PLANETA NEGRO

 

 

 

PLANETA NEGRO

 

 

 

 

 

Año 2048. La nave interplanetaria SENTINEL XXV, después de un viaje rutinario de vigilancia alrededor del Sol, regresa ala Tierra.La misión ha durado exactamente un año, pues lo ha hecho a la misma velocidad de traslación que nuestro planeta pero en sentido contrario al de este.

 

Los miembros de la tripulación, compuesta por cuatro personas, dos hombres y dos mujeres están sorprendidos por el horrible aspecto del planeta ya que el azul que lo ha caracterizado siempre ha desaparecido completamente y sustituido por un color negro profundo, lleno de funestos presagios.

 

Normalmente, cuando una nave pasa por detrás del Sol, las comunicaciones radioeléctricas con la Tierra sufren alteraciones muy significativas debido a la influencia del campo magnético del astro rey que incluso algunas veces llegan a dejar completamente desconectadas a estas naves de la Tierra pese a existir una amplia red de satélites reemisores establecidos convenientemente. El contacto se normaliza cuando las condiciones se restablecen o a lo sumo cuando se visualiza el planeta Tierra desde el vehículo espacial.

 

¿Que había sucedido durante los cinco meses en los que fue absolutamente imposible contactar con la base aeroespacial?

 

¿Porque los analizadores detectaban una gruesa capa con un promedio de más de veinte centímetros de hidrocarburos o petróleo, vulgarmente chapapote sobre toda la corteza terrestre? ¿Por qué incluso las nubes que envolvían al planeta eran también negras y de igual composición? Y lo peor, ¿Por qué no se detectaba ningún signo de vida?  ¿Acaso había llegado el fin del mundo?

 

La desesperación y el desconcierto se adueño de los astronautas, porque aunque eran personas preparadas para soportar las peores contingencias, no por ello eran insensibles a tragedia de tal magnitud y no solo pensaron en lo que les hubiera sucedido a sus familias, también se percataban del tremendo final de la humanidad y de lo que a ellos mismos les deparaba el destino.

 

Poco a poco, a los gritos y lágrimas desesperadas se impuso la serenidad.

 

_¿Que vamos a hacer ahora?-Preguntó la piloto ingeniero Sandra Smit al comandante Carlos Santillana.

 

_Deberemos estudiar un plan de supervivencia urgente, esta situación no estaba prevista y apenas nos quedan recursos para

 

resistir un mes escaso, tendremos que racionar los alimentos y aprovechar al máximo el combustible, propongo que cada uno aporte las ideas que se le ocurran.

 

_Yo creo que deberíamos acercarnos y examinar el planeta al menos durante un par de días, quizás exista vida en algún sitio y tal vez podamos comunicarnos de alguna forma._dijo Dimitri Gagarin, especialista en recursos y comunicaciones espaciales.

 

_No obstante (_Añadió Sandra,) cuanto hagamos deberá ser iniciado en este mismo instante, porque si algo se ha de hacer creo que es urgentísimo. Opino, que el tiempo es primordial no solo para salvar alguna vida, si es que la hay, sino para salvarnos nosotros que como ha dicho usted tenemos los recursos limitados.

 

Sollozando por la pena que la embargaba, (exclamó Mary Blumberg,-) ¡Actuemos ya! ¿Qué esperamos?

 

Tres meses antes, las noticias procedentes de los diversos medios de comunicación convulsionaban a toda la humanidad por las tragedias simultáneas que en todos los mares del mundo se estaban sucediendo, Mares, océanos, incluso grandes lagos se estremecían con violentos maremotos y tsumanis que hundían cuantas embarcaciones entonces navegasen, a la par que olas gigantescas penetraban en tierra firme varios kilómetros destruyendo toda clase de vida e instalaciones.

 

El terror se adueñó de todo el mundo, las profecías del (Mendigo loco) se estaban confirmando.

