leído durante toda mi vida miles de veces las sagradas escrituras y siempre he llegado a la misma parábola del trigo y la cizaña. Ahora que soy un anciano me doy cuenta de que posiblemente no debí actuar tan tarde, que debí hacerlo antes siguiendo las enseñanzas que en tal parábola se indican y que dicen lo siguiente. El reino de los cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo. Pero mientras dormían los hombres vino su enemigo y sembró cizaña entre el trigo y se fue. Cuando salio la hierva y dio fruto, entonces apareció también la cizaña. Vinieron entonces los siervos del padre de familia y le dijeron: Señor ¿No sembraste buena semilla en el campo? ¿De donde, pues, tiene cizaña? Él les dijo: Un enemigo ha hecho esto. Y los siervos le contestaron: ¿Quieres, pues, que vayamos y la arranquemos? Ël les dijo: No, no sea que al arrancar la cizaña, arranquéis con ella también el trigo. Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; Y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero. Después de explicar a sus discípulos el significado de la parábola dijo: El que tenga oídos para oír que oiga. <<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<< Otra parábola que me dio pie para continuar en el camino que debía seguir fue: Parábola de la higuera estéril Por la mañana volviendo a la ciudad Jesús tuvo hambre. Y viendo una higuera cerca del camino, vino a ella, y no halló nada en ella, sino hojas solamente; Y le dijo: Nunca jamás nazca de ti fruto, y luego se secó la higuera. Y viendo esto los discípulos decían maravillados: ¿Cómo es que se secó enseguida la higuera? Respondiendo Jesús les dijo: De cierto os digo, que si tuvierais fe, y no dudaseis, no solo esto de la higuera, sino que a este monte dijereis: Quítate y échate al mar, será hecho. Y todo lo que pidierais en oración creyendo lo recibiréis. Realmente estas dos parábolas fueron las principales que me indicaron lo que debí de hacer, no obstante encontré otras en los evangelios que también me indicaron los mismos pasos que debería dar para conseguir quitar las malas hierbas del trigo. De todas formas quiero aclarar ciertos puntos para que no quede ni una duda de mis acciones hechas para el bien de la Iglesia Catolica Apostólica y Romana. Iniciaré mis argumentos diciendo que yo personalmente no actué nunca contra nadie ni intervine para nada en tales cosas desagradables pero necesarias para extirpar las malas hierbas del campo celestial y así aumentar el número de creyentes de esta doctrina verdadera. Me puse en contacto con una persona de la que no diré nombre y esa persona mandaba a otros para ejecutar las ordenes que le parecían mejor para digamos extirpar las malas hierbas Iniciaré mi relato con la muerte de los dos obreros que fallecieron en un accidente de trabajo en el que nada tuve que ver ya que fallecieron accidentalmente. Las dos muertes de los vigilantes, del almacén donde estaba el libro con las memorias del centurión es harina de otro costal porque aquellos vigilantes, Benito céspedes Garcia y Emilio Gutierrez Sandoval iniciaron tratos con un anticuario para vender el libro y repartirse el dinero obtenido, de lo que me enteré casualmente por un anónimo que me enviaron a mi domicilio, lo que me demostró que eran mala hierba. El cura de Badalona tenia un historial deleznable, incluso después que se casó fue un degenerado con varios casos a su espalda de pederastia; y con sacerdotes así no es extraño que las iglesia cada vez esté más desprestigiada y abandonada. Era una mala hierba que no debió haber leído el evangelio del centurión nunca y como era un peligro latente se tuvo que eliminar. ¿Y que se podía esperar de Arsenio Maestro, sacerdote de Mollerusa, un vicioso jugador, drogadicto, mujeriego y putero que estaba tras el libro y se permitia amenazar a mi hijo Carlos? Después de las muertes reseñadas fallecieron los dos camareros cuando regresaban después de su trabajo conduciendo sus vehículos particulares y aunque cueste creerlo yo ni mis