TIEMPO DE VACAS LOCAS

TIEMPO DE VACAS LOCAS

Dijo el profeta que, tras siete años de vacas gordas vendrían siete años de vacas flacas y que ello significaba que a siete años de prosperidad, sucederían otros tantos de miseria. Sin embargo, nada debió intuir que aquellas vacas surgidas de un repetido sueño fueran alteradas, en esta época, por una epidemia real de vacas locas.

Ahora, las vacas, pierden su cordura más o menos pastoril y se vuelven completamente majaretas, muriendo entre horribles sufrimientos y contagiando a todo bicho viviente; por lo que deben ser sacrificadas a miles, dejando en la ruina a ganaderos, carniceros y a medio mundo si Dios no lo remedia con premura.

Seguramente, el profeta bíblico, actualmente afirmaría tajante que estamos asistiendo al inicio de un tiempo completamente desequilibrado, donde las gentes actúan de una forma demencial, como por ejemplo separándose después de poco tiempomatrimonial; drogándose de una forma inmisericorde: matándose por la mínima intolerancia., amén de otros fenómenos desconcertantes impropios de una sociedad ordenada medianamente, tales como es el escandaloso éxito que alcanzan algunos personajes que sólo poseen un extraño tufillo  depravado, los cuales cobran cifras desorbitadas en un solo día por alguna exclusiva insustancial, cifras que un obrero tardaría en alcanzar toda una vida laboral completa.

Antes, para alcanzar el éxito y la fama se necesitaba ser un extraordinario artista, un destacado científico o poseer méritos de heroicidad o sacrificio sublime dando todo por los demás.

Después de sopesar el éxito de tales «señores» y «señoritas», además de otros “artistas” como algunos escritores que nos hacen perder cientos de horas para explicar, en un inacabable volumen de incontables páginas que un tío se ha ligado a una tía…, o lo que es peor, a otro tío, aburriéndonos con tan «originales bodrios».

¿Y que pasa con la bolsa? Con la bolsa y otros negocios bancarios, como los fondos de inversión… etc. Pues, señor mío pasa lo que pasa, que los economistas o los banqueros del mundo entero parece que se estén volviendo completamente locos con su afán de enriquecimiento desaforado.

Aseguraba mi abuelo: La bolsa y todo eso es un juego, y cuando alguien gana es por que alguien pierde. Resultado de esa teoría, que si el año pasado en ese juego perdieron los pequeños inversores un promedio del treinta por ciento. Por otro lado, los bancos ganaron precisamente ese porcentaje….; De continuar con esta locura desmesurada en la cual importa un rábano la seguridad de esos pequeños capitales que muchas veces son el sacrificio y ahorro de toda una vida, pronto muchas personas se quedaran con lo puesto viendo como se han esfumado los ahorros tan duramente ganados.

Otra cuestión, no menos relevante, carente de cordura, es la de la natalidad española. ¿Pero es que estamos tan locos que no vemos que la gente joven no puede procrear porque necesitan trabajar los dos durante el resto de sus vidas para pagar la hipoteca del piso? ¿Pero es que nadie se da cuenta de que los precios de los pisos han subido hasta la luna? ¿Que el gobierno apenas ayuda a los jóvenes, como se hace por ejemplo en Francia, en especial a los empresarios?.

Posiblemente podría llenar páginas y más páginas de locuras y más locuras, hasta cansar al amable lector con cosas que todos sabemos.

No obstante, si miras para otro lado, verás que aún podemos estar contentos, pues aquí de momento no nos cortamos la cabeza unos a otros. Pero.., ¿Qué ocurre con el descontrol de inmigrantes? ¿Qué pasará cuando  invadan España los siete mil millones de habitantes del planeta?.

En fin, creo que yo también empiezo a desvariar, así que adiós y que usted lo pase bien; Me voy al fútbol a pegar voces…