 

Un pordiosero llamado el loco por sus extraordinarias aseveraciones y el modo exaltado en que las expresaba se había hecho popular en las diversas cadenas de televisión de más audiencia del planeta.

 

_Sé que soy el hazmerreír de todos y que nada creéis de lo que digo pero no me cansaré de gritar que estamos cavando nuestra propia tumba. El mundo está moribundo porque estamos destruyendo su naturaleza. Los bosques van desapareciendo por vuestro afán especulativo. Las grandes multinacionales inducen a las gentes al consumismo desmedido y demencial, que tira a la basura muebles, ropas, toda clase de bienes en perfecto estado de uso, incluso alimentos, mientras que medio mundo se muere de hambre en otros países donde la tierra de cultivo se va convirtiendo en desierto por el desequilibrio ambiental provocado por la avaricia de los poderosos, que siempre quieren ser más ricos.

 

_Incluso, creo que Dios está muy enfadado porque este estado de bienestar tan cacareado está influyendo en las personas que se están enviciando con espectáculos degradantes que no son ni más ni menos que los instrumentos del diablo para que perdamos el amor al prójimo. Cada día se extiende más el crimen de toda índole especialmente el resultado por guerras, malos tratos, el influenciado por las drogas, la trata de blancas, etc.

 

_ ¡Este tío esta majareta!_! Con sus rollos no para de salir a cada momento en todas las televisiones y periódicos!_!Menudo cuento se ha montado el pordiosero este, con eso de que el mundo se acaba!

 

_! Y asegura que no cobra por sus espectaculares declaraciones! _! Claro, lo que quiere es la fama primero!

 

_Parecía extraño, pero era indudable que la fama del Mendigo loco se extendía inusitadamente y todas las cadenas televisivas se lo disputaban ya que la audiencia se consideraba del ochenta por ciento ¡Algo inaudito!

 

Verdaderamente la gente se desternillaba de risa por la forma tan exaltada y apasionada en que exponía sus afirmaciones; hasta los adivinos de turno se burlaban de el, no tanto las diversas religiones que coincidían, no en que se acabase la vida, pero si en el hecho de que las cosas de este mundo iban de mal en peor.

 

Un religioso católico, el padre Silvio Donatelli, quizá mandado por el sumo pontífice de Roma, viajó a Estados Unidos,

 

a fin de contactar con el sorprendente personaje y sonsacarle cuanto supiese.

 

Dos días después, el mendigo y el sacerdote se entrevistaban mientras tomaban un café en una habitación del hotel donde se

 

hospadaba el religioso.

 

_Y dígame señor…

 

Llámeme pordiosero, mendigo o loco, ya me estoy acostumbrando, además, lamento decirlo, pero lo prefiero así.                     .                         …………………………………………………………………………………………………………..

 

Antes de proseguir retornemos a la nave de nuestros amigos.

 

_Comandante he recibido un mensaje, por lo visto alguien hay en orbita que pide hablar con usted.

 

Llenos de curiosidad y esperanza todos los tripulantes de la nave se precipitaron al módulo de transmisiones.

 

_Al habla el Comandante Carlos Santillana de la nave terrestre Sentinell XXV, permanezco a la escucha, díganme quienes son y que saben de lo sucedido en el planeta, por favor.

 

_Contesta el Comandante de la estación cósmica Andrómeda, situada sobre ustedes a cinco millas estelares. No nos pueden ver porque por protección nos hemos invisibilizado, y tengan en cuenta que ante cualquier sospecha o gesto agresivo podemos destruirles instantáneamente.

 

_No somos agresivos, somos vigilantes dela Tierra- ¿De donde son ustedes?

 

_ No venimos de ningún lugar cósmico en particular, deambulamos por esta galaxia buscando donde poder habitar, puesto que el planeta del que provenimos dejó de existir hace varios siglos.

 

_¿Quiere eso decir que ustedes han destruido la vida en la Tierra para después ocuparla?