empleados tuvimos nada que ver y consideramos una casualidad el que murieran casi a la vez y nada más. Lamentablemente Carlos y Mary estan en la lista pero no por considerados mala hierba sino porque en los papeles que tenía en su poder el cura de Mollerusa estaba condenado por un antiguo cliente del detective donde decía que Carlos le habia destrozado la vida y que le cobró dos facturas , una por vigilar a su esposa y otra que firmó ella para que lo vigilara a él y quería vengarse, cosa que intentó en la catedral y solo consiguió herirme a mí y no a Carlos, pero que quizá aún lo intente en otra ocasión con otro asesino, lo que tendré que advertir a mi hijo Carlos para que vigile y no se deje sorprender ya que un carnudo de tal naturaleza puede hacer una barbaridad en cualquier momento: aunque yo ya he dado las órdenes oportunas Para que lo busquen y eliminen y espero que pronto, no sea que a mi hijo le suceda algo malo. Aquel mismo día después del entierro, nuestros amigos regresaron a su casa de campo y cuando llegaron al pueblo de Tordera Mary bajó del coche para hacer unas compras de alimentos, diciendo que volvería a pie a la casa que distaba un par de kilómetros. Una hora después cuando empezaba a declinar la tarde se puso en camino rumbo a la finca. Al franquear el último recodo ya cerca, apenas cien metros, vio que de la casa salía una gran humareda y llamas por las ventanas. Desesperada tiro los paquetes que portaba y salió corriendo dirigiéndose a la vivienda en llamas donde ya estaban los bomberos del pueblo con mangueras y otras personas puestas en fila pasándose cubos de agua que sacaban de un pozo de la propia finca, intentando apagar el incendio. Sin hacer caso de los gritos que le hacían advirtiéndole del peligro Mary se desprendió de un bombero que la había sujetado de un brazo mientras intentaba que no accediera al interior, pero a pesar de todo, de los que le gritaban, y el bombero que intentaba alcanzarla ella entró desesperada al interior de la vivienda llena de humo encontrando en un rincón a sus dos hijos y a Carlos casi asfixiados. y aunque consiguió cambiar algunas palabras con ellos, cuando los bomberos consiguieron apagar el fuego solo encontraron los cadáveres de un hombre mayor de unos cincuenta años, así como a una señora de edad similar que supusieron era la esposa del hombre y madre de la chica joven que había entrado alocada y que debió fallecer también asfixiada… abrazada al abuelo… Carlos Cervantes. Nota del C. N. P. (Cuerpo nacional de policía) Después de apagar el incendio de la casa de campo propiedad de D. Carlos Cervantes por el cuerpo de bomberos y un nutrido grupo de vecinos de aquella zona, fue localizado un automóvil marca Zenit matricula de España WXKC658, propiedad de D.Anselmo Lopez Ramos, un cliente del señor Carlos Cervantes, cuando este ejercía de detective. El señor Anselmo no acudió a buscar el coche, y cuando a las veinticuatro horas, se procedió a limpiar la casa incendiada, se encontró el cadaver del nombrado señor Anselmo enterrado entre los restos del fuego completamente quemado. Tras lo narrado por los bomberos, la policía local se hizo cargo de la investigación comprobando el ADN del fallecido señor Anselmo Lopez y tras la investigación pertinente, se interrogó entre otras personas de su entorno, a la señora Julia Gomez de la que se había divorciado, averiguándose que su ex marido Anselmo Lopez odiaba al detective por haberle cobrado dos investigaciones en vez de una y a resultas de tal contingencia su vida quedó muy alterada y en distintas ocasiones dijo ante varios testigos, que se vengaría matando al señor detective, por lo que quedó confirmado que Anselmo fue sin duda el autor del incendio. Sin duda entró en la casa durante la ausencia de sus moradores, esperó hasta el regreso de aquellos, momento en que debió pegar fuego al inmueble, pero por alguna causa imprevista no tuvo tiempo de salir, lo que le costó la vida, siendo victima de su propia acción, de su propia trampa. FIN