 

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………Volvamos al tiempo pasado cuando se inició la serie de catástrofes que había pronosticado el Mendigo loco .

 

Ante los desastres continuos que estaban sucediendo, pronto las fuerzas de seguridad, bomberos, policías, ejércitos y voluntarios del mundo entero fueron insuficientes, el caos era total, los muertos empezaron a emerger, sobre la superficie de todos los mares, y en los pueblos limítrofes de aquellos. Pero ahí no quedó todo, apenas pasados unos días, otra serie de fenómenos aún más graves empezaron a producirse ,,,,, Enormes manchas de petróleo procedentes de los barcos  hundidos y de las plataformas petrolíferas oceánicas destruidas, se acercaban a las costas sin que apenas nadie pudiera evitarlo, Y,,,,,,,,,,,

 

……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….

 

El mando de la nave extraterrestre comunicaba:

 

Comandante Santillana, les invitamos a unirse a nosotros para estudiar la situación personalmente.

 

_Primero preferimos descender a tierra para investigar lo sucedido, y no crean que desconfiemos de sus intenciones pero comprendan nuestro anhelo por saber de nuestras familias y conciudadanos.

 

_De acuerdo, lo comprendemos, pero tengan en cuenta que los estaremos vigilando por si precisan ayuda.

 

_Gracias Comandante. Permaneceremos en contacto por radio.

 

Tras aquella breve conversación, Carlos Santillana comandante de Sentinel XXV dio la orden para entrar en la atmósfera terrestre, maniobra que se inició sin ningún problema minutos después.

 

Cuando empezaron a acercarse y pudieron comprobar a simple vista el estado del planeta, quedaron Asombrados no dando crédito a lo que estaban viendo. Desde las montañas más altas hasta el mar, pasando por desiertos campos y ciudades, todo estaba inundado por el chapapote, Aterrizaron en un lugar que les pareció idóneo, comprobando (in situ) que la atmósfera era irrespirable y muy difícil caminar por el barrizal de chapapote, tan pegajoso y resbaladizo. Nevaba nieve negra, sin duda el fin del mundo ya había llegado; entonces decidieron contactar con la nave extraterrestre… Pero otra sorpresa desagradable les esperaba…

 

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….

 

¿Verdaderamente como se había producido aquel cataclismo?  Tras las declaraciones del loco mendigo al que nadie daba crédito, los mares se alborotaron y vino la primera serie del desastre mundial, eso ya lo hemos relatado, pero después a aquella serie siguió otra peor consistente en que esta vez la tierra se desquebrajó por diversas partes especialmente donde habían yacimientos petrolíferos terrestres, y subacuaticos que fluyeron hacia la superficie de todos los mares posándose mansamente sobre las aguas de aquellos, muriendo inmediatamente fauna y flora marina. Aquello era muy grave quizás nunca se podría arreglar, sin embargo, aún se podía vivir en las montañas que todavía conservaban pozos con agua potable y árboles, lo que origino autenticas guerras fraticidas por adueñarse de ellos y sobrevivir, en las que siempre triunfaban los más poderosos y despiadados ,(como siempre) .Pero aún quedaba lo último, el petróleo empezó a evaporarse formándose grandes nubes negras que invadieron la tierra .Luego la lluvia hizo el resto, grandes tormentas de petróleo inundaron la capa terrestre, el oscuro elemento se filtró en la tierra contaminando los pozos, el resto volvió al mar y el ciclo siguió repitiendose indefinidamente.

 

……………………………………………………………………………………………………………….

 

Como enloquecidas, las gentes huían de un lado para otro, las poderosas, se guarecieron en los miles de refugios antiatómicos que se habían construido bajo sus casas; refugios que poseían las más avanzadas tecnologías consistentes en generadores eléctricos alimentados por la luz solar el viento e hidrocarburos, que además de proveerles de energía para alumbrarse, también eran eficientes para alimentar otros aparatos electrodomésticos, y regeneradores del aire.  Lástima que esos artilugios apenas funcionaron con el Sol ya que las negras nubes tapaban las radiaciones luminosas, además de que la espesa cantidad de chapapote posada encima los anulaba como también quedaron anularon los generadores eolicos, además los alimentos se habían calculado para albergar a un máximo de quince personas durante dos meses, tiempo considerado como suficiente para recibir ayuda exterior, auxilio que nunca llegaría.

 

…………………………………………………………………………………………………………………………….

 

Cuando el Comandante Santillana y sus compañeros intentaron contactar con la nave extraterrestre Andrómeda. comprobaron asombrados que el contacto era imposible porque las antenas de la nave se habían fundido al penetrar en la atmósfera terrestre por un fallo del eyector automático,  posiblemente por estar muy baja la batería que lo alimentaba.

 

Otra vez la desesperación cundió en el equipo, todos sabían que tenían las horas contadas si no los socorrían pronto.

 

_¡Estamos perdidos, apenas nos quedan recursos y aire para un día y ellos no harán nada si no les pedimos ayuda por radio como acordamos! _Exclamo acongojada Mary Blumberg.

 

_Pues tendremos que salir a buscar una solución porque tampoco podemos despegar, apenas nos queda combustible.-Respondió el comandante mientras escudriñaba el entorno con unos prismáticos, añadiendo…

 

_Allí, a un par de kilómetros parece que hay un edificio, alguien deberá intentar llegar como sea, tal vez encontremos algo que nos pueda valer, quizá una antena parabólica, bengalas o que se yo._ fue en ese momento cuando Estiven Robins el ingeniero técnico que normalmente permanecía callado y pensativo, propuso… ¡Yo iré ¡

 

Después de discutir la cuestión, embutido en su traje espacial, con apenas aire para dos horas; Estiven partió hacia lo que semejaba un edificio semienterrado por el oscuro elemento, avanzando lentamente con grandes dificultades.

 

A la media hora, empezó a sentir frío. El traje tenia calefacción eléctrica pero si la conectaba el regenerador de aire no funcionaria ni diez minutos ya que las baterías estaban muy agotadas y entonces moriría asfixiado.

 

Llegó aterido y agotado por el esfuerzo a los cuarenta minutos de su salida de la nave, comprobando que efectivamente aquello era una casa, una granja ganadera repleta de animales muertos y varias personas, que debieron ser sus moradores, todos en avanzado estado de descomposición. Sentía tanto frío que decidió perder unos minutos encendiendo una estufa de gas que encontró en una habitación. Después de calentarse, inició la búsqueda, encontrando una estupenda antena parabólica de casi dos metros de diámetro instalada encima de la casa, que seria muy difícil desmontar ya que con su vestimenta y el tejado lleno de chapapote aquello era imposible, la única solución que se le ocurrió fue derribar el edificio con el tractor que encontró en un cobertizo y que por suerte funcionaba, aunque tubo que hacer un puente eléctrico porque no podía perder tiempo buscando la llave.

 

Ni corto ni perezoso arremetió varias veces contra una pared que le pareció idónea hasta que se desmoronó un ala del edificio de dos plantas, que por poco no le cayó encima. Indudablemente estaba de suerte pues la antena con su soporte, cables, etc., también cayeron junto a el. Como pudo, cargó la parabólica encima del tractor así como algunas latas de conserva que encontró en una estantería de la casa, pidió ayuda a Dios para que el vehículo pudiera atravesar los dos kilómetros aproximados de barrizal pero se había atrasado tanto que ya no le quedaba aire ni para media hora, hubo un instante en que pensó en ir a calentarse o llevarse la estufa pero cargarla le habría supuesto perder un tiempo precioso y además, tal vez provocase un incendio, no le quedaba otra solución que salir con el potente vehículo rumbo a la nave a pesar de que se sentía casi congelado. Él tractor inició su andadura briosamente pero cuando apenas le quedaban doscientos metros quedó embarrancado en un hoyo del terreno empezó a resbalar, terminando por pararse y no volviendo a arrancar pese a los múltiples intentos del astronauta.

 

Desde la nave sus compañeros que lo observan con los prismáticos, lo vieron abandonar el vehículo cargado con la pesada antena y desplomarse cuando apenas había avanzado unos metros, aunque poco podían hacer porque el aire ya estaba agotándose sintiendo que la vida les abandonaba., el comandante decidió jugarse el todo por el todo y dijo con la voz apenas perceptible._Tengo que salir, es nuestra última esperanza, apenas nos queda aire.  Inmediatamente salió en su ayuda; hazaña inútil, puesto que sin aire en los pulmones, cayó desplomado cuando ya había llegado junto a su compañero.

 

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

 

_Hola soy el mendigo loco y este es el sacerdote católico Silvio Donatelli ambos fuimos salvados por los extraterrestres y ahora como ustedes nos encontramos en el hospital de la nave Andrómeda recuperándonos. Maria Blumberg a la que dirigió aquellas palabras de salutación el mendigo loco acababa de abrir los ojos y no podía creer lo que veía. Se hallaba en una gran sala de más de cien metros cuadrados en la que se encontraban unas veinte personas acostadas entre las que pudo reconocer a sus otros tres compañeros que parecían dormir placidamente.

 

¿Que ha sucedido?- ¿Como están mis amigos? Hizo las preguntas con los ojos desorbitados pues antes, cuando se asfixiaba y el corazón le golpeaba con inusitada violencia, pidiendo aire, pensó que moría y entonces debió perder el conocimiento.

 

.Poco después, todos estaban bien y el comandante de la nave Andrómeda, (Que era de apariencia totalmente humana como los terrestres aunque se diferenciaba por poseer la cabeza algo más voluminosa,) los reunió en una sala donde les informó detalladamente de cuanto le preguntaron y otras cuestiones, como:

 

Estuvimos esperando sus noticias y nunca dejamos de vigilarles, cuando comprendimos que se encontraban en gran peligro, hecho que detectamos con nuestros instrumentos, acudimos en su ayuda.

 

Por nuestros estudios sabemos que la Tierra es un planeta vivo, un ser inteligente que se estaba enfermando por culpa de los abusos del hombre, y que decidió acabar con él, por eso provocó un cataclismo empleando todos los hidrocarburos que le quedaban para exterminarlo.

 

Desde el espacio cósmico detectamos con nuestra tecnología tan grave problema y enviamos varios emisarios destacando el que llamaron El mendigo loco. Aunque no le hicieron caso pese al magnetismo personal que irradiaba. Cinco meses después, el Mundo no pudo aguantar más.

 

Durante el tiempo en que toda la humanidad moría, pudimos comprobar casos de personas muy heroicas a las que pudimos salvar, nuestro deseo habría sido ayudar a todos pero lamentablemente eso era imposible.

 

Esta nave, realmente es una ciudad interplanetaria, un pequeño mundo donde disfrutamos de un clima y aire autóctono que se fabrica con un gran complejo magnético nuclear, tenemos campo y ganado suficiente para alimentarnos, así como un parque zoológico donde viven animales de todas las especies que hemos podido salvar de la extinción y peligros .esta ciudad cuenta con tres millones de habitantes y dos millones más que hemos podido salvar de su mundo. Lamentablemente nuestro poder es limitado y aún nos queda mucho camino por recorrer. Entre las personas que hemos podido recuperar de su planeta hay gentes de todas las razas y varios científicos importantes para iniciar un gran proyecto que deberemos desarrollar con el esfuerzo de todos. Se trata de regenerar poco a poco la Tierra, planeta que podremos compartir ya que se ajusta perfectamente a nuestras expectativas. Desde ahora deberemos tratar a la naturaleza con más amor para que jamás se repita otro cataclismo similar.

 

 

 

 

 

FIN